LA PERVERSIÓN DE LAS CAUSAS JUSTAS Agenda 2030 y Nuevo Orden Mundial La Izquierda totalitaria al poder Pedro Motas

Introducción

Causas perfectamente justas, como las del feminismo y el ecologismo, están siendo en nuestros días manipuladas como vectores al servicio de un designio totalitario. Para algunos no importan, en realidad, las propias causas; importa solo buscar las grietas de un sistema de libertades, achacarle todo mal y acabar con estas para asaltar el poder. En el presente artículo trato de rastrear los precedentes históricos, así como las bases ontológicas y culturales de este tipo de maniobra que podríamos llamar, en términos generales, la perversión de las causas justas.

Tesis y posturas

Nuestro desarrollo intelectual ha superado a nuestro desarrollo moral. Esta es la razón por la cual nos encontramos ahora en peligro mortal. Somos buenos, quizá demasiado buenos, pero también somos un poco estúpidos; y es esa mezcla de bondad y estupidez la que se encuentra en la raíz de nuestros inconvenientes.

El mundo está en peligro porque los seres humanos, subdesarrollados en lo moral, hemos adquirido un enorme saber científico y un desmedido poder tecnológico. En cambio, la mayor parte de la gente es demasiado buena y dócil, pero un poco acrítica. Ciertas élites, ávidas de controlarlo todo, tienen a su disposición ya demasiado poder e inteligencia (incluso artificial), mientras que el común de las gentes se mueve por buena voluntad, quizá sin preguntarse siquiera en qué grado están siendo manipulados.

Ahora podríamos preguntarnos: ¿seremos nosotros, las personas de nuestra época y de nuestra civilización, un pueblo manso y muy sufrido, fácil de llevar de las narices y dispuesto a inmolar el sentido común en el altar de la lógica, cuando surge entre ellos un político que los seduce convenciéndolos de que sus instituciones existentes no se basan en los más estrictos principios de moralidad?, ¿nos están llevando del ronzal mediante la apelación a nuestra fibra moral?, ¿han aprendido los ávidos de poder a usar en su favor la fina sensibilidad moral de nuestros conciudadanos?, ¿hemos inmolado ya el sentido común en el altar de una supuesta lógica y de una presunta exigencia ética?

Pudiera parecer que sí, que nos ha invadido ya una ola de hiper-etización. De hecho, ya no hay ámbito de la vida en el que no se hable de ética. Todo se ha moralizado minuciosamente. Observemos lo fácil que es, a continuación, transformar lo ético en político a base de promulgar una ley para cada norma moral, un escrache mediático para cada opinión o conducta políticamente incorrecta. Y el siguiente paso, una vez que hemos convertido ya todo lo personal en político, consiste en poner todo lo político bajo el control total de unos pocos.

De este modo, el grupo con ínfulas de poder pasa a controlar cada detalle de la vida personal de cada ciudadano. Quedan habilitados para entrar en la dieta y en el lenguaje, en el garaje y en la cocina, en la alcoba y en la conciencia, en el ocio y en el negocio, en el hogar –que ha dejado de ser castillo- y en la familia. Nada escapa, por esta vía, a un totalitarismo perfecto. Logrado, eso sí, por apelación a nuestra fibra moral.

Revisión de las tesis

Las principales perturbaciones de nuestro tiempo no se deben a nuestra perversidad moral, sino, por el contrario, a nuestro entusiasmo moral a menudo mal dirigido: a nuestra ansiedad por mejorar el mundo en que vivimos. Los que siguieron a Hitler y a Stalin, en su mayoría, lo hicieron precisamente porque fueron ‘conducidos fácilmente de las narices’. Es triste ver cuán fácilmente puede ser mal utilizada una apelación a la moralidad. Pero es un hecho el que los grandes dictadores siempre trataron de convencer a su pueblo de que conocían el camino hacia una moralidad superior.

Unos pocos son perversos, al menos en su desbocada avaricia de poder, y ponen a su servicio una inteligencia y una capacidad tecnológica hasta hace poco desconocidas. De ahí nuestros problemas. Pero también se da en el clavo: para que los perversos triunfen, no basta la amenaza, hace falta, además, el ardor moral un poco atolondrado de los pobres ilusos aborregados. Incluso los que estarían dispuestos a plantar cara a la más cruel represión, se ponen mansamente en ruta si son reclutados para la utopía.

Sobre el solar de la civilización cristiana, desencanto con la política del Bien

 Tras cien millones de crímenes y cien años de miseria, ¿por qué sigue habiendo comunistas?. Y la respuesta apunta en la dirección: hacia una moralidad hipertrofiada. Se apoya el argumento en el fin de la inocencia y la seducción de los intelectuales.

Para desconcierto de muchos, aun hoy sigue habiendo partidarios del totalitarismo. También hay una masa de incautos que entregan con afán su libertad a cambio de un certificado de buena conducta. Y, como de costumbre, son los totalitarios los que expiden estos certificados. ¿Por qué sigue sucediendo algo así?

La causa ontológica monista de los totalitarismos

Al final, los totalitarismos gemelos del siglo pasado -comunismo y nacionalsocialismo- no son más que formas circunstanciales de una cierta convicción ontológica monista. Solo hay una realidad, un ser, llámese líder, llámese partido, el resto es nada. Queda negada toda genuina alteridad. En consonancia con esta ontología, el líder o el partido reclaman el poder… TODO el poder.

Este es el rasgo distintivo de la pulsión totalitaria. A quien la posee no le basta una parte del poder, un poder compartido o dividido, un poder al que se escape esto o lo otro, por nimio que sea esto o lo otro. El totalitarismo es refractario a la división de poderes. Tampoco reconoce ámbito privado alguno, ni la empresa, ni la casa familiar, ni la conciencia de cada persona. Se trata, en el fondo, de una negación ontológica. Nada existe realmente salvo el líder, el colectivo, la vanguardia, el pueblo, la raza, la clase, el partido, o lo que sea según los casos.

El sustrato cristiano

Quizá a lo largo de la historia las aspiraciones totalitarias de unos chocaron con las de otros y fueron resultas -o no- por la violencia. Pero los totalitarios del siglo pasado se percataron de algo nuevo: entendieron el sustrato de civilización sobre el que trabajaban, un sustrato –llamémosle así- borreguil. Creyeron posible edificar el poder totalitario sobre el solar de una civilización cristiana. ¿Cómo?

El cristianismo proclama un Dios que es el fundamento ontológico de todo, pero que, por amor, crea un universo dotado de autonomía, de ser, distinto del propio Dios. El universo cobra en él entidad propia. Y, de modo particular el ser humano, es decir, cada uno de nosotros está hecho a imagen y semejanza de Dios, cada persona tiene entidad propia, una dignidad absoluta y una voluntad libre.

El reconocimiento del otro en el cristianismo

 El cristianismo fundó una civilización del reconocimiento de la alteridad. Dios mira al universo y ve que es bueno, es decir, que es. Reconoce en cada persona una entidad propia. Y cada uno de nosotros ha de reconocer la genuina existencia de cada uno de los demás, con su dignidad y libre albedrío. Nadie es más que nadie. En el seno de la civilización cristiana nacieron las primeras formas de parlamentarismo con representación popular y división del poder, así como las primeras universidades como foros de libre discusión y búsqueda conjunta de la verdad. No hay nada, por lo tanto, más opuesto al totalitarismo que el cristianismo. Fruto de este reconocimiento del otro surge la idea de amor al prójimo, incluso al enemigo.

Y sobre la base del cristianismo, represión y utopía

En vista de todo ello, imponer sobre el solar de la civilización cristiana un régimen totalitario pudiera parecer, a primera vista, una empresa desesperada. Pero los totalitarismos del siglo XX descubrieron cómo hacerlo: a base de represión, de utopía moral, de violencia y propaganda.

Los totalitarios del siglo XX pudieron pensar así: hay un mundo formado en el cristianismo que está dispuesto a la indignación, a odiar el mal, a luchar contra la injusticia. No hay más que ofrecerle una causa de tal corte y descalificar moralmente a todo el que no se sume. Busquemos causas justas de las que servirnos, tendremos de nuestro lado a todos aquellos que aman las causas justas. Acusemos a quien ha combatido hasta ahora el mal de haberlo consentido y promocionado por no haberlo eliminado por completo. Extendamos la especie de que para erradicar la injusticia necesitamos el poder, todo el poder.  Ello nos justifica para asaltarlo y para eliminar como conspirador a quien se oponga o simplemente dude.

Justificar el horror desde el orgullo de la razón

Algunos pensadores modernos creyeron haber descubierto algo crucial: el mundo está mal organizado. Imaginaron entonces que podría ser reconstruido con mayor perfección desde los dictados de la Razón… de su razón. Y vieron en los regímenes totalitarios la herramienta adecuada imponer sus ideas sobre el mundo. Es la única explicación posible de la condescendencia con que muchos intelectuales (y artistas) trataron al horror. Quizá, por encima del miedo, de la fama y del dinero, les movió la vocación de poder, la tentación de edificar -por dictador o partido interpuesto- un mundo a la medida de su caletre. En el fondo y de nuevo encontramos una enfermedad ontológica antes que moral: un ego sin límites.

El fin de la era moderna y el nacimiento de obtener el poder

Se identifica el fin del comunismo con el fin de la era moderna, entendida esta como la época del orgullo de la razón, o más bien desde las ideologías.

Pero no amaneció entonces el mundo pacífico, próspero y libre que llegamos a imaginar. Con la caída del Muro no quedó aniquilada la voluntad de obtener todo el poder. Esta voluntad, que seguía operando sobre los rescoldos de una civilización cristiana, se lanzó entonces a la búsqueda de nuevas causas justas con las que indignar y movilizar a las buenas gentes.

Pedro Motas. Veterano de España

Blog: generaldavila.com

22 agosto 2021

21 pensamientos en “LA PERVERSIÓN DE LAS CAUSAS JUSTAS Agenda 2030 y Nuevo Orden Mundial La Izquierda totalitaria al poder Pedro Motas

  1. Mi respetado y muy querido D. PEDRO MOTAS,
    Como siempre, EXCELENTE VISIÓN sobre LA IZQUIERDA TOTALITARIA.
    A lo largo de llos siguientes epígrafes :
    1.-Introducción
    – Causas perfectamente justas : feminismo y ecologismo
    2.- Tesis y posturas
    – El intelecto supera la moralidad
    3.- Revisión de las tesis:
    – Imprescindible “aborregados”
    4.-Sobre el solar de la civilización cristiana
    -¿Por qué existen comunistas?: Moralidad hipertrofiada.
    5.- La causa ontológica monista de los totalitarismos.
    – Lideres y partidos./ y ¿La conciencia?
    6.- El sustrato cristiano
    La persona como ¿ser subsistente , sujeto único y radical de su propia naturaleza, lo permanente y estable, lo que dura en su existir, solo tiene dignidad absoluta y una libre voluntad.?
    7.- El reconocimiento del otro en el cristianismo
    – Nadie es más que nadie.
    8.- Y sobre la base del cristianismo, represión y utopía.
    – violencia y propaganda
    9.-Justificar el horror desde el orgullo de la razón
    – Enfermedad ontológica y ego ilimitado.
    10.- El fin de la era moderna y el nacimiento de obtener el poder
    – La caída del MURO fue una simple alambradilla y el TIBET está demasiado alto para escalarle.
    Séneca sigue de actualidad :” ET POST MALAM SEGENTEM SERENAUTU EST” (Es necesario sembrar incluso después de una mala cosecha)
    Reitero FELICITACIÓN Y GRATITUD.
    A la orden de V.I
    VIVA EL REY
    VIVA EL CLERO CASTRENSE
    VIVA Y ARRIBA EPAÑA

    Le gusta a 8 personas

  2. A las órdenes de V. E., mi General.

    Muy admirado Don Pedro: Magistral e incontestable sintetización.
    “Somos buenos, quizá demasiado buenos, pero también somos un poco estúpidos”.

    ¿Sólo un poco?. Claro que, buscar otra explicación sería como buscar tres pies al gato. Tiempo perdido.

    Pues eso, “tras cien millones de crímenes y cien años de miseria”, nos seguimos haciendo la misma pregunta.

    Y el Islán por otro lado.

    Demasiado milagro para un solo santo, contener dos frentes y tapar dos brechas a la vez.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenos dias mi General y todos los seguidores .A la Orden de Vuecencia.
    Primor de lección de filosofía del derecho. no le falta ni sobra una coma.
    Me uno a los compañeros , en mi admiración hacia D. Pedro.
    Felicidades.
    ¡¡¡ARRIBA SIEMPRE ESPAÑA!!!!

    Le gusta a 8 personas

  4. Pudo MÁS la perversión que las nobles ambiciones
    ————————————————————————-
    Pudo MÁS la perversión
    que las nobles ambiciones,
    y ante estas contradicciones
    se hacen ver en la condición
    que la inmoralidad antepone.

    Los intereses personales
    del indigno procedimiento
    que alteran el ordenamiento
    enemistando las comunidades
    que mutilan el razonamiento.

    La sociedad está enfrentada
    por las políticas criminales
    que truncando los ideales
    nos vienen dando patadas
    en las formas que se valen.

    Las llamadas inteligencias
    que disputándose el poder
    ante el mundo se hacen ver
    como colosos de la indecencia
    y bendecidas por el desdén.

    Que los modistos lo exhiben
    con modelos que se recrean
    donde mismo se cachondean
    de la sociedad que NO concibe
    los ridículos que pasean.

    Con el bienestar que blasonan
    los mensajeros de la mentira
    que inspirados en la intriga
    a la depravación se abonan
    flotando en estas derivas.

    Las izquierdas totalitarias
    son iguales a los terrorismos
    que profesa el revanchismo
    de la mentalidad victimaria
    hecha en el confusionismo.

    Y. Las derechas acobardadas
    se tragan lo que les pongan
    por temor a que respondan
    las chusmas desenfrenadas
    que vienen haciendo sombras.

    Ante las legalidades injustas
    y las ilegalidades justicieras
    me quedo con las segundas
    despreciando las primeras.

    España día 22 de agosto de 2021

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 7 personas

  5. Muy buen artículo, don Pedro.
    El feminismo y el ecologismo hace tiempo que dejaron de ser movimientos moderados y sensatos para convertirse en radicales y totalitarios.

    Le gusta a 2 personas

  6. Magnifico y bueno el articulo de hoy, D, Pedro Motas. Gracias.

    Muy buenos todos los comentarios, saludos y gracias a todos.

    Afectuoso saludo, D. Pedro Motas con agradecimiento.

    Josefa del P. Socorro López del Moral Beltrán

    Le gusta a 7 personas

  7. Mi General: Profundo y seco el artículo de hoy de Pedro Motas, al que admiro y respeto. Su tesis y consecuencias, son claras y encajan perfectamente.
    Personalmente me gustaría que todo quedara en nada. En este mundo, que vive un momento muy difícil, espero que algún día, aparezca un ( ahora desconocido) personaje, y diga “ basta”,
    La cordura volverá y entonces comenzaremos una era más llevadera.
    No soy optimista, pero por una vez, espero serlo. Dependemos de Dios y “tengo Fe”, en El”.
    No puedo apoyarme en nada, pero algo debe ocurrir o caminaremos hacia el FIN. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 8 personas

  8. En efecto. D. Pedro, un magnífico artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo.

    No se puede explicar mejor ni más explícitamente el mal que aqueja a nuestra actual sociedad, y me refiero naturalmente a la sociedad llamada civilizada, con claras raíces en el cristianismo y manipuladas perfectamente por mentes perversas para que consintamos en perder identidad y libre albedrío en aras de ese postulado falso que, como bien dice, sólo persigue el poder y el control de los seres humanos en propio beneficio.

    Es muy posible que nuestra generación sea la última en ver claramente cuales son los objetivos, y que una vez desaparezcamos no haya obstáculos para que los consigan, sin disparar un tiro, sin lucha, sólo a través de un adoctrinamiento bien planificado y dirigido.

    Yo hace tiempo, y puede que alguna vez lo haya dicho en mis comentarios, que soy una convencida de que el mundo terminará dominado por potencias totalitarias. Mi duda estaba entre el mundo musulmán, los chinos o Rusia, pero tengo la impresión de que entre ellos existen lazos muy estrechos para conseguirlo, hasta que acaben por enfrentarse entre ellos mismos y gane el que mejor sepa desenvolverse en éste mundo que están convirtiendo en un caos para aprovecharlo. Posiblemente nosotros no lo veremos, pero da horror y pena de esas generaciones futuras que tendrán que enfrentarse a perder su identidad o morir en el intento de persistir en conservar su libertad, y le aseguro que prefiero que sea así, no quiero presenciar lo que puede llegar a ser ese futuro si no hay reacción en algún momento a semejante manipulación.

    Gracias por ese artículo tan claro y desgraciadamente previsible. Y no sólo es usted, los hay que también anuncian lo que nos espera, y no será porque no estén avisados los que deseen adquirir ese conocimiento, porque de ellos será la llave para abrir la puerta de la celda, si es que llegan a percibir hasta que punto eso será lo que nos espera, o les espera. A nosotros sólo nos podrán encerrar en nuestra casa, o incluso quitarnos la casa, pero no lograrán convencernos de que dejemos de luchar hasta que nos llegue el momento de partir-

    Un saludo.

    Le gusta a 8 personas

  9. No se le puede poner un pero a D. Pedro. Lo que no sé es si a lo expuesto habría que añadir, porque está ahí y hoy con más vigor que nunca, la introducción, facilitada al menos en Europa de manera escandalosa, con alguna honrosa excepción, de una perversión llamada islamismo, que ya la profetizó el inigualable y añorado Juan Pablo II, ya San Juan Pablo II.

    Le gusta a 8 personas

  10. Con permiso de Vuecencia, mi General. Estimado D. Pedro, vaya mi felicitación por su estupendo artículo.
    Los regímenes totalitarios están aprovechando la ignorancia y desconocimiento de la historia de la humanidad para aprovecharse en su propio beneficio.
    Recordemos como los demagogos convencieron a un pueblo, seguidor de la verdad, para crucificar a un inocente.
    “A quien queréis liberar?, A Jesús o a Barrabas?. ! A Barrabas !.
    ! Arriba España y viva La Legión con todas las Fuerzas Armadas ?. Julio de Felipe Jiméno

    Le gusta a 7 personas

  11. Magnifico escrito Dn. Pedro. Define claramente lo que está ocurriendo en esta sociedad, por supuesto totalmente de acuerdo con todo lo que ha escrito. Muchas gracias y saludos para todos.

    Le gusta a 7 personas

  12. Queridos amigos, antes de que llegue la medianoche, quiero agradeceros los “me gusta” y los enriquecedores comentarios a mi humilde artículo. Y como es algo que preocupa a todos nosotros por la repercusión que puede tener en un futuro inmediato, especialmente para nuestros hijos y nietos, quiero analizarlo más en profundidad, manifestando la manipulación que se hace de las causas como el feminismo, el ecologismo, la madre tierra, el indigenismo, la igualdad, la crueldad con los animales…
    En fin, cuando lo termine, en próximas fechas, lo someteré a vuestra opinión enviándolo a nuestro querido General Dávila para su posible publicación en el presente Blog.
    Hasta entonces, buenas noches, feliz descanso y un fuerte y afectuoso abrazo de vuestro compañero y amigo.
    Pedro Motas
    Veterano de España

    Le gusta a 7 personas

  13. Me parece una de las mejores reflexiones de los últimos tiempos. A todo lo expuesto hay que añadir que “ la pérdida de la inocencia de los ansían el poder más absoluto, les ha dado las armas para crear conflictos donde no los hay, pero los hubo. Cierto sentimiento de colaboración creado en la sociedad de forma constante y obsesiva, ha creado la predisposición mental adecuada para tener un insano complejo de culpa. El principio de la anulación de la personalidad

    Le gusta a 6 personas

  14. Excelente artículo.
    La política moralista de hoy es el triunfo del calvinismo político, consistente en imponer la virtud con los instrumentos de la política, es decir, la política totalitaria, pero sacando de la ecuación calvinista a Dios. La política moralista intenta fungir como una religión política, una vez neutralizada la Iglesia mediante su incorporación al Estado. El Estado-iglesia moderno es la unión de lo político y lo moral. Occidente, por vía racionalista y desteologizada, ha llegado a donde el Islam llegó por vía teológica hace siglos; a transformarse en religión política. Pero esto aún es mucho peor en términos políticos, porque en el Islam se conserva una Autoridad religiosa/moral más o menos independiente del poder político (los ulemas, la Revelación, la tradición sagrada, etc.), que todavía puede causarle problemas al poder político acusándole de impío o de no estar alineado con la verdad revelada, legitimando el derecho de resistencia. En el Estado Democrático Totalitario, el europeo actual, que enuncia la verdad moral “descubierta democráticamente”, o incluso “científicamente” que es peor, y la convierte en legislación del Estado, ya no cabe el derecho de resistencia ni el amparo de una Autoridad moral independiente del nudo poder político. Autoridad y potestad se unifican bajo el Estado.

    Le gusta a 5 personas

  15. Voy leyendo su artículo, D. Pedro. No es para dejarlo en una segunda o tercera lecturas. Da mucho que pensar. La derrrota de los totalitarismos del siglo XX plantea importantes paradojas. A Mussolini, el ejército de ocupación aliado lo derrotó a través de la Mafia. Al imperio nipón lo derrotaron las bombas atómicas. Fue Stalin quien acabó militarmente con Hitler y luego pasaron muchísimos años hasta que una larguísima y delicada operación de inteligencia pudo acabar políticamente con el Telón de Acero. Ese prolongado y más acercado en el tiempo, lapso de pervivencia del comunismo podría explicar tal vez algunas cosas del nuevo sistema totalitario en el que ahora vamos mansamente adentrándonos…

    Le gusta a 5 personas

  16. Un excelente escrito para los tiempos actuales que corren, yo no puedo añadir nada más excepto que la izquierda ha sabido jugar sus cartas propagandísticas llevando la ideología a la enseñanza, y los ejemplos de los logros conseguidos están hoy en la juventud, capaces de enfrentarse, al orden establecido con una brutalidad y un sentido animal destrozando todo lo que sé encuentra en su camino, esto es la ideología de izquierdas, que enseña a los individuos ter unos derechos, pero no unas obligaciones con la sociedad en la que vives

    Le gusta a 5 personas

  17. La perfección no existe, pero “ronda la perfeccióh” esa visión previsora del futuro que nos traerá el devenir.que nos augura D.Pedro Motas Es lo que hay.Aunque yo espero que antes o después, surja una voz cabal y valiente que atraiga los espíritus para comenzar otra vez con rebeldía firme y clara la resistencia y lucha sin cuartel contra la perversión del SISTEMA TOTALITARIO Y ESCLAVIZANTE que las circunstancias actuales preven.
    ¡¡¡¡ ARRIBA ESPAÑA!!!!

    Le gusta a 7 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .