De nuevo, el gran viaje, descrito y reflexionado por un veterano guerrero monje peregrino

De Murcia, y tras una breve estancia en la macro-urbe de Madrid, ¡Cuántas posibles soledades, vacías y deshumanizante, en el deambular de la gente!; regreso a Burgos y a Silos. Por fin encuentro unos días de tranquilidad. Esta soledad compartida, hora tras hora, golpea mi alma, hace la faena de forjador en ella. Es una soledad habitada, en la que el encuentro con uno mismo se hace protagonista, y en la que pongo nombre a la verdad con silencios fecundos y con la mirada trascendente.

Es una experiencia liberadora y pacificante. No es una huida de lo humano, sino condición de posibilidad de recabar la armonía y la unidad interior. No es una paz sin dolor, sin preocupaciones, sin temores. Es la paz que abraza a todos en el Todo.

Necesitamos espacios de silencio, con el rumor de la naturaleza de fondo, donde nos reconciliemos con nuestras propias aristas y agresividades, donde podamos apaciguar y amansar nuestro corazón en esas ondas expansivas de profunda comprensión y respeto, en ese lugar interior de presencia, donde todo está bien y todo encuentra inexplicablemente su sentido.

Al caer la tarde, imagen del atardecer de la vida, el gran silencio se transforma en contemplación, mirada a mirada, en la paz… mirar y ser. Peregrinos del tiempo son quienes nos han dejado, mientras nosotros proseguimos la ruta hasta llegar a la casa…

Pienso y recuerdo una larga tarde de paseo, hecho hace años paso a paso, donde no hay camino trazado pero se hace camino al andar por el monte para ver a mi querido monje ermitaño, ingresado en Burgos y recién fallecido a la vuelta de mi viaje. Y en la cumbre, desde la hermosa atalaya, en plena naturaleza acompañando a mi amigo, donde se divisan amplios horizontes, verdes ocres, cárdenos, cerros, pinos, sabinas y encinas; plantas y flores de todos los colores y olores. Y donde sobrecoge contemplar tanta belleza natural con mi querido monje. Y doy gracias por lo que tengo ante mis ojos, por mis ojos que me permiten contemplarlo, y por lo que se trasparenta a través de todo.

Recuerdo el día que di gracias, con mi amigo ermitaño, al sentirme aquí libre, como el viento que roza mi cara, como las nubes que difuminan las lejanas crestas de la sierra, como los buitres, naves aéreas de todos los días, con su vuelo lento. Y fundido en el paisaje, suplico a quien está aquí presente, más que mi propia conciencia…

Quiero seguir creyendo en Aquel que no está aquí o allá, sino en todo, como fuente únicamente salida en el agua cristalina, que corre y canta lejos ya del manantial, como horizonte último, que da a todo lugar y figura, como luz que lo envuelve todo, pero sólo se detecta en los objetos y en el aire, iluminados por ella…Y creo en un pasado glorioso con personas íntegras, humildes y sencillas, con equilibrio humano, espiritual y psicológico; pero no creo en la falsa sencillez y humildad, sin equilibrio humano y espiritual que ostentan algunos con un “ego” dominante, porque, en definitiva… “el hábito no hace al monje”.

Pero también creo en la verdadera amistad, en la dedicación y ternura de una madre con su hija adoptada, que fue abandonada con pocos meses por sus padres por tener una enfermedad incurable y que falleció con 10 años; y que me dedicó su libro, recién publicado sobre su vida junto a su hija. No puedo dejar de admirar la generosidad de esta mujer soltera que, de pronto, se convierte en madre por la adopción de una criatura abandonada; en este sentido, no solo la admiro, sino que la felicito con todo el ardor de mi corazón.

Y pienso en el contenido del libro que me acompaña: “Teología y Creatividad”, que estoy leyendo, concretamente en lo que se refiere a “Filosofía de la creatividad como hecho universal, trascendencia y espiritualidad del más acá y del más allá”, y más aún en “la verdad, vida y meta del conocimiento”; pero al margen de la lectura pienso y reflexiono ¿qué es la verdad? ¿dónde está?, ¿cómo encontrarla?… Y si todo está sujeto a evolución creativa, y puede faltar mucho para inventar y descubrir ¿cómo se pretende una verdad “definitiva”?

Luz, se necesita luz, que disipe las tinieblas de tanta oscura mentira y de tanta obcecación. Luz para contemplar la Verdad en la realidad que nos envuelve. La verdad, que no es una formulación racional, sino algo real, patente. Es presencia y certeza. La verdad que impregna todo, que palpita en la célula, en la vibración de la vida, en la pulsión del ser, en el sonido y en el silencio. La verdad que no puede ser pensada, pero que hace posible el pensamiento. La que está en corazón de todo ser sentiente, la que es el aliento de mi propio aliento. Si me sumerjo en lo más íntimo y profundo de mí mismo, despojándome de los disfraces del ego, ahí la encuentro.

La verdad que está por encima del conceptualismo, del relativismo, del nihilismo y del pragmatismo. Ignorarla es perder la referencia al ser. Sólo quien se admira y pregunta “qué es esto”, está en condiciones de encontrarla. La indiferencia lleva al subjetivismo gnoseológico. “Mi verdad” es una falacia. El relativismo subjetivista renuncia a la verdad objetiva y absoluta, universal para todos. Por eso, para muchos, todo ha perdido su valor, todo vale, da igual todo. La persona humana queda reducida a su esfera animal, se diluye como un azucarillo. Se vive el presente, según los impulso del instante. No hay mal o bien objetivos. No hay ley natural. “Aquí no hay más ley que el Parlamento”, se ha atrevido a afirmar un político de nuestros días, políticos que pertenecen a una casta de la que todos somos víctimas.

A quien así piensa y enseña, no le creo, no les creo. Hasta los científicos más sensatos reconocen que la búsqueda de la verdad no termina nunca, porque remite siempre a los interrogantes que abren el acceso al Misterio insondable.

Al descender de la cumbre, muy cerca ya de la corriente de agua cristalina del río, contemplo un verdadero espectáculo, entre la frondosidad exuberante y la multitud de plantas floridas, con sus finísimos colores y gratísimos perfumes. Y me pregunto: ¿por quién?; como el filósofo, sólo tengo una respuesta: “esta es la verdad”…

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

29 julio 2019

14 pensamientos en “De nuevo, el gran viaje, descrito y reflexionado por un veterano guerrero monje peregrino

  1. Querido Pedro:
    Gracias por tu artículo.
    De tus aportaciones a la Filosofía y a la Teología nada puedo comentar. Me llevas muchos estudios de ventaja. Sin embargo queda claro, al menos para quienes hemos compartido extraordinarios momentos en Silos, que todo cambia y que “el rio no pasa dos veces por el mismo sitio” en ninguna parte.
    Gracias por recordar a fray José, el monje ermitaño, que se fue, casi sin enterarnos por la enorme discreción de sus hermanos monjes.
    Y gracias también por mencionar a Encarna, una madre coraje de verdad. El testimonio del libro “María, mi vida junto a mi hija, es el más evidente de que la muerte es sólo un tránsito:
    María a su madre instantes antes de fallecer:
    “Mamá ¿estás preparada? Ya vienen a buscarme”.
    Lo he contado muchas veces y todavía lloro cuando lo recuerdo.
    Un fuerte abrazo.
    José Manuel del Pozo González

    Le gusta a 6 personas

  2. No hay más luz que la que llevamos con nosotros. La luz del perdón que hace 2000 años nos mostró El Hijo.
    Sin perdonar no emitimos Luz, ejemplo para nuestro pequeño mundo que demasiado a menudo se “olvida” de caminar recto. Si ves a un obrero tomarse unos vinos mientras blasfema y a la vez ayuda a un inválido sin conocerlo de nada, te das cuenta que no todo está perdido. Sin duda que el “no pasa nada” ha hecho más daño que casi cualquier otra cosa que haya vivido, pero ahí está también la bondad natural de tantísima gente que hace el mundo más vivible.
    Individualmente estoy con ” “El buen salvaje”, tomado el hombre en grupo sucede más a menudo que “el hombre es un lobo para el hombre”. La lucha está ahí, si potenciamos las libertades individuales aflora lo mejor de cada uno y podremos luchar mejor contra los grandes grupos que siempre tienden a ser manejados desde las élites y sus púlpitos en TVs, Twitter y demás comecocos masivos.
    La Luz del Amor nos la mostró claramente un joven de 33 años, que dió su vida por el perdón de todos nosotros.
    Ese es el camino.
    Viva La Legión!
    Viva España!!

    Le gusta a 6 personas

  3. Muchas gracias por este artículo tan impresionante y a la vez tan sencillo, el silencio, el amor, la naturaleza, es todo lo que tenemos y pasamos por ello sin darnos cuenta. Estuve hace años en Silos y me hubiese quedado en aquella quietud e introversión dentro de mi misma. Saludos para todos.

    Le gusta a 5 personas

  4. Apreciado D. Pedro Motas Mosquera.

    He leído, con honda emoción, el texto que ha publicado. Su lectura, en este momento particular de mi vida, ha permitido darme algo de sosiego y, lo que es todavía mejor, mostrarme el camino para encontrar esa soledad habitada tan necesaria para reconciliarse con uno mismo, para conseguir recomponer mi armonía y paz interior.

    Únicamente a través de la introspección, seremos capaces de desprendernos de las máscaras con las que nos mostramos y a la vez, nos escondemos, cuando interactuamos en sociedad; de atisbar esa Luz capaz de disipar las tinieblas, de mostrarnos el camino de la verdad; esa verdad latente, palpable en toda y cada una de las cosas que nos rodea, en nosotros mismos, pero que cegados por nuestra propia obcecación, nos negamos a ver.

    Como usted muy bien indica “Si me sumerjo en lo más íntimo y profundo de mí mismo, despojándome de los disfraces del ego, ahí la encuentro.”

    Muchas gracias por tan valioso artículo que tanto me ha reconfortado.

    Un saludo a todos.

    Pedro Dalmau

    Le gusta a 5 personas

  5. Si, magnifico articulo, D. Pedro Motas Mosquera.

    Profundo , sencillo, y .. auténtico conocimiento de la verdad. En mi caso, tengo muchísimo que aprender aun de todo y de todos.
    Los comentarios, muy buenos y acertados.. que comparto también y aprendo de todo ello.

    Un afectuoso saludo. D. Pedro Motas Mosquera.

    !!Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 3 personas

  6. Respetado, y apreciado, Sr. MOTAS, RAFA, amigos, y simpatizantes:
    – La VERDAD es que me emociona, y comparto su relato, Sr. MOTAS.
    – La VERDAD es que sólo es UNA, la que esta conforme a lo que el CREADOR nos dijo, porque tras 2.000 años Su Palabra sigue siendo inamovible.
    – La VERDAD es que le diría varias cosas más que me brotan del alma, que es con lo que escribo.
    – La VERDAD es que escribo en este foro con miedo a “extenderme”, a “salirme del tema”, a “que no sea procedente”, a expresarme, etc., etc. etc.
    – La VERDAD es que tengo un “amigo”, que se ha pasado “al lado oscuro”, de alias “la alcahueta”, que me hace luz de gas, (frente a frente me da un beso en cada mejilla, los de Judas) o en román paladino, “caritativamente” me crucifica contando historias a BELLAS PERSONAS, que NO conciben la calumnia.
    -La VERDAD, es que “ladran, luego cabalgamos”, o “no ofende quien quiere sino quién puede…”
    – La VERDAD, Sr. MOTAS, deseo de corazón, y a ti RAFA, que DIOS OS GUARDE. Disfruto enormente leyéndoos. Me encantaría haberos tenido como profesores en la Universidad.
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN !!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 4 personas

  7. La Verdad, Sr. Motas…la paz interior, la Fé, la serenidad para juzgarnos y juzgar a los demás.

    Mirar a los ojos y comprender sin palabras, sentir caridad por el prójimo, que somos hijos de Dios y por lo tanto hermanos, todos…Divinas palabras que no tienen sentido para muchos, pero que están dichas por Alguien que sí las sentía y que nos transmitió muriendo por nosotros.

    Dichosos los que son capaces de conocer La Verdad, que no es humana, que nunca lo será…

    Que Dios le bendiga y le ayude en éstos días de retiro.

    Gracias por sus reflexiones, que nos transmiten paz, un bien muy escaso pero tan apreciado…

    Saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 4 personas

  8. Con permiso de Vuecencia, mi General. Gracias Sr: Motas. Hace 26 días murió mi esposa y estoy luchando con “mi verdad” o ” LA VERDAD “. Su artículo has despejado muchas de las dudas que en estos momentos me asaltan. Gracias, otra vez. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Le gusta a 5 personas

  9. Querido Julio: siento lo de su esposa e intento imaginar lo que se siente en esos duros momentos que está pasando, pero como legionarios esperamos que nuestro Cristo de la Buena Muerte-Dios la tenga en su Gloria velando por usted.
    Me agrada saber que mi humilde artículo haya servido de algo en “su verdad” y con eso me doy por satisfecho y le envío un fuerte y fraternal abrazo legionario.
    Pedro Motas

    Le gusta a 4 personas

  10. “…..La verdad que está por encima del conceptualismo, del relativismo, del nihilismo y del pragmatismo…..”……Esa Verdad que intentamos perseguir y retener en Silos, ausente de caricaturas y de imposiciones….La verdad que nos hizo hermanos y que nos hace mas monjes, mas guerreros y mas peregrinos. Gracias, Pedro, por tu fraternidad y por esta magnifica reflexión. Madura, profunda y simple nos interpela sobre el camino, el destino y lo que nos hace ser….
    Manuel

    Le gusta a 2 personas

  11. Extraordinario relato. Me ha dado paz leerle. Espero ir al Monte Athos en septiembre, el único lugar en el mundo donde no se deja entrar a mujeres. Los monjes empiezan sus rezos a las 4 a.m. Muy cerca de allí nació el Estagirita. Un placer leerle, Don Pedro.
    Atentamente,
    Dr Juan Carlos López Corbalan

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .