Vicepresidente bajo sospecha Melitón Cardona (*)

He leído los 63 folios de la exposición razonada que el Magistrado juez de la Audiencia nacional Sr. García Castellón ha elevado al Tribunal Supremo solicitándole que practique determinadas diligencias que sólo el alto tribunal puede llevar a cabo por la condición de aforado de Pablo Iglesias. En ella afirma haber detectado indiciariamente la comisión de varios delitos por parte del hoy Vicepresidente del Gobierno. En términos generales, la tesis del instructor es que éste, a sabiendas de su falsedad, orquestó una estrategia para sostener en los tribunales que había un móvil político tras el robo del móvil de Dina Bousselham y la publicación de parte de sus contenidos. En esa estrategia habrían participado miembros de su equipo legal y la propietaria del móvil. En el caso de Iglesias, el juez le señala por denuncia falsa y simulación de delito porque parte de la premisa de que, desde el inicio, conocía el contenido de la tarjeta del móvil robado ya que la tuvo en su poder desde enero de 2016. El magistrado apunta además un delito de daños informáticos porque cuando Iglesias recogió la tarjeta de manos del presidente del Grupo Zeta, ésta funcionaba y su exasesora ha declarado reiteradamente que cuando llegó a sus manos ya no lo hacía. Como no consta que nadie más entrase en contacto con aquel dispositivo, el magistrado afirma que el Supremo debería preguntar al vicepresidente qué pasó.

Hacía tiempo que no leía un texto judicial tan contundente, bien argumentado, estructurado y correctamente redactado, lo que me hace pensar que ni el Ministerio fiscal ni los magistrados del Tribunal Supremo podrán rechazar fácilmente la solicitud que contiene. Dicho lo anterior, pienso también que si el Tribunal Supremo solicita el preceptivo suplicatorio al Congreso de los Diputados, éste lo denegará por motivos de conveniencia política que nada tienen que ver con la correcta administración de justicia, ya que el hecho de que el máximo órgano del poder judicial de nuestro país tenga que suplicar (!) al legislativo autorización para administrar justicia revela a las claras que en nuestro país no existe una auténtica división de poderes.

El artículo 9 del English Bill of Rights de 1689 estableció que “la libertad de expresión en el Parlamento no podrá ser impedida ni enjuiciada en ningún tribunal o lugar fuera del Parlamento”. La formulación es prácticamente idéntica en la Constitución de los Estados Unidos. La Asamblea Nacional francesa también la reprodujo un siglo más tarde, pero al año siguiente le añadió la prohibición de cualquier otro enjuiciamiento penal sin su autorización, dando origen al suplicatorio, una palabreja que parece incompatible con la dignidad inherente a la Justicia, que no debe suplicar sino conminar. Así, mientras el modelo anglosajón declara la inmunidad de la jurisdicción penal los actos llevados a cabo en el ejercicio de la función legislativa, con exclusión de los simplemente políticos (mítines, entrevistas, publicaciones etc.), el modelo continental protege tanto la libertad de expresión en los actos legislativos como cualesquiera otros que, normalmente, deberían estar sometidos a la jurisdicción ordinaria sin el trámite vergonzante del suplicatorio; de esta manera, la inmunidad parlamentaria pierde su auténtica finalidad de protección de la democracia y abre la puerta a la de la corrupción institucionalizada.

El sistema continental de inmunidad sujeta a autorización parlamentaria se antoja hoy un anacronismo difícilmente compatible con el principio superior de igualdad ante la Ley, algo que el hoy beneficiado Sr. Iglesias proclamó a voz en grito en estos mismos términos y con razón, pues no parece haber ninguna para que el tráfico de influencias o el acoso sexual, que nada tienen que ver con la actividad legislativa, no puedan verse sometidos a la jurisdicción penal sin necesidad de suplicatorio. Es más, da qué pensar el hecho de que no lo estén.

A raíz de su decisión, el Magistrado juez Sr. García Castellón ha denunciado ante el Consejo General del Poder Judicial una campaña de desprestigio personal y profesional e intimidación contra él en redes sociales y en algunos medios de comunicación. A su vez, el Vicepresidente bajo sospecha ha lanzado un órdago al Supremo en el Senado en un ejercicio de chulería y prepotencia insólito. La Policía investiga la publicación en redes sociales de mensajes amenazadores que, según el entorno del magistrado, incluyen amenazas de muerte. El propio juez ya tuvo que ofrecer protección al ex abogado de Podemos José Manuel Calvente, quien dijo en su última declaración ser víctima de ese tipo de amenazas por sus denuncias contra Podemos.

Sea investigado o no por el Supremo, Pablo Iglesias saldrá muy lastrado políticamente y no hay que descartar que acabe siendo víctima de fuego amigo ad maiorem gloriam Petri Sánchez.

(*) Ministro plenipotenciario jubilado.

13 octubre 2020

9 pensamientos en “Vicepresidente bajo sospecha Melitón Cardona (*)

  1. Muy seguros están, y con razón, los delincuentes; Estamos hablando de SU Estado de ELLOS.o eso creen. El que un posible imputado aborde al Presidente del T. Supremo en el patio del Palacio Real, a plena luz de día, y enfrente de la TV, da una idea de la impunidad con la que crren actuar. Y lo peor, la pregunta que nos ronda ¿tendrán razón?; el tiempo dirá. Buenos días, Embajador, y todos.

    Le gusta a 6 personas

  2. “Será investigado o no por el Supremo”, apunta y apunta bien, Sr. Embajador.
    Y Diógenes seguirá buscando a la luz de su linterna un hombre justo; presumo que por la bancada socialista. Más de veinticinco siglos ha que empezó; me temo que, vano su intento, seguirá con ello otro veinticinco.

    Le gusta a 6 personas

  3. A las órdenes de V. E.,mi Genaral.

    Señor Embajador, docto e impecable su análisis. Pero V. E. mismo lo dice, es humillante, y desde luego más que evidente, que en España no existe, de facto, la separación de poderes, y que el poder judicial, al tener que “suplicar” (sólo falta que tenga que ser de rodillas o besando el suelo y los pies de los amigos del aforado) la autorización para para investigar formalmente a uno de ellos. Esto no es más que una de las muchas burlas sarcásticas en relación con la cacareada “igualdad” de todos ante la Ley.

    La consecuencia, que ellos, los aforados, pueden campar por sus respectos y delinquir impunemente sin temor ni preocupación porque se saben exentos de responsabilidad. Tenemos el ejemplo en la corrupción, y ahora en los modos dictatoriales de este sujeto del que estamos hablando, que para desgracia de todos, por obtusos y pasotas, terminará esclavizándonos a todos a todos.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 7 personas

  4. Cuando la JUSTICIA se libere NO sabrán dónde meterse
    ——————————————————————————
    Cualquier Nación que se precie
    con la debida entereza
    lejos de las desvergüenzas,
    que la indignidad desprecie,
    rechazando las torpezas.

    No habrían llegado hasta aquí,
    y menos con estas huestes
    que aprovechando la peste
    contaminan el devenir
    que oscurece el sol naciente.

    El fenómeno mencionado
    de la política arbitraria,
    la que tanto nos agravia
    es tan sólo un endiosado
    en las izquierdas patibularias.

    Que envalentonado cacarea
    desde el mismo estercolero
    que defecan sus compañeros
    al tiempo que se cachondean
    de los preceptos justicieros.

    SABIENDO QUE EN EL PRESENTE
    LA JUSTICIA ES MANIOBRADA
    POR LAS LEYES MALVERSADAS
    DE ESTE HOY TAN DELINCUENTE
    EN LA EXPAÑA DOBLEGADA.

    A los caprichos maliciosos
    de los que en ellos rebuznan
    con el cinismo que pugnan
    estos seres tan monstruosos
    que de la honradez se burlan.

    Cuando la JUSTICIA se libere
    del innoble pensamiento
    que pregonan los zopencos
    y las dignidades se eleven
    doblegando lo insurrecto.

    Entonces van a correr
    sin saber dónde meterse,
    y buscando para esconderse
    ESPAÑA EN SU REAPARECER
    LOS PONDRÁ DONDE MERECEN.

    España día 13 de octubre de 2020

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 6 personas

  5. Buenos días y muchas gracias. Estoy muy convencida de todo lo que expone el juez García Castellón, de lo que no estoy tan convencida, es de que todo llegue a efecto. Los tentáculos de estos desaprensivos son muy largos, y el “okupa” hace lo que ellos le dictan. Hace ya mucho tiempo que aquí no todos somos iguales, y nos está gobernando una “dictocracia”. ¡Ojala Dios quisiera que saliera la sentencia bien y cada cual, pagase por lo que ha hecho!. Saludos para todos.

    Le gusta a 6 personas

  6. Mi General, hoy el Sr. Embajador ha estado perfecto.
    No hay “ Separación de Poderes “, sin ser un doctor en Leyes, lo intuíamos. El necesario “ suplicatorio “, para llevar a un aforado , ante la JUSTICIA, para poder ser juzgado, es casi imposible.”POBRE ESPAÑA “.
    Las derechas se unen, o no ganaremos nunca. Dejemos los matices, fallos, personajes, pasado, ..etc.
    Estamos llegando, a un punto sin retorno, ahora reaccionamos, o no tendremos futuro. ¡¡¡ TODO POR LA PATRIA !!!!! 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 7 personas

  7. Saludos General Dávila, y Sr. Embajador, D. Melitón Cardona:

    Impecable su escrito, como siempre, nos acostumbra a ello.
    Deseo que sirva para algo, aunque con este gobierno, ya se sabe, nada funciona.

    !!Viva España !! !! Viva el Rey !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 5 personas

  8. Hoy la extrema izquierda utiliza de trinchera las misma Leyes que ha utilizado otras veces la derecha y todo el espectro político. ¿Por qué no cambian las cosas y las igualan a los muy famosos países de nuestro entorno? “Los países de nuestros entorno” sólo los utilizan nuestros políticos cuando les interesan

    España. Justicia para poderosos y Justicia (distinta) para los no poderosos. ¿Democracia?

    Le gusta a 1 persona

  9. Estimado Señor Embajador; yo no he tenido acceso a esos 63 folios que menciona, pero si oído tantos comentarios de quienes si han podido hacerlo y que están en total acuerdo con usted sobre el impecable desarrollo de ese suplicatorio, que parece imposible que el Tribunal Supremo no lo acepte al menos para considerarlo.

    Si no fuera así, no cabe duda de que ya hemos caído en un estado totalitario donde no existe ninguna separación entre los distintos órganos de poder, y horrorizan las consecuencias de esa impunidad maliciosa de quienes ostentan el poder actualmente.

    Cuando ha gobernado la derecha ha habido corrupción, de eso todos somos conscientes, pero La Justicia ha acabado por actuar, puede que tarde y a veces mal, pero al menos ha actuado. Con éstos tipos estamos a merced de lo que ellos decidan, sin opciones, porque el juez que se atreve a comenzar una investigación seria sobre los delitos que cometen, que no son ni menores ni más leves que los que pudieron cometer los otros, están sometidos a tal presión no sólo del gobierno, sino de los medios de comunicación, que tienen que tener madera de héroes para llevar a cabo sus investigaciones y ponerlos ante un tribunal.

    A pesar de todo eso, y cuando al fin se consigue una sentencia por leve que sea, ya comprobamos los resultados. No hay nadie en la cárcel por el caso de los ERES en Andalucía, y ya vamos viendo lo que resultó del juicio contra los golpistas de la “ensoñación” separatista catalana.

    Si casos tan graves y tan obvios se van prácticamente ” de rositas”, es de suponer que en el caso que nos ocupa ocurrirá otro tanto, mientras la fiscal general del Estado sea quién es y los miembros del Tribunal Supremo padezcan la presión que padecen.

    Toda la opinión pública, por mucho que intenten manipular desde las televisiones y los medios comprados, sabe sobradamente a qué atenerse, pero eso no parece ni siquiera rozar la piel tan endurecida de éstos individuos.

    Acabarán por imponerse por la violencia, si nos rebelamos. Es tan triste como eso.

    Pero gracias por poner en evidencia una vez más en qué situación nos encontramos.

    Mejor no perder la esperanza porque entonces quedamos completamente inertes en manos de auténticos mafiosos. Lamentablemente eso es lo que son los actuales miembros del gobierno en su mayoría, y cuando no miembros de esa organización, si al menos simpatizantes voluntarios de sus manejos.

    Atentamente

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 5 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .