VACUNADOS Y NO VACUNADOS ¿RIESGO DE DIVISIÓN SOCIAL? HE AQUÍ EL DILEMA Y EL PROBLEMA… Pedro Motas

Muchos autores han analizado la falacia de la pendiente resbaladiza como un argumento que propone que cuando se da un primer paso hacia una dirección, una serie de consecuencias inextricables conducirán, en última instancia, a un resultado desastroso. Una falacia es un argumento imperfecto, es decir, con deficiencias formales que lo convierten en irracional. En el caso de los temas que aborda la pendiente resbaladiza, los resultados siempre son negativos. Por eso suelen ser un buen caldo de cultivo para la ciencia ficción.

Sin embargo, pese a basarse en argumentos imperfectos, la pendiente resbaladiza no impide hacer algunas críticas razonables sobre las consecuencias que podrían derivarse de intervenciones en exceso arriesgadas. Pero se analiza la práctica de la argumentación moral que un uso conservador del argumento justificará el rechazo de lo nuevo, por el temor a que nos lleve hacia el desastre. Por el contrario, un uso crítico invita a mantener la prudencia ante prácticas de resultado incierto.

La vacuna y la pendiente resbaladiza

Cuando hizo acto de aparición la vacuna contra el virus SARS-CoV-2, no dejaron de pronunciarse argumentos que advertían las posibles consecuencias negativas sobre su impacto social. Muchos de ellos correspondían a la clasificación de pendiente resbaladiza, pues renunciando a la lógica formal, prevenían de un posible desastre. Uno de los principales problemas que se planteó era si la vacunación debía ser obligatoria. O si debía serlo al menos para algunos colectivos.

A partir de aquí se empezó a especular sobre la división social que podría acarrear el estar vacunado frente a los que no lo estuvieran. De hecho, una de las primeros ideas que se barajó para mostrar los peligros de esa posible desigualdad era ejemplificada con la idea de ciudadanos que podían viajar, por estar vacunados, y ciudadanos que no, por no estarlo.

¿Es posible que una falacia termine convirtiéndose en una realidad? En la actualidad, el pasaporte de vacunación  parece serlo y se materializará en breve. Bajo la lógica argumentativa de la pendiente resbaladiza, la posibilidad del pasaporte de vacunación es una mala idea y representa una medida discriminatoria e iliberal, porque nos conduce en una dirección con resultados inciertos.

Pensemos en tres grupos poblacionales que pueden no vacunarse: a) aquellas personas que no pueden, porque tienen una contraindicación médica (edad, condiciones de salud y/u otros factores); b) aquellas personas que no quieren (antivacunas o por simple razón de autonomía); y c) aquellas personas que no tienen acceso a la vacuna. ¿Estas personas tendrían restringidas sus libertades de movilidad por no tener un pasaporte de vacunación? ¿Qué hacemos con estos grupos? ¿Es posible pensar en un mercado negro de pasaportes de vacunación falsificados?

Como puede verse, a veces las metáforas catastróficas que enuncian las pendientes resbaladizas pueden enunciar verdades, pese a que su argumento sea imperfecto (irracional). Incluso cuando una medida como el pasaporte de vacunación parece insuficiente para prevenir los riesgos de contagio, pues, ni siquiera está probado que las vacunas produzcan una inmunidad esterilizante. O lo que es lo mismo, no se ha demostrado que los vacunados no puedan contagiar o transmitir el virus.

El riesgo como fundamento de la pendiente

El concepto de riesgo es actualmente entendido como la probabilidad que existe de que tenga lugar un acontecimiento con un impacto negativo o de que un factor aumente la probabilidad de que esto ocurra. En el ámbito sanitario, el factor de riesgo son aquellas condiciones que dentro de una cadena de acontecimientos relacionados sirven para identificar causas próximas al desarrollo de una enfermedad.

Lo interesante es que esta idea de riesgo supone siempre un control social. La sociedad “saludable” tiene un comportamiento predecible y deseable, y lo que se aparta se convierte en una conducta desviada. En otras palabras, existen comportamientos que deben ser controlados para evitar riesgos.

Debido a la actual pandemia podemos ver múltiples ejemplos. Basta mencionar el uso de la mascarilla. Cuando se habla de control social, no se está haciendo referencia a unas leyes sancionadoras por no usar la mascarilla, sino a que es la misma sociedad la que vigila y controla su uso. ¿Quién vería bien, hoy en día, que una persona estornudara o tosiera sin mascarilla? Incluso aunque estuviera haciendo deporte al aire libre, su comportamiento sería censurado. O, por lo menos, no se vería con buenos ojos.

Por tanto, salud, riesgo y control social son conceptos muy unidos. Pero es importante remarcar que el peso de ese control no necesariamente proviene de un poder estatal, sino de una narrativa. Desde la antropología de la salud se ha analizado que la narración en torno al riesgo puede tener como consecuencia miedo, ansiedad y rabia. Ejemplos que también hemos visto durante la pandemia como los censurables ataques a profesionales de la salud por parte de sus vecinos.

Nuevas pendientes de vacunados y no vacunados

Dentro de la narrativa de riesgo podría ser aceptable la implementación de estos pasaportes. Como se ha mencionado arriba, la pendiente resbaladiza puede ayudarnos a generar un pensamiento crítico, para analizar con cautela los posibles desenlaces de una acción. ¿Deberíamos aventurarnos, entonces, a plantear otras pendientes a partir del pasaporte de vacunación?

Parece necesario enunciar algunas, aunque su finalidad no sea otra que la cautela, es decir, la de proponer límites que resultaría inaceptable sobrepasar frente a esa posible división social entre vacunados y no vacunados. ¿Podría comenzar a usarse un pasaporte parecido para entrar a ciertos lugares de ocio (discotecas, bares, restaurantes, cines)? ¿Podría solicitar un empleador a un candidato, previa firma de un contrato de cesión de datos privados, que muestre su certificado de inmunidad para ser contratado?

Si el virus SARS-CoV-2 se convierte en una infección respiratoria endémica, lo cual es muy probable, ¿seguirán siendo útiles los pasaportes de vacunación? ¿Los pasaportes de vacunación estarán basados en una vacuna administrada o en ciertos niveles de anticuerpos en sangre? Estas y otras muchas cuestiones se plantean de seguir la argumentación de la pendiente resbaladiza en su uso crítico-prudencial y merecen ser examinadas si no queremos acabar con una división social entre vacunados y no vacunados.

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

6 noviembre 2021

13 pensamientos en “VACUNADOS Y NO VACUNADOS ¿RIESGO DE DIVISIÓN SOCIAL? HE AQUÍ EL DILEMA Y EL PROBLEMA… Pedro Motas

  1. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    D. PEDRO MOTAS presenta en tres epígrafes el modelo de LA PENDIENTE RESBALADIZA para la vacuna del COVID-19.. Su esmerada argumentación admite la interrogante clave del primer epígrafe:
    1.- LA VACUNA Y LA PENDIENTE RESBALADIZA

    ¿ES POSIBLE QUE UNA FALACIA TERMINE CONVIRTIENDOSE EN REALIDAD?
    La respuesta la dan las NORMATIVAS SOBRE «EL RIESGO». Precisamente , la actualidad lleva implícito el RIESGO en casi toda la normativa de «LA CALIDAD». Ya sea la producción que es el caso hasta cualquier tipo de evento imaginable.
    2.- EL RIESGO COMO FUNDAMENTO DE LA PENDIENTE
    El concepto de RIESGO viene precisado en la NORMATIVA y está enraizado a la PROBABILIDAD en las variables intervinientes de los procesos implicados.
    En la actualidad el factor tiempo es decisivo y cada variable determinante va asociada a la estocasticidad temporal. En definitiva se evalúa la incertidumbre del proceso hasta límites insospechados..
    Es claro que en una SOCIDAD SALUDABLE se debe considerar UN COMPORTAMIENTO PREDECIBLE Y DESEABLE. Precisamente los modelos que se barajan están inmersos en el espacio influyente de las variables estocásticas propia y determinantes.
    Tanto en el armamento, los sistemas NBQ y RNBQ conllevan una aplicación de normativas que inciden en variables de incidencia psicológica cuasi propia de GUERRA PSICOLOGICA se tratase.
    3.- Afortunadamente LOS MEDICAMENTOS aparecidos AMORTIGUAN de forma contundente LA PROBLEMATICA SUSCITADA POR LA POSIBLE DIVISIÓN DE BANDOS que suscitaba la dualidad VACUNADOS-NO VACUNADOS.
    En definitiva una falacia deja de serlo cuando el avance de la aparente PENDIENTE RESBALADIZA se supera por LA RAZON HUMANA en terminos intelectivos EXPERIMENTALES Y por tanto DESEABLES.
    Los miedos a la miocarditis, pericarditis de la ARNm o la Comirnaty etc Spikevax … A DIOS GRACIAS las nuevas pastillas parece ser que lo superan.
    Por tanto los PASAPORTES DE VACUNACIÓN y los que SÍ frente a los menos NO, son superados.
    ENHORABUENA POR EXCELENTE PRESENTACIÓN Y MUY ALTA ADMIRACIÓN.
    Una vez más vemos que CICERÓN se adelantó : «HISTORIA MAGISTRA VITAE ET TESTIS TEMPORUM» (La historia es maestra de la vida y testigo de los tiempos).
    A la orden de V.I
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA SANIDAD MILITAR
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 7 personas

  2. A las órdenes de V. E., mi General.

    Ya que ayer no fue posible acceder a comentar este más que oportuno e interesante artículo, lo hacemos hoy.

    Mi admirado Don Pedro, pues sí parece que tienen la intención de dotarnos con una «cartilla» de vacunación, como las que son obligatorias para todas las mascotas y demás animales domésticos, Así es más fácil controlar todos nuestros movimientos. Conlosmedios electrónicos de hoy en día, se puede tenerenmmundo en las manos desde un simple despacho.

    Y ya puestos, hasta se nos puede programar para que nor dirijamos solos a cruzar bajo el arco qu conduce a la eternidad, según unos, o a lanada según los que idean estas cosas.

    Y el que no tenga, o pierda, la cartilla, directamente al arco sin dilación.

    El miedo que nos han inyectado con esta pandemia, superará en duración e intensidad al de la peste bubónica o el cólera.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 8 personas

  3. Atentamente y con el debido respeto

    DON Pedro. Como siempre. Su interesante y provechosa aclaración es para exponerla como lectura obligada para ciertos profesionales de la SALUD y a quienes llevan la política a nivel mundial. PERO, SOBRE TODO EN ESPAÑA.

    España día 6 de noviembre de 2021

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 8 personas

  4. Como dice D. Rafael Hervás, ayer apareció el artículo en modo fantasma, porque no dejaba acceder a su contenido, pero hoy ya veo que se ha solucionado el problema. Muy interesante todo lo que plantea, y lo más preocupante, el estado de la cuestión y lo que nos queda, que con este gobierno que nos ha tocado en la lotería que no hemos jugado, siempre es una incógnita mayor.

    Le gusta a 7 personas

  5. Hasta en llano y CUESTA ARRIBA el riesgo, no importa si real o imaginado, el «haz o no hagas eso, te lo digo por tu bien, y si no te la vas a cargar», ha sido argumento para los liberticidas, y PRIMERA tarea favorita de burócratas la elaboración de normativas para su implimentación (carnets y sanciones); la SEGUNDA, la laboriosa y meritoria elaboración de crucigramas en horas de trabajo. ¿Carnets, salvoconductos, pasaportes para vacunados?. un papelote más.en un mundo donde hace falta un papel hasta para ir por debajo del agua (me consta y lo he visto) Buenos días don Pedro, y todos.

    Le gusta a 7 personas

  6. Buenos días a todos mi General:
    Debe ser cierto aquello de que «cada uno cuenta la feria según le va en ella» porque, desde luego mi feria no tiene nada que ver con el comentario de D. Pedro Cuadrado Sánchez.
    Y a las pruebas me remito: en Galicia y Cataluña -por citar sólo aquellas de las que tengo constancia- es necesario exhibir el «certificado de vacunación» para poder acceder a los establecimientos de ocio nocturno. Y en mi caso -no estoy vacunado- no puedo viajar fuera de España por carecer del «pasaporte de vacunación».
    De todo ello se deduce mi querido Pedro Motas:
    Que SI, que ya hay una división social entre vacunados y no vacunados a nivel mundial. A propósito, muchas gracias por haber evitado el término «negacionista» con el que se pretende descalificarnos socialmente a los no vacunados.
    Que ya existe y se exige el dichoso papelito para poder viajar y de paso saber en qué bando estás.
    Y lo que es peor ya se exige en algunos países como Italia y Estados Unidos para poder trabajar.
    ¿Pero esto qué es?
    ¿Cómo se le llama a esto?
    Personalmente opino que limita -incluso suprime en algunos casos- derechos fundamentales.
    Y eso que «ni siquiera está probado que las vacunas produzcan una inmunidad esterilizante. O lo que es lo mismo, no se ha demostrado que los vacunados no puedan contagiar o transmitir el virus.»
    Como tampoco ha habido tiempo de comprobar los posibles efectos secundarios a largo plazo de estos fármacos experimentales, que no «vacunas». Vacunas la de la viruela, la polio o la hepatitis B. Pero este fármaco contra el virus SARS-CoV-2, de momento, todavía no lo es.
    Ojalá lo llegue a ser también lo digo.
    ¿Y con esta falta de ensayos clínicos quieren ahora inyectar también a los menores de 12 años?
    Vivo en un mundo que no comprendo en el que las personas interactúan de una forma que todavía entiendo menos.
    Quiero dejar constancia que uso mascarilla, mantengo la distancia social, no asisto a eventos multitudinarios y fortalezco a diario mi sistema inmunitario para que nadie, vacunado o no, pueda contagiarme de nada.
    Pasen un buen fin de semana.
    Saludos cordiales.

    Le gusta a 8 personas

  7. Mi General: Difícil de comentar, el tema que nos plantea el compañero de Blog Pedro Motas. Magnífica exposición, gracias por su contenido.
    Desde el principio de esta Pandemia, la información dejó mucho que desear, los que informaban en TV, parecían neófitos.
    Creo que se están aprovechándose de nuestro datos e incluso de nuestra, mente..
    Vacunados SI, Vacunados NO. Es un peligro, al menos así lo veo yo. Es como decir BUENOS y MALOS.
    Los segundos no tendrían, lógicamente su “pasaporte “, y tendrían la vida muy difícil.
    Cuidado, este asunto puede ser muy peligroso, se empieza por la separación de las personas, y luego se podría ( ciencia ficción), eliminarlas.
    Perdón por mis desvaríos, pero todo es posible en este mundo.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 8 personas

  8. Buenas tardes, mi General :
    D. Pedro Motas, buena y clara explicacion, yo estoy vacunada, pero entendia desde el principio, que era libre el hacerlo, luego no me parece bien la creación de determinadas censuras sobre ello.
    He leido los comentarios , acertados y racionales. Saludos a todos.

    saludos con afecto y gratitud, mi General .
    D. Pedro Motas, Infinitas gracias,

    Josefa del P.S. López del Moral Beltrán

    Le gusta a 6 personas

  9. Buenas tardes D. Pedro, General Dávila y a todos;

    Si cada uno consigue transmitir su opinión y su experiencia, sabremos un poco más del tema, pienso yo.

    En principio me negué a vacunarme, tenía los mismos temores que D. José Manuel, pero cuando ya toda mi familia estaba vacunada y no habían tenido mayores efectos que un poco de fiebre o cansancio, que pasaron a los pocos días, y bajo la insistencia de mis hijas, acabé por hacerlo, ya digo, mucho más tarde del turno que oficialmente me correspondía.

    La verdad es que fue muy fácil, presenté mi carnet de identidad y la tarjeta de la seguridad social, y sin más trámites me citaron para el siguiente día. La primera dosis ni siquiera me dio reacción. A las tres semanas justas tenía que ponerme la segunda, y apenas si esperé al cuarto de hora para pincharme. Yo no tuve fiebre, pero si un cansancio anormal durante casi un mes, pero pasado ese tiempo volví a mi estado habitual.

    Soy tan contraria a las vacunas que una sola vez en mi vida me vacuné de la gripe, en Bruselas, y fue el año que más gripes tuve, así que nunca más lo volví a intentar. Me limito a tomar en primavera y en otoño un probiótico, y desde hace más de diez años no he sufrido ni un triste resfriado.

    Respeto de la vacuna contra el covid, creo que las farmacéuticas estaban sobre aviso, puesto que en ese laboratorio de Wuhan había no sólo apoyo humano norteamericano, sino ayuda económica, reconocida y anunciada en la prensa, así que posiblemente esa rapidez en desarrollar la vacuna no ha sido una casualidad, De lo que estoy convencida es de que casi todas las farmacéuticas de ámbito internacional son una auténtica mafia, y esas vacunas distribuidas por millones ha sido el negocio del siglo. Naturalmente que habrá quién no pueda o no quiera ponérsela si tiene problemas de salud que piensen que pueden agravarse al inyectarse una vacuna aún más fuerte que la de la gripe, y están en su derecho los que se nieguen a ponerse en peligro y, sobre todo, que no está comprobado que al vacunarse se consiga una inmunidad total. Lo que si parece probable es que de contagiarse no se llegue al extremo de poner en peligro la vida, yo creo que será casi como si de una gripe normal se tratara, y no pase a neumonía y a necesitar internamiento hospitalario.

    Que se volverá endémico, como la propia gripe, casi no me caben dudas, porque si de un negocio se trata, ya se ocuparán los laboratorios de poner en circulación cada año una cepa nueva contra la que tendremos que vacunarnos de nuevo, así que, en efecto, lo del certificado y toda esa parafernalia me parece un abuso y una estupidez, porque ni garantiza nada ni soluciona el problema.

    Y naturalmente me parece un abuso y un paso más a convertir nuestros derechos en papel mojado. En definitiva, lo que quieren es convertirnos en borregos que acepten cualquier cosa, y tengo la sospecha de que esto de la vacuna es una prueba más, como la prohibición de fumar, para comprobar que se puede controlar a la población simplemente por un efecto psicológico de miedo generalizado. Ya sabíamos que fumar no es precisamente beneficioso, para nadie, pero si han estado en los Estados Unidos después de esa prohibición, habrán podido observar que quienes fumaban por la calle se les prohibía pararse ni a mirar un escaparate , y la gente los miraba como si de drogadictos se trataran. Así que funcionó, y ahora dan un paso más en controlarnos por el mismo sistema, el miedo. A título personal no creo que la vacuna cree efectos secundarios a largo plazo, pero que será posiblemente casi obligatorio anualmente, de eso estoy casi segura. En definitiva, un negocio para esas mafias de las que hablaba.

    Y esas son mis conclusiones, D. Pedro. Es una maniobra, como lo del cambio climático, que les facilita poner impuestos, otros más, a los gobiernos de turno. El caso es sangrar a la población con un pretexto teóricamente beneficioso, y punto. Todos más pobres, menos los que mandan, claro, porque a mi no hay quién me convenza de que los gobiernos no se llevan una comisión sobre las vacunas, bien sean de la gripe o de cualquier otra especie.

    Y al ciudadano de a pie no le cabe más que aguantar, tan triste como eso.

    Gracias una vez más por su didácticos artículos.

    Saludos

    Le gusta a 7 personas

  10. Cerca ya de la media noche y como es mi costumbre, paso a agradecer todos los “me gusta” y, como no, por supuesto, los enriquecedores comentarios a mi humilde artículo de hoy.
    Ya es sabido mi opinión sobre el tema en cuestión por artículos publicados anteriormente, pero seguro que algunos de vosotros os preguntareis ahora: ¿y que ha hecho Pedro Motas referente a todo ello?.
    Pues bien, amigos; lo voy a contar brevemente dejando constancia de que paso de los 70 años: Mi caso ha sido parecido a nuestra querida Margarita de Armas, al principio tenía serias dudas porque la incertidumbre era importante, pero vi cómo amigos y compañeros míos que estaban bien de salud cogían el virus y fallecían, observé que toda mi familia se vacunaba y no tenían ningún problema, me cansé de consultar a amigos médicos e investigadores, entre ellos mi hijo mayor; y al final pensé ponerme en manos de mi Cristo de la Buena Muerte y Ánimas-Dios mi destino, fuese el que fuese, decidiendo vacunarme.
    En la primera vacuna no tuve reacción alguna, pero en la segunda solo noté un ligero cansancio en mi ejercicio cotidiano, a paso ligero, de 15 km., tres días por semana; ahora estoy esperando el turno de la tercera vacuna, que posiblemente será dentro de 10 o 12 días.
    Como Veterano de España he sido y soy fiel a mi Credo Legionario y a mi Ideario Paracaidista que ha regido lo que llevo de vida personal, profesional y familiar; y por eso creo que cuando mi novia, la muerte, me visite será el momento de dar gracias a Dios por lo que he vivido y esperar que cuando me presente a Él esperaré su veredicto sobre si soy merecedor de entrar en el Tercio-Gloria.
    Deseando a todos una buena noche con sus respectivo sueño feliz y agradeciendo, una vez más, vuestra consideración a mi humilde artículo; recibid un fuerte abrazo de vuestro compañero y amigo.
    Pedro Motas
    Veterano de España

    Le gusta a 6 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s