PENSANDO LA NUEVA NORMALIDAD, PANDEMIA Y DIGITALIZACIÓN; LA DOCTRINA DEL SHOCK DIGITAL:

Desde que el pasado mes de marzo la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia por Covid-19 y se produjo el confinamiento de más de un tercio de la población mundial, el concepto de “nueva normalidad” ha ido cobrando cada vez más fuerza. Los medios de comunicación y los responsables políticos de los distintos países del mundo se han apropiado del término para advertir a la población de los cambios en el modo tradicional de vida, impuestos por la presencia del virus SARS-CoV-2.

En España se ha insistido en que el proceso de “desescalada”, después de más de tres meses de confinamiento, nos encaminaría hacia una nueva forma de vida marcada por esa “nueva normalidad”. Esta expresión suele emplearse para referirse al acoplamiento de las actividades cotidianas a la situación de emergencia sanitaria mundial. El Instituto Mexicano del Seguro Social, por ejemplo, la utiliza como un “retorno seguro”, que implica cambio de hábitos. Sin embargo, no termina de estar claro a qué hace referencia el término ni cuál es su verdadero alcance.

Según el DRAE, la normalidad es la «cualidad o condición de normal» y lo normal es definido como «lo habitual u ordinario», aquello que «se halla en su estado natural». Sin duda, la crisis de la Covid-19 ha supuesto un cambio drástico en lo que hasta ahora habíamos percibido como “normal”, alterando las distintas esferas y escalas de la vida humana. No obstante, si, como decía Foucault, lo normal está vinculado a la norma dominante en un momento y lugar determinados, y por tanto es inseparable de las relaciones de poder, es necesario reflexionar sobre los usos y abusos del concepto de “nueva normalidad”, la realidad que representa y qué tiene realmente de novedoso.

Considero que las transformaciones que ha impuesto la pandemia global en nuestra vida cotidiana exigen una reflexión conjunta sobre la realidad a la que remite y a la que pretende dar forma el término “nueva normalidad”. De modo más general, se trata de pensar cómo va a reconfigurarse el mundo tras la breve interrupción de la «gran aceleración» del Antropoceno, que ha supuesto el confinamiento de gran parte de la población.

La ensayista y pensadora Naomi Klein lleva meses advirtiendo de que la crisis que la Covid-19 ha generado en todos los países del mundo se ha convertido en la excusa perfecta para la construcción de “una distopía de alta tecnología”. La voluntad de llevar a término un Screen New Deal se ha convertido en la coartada para la aplicación de una «doctrina del shock digital». Las grandes multinacionales del capitalismo tecnológico, con la inestimable cooperación de gobiernos de todo el globo, pretenden hacernos creer que nuestra única alternativa es la digitalización total del mundo, un proyecto que se encuentra claramente alineado con sus propios intereses.

El proyecto que pretende llevar hasta las últimas consecuencias la digitalización de la vida se apoya con fuerza en el modo en que durante la pandemia una parte importante de nuestras experiencias cotidianas ha quedado mediatizada por las tecnologías de la telecomunicación. Propuestas en algunos casos antiguas, que se habían topado con resistencias sociales y económicas, se han instalado hoy en nuestra cotidianeidad con la pretensión de establecerse de manera definitiva: teleducación, telemedicina, teletrabajo, trazamiento generalizado, aplicación de big data a los archivos gubernamentales, compra a distancia, abolición del dinero en papel, etc.

La aceptación mayoritariamente acrítica de todas estas transformaciones solo puede ser fruto de una incomprensión del papel central que las empresas de la telecomunicación, y en concreto el extractivismo de datos que llevan a cabo, juega en la economía y la sociedad mundiales. Lo que Soshana Zuboff ha llamado “dividendos de vigilancia”, es decir, los beneficios que las empresas obtienen por la venta directa de los datos recopilados o a cambio de las nuevas inteligencias artificiales alimentadas de esos mismos datos mediante procesos de machine learning, son clave para entender la actual dinámica especulativa del capitalismo mundial, un capitalismo que hay quien no duda en denominar “capitalismo digital” o “capitalismo de la vigilancia”. Además, esta economía de los datos y sus algoritmos de inteligencia artificial no solo moldean ya gran parte de nuestra vida económica, sino que escándalos como el de Cambridge Analytica o la crítica al solucionismo tecnológico de Evgeny Morozov prueban que están adquiriendo un poder creciente sobre nuestra vida personal y política.

Una aplicación exitosa de la «doctrina del shock digital» supondría la puesta en marcha de la que se conoce ya como Cuarta Revolución Industrial, y del Internet de las Cosas, su proyecto estrella. Ambos aspiran a que no pueda existir interacción social que no venga mediada por una interfaz digital conectada y que, por tanto, se convierta en fuente de cada vez más datos sobre todo lo que hacemos. En Europa, la aplicación de la doctrina del shock digital está tomando forma sobre todo en el fondo Next Generation EU mediante el que la Unión Europea ha acordado poner 750.000 millones de euros a disposición de sus estados miembros. Su naturaleza de plan estratégico integrado obligará a todo Estado que quiera acceder a esos fondos, a utilizarlos para poner en marcha una economía digital en la que se apueste por “las tecnologías como la inteligencia artificial, la ciberseguridad, los datos y la infraestructura de computación en nube, las redes 5G y 6G, los superordenadores y los ordenadores cuánticos, y las tecnologías de cadena de bloques”.

La digitalización en ciernes no solo supone riesgos políticos, sociales y económicos, sino que además está en las antípodas de lo que sería ecológicamente necesario en la era del Antropoceno. Por un lado, porque la extensión de Internet y las TIC está suponiendo un aumento exponencial del consumo de energía y materiales críticos, especialmente minerales escasos como las tierras raras o el coltán. Internet no es una nube inmaterial, y la economía digital no está desacoplada de los impactos ecológicos. La fase digital del capitalismo industrial está suponiendo una impresionante profundización del extractivismo, un aumento de las emisiones de efecto invernadero y una destrucción ecológica ampliada. Por otro, porque la digitalización del capitalismo actúa como un acelerador del crecimiento, y la idea de un desacoplamiento entre crecimiento e impacto ecológico es ilusoria. Es decir, cuando lo que necesitaríamos sería frenar, parar y repensar casi todo, se nos ofrece un crecimiento supuestamente “verde” e “inteligente” que de facto va a suponer un obstáculo para el proceso de decrecimiento con criterios de justicia, igualdad, autonomía y auténtica sustentabilidad que podría reducir los peores impactos de nuestra era de los límites.

Pedro Motas

13 septiembre 2020

Blog: generaldavila.com

15 pensamientos en “PENSANDO LA NUEVA NORMALIDAD, PANDEMIA Y DIGITALIZACIÓN; LA DOCTRINA DEL SHOCK DIGITAL:

  1. A las órdenes de V. E., mi General.

    En síntesis, mi muy admirado Don Pedro, para un servidor la expresión “nueva normalidad” sólo es un eufemismo, y lo que realmente quiere decir en este caso es “Nuevo Orden”. ¿A que a todos nos suena esta expresión y concepto, y quien lo inventó?

    Pues creo que en esas estamos y el quid de la cuestión está en implantar una nueva forma de ganar dinero diferente a la que hay hasta ahora, teniendo al rebaño controlado en el redil.. Quizás ya no sean necesarios cañones, bombas ni fusiles para hacer la guerra, pues eso sale muy caro y queda como muy primitivo y salvaje. A demás, el contrario puede ser más inteligente, valiente y superarnos en medios. Pero esto de soltar un bichito que mata en silencio, y que con el tiempo puede ser “perfeccionado” para que sea selectivo y lo haga sólo con las personas y colectivos que sean un estorbo y un gasto inútil, y no como el de ahora que no distingue y va un poco indiscriminadamente, y lo mismo caen niños, jóvenes, adultos, que viejos y pensionistas.

    Parece ciencia ficción, pero no lo es. Lo veremos, y pronto. Por lo que pueda pasar, este año no me vacunaré ni contra la polio, el sarampión, la viruela, la tosferina, y menos aún contra la gripe. Total, ya para qué.

    Y a propósitos de expresiones línguísticas, que en todos los idiomas las hay, esa de “poderes fácticos”, no sé por qué me lleva martilleando la mente desde la presentación en sociedad de este dichoso virus.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 6 personas

  2. ¡…susórdenes!

    “…prueban que están adquiriendo un poder creciente sobre nuestra vida personal y política”política.

    Lo que también está probado es que el asunto preocupa poco a la gente.

    Todo este movimiento pro tecnologías que tanto empujan los Poderes Fácticos no tiene otro fin que el abaratamiento de la mano de obra. Sí, el control de lo que decimos, pesamos, compramos, etc le es muy importante por necesario, pero todo eso lo da sin dificultad el control de las grandes bases de datos, que ya lo tiene.

    Abaratar la mano de obra. De modo grueso: Primero fué la incorporación de la mujer al trabajo, después la eliminación de fronteras en occidente. Después la facilidad para traspasar nuestras fronteras desde África y Asia, vendido a la población con “un pobrecicos y que güenos somos acogiéndolos”

    Todo eso se les queda pequeño a sus intereses económicos y ahora con el teletrabajo lo tendrá aún más fácil: Por cuatro pesetas y desde cualquier rincón del mundo, poblaciones paupérrimas y desde una choza a la que le llegue la RED, podrán hacer el trabajo que hacen muchos occidentales y con la misma eficacia.

    Le gusta a 5 personas

  3. Buenos días Pedro:
    Pues estamos apañaos, que diría el castizo.
    Esto de la digitalización total “capitalismo digital” o “capitalismo de la vigilancia” va a ser un horror. Ya he sufrido en mis propias carnes las consecuencias de “un error informático” en dos ocasiones. La primera vez mezclaron mis datos con los de otra persona (residente en Sevilla y que se llama exactamente igual que yo con nombre y dos apellidos) en la Seguridad Social.
    En la segunda le asignaron mi contrato de electricidad a otra persona y tuve que activar un nuevo contrato, no sin antes “advertirles” de que, como el error era suyo, o lo arreglaban o les ponía una denuncia.
    Cuando no haya dinero en metálico, ni tarjetas y tengamos que usar el móvil o un chip que nos implanten, el control sobre los ciudadanos será total.
    Y no, querido Pedro, no creo que “la aceptación mayoritariamente acrítica de todas estas transformaciones” se deba a la incomprensión. Más bien, como decía hace unos días D. Melitón, la gran masa lanar de la población se dirige mansamente al redil.
    A este paso la ficticia civilización que imaginó Georges Orwell va a ser ampliamente superada por una realidad espantosa.

    Le gusta a 7 personas

  4. Magnífica exposición científica, de la realidad actual y lo que se avecina, D. Pedro Motas, en su forma, contenido, y gran profundidad. Propio, de una tesis Doctoral Cum Lauden.
    ! Gracias ! pues, aprendo mucho, de ello.

    Muy buenas las aportaciones, que he leído hasta ahora, de las que también aprendo de todos. Saludos con afecto para todos..

    Un afectuoso saludo D. Pedro Motas,

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 6 personas

  5. Ya el gobierno ha presentado “una gradual reducción del dinero en metálico “. Acabaremos usando, solo tarjetas, móviles o lo que inventen, es decir: Estaremos totalmente controlados.
    No me gusta ese futuro, ya no seremos libres, nos convertiremos en meros números o casi máquinas.
    Pedro Motas, gracias por tu exposición . Estoy en el primer escalón de tu escalera, es decir en párvulos.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 6 personas

  6. Muchas gracias por tan excelente exposición de lo que está ocurriendo ahora o va camino de ello. Tengo que decirle, que realmente me llena de miedo. Curiosamente había leído algo hace un tiempo, y me pareció, de extraterrestres, si los hay, pero ahora veo que estaba muy equivocada. Saludos para todos.

    Le gusta a 6 personas

  7. Don Pedro, estos versos son de hace muchos años. De cuando empezó a distanciarse de esta forma tan criminal lo humano y de esta manera tan tribal y falta de respeto hacía la inteligencia de los nobles pensamientos. Disculpe que me haya desviado en cierto modo de su admirable exposición.

    Agoniza la esperanza
    —————————-
    Se agranda el sufrimiento
    Que sembró la indiferencia
    En los surcos del tiempo
    Repletos de mal intento,
    Con sobrada desvergüenza.

    Agoniza la esperanza
    Que al pobre le mitigaba,
    Y el abuso se realza
    En la criminal balanza
    Que la injusticia se ampara.

    El servil arrastra su lengua
    Donde escupe el poderoso,
    Y el buen pensamiento erra
    En esa inútil contienda
    Que sostienen los tramposos.

    Ya no habrá revoluciones
    Que eviten el retroceso
    Al pobre en sus ambiciones,
    Y en estas bajas pasiones
    El tirano queda ileso.

    Porque lo humano sucumbe
    En lo que llaman progreso,
    Donde la verdad se pudre,
    Y el chisme lleva la mugre
    Que a la vida da reverso.

    Ya pueden quedar tranquilos
    Los que padecían insomnio,
    Este mundo es de los vivos
    Que tienen falsos testigos
    Para hacer su testimonio.

    Se está muriendo el amor
    Que Jesucristo propuso,
    Y el humano en su ambición
    Malinterpreta la religión
    Que al mundo tiene confuso.

    El pobre ha de ser más pobre
    Sin no repara en los pasos
    Que el tambor en su redoble
    Al hampa le causa logres
    que nos llevan al fracaso.

    Original de Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 5 personas

  8. Ya la única opción, para quien todavía pueda, es el regreso al campo, a la madre tierra, a la armonía con la naturaleza, y desconectarse del mundo,. Ni televisión, ni radio salvo para comunicarse puntualmente con los amigos amigos y la familia. Y lo mismo con el móvil. Lo de Internet, exclusivamente para estos foros, y nada más.

    Ea decir, borrarse del mapa y que no le vean a uno, no sea que le hagan pasar bajo un arco electrónico que lo electrocute y uno menos. Ya hubo, allá por el año 68, un programa de terror, en blanco y negro en TVE, cuyo autor y director era Ibáñez Serrador padre, en el que todo, hasta el pensamiento, estaba controlado por un centro de decisión central y remoto, y cuando una persona dejaba de ser útil o rentable para el sistema, simplemente se dirigía a ese arco misterioso; se le veía comenzar a cruzarlo pero desaparecía y no se le veía salir. Ae desintegraba sin más.

    Le gusta a 4 personas

  9. Queridos amigos: llegada la media noche, es de rigor y justicia, agradecer todos los “me gusta” y los comentarios a mi humilde artículo.
    Y, como dice mi querido amigo José M. Magallón en su último artículo, el objetivo es el genocidio de la raza blanca, especialmente en Europa, al incentivar el mestizaje para conformar una población inferior, pasiva, predecible y manipulable.
    La élite está utilizando sus organizaciones internacionales, los gobiernos, sistemas educativos, medios corporativos y otros agentes para reprimir la conciencia de las personas, desencadenando deliberadamente el miedo en relación con COVID-19 para que se pueda lograr un control y se puedan asegurar mayores beneficios explotando ciertas oportunidades que genera el pánico derivado del virus.
    Los secretos del coronavirus y su agenda es el control de la población y lo están consiguiendo, y ¿que vamos a hacer los ciudadanos para detener esta ignominia?.
    Y como siempre, ¡¡¡ VIVA ESPAÑA !!!, ¡¡¡ VIVA LA LEGIÓN !!! y muy buenas noches a todos con un fuerte abrazo.
    Pedro Motas
    Veterano de España

    Le gusta a 5 personas

  10. De tan verdadero, D. Pedro, da auténtico miedo. Quizás por eso yo no he entrado en mi vida ni en redes sociales, ni en facebook, ni he instalado en mi móvil más aplicación que el google map, entre otras cosas porque no me importa que sepan por dónde ando. Jamás compro por internet, exceptuando la época de la pandemia y el estado de alerta, en la que no había otro remedio, y siempre he pagado con Paypal.

    Supongo que tendremos que entrar por el aro tarde o temprano, pero hay que intentar por todos los medios darles las menos pistas posibles.

    Tiene razón D. Rafael Hervías, esa serie puede que se llamara historias para no dormir, y si ese era el nombre, tenía un buen título, porque éstas cosas quitan el sueño.

    Saludos y gracias D. Pedro

    Margarita Álvarez-Ossorio

    Le gusta a 5 personas

  11. A: Margarita de Armas, Rafael Hervías Garrido, y a Ramón Lencero, muchas gracias por vuestro apoyo, y deciros que vuestros comentarios son jugosos y me gustan. Un abrazo.🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  12. A Pedro Motas, gracias por tus palabras.
    Acabo de leer tu comentario, y ya con él me quedo atónito. Con el artículo se veía venir, para aclarar, ya se intuía el futuro. Esperemos que algo falle, y se quede sin el final. Una fuerte abrazo .🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .