HUMANISMO, POLÍTICA Y VALORES (Pedro Motas Mosquera)

En mis intervenciones anteriores he escrito sobre humanismo y valores, a parte de otros temas, pero convencido de que la situación actual que vive nuestra querida España tiene que ver con la persona, social o política, he decidido volver a tratar ese tema para reflexionar sobre la actuación humana y sus consecuencias en nuestra sociedad actual, mayoritaria, que está abandonando su condición solidaria, humanista y cristiana, dejando así actuar a una concepción radical, extremista y separatista de una minoría falta de valores democráticos y humanos.

En nuestros tiempos, y después de una larga evolución por la historia del pensamiento, el humanismo tiene como eje central la persona humana (podríamos hablar solo de persona, pues solo ella es humana).

El humanismo se caracteriza así por las siguientes notas, que implican ya una toma de posición: 1), la preocupación por la persona (en términos políticos, el ciudadano) y su defensa frente a los diversos poderes de la sociedad moderna, frente a las ideologías, frente a las masas, frente al Estado y otros poderes públicos, frente a la desigualdad y la discriminación, frente al dolor, frente a la pobreza, frente al deterioro del medio ambiente, frente a la radicalidad y al separatismo nacionalista; 2), el reconocimiento de la libertad como el elemento esencial de la dignidad del hombre, pero no al libertinaje; 3), la valoración específica del puesto que el hombre, cada hombre, ocupa en el mundo; y 4), la convicción de que el hombre, ser único e irrepetible, tiene un destino personal trascendente.

El humanismo así definido es de plena vigencia en nuestros días, puede ser una palanca para  el cambio, un comienzo para abordar la crisis de valores que se sobrepone en importancia a la crisis económica, y debe ser principio inspirador de los programas de los partidos políticos.

Se puede hablar de un “humanismo liberal”, se habla también de un “humanismo marxista” y se puede hablar de un “humanismo cristiano” basado en  concepción del mundo y de la vida que implica el reconocimiento de la existencia de una relación de Dios con el hombre, creado a su imagen y semejanza, único e irrepetible, y con un destino trascendente.

Cada uno de estos humanismos inspirará corrientes ideológicas diferenciadas. Y cada uno de ellos aportará soluciones diferentes a los problemas de nuestra sociedad. Así, de que se crea o no en la condición trascendente del hombre dependerán las políticas sobre la libertad religiosa, la familia, la educación, el matrimonio, el aborto o la eutanasia, la solidaridad, la Patria, entre otros muchos.

Voy a exponerlo de otra manera. El humanismo defiende la dignidad de los seres humanos, su integridad moral e intelectual, la libertad religiosa, la defensa de la familia, la apertura y el respeto a la vida, la solidaridad, la interdependencia, la participación, el respeto a las minorías, porque están inscritos en la naturaleza del ser humano.

Los diversos humanismos defienden algunos de estos valores, según su tipo. Solo el humanismo cristiano los defiende todos, se identifica plenamente con todos ellos a lo largo de la historia y en la actualidad, al tiempo que los proclama.

Debemos tener claro que la defensa de estos valores no puede quedar encomendada, exclusivamente, a los partidos políticos, porque estos tienes fines globales, esto es, deben atender a todas las cuestiones y problemas que plantea la sociedad. Por ello la sociedad civil, a través de las asociaciones, fundaciones, grupos y corrientes de opinión, tienen un papel complementario, y a veces protagonista, en aquella defensa.

Frente a los que acusan al cristianismo de ocuparse solo de la vida del más allá y despreciar las realidades temporales, el humanismo cristiano manifiesta su solicitud por el hombre y la preocupación por todo lo humano mediante convicciones; defiende el equilibrio entre los derechos del hombre y las obligaciones que se derivan de la convivencia y de la consecución del bien común, que implica que el orden social deba subordinarse al bien de las personas; y defiende la igualdad ante la ley frente a las desigualdades reales, lo que implica la conciliación entre la libertad y la igualdad mediante la creación de un clima de lucha por la igualdad de oportunidades, la preservación del esfuerzo, el riesgo, la responsabilidad personal y el derecho a vivir la propia aventura personal.

Soy consciente de que cada una de las notas anteriores es susceptible de un desarrollo más profundo, pero creo que las notas que acabo de enumerar servirán para que, sin mucho esfuerzo, se pueda identificar, valorar y calificar las posturas y tomas de posición que, ante los problemas políticos y sociales de nuestro tiempo, adoptan no solo las organizaciones políticas, sino también las sociales: grupos de presión y mediáticos, sindicatos y empresarios, asociaciones y fundaciones, ONGs, y demás integrantes de la sociedad civil.

Estoy seguro de que si este concepto de humanismo y sus valores democráticos estuviese presente en los partidos políticos y sociedad en su conjunto, si esperar a milagros, otro sería el panorama de nuestra querida ESPAÑA.

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

26 octubre 2017

7 pensamientos en “HUMANISMO, POLÍTICA Y VALORES (Pedro Motas Mosquera)

  1. A Don Pedro Motas con afecto
    ——————————————————————————
    Apreciado D. Pedro Motas
    Es tan profundo su sentimiento
    Que al rayar su proferir
    Pueden verse los adentros.

    De la persona que ama
    A esta ESPAÑA tan sufrida
    Por el trato que ha recibido
    De anarquistas-fratricidas.

    Destacando la inteligencia
    Habida en la concepción
    De los que así se declaran
    Defendiendo a su NACIÓN.

    Usted raya con sus manos
    Y la tinta del corazón
    Sobre el papel que difunde
    La más digna condición.

    La misma que se desprecia
    En las guaridas cobardes
    De los seres que reniegan
    De la Patria y de su sangre.

    Y otras clases de perjuros
    Amigos de los primeros
    Que se venden al postor
    Que le ofrezca más dinero.

    Privilegios que se dicen,
    Que luego NO cumplirán;
    Pero, que son atrayentes
    Para el perezoso y el criminal.

    Y a las masas de ignorantes
    Que fueron adoctrinadas
    Por farsantes-embaucadores
    De mentes endemoniadas.

    Como bien dice el escrito,
    Con su ALMA, y con sus manos;
    ¡¡¡De todos los Humanismos
    Me quedo con el CRISTIANO!!!

    Atentamente: Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 2 personas

  2. Respetado Don Pedro sus temas son siempre tan profundos que resulta muy audaz añadir algo a sus meditadas reflexiones; no obstante, con el “arrojo” que se nos supone a los de Caballería, lanzo mi opinión: tanto el Socialismo como el Liberalismo son peligrosos enemigos de la dignidad del hombre. El primero porque subordina al hombre ante la sociedad a la cual convierten en protagonista único de sus intenciones perfeccionistas para un imaginario mundo ejemplar; por otra parte, el Liberalismo si no se ponen límites a la libertad del hombre nos llevan o nos pueden llevar a la explotación del hombre por el hombre. Por eso la sana interpretación- creo- de un verdadero humanismo debe partir de la libertad individual , pero con los límites a la libertad y los derechos de los demás. Nunca por ser más inteligente o más poderoso tienes derecho a oprimir . Quizá sea justo jerarquizar benévolamente la sociedad, pero siempre respetando al Hombre como verdadero protagonista en una sana y justa convivencia.
    Gracias por sus lecciones y un afectuoso saludo

    Le gusta a 1 persona

  3. Amigo Pedro sobre el humanismo cristiano sabido hay diferencias entre las demás confesiones cristianas incluyendo las figuras hasta en los diez mandamientos si hablamos de las religiones moneteistas la Tora y Coran vemos coincidencias hasta en la palabra de Jesús que estas serían sobre el materialismo para mi el cáncer de la humanidad y que a quienes más le correspondería aplicarlas son precisamente quienes no se las aplican.

    Creo que mejor nos iría a la humanidad si fuesemos capaces de abandonar el materialismo.

    Un fuerte abrazo amigo

    Le gusta a 1 persona

  4. Mucho pedir D. Pedro, que los valores humanísticos, estén comprendidos en el ideario de los partidos políticos.

    Gracias por su escrito y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. A las órdenes de V.E., mi General.

    Con la debida autorización de V.E., me permito un pensamiento sobre esta magnífica y autorizada exposición del Señor Don Pedro Motas sobre el concepto de humanismo. Me remito sólo al último párrafo.

    Pedir y esperar, no ya humanismo sino simple humanidad a los políticos en España, creo, por mi experiencia, que sería tanto como pedir peras al olmo, con la diferencia de que todos sabemos la diferencia entre un peral y un olmo, un árbol que da frutos comestibles, y otro que, muy bonito, sí, pero que solamente es ornamental.

    A los políticos sólo les preocupa, y para eso viven, su imagen, su narcisismo y sus aspiración a conseguir poder sobre los demás, a toda costa, sin escrúpuLos y por encima de lo más sagrado. Su erótica del poder. Están convencidos de que el día que nacieron ellos, se rompió el molde y son irrepetibles. Todos llevan un absolutista dentro, y desprecian la posible inteligencia y sentido crítico de los demás, incluídos sus propios incondicionales. Cada voto significa para ellos una posibilidad de poder, de continuar viviendo a costa de los votantes y de asegurarse en pocos años una suculenta y desproporcionada pensión vitalicia que para sí quisiera cualquiera que haya cotizado entre el cuarenta y el cincuenta por ciento de su sueldo durante cincuenta años o más. Dice el adagio que en todas partes cuecen habas, pero yo, salvo algún caso que aparece en los medios de comunicación muy esporádicamente, desconozco lo que ocurre en otros países de nuestro entorno. Quizás el único que se nos asemeja en eso sea Italia. Pero nada más.

    ¿Políticos?. “Vade retro, Satanás”.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!.

    Le gusta a 2 personas

  6. Llegada la media noche y siendo testigo de los agotadores acontecimientos acaecidos en nuestra querida España en el dia de hoy, pero sobreponiéndome al torbellino político de supina pobreza de espíritu en la clase política; tengo que reconocer que se necesita más que un milagro para que todo se arregle pensando en el español como persona, motivo de este humilde artículo, con sus valores humanísticos.
    Pero, a la vez, motivado por las opiniones de los intervinientes en el pequeño pero intenso debate al artículo; doy las gracias deseando las buenas noches con un fuerte y afectuoso abrazo a todos.
    Pedro Motas

    Me gusta

  7. Buenas noches, muy tarde ya..pero no he querido faltar, a la cita del blog, que tanto me gusta y aprendo.

    D. Pedro Mota.. me ha gustado mucho su articulo, y si, seria necesario , es mi opinión, que se incluyeran los valores humanisticos en la politca. El partido que lo hiciera, ademas de triunfar, , haría una gran labor por su país, en este caso España, y todo iría a mucho mejor.

    Gracias por su articulo D. Pedro Mota..y buenas noches.

    Un afectuoso saludo.

    Josefa Lopez del Moral Beltran..

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s