OTROS TIEMPOS-OTROS MEDIOS-OTROS HOMBRES. Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ®

Mi agradecimiento al general Dávila por habernos hecho disfrutar con la historia de: «Sevillana», «Portuguesa» y el «Pirulo», los mulos murcianos pertenecientes a la OTAN, que vinieron desde Alemania al Centro de Adiestramiento de San Gregorio (Zaragoza), para participar en las: Trident Juncture 2015.

Caballeros:
Hoy 17 de enero es el día de nuestro Patrón, por eso aprovechamos y en nombre de todos los animales, somos los burros, mulos, burdéganos y todos los caballos, desde el PSI (pura sangre inglés) con mejor pedigrí de su Stud book ( libro registro de su raza), hasta el modesto peludo pollino hijo de asna zamorana-leonesa los que os lanzamos este SOS.
Desde tiempos remotos, casi siempre, os comportasteis con nosotros como el peor de los depredadores, y solamente hasta que llegó a este mundo en Egipto el monje cristiano san Antonio Abad popularmente conocido como San Antón, no conocimos a nadie que nos acogiera como lo hizo este centenario anacoreta que se convirtió en nuestro protector; por eso disculpen si les llamo caballeros pero es que no les conozco muy bien.

OTROS TIEMPOS
Queridos amigos, tengo que daros la razón pues sinceramente creo que ninguna bondad había con el reino animal en aquellas costumbres populares de algunos de nuestros pueblos, cuando cada 17 de enero colgaban de una cuerda por las patas a unos gallos vivos a modo de piñata, para más tarde pasar los mozos por debajo a galope con sus caballos, y descabezar de un brutal tirón al animal.
O unos días más tarde, el cuarto domingo de enero, en Manganeses de la Polvorosa (Zamora), cuando los mozos que entraban en quintas, arrojaban una cabra viva desde lo alto del campanario de la torre de la iglesia, «el salto de la cabra» lo llamaban. Casi siempre el resto de los mozos que se quedaban al pie del campanario atrapaban al animal con la ayuda de una gran lona. A esas costumbres las llamaban «cultura» o «señas de identidad» del pueblo, y que a partir del año 1997 se humanizaron sustituyendo la cabra por un peluche.
En otro orden de cosas, también en este día de San Antón, abundaban las felicitaciones entre nosotros y nuestros amigos, como si del día de su santo se tratase, que era lo mismo que llamarnos unos a otros burros.
…Hasta las malas lenguas dicen que las Órdenes Militares españolas tenían vetado el ingreso a quienes hubieran montado alguna vez en burro.
Pero no todo era así, pues la víspera del santo, la noche del 16, en la plaza de muchos pueblos se encendían grandes hogueras para recordar la «Fiebre de San Antón» llamada también «Fuego Sacro o Culebrilla», que es como se conocía a la enfermedad producido por los alcaloides del cornezuelo, hongo parásito del centeno, muy extendida en otros tiempos a consecuencia de la alimentación con pan de este cereal y que en ocasiones el santo curaba milagrosamente.
OTROS MEDIOS
Mi primer contacto con los mulos fue en 1959 siendo cadete de segundo curso, encuadrado en la Batería durante las maniobras de final del curso en el precioso pueblo de la Rioja Alta llamado Ezcaray. Debido a mi no excesiva altura, fui «conductor de manguito» y me pasé las maniobras ramaleando a mi mula , que dicho sea de paso, estaba bastante resabiada, aunque pronto se acostumbró a su conductor. A la orden de «Embastar», yo con controlarla tenía bastante, pero el primer proveedor y el cabo tirador se afanaban en colocar nuestra pieza en su baste, que para eso era la mula de arma y no la de munición. Como en todas las Unidades de Artillería , nuestro lema era: «Todos para uno y cada uno para los demás».
«Canto al mulo»
Oigo «alférez» tu aflicción
y escucho el triste concierto
que forman tocando a muerto
la cureña y el cañón.
…….
Con mosquete van los nuevos,
con mulos la «alferecía».
Estoy en la batería
asiendo fuerte una cola.
No os riáis, no es trola.
Estoy viendo la manera de meter en limonera
a mi tormento «La Lola»
Alférez, descansa en paz,
que este maldito mulero
jura con su rostro fiero,
que hasta que el mulo sucumba
luchará como en Otumba
contra ese animal tan perro.
(Revista Armas 1953)

Entre las mulas académicas, la mas famosa fue la «Lola» que como hemos visto hasta canción tenía. Otra que en mis años académicos todavía se hablaba de ella era la «Bernarda» que ocupó unos de los primeros puestos en el ranking de cadetes enviados a la enfermería. No confundir el nombre de esa acémila con la palabra Bernarda, que por aquella época entraba a formar parte del argot de los cadetes, pero aplicada a un personaje imaginario cuyo órgano genital se usaba, y perdón por la ordinariez, como sinónimo de desorden: ¡Esto es el c.…de la Bernarda!.
Como comen menos que los caballos y aguantan más, durante muchos años hicieron toda clase de trabajos en los campos de batalla, unas veces con las artolas llevando a retaguardia a los heridos, otras acarreando munición a las primeras líneas de combate, a cambio, eso si, de tener el privilegio de dar de vez en cuando alguna coz o mordisco.
Pero sigamos con mi mula que aunque no tenía nombre, era un animal noble con sanos corvejones libres de arestines, que es por lo que se suele romper este ganado. Que yo recuerde, nunca perdió pie o mano por las estrechas sendas a media ladera del monte San Lorenzo y de toda la sierra de La Demanda. Era insensible al vértigo, y caminaba al borde de los precipicios con tanta seguridad como una cabra.
A la voz de firmes, me colocaba cuadrado a su mismo frente, a su lado izquierdo y a la altura de su cabeza, pero sin rebasarla. Mis normas de conducta, como las de todos los «acemileros» eran: «guiarla largo y que viera», en los altos, «descargarle los riñones» y «no cortarle la meada». Cuando parecía que flaqueaba, o lo que es lo mismo, cuando «abanicaba las orejas», le exigía lo mínimo y le cantaba:
-«A cuesta arriba te quiero mulo, que las cuestas abajo yo me las subo»

«Un Conductor de Montaña»

En testamento dejó, tilín, tilón.(bis)
Que lo entierren, con la cuna,
La cureña y el cañón.(bis)
Que lo suban, que lo bajen,
Que le canten el Kirie eleison
¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!
Que le canten el Kirie eleison.
Que le hagan una corona,
Que le hagan una corona.
Más reluciente que el sol, tilín, tilón.(bis)
Con las crines y la cola,
Del mulo que lo mató(bis)
Para que no le entren moscas,
para que no le entren moscas,
Por la boca del cañón, tilín, tilón.
Que lo tapen con los restos del sirviente apuntador(bis) ….
(Revista Armas 1949)

Batería de Montaña de la Academia General Militar, obuses 105/11.

Desde ese primer contacto, pude comprobar que los asnos y mulos, nos sirvieron con laboriosidad, paciencia y humildad, y para colmo, nunca tuvieron maldad entonces, ¿por qué desde siempre y de forma inmerecida fueron el blanco de nuestras burlas?

Aunque escribimos la historia a vuestra costa, sobre todo la mayoría de las veces sin que recibierais nuestro agradecimiento, hoy os recordamos que de una forma o de otra os elegimos para alcanzar nuestros fines.
La verdad es que los hombres siempre hemos dependido de la montura, la fusta y el estribo, por eso podéis estar orgullosos, ahí tenéis a vuestro pariente el caballo que tiene las credenciales muy limpias ante la Cultura y el Arte. El «noble bruto», como algunos le apodan, no sé por qué, será porque no lo conocen pues este animal ha recibido esa denominación, no sólo por lo que en si pueda tener de noble, sino por le título que puedan recibir algunos que los montan: el de «caballero».
Los incrédulos, tendrían que escuchar de nuevo la voz del poeta anónimo y descubrirían que…:
-« El camino que han seguido los hombres hacia la gloria, está empedrado con huesos de caballos».
Años atrás, principalmente a caballos, mulos, burdéganos y burros, los animales que ayudaban a las tareas del hombre en el campo, se les llevaba en este día de San Antón a las ermitas de las afueras de los pueblos para ser bendecidos, y en algunas… ¡hasta se les obsequiaba con rosquillas del santo!.
Hoy, los semovientes equinos me dicen que no les gusta mucho la mezcolanza de ahora con las subespecies domésticas falderas de tierra mar y aire, y con el hecho de haber cambiado aquellas ermitas por simples iglesias urbanas.
Quizás lleguemos algún día a no tener maldad y estemos armados de paciencia como ellos, esperando que la crisis, que asusta a cuantos amamos esta parcela, sea un producto lógico de la técnica maquinista que vivimos, pero tengamos cuidado, pues la vida animal es muy «terca» y se reserva siempre una baza final para burlarse de nuestra técnica.
El último destacamento de mulas del Ejército americano fue licenciado en 1956, pero los Rangers del 75 Regimiento y otras unidades de Operaciones Especiales han vuelto a utilizarlas en Afganistán. En 2004, el Ejército de Estados Unidos redactó un nuevo manual de campo el «FM3-05213.- Uso de Animales de Carga por Fuerzas Especiales» y ello hará sentirse felices a nuestros amigos, pues de nuevo la milicia vuelve a ocuparse de ellos.

OTROS HOMBRES
Y en este punto de escritura, con los tres relatos que a continuación expongo, quiero dar un toque de homenaje y admiración a los hombres que años atrás a caballo, en cortijos y dehesas, vigilaban cosechas y ganado, y llegado el caso combatían como plaza montada encuadrados en aquellos Escuadrones a caballo. Ellos nos supieron legar una tradición y una forma de vivir el «Espíritu Jinete».
Durante muchos años la práctica de la equitación fue la base de esa filosofía de vida, hoy en contra de lo que muchos piensan, ese espíritu creo que no es patrimonio de un Arma o Cuerpo determinado, sino la firme resolución de llegar al enemigo y dominarlo por una brillante ostentación de energía.
1914-1918.
En recuerdo de la I Guerra Mundial, cada mañana del 11 de noviembre, la mayoría de los londinenses, con S.M. la Reina Isabel II a la cabeza, salen a la calle con una amapola en la solapa. Es la amapola del recuerdo, un símbolo de reconocimiento y homenaje a todos aquellos que han combatido en algún conflicto bélico en nombre de las fuerzas armadas británicas.
Según cuenta la historia, durante la Primera Guerra Mundial, después de una batalla particularmente sangrienta en los campos de Flandes en Bélgica, aparecieron misteriosamente miles de amapolas. El poeta John McCrae, un teniente coronel médico de las Fuerzas Expedicionarias Canadienses, que acababa de perder a un amigo en la guerra, estaba tan conmovido por esta floración espontánea que escribió el siguiente poema, y que hoy aprenden y recitan de memoria los niños en todas las escuelas del Reino Unido.
«In Flanders Fields»
En los campos de Flandes
crecen las amapolas.
Fila tras fila
entre las cruces que marcan nuestras tumbas.
Y en el cielo aún vuela y canta la valiente alondra,
su voz apagada por el fragor de los cañones.
Somos los muertos.
Hace pocos días vivíamos,
cantábamos auroras, el rojo del crepúsculo,
amábamos, éramos amados.
Ahora yacemos, en los campos de Flandes.
Contra el enemigo proseguid nuestra lucha.
Tomad la antorcha que os arrojan nuestras manos exangües.
Mantenedla bien en alto.
Si faltáis a la fe de nosotros los muertos,
jamás descansaremos,
aunque florezcan
en los campos de Flandes,
las amapolas.

La «red poppy« (amapola roja) simboliza la sangre derramada durante las batallas y conmemora el armisticio entre los aliados y alemanes, a la hora 11 del día 11 del mes 11 de 1918.
La «purple poppy» (amapola morada), es una forma de recordar a los animales que sirvieron durante los conflictos, pues se consideró que habían sido las víctimas olvidadas. Aproximadamente ocho millones de caballos, mulos, burdéganos y burros murieron durante la Primera Guerra Mundial.
También hay amapolas blancas, pero esas a mi no me interesan.

1936-1939.
…Hacía mucho frio en Teruel aquel 7 de febrero de 1938. Era media tarde cuando los Escuadrones a caballo perteneciente a la 1ª División de Caballería, la llamada División Monasterio del Ejército de Franco, al «aire de carga» y con el 4º Escuadrón del Regimiento Calatrava en punta, persiguieron a las desorganizadas fuerzas republicanas en retirada, alcanzando en las parameras de Campo Visiedo su objetivo: la margen derecha del río Alfambra.
Como siempre la ocupación del mismo corrió a cargo de la Infantería, pues fue la desaparecida 5ª Bandera del Tercio «Duque de Alba» Nº 2 de la Legión, la primera que cruzó el río.
Al final de toda esa larga jornada a caballo, con la misión cumplida, cuando estaba cayendo la noche y todo parecía estar en calma, los jinetes fatigados y quebrados por el riñón, se retiraban a descansar sintiéndose más «Centauros legendarios» que nunca.
1939-1945.
…Corría el mes de marzo de 1945, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y las tropas aliadas avanzaban irremisiblemente por los campos de Alemania cuando:
El coronel americano jefe de un Regimiento de carros M4 Sherman, entró en una casa de campo alemana con el propósito de beber un vaso de agua. La puerta estaba abierta, y al penetrar en un salón se encontró que en uno de los sillones estaba sentado un hombre tan mayor, que parecía una figura de cera vestido con el rico uniforme de gran gala de los Húsares de la Muerte, con su calavera y sus tibias como insignia, la famosa «totenkopf» (cabeza de muerto en alemán y símbolo ancestral cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos). El anciano que desde hacía unos días estaba esperando este momento, al ver al coronel lentamente se puso de pie y, curvándose ligeramente, le entregó su sable. Era el mariscal prusiano August von Mackensen con 95 años, el último húsar, aquel que en la Gran Guerra, la del 14 al 18, atravesó con sus divisiones de húsares los Cárpatos, por lugares que hoy nadie puede imaginar que pudieran salvarse a caballo, y atacando por retaguardia al ejército del zar de todas las Rusias, le infligió una severa derrota.
El dramatismo de la escena enfrenta sin comprensión posible el pasado inmediato y el presente sin historia, la Caballería a caballo y la mecanizada o acorazada, es decir la sangre y la gasolina.

A todos ellos, los vivos y los muertos, hoy con gran respeto y admiración los recuerdo, y en su honor el pasado once de noviembre me puse en la solapa la amapola roja.

«La amapola morada»

¡Que San Antón nos proteja a todos!

Nota.-Mi agradecimiento al General de Infantería D. Luis Esquiroz Medina(†) y al Coronel de Infantería D. Julio Ferrer Sequera (†), por todo lo que me aportaron sus respectivos libros: «El Ganado.-Guía del Oficial y Suboficial de Cazadores» y «La Academia General Militar.- Apuntes para su historia».

Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ®

Zaragoza, 17 enero 2021

Blog: generaldavila.com

 

18 pensamientos en “OTROS TIEMPOS-OTROS MEDIOS-OTROS HOMBRES. Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ®

  1. Es un relato, Coronel Cerdido Peñalver, que sin importar si nos gustan o no los caballos mulas o burros, nos resulta tierno, y denota que han sido su vida y su oficio, es decir, UN CABALLERO, sin importar que su montura fuera en efecto, un caballo, una mula o un digno borrico, que dicho sea de paso a mi casi me lleva por delante toda la dentadura y parte de la nariz de una coz, por ignorante, porque ya me habían advertido que no me pusiera nunca detrás, y ese día yo era la encargada de las provisiones de la excursión, y como nos falló el mozo que solía hacer aquella tarea, me ofrecí inocentemente a sustituirlo, porque me dolían las posaderas de la excursión del día anterior (la falta de costumbre, sólo montaba a caballo en vacaciones y los primeros días andaba casi a gatas por la casa por culpa de las agujetas), aunque nunca me daba por vencida, y al día siguiente volvía a la carga, con más valor que vocación, pero sabía que era de las pocas mujeres a quienes aceptaban para recorrer con la pandilla de mis primos y hermano (todos chicos) los campos, y como nunca me quejaba y me ocupaba de ensillar a los de la casa, y a la vuelta los cepillaba y les daba de comer, y procuraba no andar muy cerca de ellos para no mezclarme ni oír sus conversaciones, que no siempre eran instructivas ni adecuadas para oídos teóricamente inocentes, acababan por aceptar la compañía sin protestar, sobre todo porque mi tía, que era la que mandaba de hecho en el grupo, pensaba que yendo yo no harían demasiadas burradas, pero las hacían, y más de una vez nos vimos corriendo a galope tendido delante de los toros bravos que aquellos no se andaban con chiquitas, y si los jaleaban ni se imaginan la velocidad a la que puede correr un toro,

    Es otra historia, en nada parecida a la suya, ya lo se, pero mi pasión por los caballos duró hasta que me casé, porque mi marido, nacido en Santander, no había visto un caballo ni un toro bravo de cerca en su vida, y a la primera experiencia decidió que nunca más la repetiría, y que no se había casado para quedarse viudo por culpa de lo que él consideraba un capricho, Se acabaron las excursiones, se acabó la Feria de Sevilla y montar a la grupa, porque consideró con una mentalidad que ya quisiera yo oír lo que diría al respecto nuestra denostada y feminista ministra de igualdad, que aquello de ir poco menos que abrazada al jinete, por muy pintoresco que le pareciera, no era para mi ni él lo consentía. Y ahí acabó mi historia de caballista de ocasión.

    Pero su artículo me ha encantado, como siempre que se decide a hablar de su pasión que finalmente también fue su profesión. Se le nota el cariño y el respeto por todos esos animales (unos más nobles que otros, todo hay que decirlo) y felicitaré a la especie equina para que El Santo les bendiga y tengan un patrón como se intuye que usted fue para ellos.

    Gracias por relatarnos su experiencia. Ni siquiera he tomado mi desayuno por el entusiasmo al leer el artículo de hoy, y ya el estómago está protestando descaradamente pidiendo su café y sus tostadas mañaneras.

    Más tarde , volveré a leerlo, y así podré también leer los comentarios, que estoy segura serán de lo más sabrosos.

    Un cariñoso saludo de una aficionada frustrada.

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 7 personas

  2. Buenos días a todos:
    Excelente el texto de hoy.
    Feliz San Antón, y advertir a los que son de Madrid, que están suspendidas las fiestas del Santo y aplazadas al 14 de febrero, con la tradicional bendición de los animales y la venta de panecillos en la calle de Hortaleza.
    Un saludo.

    Le gusta a 6 personas

  3. Dª Margarita lo primero darle las gracias por haber llegado al final de la historia, y si como me dice una vez desayunada la volverá a leer, mi admiración.
    Ya sabe que el que nunca se cae es el Obispo que se sienta sobre un sillón de terciopelo. Yo ya tampoco monto, ¡Ni en cólera! Pero no importa se pueden hacer exteriores a caballo, hasta en un accidentado recorrida de campo, desde el salón de casa.
    Ya sabe que la práctica de la equitación es la base del “Espíritu Jinete” o de “Amazona”, y ese espíritu veo que le acompaña siempre.
    Atentamente le saluda.
    Ángel Cerdido Peñalver.

    Le gusta a 3 personas

  4. A las órdenes de V. I, mi Coronel.

    Seguimos con más recuerdos de la infancia en campo abierto, entre las patas de caballos, mulos y burros, añorando a aquellos animales y recordando sus nombres. Una de las cosas con las que más disfrutaba, era cuando durante el verano se trillaba en aquella enorme era, hoy desaparecida y ocupado su solar por tres chalets separados, y de pie sobre el trillo también nombrado tabla de trillar, con esquirlas de pedernal como elemento cortante, lo más parecido a una tabla de patinaje sobre las olas, o sentado en la máquina de trillar, la de ruedas dentadas en forma de cuchillas, conducía y gobernaba una hermosa collera de cuatro yeguas jóvenes y juguetonas en amplios círculos al trote largo o al galope. Me sentía como un auriga en una carrera de cuadrigas digna de la película de Ben Hur, con aquella sensación de dominio.

    Todo eso ha desaparecido en los pueblos, y ahora se va al campo en vehículos a motor, y en ellos se lleva también a las personas que se contratan para las labores como la recolección de cosechas. Ya nadie hace ejercicio de calentamiento teniendo que ir a pie durante media hora hasta la finca. Se ha progresado ganando en rapidez y comodidad, pero se ha perdido la estampa de los animales pastando libremente y desprovistos de aparejos mientras los hombres trabajaban.

    Le gusta a 7 personas

  5. Como siempre, querido Ángel, magnífico tu artículo de hoy: documentado, instructivo, nostálgico y sugerente.
    ¡Ay, la nostalgia! Unos años más tarde y también de conductor recorrí, subí (siempre era subir, como en Toledo) los mismos caminos, igualmente encuadrado en la Batería a Lomo en la fase de montaña del campamento de Ezcaray. Mi carga era la “cuna” del 105/11 y “mi” mula sí tenía nombre: “Rosita”. Ya sabes, el cadete clava los nombres y apodos desde el mulo al proto (y perdón por la comparanza, que diría alguien “de cuyo nombre no quiero acordarme”)
    Rosita era eso; como una madre; abnegada, trabajadora, afable (dentro de lo cabe) y relativamente fácil de llevar. Pero no tenía el olfato montañero que según cuentas tenía la tuya y una vez ” se me escapó de las manos”, literalmente, y tras un paso en falso salió rodando con su cuna al lomo: cuna-Rosita, Rosita-cuna, y así dando unas cuantas vueltas de campana llegó al fondo del barranco, no muy profundo afortunadamente donde quedó varada en un pequeño arroyo que corría ajeno al accidente.
    Leve, afortunadamente; y con la fuerza de mis fornidos cargadores y el apoyo de no pocos de la batería la pudimos poner de nuevo en el carril. Tras recibir, por haber soltado el ronzal, el consiguiente chorreo del Capitán (el “culo con botas”) y en presencia del Cte. (“el Cholfa”) que había bajado desde la cabeza ante el alboroto producido, reanudamos la marcha: Rosita, inexplicablemente, sin un rasguño; y la cuna, tampoco.
    Perdone el lector: Batallitas entre veteranos.
    Nota.- Si no lo hubiera soltado -la verdad, se me escapó- tal vez no estaría escribiendo esto ahora.

    Le gusta a 6 personas

  6. BUENOS DÍAS A TODOS, CIVILES Y MILITARES …. HOY HE DECIDIDO PONER MIS COMENTARIOS EN LOS FACES DE D.RAFAEL DÁVILA Y GENERAL D.RAFAEL DÁVILA… creo que también podría ser interesante hablar de los camellos , cuando el SÁHARA AÚN ERA ESPAÑOL….!!,espero que los videos reportajes les resulte de sus agrados… , ¡¡ERAN OTROS TIEMPOS….!!!

    Le gusta a 4 personas

  7. Mi General, mi Coronel, buenos días a todos:
    A diferencia de Doña Margarita, yo he bajado primero a desayunar. He visto en el móvil que había un artículo del Coronel Cerdido al que quería corresponder con un comentario, pero en este pueblo del Bajo Aragón, en el que me encuentro, la red wifi es más mala que un pecado, por lo que tengo que conectarme via cable al router. En fin, complicado e incómodo.

    He de decir que adoro los animales y que la única vez que me he caido de una montura fue de un burro en mi niñez en un pueblo de Guadalajara. El asno llevaba unas alforjas que se desplazaron hacia un costado y yo con ellas.
    La primera foto que ilustra su artículo, mi Coronel, me ha traído a la memoria una película que imagino habrán visto los amantes de los caballos, se trata de War Horse (Caballo de batalla en España, estrenada en 2011) de Steven Spielberg.
    Me han encantado las historias que cuenta, todas, en especial la de las amapolas y en particular la de Teruel porque tal día como ese, 17 años después, nacería yo.
    FELICIDADES a todos a los que les gustan los animales en este día de San Antón, su Patrón.
    Y mi enhorabuena por el artículo. Mejor imposible en un día como hoy.
    Saludos cordiales.

    Le gusta a 6 personas

  8. Muchas gracias Mi Coronel, por recordarnos la gran labor llevada a cabo, por los caballos, mulas y asnos, los dos últimos tan denostados últimamente y abandonados, ahora como parece ser, que no “sirven”, pues los vejamos. A mí me gustan, pues veo a los caballos preciosos, pero como a todo el mundo le gusta el porte que tienen y están de moda, me quedo con las mulas y asnos, pues ya me decían en el colegio mis profesoras “monjas” a las que adoraba, que era la abogada de las causas perdidas. Saludos para todos.

    Le gusta a 5 personas

  9. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    “OTROS TIEMPOS-OTROS MEDIOS-OTROS HOMBRES” es un EXCELENTE repaso histórico sobre la dinámica humana y todos los avatares circunstanciales centrados en los animales más próximos. SAN ANTONIO ABAD O ANTONIO MAGNO fundador del movimiento eremítico amigo de Pablo “el ermitaño”, cuando murió éste, le ayudaron dos leones y otros animales para darle sepultura. Además la tradición cuenta que una jabalina se presento con sus jabatas ciegas y el santo las curo. Desde entonces, la jabalina jamás se separaría de ANTÓN:
    Como en casi todos los pueblos, he gozado de tener desde zorros domesticados, asnos, mulos, chotos, ovejas, gatos perros etc. incluso amigos con iguanas, cobras, tiburones . SAN FRANCISCO hablaba con ellos. La cuesta de la “Degollada” no era buena para bajarla montado y nuestro gran amigo primeraco L.S.B se rompio una pierna.
    En la despedida, mi gran amigo DIAZ VEGA lo realizó en el HIPODROMO, (no me lo merecía), le ayudo la hija de uno de los más valerosos JINETES “EL BICHO” muy amigo del “PINCHO” etc. ¡ETERNA GRATITUD A TODOS LOS QUE PUDIERON ASISTIR Y MUCHOS QUE ALLI ESTABAN AUNQUE LAS CIRCUNSTANCIAS OBLIGABAN!.
    Me salió una trivial señal rapsódica y cité a la madre de “LOS CABALLOS INFINITOS” con lo que acabo :
    …..Recordaré en un cielo anaranjado
    caballos en la sombra iluminados,
    uniendo ansiosamente a los amantes
    en grutas apacibles de distancia. (De la argentina “SILVINA OCAMPO”.)
    Einstein dijo que la cuarta guerra mundial seria con lanzas y piedras.
    Muy querido y respetado CORONEL D. ÁNGEL, “ACOGE SEÑOR EN TU SENO, A LOS QUE CON ROMANCE DE SANGRE CANTARON LAS GLORIAS DE LA CABALLERÍA”. EL MAS ENORME ABRAZO Y SIEMPRE A LA ORDEN DE V.I. EXCELENTE TRABAJO” (Como el EM alemán ” GENIO Y TRABAJO”.).
    Muy buenos los comentarios.
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA CABALLERÍA
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 3 personas

  10. Hoy 17 de Enero, como dicen por aquí donde vivo, San Antonio de los Burros, es día ideal para hablar mulas. Mi padre, que sirvió en Artillería de Montaña durante la guerra, nos contaba muchas cosas de estos animales, cuando aún no habían Jeeps ni Helicópteros. Todavía puedo imaginar cornisas barrancos, y senderos que hacen imprescindible al mulo. A muchos que tratando a estos animales les salen los más floridos tacos, ***de la Bernarda” es sólo uno, poco se imagina hablando de ellos con cariño a hijos o nietos, décadas después. ..

    Le gusta a 6 personas

  11. Muchas gracias a todos por vuestra alabanzas, como sois amigos no las tomo en cuenta. Mi querido Felix, ambos fuimos conductores con los mulos por esas montañas de Dios, ambos acabamos en Toledo y después de los años no vimos más burros que el que llevaba la cerámica de Sanguino por El Valle para los turistas… y se me olvidaba, el que llevaba Calixto con su carro de frutas y verduras. Cuando entraba en los pabellones de la ECEF y pesaba de ciertas maneras las cosas en su vieja romana, yo le cantaba: Calixto que te han visto. El me perseguía pero con su pata coja nunca me alcanzó….¡Hay la nostalgia!
    Fuete abrazo cacho bolo.

    Le gusta a 3 personas

  12. Mi antiguo, querido Ángel: Cómo he disfrutado leyendo tu brillante y espléndido aporte. Además, has hecho que traiga a mi memoria situaciones con las que tuvimos que enfrentarnos en aquellas tierras aragonesas y riojanas. Por mi estatura, que no tenía remedio, a mi también me tocó ser acemilero y, precisamente, mi mulo/a, no recuerdo su sexo, era el del “manguito”. Es probable que pudiera ser el mismo que el tuyo. La verdad es que no tengo malos recuerdos de aquella experiencia. Te agradezco infinitamente el buen rato que he pasado. Completo, interesante, demostrando tus conocimientos. Qué conste que estoy seguro que tu cultura en general está de acuerdo con el cariño que has puesto. Muchas gracias y un fuerte abrazo

    Le gusta a 4 personas

  13. ¡…susórdenes!

    Mi abuelo José y mi tío Miguel estuvieron en el Rif (2ª guerra de Maruecos) y según contaba mi abuelo, sólo se dedicaron; pero sin parar, a llevar munición con mulos (machos les llamaban) de un lado a otro. Hablaba poco de aquello (Mi tío nada), pero siempre repetía una de sus “batallas”: Los mulos eran más valientes que nosotros. En primera línea nos parábamos cuando la cosa estaba “caliente” y los mulos seguían.

    En mi casa siempre ha habido “bestias”, que así las llamaban siempre mis mayores. Podría decir ahora el nombre de tantas… Y hasta que mis lumbares me lo permitieron siempre monté a caballo. He desbravado muchísimos. El hispo-árabe siempre ha sido mi favorito. También he hecho largas travesías a caballo. Siempre con final en alguna capilla remota.¡Qué tiempos!

    De vez en cuando me entretengo viendo fotos de cuadros de FERRER-DALMAU en los que salen bestias. Tiene muchos. Pérez Reverte lo bautizó como “El Pintor De Batallas” .

    Tiene un cuadro (“NOSTALGIA”) dedicado a la Guardia Civil del Siglo 19. Es mi favorito; pero tiene muchos con caballos con temas militares. Otro lo titula “LEGIÓN 1938”. Otro . “COMANDANTE DE LA LEGIÓN 1922”.Tiene muchos y muy bonitos.

    Por si alguien quiere… http://www.augustoferrerdalmau.com

    Buenas tardes

    Le gusta a 5 personas

  14. Mi Coronel, el amor a los animales que V.I. profesa dice mucho de su persona. Qué gran labor han llevado estos animales en los campos de batalla en todo el mundo y a lo largo de toda la historia!! El reconocimiento a las grandes hazañas alcanzadas es incuantificable y sobradamente merecido.
    Con su relato del Mariscal Prusiano, me ha hecho recordar a mi abuelo, oficial del Arma de Caballería Húsar de Pavía caído por la Patria en 1936 en Guadalajara. El 11 de Noviembre siempre le recuerdo a él y a todos los que sacrificaron sus vidas.

    Un afectuoso saludo mi Coronel y a todo el Blog del General Dávila.

    “La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que se trata a sus animales”
    Gandhi

    Le gusta a 1 persona

  15. Pues D. Victor, o Vigía, como prefiera, he repasado la web que nos indicaba, y en efecto, tiene cuadros muy dignos y algunos francamente buenos. Puesto que algunas litografías están a la venta, y no sólo eso, agendas con una portada reproduciendo algún cuadro, e incluso almanaques también con una portada con la reproducción precisamente de unos de los cuadros que más me gustan, creo que voy a hacer un pedido con diferentes artículos para hacer ese tipo de regalos que he dejado pendiente desde reyes. Uno conoce más o menos a los amigos, y se a quienes les va a encantar como un simple detalle original y bonito. Mil Gracias por el enlace.

    Y que le conste al Coronel Cerdido, que he leído tres veces su artículo completo, y cada vez lo encuentro más interesante e incluso en algunos pasajes divertido. Ya se que la canción del “Conductor de Montaña” es un poco macabra en su fondo, pero que recuerde todas las estrofas me admira, y reconozco que me resulta francamente original el tema y cómo lo trae a colación.

    La traducción de esa poesía sobre las amapolas y el recuerdo que significan no había sabido hacerla ni por supuesto escribirla como usted lo ha hecho. Magnífico. Por lo que significan y porque nunca se debe olvidar, y además es obligatorio recordar desde niños que hay soldados que han dado su vida por su país, y que hay que dignificarlos siempre. Mucho me temo que las amapolas que se ven en las solapas de los personajes reales, que son los que salen generalmente en las revistas, supongo que son de tela, porque las amapolas son sumamente frágiles y de deshojan con tanta facilidad, que no duran un suspiro, pero ya me gustaría que nosotros tuviéramos una tradición parecida, aunque fuera con claveles de tela, porque esa es la flor que más abunda en nuestros cementerios, muchas veces si no es un día cercano al 1 de Noviembre, pueden ser hasta de plástico, pero eso es lo de menos, lo importante es el recuerdo, y que nuestros hijos y nietos no olviden tampoco a los que murieron por su Patria, porque es un sentimiento que infunde respeto y educa los sentimientos.

    Seguramente no lo verán mis ojos, pero como siempre, yo lanzo la idea, y si por fin caemos en manos decentes que nos gobiernen, puede que se lleve a cabo, Desde luego con el sistema que éstos intentan implantar, no nos faltaría más que el recuerdo se lo dediquen a Largo Caballero o a Negrín, no lo quiera Dios. Esos están muy bien donde están, que bastante daño hicieron en su momento, por más memoria histórica o democrática que quieran hacernos tragar.

    Puede que desde ahora en San Jorge en Cataluña regalen una amapola , en recuerdo del cobarde que huyó después de atreverse a proclamar esa república de la ensoñación. No me extrañaría porque aparte de ensoñación viven en una pura irrealidad, que ya nos tiene hasta el gorro al resto de España, y ya que anda en tierras de Flandes….

    Hoy me he despachado nada más levantarme, eso si, con un buen zumo de naranja para espabilar, porque cuando tengo que levantarme a éstas horas casi no soy persona. Nunca me gustó madrugar, pero cuando la enfermera tiene que marcharse, alguien tiene que quedarse de guardia, y encima con esto de la nieve, ya no puede venir ni siquiera el acompañante habitual de las mañanas para la persona que por desgracia, lo necesita. Como decía nuestro amigo D. Eufemio, en todas las casas cuecen habas, y a veces calderadas.

    Perdonen que hoy repita, pero cada vez que el Coronel Cerdido hace un artículo estudiado y completo, me deja impactada bastante más de 24 horas. Le prometo que se me pasará, y lo dejaré en paz hasta la próxima

    Le gusta a 1 persona

  16. ¡…susórdenes! Con permiso.

    “Margarita de Armas | 18/01/2021 en 6:10 am”

    Doña Margarita, me alegra el que le haya gustado y le sea útil lo de Ferrer-Dalmau.

    A sus pies.

    Buenas noches

    Me gusta

  17. Bueno Ángel, aquí estoy de nuevo. Tu tema como siempre perfecto y además, me parece que te es conocido. Aunque conoces a los muchos , familiares que tenemos, del Arma de Caballería, que hemos tenido y quizás que continuara la saga.
    El relato de hoy, perfecto, muchos hemos recordado aquellos tiempos tan lejanos y a la vez tan cercano.
    San Gregorio, Ezcaray…..Que épocas tan bonitas.
    Gracias por esta bienvenida a la normalidad.
    Meto un gazapo : los convoyes de Intendencia en la guerra de África.
    🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s