SANTIAGO APOSTOL, ALFÉREZ MAYOR DEL REINO Y DE LA CABALLERÍA ESPAÑOLA. Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver.

Mucho antes de que Jesús naciera en Palestina, la humanidad ya viajaba incansablemente hacia el Fin del Mundo, hacia el punto conocido como Finisterrae, el fin de la Tierra, lugar donde según la historia, las legiones romanas de Décimo Junio Bruto se aterrorizaban al observar como el Mare Tenebrosum engullía el sol y lo hacía desaparecer. Creían que era, al igual que en la mitología griega, lo último que verían los muertos antes de subir a la barca de Caronte, quien tras comprobar la valía de la moneda que portaban en su boca, decidía si cruzaban la laguna de Estigia, o seguían vagando durante cien años como almas en pena por las riberas del rio Aqueronte, (derivación de la misma laguna Estigia), tiempo después del cual Caronte accedía a llevarlos sin cobrar.
Con el tiempo, a visitar las sagradas reliquias de Santiago van los peregrinos de toda la cristiandad, de la misma forma que a Jerusalén se dirigen los palmeros para adorar aquella tierra santa, o a Roma los romeros para visitar los sepulcros de Pedro y Pablo.
Y así, andando y cabalgando, nace la idea histórica de Europa a lo largo de dos vías: una anhelada, cumplida solo ocasionalmente a costa de guerras y sangre, que es la vía de Jerusalén, el Camino de las Cruzadas; y otra, arteria pacífica ininterrumpida durante más de un milenio, que es el Camino de Santiago, surco donde se siembra la realidad europea de Occidente.
Muchos jinetes han sido, son, o van a ser concheiros, simples penitentes que acudirán a la tumba del Apóstol para obtener la indulgencia compostelana, recorriendo el «Camino de la Gran Perdonanza», ese sendero que miles de peregrinos recorren siguiendo una de las colas de la Vía Láctea, guiados por uno de los cuatro brazos que salen del centro de esa Vía: el «Brazo de Cruz Centauro». No podía tener mejores credenciales este Camino del Sancti Jacobi.
A esos jinetes nunca les fueron entregados antes de partir los útiles del peregrino, después de bendecir cada prenda como antaño era costumbre. Aún así llevaban consigo la escarcela o morral para la comida, el bordón para las caminatas y la defensa, la calabaza para el agua, el sombrero para el sol y la esclavina para el frío y el mal tiempo.
En un Pater Noster cruzarán el Summus Portus (Puerto de Somport), y por el Camino Aragonés llegarán hasta Pontem Regine (Puente la Reina) para enlazar con el Camino Francés, y siempre observados por unos simpáticos caballos gallegos, los ponis de: «a Groba», los «da rexión central de Galicia», y los «da zona norte de Lugo», animais mansos con abundante crina e rabo y o típico bigote.
Casi al final del Camino coronarán el «Monte do Gozo», calculada altura para divisar los tejados y agujas de la Catedral, donde descansarán la vista sobre Santiago, a la que llegarán en pocos golpes de bordón para recoger su «Compostela» y disfrutar de esa ciudad taciturna, de plazas recogidas, campanarios agudos y de color verde musgo.
Pero sigo con el Santo.
Por su hagiografía sabemos que Jacob era violento, agresivo, creía en la lucha; era un fanático, y muy pronto se emocionaba con las cosas. Se entregaba de manera activa en los movimientos sociales y políticos; de hecho era un celote al igual que Barrabás.
Y siempre que hablo de Santiago, obligado estoy en hacerlo de su caballo.
El de Santiago aunque no tenga nombre, estoy seguro que no era de madera como el de Troya que nos describe Homero en su Ilíada, sino de carne y hueso. Tampoco era de salón como el de Calígula, sino de batalla y netamente castrense. El tordo del Patrón al clavar los cascos en la hierba no era como el de Atila, más bien era símbolo de redención y vida. Si la yegua Babieca al compás de su trote fue ensanchando Castilla, el caballo del Alférez Mayor dilataba Castilla y el reino de Dios, y si la carroza y los caballos del profeta Elías eran de fuego, nuestro caballo también, porque sobre él cabalgaba un rayo: «El Señor Sant Yago el hijo del Trueno».
Santiago y su tordo galopaban y siguen galopando y volando sobre los caminos y sendas del «Camino», luchando y por si fuera poco, también armando caballeros.
Cuentan las crónicas que el rey Fernando III de Castilla, el que por méritos propios sería canonizado por el Papa Clemente X como San Fernando, fue armado caballero por el mismísimo Aposto Santiago:
―«Había una dificultad protocolaria para la coronación: era lógico que el nuevo rey fuera caballero, que estuviera armado caballero, pero ¿quién sería el caballero que debía dar el espaldarazo? El problema se obvió con una imagen del Apostol Santiago que tenía el brazo articulado, para poder así dejar caer la espada que armaba caballero sobre la espalda del infante…»
La imagen del siglo XIII del Apóstol Santiago, articulada como un maniquí para poder propinar con su espada el preceptivo espaldarazo que nombraba caballeros a los reyes de Castilla, es una imagen sedente con espada en ristre que se encuentra en el Monasterio de las Huelgas de Burgos.
Es tradicional en España la representación del Apóstol como Santo de las batallas, cabalgando en corcel blanco, en hábito de caballero, esgrimiendo espada y enarbolando el estandarte de la Cruz.
El origen de esta iconografía nos lo dio el primer rey de Aragón, Ramiro I cuando narra la famosa batalla de Clavijo, donde por primera vez se oye el grito de guerra : «¡Santiago y cierra, España!», lanzado por el conde de Altamira, que mandaba las huestes del obispo de Santiago.
A partir de ahí surge el mito y se le empezó a llamar Bonaerges, «El Hijo del Trueno», de tal manera que en la Edad Media y en plena Reconquista, las batallas contra los árabes empezaban al grito de ¡Santiago y Cierra, España! o ¡Santiago y a ellos! como símbolo de unión entre los cristianos.
Que bien lo describe Cervantes:…
―«La imagen del Patrón de las Españas a caballo, la espada ensangrentada, atropellando moros y pisando cabezas; y en viéndola dijo D.Quijote:
―Este si que es caballero, y de las escuadras de Cristo; éste se llama Don San Diego Matamoros; uno de los más valientes santos y caballeros que tuvo el mundo y tiene agora el cielo. Que …no todos podemos ser frailes y muchos son los caminos por donde lleva Dios a los suyos al cielo; religión es la Caballería; caballeros santos hay en la gloria».
La verdad es que los hombres siempre hemos dependido de la montura, la fusta y el estribo. El «noble bruto», como algunos le apodan, no sé por qué, será porque no lo conocen. Pues este animal ha recibido esa denominación, no sólo por lo que en si pueda tener de noble, sino por le título que puedan recibir algunos que los montan: el de «caballero».
Los incrédulos, tendrían que escuchar de nuevo la voz del poeta anónimo y descubrirían que…« El camino que han seguido los hombres hacia la gloria, está empedrado con huesos de caballos».
Solo me queda preguntar, ¿quienes eran aquellos caballeros desconocidos? y la respuesta es la de siempre, la que ellos nos enseñaron: ¡Eran la encarnación anónima y gloriosa del límite humanamente insuperable de la acción de un Arma!.
Ellos nos supieron legar una tradición y una forma de vivir. El «Espíritu Jinete» que heredamos ha existido siempre y se ha reflejado en todas las facetas de la vida del hombre, y muchas obras de arte son testimonio de la fascinación que no ha dejado de ejercer en los artistas, el encanto y la elegancia del ser más estético que existe: el caballo.
Y al montarlo, gozar al notar ese sentir palpitante del corcel entre las piernas, que lo sientes como tuyo; y se funden en un puño, al acariciar las riendas, tu corazón con el suyo.
Al final de todas las largas jornadas a caballo, con la misión cumplida, cuando estaba cayendo la noche y todo parecía estar en calma, los jinetes fatigados y quebrados por el riñón, se retiraban a descansar sintiéndose, como dice nuestro himno, más «Centauros legendarios» que nunca.
Pero cuando aparecieron las alambradas bajas, los caballos de frisa, y sobre todo cuando el primer sonido de una ráfaga de ametralladora retumbó en el campo de batalla, aquellos jinetes supieron que la Caballería a caballo había terminado.
En un acto altamente simbólico un grupo de compañeros nuestros, oficiales de la Caballería francesa, enterraron sus espuelas en el bosque de Charleroi al sur de Bélgica, cerca de la frontera con Francia. Pensaban que con su acción acababan para siempre el modo de actuar del Arma, y que quizás el caballero despojado de su caballo, perdería algo de su esencia y sobre todo ese «Espíritu Jinete», la forma de vivir que siempre los había caracterizado y que nos supieron legar.
Pero a ese «Espíritu Jinete» todavía nadie le ha podido vencer, debido a la adarga al brazo, todo fantasía, y a la lanza en ristre, toda corazón.
Con el paso del tiempo, cuando la Caballería se mecanizó y dejo a los caballos apartados de los asuntos militares, en algunos países como Francia, la Escuela de Caballería del Ejército de Saumur, no se disolvió sino que pasó a formar parte de la ENE (Escuela Nacional de Equitación).
Pero volvamos a los principios donde nadie ignora que nuestro Apóstol Santiago fue el encargado de evangelizar España. Vino, y de uno a otro confín, infatigable, fue sembrando a voleo la semilla redentora de los ideales cristianos en la tierra virgen, en el surco inexplorado de la conciencia de España, y cuentan las historias que, al ver la terquedad y resistencia de los españoles a su predicación, un día encendido en cólera, como Moisés, cogió las Tablas de la Ley y las hizo añicos; esto es, harto y cansado de predicarnos, determinó coger el camino otra vez y volver a Jerusalén, donde poco después sería degollado.
Esta impetuosidad en las resoluciones y esta fogosidad en la decisión, nos da a entender que el carácter de Santiago era de fuego, y su temperamento, volcánico y ardiente. No podía ser de otra manera. Cada uno es lo que es; Santiago era hijo del trueno, y como rayo: ardiente, volcánico y fogoso.
¡Oh, que lección más preciosa nos está dando este Jinete y su caballo!. A Dios y a España no hay que llevarles en el pecho con frialdad ni temor, a España y a Dios hay que amarles con locura, y por servirles, se llega hasta hipotecar y vender el corazón y la vida.
Nuestro Apóstol, cabalgando sobre su caballo blanco, rampante y blandiendo su tizona por los aires, es el retrato más fiel y la instantánea más acabada de la España católica y cristiana, pues en esa actitud desafiante nos está diciendo que nuestra fe no ha de ser una fe muerta, perezosa y estéril, sino activa, dinámica y militante.
Recientemente, el Cabildo de la Catedral de Santiago, para contentar a una minoría de fieles, y a la vez preservar el espíritu ecuménico, conciliador, progre y democrático en boga, modificó la secular imagen del Apóstol… ¿tan feroz y sanguinario contra el noble y pacífico ejército musulmán de Abdel-Rahman II?… tapando con una hermosa alfombra de lirios y rosas blancas las efigies de los aterrorizados sarracenos que yacen a los pies de su caballo, víctimas de la espada justiciera del Apóstol. Del tradicional y hoy políticamente incorrecto «Santiago matamoros», se ha pasado al híbrido «Santiago mataflores».
Junto a tantos recuerdos históricos referentes al Patrón, también hay multitud de hechos recientes que confirman todo lo expuesto:
La prodigiosa indemnidad de la capilla de la Virgen del Pilar en Zaragoza, obra de Ventura Rodríguez, ante el bombardeo a que fue sometida la basílica durante la guerra civil española; la increíble escalada de puertos como el del Pico en la sierras de Gredos, que hizo merecer a nuestros jinetes la denominación de Caballería de montaña; la gloriosa jornada del Alfambra y, como no, los jinetes del Regimiento Alcántara que supieron morir cumpliendo la misión de sacrificio protegiendo la retirada de sus compañeros de armas. Como el combate no había acabado como habían previsto, en Annual llegó la retirada y vimos el desastre, ¡lo nunca visto!. No eran hombres, eran jinetes, gigantes, leones con fiereza sin igual, que al dar su vida sabían que así es la Caballería: Arma Gloriosa Inmortal a la que el mundo le ha dado un nombre: Arma del Sacrificio.
Todo demuestra que no está caducada la protección del Hijo del Trueno, siempre dispuesto a cabalgar llevando la dirección de los gloriosos escuadrones como corresponde al Alférez Mayor del Reino y de la gloriosa Caballería Española.
Y como dicen que al amigo y al caballo no hay que cansarlos, aquí termina el viaje de este peregrino con paso tardo de viejo jinete, en un frio día del mes de noviembre del año de Nuestro Señor de MMXXI.
Señor Santiago «caballero andante de Dios», nunca eches pie a tierra y que tu tordo jamás pierda la querencia a nuestra querida España.
¡Ruega por nosotros, que necesitamos las mágicas rosas y los sublimes ramos de laurel!
Pro nobis hora, Gran Señor.
Amén.
SANTIAGO ARRIBA, ADELANTE Y A ELLOS
SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA
SANTIAGO Y CIERRA, EUROPA

Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver.

Zaragoza noviembre 2021.

Blog: generaldavila.com

 

23 pensamientos en “SANTIAGO APOSTOL, ALFÉREZ MAYOR DEL REINO Y DE LA CABALLERÍA ESPAÑOLA. Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver.

  1. Mi respetado y ENTRAÑABLE CORONEL CERDIDO,
    Como siempre EXCELENTE VISIÓN DEL ALFÉREZ MAYOR DEL REINO Y DE LA CABALLERÍA ESPAÑOLA..
    Ningún «pero» a tan estimada y BRILLANTE PLUMA.
    EL primer APOSTOL EN MORIR decapitado «SANTIAGO EL MAYOR» (hijo del Zebedeo y hermano de JUAN cuarto EVANGELITA, natural de BETSAIDA (GALILEA) que nacería el año 5 a.C y partiría por su camino estelar el 44 d.C.
    En definitiva adorable EXPOSICIÓN Su llegada a la Ciudad de la Vida en la Costa de la muerte denota un sabio conocimiento de GALICIA. El paso de las legiones por el MAR TENEBROSO etc. Sobre todo ALFA CENTAURO en plena salsa y el indómito RELÁMPAGO DE HURAcÁN IMPPARABLE deleita LA INMORTAL DECISIÓN DE LOS CABALLOS INFINITOS de SILVINA OCAMPO:
    Sintetizo para no abrumarles y solamente citaré al CABALLO construido por VIRGILIO para SANAR A los caballos.
    Me ha encantado y como retornado abrazo al EXCEPCIONAL ESPIRITU PATRIO DEL JINETE ESPAÑOL saco a la palestra el trivial soneto al GRAN HÉROE DEL ALCÁNTARA TCOL PRIMO DE RIVERA, que incorporo éste año en la FELICITACIÓN NAVIDEÑA.
    CENTENARIO “ANNUAL»
    Al LAUREADO TCOL. INFA.Y CAB. D. FERNANDO PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA
    Ay!, rutilantes centauros incomparables,
    brillan lanzas, sables, pecho descubierto,
    Fernando a galope tendido dirige concierto,
    ¡llegó el sacrificio!, ¡Mi raza indomable!.
     
    De Annual a Melilla, cubren desconcierto,
    vanguardias y flancos, todo insoportable,
    bloncao tras bloncao y Primo infatigable,
    el enemigo en el brazo le hiere con acierto.
     
    Era por Igán, el Alcántara todo victorioso,
    diez incesantes cargas con entrega y valor,
    hazaña sublime de heroico jinete glorioso.
     
    El diezmado Regimiento luce patrio ardor,
    con su incansable Jefe ejemplar silencioso;
    ¡gloría alcanzó , y los suyos mismo honor!
    RGTO. ALCÁNTARA”
    En él están representados todos los JINETES ESPAÑOLES QUE HAN SIDO EN LA HISTORIA LA ESENCIA DEL CLARIN VICTORIOSO.
    UN ABRAZO AL GALOPE INCESANTE POR LAS INFINITAS GRUTAS DEL IMPERIO ESPAÑOL QUE ENTORNO LA DIOSA TELUSA.
    «Trémulos anunciaban las batallas,
    anunciaban el miedo y la constancia,
    como el redoble del tambor trotaban,
    como el aplauso en un profundo teatro».
    Abrazos para todos
    Reitero FELICITACION ENTUSIASTA y ¡GRACIAS!
    Publio Terencio dice : «PURI SERMONIS AMATOR» ( AMANTE DEL HABLA SENCILLA).
    A la orden de V.I
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL RELÁMPAGO DE LA CABALLERÍA
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 5 personas

  2. Buenos días mi general y enhorabuena por tan bello artículo del poeta enamorado de Dios y España, quien, sin duda, es el ilustre Coronel Cerdido Peñalver.! ese amor es el que imortaliza y ennoblece nuestra patria con tan nobles ideales y querencias!. Que vital fue el «Santiago y cierra España» y que oportuno su » Santiago y cierra Europa»… Saludos a tod@s.

    Le gusta a 7 personas

  3. D. Pedro, me hace sonrojar con los adjetivos que me dedica, se los agradezco de todo corazón, aunque se que provienen de nuestra amistad telemática y no de mi ya temblona pluma. En realidad lo único que pretendo es entretenerlos con estas historias de mi querida Caballería.
    Muchísimas gracias , fuerte abrazo y todo lo mejor para estas Navidades.

    Le gusta a 5 personas

  4. Atentamente y con el debido respeto

    A Santiago Matamoros y La Caballería Española
    ——————————————————————————
    En su lectura inteligente
    muestra a La Caballería
    como el Arma de Valientes,
    un pasado en el presente
    que nos honra su hidalguía.

    Memorando a Santiago
    los caballos se hacen ver
    engalanados de halagos,
    Y. Sin llegar al empalago
    reaparece aquel ayer.

    De Caballos y Caballeros
    que unidos por la montura
    sobre la faz de los suelos
    se entregaron a los duelos
    plasmados en su escritura.

    Entre Santiago matamoros
    y Santiago mataflores,
    despreciando el indecoro,
    la corrección de demagogos
    maldigo sus pretensiones.

    Me quedo con el primero,
    mataflores huele a …..da.
    Y. Despreciando el enredo
    que España levante el vuelo
    vigilando a las izquierdas.

    España día 21 de noviembre de 2021

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 7 personas

  5. Me ha parecido un artículo fenomenal, alecciona a la vez que pone a la historia en su lugar, nos regala un prosa exquisita, poética y cuidada. GRACIAS.

    Le gusta a 7 personas

  6. Mi General: Hoy es como festivo, así lo considero al tener la suerte de haber leído, al más que brillante, Coronel de CABALLERÍA , Ángel Cerdiddo Peñalver.
    Por muchos motivos, no puedo ser neutral. En mi larga familia pueden encontrarse destacados componentes de la maravillosa Caballería, y eso me hace quererla, sin olvidar a nadie.
    Gracias Ángel, me conoces y sabes que estas líneas me, salen del fondo de mi corazón. ¡¡¡ VIVA LA CABALLERÍA!!!, 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 7 personas

  7. A las órdenes de V. I., mi Coronel.

    Me encanta y me emociona este artículo, y aunque V. I. diga con esa humildad que escribe para entrtenernos con historias de la Caballería, no puede disimular que lo hace con el alma y el corazón, con auténtica pasión, tratándose de eso, de caballos, compañeros inseparables a lo largo de la historia, de todo ejército disno de tal nombre..

    España, sin ir más lejos, forjó el más grande y extenso imperio a caballo, y lo llevó nada menos que a América para recorrerla e ir dejando ejemplares repartidos por aquel territorio inmenso, cuyos descendientes, a su vez, fueron utilizados por los nativos en su lucha por la supervivencia frente a ejércitos invasores, también a caballo, de sus tierras ancestrales..

    Hablando de Caballería, recuerdo,siendo niño, el antiguo Cuartel del Conde-Duque, en Madrid, y su conversión en dependencias administrativas creo que del Ayuntamiento. La última vez que estuve allí, todavía permanecía, en lo que había sido una cuadra, el rótulo indicando ·»Caballo del Teniente». En los alrededores había yo disfrutado, extasiado, viendo salir y entrar a los Soldados, que iban y venían para que los caballos hicieran ejercicio. Solían ir hasta la Casa de Campo y por Campamento en sus paseos.

    Nadie podrá suprimir y silenciarnos, ni por decreto, el grito de Santiago y cierra, España, que seguirá resonando siempre que la ocasiónlo requiera, por los siglos de los siglos.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 6 personas

  8. Enhorabuena, querido Ángel: de nuevo hemos disfrutado con «tus cosas» de caballero, en ambos sentidos.

    Y de nuevo hemos vuelto a ver, sufrir, cómo unos cabildos permiten el rodaje de escenas escabrosas que llevaron a cabo dos mindundis en la sala capitular y en le trascoro de la Primada; escenas perfectamente pensadas y minuciosamente realizadas, que hasta aprovecharon -lo sabían- el torrente cenital de luz que inunda a una hora determinada el templo catedralicio. Y otros se amilanan ante lo políticamente correcto, globalista y anti España y se permiten el lujo de tergiversar como bien describes el icono por el que lucharon y murieron miles de antepasados en conquista, desvirtúan su intención y contenido, el deseo de unidad, de reconquista de lo suyo de nuestros antepasados y lo muestran como una estampa ñoña y blandibluf.

    Se me escapa, o no, la finalidad de los primeros, pero me malicio la que anida en las entretelas de los segundos: ¡SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 5 personas

  9. Alfombra de «Lirios y Rosas blancas», para no ofender a las aterrorizadas huestes de Abderramán Tres; cara nos sale a todos la Progresía, mientras el Esperado Visitante piensa como se las arregla para visitar al Jinete – Apóstol sin pisar suelo español. No sé si dará con la solución, pero quizá en el camino encuentre un nombre para el Color del Caballo Blanco de Santiago. Buenos días y Domingo, mi General, y todos.

    Le gusta a 6 personas

  10. Mi respetado y muy ENTRAÑABLE CORONEL CERDIDO,
    Familiares y sobre todo GRANDES AMIGOS CON LA PENETRANTE VISTA DEL ÁGUILA, LA SAGACIDAD DEL TIGRE Y LA FIEREZA DEL LEÓN desde el GRAL MERINO, BICHO, GARROBO; BALBIN, RIVAS, MONO, SANCHEZ-MOLINI, ANTEQUERA, FRANCO, BARGUEÑO, MORAGAS, SANCHEZ-LÓPEZ , EL PINCHO (BRAVO SOLIS) y un LARGO ETC: MADRIGAL, ALEJANDRO etc….por ello la pasión POR TAN SACRIFICADA E INVICTA ARMAS TORO, y tantos otros pueden constatarlo.
    Es una gran suerte conocer personas como era D:TOMÁS CERDIDO GARCÍA su sobrino CREO GRAL, que era CTE. EM en la Coruña con otro de CABALLERÍA SALMANTINO IMPARABLE «PUENTE DE LA CRUZ» etc. F.DOMINGUEZ, MERINITO,ROQUE, y demás.
    LA LEALTAD ES ETERNA. Siempre repito : «ACOGE SEÑOR EN TU SENO A LOS QUE CON ROMANCE DE SANGRE CANTARON LAS GLORIAS DE TU CABALLERÍA».
    GRACIAS A V:I y SE MERECE TODA LA ADMIRACIÓN DE CUANTOS LE HEMOS DE UN MODO U OTRO TRATADO. El inmortal recuerdo del SORBE, ARAMENDI, PAYO, MARTINEZ-POSADILLO, SIERRA BUENO, CHUCHY, CUADRA, SAINZ, LOZOYA, BERRUEZO, QUIRICO, SALVADOR ETC. Y SANTIAGOS ARTILLEROS PATRIOS ETC.
    Un enorme abrazo y a la orden de V.I
    VIVA EL REY
    VIVA LA CABALLERÍA ESPAÑOLA
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 5 personas

  11. Gracias mi Coronel por lo descriptivo y elocuente de su artículo y en el cual nos vemos, yo creo, reflejados todos los que hemos tenido el honor de ser «soldados» del Arma de Caballería.

    Le gusta a 5 personas

  12. Precioso su relato Mi Coronel. Mi admiración por su exposición del Hijo del Trueno y la belleza de los caballos. Leyéndole te enamoras de los caballos, y bendita suerte que ha tenido de estar con ellos y disfrutarlos.. Muchas gracias, saludos para todos y un SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA.

    Le gusta a 6 personas

  13. Mi respetado y muy querido COR.CERDIDO,
    Sería imperdonable dejarme al ASTRO REY DE LA PINTURA VAQUERO ASENSIO Y A FILGUEIRAS, CALVO entre otros.
    Abrazos y a la orden de V.I
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EM
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 4 personas

  14. D. Pedro, mucho me alegra el gran recuerdo que tiene de tantos militares, yo que tuve la suerte de rozarlos, hoy y debido a sus comentarios, a los vivos y muertos con gran respeto y admiración los recuerdo.
    PD: mi padre era coronel de Infantería y se llamaba Tomás Cerdido Espada.

    Le gusta a 2 personas

  15. Gracias Coronel D. Angel Cerdido por tan magnifica historia de su articulo, y belleza de los caballos.
    Magnificos los comentarios. saludos a todos.

    Un saludo con agradecimiento, Coronel Cerdido.

    Josefa del P.S. López del Moral Beltrán

    Le gusta a 3 personas

  16. Mi respetado y muy querido CORONEL CERDIDO,
    Ruego disculpe el segundo apellido de su querido padre (q.e.p.d)., muchas veces por dar excesivos detalles, se diluye lo esencial. Nos daba clase de francés en EL CASTILLO.
    Por suerte no hemos llegado a imitar a tan TITÁNICA GENERACIÓN DIGNA de alguna frase del GRAN ALEJANDO :
    «Más aún, he sido herido por la espada, mano a mano, con flechas, he sido herido desde una catapulta y muchas veces he sido golpeado con piedras y garrotes».
    «…furiosos los he visto, arrodillados,
    como dioses altivos, todos blancos,…»
    Mi más alta ADMIRACIÓN Y AFECTO. Un ENORME ABRAZO.
    A la orden de V.I
    A la orden de V:E
    VIVA EL REY
    VIVA EL ESPIRITU DEL JINETE
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 1 persona

  17. A la orden de V.I,. mi Coronel, tras su tan interesante y mágnifico artículo digno del Blog del General Dávila, desearía dedicarselo a la memoria de mi abuelo oficial de Caballería (qepd), vilmente asesinado por unos cobardes a comienzos de nuestra Guerra Civil y a todas las demás víctimas.inocentes que en ella perdieron sus vidas.
    Pro nobis hora, Gran Señor.
    Amén.

    SANTIAGO ARRIBA, ADELANTE Y A ELLOS
    ¡¡Viva España y su Gloriosa Caballería!!

    Le gusta a 2 personas

  18. Buenas noches, Coronel Cerdido Peñalver; he estado dos días sin internet y a pesar de no ser mi culpa, lamento haberme perdido ese magnífico y bello artículo, como todos los suyos, que glorifican y enaltecen a nuestro animal preferido, el caballo.

    Todo lo que cuenta y dice es un puro poema de amor a ese noble animal, y lo que representó para España durante siglos. Quizás seríamos más humanos y mejores personas si el arte de la equitación estuviera más extendido. Aparte de sus virtudes y defectos lo que admiro y admiré siempre por encima de todo lo demás en la reina de Inglaterra es que fue una verdadera aficionada a los caballos y que reconoció siempre que los amaba por encima que a la inmensa mayoría de las personas, y creo que era una buena elección.

    Reconozco que cuantos más años tengo, menos me gusta la gente en general, y en cambio mi afecto por los caballos no ha mermado lo más mínimo sino todo lo contrario.

    No se siquiera si llegará a leer mis palabras de hoy, pero mi felicitación de corazón por traernos de vez en cuando esas líneas que nos llenan el corazón de orgullo y el alma de bellos recuerdos.

    Con agradecimiento a nuestro director el General Dávila, un afectuoso y muy cordial saludo para uno de mis coroneles preferidos.

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Me gusta

  19. Como me iba a perder sus cariñosas palabras que agradezco de corazón.
    Este coronel está siempre a su disposición y un día más le agradece de corazón sus comentarios. Atentamente le besa la mano
    .Ángel Cerdido Peñalver.

    Me gusta

  20. «Santiago y cierra Europa». Mi General: permítame que me detenga en esta expresión con la que culmina su arenga el Coronel D. Angel Cerdido Peñalver, de tan hondo significado. Vuelven los viejos fantasmas…los empujan los mismos de antaño. Por el centro asoman «soluciones finales» y más allá, la misma y oscura tiniebla que hoy pone cerco a las Españas que fueron….

    A las órdenes de V.E.

    Le gusta a 1 persona

  21. Buenas noches, Me voy a presentar Soy Caballero de Justicia del Elenco de Caballeros y Damas del Reino de España, Caballero de Justicia del capítulo Noble de caballeros del antiguo reino del Reino de Aragón, caballero de Justicia de la Soberana Orden Militar Hispanoamericana del Águila Imperial, Caballero con la Cruz al Mérito de Fernando VI, condecorado con la Medalla Conmemorativa del 1300 aniversario de la Victoria del Rey Don Pelayo, Ilustre Señor Don Félix Barón de la Cruz i Condomina Caballero de la Nobleza Española, es un placer conoceros

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s