LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (20) “SER, NO PARECER” Victoriano Mateo Castañeyra Coronel de Artillería

Veinte años no es nada, cantaba Gardel sintiendo que es un soplo la vida. Cien años no es nada para unidades de un ejército varias veces centenario pero ya empieza a ser una edad y algunos podrían sucumbir a la tentación de presumir de viejos.

Presumir de parecer antiguo sin serlo, es vana presunción; pero llegar a serlo, llegar a ser centenario en un siglo tan movidito, eso sí que tiene un mérito importante. Para nuestra gloriosa Legión, haber sobrevivido a varias guerras y a tantos combates es casi tan admirable y meritorio como haber sobrevivido a cuatro regímenes diferentes y a decenas de gobiernos de distinto pelaje, muchos de ellos indiferentes a su gloria cuando no mezquinamente hostiles a su propia existencia.

Sé lo que digo y no es broma: mi abuelo terminaba sus discursos con vivas a la Legión, al Rey y a España; después, cuando con malas artes se derrocó a la Monarquía, por imperativo legal hubo de vitorear a la República. A mi padre, en su lucha contra la revolución bolchevique, le tocó dar vivas a la Legión, a Franco y a España. Mi hermano, en sus alocuciones vitoreó a la Legión y otra vez al Rey y a España como también lo hace mi hijo, capitán de Artillería y como hice yo mismo cuando estaba en activo. Ya veremos qué vivas darán mis nietas Ángela e Isabel o mi nieto Alonso, pero seguro que incluirán a la Legión y a España porque ya están unidas para siempre en el amoroso abrazo que la Patria agradecida brinda a sus mejores soldados.

En lo que se refiere a presumir de antiguo, viene al caso recordar que desde siempre, para ser un modesto soldado español, hay que tratar de ser más viejo… pero parecerlo menos. Así lo dejó escrito Calderón en su magistral lección de milicia:

Y así, de modestia llenos,

a los más viejos verás,

tratando de serlo más

y de parecerlo menos.

Subrayo la palabra serlo porque por desgracia, por avatares de la lingüística, este verso se ha dejado en el camino de los años su verdadero contenido de forma muy sutil: separándola en dos partes. Es difícil encontrar en internet la versión correcta, casi siempre suplantada por la moderna expresión “ser lo más” y les aseguro que está mal. Y está mal no porque no se entienda sino porque se entiende al revés. Por suerte, en la web también se puede encontrar cosas interesantes y hemos dado con una copia bastante antigua de su famosa comedia que corrobora esta rotunda afirmación.

Cuando Don Pedro escribe “…tratando de ferlo más” se refiere a viejo. Nunca pudo este insigne escritor y poeta usar tan moderna y fashion expresión de “ser lo más” ¿Se imaginan a un aguerrido soldado de los tercios de Flandes tratando de ser “lo más” como si fuera una adolescente con zapatillas nuevas? Y aunque así fuera ¿es razonable que alguien pueda considerar esa petulancia como modelo de modestia?

En tiempos de Góngora, como antes, ahora y siempre, la veteranía era un grado. Todos podemos recordar con cierta simpatía, a chicos con pocos meses de servicio militar, de mili, arrogándose el título de abuelo o incluso de bisabuelo (el bisa). Era normal y hasta saludable que los jóvenes reclutas quisieran emular a sus veteranos imitándoles en todo, incluyendo su aspecto, modos y maneras. Y también era saludable explicarles que no debían llegar al extremo de copiar sus defectos o de parecer viejos. Basta con llegar a serlo: el mérito está en ser, no en parecer.

Sospecho que haciendo bandera de noble espíritu gongoriano, nuestra Legión siempre parecerá joven aunque cumpla un siglo o diez; siempre se esforzará en ser la más moderna y operativa unidad de nuestro Ejército mientras trata de sobrevivir a los avatares de la política y de la guerra. Así, de modestia llena, a nuestra veterana Legión verás, tratando de serlo más y parecerlo menos.

¡Viva España, Viva el Rey, Viva la Legión!

Victoriano Mateo Castañeyra. Coronel de Artillería

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

7 abril 2019