POLÍTICA Y ÉTICA; DEMOCRACIA Y PRIVACIDAD. Pedro Motas

La política, si atendemos a su etimología, está relacionada con la ciudad (polis, en griego), y en ese sentido toda actuación nuestra es política. Dicho de otro modo, todos somos políticos en cuanto ciudadanos que estamos llamados a participar de los asuntos que a todos nos atañen. Desde este punto de vista, pese a la difusión popular de la expresión, no se puede ser “apolítico”.

En un sentido más estricto la política se refiere a la actividad que ejercen quienes “gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o a un país, es decir, a los asuntos públicos”. Políticos, en este sentido, ya no somos todos, sino solo algunos que detentan tal empeño de modo profesional o voluntario. La política ejercida por los políticos es la que aparece, de modo habitual, en los medios de comunicación y acapara las noticias de la vida social, dada su incidencia, importancia y repercusión.

Política también es, como nos señala el Diccionario de la Real Academia, “la actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos público con su opinión, con su voto o de cualquier otro modo”. De facto, en nuestro contexto más cercano, todos estamos invitados a participar en esta actividad política, si bien los mecanismos de participación varían y, sin duda, están llamados a regenerarse y actualizarse. De modo ordinario, en los estados democráticos, la participación política del ciudadano se limita a las elecciones o a momentos puntuales en los que es consultada su decisión y voluntad. Queda pendiente pensar cómo ampliar esa participación de “cualquier otro modo”, para que de verdad se pueda considerar una actividad propia y no meramente circunstancial o delegada y solo específica de quienes se dedican de modo activo a la política socialmente estructurada.

Los modelos de actuación política han sido y son, así mismo, muy variados en la historia: desde la dictadura a la democracia, desde la oligarquía a la gerontocracia, desde el asamblearismo y el anarquismo al predominio de una tradición matriarcal o patriarcal, cuando no teocrática… Las implicaciones de uno u otro modelo son grandes en el ámbito de los derechos, de la economía, del modelo de sociedad, y hasta en la educación. La decisión por uno u otro conlleva un importante componente ético. Y al revés, en cuanto rige o valora la conducta humana, una ética implica un comportamiento político coherente, para que este pueda ser considerado, además, moralmente aceptable. Pero también nos encontramos con que en la perspectiva ética existen pluralidad de opciones y multitud de matices a la hora de sopesar la validez moral de un acto, y más si, como ocurre con la actividad política, tiene un alcance que repercute en una comunidad de personas. Por ello el binomio política-ética o ética-política es susceptible de múltiples perspectivas, que se habrán de examinar y valorar.

Abriguemos la esperanza de que las palabras, en debate, nos ayuden a vislumbrar por dónde ha de ir lo que se señala como: “renovación de la calidad democrática”. Dicha renovación que tiene que afectar tanto a los políticos que han hecho de la política una opción y un compromiso, como a todos los que formamos la polis, la ciudad, y estamos implicados en todo lo que atañe a sus asuntos.

¿Se están cargando la democracia con las violaciones a la privacidad?

En Privacidad es poder. Datos, vigilancia y libertad en la era digital, reivindica la privacidad y la soberanía digital de los individuos frente a la economía de la atención y el capitalismo de vigilancia de las grandes plataformas tecnológicas. Hay mucha gente que piensa que nuestro móvil “nos escucha”, porque justo cuando hablamos de un producto nos aparece un anuncio sobre él. Pero muchos expertos en privacidad dicen que a estas empresas no les hace falta escucharnos para saberlo todo de nosotros.

El problema es que no nos damos cuenta de cuántos datos estamos cediendo. Y cuánto se puede inferir de esos datos. Una aplicación del móvil te pide acceso a tus datos y te promete que no los usa, pero no hay ninguna policía que vigile que eso es así. Una cosa que queda clara es que el llamado capitalismo de vigilancia, es decir, las plataformas tecnológicas que viven de la extracción y comercialización de datos privados, vive exclusivamente de la publicidad.

Sabemos que damos nuestros datos a cambio de publicidad, pero es un conocimiento muy abstracto. Si te dicen “vamos a usar tus datos para ofrecerte publicidad de lo que te gusta”, piensas que no está mal. Pero no sabes lo que hay detrás, los data brokers, cómo funcionan, qué consecuencias tienen para tu vida y la sociedad. Y en el sentido individual, es un trato muy injusto. Tú con tus datos personales no puedes hacer mucho. No te sirven de nada y si los vendieras ganarías algo así como doce céntimos al año. Pero ellos, al tener miles de millones de datos, pueden hacer mucho. Es una relación muy desigual y asimétrica.

La mayoría de las veces los datos son para financiar a la empresa y no para mejorar el producto. Para mejorar el producto se utilizan muchos menos datos y siempre se pueden borrar o tratar de una manera más segura. Los periodistas necesitan privacidad para hacer su trabajo. Si no tienen privacidad no pueden mantener a salvo sus fuentes, y si sus fuentes saben que no van a estar a salvo no van a querer colaborar. Y el propio periodista, si no está a salvo, tampoco querrá arriesgarse. Sin periodismo no puede haber democracia. Nos estamos cargando la democracia sin darnos cuenta a través de estas violaciones de privacidad.

A menudo pensamos en la privacidad frente a la interferencia de los gobiernos. En nuestra cultura política parece que nos molesta más la invasión estatal que la de empresas privadas. Hay un equilibrio sano que hay que defender entre la industria, lo público y la ciudadanía. Y cuando esos tres elementos se unen demasiado aparece el riesgo de los Estados totalitarios, como fue el comunismo en Rusia o la China actual.

La privacidad no es solo un derecho sino un deber cívico. Una de las estrategias que han usado las empresas tecnológicas para convencernos de su relato es la de “divide y vencerás”. Es decir, la privacidad es algo individual, una preferencia personal. Y no es así. Porque cuando alguien comparte sus datos, y esa empresa los utiliza para entenderme a mí, que yo nunca quise dar mis datos, y luego para tratar de perfilarme y manipular mi voto, esa preferencia personal se convierte en algo muy colectivo. Es como con el coronavirus. Una cosa es que a ti te parezca bien arriesgarte y contagiarte y otra es que contagies a otros.

Cuando vendo mi casa, y es mía y la compré con mi dinero, tengo la autoridad moral y legal para vender o destruir o hacer lo que quiera con esa casa. Pero cuando vendo mis datos, no tengo esa autoridad moral porque mis datos contienen tus datos también. Si vendo mis datos genéticos, estoy vendiendo datos de mi familia. O igual cuando vendo datos de mi ubicación, también vendo los datos de mis vecinos. Casi nunca tus datos personales son solo sobre ti.

Es otro relato que nos han vendido las grandes tecnológicas: si no tienes nada que esconder, debes ser lo más transparente posible, y la gente más transparente es la más ética o virtuosa. Y en realidad el liberalismo depende no solamente de que el gobierno no se meta en tu vida si no es necesario, sino de que tampoco lo hagan tus vecinos. Necesitamos una esfera privada en la que puedas seguir tu religión, tus intereses, que no tienes que compartir necesariamente con nadie, sobre todo cuando compartir conlleva muchos conflictos innecesarios.

Nos aterra que se nos juzgue. Cualquier cosa que digamos o hagamos se usará en nuestra contra, y eso quiere decir que no podemos hablar libremente. Está afectando a las relaciones sociales, a las amistades, pero también a las relaciones entre profesores y estudiantes. Es un moralismo y puritanismo extremo en el que todo el mundo tiene que ser perfecto. Pero es imposible ser perfecto. Siempre habrá alguien que crea que haces algo mal. Si estás mucho con tus hijos, se te culpa. Si estás poco, también. No hay manera de ser buena madre o padre. Alguien siempre te criticará.

La esfera pública se vuelve muy peligrosa para algunos tipos de personas. No es que la crítica se distribuya de una manera igualitaria, es que además las minorías reciben la mayoría de estas críticas extremas. Las redes y las plataformas construyen tu identidad virtual a partir de tus datos y es muy difícil refutarla o cuestionarla. ¿Estamos perdiendo espontaneidad?

La publicidad personalizada sí que es un poco más efectiva que la convencional, pero es que es tan cara que no merece la pena la inversión. El problema con las elecciones, aunque también es muy poco efectiva, es que se ganan o se pierden por unos cuantos cientos o miles de votos. Si puedes identificar a los indecisos que pueden cambiar el sentido de su voto, te puede servir para darle la vuelta a unas elecciones. No son suficientemente efectivos como publicidad pero sí como propaganda.

¿Estamos en un mundo de locos o el mundo se ha vuelto loco…?

Pedro Motas

Blog: generaldavila.com

22 octubre 2021

12 pensamientos en “POLÍTICA Y ÉTICA; DEMOCRACIA Y PRIVACIDAD. Pedro Motas

  1. A las órdenes de V. E., mi General.

    Pues parece que sí, mi admirado Don Pedro, «Estamos enunnmundo de locos y el mundo seClaro que se están cargando la democracia con las constantes violaciones, no sólo de la privacidad, sino hasta de las leyes y de nuestra intimidad. Y de la propiedad privada, y hasta ahí podíamos llegar.

    Esa agresión puede ser la que desencadene una solución definitiva al problema de la inexistencia de ética en la política.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 4 personas

  2. Perdón, mi General, y Don Pedro.

    Una vez enviado, me aparecen un par de errores en el comentario. El primero, tres palabras escritas como si fueran sólo ua, sin separación de espacio entre ellas, «enunmundo» enlugar de «en un mundo». Y el segundo y más grave, que está incompleta la cita y debe terminar con el mudo se «ha vuelto loco».

    Lo siento.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 4 personas

  3. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    D.PEDRO MOTAS ES DE PLENA ACTUALIDAD. Tanto el par ( POLITICA,ETICA) como el binomio ( Democracia-privacidad) son interrelacionables en la CIRCIUNSTACIA inseparable humana.
    Sobre POLITICA Y ETICA, se observa claramente que hay una peligrosidad que afecta al discurso ético insalvable que es EL RELATIVISMO MORAL DE LA POLITICA. Precisamente produce la argumentativa logica del reconocimiento precario y ambivalente en la dimensión subyacente de la LIBERTAD HUMANA.
    Casi todo lo había intuido el GRAN KANT :
    «LA AUTONOMIA DE LA VOLUNTAD ES EL ÚNICO PRINCIPIO DE TODAS LAS LEYES MORALES»
    La autonomía del individuo como condición de toda ACCIÓN MORAL le IMPONDRÁ los dos IMPERATIVOS DE CONDUCTA PURA :
    a) LA PROPIA PERFECCIÓN y
    b) LA LATENTE BUSQUEDA DE LA FELICIDAD.
    Cuando de CALIDAD DEMOCRATICA RENOVADA se habla hay que ir a LA ACTITUD PERMANENTE DE LA MEJORA CONTINUA que presumiblemente lleve EL ORDEN Y LA PURIFICACIÓN ETICA PER SE.
    Cita a modo de segundo epígrafe una interrogante AFIRMATIVA : ¡ Se estan cargando la democracia con las violaciones a la privacidad?
    ¡AFIRMATIVO! , Se parte de la CIBERSEGURIDAD , en efecto. EL hakeo a herramientas democráticas» . Esto se traduce en los llamados crímenes informáticos. Aparece el «ransomware y con él los «bots» ( redes automatizadas y programadas) orientadas al manipuleo del voto electrónico y el hacktivismo.
    También nos encontramos con el IoP (Internet of privacy). Una famosa empresa ESET, experta en Labores de Seguridad marca cuatro tendencias en ese sano equilibrio que el Profesor MOTAS señala entre :
    INDUSTRIA
    LO PUBLICO Y
    EL INDIVIDUO
    Claro que hay un riesgo en la fusión de la terna citada . Podría llegarse al TOTALITARISMO
    Autores como Lucas Paus y otros citan la WANNACRY y el NotPetya etc. indicando que tanto recursos de primera necesidad seran atacados como agua, energia etc.
    Comparto toda la exposición y sobre todo LA PERDIDA DE ESPONTANEIDAD puede llevarnos a la construcción de LA IDENTIDAD VIRTUAL HUMANA . En definitiva EL MUNDO NO SE VUELVE LOCO porque LA PERSONA VUELVE LOCO AL MUNDO.
    Ya lo dijo Ovidio : » QUO MAGIS TEGITUR, TECTUS MAGIS AESTUAT IGNIS» (Cuánto más te esfuercess enn ocultar el fuego más arde).

    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL EJÉRCIOT
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 8 personas

  4. Atentamente y con el debido respeto

    Al desgobierno actual
    ————————————-
    La política es un bien
    si se lleva con la dignidad
    que haciendo honor al deber
    se dignifica el poder
    con la nobleza intelectual.

    Ofrecidas a la obligación
    con la firmeza entrañada
    en las personas de RAZÓN
    que en su insigne condición
    se muestran capacitadas.

    Para dirigir las riendas
    del pueblo que confió
    en los que se les encomienda
    los propósitos de enmiendas
    que engrandecen a la Nación.

    Y. Nunca para prorrogar
    el hacer de este descaro
    que arrebatando la libertad
    se hacen ver en la indignidad
    que ofrecen los desamparos.

    DE LA POLÍTICA CRIMINAL
    QUE NOS PUSO EN ESTE ABISMO
    DONDE SU INMORALIDAD
    RESPINGA CON LA FEROCIDAD
    QUE BENDICE EL TERRORISMO.

    España día 22 de octubre de 2021

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 6 personas

  5. Resumiendo, Políticos somo todos, quienes nos controlan (Poder) y todos los demás (Víctimas), y cuanto MENOS privacidad tengamos, MÁS sabrán de nosotros, para MEJOR victimizarnos; como diría el Poeta, estamos arreglados. Buenos días, don Pedro, y todos. ¡Viva la Democracia! (esa de «ellos»)

    Le gusta a 8 personas

  6. Con su permiso mi General:
    Amigo Pedro, es curioso como se nos olvidan conceptos básicos como el que citas en el primer párrafo de tu artículo: «La política, si atendemos a su etimología, está relacionada con la ciudad (polis, en griego), y por lo tanto nadie puede ser apolítico».
    Aunque lo que sucede de verdad es que estamos tan hartos de los políticos -aquellos que se dedican a la política de forma profesional- que queremos diferenciarnos claramente de ellos.
    Respecto de “la actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su voto» mientras en España no se modifique el sistema electoral que padecemos y el voto valga lo mismo en cualquier región del país, no tendremos la verdadera representación parlamentaria que nos merecemos ni terminaremos con los excesos separatistas en las Comunidades Vasca y Catalana.
    Y sí, con las violaciones a nuestra privacidad también estamos perjudicando gravemente la democracia. Por eso, para mantener mi privacidad lo mejor que puedo, no participo en las redes sociales.
    «¿Estamos en un mundo de locos o el mundo se ha vuelto loco…?»
    Ni una cosa ni otra pero, si las «malas personas» -malnacidos o hdp que nos lo quieren hacer creer- volaran, no veríamos nunca el sol.
    Saludos cordiales.

    Le gusta a 7 personas

  7. Mi General: Muy interesante la lección de hoy. Pedro Motas, al que admiro, me asombra con su exposición, no se como aclararme del todo.
    Soy “político”, aunque no me guste, mis datos y mi vida están y son manejados,, por los que yo llamaría enemigos, mi “Libertad “es relativa y se la debo a ellos, en dos palabras “ No soy nada, ni importo a nadie “.

    Aclaro, que lo anteriormente expresado por mi, es un resumen simple y a la vez real. Estamos en un mundo, deshumanizado y en poder de máquinas, nuestro control es total. Pero al menos puedo decir: VIVA ESPAÑA,,,🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 8 personas

  8. Buenas noches, D. Pedro Motas,

    Muy bueno el articulo de hoy, y real como la vida misma, en los momentos en los que estamos y vivimos. Gracias por tan magnifica lección.
    Saludos a todos los que han comentado, con gran acierto. Gracias.

    Un saludo con afecto, y gratitud, D. Pedro Motas.

    Josefa del P.S. López del Moral Beltrán

    Le gusta a 6 personas

  9. Gracias mi general por la calidad del blog e inteligente exposición de D.Pedro Motas. En síntesis pienso que desde sus orígenes puros en el que la politica germinaba del pensamiento, la filosofía, las artes y por ende la ética…Hasta el momento presente, hay un abismo producido por la pérdida de la inocencia democrática, social y de civilización ( que como el amor humano tiene sus períodos) aunque siempre pueda haber renacimientos – por alguna generación que no esté pérdida en el presentismo, que pueda reiniciarse de forma pura. Creo que la pérdida de la ética en política es por considerarla un lastre en la lucha por el resultado inmediato dentro de períodos cortos electorales y vertiginoso vivir de la población que se descuida a tan sólo votar y seguir su lucha egocéntrica, en una pandemia individualista que separa a la sociedad en bandos estancos. El marketing ha invadido todo y la estadística es la herramienta de medir incluso la respuestas a las utópicas proposiciones del político al ciudadano, de manera que vale todo, aunque sean aberraciones: si hay nicho de mercado, hay votos y con ello un silloncete, buena paga y conquista de posicionamiento en distintos mercados, hasta que te echen. Los más listos y amorales ganan, los sabios, heroes y santos quedan excluidos por su propia condición…Triste, pero cierto, salvo excepciones que siempre habrá, que se lo digan a los excelentes quienes sufren y combaten la cruda realidad. Aunque nada dura, tampoco la decadencia humana. Saludos y disculpas si me alargue.

    Le gusta a 4 personas

  10. Llegada la media noche, quiero agradecer los «me gusta» y los valiosos comentarios a mi humilde artículo; a la vez que tanto en la política actual con falta de ética y a la falta de democracia por carencia de privacidad no lo veamos como una derrota mientras haya una esperanza en que surja algo y alguien, con muchos, que, con fe, nos salve de caer en el precipicio…
    Y siempre con el grito de ¡¡¡ VIVA ESPAÑA !!!
    Si… ¡¡¡VIVA siempre ESPAÑA !!!
    Buenas noches y un fuerte y caluroso abrazo de vuestro amigo y compañero.
    Pedro Motas
    Veterano de España.

    Le gusta a 4 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s