ANÁLISIS Y REFLEXIÓN SOBRE LA VACUNA Y LA EUTANASIA Pedro Motas

División social entre vacunados y no vacunados

Una falacia es un argumento imperfecto, es decir, con deficiencias formales que lo convierten en irracional. En el caso de los temas que aborda la pendiente resbaladiza, los resultados siempre son negativos. Por eso suelen ser un buen caldo de cultivo para la ciencia ficción, en especial para las distopías.

Sin embargo, pese a basarse en argumentos imperfectos, la pendiente resbaladiza no impide hacer algunas críticas razonables sobre las consecuencias que podrían derivarse de intervenciones en exceso arriesgadas. La práctica de la argumentación moral que un uso conservador del argumento justificará el rechazo de lo nuevo, por el temor a que nos lleve hacia el desastre. Por el contrario, un uso crítico invita a mantener la prudencia ante prácticas de resultado incierto.

La vacuna

Cuando hizo acto de aparición la vacuna contra el virus SARS-CoV-2, no dejaron de pronunciarse argumentos que advertían las posibles consecuencias negativas sobre su impacto social. Muchos de ellos correspondían a la clasificación de pendiente resbaladiza, pues renunciando a la lógica formal, prevenían de un posible desastre. Uno de los principales problemas que se planteó era si la vacunación debía ser obligatoria. O si debía serlo al menos para algunos colectivos.

A partir de aquí se empezó a especular sobre la división social que podría acarrear el estar vacunado frente a los que no lo estuvieran. De hecho, una de las primeros ideas que se barajó para mostrar los peligros de esa posible desigualdad era ejemplificada con la idea de ciudadanos que podían viajar, por estar vacunados, y ciudadanos que no, por no estarlo.

Nuestra misión

¿Es posible que una falacia termine convirtiéndose en una realidad? En la actualidad, el pasaporte de vacunación  parece serlo y se materializará en breve. Bajo la lógica argumentativa de la pendiente resbaladiza, la posibilidad del pasaporte de vacunación es una mala idea y representa una medida discriminatoria e iliberal, porque nos conduce en una dirección con resultados inciertos.

Pensemos en tres grupos poblacionales que pueden no vacunarse: a) aquellas personas que no pueden, porque tienen una contraindicación médica (edad, condiciones de salud y/u otros factores); b) aquellas personas que no quieren (antivacunas o por simple razón de autonomía); y c) aquellas personas que no tienen acceso a la vacuna. ¿Estas personas tendrían restringidas sus libertades de movilidad por no tener un pasaporte de vacunación? ¿Qué hacemos con estos grupos? ¿Es posible pensar en un mercado negro de pasaportes de vacunación falsificados?

Como puede verse, a veces las metáforas catastróficas que enuncian las pendientes resbaladizas pueden enunciar verdades, pese a que su argumento sea imperfecto (irracional). Incluso cuando una medida como el pasaporte de vacunación parece insuficiente para prevenir los riesgos de contagio, ni siquiera está probado que las vacunas produzcan una inmunidad esterilizante. O lo que es lo mismo, no se ha demostrado que los vacunados no puedan contagiar o transmitir el virus.

El riesgo

El concepto de riesgo es actualmente entendido como la probabilidad que existe de que tenga lugar un acontecimiento con un impacto negativo o de que un factor aumente la probabilidad de que esto ocurra. En el ámbito sanitario, el factor de riesgo son aquellas condiciones que dentro de una cadena de acontecimientos relacionados sirven para identificar causas próximas al desarrollo de una enfermedad.

Lo interesante es que esta idea de riesgo supone siempre un control social. La sociedad “saludable” tiene un comportamiento predecible y deseable, y lo que se aparta se convierte en una conducta desviada. En otras palabras, existen comportamientos que deben ser controlados para evitar riesgos.

Debido a la actual pandemia podemos ver múltiples ejemplos. Basta mencionar el uso de la mascarilla. Cuando se habla de control social, no se está haciendo referencia a unas leyes sancionadoras por no usar la mascarilla, sino a que es la misma sociedad la que vigila y controla su uso. ¿Quién vería bien, hoy en día, que una persona estornudara o tosiera sin mascarilla? Incluso aunque estuviera haciendo deporte al aire libre, su comportamiento sería censurado. O, por lo menos, no se vería con buenos ojos.

Por tanto, salud, riesgo y control social son conceptos muy unidos. Pero es importante remarcar que el peso de ese control no necesariamente proviene de un poder estatal, sino de una narrativa. Desde la antropología de la salud se ha analizado que la narración en torno al riesgo puede tener como consecuencia miedo, ansiedad y rabia. Ejemplos que también hemos visto durante la pandemia como los censurables ataques a profesionales de la salud por parte de sus vecinos.

Nuevas pendientes

Dentro de la narrativa de riesgo podría ser aceptable la implementación de estos pasaportes. Como se ha mencionado arriba, la pendiente resbaladiza puede ayudarnos a generar un pensamiento crítico, para analizar con cautela los posibles desenlaces de una acción. ¿Deberíamos aventurarnos, entonces, a plantear otras pendientes a partir del pasaporte de vacunación?

Parece necesario enunciar algunas, aunque su finalidad no sea otra que la cautela, es decir, la de proponer límites que resultaría inaceptable sobrepasar frente a esa posible división social entre vacunados y no vacunados. ¿Podría comenzar a usarse un pasaporte parecido para entrar a ciertos lugares de ocio (discotecas, bares, restaurantes, cines)? ¿Podría solicitar un empleador a un candidato, previa firma de un contrato de cesión de datos privados, que muestre su certificado de inmunidad para ser contratado?

Si el virus SARS-CoV-2 se convierte en una infección respiratoria endémica, lo cual es muy probable, ¿seguirán siendo útiles los pasaportes de vacunación? ¿Los pasaportes de vacunación estarán basados en una vacuna administrada o en ciertos niveles de anticuerpos en sangre? Estas y otras muchas cuestiones se plantean de seguir la argumentación de la pendiente resbaladiza en su uso crítico-prudencial y merecen ser examinadas si no queremos acabar con una división social entre vacunados y no vacunados.

Datos y transparencia sobre la eutanasia

En un contexto de tensión política, polarización ideológica y pandemia, la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia sitúa nuevamente la muerte médicamente asistida en el debate social. Contiene como principal novedad la legalización de la eutanasia (la administración de una sustancia letal por un profesional sanitario competente a una persona que solicita esa ayuda a morir) y del suicidio médicamente asistido (poner a disposición de una persona que desea morir una sustancia letal que ella misma se puede administrar).

La vida como valor absoluto

La ley está pensada para que se respete la autonomía de quienes experimentan un sufrimiento físico o psíquico insoportable por encontrarse en una situación de padecimiento grave, crónico e imposibilitante, o por sufrir una enfermedad grave e incurable.

Sin embargo, relativiza el valor absoluto de la vida humana y constituye un reto para la deontología médica que, si bien ha prohibido tradicionalmente provocar la muerte de manera intencionada, no puede castigar los actos médicos que cumplen la legalidad.

Cómo se muere en España

 Buena parte de los desacuerdos acerca de la eutanasia se refiere a los efectos hipotéticos de la ley, a las circunstancias en las que se encuentran las personas que solicitan ayuda para morir y a las condiciones en las que se prestaría esa ayuda.

Por ejemplo, hay quienes sostienen que la eutanasia se solicita por falta de cuidados paliativos; otros piensan que la ley garantizará que se respeten los requisitos de acceso a la prestación.

Datos

Disponer de datos actualizados y fiables sobre las prácticas de final de la vida, incluida la eutanasia y el suicidio médicamente asistido, posibilita un debate riguroso, que evite afirmaciones cuya verdad o falsedad están aún por demostrar.

Mientras no se puedan corroborar tales opiniones, corresponde abstenerse de presentar como hechos lo que en realidad son creencias o especulaciones. Reducir la complejidad del final de la vida a eslóganes y simplificaciones no solo constituye una falta de respeto a la inteligencia, sino también una irresponsabilidad.

Casos

Cada año aparecen en los medios casos aislados de eutanasias o suicidios asistidos realizados al margen de la legalidad y situaciones en las que se acusa a profesionales de haber practicado eutanasias.

Lo cierto es que ni siquiera se conoce la frecuencia de estas prácticas ni las circunstancias en las que se producen en la actualidad.

Datos públicos

¿Cuántas solicitudes de eutanasia o suicidio médicamente asistido se recibirán? ¿Cuántas de esas peticiones acabarán siendo atendidas y cuántas denegadas? ¿En qué circunstancias sociales y de salud se encuentran las personas que solicitan esas ayudas? ¿Qué eficacia tienen los mecanismos de garantía y supervisión contemplados en la ley? Sin información detallada sobre estos aspectos es imposible prever y evaluar los efectos del cambio legislativo en las prácticas sanitarias y su impacto en valores esenciales, como la seguridad o la confianza en la relación clínica y las instituciones.

Si realmente aspiramos a algo más que a alimentar nuestra confusión y la división estéril entre posturas aparentemente antagónicas, el debate social sobre la ley debe cumplir unos requisitos mínimos de claridad y compromiso con la verdad. Por un lado, es esencial un esfuerzo de precisión conceptual, pues una proporción elevada de la sociedad, incluidos los profesionales sanitarios, no siempre identifica correctamente los diferentes escenarios de atención al final de la vida y su estatus legal en España.

Como en otros países, es necesario distinguir la eutanasia de ciertas prácticas que ya eran legales, como la sedación terminal o la adecuación de los tratamientos de soporte vital, y de otras que seguirán siendo ilegales, como las muertes médicamente asistidas sin petición expresa por parte del paciente.

Una ciudadanía crítica debería estar en condiciones de justificar sus propios posicionamientos, sean estos contrarios o favorables a la ley reguladora de la eutanasia. Los datos y la transparencia son un antídoto contra el adoctrinamiento y la manipulación. Los necesitamos como agua de mayo si queremos arrojar luz al debate sobre la muerte médicamente asistida en España.

Pedro Motas

Blog: generaldavila.com

24 marzo 2021

11 pensamientos en “ANÁLISIS Y REFLEXIÓN SOBRE LA VACUNA Y LA EUTANASIA Pedro Motas

  1. Buenos días don Pedro, y todos. Resumo: la falacia de los Dedehachehache, DDHH o Derechos Humanos, o sea el Arte de convertir los Derechos de la Población en Derechos de la Administración; y no hablamos del derecho a escoger una marca de chocolatinas (de cigarrillos ya no lo tenemos, que esa es otra) sino de nuestro Derecho a la Vida, y al de Desplazamiento y Elección de Residencia, incluso, o SOBRE TODO, en nuestro “propio País de Ellos”. Y, sí, ya me he tomado el café, y no, no fumo ya hace muchos años.

    Le gusta a 10 personas

  2. A las órdenes de V. E., mi General.

    Muy admirado Don Pedro: Con la lectura de este gran artículo, tengo que confesar que el viejo dicho atribuído a un sabio, aquel de “Solo sé que no sé nada”, es lo primero que me viene a la mente.

    Lo del Covid y las vacunas me supera, y no sé si será una simpleza e ignorancia absoluta por mi parte el pensar que no es algo accidental ni aleatorio, como pueda serlo la herencia genética de una enfermeddad mortal o una incapacidad absoluta sobrevenida con la que se nace o aparece y se desarrolla en edad temprana. El Covid es otra cosa, “fabricada” en laboratorio, no como un estudio o experimento científico para compartir, sino como un arma de guerra mucho más eficaz y barata que las hechas con materiales,. Esas hay que fabricarlkas una a una, y el Covid se multiplica por sí mismo y en mutación constante hasta el infinito. A ver quién y con qué vacunas lo controla y ataja la expansión hasta neutralizarlo, aislarlo, y destruirlo por completo.

    Si el Covid es la demostración de la perversidad humana y un juego de aprendices de brujos, con las consecuencias que estamos sufriendo, la eutanasia ya no sé cómo definirla. Podría estar pensada para acabar con quienes, llegados a cierta edad o circunstancias médicas, sobrevivan al Coronavirus, por no haberse contagiado, o por haberlo en principio superado.

    Allá por los años sesenta, en plena “guerra fría”, ya se hablaba en alguna prestigiosa revista científica escrita en Inglés, que iba yo leyendo en un tren de Madrid a Salamanca, de un estudio existente para la fabricación y utilización de un tipo de ingenio de destrucción masiva que sólo eliminaba a los seres vivos, personas y animales, pero que dejaba intacto todo lo demás, sin dañar ni contaminar edificios, carreteras, etc. y cualquier otra cosa material. Algo que, como las bombas nucleares que había continuamente en el aire, para “disuadir”, o defenderse atacando el primero, según qué punto de vista, pudiera ser lanzado desde bombarderos estratégicos.

    Lo que no mencionaba el artículo era si los objetivos en que se hubiera utilizado el invento, serían habitables y aprovechables de nuevo con el tiempo. Quién sabe si el Covid es la perfección del proyecto, ya que viaja gratis y por su cuenta en los aviones de pasajeros, y ni siquiera corre peligro de desaparacer en caso de un fatal accidente.

    O quizás sea todo mucho más fácil y la cuestión se reduzca a que uno pertenece ya a otra época y a otro mundo menos complejo que el de ahora.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 7 personas

  3. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    ¡ENHORABUENA! A D.PEDRO MOTAS por su brillante artículo donde presenta dos temas de ACTUALIDAD MUY PROFUNDOS.
    El pensamiento de nuestra sociedad continua por la triple senda que GRECIA marcaba :
    -Hermeneia,
    -Repeesía y
    -Autopsía
    La aplicación de las mencionadas fases a los dos conceptos sacados a la palestra , precisan de una formación muy completa de esa PROFESIÓN DE ENTREGA INSUPERABLE HACIA “EL SER HUMANO” .
    El calado de los diversos pasos que se muestran en el artículo, es apasionante.
    En relación a LA VACUNA:
    V1 : División social entre vacunados y no vacunados (DSTOPIA)
    V2 : La Vacuna (IMPACTO SOCIAL)
    V3 : Nuestra Misión (Pasaporte y resultados inciertos)
    V4 : El Riesgo (CONTROL)
    V5: Nuevas Pendientes
    Perfectamente detallado. Por aportar, sencillamente un dato que se adentra en la información de los hechos predecibles o posiblemente constatables. Dos hermanos en la CATEQUESIS,(Mayorga de Campos),, hará unos 64 años, el PÁRROCO del lugar, les anunciaba la actual pandemia. ¿Pertenecería al Solideum Piano? .
    La PENDIENTE RESBALADIZA , la contraisla imaginaria de TOMÁS MORO . En definitiva el declive cataclismático de la sociedad que presentan : “1984” / “EL MUNDO FELIZ” o “FAHRENHEITL 451” de ( George Owell, Aldous Huxley y Ray Bradbuy) son la realidad donde nos lleva la falacia de una sociedad ficticia indeseable en sí misma.?
    Sobre LA EUTANASIA, nos brida un especial REFLEXIÓN CASI INMEJORABLE:
    E1: Datos y transparencia
    E2: La vida como VALOR ABSOLUTO
    E3: Cómo se mueve en España
    E4: DATO
    E5: CASOS
    E6: Datos púbicos
    Merece un gran reconocimiento su sencilla y fundamentada reflexión.
    Ante ambos temas, el gobierno de España, desde mi modesta opinión no ha estado a la altura de las circunstancias y por eso se ha llegado a límites impresentables donde se habla de DESHUMANIZACIÖN sin ton ni son, sin respetar la sensatez que el entorno jurídico conlleva.
    Abrazos y a sus órdenes.
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA SANIDAD MILITAR
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 6 personas

  4. Buenos días mi General:
    Querido Pedro, magnífico artículo, en el que pones negro sobre blanco todos los aspectos de dos asuntos muy controvertidos.
    Hay quienes opinan que los mismos que nos ofrecen la “salvación” por medio de las llamadas “vacunas” son los mismos que “soltaron” el virus. Tesis apoyada en el hecho de que hasta la fecha no se había podido conseguir una vacuna en once meses -normalmente se necesitan varios años para desarrollar una vacuna-. Por otra parte, la vacuna más utilizada -la de la gripe- proporciona una cierta inmunidad durante un periodo de un año. Las “vacunas” para el coronavirus “protegen” teóricamente sólo durante seis meses. Y no se garantiza que los vacunados no puedan seguir transmitiendo la enfermedad.
    Entonces ¿a qué viene tanta propaganda mediática?
    Y en este contexto quieren implantar un “pasaporte de vacunación”. Pues resulta que, además de lo expuesto en tu artículo, la Sociedad Española de Epidemiología ha declarado que no está justificada ni médica ni éticamente la obligatoriedad de vacunarse.
    Y más recientemente, en su reunión del pasado 27 de enero, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha manifestado en su punto 7.3.1 lo siguiente:
    “Garantizar que los ciudadanos estén informados de que la vacunación NO es obligatoria y que nadie sea presionado política, socialmente o de otra manera para que se vacune si no quiere hacerlo por sí mismo.”
    No he profundizado tanto en el tema de la eutanasia por lo que solo aportaré un dato que conozco. Existen, desde hace años, organizaciones que ayudan de forma “alegal” en ese tránsito a personas desahuciadas por la medicina. Quiero pensar que esa ley viene a legalizar una situación que ya existía de hecho. Y cuando ya se ha agotado el recurso de los cuidados paliativos.
    Saludos cordiales.

    Le gusta a 7 personas

  5. Mi General, la lectura de hoy es fantástica y esta sobrevolando sobre todos nosotros.
    Gracias D. Pedro Motas, leo todo lo que comentas en el Blog, y siempre es diferente y nueva visión del tema tratado.
    De las vacunas se habla continuamente, yo al menos lo hago, no está casi nadie contento, nos han lavado el cerebro y pienso en el Año 30,
    Pánico da pensar.
    Están haciendo pruebas?. Que futuro tenemos si no somos más que Cobayas? , realmente somos y seremos libres ?.
    Sobre la Eutanasia, vale lo escrito arriba.
    Pobre España y pobre Mundo, estamos o estaremos, mandados por una élite, sin principios y sin barreras. Seremos juguetes suyos.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  6. Querido Pedro te has lucido felicidades, ¿cuáles son los fines de esto? solo unos pocos lo saben cuál es el plan.

    Una comparativa; “Desde el comienzo de la epidemia del SIDA, en 1981, y 76,1 millones de personas han contraído la infección y 35 millones han muerto a causa de enfermedades relacionadas con ella (1,8 lo hicieron en 2016). ¿y Todavía no han descubierto una vacuna? y con este COVID (SHRAD) que lleva circulando por el mundo toda la vida y conocido en diversas variantes en menos de un año descubren cuatro clases de vacunas?.

    Cuando el rebaño se junta obedece ¿quiénes son los perros pastores?.

    Le gusta a 3 personas

  7. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Deben disculparme por la osadía de una nueva puntualización. Escuchando las noticias de las tres, observando los datos de la expansión del COV-19, el resurgimiento de matanzas colectivas y mas tristes noticias; la evocación sobre acontecimientos implica comparables situaciones.
    Habían pasado un par de meses del 23F, me encontré con un gran amigo y comentamos inevitablemente el tema de aquellos días. Mi amigo por diversas razones, se había jugado el tipo y la última vez, fue su salvador el pastor alemán de sus queridos vecinos y la INFINITA LUZ DE SU VIRGEN DE ARENALES. Pues bien, la conclusión fue :” La salida por las ventanas de la muy amada G.CIVIL, constata que formaba parte del GUIÓN DE LA PELÍCULA”.
    Por teléfono, le planteaba la conspiranoia que se presenta ante la situación internacionalizada de la pandemia y la respuesta a la pregunta del millón SE REPITE TOTALMENTE.
    De los 7.700 millones de personas, venía en Internet, lo ideal sería dejarlos en 1.500. O sea, ¿reducir 6.200 millones lo aprobará el máximo poder del Tibet a propuesta de los secundones o terciarios puntos DATUM de autonomía hegemónica?.
    Esperemos que haya lucidez y sea una pequeña broma. El horno no está para bollos, y mucho menos cuando las OLAS se suceden catalizándolas para que sus valles repunten a superiores crestas, cuando el devenir de las vacunas nos lleven a un estraperlo tipo abudaviano etc.
    Dios quiera que TRUMP retome la bandera de la estabilidad hegemónica del planeta y LAS GRANDES GUERRAS se diluyan al compás de TAN FLORIDA Y ESPERADA PRIMAVERA.
    Un enorme abrazo y a sus órdenes D. PEDRO.
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL CNI
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 2 personas

  8. Gracias Dn. Pedro. En su escrito menciona situaciones a las cuales me adhiero. La primera sobre el pasaporte, lo veo incongruente total. Sobre la ley de la Eutanasia, estoy en total desacuerdo, un país que admite el aborto y la eutanasia, lo único que va a conseguir es desintegrar dicho país y tirar por los suelos lo conseguido sobre la libertad y el respeto por la vida. Muchas gracias y saludos para todos.

    Le gusta a 3 personas

  9. Después de actualizarse (cosa que hace automáticamente) mi ordenador, llevo dos días de lucha para poder insertar un comentario, por lo que deduzco que yo soy una inútil en informática (verdadero) o que los que actualizan los sistemas son unos “graciosos” (probable).

    Y es que en cierta forma estos problemas están más o menos relacionados con el tema que hoy toca – gracias D. Pedro por sus reflexiones de un valor extraordinario – quiero decir, que no somos ni se nos permiten manejar nuestra vida ni nuestra salud, y debemos ceñirnos a lo que decidan instancias superiores – suponiendo que lo sean-.en relación al tema de la vacuna, y ya no digamos sobre la eutanasia, además de una herramienta de la que ya no podemos prescindir, como es la informática.

    Yo soy bastante reacia a vacunarme, ni siquiera de la gripe, por lo que si llego a contagiarme del covid puede que me cueste la vida, o no, en todo caso lo que me parece impropio y contra todo derecho es a exigirnos que la utilicemos para poder viajar o hacer una vida normal, cuando ni siquiera sabemos si son realmente efectivas, ni la duración del efecto caso de que éste exista realmente , y si no tendremos que acudir cada cierto tiempo a vacunarnos de nuevo, porque éste virus se vuelva endémico, como es el caso de la gripe vulgar. Hasta ahora ha servido para eliminar población, de eso ya no podemos tener dudas, pero es muy posible que en el futuro sirva para engrosar los beneficios de las empresas farmacéuticas, que como todos sabemos son una especie de mafia encubierta.

    Hoy escuchaba (ya hace tiempo que lo había leído en una revista científica) que los niveles de colesterol en sangre era, hace apenas 15 años, de 290. Un comité de “expertos” en los Estados Unidos decidió que esos valores eran excesivos, y se bajó, primero hasta 250, y actualmente los médicos inducen a tomar medicamentos contra el colesterol a partir de 200, según tengo entendido, porque felizmente yo no he llegado nunca a ese nivel, pero al casi 90% de las personas que conozco les hacen tomar regularmente fármacos para reducir su nivel de colesterol, y según los informes que refiero, aquel famoso comité de expertos tenían (9 de 10) intereses económicos relacionados con las farmacéuticas, por los que sus criterios no eran válidos debidos a esa interacción de intereses, pero por absurdo que parezca, siguen siendo los niveles por los que se rigen los médicos, en todo el mundo. Los beneficios para las empresas se multiplicaron de una forma espectacular, y por supuesto, nunca sabremos si los efectos secundarios de esos medicamentos no serán todavía más perjudiciales que el exceso (teórico) de colesterol en sangre. Y esto no es más que un ejemplo de los muchos que podríamos citar respecto de las prácticas mafiosas de esas empresas a las que aludía.

    La famosa y falsamente llamada gripe española de los años 20 del siglo pasado mató a millones de seres humanos, pero todavía no sabemos porqué ni como se consiguió reducir o eliminar aquella pandemia. Yo estoy convencida de que ésta vez posiblemente las distintas variantes durarán años en desaparecer, y que la vacuna no será más que una especie de remedio paliativo para que no sea tan letal, porque curiosamente éste año no se dan estadísticas de las muertes por gripes, cuando en años anteriores eran un porcentaje bastante elevado. ¿Ha desaparecido la gripe vulgar o es que las medidas que se toman contra el covid también están haciendo que no nos contagiemos de lo que la mayoría de la población padecía, casi indefectiblemente, cada año? Ese es un dato curioso, que nadie, que yo sepa, ha señalado todavía, pero sería razonable hacer unas estadística de los muertos por infecciones derivadas de la gripe, incluidas las neumonías, que ha habido en otros años, y hacer una comparativa.

    En fin, que por si no teníamos bastante con un gobierno que no gobierna y nos amarga la vida, el dichoso virus ha venido a complicarnos todavía más la ya difícil situación que padecemos.

    Gracias D. Pedro, y saludos a todos

    Le gusta a 3 personas

  10. Las palabras que busco no existen, pues mi agradecimiento hacia vosotros, por los “me gusta” y los comentarios-pensamientos enriquecedores a mi humilde artículo, no puede expresarse en palabras por lo inmenso e interesantes que son; pero mi agradecimiento sincero, que nace de la humildad, no puede quedarse dentro de mi y por eso lo expreso, llegada la medianoche.
    Que tengáis todos un buen descanso y el sueño feliz de una nueva España en valores que colme nuestros bellos deseos.
    Pedro Motas
    Veterano de españa

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .