VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA EL ORDEN Y LA LEY… Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Estas estrofas del Himno de la Guardia Civil resumen a mí entender el sentimiento de millones de españoles. España, la monarquía, el cumplimiento de la Ley y la exigencia de su cumplimiento, es decir: el orden. Todas en peligro: España, el Rey, el orden y la Ley.

Si se prolonga mucho la agonía presidencial que vivimos, este presidente postizo, sobrepuesto, inmaduro, errante y babieca, va a tener que enfrentarse a situaciones muy tensas. Tanto que puede verse obligado a usar la escalera legal que se eleva por el 116 de la Constitución; sin que le dé tiempo a mostrar, mucho más allá, las carencias de su magistratura.

La situación, cada vez más grave, le arrastrará. Se aferrará a cualquier cosa antes de perder el poder que sabe que está a punto de perder.

Si es por defender el poder, su poder, los pilares que lo sustentan, no dudará(n), no tiene(n) límites y a todos se llevará(n) por delante. La lucha va a ser violenta y puede que desgarradora. Hará(n) uso de lo que crea(n) conveniente, para su beneficio, lo que sea con tal de mantenerse en el poder. Pactará(n) con el diablo. Si en un momento debe(n) utilizar el 116 lo hará(n); para su beneficio siempre. Sin dudar, sin preguntar. No me fío del tufo que sale de las alcantarillas.

Sabe(n) que ir más lejos de lo que puede(n), y mucho puede(n), no puede(n) y puede que el poder le(s) pueda; porque no siempre todo se puede. El pesoe de ahora tiene un presidente rencoroso y mal encarado, radical, siempre sonriente, no sé de qué se ríe, autocalificado según su terminología, cuando estaba en estado puro, ante las cámaras, cara a cara con su oponente, descarado, mal educado: ruin, mezquino, deleznable; palabras dirigidas a Rajoy en un debate que ahora tapan, olvidan y evitan.

“El presidente nunca ha dicho…”, dice la vicepresidenta.

Las palabras se fueron, con ellas quedó el retrato harto certero de quien las pronunciaba; desconocía todo, ni sabía ni aprendió, más allá de repetir lo que le dijeron, sin caer en la cuenta de que se estaba definiendo. Ahora, las palabras, viajeras, van y vienen, cuando menos te las esperas aparecen y se quedan, se revuelven como si en el espejo, que no perdona, se mirase: <<Si usted gana el coste de la democracia es enorme porque el presidente debe ser una persona decente y usted no lo es>>. Nunca se pudo decir más claro, cristalino, queriendo ser hiriente se hirió hondo, definió su quehacer futuro. Decente es honesto, justo, debido, adornado, sin lujo, con limpieza, digno, bien portado, de buena calidad, recatado, pudoroso, razonable y justo.

Ahora resuena el eco de sus palabras ante el obstáculo: eco, eco, eco… ruin, mezquino, deleznable; ruin, mezquino, deleznable…, deleznable…, deleznable… Llega hasta nosotros: <<persona decente, persona decente… y usted no lo es>>. 2015. Cara a cara. Logró echar al que, él, descaradamente, llamaba: ruin, mezquino, deleznable.

No hay eco para España, España, España ¡Viva España!, no hay eco a pesar de tanto obstáculo. Débil y confuso, el sonido se apaga: ¡¡España!!, ¡España!, España…

Llegado el caso, que llegará, cada vez más próximo, tendrá que recurrir a la Ley. Cumplirla y hacerla cumplir. O cambiarla. Cambiarla, cambiarla, cambiarla… Miedo da. Por ahí va la decencia, la mezquindad, la ruindad: cambiar la Ley.

Miedo me da: <<El poder tiene recursos para todo… ofrece muchas posibilidades… Todo el secreto está en saber manejar los dispositivos legales>>.

Dice la copla:

Me han dicho que no me quieres

no me da pena maldita,

que la mancha de la mora

con otra verde se quita.

Una Ley con otra Ley. La ley con otra Ley, el poder, el secreto, que los recursos legales son infinitos, como estamos viendo y viviendo con impotencia y nada que hacer; se quita, se cambia, adormecidos, cuando ya están casi dormidos una nueva aventura borra todo lo anterior. Se legitima con el tiempo, con la memoria convertida en ley. Tiempo al tiempo, que pasa y todo lo cambia, anestesiados, tiempo indecente, tiempo ruin, tiempo mezquino, deleznable, visible mancha de la mora, de la dilación en cumplir, con otra verde, inexperta, se quita; el presidente debe ser una persona decente, el presidente debe ser una persona decente, el presidente debe ser una persona decente…

<<Si usted gana el coste de la democracia es enorme porque el presidente…>>.

Viva España, Viva el Rey, Viva el orden y la ley… Pues algo tendrán que hacer todos ustedes.

Porque del orden al desorden, la Ley se cambia con otra Ley, que no la va a conocer ni la madre que la parió, España desaparece fraccionada en naciones, y el Rey sin reino. República de repúblicas, ley del desorden, todo llama a nuestras puertas y si no contestan, ustedes, con firmeza, con decencia, abrirán la puerta, la suya, entrarán en sus casas, los indecentes ocuparán sus habitaciones y les pondrán de patitas en la calle. Sin más explicaciones.

<<Si usted gana el coste de la democracia es enorme porque el presidente debe ser una persona decente y usted no lo es>>.

¿Viva España, viva el Rey, viva el orden y la ley…? No hacer nada. Nada. Esperar a que otros lo hagan. Nada pasa. Nada.

No pasa nada. No hagan nada. No habrá España, no habrá Rey, no habrá orden, no habrá ley.

que la mancha de la mora con otra verde se quita.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

1 noviembre 2018

 

21 pensamientos en “VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA EL ORDEN Y LA LEY… Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. El articulo 116.5 CE dice que no podra interrumpirse el funcionamiento del Parlamento,durante la vigencia de los estados de alarma,excepcion y sitio.

    ¿ Y que esta pasando en Cataluña? El funcionamiento del Parlamento cstalan esta interrumpido.Algo que no permite nuestra Constitucion.Y esto lo permite nuestro Gobierno.¿ Cabe mayor demostracion de hacia que bando se inclina el Gobierno?Por inaccion, hacia el bando de quienes tienen secuestrada la voluntad popular en Cataluña, que no se puede expresar a traves de su Parlamento.Ciudadanos gano las elecciones en Cataluña, y no puede actuar en el Parlamento catalan.¿ No es esto un golpe de Estado?

    Me gusta

  2. Mi General, un estudio que realizo D. Herrero de Miñon El Rey y las fuerzas armadas y como si ya lo hubiera pensado ya en 1980 sobre este análisis, que precisamente escribe sobre moción de censura. Desgrana las competencias del Rey sobre las fuerzas armadas , según la Constitución y demás leyes que le afectan. De los actos del Rey serán responsables las personas que lo refrenden.»

    He tratado de abreviar al máximo sus 18 páginas del estudio, que para mí es muy interesante y espero que también los sea para ud., y demás lectores de este blog, por y para España, VIVA EL REY.

    La interpretación sistemática de estos preceptos, exigida por el artículo 3 del Código Civil, ha de permitir construir las categorías necesarias para obtener una interpretación coherente de todo el conjunto, sólo posible en un contexto decantado por el Derecho comparado. Para comprobarlo analizaré, en primer lugar, la función constitucional del jefe del Estado con relación a las Fuerzas Armadas en el moderno Derecho comparado (I); después, la solución esbozada en la reciente legislación española (II) y cómo se compadece con la función de las Fuerzas Armadas como garante político de la Constitución (III).

    El desarrollo legal de estas disposiciones constitucionales, primero en la Ley de 28 de diciembre de 1978 relativa a los Órganos Superiores de la Defensa Nacional y, después, en la Ley Orgánica por la que se regulan los criterios básicos de Defensa Nacional y la Organización Militar, parece vaciar de contenido estos preceptos constitucionales, o, lo que es lo mismo, reduce a meramente simbólico el mando militar del rey y a meramente consultivo la función del Gobierno.

    La Constitución configura la defensa nacional como una competencia compartida del rey y del Gobierno, atribuyéndole al rey la posición a la que corresponde la adopción bajo refrendo de las decisiones supremas, la Ley hace de la defensa nacional una competencia exclusiva no ya del Gobierno, sino del presidente del mismo.

    Por ello, el segundo párrafo del artículo 8 de dicha Ley puede y debe considerarse inconstitucional, contrario tanto al artículo 62 en relación con el 56, relativo a las competencias del rey, como al artículo 97, referente a las competencias del Gobierno.

    Ahora bien, el rey es parte integrante de las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire «bajo el mando supremo del rey» (art. 2 de las Reales Ordenanzas), de cuya realidad hay testimonio en las propias Ordenanzas (art. 201). En consecuencia, el rey, como comandante en jefe de dichos Ejércitos, y a ello responde su empleo de capitán general, es también, y como tal, responsable institucional del ordenamiento constitucional.

    El funcionamiento normal de los poderes públicos supone su capacidad de autorregularse;. piénsese, por ejemplo, en la sustitución de un Gobierno por otro a través de la moción de censura constructiva aprobada por el Congreso de los Diputados, y en este caso el rey ejerce tan sólo su competencia de aconsejar y advertir.

    Ahora bien, precisamente la garantía militar del ordenamiento constitucional, como su garantía de la integridad territorial del Estado o de la unidad nacional, pasa de virtual a actual cuando este ordenamiento constitucional se encuentra de tal manera amenazado o su funcionamiento perturbado que no bastan ni su capacidad de autorreglaje, ni la moderación ni el arbitraje regio, es decir, cuando son las propias instituciones quienes se encuentran amenazadas o interrumpido el funcionamiento regular de los poderes públicos. Una vez más la fuerza, que trasciende al Derecho, es la última garantía del mismo: ultima ratio leguum, la última razón de las leyes. Ahora bien, si la Constitución prevé que las Fuerzas Armadas son para tales ocasiones la garantía del ordenamiento constitucional, es claro que el rey, parte, y parte muy principal de ellas, ha de cumplir también aquí su función constitucional de jefe supremo de aquella institución armada que asume la garantía política última de la Constitución, y a ello parece comprometerse cuando jura, como la Constitución exige que lo haga, «guardar y hacer guardar la Constitución» (art. 61.1)

    En consecuencia, el mando supremo, como suprema dirección política, se ejercerá mediante actos únicos, esto es, actos que constitucionalmente lo son del rey y cuya génesis supone la concurrencia de la voluntad regia y la voluntad ministerial, expresada en forma de refrendo o equivalente. Resumiendo, se tratará de actos únicos pero complejos.

    El monarca que recurre al refrendo de sus ministros no puede actuar sin éstos, que, por tanto, pueden paralizar la actividad regia necesitada de su refrendo. Sin el consentimiento ministerial el rey nada puede hacer, y ello es lógico puesto que su decisión estará en todo caso cubierta por la responsabilidad de los ministros refrendantes. Pero a la vez, sin la voluntad regia, que los ministros no pueden forzar ni sustituir, no pueden producirse aquellos actos que formalmente emanan del jefe del Estado bajo el refrendo y consiguiente responsabilidad de su Gobierno.

    Mi conclusión el binomio Rey Gobierno es indispensable, pero el REY no está obligado a refrendar todas las disposiciones de Gobierno.

    Le gusta a 1 persona

  3. Mi General en su día las leí y cuando el Sr. Miñón hizo ese análisis no existía aún la Ley 39/2007 de la Carrera Militar y Ley Orgánica de la Defensa Nacional 2005 son posteriores si bien como indica el Sr. Miñón y por no entrar más en detalle de las partes copiadas, hay algo que no vería a mi criterio ” el binomio Rey Gobierno es indispensable, pero el REY no está obligado a refrendar todas las disposiciones de Gobierno”.

    Planteo una hipótesis, imaginemos por un momento ante lo que se puede avecinar que el Rey, se negará a firmar un referéndum para Cataluña, sea este de autodeterminación que para ser por donde va la cosa. España la están destruyendo eso lo estamos viendo todos los constitucionalistas y el Rey mi General, es el único bastión que nos queda.

    A su orden Mi General

    Le gusta a 1 persona

  4. Si entramos en ver , si son galgos o podencos, nos habrán vencido. Debe haber una persona que aglutine a todos. Muchos…….se apuntarán , pero hay que hacerlo. No se si será suficiente pero V.E.R D.E.🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

  5. Cierto y verdad, mi querido General:
    Recientemente estamos contemplando con estupefacción cómo un gobierno incapaz y mezquino está cometiendo todo tipo de irregularidades y gobierna buscando especialmente su beneficio personal, la autoconservación en los lugares de poder y el lucro; este liderazgo maquiavélico y cínico está activando la indignación ciudadana y el rechazo de la sociedad.
    La consecuencia de esta forma de proceder, que en ningún caso se puede extender al conjunto de los líderes de nuestra sociedad, está teniendo como efecto una crisis profunda de credibilidad de los políticos de la izquierda gobernante.
    La ciudadanía está diciendo ¡¡¡basta!!!, reclama líderes solventes, con valores, que amen a España, que sean verdaderos gestores, exigiendo un liderazgo basado en valores éticos y morales, en el respeto a las personas y al entorno social, como humildemente apuntaba recientemente en mi último artículo “Humanismo y política”.
    El cinismo actual tiene una factura, una finalidad, unas consecuencias y una cualidad destacada: que no se note que lo es porque es un gran comediante que cambia de discurso cuando conviene y desconoce lo que es la fidelidad a un ideal noble.
    Podemos abrir las puertas a la esperanza, que no se refiere solo al futuro, como tendemos a creer, sino también al presente, porque nuestra existencia, nuestras obras, a demás de un destino final tienen un significado y un valor ahora y aquí.
    Un fuerte abrazo con un ¡¡¡Viva siempre España!!!
    Pedro Motas

    Le gusta a 1 persona

  6. Vamos a ver:

    1º) Hay tres bandas que están contra España y la legalidad del ´78 (Monarquía Constitucional); a saber: comunistas, separatistas y el PSOE del Dr. Sánchez. Todos juntos contra España, pero cada uno por sus propios motivos y con sus propios intereses.
    Los comunistas están contra España porque la Nación es el mayor obstáculo a la implantación de su anhelada Dictadura del Proletariado (cosa que ven hoy más próxima que nunca antes)
    Los separatistas están contra España porque en ella viven unos señores a los que desprecian profundamente por puro racismo y supremacismo; España, para su desdicha, ¡¡está llena de españoles!!
    La tercera banda está en inteligencia con las dos anteriores por espurio interés: detentar el Gobierno, aunque solo se dispongan de 84 escaños propios.

    2º) Don Juan, está bien que salgamos a la calle. Pero en una escalada de salidas callejeras va a haber un día de estos alguna desgracia. En mi cabeza la guerra callejera no cabe: me repugna. A mí que me llame quien puede hacerlo y me ha tomado juramento, y que me encuadre, que yo sabré cumplir mi exacto deber.

    3º) Si el Ejército está embridado por el Gobierno y el despacho funcional del JEMAD es con el ministro de turno, y si al Rey se le ha dejado sin funciones en clara contravención de su papel constitucional arbitral, estamos en un callejón sin salida legal por ese lado .

    4º) El arco parlamentario está fracturado en dos frentes: el Popular y el Nacional. ¿No les recuerda esto peligrosamente al cuatrienio 1932-1936? No es pues, plausible que las mayorías políticas puedan desencallar este barco ni reconducir la situación territorial y el orden público?

    5º) El 18 de julio fue necesaria la excepcionalidad: echar la pata adelante una parte minoritaria del Ejército y el pueblo para desde la anormalidad de un levantamiento cívico-militar combatir la mayor anormalidad (que es la arbitrariedad y el crimen de estado).
    Y hoy ni siquiera sería necesario que el sable del general descargara sobre los rebeldes y los sediciosos; no lo crean, que con solo verlo enhiesto y determinado a asestar el golpe, recobrarían el conocimiento y la sensatez como por ensalmo.
    Así que a grandes males solo pueden servir grandes remedios, y estos sólo pueden venir de los soldados, como decía Unamuno.
    Espero no haber ofendido a nadie ni contravenido la ley ni el decoro. Y si a alguien le he aclarado algo, me alegro, y si no, ruego al lector sea lo suficientemente sabio como para desecharlo.

    Felicitaciones sinceras al autor del Blog por su aportación inestimable a la causa común.
    ¡Y viva España siempre!

    Me gusta

  7. Buenos Dias, General Davila:

    Leido su escrito de hoy, y compartido.. es la realidad.. es lo que sucede..

    Tambien digo.. !!Viva España, Viva el Rey, viva el Orden y viva la Ley.. !! y siempre a disposicion de España.. su unidad y los españoles de bien.. V.E.R.D.E
    Leido los comentarios aportados que leere mas veces todo mas tarde…

    Josefina Lopez del Moral Beltran

    Me gusta

  8. No se que es lo que hay que hacer para que la sociedad se movilice de una vez en demanda de elecciones, que registros se deben tocar para manifestarse un día sí y otro también hasta que toda esta gentuza se den cuenta de lo que están haciendo. Basta ya de palabras. Me pregunto dónde están los socialistas de pro que no se les oye; a qué esperan para cantarle las cuarenta y decir basta ya. ¡Ah el pesebre! Y hablando de pesebres, veo mi General que le llamas babieca, te ruego que retires esa palabra pues es un insulto compararle con el noble caballo que acompañó al Cid

    Me gusta

  9. Como admirador del blog y total acuerdo con mi General (Dávila) leo todo, comentarios incluidos. Hoy hay algo, y es importante, que me ha llamado la atención. S.M. el Rey besa la Bandera tras el juramento en las diferentes Academias militares. Lo que no se ve que haga Dª ,Letizia La reina consorte. ¿Es casual? ¿No lo hizo? ¿No hay fotografías donde se vea?
    Huuummmmmm…Siempre a tus órdenes,mi General.

    Me gusta

  10. Queridísimo Rafa, y amigos:
    El Sr. SÁNCHEZ cuando afrontó la moción de censura, pidió el voto con la PROMESA (le escuchamos todos los españoles!) de convocar elecciones en cuanto accediera a la presidencia del gobierno.
    SOY DE ESAS PERSONAS QUE PIENSAN, QUE UN HOMBRE QUE QUIERE PRESERVAR SU HONOR, VALE LO QUE VALE SU PALABRA….a partir de ahí, hoy voy a ser parca en palabras, porque creo que ya lo he dicho todo.
    Para mi, una pobre mujer de la calle tiene más credibilidad, y la respeto más, que al Sr. SÁNCHEZ, ya que además no creo que ninguna mujer esté dando tumbos (pongo por caso) a las 3 de la mañana con un desconocido borracho, por gusto, sino porque la sociedad no le ofrece otra salida.
    En cambio el Sr. SÁNCHEZ, si tiene la salida de cumplir lo que prometió, y convocar elecciones de una pelandusca vez, pero claro, como ya he dicho varias veces en este foro, nadie convoca unas elecciones que sabe que va a perder.
    Que paseis buena tarde,
    ¡¡¡A ESPAÑA Y A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, POR LA VICTORIA VIVA LA LEGIÓN!!!
    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 1 persona

  11. A las órdenes de V.E., mi General.

    Artículo profundo, sin nada superfluo, claro y completo, emocionante. Se puede tocar la realidad y la causa de nuestras zozobras por la Patria en esta angustiosa situación.

    Siempre he entendido el concepto de Patria como un legado, una herencia de nuestros antepasados que reunieron ese patrimonio para sí y sus descendientes, nosotros. Es algo así como cuando unos herederos legales reciben, digamos, una casa, una finca en régimen de condominio. Ese bien es indivisible y ostentan lo que se llama la nuda propiedad aunque también puedan gozar y compartir el usufructo. Pero ninguno de ellos puede acotar una parte para su propiedad exclusiva y poder enajenarla o beneficiarse de su renta en particular. Si la propiedad requiere un administrador, cualquiera de ellos, por acuerdo de todos, puede serlo. Pero esto en absoluto le faculta para disponer a su antojo ni enajenar el bien o dividirlo. Y aquí, cada vez que alguien es nombrado administrador, se cree en el derecho de disponer o hipotecar esta casa que se llama España y que tiene cincuenta millones de copropietarios, según le convenga a él.

    Un concepto de los expresados en el artículo, que me zumba en el oído y me paraliza de terror, es eso que hace referencia a cambiar la Ley, y me hace recordar aquel famoso y triste “de la Ley a la Ley” con el que algún aprendiz de brujo, hace ya muchos años pero como si hubiera sido ayer, consiguió primero, que unas Cortes se suicidaran aprobando una Ley para la Reforma Política que tantas sorpresas nos ha ocasionado hasta estar donde estamos. ¿Será posible que el pueblo español vuelva a morder otro anzuelo cebado con miel pero esta vez envenenado?.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.