SOBRE EL HONOR, EN LO MILITAR Y EN LO CIVIL. (Pedro Motas Mosquera)

El Honor

Como es bien sabido, el honor y el llamado espíritu de cuerpo han servido a lo largo de la historia a los propósitos más sublimes; sobre todo el honor militar que es antes que nada, la depurada actitud moral que sirve de presupuesto en el militar, junto a la disciplina y el valor para el más exacto cumplimiento del deber.

El honor, que no es patrimonio exclusivo de persona o grupo alguno, y por tanto tampoco de los militares, puede serle exigido a los mismos, bien por la transcendencia de la función pública que se les encomienda, bien por la delicadeza o potenciales efectos de los medios que se les confían. El militar tiene otros deberes y derechos; obedece a otras leyes y disposiciones, amén de las que obligan al ciudadano normal, viste de manera diferente y utiliza una jerga a veces no entendible por el común de los humanos.

El militar está armado y a él, como buen centinela, se le confía la defensa de la nación, la integridad y seguridad de sus territorios, su soberanía, la custodia de sus símbolos, y en ocasiones, incluso la vida de sus ciudadanos. Al militar se le confiere la potestad para disponer de los más sagrados valores de la patria. Este privilegio se le otorga a cambio de una sola y solemne garantía: su honor.

Culto al Honor

Por ello, el honor es el más noble estímulo del valor militar, representa el respeto hacia uno mismo; el ejercicio de la virtud, el deber y la rectitud, indica lo que se debe hacer, pero sobre todo lo que se debe evitar. La base del honor esta en nuestro corazón, en el corazón de los militares como soldados leales, dignos, íntegros e inalterables en el cumplimiento del deber. Ello permite el decoro y la reputación del soldado y su familia.

Hubo un tiempo en el que el honor era la principal fuerza motriz de cada gran hombre, bueno y decente. Todas las acciones de sus manos, cada pensamiento de su mente a su boca estaba terminando en sus labios, toda motivación para cualquier propósito válido para sus empresas; todas ellas fueron dictadas por un innato sentido del honor, objetivado para sostener el honor existente. El honor ha sido para un milenio el punto central en las historias que contamos a nuestros hijos con la esperanza de que también crecen para vivir con honor. Para hombres y mujeres de valor sería matar lo malvado, todo en un intento de satisfacer su sentido del honor.

No relegado solamente a los cuentos de hadas, el honor también se encuentra en todas las grandes narrativas de la historia. Los hombres y mujeres de honor hablan a las almas; que dicen lo que es real y verdadero en cada ser humano. La razón de esto es debido a que el honor, lo que determina, en sí es honesto, benévolo, bello y verdadero. El hombre honra a Dios, los profetas, y sus padres. Se hace honor a sus promesas, sus votos, sus leyes y sus deudas. Se rinde homenaje a sus atletas, los sabios, y un sinfín de grandes triunfadores en nuestra sociedad.

EL CÓDIGO DE LOS CABALLEROS

El código de los caballeros era el código de conducta para los caballeros de la Edad Media. Vivir bajo este código se esperaba que un caballero protegiese a los pobres, los débiles y los indefensos; servir al bien, buscar la justicia, y la justicia tenía en su conducta. Es a partir de ahí que el sentido del honor se convierte fácilmente identificable.

Es una obligación moral de actuar con honor, bondad y generosidad. En nuestra cultura de usar y tirar moderna no es de extrañar que tal noción ha pasado de moda. No solo en su culpabilidad, el individuo debe, por otra parte, admitir que un cinismo desconcertante invadió la actual psique moderna.

En una sociedad como la nuestra, en la que la carga cívica básicamente está en la ley, es común que el concepto de honor pierde rápidamente su relevancia en la sombra de la ley omnipotente. El hombre tiene la ley, que no tiene la más mínima necesidad de el honor o la moral o la ética, que dice lo que está bien y lo que está mal. Definir bien y el mal de esta manera es descuidado, y nada más.

El hombre debe ser libre de actuar como quiera, siempre que no haga ningún daño a los demás, y así sigue la filosofía moderna. Cada decisión en todos los hombres creará inevitablemente un efecto secundario porque ningún hombre es una isla. Mientras que el cáncer social del relativismo moral continúa extendiéndose en la sociedad moderna, nuestro sentido colectivo de honor sigue disminuyendo.

Un hombre, como ser honrado, debe defender las obligaciones humanas de una manera mucho más centrado que en el individuo y la sociedad materialista, esto es en lo espiritual y bueno; pero esta opción honorable a menudo requiere renunciar a los ideales modernos.

Debemos estar agradecidos porque el relativismo sea sólo una sombra, y no sea capaz de producir un objeto sombra. Debemos regocijarnos, porque aunque en declive, el honor no estará muerto, siempre y cuando aquellos que desean vivir una vida honorable lo conserven. Después de todo, recordemos que, para ser honestos, vivir de acuerdo con un código de honor, el mal nunca será una manera cómoda para caminar, pero como dicen en las palabras del Antiguo Testamento “La puerta es estrecha y angosto el camino”

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

27 junio 2017

8 pensamientos en “SOBRE EL HONOR, EN LO MILITAR Y EN LO CIVIL. (Pedro Motas Mosquera)

  1. Buenos días D. Pedro,
    Excelente artículo digno de ser esculpido en el frontispicio del Palacio de la Moncloa.
    Espero que su actual inquilino, tome buena nota de éste valor eterno y lo aplique en Defensa de la Unidad de nuestra querida España.
    Un fuerte abrazo y mi enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

  2. Querido D. Pedro, simplemente apostillar con un artículo de las viejas Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas españolas, que son la regla moral de la Institución y el marco donde se definen las obligaciones y derechos de sus miembros. Y que además, tienen por objeto exigir y fomentar el exacto cumplimiento del deber inspirado en el amor a la Patria y en el honor, disciplina y valor.
    Articulo 7.- Las Fuerzas Armadas ajustaran su conducta, en paz y en guerra, al respeto a la persona, al bien común y al derecho de gentes. La consideración y aun la honra del enemigo vencido son compatibles con la dureza de la guerra y están dentro de la mejor tradición española.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Ya es una rareza hablar de honor, por lo tanto ha de ser fuertemente agradecido y apreciado que se escriba sobre ello. estaría bien hablar sobre los beneficios de vivir una vida presidida por los valores, en este caso el honor, los beneficios a medio y largo plazo. Eso es lo que eluden los que viven sin honor. No pueden hablar de los beneficios para la persona y la sociedad a largo plazo porque lo desconocen. Y esa es NUESTRA fuerza. Un cordial saludo

    Le gusta a 1 persona

  4. El sentido del Honor llevado a la práctica es lo más valioso en el conjunto de la sociedad. Más cuando quienes lo ejercen están dedicados a velar por el bienestar común de la sociedad que depende de estas personas entrañadas en el HONOR siendo fieles al cumplimiento de su deber.

    Con el respeto que merezca cada cual, dando por hecho, que las personas de noble inteligencia sabrán disculpar cualquier error en estos sencillos versos.

    Atentamente: ramón Lencero Nieto

    Honor. Qué palabra tan bonita
    ———————————————————————————
    Honor. Qué palabra tan bonita,
    Pero a muchos les resbala
    Empapándose la boca
    Con sus asquerosas babas.

    Pronunciando los discursos
    Escondiendo la otra cara,
    Basta ver a los políticos
    Que en la intriga se deparan.

    Estas derechas e izquierdas
    Hechas en la idiosincrasia
    Que atropellando la razón
    Al pueblo le dan desgracias.

    Abogados, jueces y fiscales
    Que miran para otro lado
    Menospreciando las leyes
    Y empobreciendo al Estado.

    El Honor hay que sentirlo
    Haciendo frente al deber
    Que se presenta lo humano
    Donde sea el menester.

    Cuando hablamos del Honor,
    No es tan sólo una palabra;
    El Honor está en los hechos
    De los que en él se consagran.

    El Honor. NO es el saber
    Del catedrático que habla
    Engalanando su intelecto
    Que en hipocresía se alarga.

    Con medidas metafóricas
    De los que en ellas se jactan
    En representaciones ausentes
    Del honor que los levanta.

    En las farsas que componen
    Los artistas consumados
    Que aparentan ser decentes
    Sin habérselo ganado.

    El Honor es un defecto
    Donde habitan los corruptos,
    Y. En esta España de ahora
    El Honor es mal asunto.

    Ante tanta degeneración,
    Trasfondo e irregularidad
    En los gobiernos alternos
    Que practican la indignidad.

    Y. Luego van presumiendo
    De la honradez que no ejercen
    Los hijos del meretricio
    Que en la impunidad se mecen.

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenos días
    El honor no se le debe exigir al militar, se da por hecho, como el valor y sucede lo mismo que con este, cuando se pierde jamás se recupera.
    Fuera del Ejercito el honor, hoy en dia, no es precisamente uno de los valores mas en boga.Todo el mundo insulta de forma descarada o insidiosa a todo el mundo y de cualquier manera y nadie, nadie, puede lavar la afrenta, porque si lo haces terminas en el penal mas cercano
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  6. Perfectamente planteado y explicado, amigo Pedro. Hay expresiones que en la vida civil no se entienden, o no se quieren entender, y se opina sin responsabilidad, sin fundamento y sin argumento alguno. Hay otras expresiones, o sustantivos, que la vida civil transforma sin entenderse nada bien por qué se hace. El ejemplo más simple que se me ocurre es el de denominar a un carro de combate como “tanque”, o la faja del generalato, como “Fajín”, y es suficientemente grande como para emplear diminutivo. En La Legión pasa lo mismo con el término muerte, dándosele unas manifestaciones tan absurdas, como trasnochadas, cuando todos nosotros sabemos que cuando un legionario habla de la muerte, se refiere a la muerte en combate. Felicidades y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s