LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (27). ALEA IACTA EST. Cabo Caballero Legionario David Lopez Manzanedo. 1/97

17 de febrero de 1997, hace exactamente 20 años que ocurrió un hecho que cambió mi vida para siempre, todo lo que fui quedó en nada, me había alistado como voluntario de reemplazo en la X bandera del IV Tercio “Alejandro Farnesio de La Legión”.
Iba decidido, no había vuelta atrás, “Alea jacta est” me decía a mí mismo.
Pero ni siquiera delante del Coliseo de Roma, sentí tal magnificencia ante mis ojos. El arco característico de un Tercio de La Legión, el mismo que estuvo en Villacisneros en el Sahara, traído piedra por piedra se erguía ante mí con ese lema que erizan los vellos al más pintado al leerlo…”Legionarios a luchar; Legionarios a morir!”, y he de reconocer, que hasta ese día, después de haber bregado en mil y una en las calles, hasta ese día, no había sentido tal miedo en el cuerpo, estaba absolutamente acojonado y no me avergüenza decirlo, el pánico hizo que hasta las piernas me temblaran y cuando me dirigí a la puerta, el cabo Johny, un enano gallego pero con un porte, una chulería y una decisión en su andar que jamás había visto antes en alguien de su estatura, amén de las facciones de su cara que lo decían todo, se dirigió a mí.
-¿De dónde eres?
-De Burgos. ¡Cojonudo! La tierra de un valiente: El Cid Campeador, eso necesitamos aquí, gente como él.

Yo seguía mudo… no tartamudeaba.
-¿Qué te pasa chaval?, ¿de qué tienes miedo? Aquí no nos comemos a nadie, ¿has visto ese arco al cruzarlo? ¿Sabes lo que acabas de hacer?
Espero que te hayas despedido del soplapollas que eres, por esa puerta entran niños, pero solo salen hombres.
-¿De qué tienes miedo? (volvió a preguntarme).
-Sinceramente, tengo miedo de no dar la talla, de no estar a la altura, de eso tengo miedo.
-Entonces has venido al sitio indicado, aquí el miedo de ser cobarde es el miedo de ser valiente, gente como tú es lo que buscamos.
No hemos perdido ninguna guerra, somos la mejor infantería del mundo, somos los herederos de los Tercios de Flandes que dominaron el mundo y toda nuestra historia y leyenda la hemos escrito con sangre, con sangre de legionarios que el primer día que vinieron tenían la misma o más cara de gilipollas de la que tú traes ahora.
Después vino un campamento legionario de 2 meses y medio que no lo voy a negar, fue un infierno físicamente, llegue a la auténtica extenuación en algún momento, pero mereció la pena, el día que recibí mi chapiri, una prenda cuyo valor en metálico solo era de 1.500 pts. comprado,  pero aquel, era mi chapiri, me lo había ganado a sangre y fuego y jamás he sentido la sensación de merecer tanto algo.
Después vinieron otros 5 años de miles de anécdotas, de buenísimos amigos, hermanos y compañeros, de nuestra famosa “vida alegre” en la cual los excesos y la locura mezclada con la rabia inconsciente de la juventud, si esos tiempos hablaran por si solos al resto del mundo, haríamos temblar el termino raciocinio y dejaríamos el sentido común a la altura de lo inerte.
Fui uno entre tantos, intentando ser el mejor sin olvidar que era uno más. Fui fiel a mi Credo, me entregué sin medida y ocupé mi espacio cual ladrillo de tiempo en el muro de la historia legionaria.
La esencia es la misma, los legionarios actuales, no son peor ni mejor que yo, ocupan el lugar que les toca al igual que lo hice yo, pero el mundo que yo conocí, ya no existe pero existirá mientras los que vivimos aquella época, la recordemos y transmitamos con pasión.
La gente no muere con la última exhalación, muere con el último que le recuerda.
¡Ojalá!, en lo extenso y rico de nuestra legua madre castellana, encontrara las palabras para describir que se siente vistiendo esta camisa, pero es algo inescrutable para quien no lo vivió.
Esta camisa va por dentro y de deja marcado de por vida.
Como podéis ver, y es un dicho que ya conocéis por mi parte y que todo legionario comprende….
NO SIEMPRE SE ESTÁ EN LA LEGIÓN, PERO LA LEGIÓN SIEMPRE ESTARÁ EN TI.
Fdo:Cabo Caballero Legionario don David Lopez Manzanedo. 1/97

24 abril 2019

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.