LA FALTA DE VALORES EN LA SOCIEDAD ACTUAL Pedro Motas

Desde los comienzos del presente Blog, y tras la presentación hecha por mi querido General Dávila, con el aval de otros queridos Generales a los que aprecio y respeto; la mayor parte de mis humildes artículos ha versado sobre los valores castrenses, en la sociedad civil, en la política, el humanismo, etc. Pero hoy quiero dejar patente, mediante el presente artículo, la falta de valores en nuestra sociedad, con repercusión en la política, los políticos y el paisano de a pié;que, con frecuencia, se muestra indiferente, aburrido e impotente ante lo políticamente correcto, que hoy día es lo más incorrecto de la política dominante.

A medida que avanzamos de generación en generación vemos como los valores han perdido valor dentro de las sociedades. Vemos como los jóvenes van perdiendo el respeto a sus mayores y como le dan valor a temas tan superfluos como la moda, la vanidad, la superioridad. Perdiendo así, el sentido de cooperación con sus semejantes. Todo esto juega un papel protagónico en la crisis social por la que atraviesa el mundo entero y en especial nuestro país. Debido a los altos índices de delincuencia, violencia doméstica, niños en situación de calle, abandono de personas mayores, tráfico de drogas, de personas y agresión sexual, entre otros tantos males que nos agobian.

Uno de los mayores problemas de la sociedad actual, es que carece o no quiere respetar los valores morales, que representan la guía o el código de reglas que son necesarias para la mejor convivencia colectiva. En consecuencia, si no tratamos de conducirnos en nuestra vida cotidiana, tomando como referencia estas reglas morales o de conducta, estaremos viviendo en iguales condiciones que en aquellas etapas de la historia humana, donde prevalecía la violencia, la inmoralidad, y el libertinaje como forma de vida, sin medir los resultados de tales acciones.

Conductas llenas de odio, egoísmo, violencia e indiferencia ante el prójimo, son nuestro día a día. La razón de esto, quizás sea responsabilidad de nosotros mismos, ya que poco a poco el ser humano se ha deshumanizado, convirtiéndose en una maquina presa del stress diario y aupado por la tecnología dejando de lado el convivir cara a cara con sus semejantes.

Los valores humanos. Dignidad. Valores Humanos. Son aquellos que perfeccionan a la persona. Respeto. Honestidad. Responsabilidad.

El fin del siglo XX es considerado por muchos conservadores como el inicio de la decadencia de los valores sociales hasta llegar a los comienzos del siglo XXI, llamado por los historiadores la era postmoderna; en la cual se puede observar una fuerte crisis de valores, enmarcada en una violencia generalizada en el individuo, sentimientos de superioridad, vanidad, egoísmo, indiferencia, entre otros tantos que sumergen a la era actual en la amoralidad.El hombre postmoderno, ha abandonado las enseñanzas de sus antepasados y decide vivir su presente con una actitud despreocupada, para que no le pase lo mismo que a Prometeo.

El postmodernismo, se puede definir como el tiempo del “YO”. Tras la pérdida de confianza en los proyectos de transformación de la sociedad, el hombre actual piensa que sólo cabe concentrar los esfuerzos en su realización personal y comienza a sentir que es posible vivir sin Ideales. Lo importante es conseguir poder y dinero, no importa cómo; disfrutar la vida al máximo y comprarse autos, joyas, ropas, mansiones y cosas que llenen su vanidad y lo hagan sentirse superior a los demás. Es muy triste ver esto, ya que, el pilar fundamental de la sociedad ha pasado a un segundo plano, es decir, el hombre de hoy abandona a su familia para poder llenar todas sus vanidades. Convirtiendo a Narciso (el hombre enamorado de sí mismo, que deja transcurrir su tiempo admirando su imagen en la fuente) en el signo de esta era postmodernista.

Los valores, no sólo son una cuestión personal, sino que repercuten en todos los ámbitos de la sociedad. Ésta es la razón por la que una crisis de valores a nivel personal se refleja en la sociedad en su conjunto y se constituye en un problema social, del cual se deriva una serie de acciones y conductas poco éticas que vemos día a día en nuestro entorno, tanto en la política, la economía, algunas ONGs sin escrúpulos que solo van a lucrarse a costa de los demás y por supuesto, en las organizaciones, tanto públicas como privadas.

Es imprescindible rediseñar y volver a educar a la sociedad, empezando desde los niños que son el pilar fundamental del futuro. Debemos introducir en las primeras etapas de la educación asignaturas donde se siembren valores sociales; haciendo renacer conductas morales y éticas.

Para tener una concepción positiva de la vida, hay que empezar por respetarse a uno mismo, es lo que llamamos el autorrespeto. El autorrespeto está muy ligado a la autoestima. Para querer y respetar a los demás, se debe comenzar por quererse y respetarse así mismo, así como también se debe respetar al medio ambiente.

No se puede seguir buscando responsables de la violencia, más bien asumir compromisos sobre que podemos aportar para minimizarla. Incentivar el amor entre los semejantes y no el odio. Fomentar el amor a la patria y a la familia. La familia es la base de la sociedad; los padres educan y los colegios colaboran enseñando.

Incentivar no solo en los colegios sino en los foros sociales valores tales como la amistad, cooperación, justicia, equidad, confianza y tolerancia. Que estos valores sean tomados en cuenta como premisa del trabajo en equipo de las comunidades.La religión también es parte fundamental de la sociedad, el ser humano debe mantener creencias religiosas y sentir temor al castigo moral.

Después de este artículo seguro que hay gente que piense que estoy desfasado, que no soy progresista, que vivo en el pasado, que soy un facha… pero, aun asumiendo todo ello, prefiero vivir ilusionado pensando en un mundo mejor, donde no se divida a la sociedad, donde no impere la ideología política como enseñanza a los niños, donde se respete a los mayores, donde la justicia sea igual para todos, donde los políticos actúen con vocación de servicio…

Y yo me pregunto ¿es tan difícil pensar así? ¿estaré loco y necesitaré tratamiento? Aun así, reciban todos ustedes un abrazo de este humilde loco deseoso de valores.

Pedro Motas

Blog: generaldavila.com

14 agosto 2019

15 pensamientos en “LA FALTA DE VALORES EN LA SOCIEDAD ACTUAL Pedro Motas

  1. Respetado y querido Sr. MOTAS, RAFA, amigos, y simpatizantes:
    – Me habría encantado asistir a sus clases en la Facultad, no obstante, como mi ignorancia, (como toda ignorancia) es atrevida, para ser sincera, desde mi humilde entendimiento, me atrevo a decirle, para que vea que no le miento, que hay como un 2% de su colaboración en que discrepo, pero el 98% restante, lo comparto plenamente.
    – Ud. Resume maravillosamente, lo que debería ser el leiv motiv de la clase politica:
    – VOCACIÓN DE SERVICIO AL PUEBLO QUE REPRESENTA, Y NO SERVIRSE DEL CARGO PARA SÍ MISMO.
    – O como decía aquél idealista, y providencial fundador de la BRIPAC, también responsable de que no se disolviera LA LEGIÓN a la salida del SÁHARA, el TG PALLÁS, como sabréis todos los que tuvimos la fortuna de escuchar sus, autenticamente, enardecedoras arengas: “SER” ADEMÁS DE “ESTAR” EN EL DESTINO. (En nuestro caso, sería SER en el cargo, y no sólo estar en él).
    – Me atrevo a añadir, que lo anterior, unido al sentido de la JUSTICIA y SENSIBILIDAD SOCIAL, valores básicos para pelear a diario porque la LIBERTAD no sea una entelequia, y a quien DIOS no le haya hecho el REGALO de la FE, que sus pasos sean guiados por el IMPRESCINDIBLE SENTIDO de la ÉTICA.
    – Pero frente a esto, la realidad española hoy, es que nos han SECUESTRADO la DEMOCRACIA REPRESENTATIVA adoctrinando ya desde “el cole”, (que decir en la Universidad) para SUBVERTIR los VALORES, a fin de destruir la convivencia en PAZ Y LIBERTAD de la sociedad española, empezando desde la base de la estratificación social, que es la FAMILIA, hasta alcanzar el vértice de la pirámide social.
    – Acabo recordando, que ya he dicho en este foro, que el PATRIOTISMO, no puede derivar en FANATISMO = FASCISMO, por mucho AMOR que se sienta por nuestros simbolos nacionales, pues debemos saber razonar el PORQUÉ de la PASIÓN por nuestra amada PATRIA, ESPAÑA. El FANATISMO es lo que hace derivar en FASCISMO, ya sea de derechas o de izquierdas.
    -Ud. Sr. MOTAS, de fascista NO tiene nada.
    – El PATRIOTISMO, sólo lo concibo presidido por los VALORES que deben regir nuestra conducta, y que son los que Ud. expone (solo me atrevo a añadir LA ÉTICA), no es solo envolverse en la Bandera, y dar un taconazo, e inclinar la cabeza hasta el pecho, cuando se llega ante S.M. el Rey, cuando se es un hombre (sin atreverse a tocar a S.M. aunque Él tenga la DEFERENCIA de hacerlo contigo, por favor…), aunque ésto también sea muy importante.
    – Pero para que no esté hueco, (o verdaderamente sea fascismo, repito) PATRIOTISMO = OBLIGA A INTENTAR DAR EJEMPLO, RESPETANDO, Y CUMPLIENDO, LOS VALORES QUE DEBEN REGIR NUESTRA CONDUCTA, Y BUSCANDO LA EXCELENCIA EN EL TRABAJO BIEN HECHO, A SER POSIBLE, EN EQUIPO, PARA ALCANZAR CON SENSIBILIDAD SOCIAL, Y JUSTICIA, LA PROSPERIDAD DE NUESTRA AMADA PATRIA, ESPAÑA, Y ASÍ, LA DEL PUEBLO ESPAÑOL.
    – Como digo, con quien pienso lo merece, que DIOS siga guiando su conocimiento, su pluma, y su bendita capacidad docente Sr MOTAS. Es realmente grato leerle. Que tenga un buen dia.
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN !!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 3 personas

  2. Una vez más, sin necesidad de muchas palabras acierta de pleno en el fondo de la cuestión Don Pedro. Como siempre coincido en todo el argumento. Mi pregunta desde hace años es por qué y cómo la sociedad ha confundido el salto a la posmodernidad con el progresismo basado en desechar los valores imprescindibles para la convivencia. Dicho movimiento de adoctrinamiento ha surgido de forma expontanea, o no? Un abrazo

    Le gusta a 9 personas

  3. Mi querido General Alaman, en mi humilde opinión pienso que hay varios factores como quitar la mili obligatoria, la dejadez de los padres en transmitir y educar en valores a los hijos, la influencia de ideologías de izquierdas con el pretexto de progresismo y modernidad, la decisión actual del magnate Soros en cambiar la sociedad mundial con financiaciones, la invasión musulmana cambiando cultura y religión, la implantación de lo políticamente correcto en Europa y España, la cobardía de políticos y partidos políticos con complejo del pasado,… y la paciencia de la izquierda atenta a la ocasión ideal para actuar y vencer sibilinamente en una sociedad enferma y preocupada por el dia a dia sin mirar hacia el futuro.
    Un fuerte abrazo legionario y paracaidista, mi querido General.
    Pedro Motas

    Le gusta a 6 personas

  4. Apreciado Don Pedro Motas.

    Completamente de acuerdo con su espléndido artículo.

    Recuerdo con añoranza, que en mis años de primera escolarización (E.G.B.) existía una asignatura, a parte de la de religión, que se llamaba “educación cívico social” que enseñaba a los niños como comportarse de forma adecuada tanto en familia, como en sociedad.

    En la época del bachillerato teníamos, a parte de “Introducción a la Filosofía,” la asignatura de “Ética y Moral.” El profesorado orientaba al alumno hacia la formación más apropiada a sus capacidades, pero también se fomentaba la vocación hacia los estudios y profesión a la que el alumno pretendía emprender y acceder. Pero con las sucesivas reformas educativas, todas estas asignaturas han ido desapareciendo de los programas formativos.

    A buen seguro somos muchos los “locos” deseosos de que la sociedad recupere esos valores morales y éticos de antaño; pero no parece que la actuales “castas políticas,” y los subsiguientes poderes fácticos que las sostienen, estén muy interesadas en la labor de formar a la juventud en valores humanísticos; cuanto más inculta, embrutecida y aborregada esté la sociedad más fácil de manipular y reconducir será.

    El “Panem et circenses” de Juvenal lo encontramos ahora en los diferentes medios de comunicación y redes sociales: los reality show, programas de tele basura (donde las miserias humanas y las humillaciones constantes a los participantes disparan los índices de audiencia), las diferentes ligas futboleras a precios de saldo si te apuntas a tal o cual canal, los “influencers” de las redes sociales… que nos dicen cómo vestir, qué comer, como mantenerse eternamente joven y sano…

    Cada vez es más fácil ver un grupo de personas sentadas juntas, sin conversar con el de al lado, pero clicando constantemente en la aplicación watsapp de su móvil.

    Cada vez más jóvenes desean ser participantes de concursos televisivos o “influencers” en las redes sociales que estudiar una carrera universitaria. Los que se deciden a emprender estudios universitarios eligen la formación técnica en detrimento de la humanística (disminuye de manera alarmante los estudiantes de Filosofía, Historia…).

    La ausencia de valores morales, la falta de expectativas y la baja tolerancia a la frustración que la sociedad actual tiene conduce, sin remisión a una escalada cada vez mayor de violencia dentro y fuera del entorno familiar.

    Me gustaría ser más optimista, pero por desgracia, la vara de medir la degradación de la sociedad actual es demasiado grande.

    Un saludo.

    Pedro Dalmau

    Le gusta a 5 personas

  5. En un pueblo del oeste de España había un alcalde del psoe, todavía estaba Felipe en el poder. Este individuo es primo lejano mío, él me recibió con cariño, tal vez al pensar que yo era uno más de los que siguieron los pasos de sus padres, y mi padre era muy preciado en esta zona, NO sólo por las izquierdas; porque las derechas de entonces lo apreciaban por los valores que había en él como persona y maestro particular que era y le dio clase a muchos sin cobrarles nada, porque si lo hacía no iban a su escuela ciertas familias, y ya se pueden imaginar de que lado eran.
    Yo no me había significado por ningún partido, es más aún no había votado nunca. Una mañana escuché a uno de su partido hablarle en voz alta y fuera de todo respeto, aparte de no tener razón alguna. Yo le recriminé al alcalde por quedarse callado y agachar la cabeza ante tal insolencia; entonces él me dijo con voz socarrona y mostrenca, Ramón, todavía no te has enterado que Franco murió hace muchos años, y que esto es la libertad.

    Yo le contesté, si esto es la democracia. YO PREFIERO UNA DICTADURA y desde entonces apenas nos hablamos, según él, yo soy un facha porque me han comido el coco en La Legión. Y he de reconocer, que en cierto modo tiene algo de razón.

    Pero a mí no me comieron el coco… SÍ que me inculcaron unos valores que aún los llevo presente, y eso parece ser un delito ante las hordas de los llamados libertadores de las clases oprimidas.

    Atentamente y con el respeto que merezca cada cual: Ramón Lencero Nieto=Rogaciano Goana Nelson

    Le gusta a 5 personas

  6. Buenas tardes

    Ni un solo pero a su artículo de hoy, D. Pedro Mota, no le sobra ni le falta una coma. La amoralidad, que es mucho más grave que la inmoralidad, ha invadido a la sociedad actual y no es que les falten valores, es que ni siquiera saben que existen, y que son imprescindibles porque sin ellos una cultura y una identidad desaparecen, y en ello estamos, evidentemente.Se crean identidades falsas y se educa en la contra-cultura, con influenciadores de tendencias estúpidas, y programas deprimentes en las televisiones por indignos y perversos.

    Falla la familia (padres divorciados, madres trabajadoras que no pueden ni educar ni vigilar a sus hijos) y para qué hablar de la educación en las escuelas. Ya se han ocupado desde las instancias “superiores” de que sus cerebros estén ocupados con superficialidades, cuando no cosas peores. Así son mucho más manipulables, claro está.

    El Humanismo, la Ética, el Honor, la Dignidad…palabras vacías para éstas generaciones, D. Pedro. ¿Desde cuando no ha oído decir a alguien “le doy mi palabra de honor”?

    ¿De verdad cree usted que todo ésto sea reversible? Todos querríamos pensar que si, pero cuesta trabajo, sinceramente.

    Un cordial saludo

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 6 personas

  7. Con permiso de Vuecencia y el de D. Pedro reenvío este artículo a mis camaradas y amigos. Gracias. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Le gusta a 2 personas

  8. Estimado Don Pedro Dalmau, tiene usted mucha razón en su intervención; uno de los puntos claves en la formación de la persona es la asignatura, ya perdida, de filosofía.
    Yo, en mi recientemente terminada segunda carrera de Teología tuve una carga muy importante de filosofía y le puedo decir que, aun siendo muy técnico en mi vida profesional, el estudio de esa asignatura me ha servido para organizar mis ideas, analizar y razonar mis reacciones, reflexionar sobre mis actuaciones, consolidar mis conocimientos y experiencias bajo otro punto de vista más equilibradamente…
    Y, tanto es así, que mis lecturas ya son profundizando en ello, formando parte de un grupo filosófico donde se debaten cuestiones como fe, razón y ciencia, conocimiento humano, metafísica, filosofía del lenguaje, epistemología y ciencia del conocimiento, etc. y le puedo asegurar que estoy entusiasmado de mi descubrimiento en esta etapa de la vida donde, a demás de transmitir valores, experiencias y conocimiento a mis alumnos, lo hago a mis hijos y nietos, y también en los grupos de veteranos a los que pertenezco.
    Gracias por su intervención y un abrazo.
    Pedro Motas

    Le gusta a 4 personas

  9. Cierto Ramón Lencero: En La Legión no se come el coco, se dan y enseñan valores y eso despierta y despeja la mente, dando libertad de miras y seguridad en las actuaciones con uno mismo y con los demás.
    Gracias y un fuerte abrazo legionario.
    Pedro Motas

    Le gusta a 5 personas

  10. Cierto, Doña margarita; hace años que no oigo decir “le doy mi palabra de honor”, al igual que decir “prometo” en vez de “juro”; y yo me pregunto si se han dejado por el camino el compromiso, el apretón de manos como sello y culminación de algo no escrito, etc.
    ¿Que si esta situación será reversible? aunque la esperanza es lo último que se pierde, creo que hay que hacer lo que en la Edad Media se hizo con los bárbaros tras la caída del Imperio Romano,… empezar de cero enseñando en valores y construyendo en vez de destruir.
    Un abrazo.
    Pedro Motas

    Le gusta a 3 personas

  11. Querido Pedro:
    Ya sabía yo que debía esperar a hoy cuando ayer, poco antes de salir de mi servicio de noche, leí por primera vez tu estupendo artículo.
    Solo hay que ver el aluvión de extraordinarias participaciones que ha suscitado.
    Voy a ser muy breve porque está todo dicho.
    Y por si faltaba algo, lo has bordado en tus respuestas a los diversos comentarios.
    Suscribo plenamente, por ejemplo, tu respuesta al General Alaman.
    Así que no, mi querido Pedro, ni estás loco ni necesitas tratamiento. Porque, de ser así, lo estaríamos todos los que hemos tenido el placer de leer tu artículo.
    Permíteme, para terminar, que me sume a tu felicitación a todos los que han aportado y enriquecido, si cabe, tu estupendo artículo.
    Muchas gracias Pedro.
    Muchas gracias a todos.
    Un fuerte abrazo.
    José Manuel del Pozo González

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.