LA MUERTE DE FRANCO. ALGUNOS HECHOS DESCONOCIDOS. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

MOLA-FRANCO en BurgosEn julio del año 1974 con motivo del ingreso del Caudillo en el hospital por una flebitis se aplica por primera vez el artículo 11 de la Ley Orgánica del Estado de 1967 y el Príncipe de España, Don Juan Carlos de Borbón, asume las funciones del Jefe del Estado. Un momento delicado. Aquellos días los ojos de ciertos personajes empezaron a bizquear; mientras un ojo miraba a El Pardo y sonreía, el otro miraba a La Zarzuela y hacía una mueca. Faltaba, acababan de asesinarlo, quien jamás dudó, quien siempre miró de frente, el intérprete fiel y justo de la voluntad de Franco: el Almirante Carrero Blanco.Franco con Carrero Blanco

Y se notaba. Se notaba en el ambiente enrarecido de aquel Madrid que tomaba posiciones. La realidad del Príncipe Don Juan Carlos, en la que algunos nunca creyeron, se materializaba definitivamente. Hubo intentos para volver a jugar con las cartas marcadas que el Almirante descubrió en su momento, pero no se atrevieron.

El 9 de agosto de 1974 Don Juan Carlos preside el Consejo de Ministros. El primero de su vida. Lleva unas notas manuscritas con varios puntos a destacar. Lee, antes de comenzar la parte formal del Consejo, y lo hace recordando la figura de Franco:

IMG_20151116_100020‹‹Conocéis mejor que yo su gran personalidad y su obra. Pero quiero resaltar una característica suya que, a lo largo de su vida ha sido enormemente significativa y que está por encima  de todos los elogios o de todas las críticas que pudieran hacerse, y es, la serenidad con que ha afrontado todos los problemas que se le han presentado. En esta serenidad, está la clave de la confianza que en él tiene el Pueblo [sic] español. Esta Fé [sic] en su persona es fruto del acierto en las resoluciones, pero también de la tranquilidad en los momentos difíciles. Esta cualidad es la que Hoy [sic] más que nunca, debe presidir las decisiones, pues estoy seguro que será la clave del éxito en las etapas que se avecinan››.

Significativos subrayados y mayúsculas.

Aquello fue como un ensayo. Sirvió para probar los mecanismos de sucesión y ver las reacciones de unos y otros. También fue un susto, aunque breve. Las razones para asustarse, las de unos y otros, eran diferentes. Unos bizqueaban de El Pardo, otros, menos, de La Zarzuela; el Pueblo en mayúscula, como lo escribió el Príncipe, estaba en su sitio, el más sensato. Todo duró algo más de cuarenta días. Están por escribir.

Jueves 30 de octubre de 1975. La situación es muy distinta

-¿Qué tengo?

Pregunta Franco. Se hace un eterno silencio. Desconcierto, ¿quién responde?

-Ha padecido usted un infarto de miocardio y, además, una complicación intestinal grave.

Franco se queda en silencio. Después, emocionado, dice con energía:

Artículo 11; que se aplique el artículo 11!

Franco dejaba de ser Jefe de Estado.

Hace ahora cuarenta años.

Así lo cuenta su médico de cabecera, el doctor Vicente Pozuelo Escudero, en el libro: ‹‹Los últimos 476 días de Franco››.descarga

A las tres de la madrugada del día 2 de noviembre la hemorragia se agudiza. Franco pasa el día en la cama de su dormitorio, sondado, medio inconsciente. Por la tarde hay un momento en que entre la sonda y la faringe un coágulo le impide respirar. Se lo extraen pero no se puede detener la hemorragia. Hay que operar, urgente, no hay tiempo. El Regimiento de la Guardia de SE. está pegado al Palacio y en su botiquín hay un quirófano que nunca se ha usado como tal. El equipo médico consulta a la familia y deciden el traslado a aquel vetusto quirófano.

Muchas historias se han contado sobre el traslado de Franco. Lo que escribo es fruto de lo vivido por los que allí se encontraban y participaron, en uno u otro nivel, en los acontecimientos de aquellos largos días. Se lo contaré a grandes rasgos.

Tomada la decisión se llama al Regimiento y todo se pone en marcha. Son aproximadamente las nueve de la noche. Un Simca1200 ambulancia, con matricula del Ejército de Tierra, sale hacia Palacio. De su interior, el conductor y algunos escoltas, extraen una camilla de lona que suben a la habitación de Franco. La colocan en el suelo, junto a la cama, y cogiendo los extremos de las sábanas ensangrentadas bajan a SE. hasta depositarlo en la camilla y trasladarlo entre cuatro hombres hasta el vehículo ambulancia. Franco va entubado, inconsciente, pálido, y sangrando por la comisura de los labios.

Se ha ordenado cortar el suministro eléctrico en El Pardo y Mingorrubio, colonia donde viven los Guardias del Regimiento; toda la energía la necesita el quirófano.

38414934Primer y grave problema: el foco del quirófano lleva una clavija para enchufarlo tipo americano y los enchufes de la pared son de tipo europeo. Jamás se había probado. Son ya más de las diez de la noche. Se busca en la ferretería de El Pardo un adaptador. Pasa el tiempo, llega gente, todos preguntan. Están los Príncipes de España, los primeros, pendientes, inamovibles del lugar. Doña Carmen espera en Palacio. El equipo médico habla, discute y espera. Llega el material quirúrgico y… el adaptador para el foco. Aquel quirófano solo disponía de material digno de museo. Falta de todo, incluso para extraer la sangre que inunda al enfermo durante la operación se utiliza una jarrita de acero inoxidable de la cafetería del Regimiento. De El Pardo a Madrid no para de ir y venir un vehículo con plasma y suero. Es el conductor de este vehículo el que lleva al doctor Hidalgo Huerta a su domicilio una vez finalizada la operación. En el trayecto le pregunta sin rubor:

-¿Doctor, como está el Caudillo?

Regresa el conductor de dejar al médico y, rendido, se sienta en un banco, en la puerta del botiquín. No se da cuenta que hay dos personas sentadas junto a él; son los Príncipes de España.

-Perdón Altezas.

-¡Siéntese, por favor! Tiene que estar agotado. ¿Qué le ha dicho el doctor?, pregunta la Princesa.

-Señora, me ha dicho que tenemos Caudillo solo para cuarenta y cinco minutos.

Durante la operación había llegado una ambulancia de la Seguridad Social, una Dogde Dart, para el traslado de Franco a Palacio. Está helada por dentro y durante un buen rato los escoltas intentan calentarla utilizando secadores del pelo.

Todo, lo más parecido a una intervención en campaña. Eso sí, con más de veinte especialistas en aquél reducido botiquín. Los médicos sabrán. A las doce y media la operación había terminado. Franco era trasladado de nuevo a su cama en Palacio.

Después llegaron días de tensa calma, en cualquier momento se podría precipitar el desenlace. No fueron 45 minutos los que sobrevivió a la operación como dijo el doctor Hidalgo Huerta, aunque él sabía muy bien lo que decía.

La vida política en España se detuvo y algunos de sus más activos personajes quedaron aparentemente desconcertados  y desconcertantes. Entre bambalinas, hombres del segundo y tercer nivel lograron acuerdos y pactaron sosiego. En el primer nivel era más difícil.

En todos los organismos de la Administración llevaban tiempo funcionado las llamadas  ‹‹Plataformas Democráticas›› de funcionarios – con más o menos visto bueno- y empezaron a dar señales de actividad con reuniones, cambios de punto de vista y actitud a tomar. En estas plataformas estaban desde Directores Generales a simples funcionarios.

El día 5 de noviembre el estómago de Franco vuelve a sangrar. En la mente de todos está el dantesco espectáculo de la noche en el botiquín del Regimiento. No se puede volver a repetir semejante espectáculo. La situación se convierte de nuevo en un acto de vida o muerte. Una ambulancia le lleva a la Ciudad Sanitaria de La Paz donde directamente entra en el quirófano. Tres días después de vaticinar que le quedaban cuarenta y cinco minutos de vida, Franco estaba de nuevo en manos del doctor Hidalgo. Eran las cuatro de la tarde. Madrid se convertía en el centro de las noticias del mundo. Pero en la Ciudad Sanitaria de la Paz el espectáculo era folclórico. Curiosos, periodistas, médicos amigos de…, gente que se tenía que hacer ver, todos hablaban y difundían lo que no sabían, como si  de primera mano fuese su información. Solo una cosa era segura: Franco se moría. También se supo que el que allí mandaba era su yerno, el doctor Martínez-Bordiú.

Está sedado pero consciente. El día 12 entra a verle Carlos Arias Navarro. Franco se da cuenta, no abre los ojos. Le ha molestado. No quiere ver a nadie. En cualquier caso nunca le gustó Arias Navarro. Fue un remedio impuesto por circunstancias personales y la debilidad de los últimos momentos.Carlos_Arias_Navarro_and_Franco_1975

El día 15 de nuevo aparece la hemorragia. Una peritonitis gravísima. Vuelve al quirófano y a las manos del doctor Hidalgo.

La mañana del día 16 el Príncipe recibe la noticia: la situación es irreversible. Está en fase terminal.

Los siguientes días hay una gran angustia. Máxima tensión que produce fuertes discusiones, acusaciones y gestos torcidos. Ya no solo se piensa en la muerte de Franco sino en la posición a ocupar cuando fallezca. El día 18 ya está absolutamente inconsciente y el 19 se corre por Madrid que Franco ha muerto.

A las seis y doce minutos del día 20 el ministro de Información y Turismo, León Herrera leyó el comunicado con la muerte del Caudillo.

El uniforme de Capitán General del Caudillo

La noche del día 19 los escoltas de doña Carmen estaban, como siempre, en los sótanos/garajes del hospital de La Paz. Fue una sorpresa para ellos ver a doña Carmen que llorando se acercaba a ellos. Sin intermediarios, directamente, de manera insólita, doña Carmen entra en los garajes y se dirige a su jefe de escolta:

-Vayan a El Pardo y recojan una caja que allí les entregarán.

Era el uniforme de capitán general de gala del Caudillo, la mortaja. Aquella noche, sobre las 2200 horas el uniforme llegó al hospital de La Paz. No debía, ni podía, haber indiscreciones hasta el momento acordado.

Franco dejaba de ser Jefe de Estado.

el-sueldo-de-francoDefinitivamente.

Se establece la seguridad de la muerte a las 5,25 del día 20. El doctor Vicente Pozuelo firma el certificado de defunción a las seis de la mañana. Absoluta discreción, tanta que la duda sigue rodeando las horas, algunos hechos, y así seguirá para siempre.

 

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

(Artículo publicado en 2015 en actuall.com y en este blog)

Blog: generaldavila.com

20 noviembre 2017

 

20 de noviembre: efemérides Juan Chicharro Ortega General de División de IM ( R )

El 20 de noviembre de 1975 falleció en Madrid Francisco Franco Bahamonde, Generalísimo de los ejércitos y Jefe del Estado Español.

Con su muerte desapareció el hombre que dirigió con mano firme el destino de España en circunstancias excepcionales durante 38 años.

El soldado que ascendió a todos los empleos por méritos de guerra dejó escrito en su testamento  que “Al llegar para mí la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio pido a Dios que me acoja benigno a su presencia, pues quise vivir y morir como católico. En el nombre de Cristo me honro, y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir. Pido perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos, sin que yo los tuviera como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquellos que lo fueron de España, a la que amo hasta el último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida, que ya sé próximo”.

También el 20 de noviembre de 1936 cayó vilmente fusilado José Antonio Primo de Rivera tras ser condenado a muerte por conspiración.

El comité de Orden Público local ordenó la ejecución de la sentencia para la mañana del día 20 sin esperar el enterado del Gobierno tal y como era preceptivo e imperativo.

En su testamento dejó constancia de su deseo: “Que sea la mía la última sangre española vertida en discordias civiles”.

Juan Chicharro Ortega

General de División de IM (R.)

Blog: generaldavila.com

LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r)

 

 

 

LOS VERSOS DEL CORONEL

Un personaje no muy del agrado de mi amigo D. Eufemio, como se podrá ir comprobando.

De la prensa 16 noviembre 2017

Rufián saluda al banco azul mientras abandona el Congreso tras un rifirrafe con el ministro Zoido en la sesión de control.
“Ha tenido su día de gloria, ese minuto por el que usted viene por aquí. Para lo que usted son salvajes que apalean, para mí son servidores públicos”, respondía Zoido en su turno de réplica

SAGRADO

(Soneto con estrambote)

 Aquello que debajo de la mente,

se fragua en su complejo vericueto,

remoto en su rincón, el más secreto,

venimos en llamarle el subconsciente.

   

Y tras la farsa al uso, deprimente,

le traiciona, si hubiera, el del sujeto,

y al Gobierno saluda este paleto

en la forma que ven, arteramente.

 

Un saludo que implica disciplina,

decoro, dignidad, lealtad, Servicio,

honor y educación; valor y hombría.

 

Y pienso al no haber de esto en la mezquina,

su nefasta conducta algún indicio,

tendría que haber fregado con lejía

 

la mano, ésa que alzó,

-grande el cabrito-

antes de profanar,

sagrado, el rito.

Don Eufemio, 16 nov. 17

Blog: generaldavila.com

19 noviembre 2017

VISUS MILITIS “MÁS DE LO MISMO” General de División de IM. (R.) Juan Chicharro Ortega

Ya quisiera el viejo soldado apuntar su mirada a los muchos y variados asuntos que se producen en el mundo todos los días, más el peligro que se cierne sobre nuestra Patria, como consecuencia del proceso revolucionario que se vive en Cataluña, no da opción a dirigir el esfuerzo principal de nuestra acción a otra cosa que no sea la defensa de la unidad de España.

Lamentablemente  el  éxito obtenido al abortar el golpe de estado habido mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución, con la finalidad de revertir el orden constitucional en Cataluña, queda minorizado al contemplar esta situación con un aspecto provisional y desde una perspectiva meramente política.

En cualquier clase de guerra, sea esta convencional o subversiva, hay un principio básico de actuación que no es otro que la explotación a fondo de cualquier éxito obtenido de forma implacable, como única forma de alcanzar una victoria completa impidiendo que el enemigo se rehaga. Francamente no parece que sea esta la situación en la que nos  encontramos.

Asistimos atónitos ahora a movimientos de repliegue del proceso secesionista con el beneplácito de la opinión pública y del propio Gobierno de la nación.

Sería conveniente que los responsables del mantenimiento del orden constitucional aprendieran algo de los diferentes procesos revolucionarios/subversivos habidos en la historia y comprendieran que nos encontramos ante la pura táctica del “baile del minué”: dos pases adelante y uno atrás.

Todo indica que tal y como se desarrollan los acontecimientos seguiremos asistiendo a más de lo mismo.

Juan Chicharro Ortega

General de División de IM. (R.)

Blog: generaldavila.com

LOS VERSOS DEL CORONEL (II- 6) Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r)  

 

LOS VERSOS DEL CORONEL (II- 6)

Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r)

 

 

 

 

 

 

 

VELÁZQUEZ

 

(Aunque trato de llevar un orden cronológico en los envíos, un lapsus me hizo remitir en el anterior LA FRAGUA…, pintado con posterioridad al de hoy. Retomamos, pues, el orden de creación. Gracias.)

 

EL TRIUNFO DE BACO (LOS BORRACHOS)

1628-29. Museo del Prado

En la literatura barroca, Baco era considerado una alegoría de la liberación del hombre frente a su esclavitud de la vida diaria. Puede que Velázquez realice aquí una parodia de dicha alegoría.

Y tal vez siguiendo la moda de la época, como  barroco convencido y rompiendo con la reverencia clasicista con que eran tratados estos temas (lo vimos en “La fragua…) en esta obra Velázquez introduce un aspecto profano, casi caricaturesco y divertido en un asunto mitológico según una tendencia que cultivará en las siguientes ocasiones que iremos viendo cuando de mitología se trate.

Al describir el cuadro, también yo he querido darle un tratamiento parecido en la misma línea desenfadada.

 

NUEVE

(Soneto con estrambote)

 

Se plantan en la escena en dos partida

nueve tipos, distintas las posturas;

de una parte, dios Baco y dos figuras,

y en la otra seis más, de mala vida.

 

A uno de ellos, de hiedra entretejida,

-que etílicas, tal vez, sus aventuras-

fondón un tanto el dios en sus hechuras

le impone una corona merecida.

 

Y mira la deidad do nadie sabe,

-hay un fauno a su espalda que la observa-

en busca de posibles confidencias:

 

dos que hablan, un viejo el gesto grave,

y un par de ellos de toda esta caterva

nos sonríen, ayunos de abstinencias.

 

…y un noveno queda aún

del colectivo,

sentado en una esquina,

pensativo.

 

(Continuará)

LA LARGA SOMBRA DE FRANCO General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

Francisco Franco Bahamonde falleció el 20 de noviembre de 1975, es decir hace casi medio siglo. Una figura histórica que curiosamente permanece viva en el recuerdo de muchos españoles de uno y otro signo, si bien tal parece que con mucha más fuerza en aquellos que descendientes de quienes perdieron la guerra civil en 1939 le siguen haciendo culpable de muchos de nuestros males. Así lo hemos visto, y vemos, a propósito de la crítica situación que vivimos en Cataluña donde de nuevo su figura sale a la palestra una y otra vez. La última ha sido con motivo de la aplicación del artículo 155 de la Constitución donde hemos visto pancartas en las que aparece junto a la del Presidente Rajoy y SM el rey Felipe VI.

Sobre la figura de Franco se ha escrito más que sobre cualquier otra figura de la larga historia de España y sin embargo es escasa la que se puede leer con objetividad.

En cierto aspecto pudiera ser comprensible la inquina y odio que rezuma la izquierda revanchista, no siéndolo tanto la indiferencia, cuando no cobardía, de más de una media España que tanto le debe y hoy abducida por la extensa labor propagandista que se ha desarrollado contra la figura de Franco. Una propaganda sustentada las más de las veces por la tergiversación histórica de los hechos y por las mentiras contadas una y otra vez. Una de las razones más utilizadas en la actualidad contra Franco es el que se deriva de lo que muchos siguen contemplando como un  régimen represivo y cruel, razón incrementada a raíz de la Ley de Memoria Histórica, aprobada en diciembre de 2007 durante el gobierno de Zapatero si bien con una orientación política sesgada y torticera, puramente revanchista dirigida a culpar de los crímenes y asesinatos habidos durante la guerra civil exclusivamente  al bando franquista cuando lo cierto es que se cometieron barbaridades tanto en uno como en otro bando. Y sí, hubo represión, claro, lamentable situación derivada de  toda guerra civil más es bien sabido, para quien quiera enterarse y lea, que esta fue infinitamente inferior a la que se produjo en otras naciones en aquella época como la que, por ejemplo, se produjo en Francia al acabar la II GM contra los colaboracionistas del Régimen de Vichy. La larga serie de ejecuciones de posguerra no alcanzó nunca las dimensiones habidas en otros países y aunque cierto es que se cobró miles de vidas (la gran mayoría fueron consecuencia de delitos de sangre) siempre reconoció limites y se suavizó notablemente ya en 1945.

La historia – y estamos hablando de historia – debe describirse partiendo de hechos objetivos y eso es algo de lo que adolece el conocimiento de aquella época por una gran mayoría de los españoles de hoy, abducidos, como dije antes, por la mentira prolongada y torticera. Hoy nombrar a Franco, y mucho más acudir en la defensa de su figura, es  nombrar a la bicha y acaba uno introduciéndose en polémicas arduas y muchas veces inútiles por la iletrada incomprensión de la gran mayoría. Más la verdad es la que es y es irrefutable que con su victoria en la guerra del 36/39 Franco impidió que España cayera bajo las garras del comunismo internacional que amparaba Stalin, que Franco evitó con sabia energía la entrada en la II GM y que bajo su mandato consiguió sacar a España de la miseria para convertirla en 1975 en la octava potencia industrial del mundo (hoy andamos allá por el número 18). Durante el cuarto de siglo 1950-1975, España alcanzó un progreso mayor que el de cualquier otro país del mundo. Fue el tiempo en el que tuvo el mayor desarrollo económico sostenido y la mejora más notable del nivel de vida en general en toda la historia de España. Sí, de toda. Esto propició la irrupción de una inmensa clase media que es la que ha posibilitado la España de hoy. Y son hechos que la obra social de Franco no tiene parangón;  sería interminable hacer aquí una lista de las disposiciones normativas – muchas vigentes hoy –  que dieron lugar al estado de bienestar del que tanto se habla hoy. Citemos sólo algunas: seguro de desempleo, subsidio de vejez, protección familias, pagas extraordinarias de navidad y 18 de julio, seguridad social, etc.

Hoy sufrimos una inmensa y preocupante sequía en España de cuyos terribles efectos nos libramos gracias a la red de embalses y pantanos que se construyeron durante el periodo franquista: 280. ¿Sabe Vd. cuantos se han construido en España desde 1975? Se lo diré: dos.

Por supuesto que el régimen de Franco denominado hoy con toda profusión como dictadura no fue un régimen democrático al uso de estos tiempos. Claro que no lo fue sino que es el producto o fruto de unas circunstancias excepcionales en nuestra historia. Hoy vivimos en un sistema democrático en el que existe libertad de expresión y capacidad de voto con clara separación de poderes. Eso dicen. Más si uno se detiene y piensa que esa capacidad de voto se traduce en votar a quien otros han elegido por Vd. y que luego las más de las veces llevan a cabo acciones contrarias a las que por Vd. le votó pues a uno le entran dudas si se encuentra en un sistema democrático o en uno partidocrático, contraviniendo, además, lo que el artículo 6 de la Constitución preconiza al respecto de lo que deben ser los partidos políticos. Y si de separación de poderes hablamos tres cuartas partes de lo mismo. Basta echar un vistazo a los artículos 122 o 159 de la Constitución para comprobar cómo se nombran los componentes del Consejo General del poder judicial o el Tribunal Constitucional y la evidente mano larga de los partidos políticos en esta tarea. ¿Verdadera separación de poderes?

Testamento de Franco

Hoy cuando tiene amplio debate la cuestión catalana, y las que vendrán, cobran altura las palabras que Franco dejó en su testamento cuando nos dijo “mantened la unidad de las tierras de España exaltando la rica multiplicidad de sus regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la Patria”. ¡Caramba! Franco era bien consciente de la diversidad de nuestra nación más no era previsible que la manifestación orgánica de estas diferencias concluyera en el caos reinante en la actualidad.

Cuando en 1912 Franco fue destinado como uno de los oficiales jóvenes destinados para constituir las unidades de regulares lo fue porque  ya había demostrado cabeza fría y conducir a sus hombres bajo el fuego enemigo con valentía, serenidad, claridad mental bajo presión y capacidad de mando. No era sólo una cuestión de coraje, sino de nervios templados y habilidad para no ponerse nervioso en una situación de emergencia en combate y tomar las decisiones correctas.

Y termino informando a aquellos que han mezclado su figura con la de Rajoy que yerran de plano. La única similitud es la de su naturaleza gallega. Nada más. No hay ningún otro punto de encuentro.

Sí, la sombra de Franco es alargada y desde la perspectiva de la historia, con objetividad, reconociendo que hay luces y sombras, más tarde o temprano su figura se engrandecerá en cuanto los enanos que le han traicionado desaparezcan del mapa y los recalcitrantes corroídos por el odio se den cuenta de su fútil tarea.

General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

17 noviembre 2017

Blog: generaldavila.com

 

 

 

 

BANDERITA TÚ ERES ROJA, BANDERITA TÚ ERES GUALDA… General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

No retiréis la Bandera de los balcones y ventanas. Todavía hace mucha falta… ¡Que siga España de rojo y gualda!

No la retiréis todavía: ¡Mostradla!

Esperad a que se vuelva a amar a España y a que nadie nos obligue a bajar la voz para gritar: ¡Viva España!

Que la vean los niños, y los abuelos les enseñen a jurarla con un beso por Dios y por ella: por España.

Blog: generaldavila.com

15 noviembre 2017