FILOSOFÍA Y ÉTICA. Pedro Motas

El pasado jueves 18 de este mes fue el Día Mundial de la Filosofía.

La UNESCO comenzó a celebrar el Día Mundial de la Filosofía en 2002 aunque no fue hasta el 2005 en el que declaró su conmemoración oficialmente el tercer jueves del mes de noviembre.

Pero ¿Qué es la filosofía?

La filosofía proviene de la palabra griega phílosophía, que significa «el amor a la sabiduría» y es uno de los campos más importantes del pensamiento humano, ya que aspira a llegar al sentido mismo de la vida, al estudio de la naturaleza de la realidad y de la existencia, y del comportamiento correcto e incorrecto.

Y ¿Por qué se celebra el Día Mundial de la Filosofía?

El Día Mundial de la Filosofía celebra la importancia del pensamiento filosófico y anima a las personas de todo el mundo a compartir su herencia filosófica entre sí, porque la filosofía es la base para la paz mundial.

Dicho en palabras de la UNESCO, la filosofía proporciona las bases conceptuales de los principios y valores de los que depende la paz mundial: la democracia, los derechos humanos, la justicia y la igualdad.

Los principales objetivos del Día Mundial de la Filosofía son los siguientes:

-Renovar el compromiso regional e internacional a favor de la filosofía.

-Promover la investigación y el análisis filosófico sobre los grandes problemas     de la humanidad para poder responder mejor a los desafíos del mundo                    contemporáneo.

-Concienciar a la opinión pública sobre la importancia de la filosofía y su                      utilización para tomar decisiones importantes.

-Hacer un balance de la situación de la enseñanza sobre filosofía en el mundo.

-Subrayar la importancia de la enseñanza filosófica para las generaciones                      futuras.

En 2020 la campaña se centró en la importancia de la filosofía en diferentes contextos regionales: comunidades, ciudades, pueblos, tienen mucho que decir sobre los problemas mundiales y sus contribuciones deben ser escuchadas y tenidas en cuenta, y solo así se avanzará en la solución de los retos a nivel mundial.

Por lo tanto: “No se aprende filosofía; se aprende a filosofar” (Immanuel Kant).

Últimamente se ha reavivado el debate sobre la presencia, o más bien creciente ausencia, de algunas materias en la enseñanza, como la  filosofía y la ética. Resulta llamativo que la filosofía deba defenderse o tenga que justificar su mera existencia, cuando ésta se ve bien acreditada por un periodo de tiempo superior al de cualquier religión, sin ir más lejos. Dos docenas de siglos certifican su buena salud, al margen de las circunstancias históricas que hayan podido rodearla. Quizá porque siempre ha sabido hacer de la necesidad virtud y ha sobrevivido a cuanto quiso disputarle su puesto.

Sin embargo, ambas disciplinas, la filosofía y la ética, se ven más demandadas que nunca. Hay secciones radiofónicas con el significativo título de Más Platón y menos WhatsApp, porque el espíritu crítico que configura la reflexión ético–filosófica suele ser una eficaz vacuna contra las tutelas demagógicas y los conformismos de toda laya. Conviene decir cómo no debieran ser las cosas para que al menos no empeoren demasiado, sin arrojar la toalla por un hipotético baño de realismo.

Una sociedad que apueste por la deliberación democrática y el afianzamiento de una libertad que no se vea condicionada por desigualdades extremas ni flagrantes agravios no debería desentenderse del papel absolutamente transversal que juegan la filosofía y la ética en el proceso educativo. Educación y cultura son, junto al sistema sanitario y el de asistencia social, las inversiones más rentables a largo plazo que un país puede hacer pensando en el bienestar de su ciudadanía.

La izquierda dice: ¡La ética, esa maldita María!. Pero esta ética no es, por demás, ninguna lista de mandatos o valores que haya que adoptar por narices, o desde argumentos ya inventariados, sino una disciplina que lo analiza todo: desde lo que es una «norma» o un «valor» hasta las peculiaridades del lenguaje

Las «Marías» son aquellas asignaturas de naturaleza «decorativa» que dábamos en el colegio y que le importaban un bledo a todo el mundo. Solían ocupar un espacio mínimo o simbólico en el horario y las impartían profesores que, en muchos casos, no tenían ni idea, con lo que, en buena lógica, se dedicaban a matar al tiempo. Eso sí, en la época de los sacrosantos exámenes, nos dejaban la hora para estudiar. Y esa era, casi siempre, la única utilidad que tenían.

Hay quien responde a esto último que «en casa»; es decir, que es en el entorno privado donde hay que transmitir la moral y los valores. Pero no convence para nada esta respuesta. Primero, porque no solemos estar de acuerdo con gran parte de los valores que se nos transmiten, casi siempre sin razón suficiente, desde el entorno familiar, social o mediático. Y segundo, y más importante, porque nos parece que sobre esto de la ética tiene que haber algo más que el saber infuso y parcial (cuando lo hay) de la familia, las tertulias de la tele o los colegas.

Porque, y esta es otra, mucha gente, gobernantes incluidos, piensa que la ética y la simple educación en valores son lo mismo, confusión que se debe, sin duda, a que a menudo se usa el mismo término para designar al que es «bueno» y al que estudia «lo que es bueno», al que hace «lo que hay que hacer», y al que se pregunta de forma sistemática «por qué hay que hacerlo». Pero es claro que ambas cosas son muy distintas.

La educación en valores está dirigida a la transmisión de aquellos mínimos principios morales o normativos que deben regular la convivencia y el comportamiento de las personas, mientras que la ética se ocupa de la reflexión racional acerca de los valores y de lo valioso en sí, dotando al alumno de las herramientas y hábitos necesarios para afrontar por sí mismo los retos y desafíos de su entorno, además de establecer de forma autónoma y responsable su propia escala de valores.

Además, todo esto tan sumamente importante que transmite la ética no lo puede enseñar «transversalmente» ninguna otra materia. En todas las materias se puede desentrañar un problema moral, ejercitar el diálogo argumentativo o practicar el pensamiento crítico, pero solo en ética se trata de todo esto de manera sustantiva, exhaustiva y problematizada, atendiendo a sus fundamentos, condiciones, normas, tipos, propiedades y límites. Pensar lo contrario sería tan absurdo como pensar que, dado que en todas las asignaturas se habla o se manejan números, podemos convertir a la lengua o la matemática en «Marías» con una hora semanal.

Porque, hablando claro: que después de tanto bla-bla-bla de los políticos sobre lo importantísimo que es la educación para resolverlo todo (desde el cambio climático a los discursos de odio, pasando por el machismo y la violencia contra las mujeres, el consumismo, las adicciones, la desinformación, la corrupción, el suicidio juvenil, el género, y mil asuntos más) ahora resulte que la única materia que se ocupa directamente de todo esto en la educación obligatoria sea una asignatura consagrada a la educación en valores (no estrictamente a la ética) y con una sola hora a la semana es, si lo hubiera, de juzgado de guardia político – un juzgado, por cierto, que tendría que estar compuesto de ciudadanos éticamente bien formados –.

En conclusión, sin una profunda educación ética y bien dotada de horas y espacios en las escuelas e institutos, vamos a generar ciudadanos no solo incapaces de afrontar de forma madura dilemas y decisiones de relevancia personal y social, o de entender a fondo lo que implican sus propios juicios y posiciones morales o políticas, sino algo peor aún: ciudadanos inermes ante todo tipo de demagogos, sectarios, salvapatrias, tunantes y vendehúmos; esto es, vamos a contribuir, más aún, a crear el peor de los mundos posibles. Piénselo. Y pongan, por favor, toda su competencia ética en hacerlo.

La filosofía no es el problema, el problema es para qué queremos educar.

Seguimos manifestando la necesidad de incluir la Ética, es decir, la filosofía (por si alguien todavía no se ha enterado y cree que ética es lo mismo que religión) en la educación de nuestros jóvenes, seguimos reclamando espacio para la filosofía porque la adolescencia es un momento ideal para darse cuenta de la importancia de hacerse preguntas. ¿El problema de la filosofía? el problema no lo tiene la filosofía, que por cierto, sí se ocupa de muchos problemas, el problema lo tiene el Ministerio de Educación, que continuamente intenta dejar a la filosofía fuera de las aulas.

El Ministerio ha eliminado la Ética de toda la Enseñanza Obligatoria y, además, nos quiere hacer creer que una materia parecida a la educación para la ciudadanía es ética, ya le digo yo que no lo es. Aclaremos esto: las palabras son importantes y, si en el Ministerio de Educación han querido denominar a esta materia de otro modo y no usar la palabra ética, tienen sus motivos y son los mismos motivos que tiene la comunidad filosófica para rechazar su propuesta, esto es, no se llama ética porque no lo es. Parece que en las paredes del ministerio hay algo que incita a la expulsión de la filosofía, algo que hace cambiar a sus inquilinos y mirar con recelo la filosofía.

Una persona capacitada para tomar decisiones importantes y actuar conforme a argumentos es una persona que no se guía por el rebaño y, por tanto, es una persona muy valiosa para la democracia. Sospecho que en las últimas décadas el Ministerio de Educación no ha pretendido conseguir con sus leyes este tipo de persona y esto es un problema para toda la ciudadanía porque el problema con las personas que carecen de esta capacidad crítica es que son altamente influenciables. Dicho en otras palabras, son seres humanos altamente manejables.

Pedro Motas

Blog: generaldavila.com

19 noviembre 2021

11 pensamientos en “FILOSOFÍA Y ÉTICA. Pedro Motas

  1. Mi respetado y muy querido D.PEDRO MOTAS.
    EXCELENTE DUALIDAD : FILOSOFIA Y ETICA. Más de 2400 años . Ahí se queda corto porque casi todo se ha dicho anteriormente.
    Recuerdo que en los SEMINARIOS, hasta hace unos años, se seguían celebrando «SANTA CATALINA»,(Patrona de LA FILOSOFIA), SANTA CECILIA (DE la Música) y el 15 (SAN ALNBERTO MAGNO con su TRIUNFAL CARRO DEL ANTIMONIO.
    Subscribo todo el FENOMENAL ARTICULO. El mes de Noviembre suscita celebraciones profundas en el SER Y HACER HUMANO.
    SANTO TOMÁS DE AQUINO le mudaban de un lado para otro y se paso de Marzo a últimos de Enero.

    Resulta curioso que PLATÓN despreciador de LA DEMOCRACIA y PRINCIPE DE LA FILOSOFIA fuese tan amante de la PAZ, pese a que es ROMA LA VERDADERA PAZ por excelencia.
    Si la PAZ es función de : DEMOCRACIA, DERECHOS HUMANOS, JUSTICIA E IGUALDAD) , ¿que motivos tenía PLATÓN para despreciar una de las principales variables intervenientes en la PAZ?.
    Claramente ahora mismo sustentamos a KANT , no aprendemos FILOSOFIA, aprendemos a FILOSOFAR.
    Me parece que CARBAJAL, daba cuatro argumentos del desprecio de PLATO hacia la DEMOCRACIA. Los puse en uno de los comentarios sobre un artículo de ésta Semana del GENERAL.
    No quiero cansarles, me ha parecido un sensacional y vertebrado artículo que encaja en el SISTEMA DE VALORES que modela LA ESENCIA Y PRINCIPIOS DEL HOMBRE
    HERMENEIA, REPEESÏA Y AUTOPSÏA son claves en toda INVESTIGACIÓN.
    FILOSOFIA y ETICA (FE, FE Y FE y DISCIPLINA, DISCIPLINA Y DISCIPLINA) que VERDAD TENÍA cuando en CANARIAS lo decía).
    ENHORABUENA POR TAN APASIONANTE Y ADMIRABLE EXPOSICIÓN. Lejos del conductismo que hacia «1984» trata de llevarnos debemos agarrarnos a LOS VALORES despreciados por la izquierda del lenguaje y la política INCLUSIVISTA sin principios ETICOS RELEVANTES.
    FELIZ DIA DE LA FILOSOFIA para todos y a la orden
    » QUI INVENIT AMICUM INVENIT THESAURUM» (Quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro).
    A la orden de V.I
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA LA ENSEÑANZA MILITAR
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 7 personas

  2. Mi General: He leído la exposición de Pedro Motas, al que admiro, y no voy a responder, con ningún comentario,,de momento .
    Amigos Blogueros, de este magnífico Blog.Leer esta lección, despacio, volviendo hacia atrás, cuantas veces sean necesarias, releerlo y pensar. Después leerlo de nuevo y volver a pensar.
    Todos necesitamos cambiar, muchas cosas, leer y mejoraremos.
    Este consejo, sirve a todas las edades. Hacerlo. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 8 personas

  3. El socialismo y/o el comunismo siempre ha querido un pueblo inculto y sin criterio, lo que le hace manejable y sin opinión, y han sido de una habilidad casi de manual queriendo aparecer lo contrario, aunque siempre con una pátina (falsa) de bonhomía y ayuda al pueblo. Singular ejemplo de esto cuando en la II República un grupo de pintores convocados por Manuel Bartolomé Cossío (vinculado a la Institución Libre de Enseñanza y erudito estudioso de El Greco, creó el llamado «Museo circulante» o «Museo del pueblo» de las Misiones Pedagógicas (repárese en el nombre nacional católico), junto a otros insignes como Ramón Gaya (cuya simpatía por la izquierda es notoria), «museo» que se crea para acercar la cultura a lo que ahora se llama «España vaciada» (vaciada pero de criterio y conocimiento para echar de una puñetera vez a esta plaga al índice de la historia)

    Le gusta a 7 personas

  4. La «civilización del culo» que anuncó Gombrowitz, mi General, ya ha destruído la familia, la escuela, toda moral posible. Casi ocho mil millones de seres humanos ya no podemos existir como tales salvo en el seno de una engañosa paz de autómatas sin alma. El plan está en marcha y es imparable hasta que se agoten todas sus consecuencias. Nadie sabe lo que vendrá después..

    «El hombre moderno, petulante y triste, iluminado y vacío, ya no es capaz de contemplar el cielo» (Josep Pla, Solsticio de Invierno).

    A las órdenes de V.E.

    Le gusta a 5 personas

  5. A las órdenes de V. E., mi General.

    Admirado Don Pedro. En estos cuarenta y cinco años de teórica democracia en España, el concepto de ética, y no digamos de valores, de hecho ha sido atacado y masacrado hasta con chulería, con perdón. Sólo hay que recordar los modales y estilo del primer tandem de izquierda, con su inefable maestro de ceremonias y gran gurú en el arte de la manipulación, aquel personaje que iba de gracioso con su pretendido acento y pronunciación a la andaluza, que cada vez que aparecía, a diario y a veces varias veces en un día, en la única TV que había, la de ellos, era para adoctrinar y manipular en una especie de lección interminable.

    Con los años, y tras el brevísimo interregno de otros que parece no tuvieron suficiente tiempo para enterarse de mucho, llegó un personaje venido del frío, de los últimos meses de la extinta URSS, sin saber ni querer saber que aquel mundo se había desplonado como un castillo de naipes, porque había sido un fracaso histórico y el mayor error de una parte de la humanidad. No obstante, este personaje, personajillo más bien, comenzó su obra de demolición de la historia, no repasando documentos, sino buscando tumbas para volver a la vida, como zombis, a sus fantasmas del pasado. Y en esas estamos, reescribiendo y falsificando la historia a conveniencia por segunda vez, ya con descendientes directos de aquellos ancestros.

    A ellos no les interesan para nada la filosofía, los valores ni la ética. Ni que la gente estudie y piense, pues no podrían manipularla ni cosechar suficientes votos para afianzarse en el poder ni crear las condiciones para poder quitarse definitivamente la careta, suprimir las eleccioes y perpetuare con carácter vitalicio. Lo que no se entiende es cómo los llamados poderes fácticos, siempre ligados al dinero, no son conscientes de que se les acaba también el chollo a ellos, y no han terminado ya con este juego diabólico.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 7 personas

  6. Buenos días don Pedro, y todos; gracias por este buen artículo de difusión en el que diferencia la Moral de la Ética, cosa que genera dudas. En cuanto a «Educación para la Ciudadanía» como asignatura, nadie tenía dudas de que NO son lo mismo que la Ética, más bien todo lo contrario. Guardaré el artículo para otras interesantes segundas lecturas. (en plural)

    Le gusta a 6 personas

  7. Atentamente y con el debido respeto

    DON Pedro, pocos, o ningún partido político estará de acuerdo con usted para llevar acabo lo expuesto en esta grandiosa exposición sobre la Ética.

    Es un verdadero placer y honor leer sus conocimientos

    Le gusta a 7 personas

  8. Muy buen articulo, D. Pedro, que como se ha comentado, para leerlo muchas veces, recordadar, y reflexionar. otra cosa muy distinta, es la relaidad en la que vivimos. desgraciadamente.
    Muy acertados muchos de los comentarios, saludos a todos.

    Un aludo con agradecimiento. D. Pedro Motas.

    Josefa del P. S. López del Moral Beltrán

    Le gusta a 6 personas

  9. Buenas tardes D. Pedro; personalmente siempre he relacionado la ética con ciertos valores que el ser humano desarrolla a partir de la filosofía, pero para mi es innegable que hay que leer a los filósofos, a todos, incluso a los que no nos gustan y posiblemente tampoco estemos de acuerdo con las ideas que desarrollan, porque nos ayuda a crear nuestra propia filosofía, si se le puede llamar así al pensamiento crítico que nos enseña a ahondar en nuestro propio yo y en nuestra perspectiva del mundo, por tanto estoy de acuerdo que más que aprender filosofía hay que aprender a filosofar, cada uno desde sus propios conocimientos y hasta donde llegue nuestra capacidad de análisis, pero imprescindible tener una base de lo que otros han escrito para sacar las propias conclusiones.

    Ya se que era judío, y que a algunos puede no gustarles, pero de quién quizás más he aprendido fue de Spinoza, y quizás sea también porque lo que él escribió me resulta absolutamente comprensible sin un esfuerzo extra intelectual. Creo que en él se da perfectamente el binomio de filosofía y ética, porque leerlo es como leer un tratado de ética muy bien filosofada, y ya se que resulta una redundancia, pero no hay un sólo párrafo de sus libros que yo no pueda hacer mío o aceptarlo como una especie de lección de vida.

    Claro que antes había leído a Nietzsche, a Kent, a Schopenhauer etc, es decir, a los alemanes más conocidos y por supuesto a los franceses, incluso a algunos de los clásicos , de todos se aprende siempre algo, a veces justamente a no estar de acuerdo, y ya puede suponer que a lo largo de los años también han caído bajo mis manos filósofos de la talla de Unamuno y tantos otros españoles y no sigo porque puede que la lista se hiciera interminable , pero ninguno llegó a entusiasmarme tanto como lo que he leído de Spinoza. Este último me resulta relajante, posee la sensatez del sabio y la humildad del verdadero intelectual, y aunque han pasado siglos, todo lo que nos dice resulta actual, porque la naturaleza humana no cambia.

    Y aún con lo que me ha dado tiempo a leer, me faltaría otra vida para para poder leer todo lo que quisiera, así que yo me pregunto ¿cómo pueden vivir y razonar algunas personas que no hayan leído prácticamente nada o muy poco? ¿Que experiencia de vida se acumula si sólo se vive la propia y no se sabe nada de lo que ocurre y piensan y viven los otros?.

    Ya no se trata sólo de ética, valores o filosofía, creo que la sociedad actual adolece justamente de conocimiento, lo que siempre hemos llamado cultura, y así se hacen sociedades-borregos que no cuestionan nada, aceptan lo que les dan como bueno, y votan por pura publicidad, o por convencimiento preconcebido, como si compraran una lavadora.

    Siempre agradecida por compartir con nosotros sus conocimientos, y a nuestro director por facilitarnos acceder a ellos. Tanto usted como él nos van ayudando a seguir en nuestros puestos y a no abandonar la garita.

    Afectuosos saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 6 personas

  10. Cerca ya del final de la jornada; una jornada muy intensa para mi, ayer, hoy y mañana, todo el día por la celebración del Día Mundial de la Filosofía en varios medios; y como es mi costumbre, paso a agradecer a todos los “me gusta” y, como no, por supuesto, los enriquecedores comentarios a mi humilde artículo de hoy.

    Por si es de vuestro interés os he elegido el enlace, para mañana, la terminación de un festival filosófico interesante:

    IV Festival de Filosofía «Valladolid piensa»
    Del 18 al 20 de noviembre se celebrará el IV Festival de Filosofía «Valladolid Piensa». Toda la información disponible en el siguiente enlace: PROGRAMA – Valladolid Piensa (uva.es)

    Deseando a todos una buena noche con sus respectivo sueño feliz y agradeciendo, una vez más, vuestra consideración a mi humilde artículo; recibid un fuerte abrazo de vuestro compañero y amigo.
    Pedro Motas
    Veterano de España

    Le gusta a 6 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s