LOS VERSOS DEL CORONEL (23). CAMINO DEL CENTENARIO. Félix Torres Murillo. Cor. Inf. DEM.

A la llamada que el General Dávila realizó en su momento a simpatizantes y colaboradores del blog con motivo tan honrosa efeméride, LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO, acudí, como no podría ser de otra forma, y tirando de magín y de vaca (sólo para iniciados) hoy remito al blog esta trilogía, tres sonetos que en su humildad tratan de ensalzar la Legión, sus Caballeros y Damas, sus creencias y tradiciones.

 Dos de los sonetos están dedicados al Cristo de la Buena Muerte. El primero,  al que con esta advocación procesiona en Toledo sin andas ni trono a hombros de sus cofrades en la madrugada del Sábado Santo. Es la imagen titular de la cofradía del mismo nombre, una bella talla de Cristo sin policromar de Mariano Guerrero de 1972; lo compuse a solicitud de la lectora del Pregón de la Semana Santa de 2011, mi buena amiga Carmen Vaquero, toledana de pro, que desarrolló su emotiva exposición en torno a la riquísima imaginería de la ciudad con poemas de diversos autores, clásicos y contemporáneos. La Cofradía Penitencial del cristo de la Buena Muerte se fundó en 1956 por iniciativa de una numerosa participación de miembros de la Fuerzas Armadas destinados en la Plaza; muchos de sus cofrades actuales pertenecen la Milicia.

 Aunque no es “el Cristo de la Legión” lo he querido traer aquí por sus características fundacionales y por su indudable vinculación de dicha Cofradía con La Legión y las Fuerzas Armadas. Titulé VIDA, a este soneto que bien podría ser la oración de un legionario y cuyo añadido estrambote evoca el 10º Espíritu de su credo.

VIDA

(Soneto con estrambote en cuarteto)

 Ni andas llevas, ni trono en tu agonía,

que a hombros vas, Jesús, de hombres honrados;

pies y manos, de hierro traspasados,

descarnada tu egregia anatomía.

 

Más darse en sufrimiento no cabría,

tu alma toda y tu cuerpo lacerados;

de sangre están tus vasos ya vaciados,

ya todo consumado se vería.

 

Conmuéveme, ¡oh Cristo!, tu presencia

y heme aquí, que postrado ante tus plantas

al contemplarte así, yerto e inerte,

 

consuelo busco y lo hallo en tu indulgencia:

que Eterna en tus palabras sacrosantas,

la Vida es que nos da tu Buena Muerte.

 

Que antes de caer en deshonor,

la vida yo daré sin tener miedo:

que la muerte, escrito está en mi credo,

nos llega, lo aclamamos, sin dolor.

 

El segundo soneto sí está inspirado en el llamado “de Mena”, pero que es en realidad habría de llamarse “de Palma”: es lo que pasa cuando “arden” las iglesias (¿no será más apropiados decir,“las queman?); que las imágenes también lo hacen. La composición sugiere el momento en que los legionarios levantan al Cristo, en el “traslado” malagueño, mientras se canta el Novio de la Muerte, el Himno de La Legión.

GÓLGOTA

(Soneto con estrambote en pareado)

 Un Himno, de argumentos exaltados,

de amores y heroísmos trascendido

se canta, y en su ardor enardecido,

afloran sentimientos, los sagrados.

 

Servidores de España son, soldados

que con sus corazones han querido,

Jesús, un trono hacerte, que mecido,

en volandas te llevan, apenados.

 

Ahí están, Damas son y Caballeros,

que saben como Tú de sacrificio,

 sublimado en su credo legionario.

 

Y al cielo cuando te alzan, en sus fueros,

piden tu protección. Y del suplicio,

por hacerte más suave tu calvario…

 

con sus almas tu dulce peso aguantan,

y un Gólgota de entrega, te levantan.

 

Y en el tercero, el cúmulo de arrebatadas sensaciones que surgen del alma de cualquier bienintencionado espectador al paso de La Legión:

 VIBRANTE

(Soneto)

 Al cielo, pavonados los aceros,

un atronar de cajas y tambores;

guiones, banderines, los colores,

y el brillo en correajes y en los cueros.

 

La mascota, curtidos gastadores;

al chapiri, los brazos van ligeros,

barboquejo al mentón, nobles guerreros

de Historia y de bravura portadores.

 

El ritmo impetuoso en las baquetas,

que percuten los parches, inclementes,

para un paso imposible y aguerrido.

 

Y al vibrante sonar de las cornetas

que el adentro estremece en los presentes,

¡desfila La Legión como un bramido!

 

¡FELIZ CENTENARIO, LEGIONARIOS!

Félix Torres Murillo.

Cor. Inf. DEM.

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

15 abril 2019