DE PRESPUESTOS MILITARES Y UMEDIFICACIÓN DE LOS EJÉRCITOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Diario La Razón. UME unidad militar de emergencias JOSÉ MALUENDA

De moral bien, gracias. No por sus atenciones No gracias a ustedes.

«Tenemos un alto porcentaje de materiales y sistemas inmovilizado por falta de recursos. La inversión en nuevos programas de modernización es necesaria, sí, pero siempre que no vaya en detrimento del mantenimiento del material en servicio».

No lo digo yo. Eran palabras del último JEMAD que recuerdo, general Alejandre, ante la Comisión de Defensa del Congreso. Olvidadas, por supuesto, como manda la santa madre política de los que ni creen en España ni en su Defensa, pero, ellos, viven de ambas cosas y otras también; muy bien. No a la Defensa.

Como decía el poeta Ángel González en sus glosas a Heráclito:

Interpretación del pesimista:
Nada es lo mismo, nada
permanece.
Menos
la Historia y la morcilla de mi tierra:
se hacen las dos con sangre, se repiten.

¿Interpretación del pesimista? Por supuesto que no. Lamento del poeta, que lo dice con la brusca verdad del verso.

Se repetirá. Para evitar tanta sangre que derrama la Historia es necesario verter muchas gotas de sudor en los afanes diarios y eso, bien lo saben los soldados cuando forman ante el monolito a los Caídos, tiene un precio: Presupuestos adecuados y responsables. No hacerlo supone aumentar en caso de conflicto (hoy varios con variados escenarios y actores) el número de bajas.

No disponer de dinero para instrucción, adiestramiento, sin el equipamiento necesario es una irresponsabilidad que se traduce en bajas de personal. Es sencillo de entender. ¿Quieren ejemplos recientes?

No se pueden dejar en el olvido las palabras del que fue máximo responsable operativo de las Fuerzas Armadas. Estamos mal y además hipotecados. Los programas envejecen y nosotros también, y siempre es más de lo mismo: nada. Nos engañan con los Programas Especiales de Modernización que se hacen viejos y nos endeudan tanto que nunca se cumplen y además cuando finaliza alguno, si es que lo hace, hay que seguir pagándolo, está ya caduco, y no es posible iniciar otro. Más tiempo, menos eficacia militar y prolongación de los contratos con la industria. Ese es el truco. Alargar y alargar, envejecer los proyectos.

Para colmo no hay dinero ni para su mantenimiento, cuyas necesidades en el conjunto de las FAS solo pueden ser atendidas en un 50%. Algo así como que en los últimos diez años ha disminuido el adiestramiento de la Fuerza Conjunta en su totalidad, por tanto una menor eficacia del conjunto, y hay un menor número de equipos y tripulaciones preparadas para desarrollar sus cometidos superando el umbral de seguridad.

«Tenemos un alto porcentaje de materiales y sistemas inmovilizado por falta de recursos. La inversión en nuevos programas de modernización es necesaria, sí, pero siempre que no vaya en detrimento del mantenimiento del material en servicio».

Comprendo que volver a plantear el tema es recurrente y cada vez me quedo más solo (en público, porque en privado son muchos los que piensan como yo) cuando mantengo mi postura crítica hacia la creación de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Repito hasta la saciedad que no es contra la unidad actual y sus componentes, que como cualquier otra unidad militar es ejemplar y eficaz. Como lo sería la Unidad Militar contra la Corrupción (no se movería un euro). Rechazo la idea, el concepto de emergencias como misión común y diaria de lo militar, de los ejércitos, que entra dentro de otros organismos específicos para su atención. Claro que lo militar es más barato, los soldados entre ello, y sobre todo es un mundo disciplinado y obediente.

Lo militar en este campo de las emergencias naturales, como toda la vida se ha hecho, ha actuado cuando las capacidades de los organismos encargados de atenderlas se ven desbordados por su magnitud o trascendencia social.

La creación de la Unidad Militar de Emergencias es un capricho innecesario que cuesta mucho dinero y que en definitiva se resta del escaso presupuesto para las unidades de combate.

Lo peor, el gran engaño, es que hay ideología por medio.  El asunto de la Defensa es algo más serio que los vaivenes políticos y los iluminados del poder y el gran riesgo nace de que un individuo de escasas capacidades se meta a reorganizar los ejércitos a su modo y manera sin que sus asesores militares le indiquen sus graves errores y las consecuencias que a medio plazo puede ocasionar. Me refiero al señor Zapatero y a su brillante idea, como todas, de crear la UME, a costa del resto de unidades operativas. ¡Eso así, no, señor presidente!, debió alguien decirle y que todos nos enterásemos.

La recesión en las unidades de combate no se hizo esperar. Ahora para ser militar es necesario estudiar la carrera militar, la de ingeniero y la de técnico en emergencias. Napoleones ni uno, y de historia con saber la del socialismo es suficiente. En definitiva ahora la enseñanza consiste en saber de dónde viene el aire y donde está el sol que más calienta. La política se está convirtiendo en un buen refugio para desanimados y desmotivados intelectuales, incluso uniformados.

No, esto no es Defensa ni este el empleo de los recursos que la Defensa de una nación requiere.

«Todo para la UME», no es el lema.

La Umedificación de los ejércitos lleva a convertir las misiones de combate en oenegés con mangueras, picos y palas, en una pirueta de transformismo militar inédita en occidente.

Occidente empieza a ver que este asunto de la guerra va en serio, aumenta sus presupuestos militares, implanta el servicio militar obligatorio, se especializa y se forma para la guerra del futuro e introduce una nueva visión doctrinal con la «Hipótesis de enfrentamiento mayor». Nosotros, a cambio, bajamos el presupuesto puro y duro para el combate y nos armamos de pico y pala para cavar nuestra fosa (¿defensiva?).

No insistiré más en el tema. Solo conviene saber, estar informado, que para el año 2021 la Unidad Militar de Emergencias será, de nuevo, la niña bonita de los presupuestos de Defensa contando con más militares y más dinero. Lo que se llama «Fuego amigo». Legionarios en retroceso, que cien años no es nada.  En 2021 habrá un aumento del número de militares en la UME y subida de su actual presupuesto. No es baladí y sin duda cuestión más ideológica que de eficacia en la gestión de la Defensa.

Las cifras hablan solas. El presupuesto 2021, sin contar capítulo 1 (personal), es decir referidos a capítulo 2 (gastos corrientes) y capítulo 6 (inversiones) para la UME es de algo más de 40 millones de euros. Para el Ejército de Tierra es de 327 millones de euros; para la Armada 143 millones de euros; y 152 millones para el Ejército del Aire. Si lo comparamos veremos que supone un 12% del presupuesto de Tierra y un 28 y 26 por ciento respectivamente de la Armada y Aire. No es poca cosa, sino un Ejército más a lo que hay que añadir su dependencia que ni siquiera es del JEMAD, por tanto no inserta en la cadena de mando operativo.

Esto se junta con un problema poco analizado: el reparto a lo largo del tiempo del dinero presupuestado, que no llega o llega tarde a los ejércitos o cuando ya no hay tiempo para invertirlo. Un desasosiego constante para los órganos logísticos de los Cuarteles Generales.

De ahí la desconfianza de nuestros aliados en la defensa del sur de Europa por lo que recurren a otros más fiables, no socios otanistas, pero mejor armados. Qué decir de Gibraltar, el ojo del gran hermano británico-americano, con todas las garantías y nula presencia española. O el número «0» que son las veces que un mando militar español ha sido Chairman del Comité Militar de la Alianza Atlántica. Confianza se llama.

La nueva idea de la Defensa en España lleva el camino de ser umedificada en el tiempo y en el espacio. Pura retórica.

Más valdría no olvidar que «La imaginación gobierna el mundo, pero los cañones son el instrumento utilizado por la imaginación para llevar a cabo sus propósitos». ¡Cuánto nos cuesta reconocer los cañones y su munición!

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

5 abril 2021

 

 

15 pensamientos en “DE PRESPUESTOS MILITARES Y UMEDIFICACIÓN DE LOS EJÉRCITOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Sobre tan explicativo y reiterado panorama :¡ TOTALMENTE DE ACUERDO!. Ya el GRAN GENERAL MUÑOZ-GRANDES GALILEA insistía hace años, después ALEJANDRE y ahora V.E. Lo han vivido muy de cerca y saben de lo que va.
    Un buen amigo y quien subscribe descubrimos que los presupuestos en general, se hacen de un año para otro en todos los ministerios añadiendo un 15% del anterior, sin análisis ni concreción alguna. Es de pena, ver en ocasiones, materiales de alguno de los ministerio por toneladas repetitivos y sin aplicación directa. ¿Es posible que no se pormenoricen?.
    En relación a las FAS , “DOCTORES TIENE LA SANTA MADRE IGLESIA”.
    Tendremos que dar la razón al poeta manchego.
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL CNI
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 3 personas

  2. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Quien dice manchego, por lo del CID, debía decir ASTURIANO porque DON PELAYO marcó la pauta. Tenía el sillón P de la RAE.
    A la orden de V.E.
    VIVA EL REY
    VIVA LA GUARDIA REAL
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 2 personas

  3. Estimado general,
    Pienso como Vd. La UME fué, es, un proyecto que fué un éxito del malvado Zapatero para descafeinar el ejército. En un par de ocasiones tuve ocasión de hablar éste tema y llegamos a la misma conclusión. Entonces ¿ para que puñetas tenemos una denominada Protección Civil, unos bomberos, unos guardas forestales, unas quitanieves de Obras Públicas?.
    El ejército esta para otras cosas. U saludo

    Le gusta a 3 personas

  4. Buenos días, mi General y todos. Del Señor de los Trenes no salía idea buena, y menos si atañían al Ejército. Me acuerdo de las famosas inundaciones de Valencia, que vimos gracias al NODO en todo España, y de la notable intervención del Ejército en aquella ocasión, lo que viene a demostrar que las ideas de dicho señor no solo eran, y son, malas, sino que tampoco eran originales. Y el detalle de que el enemigo gobierna, o hace como que gobierna, más tranquilo si el Ejército no tiene balas para los fusiles, es ya todo un clásico que merece un capítulo aparte en este grueso Libro de Despropósitos.

    Le gusta a 5 personas

  5. Mi General, como siempre “sobresaliente2, aunque Dios me libre de calificarle, y mucho menos graduar su capacidad, que me consta es muchas, y se pasa,,cuando menos por su enorme interés y amor al Servicio , sí, con mayúscula.
    En esa estamos ,en manos de los zapateros de turno, que son tan remendones ,como su modelo, que como sabemos es un inepto, pero no para llenar el bolsillo, que se dice ,que cada viaje a Venezuela , le deja un “pastón”.
    Que Dios no coja confesados en caso de peligro nacional, que hasta un tonto ve que no hay recursos ni para un dia de combates en serio ,contra un hipotético enemigo, aunque eso sí,podemos echar mano a la Unidad de Emergencias para que apaguen el fuego enemigo.
    ¿Para que está la Junta de Defensa Nacional?¿ Para la defensa de España?.
    Eso parece, pero los Junteros ,no parecen que tengan criterios homogéneos.
    Siempre en el primer tiempo de saludo.con taconazo.
    ¡¡¡¡¡ARRIBA SIEMPRE ESPAÑA !!!!!!!!!!!!!!!!!

    Le gusta a 2 personas

  6. Uno de los descalificatovos que me han lanzado en tertulias en que he intervenido ha sido: “¡¡Este General que se opuso a la creación de la UME!!” Pues sí, por las razones que muy bien relacionas, yo le expuse al vendedor de la idea, el inefable Bono, el detrimento que supondría para el presupuesto de Defensa y el error de dar a las Fuerzas Armadas como misión primordial su empleo en asuntos de Proteccion Civil. Por cierto, la idea no salió de ZP, es atribuirle mucha capacidad. Más bien se la soplo un uniformado trepador. Claro que bastantes más consideran la Defensa como un servicio público más. Esperemos que esa Academia de las ciencias y las artes militares empiece dando un curso intensivo de cultura de Defensa a los políticos,y lo inicie por el gobierno.

    Le gusta a 3 personas

  7. Gracias mi general. Estoy totalmente de acuerdo. No sé si esa nueva Asociación de reciente creación tiene las ideas muy claras para semejante labor. Me da que está casi todo perdido en la confusión del Tártaro.

    Le gusta a 2 personas

  8. ¡Menudo susto el que me he llevado esta mañana! Leí “HUMEDIFICACIÓN…”
    Pero, a lo que vamos: en consonancia con tu oportuno y sincero artículo, aún no he hablado con ningún profesional que encuentre justificación profesional a la creación de la UME Y coincido contigo,mi General, querido Rafa en tu apreciación sobre la labor profesional que ejercen los profesionales en dicha Unidad.
    Y luego, leyendo al Generarl Alamán vengo en convenir que no iba uno muy descaminado en la apreciación de la imaginada errata. Con razón se dice que las erratas mejoran el original, mejorando lo presente.

    Le gusta a 4 personas

  9. Estoy TOTALMENTE de acuerdo contigo. Se lo dije a Fulgencio Coll cuando la creación
    y me dijo que la UME no iba a ser en detrimento de las FAS. ¡No, que va!

    Le gusta a 3 personas

  10. Bien mi General, sin quitarle nada de la razón que desde el punto de vista de la Defensa es evidente, al menos la UME ha hecho más popular al ejército y más cercano al pueblo, lo que no deja de ser populismo, claro está, en detrimento de la auténtica defensa de nuestro país, si esa unidad se nutre de elementos de nuestros ejércitos y resta presupuesto y operatividad a lo que en realidad es el objetivo, repito, la Defensa de España.

    No quiero pensar que llegue un día en el que de verdad necesitemos a nuestros ejércitos para algo más que quitar nieve o salvar a individuos de las inundaciones, lo cual está muy bien, pero que ..no es eso, no es eso…

    Pero ya se sabe, el miedo de los políticos que no quieren a España, y que por lo tanto no les preocupa su defensa, es justamente un ejército fuerte que pueda defendernos incluso contra los separatismos y nacionalismos que ellos promueven y favorecen en detrimento de una España fuerte que tenga peso a nivel internacional y que sea capaz de enfrentarse en guerra abierta para defender nuestras fronteras y una posible invasión de enemigos externos.

    Mucho me temo que todo responda al mismo objetivo, debilitar a España, debilitar nuestra posible defensa contra los abusos exteriores – por ejemplo Gibraltar – y sobre todo, que nunca puedan volver a defender al pueblo español de la implantación de un régimen comunista que sólo quieren los que se aprovechan de esa ideología para perjudicar a la mayoría de la población, que está en contra de esa posibilidad, y enriquecerse ellos mismos sin nadie que los controle. Y no estoy hablando en hipótesis, todos sabemos que ya es una realidad. Es curioso, pero en las mentes de esas gentes está Franco mucho más presente que en las nuestras.

    Si a un ciudadano normal le horroriza la idea de una nueva guerra civil, y la ve inviable a ellos en cambio se les eriza la piel y siguen temiéndola. Eso en mi tierra le llamamos mala conciencia, no se en las de ustedes..

    Saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 3 personas

  11. A las órdenes de V. E., mi General.

    Como hoy llego tade a formación, y ya está todo dicho sobre el dilema UME sí, UME no, sobre este particular sólo diré que mi modesta opinión está con lo segundo. Para echar mano del Ejército en un supuesto de catástrofe que sobrepasara la capacidad de respuesta de los organismos específicos para estas cosas, y resultaran desbordados, siempre hay lugar. Es lo que se hace en cualquier país normal. Pero claro, si la idea no fue del innombrable, por su carencia de masa gris, pues ya se sabe quién fue el “portento” de JEMAD con su gobierno, que tan solícito seguía como un lebrel a la ministra llevándole el bolso como si fuera un sencillo ordenanza. Dios mío, qué cosas se han visto tan ridículas. De vergüenza ajena.

    Por lo demás, y en general, al Ejército en España, en cuestión de sueldos y equivalencias del personal con carreras y profesiones civiles, así como de presupuestos para material, por unas u otras razones, pero sobre todo por estar sujeto a la disciplina, siempre le tocó bailar con la más fea.

    Desconozco la profundidad del abismo existente hoy entre, digamos un Oficial y un licenciado universitario que tenga trabajo en su carrera, que esa es otra incógnita no despreciable. Pero hace, digamos sesenta años, ese abismo era poco menos que insondable. Si un Capitán, por ejemplo, al menor imprevisto de gasto extra, ya no llegaba a final de mes, y eso disfrutando de una vivienda del Ejército con una renta simbólica, es fácil imaginar de ahí para abajo las fatiguitas que se pasaban. He conocido a Tenientes jóvenes solteros viviendo en el pabellón, teniendo que formar entre varios lo que se llamaba un “imperio” para comer, pues el cargo por el rancho de la tropa les saldría más caro, y hasta ahí había que afinar la puntería para no desperdiciar la munición. Y aquellas colas de Suboficiales, muchos ya mayores, a la hora de salir, en la puerta de la cocina con aquellas carteras enormes, reglamentarias, para llevarlas con pan a casa. Porque los Suboficiales jóvenes y solteros teníamos el recurso de comer rancho de la tropa gratis, y la cuota por vivir en el pabellón era también simbólica. De modo que, con no salir del acuartelamiento, no gastábamos un céntimo, y unos se entretenían con juegos de mesa, alguno visitaba el bar, que regentaba un civil, apodado “el judío”, por algo sería. Y otros nos dedicábamos a estudiar y a leer. Y hasta alguno que yo conocía muy bien, además de eso, se traía trabajo a su habitación, que también le servía de oficina. Ah, y menos mal que entonces no existían los teléfonos móviles todavía, y se podía disfrutar de intimidad.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 2 personas

  12. Mi General,
    totalmente de acuerdo con tu acertado artículo que nos servirá para identificar a los que aman a España.
    No hay que ser muy listo para comprobar que el “invento” de Zapatero tendría trampa.
    A la vista está el “invento” innecesario que resta eficacia a la misión principal del EJÉRCITO, que es la defensa de la unidad de la PATRIA y la preparación para el COMBATE.
    Siempre estaré a tus órdenes y bajo tu sombra.
    A Dios y a España servir hasta morir,
    Luis Montesino-Espartero
    Coronel de Caballería (XI Pr.)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .