LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (14) Mi testimonio de 50 años de cambio Pedro Motas Mosquera

Foto de mi padre

Queridos amigos: no suelo hablar de mi mismo y menos contar intimidades en público, pero creo que ha llegado el momento adecuado de sincerarme en este Blog, donde participo con mis humildes artículos desde el principio, con compañeros y amigos que estoy seguro sabrán entender las sinceras palabras de este humilde pero firme veterano de España.

Por lo tanto; yo, legionario y paracaidista, he decidido contarles las consecuencias que han tenido lugar en la vida civil de mi servicio, de varios años, en el Ejercito. Fue mi familia durante un tiempo y ahora lo sigue siendo con la recuperación de compañeros y amigos veteranos; y ese período tuvo un fuerte impacto en mi vida.

Mi instrucción legionaria

En la Legión y la Bripac, cualidades como la valentía, la disciplina, la amistad, el honor y el sacrificio todavía son vigentes y perduran como valores indispensables en estas Unidades de Élite. Pero esta también es una historia que narra el camino de mis sueños y concluye con el viaje en la vida civil como profesional y veterano. Porque, aun a pesar de los peligros, de la disciplina de hierro y los rigores sufridos, siempre me complacieron los nuevos horizontes que aquella vida militar me hizo descubrir.

El camino fue largo y difícil. Comienza desde el momento de la entrada como voluntario, continúa en el cuartel, y después sigue con estancias en donde deben olvidarse de frases como “estoy cansado”, “no tengo fuerzas” o “no puedo más”. Las marchas, los entrenamientos y las maniobras militares están acompañados de exámenes y pruebas duras de superación personal y de equipo.

Sólo unos pocos que superan las pruebas prosiguen con la preparación, llegando a ser profesionales. La verdadera selección se desarrolla durante meses, cuando se determina quién se quedará y quién no. Ahí un hombre se da cuenta de que una musculatura desarrollada no basta por sí sola para soportar los trotes de kilómetros o las caminatas con todo el armamento encima.

Mi instrucción paracaidista

Dejé todo con lo que se relacionaba mi juventud, mis sueños y hasta las oportunidades de futuro de mi carrera recién acabada, el Equipo Nacional de Paracaidismo Deportivo al que pertenecía y renunciando a las Milicias Universitarias, me alisté voluntario. Fui aceptado en las filas de la Legión Paracaidista; y al final de mi compromiso, mi General Jefe me dio la oportunidad de ejercer mi carrera como arquitecto. La vida en el seno de la Unidad era difícil, sometida a una increíble disciplina militar, pero con la Legión me acerqué a personas y descubrí cosas que jamás hubiera podido conocer como civil.

Yo era un chico tímido, solitario, algo inseguro y acomplejado, me refugiaba en el deporte y en el estudio, con escasos amigos; la falta de mi padre era algo que me influía en mi vida, el no haberlo conocido porque nací dos meses después de su fallecimiento a los 27 años de edad y después de la guerra civil en la que estuvo en primera línea como oficial, tras acabar la carrera de Derecho. Ese conocimiento de mi padre como valiente, intelectual y militar hizo que fuese, para mi, un ídolo con ejemplo a seguir.

Pero ¿qué me enseñó mi paso por la milicia en una Unidad de Élite del Ejército Español y que me sirvió en la vida civil?… valores como disciplina, compañerismo, trabajo en equipo, amor a la Patria, superación, etc. Mi lema ha sido seguir el Credo legionario y el Ideario Paracaidista como parámetros a la hora de ejercer mi carrera como profesión en el ámbito de la Empresa Privada, la Administración Pública y la Universidad, siempre dando ejemplo y predicando con ese ejemplo, gestionando y transmitiendo valores como sacrificio, constancia, dedicación, esfuerzo, etc.

Por lo tanto, al igual que he tenido dos novias en mi juventud, pero al final me casé con una, la segunda; otras dos novias he tenido en la milicia como Caballero Legionario Paracaidista: La Legión como Credo y La Bripac como Ideario, ambas como Espíritu; y con las dos me he casado, por eso las quiero por igual, con ellas mi amor no tiene límites.

A veces, cuando me paro a reflexionar en aquellos días de mi juventud, en los que formé en las filas de la querida Brigada Legionaria Paracaidista, me llega un dulce soplo de nostalgia, de vívidos recuerdos y de emociones lejanas ya en el tiempo. Y con ser cierto que se añora el vigor y las ilusiones de la juventud, no es menos cierto que eso no lo explica todo; no explica ese hueco guardado en el corazón para una Unidad que tanto me exigió física y mentalmente, y por ahí puede estar el camino de las respuestas a ese rincón de cariño en el que tengo alojadas a esas dos novias.

La mayoría de los hombres amamos los retos, íntimamente nos gusta todo aquello que nos pone a prueba en todos los órdenes de nuestro carácter, nuestro sentir y la fuerza de nuestro físico. Cuando superamos todas esas pruebas y asumimos el esfuerzo moral y de disciplina que ello conlleva, ¡la satisfacción de habernos superado a nosotros mismos no tiene igual! y eso es una experiencia que marca nuestro carácter y la forma de movernos por nuestro mundo. ¡Y qué decir, de aquellos compañeros y amigos! que nos acompañaron en nuestros esfuerzos, en nuestra disciplina y la superación personal; ¡son cosas que nunca se olvidan! y quedan guardadas para siempre en ese rincón del corazón y la memoria.

Después de tantos años, no puedo evitar un escalofrío de emoción cuando escucho los Himnos; son tantos los recuerdos que evoca en mí esos Himnos, que me sacude el alma al recordar aquellos días. Llegué a esa Unidad, sin equipaje, y cuando me marché para vivir y continuar mi vida profesional y normal fuera, aún no sabía que me marchaba ahora con un equipaje bien lleno, de recuerdos, emociones, disciplina, saber estar, fuerza y sentimiento.

El 5o Aniversario de mi curso 127

No solamente amo a mi Unidad, porque representó mis juveniles años en aquellos días, sino la amo porqué me dio más a mí, que yo a ella… ¡me llenó ese equipaje de fuerza e ilusión, que continua repleto en este día de hoy, en el que tantos años después… estoy muy orgulloso de haber pertenecido a esa gran unidad… “mi Unidad Madre.

Pedro Motas Mosquera

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

17 marzo 2019

9 pensamientos en “LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (14) Mi testimonio de 50 años de cambio Pedro Motas Mosquera

  1. ¡¡¡Enhorabuena D. Pedro!!!
    En sus líneas pone de manifiesto su alma de soldado.
    Por eso, aunque ahora sea “civil” es, y será, soldado hasta que nuestro general jefe nos llame para la formación definitiva en los luceros.
    Dice que no conoció a su padre y a pesar de ello lo admira y ha sido su referencia vital…. “Honra merece quien a los suyos parece”
    De todas formas su caso, amigo y camarada D. Pedro, es un ejemplo más de que el alma de un soldado, no pocas veces, llega en los genes.
    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Muy emocionante relato en primera persona, Don Pedro. Nada menos que poner sobre la mesa la propia vida y los sentimientos más profundos y personales. También se necesita valor para eso.

    A medida que leía, en muchos aspectos y detalles, salvando muchas distancias, me iba viendo reflejado. También un servidor tuvo la suerte y el privilegio de ver cumplidos sus sueños de entregar a la Patria, sirviéndola en el Ejército en los mejores años de la vida, los de la juventud. Y fueron quince años, que no está nada mal. La diferencia es que no llevaba ya una carrera al entrar, sino que la carrera que luego ejercí durante cerca de otros cuarenta en lo “civil”, la hice estando dentro y gracias al Ejército, y a él se la debo íntegramente. La ejercí en plenitud de gozo y éxito gracias al espíritu militar irrenunciable e inolvidable. No podría haberlo hecho de otra forma.

    De todo ello queda el sano orgullo y la gratitud eterna a la Institución y a unos magníficos Jefes que, no sé por qué a mí precisamente entre tantos magníficos Soldados como había, me dieron todas las oportunidades y apoyo necesarios.

    Naturalmente que una vez traspasada la puerta del acuartelamiento, e independientemente del tiempo que se permanezca allí, somos Soldados hasta incluso después de la muerte, porque gozamos de la ventaja de tener reservado nuestro puesto en formación, como se menciona muy acertadamente más arriba, en los luceros.

    ¡¡¡Viva España y sus Ejércitos!!!

    Le gusta a 2 personas

  3. Querido Pedro:
    Emotivo relato de una parte muy importante de tu vida. Creo que la más importante, con permiso de tu familia civil, por lo que ha representado y representa cada día para ti.
    Tengo el honor de contarme entre tus amigos. Gracias a ti hemos vivido, junto a nuestro amigo Manuel, momentos muy felices en nuestro Monasterio de Santo Domingo de Silos. Y algunos otros en la Facultad de Teología de Burgos, cuyo Decano nos honra también con su amistad.
    Ya te he comentado en privado la sana envidia que tengo de tus vivencias castrenses. Y reconozco que la vida militar tiene algo que engancha.
    Yo solo puedo hablar de mi paso como soldado por la Base Aérea de Gando en Las Palmas de Gran Canaria, “Arena, Mar y Viento”. Pero guardo un entrañable recuerdo de aquellos meses y de sus Oficiales y Suboficiales.
    Por todo ello, una vez más:
    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!
    ¡¡¡VIVAN LAS FUERZAS ARMADAS!!!
    ¡¡¡VIVA LA LEGIÓN!!!
    Recibe un fuerte abrazo.
    José Manuel del Pozo González

    Le gusta a 1 persona

  4. Es una suerte , leer tu artículo, que evoca en mi los mismos sentimientos. Yo también tuve esa suerte de haber podido ofrecer a nuestra Patria España servir en la BRIPAC. Te conocí en esa época y recuerdo a nuestro capitán. Yo cabo C.L.P siempre llevo en mi memoria el grato recuerdo y el orgullo de haber pertenecido a nuestra querida unidad. Recibe un abrazo. Julio Repolles Cobeta. (128 curso).

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenas tardes, General Dávila, y D. Pedro Motas:

    Maravillosa y entrañable historia personal, de la cual su padre, Q.E.P.D. y desde el cielo, debe estar tremendamente orgulloso. Mi más sincera enhorabuena, y felicitación, por todo, y por su magnífica vida civil..de éxito profesional y servicio, a todos, y creando, una maravillosa familia.

    Saludos a todos los que participan con sus comentarios, de los que aprendo…

    Y un afectuoso saludo al Genera Dávila, y a Vd, D. Pedro Motas.

    !! Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva las leales Fuerzas Armadas Ejército y la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán..

    Le gusta a 1 persona

  6. Estimado D. Pedro:

    Enhorabuena por su ejemplo y valor y gracias por compartir su testimonio personal.

    Aprovecho la ocasión para agradecerle y felicitarle por todos sus excelentes artículos publicados en este soplo de aire fresco que es el blog del General Dávila.

    Un fuerte abrazo y Viva España!

    Benigno Castro

    Le gusta a 1 persona

  7. , ni indiferente en nada. Nunca digas que fuistes, porque siempre se es. Tu perfil, tus planteamientos, tus conductas, y tus lealtades, no dejan duda alguna, admirado Pedro. Cambian las circunstancias, las situaciones, tus trayectorias (lo que no se espera que llegue), y lo que sí se espera como el imperativo de la fecha de nacimiento. Felicidades y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Querido Pedro, la ignorancia siempre nos hace injustos. Hemos coincidido muchas veces, pero mi ignorancia me ha impedido reconocer a un CLP con el que tanto, creo tener en común. “Vidas paralelas” Plutarco. Enhorabuena. Un abrazo y perdón.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.