LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM. (r)

LA PASIÓN A SU “MANIERA”

 Como adelanté hace unos días, al terminar estos sonetos vinculados a la Pasión iremos al principio y  momentos habrá para, al hilo de su obra, ir descubriendo las andanzas y vicisitudes de aquel que llegó a ser “maestro” de iconos en su isla de Creta. Desde que decide abandonarla y  pasando por Venecia e Italia recala en Toledo es obligado ir a las raíces de su arte para entender el resultado pictórico de éste y tantos “Salvadores” que pintó para presidir sus apostolados.

 Y porque lo tenemos al lado, traemos al que ocupa la sala principal de su museo en la ciudad, la que fuera su “mejor patria”. Viene  como ilustración al he aquí al hombre de Pilatos: de todos  sus “Cristos” quizás sea en éste donde de forma más patente plasmó la humanidad de Jesús al que “cual Dios y hombre, de tonos revestido”, como en el segundo motivo de hoy, nos lo representa en una manifestación palpable de la importancia del simbolismo de  los colores  en el arte bizantino; obsesión por el color que EL Greco no abandonaría nunca en su paleta.

 En la concepción, composición, gama de tonos… de esta imagen, tal vez también la más majestuosa de las conservadas, deja bien clara El Greco su formación y ascendencia.

 Entonces Pilatos salió otra vez fuera, y díjoles: He aquí, os le traigo fuera, para que entendáis que ningún crimen hallo en Él.

Y salió Jesús fuera, llevando la corona de espinas y la ropa de grana. Y díceles Pilatos: He aquí el hombre.

Jn. 19. 4, 5

 El Salvador, apostolado 1607. Museo del Greco.

ICONOS

(Soneto)

 De frente El Salvador, y su mirada

amiga nos dirige; con la diestra

su mano nos bendice, la siniestra

sobre el globo del orbe reposada.

 

En romboide, de nimbo coronada,

bizantina su imagen se nos muestra;

serena su expresión, obra maestra,

en otro de sus mundos inspirada.

 

Azul de eternidad su manto luce;

y de sangre la túnica encarnada

de un hombre al tiempo Rey, la Cruz su trono.

 

Y aun sin brillos ni oros se trasluce,

-ni estuco, temple o tabla aparejada-

que al pintar a Jesús, pintó un icono.

 

Veamos ahora uno de los temas más repetidos por El Greco a lo largo de su carrera artística; además de las que se realizaran en su taller, hasta ocho veces lo pintó ante la gran demanda del motivo como objeto de veneración.

 Traigo hoy un detalle de esta versión, la que más me gusta, que se exhibe en el Museo Metropolitano de Nueva York para incidir en un punto concreto de ésta, cómo no, obra maestra de su sensibilidad; la mirada.

Jesús abrazando a la cruz (Detalle) 1580

Museo Metropolitano de Arte. Nueva York

 UNA MIRADA

 (Soneto)

 Suave para ti, yugo ligero,

no parece te sea la Cruz pesada:

de alabastro tu mano, que posada

parece acariciarla; y Tú, empero,

 

de iniquidad la carga del entero

un Mundo sobrellevas, que saldada,

pues quieres, quedará cuando clavada

tu augusta carne penda del madero.

 

Cual Dios y hombre, de tonos revestido,

entregado, sereno y apacible,

a tu Calvario vas, poco te resta.

 

¿Donde miras Señor?, pienso dolido,

contemplando ese trazo inasequible:

el coloso quedose la respuesta.

 

(Continuará, D. m.)

4 pensamientos en “LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM. (r)

  1. Dos fotos que con decir que son del Greco, es suficiente, las encuentro preciosas, es un pintor de temas religiosos y en especial de Cristo. No puedo añadir más.
    Los versos como siempre, eres un artista.
    Como todos, continuó secuestrado en casa, hay que aguantar.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 2 personas

  2. Es maravillosa la visión que El Greco tenía de Jesús, y cómo supo plasmarla en sus pinturas. Incluso en ese Jesús cargado con la Cruz y coronado de espinas no hay más que súplica en su mirada, ni rastro de ira, ni siquiera de dramatismo. Es Dios aceptando lo esperado e inevitable con un gesto sereno, resignado, mirando al Padre para que le dé fuerzas.

    Todos quisiéramos imitarlo y evitar la rabia o la ira…pero infelizmente somos humanos, sólo Dios encarnado en su hijo puede afrontar la muerte de esa forma serena, diría que casi plácida, porque Él la había aceptado y estaba presto para el sacrificio.

    Nosotros somos humanos, no podemos evitar la rabia o la ira por las muertes injustas. pero mirando esas imágenes parece como si nuestras almas se serenaran también, y nos esforcemos en el perdón y la indulgencia. El perdón, tan difícil…pero que no significa el olvido.

    Gracias Coronel Torres por esas imágenes, y por sus versos.

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 1 persona

  3. Gracias Mi Coronel por sus hermosos sonetos y las maravillosas pinturas del Greco que nos sube. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .