LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (26) VIVIENDO CON UNA PENA Damián Roku-Epitíe Monreal. Policía de la Comunidad Foral de Navarra.

Tenía 11 años cuando vi por primera vez, en una televisión en blanco y negro, desfilar a La Legión. Era el año 1978, yo estaba interno en un colegio en Guadalajara. Mi gran momento fue, cuando viendo el desfile, llegó La Legión, y algo se me revolvió por dentro. Hoy sé, gracias a youtube, que era la Primera Bandera del Tercio Gran Capitán Primero de La Legión, y que no lo hicieron con su vertiginoso paso. Pese a ello, me quedé fascinado, porque no sé como, se me metió en el corazón.

Afortunadamente para mí, en el año 1983 se celebró en la ciudadela de Pamplona el VI Festival de Música Militar y claro está yo sabía que acudiría la Banda de Guerra de La Legión y que cantarían el Novio de la Muerte, por supuesto no me lo podía perder. La Legión en Pamplona, en vivo. Fui solo. Ninguno de mi cuadrilla me quiso acompañar.

Camino de la Ciudadela, pasé junto a unos autobuses estacionados en la Avenida del Ejercito donde llegaban los soldados de las diferentes bandas que iban a actuar. En la puerta de uno de ellos había tres legionarios. ¡Tres legionarios! Era la primera vez que veía legionarios fuera de la televisión. Se trataba de tres gastadores. Y estaban allí a mi lado. A punto estuve de quedarme plantado, quieto, avasallarles a preguntas, pero me dio vergüenza y seguí caminando. En las explanadas nos agrupábamos mucha gente que escuchábamos la música que interpretaban abajo. Con el paso de las horas, los que estábamos de pie nos fuimos cansando, hasta que prácticamente todo el mundo permaneció sentado de cualquier forma. De pronto, se escuchó el toque de corneta: ¡Legionarios a Luchar Legionarios a Morir! y fue como si a todos nos hubieran puesto un fuego debajo, saltamos de golpe hacia arriba medio empujándonos los unos a los otros buscando la mejor vista. Todos para ver a La Legión. Ni que decir que fue increíble, los sonidos de la banda de guerra, los gastadores, el porras. El Novio de la Muerte se me metió hasta los huesos. Yo quería ser como ellos. Yo quería servir en La Legión. Pero la vieja idea de que allí van los peores de cada casa surgía en mi círculo.

Sin embargo, yo seguí pensando en ir. No sabía como pero quería ir. Para mi desgracia, desarrollé, por diversas causas, una obesidad muy importante que sabía que jugaba en mi contra.

Cuando tras acabar la carrera de Derecho, tenía que ir a la mili, no tuve valor para oponerme a mi entorno y no pedí, como primera opción, destino en La Legión. En el sorteo me tocó Ainzoain, junto a Pamplona. Pero yo, arrepentido, me dirigí al Gobierno Militar para indicar que quería cambiar mi destino y que quería ir a La Legión. Ya era tarde. Quien me atendió me dijo que lo mejor era esperar a que vinieran en captación. Además tenía que superar el tema de mi obesidad. Adelgacé 17 kilos y me incorporé al Regimiento América 66 en Aizoain (Navarra). Yo llegué un miércoles. No hacía más que pensar en cuando iban a venir en captación. El viernes, tras el control médico me dijeron que debido a mi peso me mandaban el lunes al Hospital de Burgos. No comí nada desde el desayuno del viernes hasta el lunes buscando estar lo más delgado posible. En el autobús que nos llevó a Burgos había gente que cuando se paró para almorzar, se bebió botellas de refresco de dos litros, sin ir al baño, para pesar lo más posible.

En Burgos, la enfermera que me pesó me dijo que estaba excluido total, yo le dije que quería hacer la mili en La Legión y ella me dijo textualmente que yo era tonto. Le dije que iba a adelgazar más, creo que supliqué,pero le faltó reírse de mí abiertamente. No obstante, me dijo que podría hacer alegaciones en el Tribunal médico. Allí no me dejaron hablar. Cállese, siéntese. Yo les veía con sus batas blancas y sus estrellas. Ninguno me miraba. Solo me decían que excluido total. Hasta que me harté, les interrumpí y les dije que yo quería hacer la mili. En ese momento se miraron entre ellos sorprendidos y   me miraron. ¿Por qué quiere ir a la mili? – me preguntó uno. Y yo dije que quería ir a La Legión y opositar con el tiempo al cuerpo jurídico militar. Pero de todas formas me echaron. Y se me negó mi derecho a servir a España en las Fuerzas Armadas.

Llevaba tres días y medio sin comer, y lloraba porque mi vida se había ido a paseo. Llegué a Pamplona abatido. Al día siguiente adiós al cuartel, donde hubo una pequeña conmoción, porque como me dijo un Comandante: para uno que quiere venir, lo echamos.

Por la edad que tenía entonces, no podía presentarme a profesional. Así que al poco perdí otros 17 kilos y saqué las Oposiciones de Policía Foral de Navarra. Pero llevo dentro esa gran pena, y ese cariño infinito hacia La Legión, sobre todo a medida que se han desarrollado cada vez más misiones internacionales, donde cada muerto ha sido para mí un mazazo. Allí hubiera ido yo.

Eso sí, siempre que tengo ocasión hablo de La Legión, hago leche de pantera y con unos amigos cantamos en ocasiones memorables El Novio de la Muerte. Afortunadamente, conseguí entraren la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios, donde se me concedió el Diploma de miembro de Honor por la difusión de La Legión que hacía en el mundo de la moto, una de mis aficiones.Pero, no soy legionario y vivo con esa pena. Pese a ello, he intentado servir a España lo mejor que he podido, con mi trabajo o en mi tiempo particular apoyando a las Fuerzas Armadas.Y cuando flaqueo en mi vida,repito los espíritus de la Legión, porque la vida es una lucha.

Damián Roku-Epitíe Monreal. Policía de la Comunidad Foral de Navarra.

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

21 ABRIL 2019

11 pensamientos en “LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (26) VIVIENDO CON UNA PENA Damián Roku-Epitíe Monreal. Policía de la Comunidad Foral de Navarra.

  1. Respetado, pero despues de leerle también estimado, Sr. ROKU-EPITÍE, RAFA, y amigos:
    – Perdón por el “jardín” en que me voy a meter, pero siento verguenza ajena al pensar que un ESPAÑOL, con un espíritu como el suyo, fuera excluido de servir en LA LEGIÓN.
    – Como yo no soy nadie, me voy a dar el gustazo de ser lo politicamente incorrecta que me da la gana, y le diré que ESPAÑA está como está gracias a BARBARIDADES como la que hicieron con Ud., porque esos disparates se cometieron, y se siguen cometiendo.
    – Le cuento; aunque yo de MILICIA sé lo mismo que si me ponen a operar coronarias, a fuerza de escuchar en radio y tv a perfectos indocumentados pontificando sobre Ejército y milicia, si tu me publicas lo que pienso al respecto, Rafa, yo me atrevo a explicar porqué me parece una perfecta animalada que se “desperdiciara” a un SOLDADO, a un LEGIONARIO, con un espíritu como el de Ud., Don Damián.
    Ahí voy:
    – Los SOLDADOS, los MILITARES que conocí y conozco, me han enseñado CON SU EJEMPLO que la MILICIA es un sentimiento, es una vocación, es una entrega total, absoluta, y desinteresada, al pueblo que tu uniforme representa.
    – La MILICIA jamás puede ser un trabajo, y mucho menos un trabajo rutinario.
    – Un SOLDADO, un LEGIONARIO, vela sus armas constantemente, porque sabe cuando va a empezar su abnegado sacrificio, su dolor, pero no cuando acabará, ya que vive – y muere- en función de las necesidades de ESPAÑA.
    – Ser LEGIONARIO repito, duele, y ese dolor al ser por los demás, gratifica con la tranquilidad del sacrificio altruista por los españoles, aunque estos no te lo reconozcan, porque ésta Patria nuestra es TODO menos agradecida, a pesar de la letra del Himno de Infantería.
    – No hay mal SOLDADO, o LEGIONARIO, con un buen Oficial, o Suboficial, para forjarlo y mandarlo.
    – Al buen Oficial le sirve el peor de los soldados, ya que el buen Oficial lo convertirá en el mejor, a imagen y semejanza de sí mismo.
    – Al mal Oficial no le sirve soldado alguno, y estoy pensando, para empezar, en la enfermera que se atrevió a reirse de Ud. porque yo, de enfermera a enfermera, a esa es a la primera que “me crujia”, y de ahí seguía hacia arriba a todos quienes le excluyeron a Ud. Es a ellos a los que se tenía que haber puesto en la p…elandusca calle.
    – Acabo:
    – La MILICIA es una especie de SACERDOCIO, en el que sin ánimo de ser irreverente, le digo, que las Unidades de Intervención Inmediata son el equivalente a la Catedral de las Fuerzas Armadas, pero sepa Ud. que LA LEGIÓN dentro del Ejército ES EL VATICANO, y esto es así gracias a LEGIONARIOS con un ESPÍRITU como el que Ud. mantiene.
    -Le aseguro que en cualquiera de los cuatro Benditos Tercios le habrían puesto a dieta.
    – Estoy segura que mi propio padre se hubiera pegado, hasta con el mundo, por tener en su Bandera a un LEGIONARIO con el espíritu que Ud. tiene.
    – Me queda la tranquilidad que no fue LA LEGIÓN quien le excluyó.
    – Con vergüenza ajena le saludo, quedando a su disposición, y no sin antes decir
    ¡¡¡POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN!!!
    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 1 persona

  2. Con todo afecto debo decir que no es ese el testimonio que debemos extraer de este magnífico relato. Es preferible ver como mueve el alma la Legión. De eso se trata este relato y es la intención de esta sección del blog. Gracias

    Le gusta a 3 personas

  3. “Pero la vieja idea de que allí van los peores de cada casa surgía en mi círculo”.
    Jajaja, no hombre, qué va…para eso están los partidos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Damián, amigo, ni son todos los que están ni están todos todos los que son: es legionario el que vive el amor a España según el Credo y los Espíritus de ese tan singular Cuerpo, y, o mucho me equivoco, o usted lo es hasta las cachas. Un abrazo legionario y “Viva España”.

    Le gusta a 1 persona

  5. Querido Damián. Ud. sirve a España a través de su amor a La Legión y de su indudable bonhomía.
    Le agradezco profundamente sus palabras que, a alguien como yo, ayudan a recargar el alma de fuerza para seguir adelante.
    Lástima de aquel desorden alimenticio pero recuerde que desde cualquier posición se puede, muchos pensamos que se debe, servir a España.
    Feliz Pascua de Resurreccion para todos.
    Viva La Legión, viva España!

    Le gusta a 1 persona

  6. Precioso relato de un auténtico amor a La Legión, Damián; tu perseverancia y lucha está por encima de los que te pusieron trabas en el camino, pero date por satisfecho de tu reconocimiento por parte de los Veteranos de tu Hermandad Legionaria, porque ahí es donde se vive el auténtico sabor legionario del su Credo:

    Ecuación espiritual, rito y promesa sagrada,
    meta, norte y ambición de la continua esperanza,
    y mítica exaltación, donde esta juramentada,
    la permanente vigilia a que se obligan tus armas…

    …”Espíritu de Combate “Escudo, Bandera y Lanza,
    interna y fecunda luz, voz, ceremonia y proclama.
    En el milagroso ciclo, sublime de tus hazañas,
    son radicales de fuego, de tu Fe y virtud legionarias.

    Un fuerte abrazo legionario, Damián, con un ¡¡¡ Viva España !!! y ¡¡¡ Viva La Legión !!!
    Pedro Motas

    Le gusta a 2 personas

  7. Buenas tardes, D. Damian:

    Magnifico escrito, y sentimientos legionarios.. Me ha gustado mucho.
    Le Felicito y doy la Enhorabuena, por ello..no es fácil, tenerlos, si uno, no es auténtico de verdad por dentro, y ama a España de verdad.

    Gracias y es un honor, leerlo, por lo mucho que se aprende..de todo ello.
    Saludos a todos los contertulios de los que también aprendo.. y feliz Pascua de resurrección
    para todos..

    Un saludo con afecto, D. damian, y General Dávila.

    !!Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 1 persona

  8. Buenas tardes. Quisiera agradecer al General Dávila que haya publicado mi historia y asimismo agradecer a las personas que han puesto comentarios al respecto y que me han emocionado. Mi experiencia me sirvió para darme cuenta de que cada uno podemos servir a España de miles de formas diferentes, sea cual sea nuestra ocupación, puesto de trabajo, o circunstancia personal. Y en España tenemos la suerte, privilegio, orgullo, honor, no se como calificarlo debidamente porque hasta el significado de las palabras se queda corto, de tener a La Legión, con esa combinación de grandisima calidad como unidad militar y ese Credo Legionario, que le aporta una mística admirable. ¡Qué suerte tenemos, los españoles, de tener a La Legión!, ¡Qué suerte tenemos de cada uno de los legionarios que han pasado por ella, de los que lo han dado todo, de aquellos que están y de aquellos que vendrán!

    ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva La Legión!

    Le gusta a 2 personas

  9. Para muchos, como por ejemplo también un servidor, la Legión es como aquel primer amor de adolescente que resultó imposible porque los padres de ella no lo consintieron, pero que se quedó clavado en el alma para siempre y se recuerda cada vez más cuando llega vejez y nos alimentamos de los recuerdos. No es que uno reniegue de lo que tiene o haga comparaciones que por otro lado, no tendrían ningún sentido. No, no es eso, mas sí le viene al pensamiento la interrogante de cómo habría sido su vida con aquella otra persona. Pregunta imposible de responder

    Pues eso, que cuando se ha estado enamorado de la Legión y no se ha terminado en ella, todo se ha perdido excepto el amor, y así se lleva hasta más allá de la muerte.

    Y sí, suscribo enteramente las palabras de quien dice que a la patria se la puede y se la debe servir desde cualquier actividad, posición social o puesto de trabajo. A mí, ya lo he mencionado en otras ocasiones, me fue posible servir la sirviendo a los ejércitos más y mejor desde mi carrera y puesto de trabajo civil, que desde dentro en mis quince años de actividad de uniforme. Y tengo que manifestar que gracias al aprendizaje y la experiencia del concepto de Patria durante esos años en servicio activo, pude comprender que todo cuanto se relacionara con eso era absolutamente prioritario muy por encima de mis posibles legítimos intereses personales. Y lo mismo sigo pensando ahora.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 1 persona

  10. Sr.Damian, le felicito por el magnífico relato y haberlo compartido con todos nosotros.
    Lamento haber perdido un buen legionario pero estoy seguro que en su día a día cotidiano hace por servir y engrandecer a su Patria.
    Enhorabuena y le animo a seguir apoyando a nuestras Fuerzas Armadas .
    Un abrazo.

    Me gusta

  11. Queridísimo Rafa, y amigos:
    – CREEDME, POR LA MONARQUÍA PARLAMENTARIA, EN PAZ Y LIBERTAD, AÚN ESTAMOS A TIEMPO DE CONVENCER , que es VENCER REALMENTE.
    – Aún queda margen de maniobra a pesar de todos los intereses contrapuestos empeñados en que nuestra nación no remonte, y que como ya he dicho otras veces, nuestra amada Patria ESPAÑA, se convierta en una entelequia, en un estado fallido hecho jirones.
    – A unos, les lastra un pasado que nos ha traido a esta coyuntura.
    – Otro, se llevará sorpresas en el futuro con alguien de su confianza, que le está manipulando para que siempre se apunte a caballo ganador.
    – Y al tercero, le falta mano izquierda para convencer, porque vencer en política de “aquella manera” es facil, pero convencer ya es otra cosa.
    – La Alta Politica, la Politica de Estado, es convencer, repito, cautivar, conquistar, lo que no quita para que SI LAS CIRCUNSTANCIAS LO EXIGIERAN, haya que gobernar con guante de terciopelo en mano de hierro, pero eso solo si se dan unas determinadas circunstancias.
    – Tampoco olvidemos que, menos con asesinos o golpistas, se debe hablar con todo el mundo, hablar no es claudicar, pero es que yo puedo discrepar de una idea pero sí mi adversario acepta las reglas del juego democratico, yo peleo porque los demás puedan expresarse con la misma LIBERTAD que pido para mi.
    – Así que: a Dios rogando, y con el mazo dando, como me decía ayer un amigo apoderado en una mesa electoral, y esto ya lo añado yo:
    – Ya se está tardando en preparar las próximas elecciones UNIDOS, limando aristas los tres bloques de la derecha, o la izquierda que se ha aprovechado de la nefasta gestión y herencia pasada, volverá a ponernos a todos mirando a Pamplona. (Lo siento Rafa, se que esta expresión no te gustará, pero la gravedad de la situación no admite eufemismos).
    Podría deciros muchas más cosas, pero no lo hago en aras a la brevedad.
    ¡¡¡POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN!!!
    Esperanza González de Fonseca Marco

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .