Humanismo y amor. Pedro Motas Mosquera

Queridos amigos: mi parte guerrera, como veterano, me anima a desahogarme de tanto cabreo que me invade día a día por todo lo que nos está pasando en nuestra querida España; pero, mi parte monje, como me insistía mi querido y añorado General Pallás, que en Paz Descanse, en nuestros inolvidables viajes por la todavía integra Europa con su flamante UEP, informando de la recién nacida FENASPE, con sus valores Legionarios y Paracaidistas, intenta sobreponerse hoy con un nuevo artículo-reflexión que quiero compartir con todos vosotros.

Humanismo y amor

Si, queridos amigos, sin duda os habrá sorprendido el título de este artículo. No es frecuente encontrar esta expresión entre los habituales calificativos de nuestros miserables políticos en nuestra sociedad carente de valores. Quiero sacaros cuanto antes de vuestra sorpresa. La expresión deriva de la perspectiva moral con la que, también, pueden enfocarse los problemas sociales. Desde esta perspectiva se habla del amor social, del amor como civilización, en definitiva de una civilización del amor. Ello no comporta una organización política o social, ni tiene una cultura peculiar en la que poder ser anclada, y no tiene otro riesgo de incompatibilidad que el que surge de la contraposición entre el bien y el mal.

Voy a exponeros, en mi humilde opinión, cuatro manifestaciones de ello:

1ª. La necesidad de que el progreso social y técnico sea simultáneo con el progreso del hombre.Hay que reconocer que los avances técnicos de la humanidad no van al mismo ritmo que el progreso moral y espiritual del hombre; que el amor social y el respeto a los derechos de los demás (hombre, pueblo o nación) queda relegado por los egoísmos, ideologías o nacionalismos exagerados en lugar del auténtico amor a la patria; y que la tendencia a explotar todo el progreso técnico y material es la de dominar a los demás o favorecer tal o cual imperialismo.

2ª. La necesidad de superar con el bien el mal. Se trata de aplicar y desarrollar el programa de las Bienaventuranzas. El mal de la persecución, del llanto, de la falta de paz, de la injusticia, de la mentira o de los insultos, debe superarse con el bien del consuelo, de la saciedad de justicia, de la misericordia o de la posesión del reino de los cielos. A la pregunta existencial de porqué el mal, debe descubrirse el amor social como exigencia del bien, orientada hacia las circunstancias de nuestra vida única e irrepetible, a nuestro momento histórico y hacia nuestros conciudadanos.

3ª. La necesidad de superar el concepto de justicia. A la pregunta de si basta la justicia para la convivencia, el humanismo responde que la justicia por sí sola no es suficiente si no se permite plasmar el amor social en las diversas dimensiones de la vida humana. El hombre de nuestro tiempo se distancia cada vez más de las dimensiones objetivas del orden moral, de la justicia y del amor social, y ese alejamiento le lleva a no reconocer la prioridad de la ética sobre la técnica, de la persona sobre las cosas, y del espíritu sobre la materia. Ello se demuestra en las grandes diferencias que separan a los hombres y a las naciones con los excesos de algunos y las carencias de tantos.

4ª. La necesidad del esfuerzo y del ejercicio positivo de la libertad. La civilización del amor necesita de ambos para conseguirse. Las Encíclicas de contenido social están llenas de estímulos, advertencias, propuestas, denuncias y consejos que evidencias el enfrentamiento entre el bien y el mal. Es preciso conjugar Providencia y libertad humana, profesar la esperanza en un mundo mejor, poner todos los medios para conseguir el ideal y no preocuparse por un victorioso resultado final, sino en el esfuerzo para conseguirlo, idea esta del más puro sabor humanista.

Aspiro, queridos amigos, a que después de leer este humilde artículo, también vosotros seas partidarios de la civilización del amor.

Recibid un cordial abrazo de

Pedro Motas

Blog: generaldavila.com

19 octubre 2018

9 pensamientos en “Humanismo y amor. Pedro Motas Mosquera

  1. Don Pedro Motas excelente explicación del objetivo en el Amor de una sociedad libre.
    Sin embargo y aquí está el pero de la pera.
    Hoy la izquierda está sustituyendo al humanismo cristiano en todas las esferas sociales y políticas.
    Cómo se debe combatir al mensaje hueco de la izquierda que utiliza muy a menudo palabras que nos recuerda al humanismo cristiano?
    Con espíritu cultivado cómo aquí usted nos muestra. Sí señor. Como hubiera hecho el espíritu templario de aquel tiempo glorioso puesto hoy sobre el terreno del tablero de ajedrez.
    Para su triunfo se debe formar al personal en estos valores bajo organización sistemática oficiales.
    Lo que pasa que va a ser qué no.
    Y no digo más…

    Me gusta

  2. El amor ante todo empieza en uno mismo. El amor es la la gran familia que forma una Patria, sus lazos de unión a nivel histórico-cultural, y el deber moral de luchar por que permanezcan intactos esos lazos, y que no se rompan bajo ningún concepto. Vivimos tiempos tenebrosos donde el ser humano “involuciona”,se camina hacia atrás aunque nos hagan creer los nuevos exégetas que vamos hacia adelante, la vanguardia se muestra cuando el nivel de preparación del individuo alcanza esferas altas y puede “guiar “ al resto sin peligro hacia el verdadero futuro. No es el caso, desgraciadamente, Decía un viejo maestro “si no podemos ser santos del conocimiento al menos seamos guerreros de él”.
    Quién está dispuesto a luchar en esa guerra?
    Antonio Rosado Castillo

    Le gusta a 2 personas

  3. Buenas tardes, D. Pedro Motas:

    Magnifico, me ha gustado mucho su escrito, y es lo que se desea, para el bien de nuestro entorno, de España, y de la humanidad.

    El verdadero amor, lo cambia todo.. empezando por nosotros mismos , y entorno..
    Me ha gustado el recuerdo al Teniente General Pallás, que en paz descanse, y tuve el gusto de conocer, y saludar y magnificas experiencias, internacionales las que ha tenido junto a Él. Enhorabuena.
    Saludos a todos lo ponentes, por sus magnificas reflexiones,

    Y un afectuoso saludo, D. Pedro Motas, !! gracias .. !!

    !! Viva España!! !! Viva El Rey !! !! Viva las leales Fuerzas Armadas, Ejercito y la Legión !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran.

    Le gusta a 1 persona

  4. Acercándose la media noche y dando por terminado el día, doy las gracias por vuestra atención e intervención, con el deseo de que seáis partidarios de la civilización del humanismo y del amor que España y los españoles necesitamos.

    Que tengáis buenas noches, con humanismo y amor
    Que la paz de Dios, llene todo vuestro ser
    Que sus Ángeles, acampen a vuestro alrededor
    Hasta que llegue… el nuevo amanecer.

    Un fuerte abrazo y ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!
    Pedro Motas (en su parte monje)

    Me gusta

  5. Como nos tiene siempre acostumbrados, D. Pedro, su artículo de hoy es de una delicadeza que supera la propia realidad, por desgracia.

    Le aseguro que ese camino, a veces tan difícil de seguir, es el que yo misma me impongo como meta de mi vida. Si uno mira al prójimo y lo trata como si creyéramos firmemente en su bondad, es cierto que en una mayoría de casos van a responder mostrándonos lo mejor de si mismos, pero, y ahí está el problema, siempre hay quién tiende a aprovecharse de nuestra actitud positiva, bien sacando algo de nosotros que le interese, o , en el mejor de los casos, pensando y demostrando que nos considera simplemente estúpidos e inocentes.

    No es ni siquiera significativo cual es la actitud de “los otros”, ya lo se, pero a veces uno olvida cual es la meta que nos hemos marcado y responde como un ser humano normal, es decir, negativamente a lo negativo. Y vuelta a empezar…

    Ya sabemos que la felicidad no existe, es una pura utopía, pero lo que más se le acerca, en mi opinión, es la paz espiritual, la tranquilidad en nuestra mente y en nuestro corazón, el no querer ver la maldad por más que sea evidente. Intentar rodearse de personas que no sean tóxicas, que por desgracia las hay, e imponernos la bondad (o el amor si preferimos llamarlo así) en nuestro trato con el mundo que nos rodea.

    Es sólo un camino hacia la meta, que no alcanzaremos probablemente nunca, pero al fin es un camino y no el peor que podemos escoger.

    Yo entiendo así su comentario de hoy, y puede que esté equivocada, pero me he hecho tantas veces la reflexión de que no hay ninguna otra forma de alcanzar al menos la paz con uno mismo, que pienso que lo que usted llama humanismo no es sino la forma de encarar la vida bajo éstas premisas.

    Gracias por poner en orden mis ideas, que siempre andan revueltas, porque amo la filosofía y no siempre lo que leo me da paz o tranquilidad. Con lo que usted escribe logro identificarme, y me consuela que una persona de su alto nivel moral e intelectual me guíe en esos caminos tan complicados por los que nos lleva la vida. Muchas veces la Fe no es suficiente, aunque ésta fuera firme, porque hasta esa firmeza puede tambalearse si se mira alrededor y se contempla tanta injusticia, tanta maldad, tanto egoísmo. Es tan difícil abstraerse de lo que nos rodea, tan complicado no mirar cuando lo que podemos ver es tan terrible, no sentir bullir nuestra sangre ante el destrozo de nuestra Patria, de nuestros principios, de nuestra educación…de tantas cosas que nos son queridas e imprescindibles…

    Vendrán tiempos mejores, estoy segura, siempre que queden los diez justos que puedan salvar a la ciudad maldita.

    Un afectuoso saludo D, Pedro, y gracias de nuevo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.