LOS GENERALES EN LA POLÍTICA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

En Adrianópolis acabó la historia del ejército romano tradicional. La Infantería, su nervio, no captó que la historia empezaba a hacerse a caballo. El error no fue de los infantes. Fue la culpa de sus generales. Solo conocían relevar con rapidez y orden una fila de hombres cuando estaban cansados por otra de refresco. Hasta entonces tener un buen jefe de instrucción en los ejercicios y con dotes de mando era suficiente. Cualquiera podía mandar aquellas legiones. Los generales romanos, en su mayoría profesionales de la política, nada sabían de la maniobra. Ninguno hubiese vencido, a pesar de su número, al Gran Alejandro que mucho antes combatió y venció con un pequeño número de soldados bien disciplinados y mejor mandados. Conocía la maniobra y sabía con pocos vencer a muchos con el arte.

En Adrianópolis, año 387, resurge el arte militar, una nueva era en la que ya no es  suficiente un jefe de instrucción competente en sus ejercicios y con dotes de mando. Resurge como consecuencia de una gran derrota. Los godos con el caballo y el estribo en el equipo ecuestre derrotaron a Flavio Julio Valente. La primera victoria de la caballería pesada sobre la infantería. La consecuencia es de gran calado. Hay que poner de nuevo en marcha el arte de la guerra en el que llevaba insistiendo Sunzi desde siglos atrás. El general formado y hecho para la guerra. Arte y oficio.

No veo a un político haciendo la guerra, pero tampoco veo a un militar haciendo política. Hasta que las cosas se complican. Esa es la razón. Hoy ya no son suficientes los relevos de las agotadas huestes por otras más frescas. Hace falta algo más: maniobra. Para sustentarse en la silla es necesario el estribo. Los políticos están perdiendo la batalla, cada día, a cada movimiento dan con su cuerpo en el suelo. Generales, pocos, como estribo, se han sumado a la lucha política. Saben cuál es su misión: vencer a muchos con el arte, mantener la autoridad del general, vigilar sobre su ejército, velar por sus hombres. Es una lucha por la unidad de España. Única razón del paso al frente.

Muy a mi pesar creo que no durarán mucho. Dice Sunzi en El Arte de la Guerra cuales son las razones por las que un general puede llevar sus huestes al desastre: <<El orgullo, el sentido del honor demasiado susceptible, la falta de previsión y la excesiva compasión son serios inconvenientes para ejercer el mando>>. Hay otra muy poderosa. El Mariscal Montgomery nos recuerda en su Historia del Arte de la Guerra que el general Robert Edward Lee fue perdedor en la guerra civil norteamericana porque <<era demasiado caballero para el áspero negocio de la guerra>>. Que hoy es la política.

Malos tiempos para los generales de la política, para los soldados que se enredan en semejante arte, mucho más peligroso que la cruel guerra.

La rendición de Breda es cosa de otros tiempos en los que <<la cortesía, el buen trato, la verdad, la fineza, la lealtad, el honor, la bizarría; el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son…>>.

Lucidez. La que pueden aportar los hombres que saben del arte de la guerra para vencer a esta política de demolición del edificio llamado España.

Pero esta no es una guerra de caballeros. Recuerdo a mis queridos compañeros las palabras que en la introducción al libro de Flavio Vegecio Renato hace Jaime de Viana cuando aconseja cómo estudiar el arte militar para sacar grandes ventajas: <<Si supieran ustedes distinguir la parte del casco que sirve para la defensa de la que sirve para el adorno>>. En política todo se confunde.

Ya está bien de adornos. Es necesaria una defensa férrea de España y las opciones están a la vista.

Con o sin generales la maniobra es defender la unidad de España.

Peleen por ello, unidos, sin fisuras y traiciones, sin rencillas entre las propias fuerzas, que todas son necesarias.

La otra alternativa, la de Podemos y Sánchez, ya la conocen; están bien pertrechados y sin fisuras.

Lucidez, lucidez, es la cualidad primera del general.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

26 abril 2019

Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EURFEMIO

Si estas palabras se asoman a la ventana de su ordenador o la táctil de su móvil o tableta, no vean en ellas los lectores, iluso de mí, un tan siquiera intento de publicidad en días tan sensibles: Simple y llanamente es una muestra de rebelión personal ante esta nueva situación que lo políticamentecorrecto ha potenciado hasta límites esperpénticos. 

 Soy un ciudadano de a pie, de infantería, (sic) que paga sus impuestos, qué remedio, y que respeta  pero que no comparte las decisiones de según qué señores jueces; y que piensa además que en esta penúltima decisión de la JEC. han manchado sus puñetas con la sospecha de actuar, al menos, con fundados indicios de prevaricación. Pues digo yo : Si en otras fechas y en idénticas circunstancias se actuó en un sentido; ¿por qué ahora se ha de hacer en el contrario? Sí; ya sé: la interpretación de la Ley por parte de unos u otros. ¡Qué casualidad!

 Cuando uno se atreve a teclear algo para que a otros llegue y lo lean; cuando uno escribe es inevitable contar con que parte de sí mismo salga a luz en una, asumida, impudicia de sentimientos y opiniones; y éstos son los míos, y las mías.

 De la prensa, abril 2019

 Atresmedia plantea un debate ‘a cuatro’ excluyendo a Vox tras el veto de la Junta Electoral Central.

TRAS

(Soneto)

 Tras, a coro, haber sido calumniado,

tras decirle, como poco, mal nacido,

tras, cobardes, intentar haberlo hundido,

tras haber, de todo mal, sido acusado.

 

Tras ser, de mil maneras, difamado,

tras, sobre lo que dice, haber mentido:

tras, ése, su lenguaje envilecido

por hundir su programa y postulado.

 

Tras ver cómo le tiran a degüello,

en un todos a una, miserable,

de tanto zascandil y boquirroto.

 

Y tras, ya consumado el atropello

de hasta el habla negarle; inevitable,

temo sea el sentido de mi voto.

 

Don Eufemio, 24 abr. 19

(Continuará)

LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (27). ALEA IACTA EST. Cabo Caballero Legionario David Lopez Manzanedo. 1/97

17 de febrero de 1997, hace exactamente 20 años que ocurrió un hecho que cambió mi vida para siempre, todo lo que fui quedó en nada, me había alistado como voluntario de reemplazo en la X bandera del IV Tercio “Alejandro Farnesio de La Legión”.
Iba decidido, no había vuelta atrás, “Alea jacta est” me decía a mí mismo.
Pero ni siquiera delante del Coliseo de Roma, sentí tal magnificencia ante mis ojos. El arco característico de un Tercio de La Legión, el mismo que estuvo en Villacisneros en el Sahara, traído piedra por piedra se erguía ante mí con ese lema que erizan los vellos al más pintado al leerlo…”Legionarios a luchar; Legionarios a morir!”, y he de reconocer, que hasta ese día, después de haber bregado en mil y una en las calles, hasta ese día, no había sentido tal miedo en el cuerpo, estaba absolutamente acojonado y no me avergüenza decirlo, el pánico hizo que hasta las piernas me temblaran y cuando me dirigí a la puerta, el cabo Johny, un enano gallego pero con un porte, una chulería y una decisión en su andar que jamás había visto antes en alguien de su estatura, amén de las facciones de su cara que lo decían todo, se dirigió a mí.
-¿De dónde eres?
-De Burgos. ¡Cojonudo! La tierra de un valiente: El Cid Campeador, eso necesitamos aquí, gente como él.

Yo seguía mudo… no tartamudeaba.
-¿Qué te pasa chaval?, ¿de qué tienes miedo? Aquí no nos comemos a nadie, ¿has visto ese arco al cruzarlo? ¿Sabes lo que acabas de hacer?
Espero que te hayas despedido del soplapollas que eres, por esa puerta entran niños, pero solo salen hombres.
-¿De qué tienes miedo? (volvió a preguntarme).
-Sinceramente, tengo miedo de no dar la talla, de no estar a la altura, de eso tengo miedo.
-Entonces has venido al sitio indicado, aquí el miedo de ser cobarde es el miedo de ser valiente, gente como tú es lo que buscamos.
No hemos perdido ninguna guerra, somos la mejor infantería del mundo, somos los herederos de los Tercios de Flandes que dominaron el mundo y toda nuestra historia y leyenda la hemos escrito con sangre, con sangre de legionarios que el primer día que vinieron tenían la misma o más cara de gilipollas de la que tú traes ahora.
Después vino un campamento legionario de 2 meses y medio que no lo voy a negar, fue un infierno físicamente, llegue a la auténtica extenuación en algún momento, pero mereció la pena, el día que recibí mi chapiri, una prenda cuyo valor en metálico solo era de 1.500 pts. comprado,  pero aquel, era mi chapiri, me lo había ganado a sangre y fuego y jamás he sentido la sensación de merecer tanto algo.
Después vinieron otros 5 años de miles de anécdotas, de buenísimos amigos, hermanos y compañeros, de nuestra famosa “vida alegre” en la cual los excesos y la locura mezclada con la rabia inconsciente de la juventud, si esos tiempos hablaran por si solos al resto del mundo, haríamos temblar el termino raciocinio y dejaríamos el sentido común a la altura de lo inerte.
Fui uno entre tantos, intentando ser el mejor sin olvidar que era uno más. Fui fiel a mi Credo, me entregué sin medida y ocupé mi espacio cual ladrillo de tiempo en el muro de la historia legionaria.
La esencia es la misma, los legionarios actuales, no son peor ni mejor que yo, ocupan el lugar que les toca al igual que lo hice yo, pero el mundo que yo conocí, ya no existe pero existirá mientras los que vivimos aquella época, la recordemos y transmitamos con pasión.
La gente no muere con la última exhalación, muere con el último que le recuerda.
¡Ojalá!, en lo extenso y rico de nuestra legua madre castellana, encontrara las palabras para describir que se siente vistiendo esta camisa, pero es algo inescrutable para quien no lo vivió.
Esta camisa va por dentro y de deja marcado de por vida.
Como podéis ver, y es un dicho que ya conocéis por mi parte y que todo legionario comprende….
NO SIEMPRE SE ESTÁ EN LA LEGIÓN, PERO LA LEGIÓN SIEMPRE ESTARÁ EN TI.
Fdo:Cabo Caballero Legionario don David Lopez Manzanedo. 1/97

24 abril 2019

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

EL DEBATE. “CUIDADO CON OTEGUI QUE ES UN EXPERTO EN SECUESTROS Y LE PEDIRÁ UN RESCATE”. General (R.) Rafael Dávila

El lenguaje visual: si ellos (los rodeados) llegan, acabamos con unas manos delante y otras detrás.

La frase la pronunció el candidato del Partido Popular, Pablo Casado en el debate televisado anoche por Atresmedia. No es un frase cualquiera. En mi opinión fue lo mejor del debate. Va más allá de lo que a primera vista parece. Define la forma de hacer política del señor Sánchez que se traduce en admitir lo más deleznable con tal de alcanzar el poder. Pactos con el diablo.

Lo recalcó el candidato del partido Ciudadanos, Albert Rivera: <<Sánchez es el candidato del terrorista Otegui>>.

¿Esto es lo que nos espera? No lo creo.

El resto fue de una frialdad bajo cero. Un nivel intelectual que presagia nada bueno.

Jaula de grillos, debate farragoso, sucio, marruñero e inentendible. De mínimos.

Lamentable espectáculo de una jauría en busca de su pieza. ¡Pobre España! Solo hubo puesta en escena y cara, mucha cara, para presentarse así ante el pueblo español.

Habló el monaguillo que sentenció: <<Cuando se entra de Papa se sale de Cardenal>>. Él, que se bebe el vino y se queda con el cepillo. El propietario proletario. Plurinacional. Educado, que no insulta, solo habla, te cede el paso y por detrás te pone la zancadilla.

El señor presidente en funciones nada sabe. Nada es nada. Tira de chuleta. Ni un dato en su cabeza. Ni un dato es ni uno. Perdió hasta la chuleta. ¿Cómo lo ha hecho para estar dónde está? Nervioso entre intentos de decir lo que le han dicho que diga y no acordarse. Lamentable, señor presidente; en funciones (?). ¿Qué tendrá en la cabeza?

La derecha, más solida y contundente, cometió el error de enfrentarse. De decirse qué si tú que si yo. Astresmedia aprovechó el tirón y los enfocó en plano doble y de proximidad. ¡Miren como se enfrenta la derecha! Tuvieron un grave error que aprovechará la izquierda. Lean hoy los titulares y sabrán lo que les digo. Tirarse piedrecitas pueden pagarlo caro. Se equivocaron.

Pero son los únicos que defienden a España y su unidad. Los noté cansados. Es difícil luchar contra el populismo ramplón que maneja a la perfección la bolita. ¿Dónde está? Donde ellos quieren.

Vox no estaba, pero el presidente en funciones tiene pesadillas nocturnas con ese partido y cada vez que se mete -o amenaza- con ellos suben los votantes de Vox.

No sé quién ha ganado, tampoco me importa, pero España pierde. España corre un grave peligro. Peligra la propiedad privada, la libertad, privada y pública, la libertad de expresión, la unidad, la Libertad.

Hay que remontar.

Este blog nunca ha entrado en preferencias partidistas ni lo va a hacer. Perderíamos independencia y libertad, los dos grandes valores de la democracia. Es España, y en estos momentos su unidad, lo que nos preocupa, lo que requiere de urgente intervención. Solo esperamos que el gran acuerdo por la unidad, por la Ley, se produzca y queden marginados a la mínima expresión aquellos partidos que quieren romper con España, negociar su fractura, o simplemente ganar tiempo para desgobernar la nación con ellos y para ellos.

Por eso son preocupantes estas frases que, como pueden comprobar, ningún medio destaca:

<<Cuidado con Otegui que es un experto en secuestros y le pedirá un rescate>> (Pablo Casado a Pedro Sánchez).

<<Sánchez es el candidato del terrorista Otegui>> (Albert Rivera a Pedro Sánchez>>.

Ahora vayan y voten (por favor no me digan a quién).

Las cartas están boca arriba. Ustedes deciden y España espera.

General (R.) Rafael Dávila

24 abril 2019

Blog: generaldavila.com

Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

Uno está tan curado de espanto que ya nada extraña.

De la prensa, abril 2019

 Murcia limpiará de ratas la ciudad, pero “con perspectiva de género”

Al parecer, el feminismo también se puede aplicar al exterminio de ratas. Nadie parecía darle credibilidad la noticia. Algunos preguntaban si era una Fake New en sus redes sociales. Pero no. El programa “desratización y desinsectación con perspectiva de género había sido publicado en el Boletín Oficial del Estado por el Ayuntamiento de Murcia :Al parecer, el feminismo también se puede aplicar al exterminio de ratas. Fuentes municipales han aclarado la situación: la “perspectiva” se refería al personal que habría de realizar la limpieza, no a las “ratas y ratos”.

ESTIGMAS

(Soneto con estrambote)

 Mis dudas tuve yo, si por dos ratas

se habría de eliminar tan sólo un rato;

o si por uno de estos, por contrato

habría de extirpar dos candidatas.

 

Si se aplica la ley, las de dos patas

dirán que dos por una, de inmediato:

que el macho es más culpable, el aparato

así lo reconoce, ¡papanatas!

 

Y no es que me extrañara a estas alturas,

-que ya son muchos tiros los pegados-

que hasta en los roedores tal estigma,

 

lo quieran implantar estos figuras,

que un poco p´allá están, descerebrados.

Mas resuelto, por fin, quedó el enigma:

 

de momento, los ha,

del mal, librado

un agudo y sagaz

comunicado.

Don Eufemio, 21 abril 2019.

(Continuará, D. m.)

“Degenerando”. Melitón Cardona (*)

Poco después de acabar la guerra civil, un banderillero de la cuadrilla de Juan Belmonte llamado Joaquín Miranda fue nombrado gobernador civil de Huelva y un amigo del maestro le preguntó cómo era posible pasar de subalterno a gobernador. La respuesta fue lacónica: “degenerando“.

¡Hoy cabría preguntarse cómo se pasa de segurola de barrio a Presidente del Gobierno del Reino de España y la respuesta debería ser idéntica a la que avanzó el Pasmo de Triana. El problema es que la capacidad de desaguisado de un gobernador civil es muy inferior a la de un Presidente del Gobierno, lo que induce a concluir que el proceso de degeneración de nuestro país ha alcanzado picos de altura inimaginables, si no se tiene cuenta el empeño de sucesivos gobiernos socialistas y la pusilanimidad de los de la derecha por sustituir niveles de excelencia por otros de vulgaridad entronizados en el altar de una supuesta igualdad. Ya intuyó Tocqueville que la víctima de la igualdad sería a fin de cuentas la libertad y se percató de que “cuando el gusto por el poder y la incompetencia se reúnen en un mismo individuo, su voluntad de triunfar le hacer perder su probidad: cree ser el mejor y se pone a hacer trampas. Apoyándose en los débiles de entre los que ha surgido, sustituye la desigualdad en libertad por la igualdad en la mediocridad y la originalidad de pensamiento por el conformismo intelectual”, algo que describe a la perfección la catadura del personaje patético que aspira a perpetuarse en La Moncloa a toda costa y no se parará en barras para conseguirlo.

También Decourcelle aseguró que “la igualdad consiste en considerarse igual a quienes están por encima de nosotros y superior a los que están por debajo”, algo que explica por qué jóvenes vendedoras inexpertas se permitan tutear con todo desparpajo a ancianas que les dan cien vueltas en experiencia y sabiduría. A este respecto, recuerdo que le indiqué a un camarero de un hotel de cinco estrellas del norte de España que me había tratado de tú que no debería haberlo hecho, a lo que me respondió con un contundente “tienes razón” que me llevó a la convicción de que el tema tiene hoy muy mal arreglo.

En las elecciones que se celebrarán dentro de unos días el electorado español decidirá si opta por la supuesta igualdad o por la libertad real y me temo lo peor, a menos que una capa de la población hasta ahora muda dé la sorpresa.

(*) Ex Embajador de España.

Blog: generaldavila.com

22 abril 2019