LOS PECADOS DE LA CALIDAD DEMOCRÁTICA EN ESPAÑA Pedro Motas Mosquera

Observando los recientes acontecimientos en Cataluña, la agresividad y odio de unos violentos radicales imponiendo su ley de violencia, la débil y pasiva reacción del Gobierno, la indignación de los ciudadanos españoles de bien, el abandono del resto de los catalanes a un abismo inasumible e intolerante, etc., permitidme que como católico hable de pecado, como profesional hable de calidad y como demócrata hable de democracia; todo ello combinando esos tres términos para definir y criticar lo no deseable de la clase política, la ineptitud de unos políticos de poca o ninguna valía personal y la vivencia de unos hechos que están llevando a nuestra querida España al abismo.

Atendiendo a varios estudios de opinión pública en España, elaborados en los últimos años, dos de cada cuatro ciudadanos piensa que la clase política es el principal problema político del país y para uno de cada dos españoles quienes gobiernan desempeñan mal o muy mal su acción política. Ello supone, entre otras cosas, un claro cuestionamiento de la calidad de los representantes políticos, a la vez que comporta una creciente desconfianza hacia la política que dichos representantes desarrollan y una gran preocupación por la forma en que se ejerce el gobierno en España. Ello parece que no es independiente de la evolución económica, pues la ciudadanía se siente poco representada por los poderes políticos elegidos democráticamente (poder legislativo y ejecutivo), al tiempo que se extiende la percepción “de la incapacidad de los gobernantes para dar solución a sus problemas cotidianos”.

En cualquier caso, se imponen por doquier valores y prácticas percibidas en un segundo plano en las sociedades de consumo occidentales, como son la austeridad, el valor del trabajo, la estabilidad económica y el ahorro; y, por supuesto, confesar los pecados que se están cometiendo para que, en un futuro próximo, se corrijan y puedan ser perdonados y bendecidos por el soberano pueblo español con su sagrado voto.

Los pecados que se cometen en la actualidad son:

La soberbia: Un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás, sobrevalorando el yo respecto de otros, es un sentimiento de superioridad que lleva a presumir de las cualidades o de las ideas propias y menospreciar las ajenas, Un presidente presenta un aire de superioridad, de creerse por encima de todo, que es el único que puede marcar un norte a los otros partidos en el panorama político español, esto conduce a la sordera y a la ceguera, pues ni oye las advertencias ni ve lo que se le viene encima, siendo también una barrera psicológica para reconocer sus propios errores y aceptar la necesidad de cambio

La moda: El primero de ellos es el abordar la democracia como algo que hay que hacer porque está de moda, que es necesario poner en marcha porque sino se va a ser menos que el de al lado. Además, parece que eso de ser populista o progresista, vende. Hay que señorear el cambio y también los proyectos de la calidad democrática a la luz y a la medida de las peculiaridades de cada nación.

Las prisas: Este es el segundo y viene casi como una consecuencia del anterior, porque la moda es fugaz y a las puertas está llamando ya otro sistema. En la calidad de una democracia no valen las prisas ni las improvisaciones, es un largo camino que tiene que comenzar pero que no tiene fin, no es una labor de “sprinters”, es una labor de corredores de fondo y de previsión. La calidad democrática es una labor lenta pero constante en la creación de una nueva cultura de servicio, recuperando en toda su magnitud esta palabra en cada uno de los puestos de un gobierno; no es labor de un día para olvidarlo al siguiente, es algo natural y espontáneo a las organizaciones gubernamentales vivas y, como todas las cosas naturales, necesita su tiempo y su dedicación, es un plan que debe ser cuidado y mimado a diario, manteniendo su espíritu y su auténtica finalidad.

La pereza: Definida como «la negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados» y «la flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos». Buscar el camino del mínimo esfuerzo para conseguir el éxito fácil y evitar aquello que resultan aburrido, mecánico o repetitivo para preferir dedicar el esfuerzo y tiempo en realizar actividades más placenteras pareciera ser el norte del actual PSOE, habitual dedica su esfuerzo y tiempo sólo a la parte que más les gusta (tumba de Franco, ideología de género, aborto, eutanasia, o como últimamente es muy habitual, control de los medios), trayendo a la nación una serie de problemas que en vez de mejorarnos nos va empeorando sin darnos cuenta.

La falta de visión: Hablaba antes de la palabra cambio y es que la calidad es uno de los mayores cambios a introducir en nuestro gobierno. Un proyecto de calidad debe estar instalado muy claro en las mentes de los ministros del gobierno. Hoy se habla de “líder y político visionario” y nunca con más razón que en este tema. Los primeros pasos son muy importantes, conviene empezar por donde se prevea que se van a conseguir unos resultados óptimos.

La falta de comunicación: La comunicación es uno de los aspectos esenciales de la calidad democrática. Las ideas de cambio y los objetivos pretendidos no se pueden quedar en la mente de los ministros y presidente, éstas tienen que ser poseídas por todos los colaboradores con el fin de convertirse en ideas-acción. Esto sólo se consigue con comunicación abierta de arriba-abajo y de abajo-arriba rompiendo, al mismo tiempo, todas las barreras interdepartamentales para que exista una auténtica comunicación lateral. La comunicación es un aceite necesario para que una máquina tan potente como la calidad democrática funcione a pleno rendimiento.

La falta de formación: La calidad en un gobierno que se precie es la formación como conocimientos y como valía, no de ideología sino de servicio al ciudadano y a la nación. La calidad cuesta dinero porque hay que aprender, y tienen que aprender todos desde la primera línea de mando hasta el último colaborador del gobierno. Formación en gestión, técnicas y filosofías de calidad democrática. Suele ser frecuente el empezar a formar a “los de abajo” como si la calidad sólo fuera cosa de ellos, mientras que los ministros y presidente no tiene tiempo para esas cosas, o que no necesitan formarse por esa especie de gracia especial que le llega al político cuando le nombran.

La falta de participación: La calidad no necesita de subordinados, necesita de colaboradores, de personas en el sentido completo de la palabra. Hoy el gobierno que quiera sobrevivir en un mundo tan complicado como el que nos ha tocado vivir necesita “movilizar cada onza de inteligencia existente en la nación”.

Integrismo: Este es el último pecado y puede ser el más destructivo de todos al creer y al afirmar que lo único que existe en este mundo es la ideología, el populismo y el progresismo; y que fuera de ello no hay modo de ni manera de gestionar adecuadamente una nación. La calidad de gestión y de servicio, como disciplina y como sistema parece que en este momento responde a las necesidades de las personas y del país, por eso hay que utilizarla ya que puede ser muy efectiva para todos nosotros.

Por todo lo anterior, pensando en las próximas elecciones, hay que ponerse las pilas, pensar que necesitamos unos partidos y unos políticos que sean verdaderos líderes, capaces de solucionar los graves problemas que nos invaden, que tengan como objetivo amar a España, con vocación y calidad de servicio; y que no dejen por los suelos la profesión y la actividad política, conservando la dignidad en el quehacer democrático de su calidad de gestión.

Un abrazo a todos

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

22 octubre 2019

10 pensamientos en “LOS PECADOS DE LA CALIDAD DEMOCRÁTICA EN ESPAÑA Pedro Motas Mosquera

  1. A las órdenes de V.E., mi General, Con su autorización.

    Efectivamente, Excelentísimo Señor Embajador. Así es y esta es la triste y desgarradora realidad, la nula calidad intelectual, moral y humana de la clase política en forma abrumadoramente mayoritaria. Y si a esto añadimos el narcisismo patológico y la ineptitud más absoluta del eterno aspirante en funciones y sus muchachos y muchachas, sabemos lo que nos espera. Es sencillamente patético contemplar las apariciones esporádicas en televisión del presidente del gobierno y su ministro del interior para “tranquilizarnos” por lo de Cataluña, con ese gesto y mirada erráticos, y cara de no caberle el alma en el cuerpo, diciendo sólo tonterías y creando más zozobra de la que ya de por sí nos provoca la situación en general, y la de Cataluña en especial.

    Me temo, Señor Embajador, que esta falta de calidad de los gobernantes y aspirantes a gobernar, necesita algo más que buenos propósitos personales y colectivos para enmendarse de la noche a la mañana. Yo he oído cosas peores sobre ellos, como que son el cáncer de España, o que cada partido no es más que una cueva de Alí-Babá´. Quizá esto sea exagerado e injusto, porque naturalmente habrá muchas excepciones. Pero esa es la percepción de una gran capa social media.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 3 personas

  2. Don Pedro, creo que ya le dije en otra ocasión, que personas como usted son las que deberían llevar las riendas de esta NACIÓN llamada ESPAÑA, aunque a muchos políticos les cueste pronunciar a ESPAÑA por su nombre, ya que el mero hecho de decir ESPAÑA serían señalados como de retrógrados y de fascistas por los llamados libertadores y otras basuras que hablan sin saber lo que están diciendo, que sólo dicen y hacen lo contrario a lo que deberían hacer si fuesen más, honrados, humanos e inteligentes.

    Permítame que añada a lo que usted pone de una manera más culta, y que no llega al alcance de los que nos faltan ciertas capacidades para entender algunas cosas dichas de forma culta e inteligente. La ineptitud, NO sólo es de los políticos, a mi entender. Somos nosotros los más ineptos y cobardes que ello, y ya es decir, me refiero al conjunto de la ciudadanía que hacemos muy poco, o quizás NADA para que esto pueda dar un vuelco en el sentido positivo al conjunto de los ESPAÑOLES DE BUENA VOLUNTAD y de la humanidad entera. Y nunca de otra manera.

    Atentamente y Gracias por su ilustre y provechosa expresión:

    Ramón Lencero Nieto=Rogaciano Goana Nelson

    Le gusta a 2 personas

  3. CVV:
    En mi humilde opinión el pecado capital de esta democracia formal, que no real, es la parcialidad, es decir la desigualdad de los españoles ante la Ley.
    El Derecho moderno tiene como función limitar el poder de Rey absolutista, pero he aquí que han surgido nuevos reyezuelos y dinastías, en la política y en otros ámbitos: Pujol, Sánchez, Torra, etc, que han demostrado estar por encima del Derecho. Esto supone nada menos que la defunción de la Democracia, y el resurgimiento de una suerte de Tiranía con apariencia y remedo de aquélla, contra la cual es legítimo rebelarse.
    VERL

    Le gusta a 3 personas

  4. Buenos días, don Pedro y todos. Buen compendio de carencias de una parte (política, justicia, prensa) de los beneficiados por el sistema; de la “otra parte beneficiaria”, automarginados y delincuentes, aunque compartan más de una “cualidad” con los políticos, el artículo evidentemente no trata. Y sólo una reflexión, ¿y no será que “la clase dirigente” está obsoleta, porque el propio sistema lo está?. Porque a veces parece que el problema no son tanto las personas, como el propio régimen.

    Le gusta a 2 personas

  5. Uno no puede dejar de sentir envidia por cómo otros Estados responden a los que les hacen daño por vocación, es decir, los que tienen como ilusión y como objetivo en la vida destruir el Estado que les dió estudios gratis, les proporcionó trabajo y vivienda y les protegió de los delincuentes. No hay nada más que ver cómo era España a finales de los 60 y primeros 70 del siglo pasado.
    Entre otras cosas el paro era una desgracia, no un modo de vida del 10% de la población, como poco.
    Los que admiramos a nuestros vecinos del oeste y del norte por su defensa fuerte de su país sabemos que hemos fracasado, no hemos sido capaces de inculcar el valor España en las siguientes generaciones.
    Y lo siento, parte de responsailidad es mía.
    Es sabido que cuando se pierden los Grandes Valores, la Fé, el amor a España, la Familia, otros valores como el odio al de fuera, el desprecio al inmigrante interior, etc, cogen el testigo para mejor contribuir a la degradación de nuestra sociedad.
    Ante el 10 N solo cabe una opción, la que puso, pone y pondrá a España como centro principal de su quehacer.
    O eso o abstenerse, postura que me parece algo irresponsable con la que está cayendo.
    Viva La Legión!
    Viva España!!

    Le gusta a 2 personas

  6. El próximo día 11, será la prueba del siete. Me temo que sus palabras serán proféticas y el nivel de los políticos no mejorará.
    Los gobiernos de coalición representan, más puestos ( asesores, amigos etc.), véase comunidad de Madrid., y no consigue nada.. además el “ganador” no puede gobernar y el consenso desvirtúa sus decisiones.
    Gracias por su magnífica exposición. Necesitamos mentes brillantes y con poso , para ser político no vale cualquiera.. 🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 1 persona

  7. Un gran análisis de los problemas que aquejan a nuestros políticos. La soberbia, la falta de visión, la falta de formación… Todo ello tan evidente y actual que merecería un borrón y cuenta nueva. Pocos de ellos merecen nuestros votos, pero sucede todo lo contrario. Los más impresentables se llevan la mayoría de los votos.

    Da que pensar. Aunque todos los políticos pecan de lo mismo, en el caso de la izquierda resulta inexplicable que una ideología que ha fracasado en todo el mundo y que en lugar de repartir riqueza sólo reparte pobreza, que se apropia de un Gobierno y hace toda clase de trampas y traiciones para perpetuarse sin haber resuelto uno sólo de los problemas que afectan a los ciudadanos, sea la más votada durante décadas a pesar de todo.

    Casos como el de Andalucía donde gobernaron desde el primer día y durante más de treinta años, durante los que Andalucía ha sido todo el tiempo la última en economía y educación y la primera en paro y corrupción, no se explican fácilmente. ¿Por qué los siguen votando?

    Esto lleva a pensar que en España hay una masa precaria de gente cada vez más ahogada económicamente y que pone sus esperanzas en quienes venden su lucha contra los poderosos y el capitalismo, sin reparar en que esos mismos les van a subir los impuestos y que son ellos los que disfrutan de exorbitantes sueldos y más roban.

    Además de los vividores del cuento, esa mayoría necesitada, donde lo normal es la inestabilidad laboral y donde predomina la provisionalidad, es la que mantiene a la izquierda en el poder. El día que todos lleguemos a final de mes sin problemas se acabó el socialismo.

    Es por eso que les interesa mantenernos en un bajo nivel económico y cultural.

    Le gusta a 1 persona

  8. Buenas tardes D. Pedro Motas:
    Si , magnifico lo que nos escribe, y opino como muchos, Vd, debería estar al frente de esta nación, nuestra nación llamada España, y.. otros lo consideran Embajador, desconozco si lo es, pero también es digno de ello.´
    He leído todas las aportaciones, a cual más sensata y mejor.
    Gracias a todos y por supuesto a Vd.
    Un Saludo con afecto.
    !Viva España, !Viva el Rey ! ! Viva la Legíón !
    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 2 personas

  9. Acercándose el fin de la jornada…
    Contesto brevemente a Don Rafael y a Doña Josefa con respecto al tratamiento como Embajador: no he sido ni soy Embajador, solo soy un profesional, funcionario y veterano que ama a España y a sus Fuerzas Armadas; y que aspira a poder seguir comunicándome, mediante mis humildes artículos, con los asiduos a este Blog.
    A Don Ramón, a Don Pedro y a Doña Josefa en lo que se refiere a dirigir y llevar las riendas de nuestra Nación: no soy político, ni he estado afiliado nunca a ningún partido, aunque tenga mis simpatías como cualquier ciudadano; y soy feliz con mi dedicación a mi familia, esposa, hijos y nietos.
    Y a todos, en general, darles las gracias por sus propuestas, sugerencias e ideas que enriquecen el artículo, convirtiéndolo en algo que valga la pena debatir; y a mi querido General Dávila agradecerle su amistad y consideración hacia mi humilde persona.
    Agradeciéndoles a todos su participación, reciban un fuerte abrazo.
    Pedro Motas
    Veterano de España

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.