Humanismo y política en Felipe VI Pedro Motas Mosquera

El Rey Felipe VI con gorrillo legionario

Queridos amigos:

Rompo la norma que me había impuesto de no dejarme influir por los acontecimientos a la hora de seleccionar el contenido y la programación de estos artículos. Pero es que la proclamación de un Rey de España no es un acontecimiento cualquiera.

Por descontado que no voy a hacer una valoración de la abdicación del Rey anterior, ni de los actos y trámites parlamentarios que se han sucedido desde su anuncio y proclamación. Mi intención es aplicar la perspectiva del humanismo a estos sucesos,

Y de entre todas las ideas, propósitos y objetivos que se ha impuesto el nuevo Monarca quiero fijarme solamente en uno, porque resumen y sintetiza todos ellos: la ejemplaridad. La mencionó el nuevo Rey en su discurso ante las Cortes Generales. El texto literal fue así: “Hoy más que nunca los ciudadanos demandan, con toda razón, que los principios morales y éticos inspiren, y le ejemplaridad presida, nuestra vida pública”.

En anteriores artículos os he hablado de la condición del gobernante, de su pasión por el poder, de su honestidad, de su integridad y de la esclavitud de la propia imagen. Además os añadía que no hay honestidad en la política sin políticos honestos.

En este artículo os digo que la ejemplaridad es el principal principio moral y ético y la virtud más importante para salir de la crisis moral que nos azota.

La ejemplaridad no solo afecta a los políticos. Los ciudadanos en general se fijan también en nuestros grandes deportistas, artistas, cantantes, hombres y mujeres de la prensa rosa. Aquí el escándalo, es decir, la  falta de ejemplaridad, está a la orden del día: los ingresos millonarios, los desarreglos familiares, la falta de un mínimo mensaje a la juventud del esfuerzo que cuesta llegar, el lujo y despilfarro, la golfería y degeneración poltica, etc.

Pero la ejemplaridad le es exigible, especialmente, al hombre público. Por ello hemos de felicitarnos de que el nuevo Rey Felipe VI considere que los ciudadanos demandan que la ejemplaridad presida nuestra vida pública. Y desde la perspectiva humanista hay que ir más allá: la ejemplaridad debe presidir no solo la vida pública del gobernante, sino además su vida privada.

Si pudiesen sintetizarse los principios morales y éticos que deben presidir la vida pública, seleccionaría la virtud de la honestidad. El político honesto tiene una pasión sana por el poder, rechaza la corrupción, tiene conciencia de los límites de la propia imagen y es íntegro. Pero no se puede ser honesto en la vida pública si no se es también en la vida privada. Hay quien disocia y “respeta” la vida privada de los políticos, y la dejan fuera de la “plaza pública”.

El humanismo no está de acuerdo con esta disociación. Y siendo la ejemplaridad el núcleo básico de la honestidad, hay que concluir que no se puede ser ejemplar en la vida pública, sin serlo también en la privada, por lo que debe presidir una y otra.

Por otra parte, queridos amigos, vemos en el nuevo Rey ciertos rasgos que le acercan al perfil del hombre humanista. Así, es un hombre culto (carrera universitaria, carreras militares, postgrados en el extranjero, y hasta años ha tenido el privilegio de una preceptora como Carmen Iglesias, que, entre otras cosas, le ha inculcado el amor a los libros y a la historia). Está preparado profesionalmente para la tarea que realiza y que le espera. Es un hombre leal, amante de la  familia y de los amigos. Y, sobre todo, es un hombre utópico, porque ello no significa soñar con lo imposible, sino con lo difícil.

Tomás Moro enseñó que el gobierno es, antes que nada, ejercicio de virtudes, y desde este imperativo moral gestionó las controversias sociales, tuteló y defendió con gran empeño a la familia, promovió la educación integral de la juventud, y mantuvo un profundo desprendimiento de honores y riquezas, una humildad serena y jovial, un equilibrado conocimiento de la naturaleza humana, el buen humor y la ironía, y una seguridad en sus juicios y convicciones basada en la fe.

Ejemplaridad pública y privada y virtudes humanistas son dos ejes en que debiera seguir apoyándose el reinado del nuestro Rey.

Recibid un cordial abrazo de

Pedro Motas

Blog: generaldavila.com

12 merzo 2019

10 pensamientos en “Humanismo y política en Felipe VI Pedro Motas Mosquera

  1. Excelente Post D. Pedro.
    Retrata perfectamente las virtudes de nuestro Monarca. Hemos tenido una gran suerte en España, contando con un referente como D. Felipe.
    Por cierto, me declaro partidario de que en la formación de la Princesa de Asturias, figure el conocimiento de las FAS, pasando por sus respectivas Academias.
    Reciba un respetuoso y fuerte abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. “Daréis, hijo, las audiencias necesarias y seréis blando en vuestras respuestas y paciente en el oír, y también habéis de tener horas para ser entre la gente visto y platicado.”
    Rey Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico

    Le gusta a 1 persona

  3. Querido Pedro: aún sin conocernos, me permito este trato,porque comulgo totalmente con cuanto escribes. Como no tengo tu dirección electrónica, envío al General Dávila un artículo que, en mi opinión, no debería haber firmado S,M. el rey, al que .valoro y estimo como tú lo haces. Preservar la dignidad de la sociedad española es fundamental en la medida que él lo pueda hacer.Parte y parte importante de nuestra sociedad son nuestras FF.AA. Jóvenes soldados y¡mandos! Éstos que por su profesión académica de servicio y entrega son importantes educadores. Si han de trasmitir al educar y formar dignidad y honestidad,mal lo podrían hacer si por RR,OO. no se ponen trabas a quienes viven y practican acciones indignas y deshonrosas. En fin, creo que me entenderás mejor cuando leas lo que ahora envío a mi General,querido amigo y compañero. Saludos muy cordiales. Carlos

    Le gusta a 1 persona

  4. Querido Pedro:
    Excelente artículo, una vez más, en el que destacas y nos recuerdas la importancia de la ejemplaridad y la honestidad en la vida, tanto pública como privada, de nuestros políticos y gobernantes.
    Ojalá se cumpla algún día y desaparezca esa lacra que es la corrupción.
    ¡VIVA ESPAÑA!
    ¡VIVA EL REY!
    Un fuerte abrazo.
    José Manuel del Pozo González

    Le gusta a 2 personas

  5. Excelente, Don Pedro.

    He sido víctima del apagón de Microsoft hoy, y hasta hace un momento, aparte de esta mañana a primera hora, no he podido entrar en el correo.

    La clave está en el ejemplo que tienen que dar quienes están a la cabeza de todos. Con eso ocurre como con el honor en la mentalidad del Duque de Ahumada cuando concibió el código ético para la Guardia Civil, que una vez perdido, no se recupera jamás. Si no hay ejemplo, o éste es malo, no hay confianza posible y se pierde para siempre el crédito.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.