ESPAÑA COMO PREOCUPACIÓN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

sistema-financiero-espanol-fuente-preocupacion-economist_1_585761Es el título del libro que en 1944 escribió Dolores Franco, esposa de Julián Marías, y que inicialmente tuvo que publicarse con el nombre de “La preocupación de España en su literatura”. Alguien dijo que “Dolores, Franco, España y preocupación hace muy mal efecto”. No fue hasta su reedición en 1960 (Guadarrama) cuando recuperó su título originario. ¡Qué cosas!espana-como-preocupacion-dolores-franco-2692-MLM2645678060_042012-F

Superado aquél periodo y con él los recelos por el epónimo apellido de nuestra admirada profesora y escritora nos sigue quedando España como preocupación.

Hubo un tiempo en que tuvimos grandes intelectuales que diagnosticaban nuestros males y concluían que deberíamos convertir esta gran Nación en una empresa común desde una conciencia histórica de España. Siempre que ese momento parece acercarse, y que las aguas tienden a juntarse pacíficamente, surge un elemento perturbador que las agita.

Entusiasmo, conciencia de una empresa activa capaz de arrastrar a todos los españoles y unirlos a pesar de sus diferencias y rencillas. No, aquí no se juzga por lo que haces sino por quién lo hace. Aquí la hostilidad, la irresponsabilidad y falta de sentido del Estado están instaladas en las clases dirigentes del país dando lugar al mayor problema que nos asola: el desencanto, caldo de cultivo para los manipuladores del descontento.

mapa-fisico¿Qué pasa en España?, ¿va a sucumbir? ¿España, duerme o o sueña? ¿Qué es España y cual es su esencia? Siempre las mismas preguntas, siempre erróneas soluciones.

Todavía recordamos cuando la escisión del cuerpo social mediante una tracción continuada, ejercida desde sus extremos, trajo desastrosas consecuencias. Ese torso de la sociedad que poco o nada tenía que ver con los grupos extremistas, en lugar de rechazar sus pretensiones, se dejó dividir, siguió, con mayor o menor docilidad, a los dos fragmentos que no querían convivir con los demás. Es el peligro que acarrea el dejarse llevar por los elementos perturbadores que utilizan: la reiteración y la utilización. El primero produce un efecto hipnótico y el segundo pone a prueba la tesis que interesa sin probarla, demostrarla o justificarla, sino haciéndola funcionar. Se sobreentiende que su funcionamiento es prueba de su verdad. En definitiva, manipulación difícil de captar sí no estamos dotados de un pensamiento alerta capaz de descubrirla.

No invento nada. Son palabras de aquél matrimonio, Dolores Franco y Julián Marías (Yo hacía libros (…), ella hacía personas). Deberíamos pasar más tiempo leyendo. Algunas cosas están escritas y son algo más que titulares.

Los agitadores se empeñan en continuar con la España de la preocupación y viven envueltos en su fangoso lema de “Cuanto peor, mejor” de donde obtienen su rédito. Se les conoce por las obras y no por los enunciados.

La historia no debe instrumentalizarse ni interpretarse de manera visceral.

No hay peor manipulación que la de las emociones y los sentimientos

Hay ofertas que no se pueden asumir. No se puede pretender dirigir una nación a la que odias. Mala apuesta es dejarse llevar por agitadores convertidos en líderes de ocasión que predican la desunión, escisiones y revanchas.

sogatiraDesde aquella “España como preocupación” hemos avanzado, sin duda, aunque persiste el peligro de la tracción continuada ejercida desde sus extremos.

Malo es transitar de España como preocupación a España como negocio. El negocio del poder, que para algunos consiste en tener todos los poderes, afán totalitarista y viejo conocido.

Se les conoce por sus obras y no por los enunciados.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R)

(Artículo publicado en este blog en febrero de 2015 y que por su actualidad repetimos).

Blog: generaldavila.com

26 junio 2020

10 pensamientos en “ESPAÑA COMO PREOCUPACIÓN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Así es España, algo parece tener, en su contra, que la impide desarrollarse y ser “ feliz “.
    Quizás seamos los españoles, yo diría que si, somos peleones, acomplejados, bruscos y muchas cosas más. Somos incapaces de perdonar y nos mueve el “ Odio”.
    No aceptamos la derrota y el odio puede durar, casi cien años.
    Espero que mi predecesor de hoy, acierte y sepamos y podamos renacer. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 2 personas

  2. A las órdenes de V. E., mi General.

    El gran problema de España ha sido y continúa siendo la incultura general. Hasta incluso incluso la niñez y la juventud de nuestros abuelos, un altísimo porcentaje, hasta constituir mayoría, de la población nunca fue a una escuela porque ya desde los seis o siete años comenzaban a trabajar aunque sólo fuera por un poco de comida al día, sin sueldo ni gratificación, naturalmente. No sabían leer y menos escribir. Y hoy en día, aún sabiendo leer todo el mundo, y hasta estudiando otros idiomas, Escribir siquiera en español, ya es otra cosa; de eso hay tan pocos, que casi podrían contarse con los dedos de una mano. La lectura, salvo de periódicos y demás panfletos propagandistas y adoctrinadores de quienes los subvencionan, y cada vez hay menos compradores para ellos, se ha relegado al olvido, y así se ha perdido la capacidad de pensar y de juicio crítico.

    Nos han puesto en las manos tecnología y medios sobrados para que estemos las veinticuatro horas con el móvil en la mano, inmersos en otro mundo que nada tiene que ver con el que nosotros hemos nacido, crecido y pasado toda nuestra vida adulta y laboral. Cosa muy distinta es la tecnología buena para el trabajo, a la tecnología que nos ahoga y nos tiene secuestrados en un inmenso estercolero de mentiras y consignas, esclavizados por quienes dirigen y controlan todo eso.

    A ver quién puede ganar esa guerra con esas armas y esos métodos de manejo de masas. Y lo peor, ya el día de la Primera Comunión, si no antes, a los niños se les regala un móvil con las capacidades necesarias para engancharse a ese carro de muerte.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 6 personas

  3. Apreciado General Dávila.

    Un gran artículo. “no se puede pretender dirigir una nación a la que odias”, pero lo están haciendo. Están acumulando todo el poder, con soberbia y total desprecio a la ciudadanía. Mercadean con la escisión de la nación en pequeños Reinos de Taifas, manipulando los sentimientos y las emociones de la población, no dudan en utilizar los medios de comunicación para fomentar la separación, la crispación, el enfrentamiento, en aras de sus propios intereses, que para nada coinciden con los de los españoles de a pie.
    Uno quiere creer que la solución está en las urnas, pero la mediocridad generalizada que se puede ver en el ámbito político actual de todas las formaciones presentes, tanto de derechas, como de izquierdas y centro (??) augura más de lo mismo: corrupción, negligencia, desprecio por las instituciones… Hace que me cuestione la utilidad del voto. Uno vota porque sabe que es su deber, pero lo hace sin ninguna ilusión.
    Por otro lado, la apatía y la estulticia de una gran parte de nuestra sociedad que no vota, o se deja llevar por los de siempre, bien por comodidad, convencimiento, o por las “paguitas” que permiten cubrir unos mínimos y sobrevivir.
    Sigo diariamente las actividades de sus SS. MM. Los Reyes y tengo la sensación de que con sus reuniones con los diferentes estamentos del tejido empresarial, industrial, financiero, así como diferentes profesionales de todos los sectores de servicios, así como sus visitas y viajes a diferentes puntos de nuestra geografía, son los únicos que realmente se preocupan por la buena marcha de España en conjunto y en su unidad.
    Y sinceramente desearía que nuestro Jefe del Estado pudiese asumir también el poder Ejecutivo. Tiene una gran formación y preparación, sentido de Estado y ama a España. Me dirán que eso no puede ser y lo sé, pero ahora hablo desde mis emociones y sentimientos, que expresan lo que mi corazón siente y que no están manipulados por el “Gran Hermano” que nos toca vivir.
    V. E.R.D.E!
    Un saludo a todos.
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 3 personas

  4. Tienes razón, la peor virtud de los españoles es la ENVIDIA.
    La tenemos a flor de piel , y así no avanzaremos.
    Se dice de vez en cuando, Envidia sana, es un error.
    Seamos al menos sinceros, y reconozcamos los éxitos del vecino.
    Propongámonos e intentemos cambiar, por el bien de España.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 4 personas

  5. Dejemos a los enanos en paz. Hay muchos “ altos “, entre los los que quieren acabar con España .
    Es broma pero es verdad. POBRE ESPAÑA. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

  6. Leo con atención su escrito del 2015, General Dávila. Preocupación por España…

    Se han cumplido todos sus temores, y estamos de nuevo enfrentados y gravemente jaleados por unos y por otros como si se tratara de un partido de fútbol o de cualquier otro deporte que disputen dos equipos.

    No voy a negar que la envidia es un mal sentimiento, pero créanme, no es exclusivo de los españoles. Hay países en los que he podido comprobar que ese sentimiento es todavía más generalizado y enraizado que en España, y no ocurre lo que ocurre aquí.

    Quizás si que somos más irascibles que la mayoría, y nos guiamos preferentemente por emociones antes que por razonamientos fríos o cerebrales, y eso es en definitiva una forma de incultura que saben manejar muy bien quienes pretenden llevarnos por caminos equivocados.

    Los sociólogos suelen conocer muy bien del pie que cojea cada nación, y de esos conocimientos se aprovechan, siempre, los políticos, porque lanzan los mensajes que algunos quiere escuchar, sin importar lo que en realidad pretenden llevar a cabo cuando consiguen el poder.

    Y así nos engañan y se forman sus caladeros de votos. Un mensaje de sensatez contención y buenas maneras no llega nunca a la mayoría, que no quiere sino arengas inflamadas, y siempre es más fácil componer un discurso contra alguien o algo, que proponer paz y entendimiento.

    Y es triste llegar a la conclusión de que ellos han encontrado la palabra clave para insultar. FACHA. Lo gritan a los cuatro vientos y se les llena la boca sin complejos. ¿Cuantos de nosotros nos atreveríamos a gritar de la misma manera que ellos lo hacen, llamando comunistas a los que realmente lo son en tono de insulto, cuando sabemos muy bien el daño que tener ideas de ese tipo puede traer a una sociedad? Y encima lo de facha nadie tiene muy claro lo que significa, pienso que ni siquiera los que lo gritan, y en cambio nosotros sabemos y tenemos comprobado lo peligroso y nefasto que para una sociedad es el comunismo.

    Creo que en realidad califican de “facha” a todos los que son conservadores o liberales, amantes del orden. De donde se deduce que los que odian a esos que llaman fachas sólo quieren revolución, desorden y totalitarismo. Si nos nos fuera la vida en ello diría casi lo que vino a decir el embajador Cardona en su comentario…Con su pan se lo coman.

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 6 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .