La crisis de valores en España (Pedro Motas Mosquera)

frases-crisis

Crisis

El ser humano necesita cada cierto tiempo una sacudida. Un fuerte estímulo del exterior para recomponer su interior, recordar qué es de verdad importante y reordenar las prioridades, tomar conciencia de qué está haciendo y cómo. En suma, para recuperar la referencia “olvidada” de quién es y para qué está aquí.

La crisis trae incomodidad, dolor, angustia y sufrimiento, pero también servirá para poner las cosas de nuevo en el lugar que habían perdido. Es cambio, oportunidad, momento para reflexionar, reinventarse y continuar el camino desde una nueva posición.

Me voy a permitir desglosar el escrito de Albert Einstein sobre la crisis, el cual me ha parecido de actualidad, confirma que el ser humano repite los errores, aprende poco de la experiencia, lo que hace que se repita la misma historia. Ya es hora que nos preocupemos por elevar el nivel de consciencia individual y colectiva, esta reflexión pretende contribuir a ello.

De la arrogancia a la ignorancia: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”

Nos hemos creído que lo sabíamos todo. Tanto avance tecnológico y científico nos ha hecho sentir omnipotentes, sabios, con capacidad de dominarlo todo. Y sin embargo, cuando suceden desastres que no podemos evitar, volvemos a tomar conciencia de nuestra condición humana.

Hemos hecho de la ciencia demostrable una apoteosis y “despreciado” los planteamientos filosóficos y espirituales, no demostrables, como falsos. Creamos tecnologías que salvan vidas o que las hagan más fácil, sin embargo no hemos logrado hacer esas mismas vidas más plenas o felices. Conocimientos sobre las cosas, sin conocemos a nosotros mismos.

El hombre actual se está convirtiendo en un instrumento más de producción, con una baja autoestima. Se hace preguntas sobre el sentido de su vida, pero se ha precipitado en los fondos de la soledad y la incomunicación.

crisis-de-valores

CRISIS DE VALORES

De la apariencia a la esencia: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”

La sociedad del “bienestar” llevó al ser humano a olvidarse de su ser y centrarse más en lo humano; es decir, se preocupó más de lo material y fue dejando de lado valores, principios que llevan a conectar con la esencia.

La racionalidad económica lo ha invadido todo. Nada vale por sí mismo sino por su utilidad. El otro no es un ser humano, sino un competidor. Vivimos en una sociedad con una crisis de valores, donde lo más importante es tener con necesidades de consumismo, dejando a un lado el valor del ser.

Es una época de quien más cobra, más vale; quién más sale en los medios, más sabio es. Hemos vivido durante años bajo el lema “tanto cuestas, tanto vales” y quizás esta crisis produzca un cambio a “tanto vales, tanto cuestas”.

De la ambivalencia a la polivalencia: “La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”

Se categoriza en dos casi todo: lo político, lo social, lo geográfico, las personas y los conceptos. Hablamos de izquierda o de derecha, de pobre o de rico, de norte o de sur, de buena o de mala, de lo uno o de lo otro. Para que así sea más fácil escoger una postura entre opuestos. La decisión entonces es que si se está a favor de uno, se está en contra de otro.

Una postura cómoda en la que hay que pensar poco y decidir menos. De esta manera no es necesario analizar, comprender, valorar… solo optar; reducido a nivel de simpleza sin entender que un problemática requiere un análisis más complejo, ver las cosas con una visión más amplia, estar abierto a comprender y ser creativo para buscar puntos de encuentro entre los opuestos.

Abandonemos lo de centrarnos en lo que nos separa más que en lo que nos une, busquemos el complemento y la armonía. Rechazar al opuesto es lo fácil, encontrar en él lo que aporta al equilibrio es creativo y este es un camino imprescindible para afrontar las crisis.

Del temor al dolor: “Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”

Hemos vivido durante años en la sociedad del bienestar, cómodos y temerosos de salir de la zona de confort en la que estábamos.

Fue más fácil buscar la seguridad fuera en lugar de enfrentarnos a nuestros miedos. Nos acostumbramos a exigir cambios fuera para sentirnos seguros, en lugar de trabajarnos personalmente para hacernos más fuertes, más conscientes, más responsables, en suma, para crecer como personas buscando el desarrollo de nuestro ser, único y verdadero camino para conseguir mejoras en el hacer y bienestar.

En lugar de enfrentarnos a nuestros miedos y aprender a tolerar la frustración, aceptar el fracaso y afrontar el rechazo en la relación con el otro, hemos creado una forma de comunicación interpersonal que evita la comunicación cara a cara.

Del victimismo al protagonismo: “Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”

Han sido años de observar el grado importante de insatisfacción de las personas y de escuchar comentarios suyos centrados en lo que les faltaba por sobre lo que tenían.

La crisis hoy está poniendo las cosas en su sitio; ahora se empieza por fin a valorar lo que siempre tuvo valor, pero que la actitud de insatisfacción por lo existente imposibilitaba valorarlo.albert-einstein

Ya es hora que dejemos de responsabilizar al entorno del propio vacío interior, el cual no se llena con más dinero o con mejor trabajo, solo puede desaparecer tomando conciencia que somos los protagonistas de nuestra vida y por ello los responsables de cómo vivirla.

En suma, está en nosotros abandonar la desidia y el desánimo que se siente cuando se tiene todo y no se sabe apreciarlo, y enfrentarse a la angustia de tener una vida llena de posesiones y sin embargo sentirse vacío.

De la razón a la pasión: “La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones”

El predominio de la actividad mental y el poco desarrollo de las emociones, lo cual se fomenta con la información de los medios de comunicación e Internet. Esta crisis se manifiesta en el modo de hablar, de relacionarse con los demás, en la forma en que se quiere acumular todo.

Tenemos empresas que son cuerpos con cabeza pero sin corazón. Donde las relaciones interpersonales son superficiales, sin ningún compromiso. Por muy individualista que un hombre pueda ser, para lograr su autorrealización es imprescindible la forma en que se relaciona con los demás.

Los valores no sólo son una cuestión personal, sino que repercute en toda la sociedad y se constituye en un problema social, del cual se derivan acciones y conductas poco éticas que vemos día a día en nuestro entorno, en la política, la economía y en las empresas.

Del mimetismo al eclecticismo: “Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla”

A gran parte de las personas les cuesta reflexionar sobre lo que sienten, piensan y hacen; y les resulta más fácil imitar los comportamientos de los demás. Con ello se ahorran el trabajo de tomar conciencia de lo que hacen y el por qué, así no se sienten responsables de sus actos sino solo víctimas de las circunstancias.

Mimetizarse con el otro representa entonces una forma de protegerse ante el entorno evitando el riesgo de ser diferente. Se ha perdido el pensamiento independiente, se piensa con el pensamiento de otros, que es lo mismo que no pensar.

Solo desde la decisión personal de no actuar como los demás, sino de la forma que nos haga mejor persona y profesional, podremos realmente hacer un cambio en la familia, en la empresa y en la sociedad en su conjunto.

Reflexión final: “Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”

El ser humano está sumido en la superficialidad, con vacío interior, aturdido por las prisas, sin saber a dónde va y quién es en realidad. Pero como en el fondo no podemos sofocar esa llamada interna de ser coherentes en nuestro proceso de búsqueda de la felicidad, demos gracias a la situación actual que nos sacude y nos demanda recuperar los valores como los únicos caminos para dar sentido a nuestra vida individual y colectiva. Como dijo alguien alguna vez:“Los valores nos hacen pasar de la teoría a los hechos, de lo especulativo a lo positivo, de lo abstracto a lo concreto, de lo frío y nebuloso a lo inmediato, vivo y candente”. Espero haber contribuido con este artículo a esa transformación.

Pedro Motas Mosquera

10 pensamientos en “La crisis de valores en España (Pedro Motas Mosquera)

  1. Un humanismo que explique satisfactoriamente el hombre, la pareja, la familia, la sociedad, la economía y la política, pero que esté completamente desvinculado de una antropología bíblica, es decir desvinculado de la Palabra de Dios, está inexorablemente condenado al fracaso. La tarea nueva es recomponer los vallados antiguos, cerrar los portillos abiertos, poner atalayas y baluartes en el muro de la ciudad: prestar atención a la voz de Dios y legislar, gobernar y juzgar de acuerdo a ella.

    Me gusta

  2. Que gran reflexión en tiempos de crisis nos trae, Don Pedro. Cualquier día nos propone Vd. unos ejercicios espirituales, que tampoco nos vendrían mal. Hay que pasar la baqueta al fusil después de haber hecho uso de él.
    Con afecto
    Adolfo Coloma

    Me gusta

  3. Con su permiso, D. Pedro.

    Albert Einstein no comprendía la física cuántica, su célebre frase “Dios no juega a los dados”; http://elpais.com/elpais/2015/10/30/ciencia/1446226816_743709.html
    lo demuestra.

    La premisa de que se puede repetir la misma historia, los mismos errores, una y otra vez, es físicamente imposible, dado que todo cambia de un momento al siguiente, aunque no seamos capaces de ver la diferencia. ¿Qué tiempo hay de un momento al siguiente? El tiempo mínimo de cambio lo marca la velocidad de la luz.
    Por ejemplo, al mirar la luna no vemos la luna actual sino cómo era en el momento que salió la información de su existencia, hace, aproximadamente, 2 segundos, la del sol 8 minutos y así. Por tanto, si nos hacemos una fotografía con la luna de fondo y la repetimos otra vez, la primera fotografía no es, no puede ser, la misma que la segunda, pues en ese corto intervalo de tiempo “pasan cosas” de las que no somos conscientes.

    Otro ejemplo. Yo creé una petición al Gobierno de España para que corrigiese la ausencia de la bandera de España en actos oficiales catalanes y vascos con bandera autonómica sin la nacional
    https://www.change.org/p/gobierno-de-españa-bandera-de-españa-junto-a-ikurriña-y-señera
    Es evidente que se siguen produciendo,

    No obstante, cuando se ha producido ese tuit yo lo he respondido con éste

    y lo he retuiteado con éste

    “Se celebra acto utilizando bandera Catalana sin la bandera de España, ¿corregirá la ausencia de la bandera de España, @EnricMillo @DeleGobCataluna?”
    Por tanto, aunque el hecho pueda parecer el mismo, la ausencia de la bandera de España con Puigdemont, y compañía, presidendo actos oficiales con la sola presencia de la bandera de Cataluña, la realidad es que algo ha cambiado, al menos yo he respondido a tal desprecio a la bandera nacional.
    Ese acto, aunque solo fuese por mi acción, ha tenido una consecuencia diferente a la de otros actos similiares que se “repiten” a diario, lo sé yo, lo sabrán quienes lean este comentario (si se publica), lo sabe (o puede saberlo) Enric Millo, Delegado del Gobierno de España en Cataluña, la propia Delegación de España en Cataluña…etc.

    ¿Que ese acto que tuiteó el Ayuntamiento de Barcelona va a provocar una crisis porque la Delegación del Gobierno de España en Cataluña actúe porque yo lo respondí como queda dicho?, seguramente no, pero es posible y, para mí, sería deseable y por eso insisto, porque las crisis llegan a la velocidad de la luz, Sr. Einstein, queramos o no.

    Me gusta

  4. Señor Pedro: Como personas instruidas que considero son todos ustedes, ahí mando este pensamiento al pensar que sabrán disculparme si mi forma les pudiera molestar a alguien. Mas, piensen que soy una persona del pueblo llano.

    Del que sufre y padece
    Y se ríe muy pocas veces.

    He leído su comentario, y en verdad se puede ver el alto grado de su capacidad para expresarse al tratar de poner las cosas en su sitio, y a mi entender no le faltan razones, mas, como persona instruida y comprensiva como se hace ver en usted; no creo que ignore que esto viene de muy lejano, sólo que ahora se está acelerando de una forma más cruel, menos humana. Esto viene desde mucho ante de nacer Jesucristo, él ya nació en una sociedad podrida; por eso se reveló y murió en la cruz del sacrificio. Y por eso no quieren bajarle de la cruz de los horrores.

    Una de las cosas que más me ha tocado, es eso que dice usted. ¡¡¡Tenemos empresas que son cuerpos con cabeza pero sin corazón.!!! Y yo le digo a usted, esto es una de las cosas que se dicen apenas sin recapacitar en ellas. NO lo digo por usted, sería estúpido por mi parte pensar en ello. Don Pedro, estas palabras son tan verdaderas como profundas y graves, en una palabra, es desgracia para las personas que estén bajo los dominios de las empresas que hagan honor a estas palabras.

    Don Pedro, hagamos valer estas palabras para casi todo, y ahí vamos a meternos casi todos, por no decir todos, que se salve el que pueda, NO el que quiera.

    ¿Alguien piensa que los políticos en su conjunto creen en Dios? ¡¡¡Yo me atrevo a decir que NO!!! ¡¡¡Que NO creen ni en la madre que los parió;!!! por eso, y sólo por eso estamos así!!!
    Y ahí entran los de las llamadas derechas también, porque últimamente están dando mucho que desear.

    Atentamente y con el respeto que merecen. Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  5. A laverdadlibre decirle que estoy de acuerdo en su afirmación: “un humanismo que explique satisfactoriamente el hombre, la pareja, la familia, la sociedad, la economía y la política, pero que esté completamente desvinculado de una antropología bíblica, es decir desvinculado de la Palabra de Dios, está inexorablemente condenado al fracaso”. Pero este caso sería para tratarlo en un tema sobre el humanismo cristiano y eso prometo tratarlo en un futuro no lejano.
    Un abrazo.

    Me gusta

  6. A mi querido General Coloma darle las gracias por su amable trato y decirle que igual que al militar se le pide ejercicio físico y adiestramiento en las armas para estar en forma y poder hacer frente a su enemigo externo… a la persona humana se le pide ejercicio espiritual y afianzar sus valores para hacer frente a los enemigos internos en nuestra querida España.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  7. A fco.molina_granaíno agradecerle su colaboración al artículo, pero por lo extenso y la variedad de temas sugeridos no es posible tratarlos en esta ocasión, como me gustaría si entrar en discusión.
    Un abrazo.

    Me gusta

  8. Señor Ramón Lencero, no creo que moleste a nadie porque todos emanamos de ese pueblo llano que manifiesta: Del que sufre y padece; y se ríe muy pocas veces. Sobre todo en las situaciones actuales.
    Cierto que esto viene de muy lejano, sólo que ahora se está acelerando de una forma más cruel, menos humana.
    En mi labor docente a licenciados y de asesoramiento a empresas he observado que “tenemos empresas que son cuerpos con cabeza pero sin corazón”, sobre todo por culpa de sus directivos autoritarios donde “las relaciones interpersonales son superficiales, sin ningún compromiso”, todo ello con respecto a los empleados, colaboradores y clientes… y esa época ya ha pasado a la historia.
    Gracias y un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s