TOQUE DE RETRETA. LA EUROPA DE LOS MERCADERES. GENERAL COLOMA

El pasado día 14 de los corrientes expiraba el acuerdo que en materia de pesca,tenían suscrito la Unión Europea (UE) con uno de sus socios preferentes, Marruecos y que lógicamente afecta de lleno a nuestra flota pesquera, canaria, andaluza y gallega, que faenan habitualmente en caladeros marroquíes.  Desde entonces, la flota permanece atracada, pendientes de las ayudas que la administración, con fondos europeos, le otorgue.

¿Qué ha pasado para que no se haya prorrogado el actual acuerdo o suscrito uno nuevo en términos similares? Pues sencillamente que Marruecos quería incluir en el acuerdo las aguas costeras del Sahara Occidental muy ricas en cardúmenes. Y los ministros del ramo de los países de la Unión, ni les cuento. Pero una disposición del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en abril de este mismo año, había declarado que los acuerdos comerciales celebrados entre la UE y Marruecos no eran aplicables al Sahara Occidental. La razón evidente es que la UE (Tampoco NNUU) no reconoce la soberanía marroquí sobre este territorio.

Los intereses de una y otra parte, estaban sobre la mesa: para la UE suponía un incremento sustancial del número de licencias y del volumen de capturas. Para los marroquíes, un muy añorado reconocimiento de sus pretendidos títulos sobre el territorio, amén de unas pingües subvenciones de la UE e inversiones de los países interesados.

Del vecino del sur (único país que el Presidente del Gobierno mencionó ayer en su intervención ante el Congreso) dependemos en gran medida en materia de seguridad particularmente terrorismo yihadista, tráfico de drogas e inmigración, amén de las consabidas reivindicaciones sobre territorio españoles en sus costas o en aguas próximas. Al no lograrse cerrar el acuerdo, han comenzado las presiones, cuyo vector más visible es el de la inmigración. España supera a Italia en llegada de inmigrantes por el Mediterráneo, señalaba hoy mismo Euronews. Ahí tienen un buen indicio.

Sin embargo, puede que la situación se desbloquee en breve, y no por vía de decisiones judiciales, sino por la vía de los acuerdos agrícolas que corren paralelos a los de pesca. Los ministros de Exteriores de la UE han autorizado que se incluya el Sáhara Occidental en el acuerdo comercial agrícola con Marruecos. Lo que, al parecer es compatible con la liberalización de productos agrícolas, según el mismo tribunal que reside en Luxemburgo.

Si la Eurocámara acuerda esta modificación, nosolo  afectará de lleno a los agricultores andaluces (especialmente de Huelva y Almería), sino que podría ampliarse a los acuerdos de pesca.Desde BirLehlu, del frente POLISARIO ha denunciado evidentemente estos acuerdos, pero qué puede hacer, aparte de alzar su voz. Las decenas de miles de refugiados saharauis que viven hacinados en los campos de Tinduf, se miden por otro rasero. No aparecen en los telediarios. No cuentan.

Estamos asistiendo pues a un marasmo en la UE, que unas veces se pone de perfil ante el intento de secesión de una parte del territorio de uno de los países miembros, otrasignora que un juzgado de primera instancia ponga en tela de juicio a todo un tribunal supremo, y otras permita que, por intereses comerciales, se conculquen derechos de una población sobre un territorio. Vaya que la UE está interpretando como nadie aquel aforismo de Groucho Marx: estos son mis principios, pero si no les gusta, tengo otros.

Y ya que hablamos de principios:¿Las elecciones generales, para cuándo?

Adolfo Coloma

Blog generaldavila.com

18 julio 2018