EL HUMANISMO CRISTIANO (Pedro Motas)

Desde los mismos comienzos de la andadura de este blog, hemos tenido el privilegio de contar con la participación activa, constante, oportuna y mesurada de D. Pedro Motas Mosquera. Suele ser el más madrugador a la hora de intervenir con sus comentarios tras la publicación de cada entrada de este blog. y cuando no lo hace, de verdad que se le echa de menos.

Es “don Pedro, como lo llamamos afectuosamente en este blog, persona de una amplia formación que va desde sus primeros estudios universitarios de  arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid, hasta complementar tales estudios, ya en su madurez, con los de teología en la facultad correspondiente del Norte de España. En la actualidad, es Oblato Seglar Benedictino del Monasterio de Santo Domingo de Silos. Los lectores de este blog ya lo habrán notado por el tinte humanista y deontológico que destilan todas sus intervenciones.

Su dilatada vida profesional se ha desarrollado entre la Dirección General de Patrimonio de la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma de Murcia, como Funcionario de Carrera;  y la docencia como Profesor de la Escuela de Administración Pública y de la Escuela de Negocios de Dirección y Administración de Empresa.

No podemos dejar de mencionar en modo alguno su vinculación con las Fuerzas Armadas. Desde sus años mozos en los que sirvió en la Brigada Paracaidista se impregnó del espíritu militar del que siempre he hecho gala.  Fruto de este compromiso con la que él llama “su unidad madre” y con sus veteranos le llevó a ser fundar la Federación Nacional de Asociaciones de Paracaidista de España (FENASPE) de la que fue su primer presidente. Es así mismo miembro muy activo  de la Hermandad de antiguos Legionarios y de la Asociación de Veteranos boinas Verdes, ambas de su ciudad adoptiva, Murcia.

Hoy publicamos por primera vez en la sección de colaboradores una interesante y profunda reflexión de Pedro Motas y deseamos tanto que no sea la última que sea de interés para todos los seguidores de este blog.

Bienvenido ahora como colaborador, don Pedro.

Los componentes del blog General Dávila.

 

EL HUMANISMO CRISTIANO 

CreateAdamAnte las referencias al humanismo en el artículo de mi querido General Alamán y el debate que he mantenido con el en referencia al humanismo cristiano, me parece necesario y oportuno hacer una especie de síntesis de las ideas y valores esenciales de ese humanismo cristiano, para que se  pueda comprender la cuestión de lo que es este humanismo en nuestros tiempos.

La formulación más antigua consideraba el humanismo como un espíritu, una voluntad y un método. Un espíritu de optimismo, de medida y de adaptación; una voluntad de ser hombre que avanza hacia la perfección; y un método de filosofía moral que apela a todas sus virtudes y a todas sus posibilidades.

La moderna formulación del humanismo cristiano dice: “Es por consiguiente el hombre, pero el hombre todo entero, cuerpo y alma, corazón y conciencia, inteligencia y voluntad”.

renacimiento06Ya se había hablado del hombre integral, el hombre fenoménico con estas palabras: “el hombre trágico en sus propios dramas; el hombre y superhombre de ayer y de hoy y, por lo tanto, frágil y falso, egoísta y feroz; luego el hombre descontento de sí, que ríe y que llora; el hombre versátil, siempre dispuesto a declamar cualquier papel, que piensa, que ama, que trabaja, que está siempre a la expectativa de algo; el hombre sagrado por la inocencia de su infancia, por el misterio de su pobreza, por la piedad de su dolor; el hombre individualista y el hombre social; el hombre que alaba los tiempos pasados y el hombre que sueña en el porvenir…”.

Existe un hombre interior y un hombre social. El hombre interior es un ser creado a imagen y semejanza de Dios, constituido de alma y cuerpo, dotado de inteligencia y capacitado para la verdad y el conocimiento. Posee una conciencia moral que, a modo de ley escrita en su corazón, le permite distinguir entre el bien y el mal. Es un ser libre y el uso de su libertad es inherente a su dignidad. En función de él se ordenan los bienes de la tierra. Su vida es una lucha dramática entre el bien y el mal, entre la vocación sublime y la miseria profunda. Pero ha sido creado para un destino trascendente más allá de la vida.society

El hombre social se caracteriza por tres notas. Primera, es la única criatura que Dios ha amado por sí misma y no puede encontrar la plenitud de su vida si no es en la entrega sincera a los demás. Segunda, tiene derecho a la igualdad y a no ser discriminado respecto a sus semejantes. Tercero,  tiene derecho al respeto a su persona.

El hombre que he descrito en los párrafos anteriores está sometido en nuestros días a paradojas, cambios, discrepancias, desequilibrios e interrogantes, lo que no implica una visión pesimista sino la constatación de unas realidades que no son suficientes para anular la visión optimista y esperanzada.

Entre las paradojas cabe señalar que, mientras el hombre amplía extraordinariamente su poder, no siempre consigue someterlo a su servicio; que conoce con profundidad creciente su intimidad social y espiritual, pero se siente con frecuencia más incierto e inseguro; que descubre paulatinamente las leyes de la vida social, pero duda de la orientación de esta, del destino al que nos lleva; que nunca tuvo el género humano a su disposición tantas riquezas, pero gran parte de la humanidad sigue en la miseria; que nunca ha tenido el hombre un sentido tan intenso de su libertad, pero surgen nuevas formas de esclavitud económica y sicológica; que hayan aumentado los medios de comunicación, pero los conceptos más fundamentales revisten significados diversos y se comunican de manera diversa según el medio; y que se busque un orden temporal más perfecto, un nuevo orden mundial, pero no se avance de manera paralela en la mejora del orden espiritual. 

Entre los cambios destaco que estamos en permanente cambio, en la técnica, en el orden social, moral o sicológico, y sobre todo político. No tenemos más que ver los eslóganes de las campañas electorales, todos prometen el cambio.

Lo anterior nos lleva a unos desequilibrios entre la inteligencia práctica moderna y una forma de conocimiento que no consigue ordenar todos los que se reciben; entre el afán por la eficacia práctica y las exigencias de la conciencia moral; entre las condiciones de la vida colectiva y las exigencias de un pensamiento personal y propio; y entre la especialización profesional y la visión global de las cosas.

1448051186_290783_1448051583_noticia_normalDe los desequilibrios surgen las discrepancias en la familia; entre las generaciones; raciales y sociales; entre los países ricos y los países pobres; entre las instituciones supranacionales y el egoísmo nacional; entre las pretensiones regionales y la unidad de los países.

Ante este panorama de paradojas, cambios, desequilibrios y discrepancias se plantea los grandes interrogantes de la vida: ¿qué es el hombre?, ¿cuál es el sentido del dolor, del mal, de la muerte?, ¿cuál es el sentido de las expresiones legionarias de “el novio de la muerte y viva la muerte”? ¿qué puede el hombre ofrecer a la sociedad en la que vive y que puede esperar de ella?,  ¿qué hay después de esta vida temporal?

Nos costará entender esto. Parémonos a pensarlo detenidamente, porque es la respuesta a aquellos interrogantes. Y además si la comparamos con cualquier otra respuesta que podemos encontrar en otras creencias o ideologías, veremos que esta tiene mayor valor y ventajas. Significa que Cristo, el Cristo de la Buena Muerte de Los Legionarios, el Cristo de Ánimas de Ciegos de Los legionarios Paracaidistas, muerto y resucitado, da al hombre su luz y su fuerza a fin de que pueda responder a su vocación personal; que no se la ha dado a la humanidad, en contra de los mitos revolucionarios, otro nombre para lograr la salvación; que la historia humana encuentra su explicación y su fin en Cristo, Señor y Maestro; y que bajo todo lo cambiante hay cosas que permanecen porque encuentra su fundamento en el Cristo de hoy y de siempre.claustro-monasterio-de-santo-domingo-de-silos-4

No busquemos en ningún programa electoral ni en ninguna ideología política esta respuesta. Pero no por ello la rechacemos. Guardemosla para nosotros y si nos fuera posible hagamos comparaciones y difundamos la que nos convence e identifique plenamente con nuestra condición de un humanismo cristiano, aunque con ello nos enfrentemos a la corriente de opinión dominante, porque esta cambiará y, sin embargo, nuestra respuesta será permanente.

 

Pedro Motas

8 pensamientos en “EL HUMANISMO CRISTIANO (Pedro Motas)

  1. Como dice el refrán: “es de buen nacido el ser agradecido”, y como me tengo por tal quiero agradecer a mis queridos Generales la deferencia que han tenido con mi humilde persona, pasándome de lector y comentarista de pensamientos, donde se debaten los temas, a colaborador.
    Y ¿como no agradecer a mis queridos Generales la presentación que han hecho de mi humilde persona?; gracias, mis Generales, por apadrinarme con su presentación en mi inicio como colaborador.
    Soy consciente de que la amistad es uno de los regalos más valiosos con los que podemos contar. Tener amigos, es lo mejor que nos puede suceder en la vida. Sin embargo muchas veces no nos ponemos a reflexionar sobre ello como es debido, pues es común que demos las cosas por sentado. No obstante a lo amigos siempre se les tiene que agradecer las cosas que hacen por nosotros y por eso lo hago, públicamente, aquí.
    Queridos Generales y amigos, solo quería que supieran que sé que soy afortunado por contar con su apoyo y amistad, y por ello intentaré estar a la altura de las circunstancias en este magnífico Blog.
    Gracias y reciban un fuerte y afectivo abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  2. Bravo por su articulo D. Pedro, efectivamente Humanismo, sobre todo Cristiano, es de lo que adolece mucho nuestro mundo y en particular nuestra sociedad.

    Felicidades por su estreno, hoy es como si le hubiesen impuesto de nuevo el rokiski, ( ya me entiende ).

    Un abrazo de un veterano CLP

    Le gusta a 1 persona

  3. Sr. Motas,

    Como Usted muy bien escribe, qué significa para un caballero legionario poder abrazar y elevar al cielo nuestro Cristo: el Padre, en gesto amoroso, decretó la entrega de su Hijo, y nosotros, pecadores, lo recogemos con nuestros cansados brazos. Es nuestro hermano en la muerte. Es nuestro Credo, la entrega absoluta, con la propia vida, al prójimo.

    Gracias por su ejemplo.

    Fdo. Francisco de Javier

    Le gusta a 1 persona

  4. Gracias Quillo, efectivamente es un día feliz para este veterano que emocionado recibe un nuevo título afectivo de mis queridos, admirados y respetados Generales.
    Un fuerte abrazo paracaidista.
    Pedro Motas

    Me gusta

  5. Gracias Francisco, poder abrazar y elevar al cielo nuestro Cristo es el privilegio de todo caballero legionario que se precie, significa lo que el novio de la muerte dice:
    “…si algún día Dios te llama
    para mi un puesto reclama
    que buscarte pronto iré”.
    Un fuerte abrazo legionario.
    Pedro Motas

    Le gusta a 1 persona

  6. Bienvenido Pedro, aunque desde hace mucho estás con todos los que, a través de este blog, fruto de la voluntad del General Dávila, transmitimos las inquietudes que nos sacuden por la unidad de nuestra España y la mayor eficacia de sus Fuerzas Armadas para el cumplimiento de su Misión Constitucional.
    Como muy bien expresas, es el hombre, por designio, quien debe dirimir entre el bien y el mal y que difícil es conseguirlo ante tantos cambios, desequilibrios y paradojas como los que describes en tu muy acertada reflexión. Por ello desde este humilde blog, como muchas veces dice su titular, nos esforzamos en difundir contracorriente, nuestra convicción de humanismo cristiano aprendido en nuestros Credo e Ideario. Un abrazo paracaidista

    Le gusta a 1 persona

  7. Gracias por su bienvenida, mi querido General: como usted muy bien dice “desde este humilde blog, como muchas veces dice su titular, nos esforzamos en difundir contracorriente, nuestra convicción de humanismo cristiano aprendido en nuestros Credo e Ideario”.

    … Lucharé por conseguir
    que mi España sea grande y fuerte.
    Cumpliré con mi deber,
    porque la Patria siempre lo merece…

    El régimen de vida de nuestros Cuerpos especializados de la Infantería Española es muy duro; tiene unas características que, sin menosprecio a las de otros Cuerpos, les hace diferentes a los demás.
    De la misma manera que las almas dedicadas a Dios, en el quehacer ordinario del mundo, son el brazo largo de la Iglesia que no reconocen otra paz que la de los muertos, pues continuamente están en la brecha, “poner a Cristo en la cumbre de todas las actividades humanas”; así La Legión y La Bripac son los brazos largos de la Infantería que siempre están en acción para “demostrar qué pueblo es el más valiente”, elevando con su dedicación, entrega y esfuerzo a su Cristo al Cielo.
    Y así, los Veteranos de esos Gloriosos Cuerpos, estamos obligados a hacer una labor de apostolado de sus místicas plasmadas en su Credo e Ideario.
    Y como siempre.
    Un fuerte abrazo legionario paracaidista.
    Pedro Motas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s