Humanismo social, respuesta al miedo y al heroísmo (Pedro Motas Mosquera)

Humanismo social y respuesta al miedo

Queridos amigos:

Se ha dicho que sobre el hombre moderno recaen grandes amenazas que hacen que viva con miedo. Amenazas sobre su trabajo y sobre el destino del resultado de su trabajo. Temor por la explotación de la naturaleza. Temor por el uso de armas capaces de destruir la tierra. Temor por nuestro futuro inmediato. Temor por el futuro de nuestros hijos. Temor a perder o a que me quiten lo que he conseguido con tanto esfuerzo.

Estas amenazas pueden convertirse de manera imprevisible en objeto de “alienación”, término muy querido por las teorías marxistas. El drama de la existencia humana consiste en que los frutos del trabajo, que es la parte esencial de nuestra vida,   son entregados y no sabemos su destino ni si han merecido la pena.

El humanismo social y cristiano tiene respuesta a este drama.

1º. El verdadero sentido del progreso técnico es que vaya de acuerdo con el progreso moral y espiritual del hombre; es el que hace avanzar (progresar) y no retroceder; es el que hace prevalecer el bien sobre el mal en el mundo; es el que hace crecer el amor social y el respeto a los derechos ajenos; es el que promueve la generosidad frente al egoísmo; y es el que promueve el amor a la patria frente a los nacionalismos  radicales.

2º. El orden moral tiene unas exigencias que implican la prioridad de la ética sobre la técnica; la prioridad de las personas sobre las cosas; la prioridad del espíritu sobre la materia. El desconocimiento o el incumplimiento de esta sencilla escala de valores, explican los males que aquejan al hombre y al mundo.

3º. La confrontación entre humanismo y materialismo se pone de manifiesto en que aquel propugna librarse de la esclavitud de quienes miran a “tener” más que a “ser” más. El humanismo defiende que el hombre vale más por lo que es que por lo que tiene. Y ello es así porque la dignidad del hombre está en ser persona, y porque en la tenencia de bienes materiales, todos los hombres valemos lo mismo.

4º. El sentido esencial de los poderes públicos es actuar para el bien común o los intereses generales a través de la participación de la sociedad concretada en elecciones libres. En la relación bien del ciudadano/bien común, deben rechazarse las abstracciones del segundo en detrimento del primero. El bien de las personas en su dimensión comunitaria se concreta en programas, sistemas o regímenes políticos.

5º. La solidaridad debe buscar instituciones y mecanismo adecuados, tanto en los intercambios (guiados por una sana competencia), como en una amplia e inmediata redistribución de la riqueza, para que los pueblos y las regiones en vías de desarrollo puedan colmar sus exigencias vitales básicas y avanzar gradualmente.

6º. La conversión de mentalidades y de corazones, que es una constante del pensamiento y de la doctrina cristiana requiere el compromiso de hombres y de pueblos libres.

7º. El desarrollo económico tiene una perspectiva universal que no puede desconocerse. Si se desconoce, la mera categoría de progreso económico se convierte en una categoría superior que subordina el conjunto de la existencia humana a exigencias parciales y concretas, disgregando la sociedad que acaba ahogándose en sus propias tensiones y excesos.

Y ahora nos preguntaremos, queridos amigos, si estas siete respuestas son aplicables en los momentos políticos y económicos que vivimos. Os diré que sí los son, pero que no se aplican, por eso nos va como nos va.

Humanismo y heroísmo

Tal vez parezca extraño que entre las actitudes del humanismo, que estoy comentando en estos artículos, mencione el heroísmo. Tal vez parezca extraño porque la idea que tenemos del héroe es la de un ser excepcional que ha tenido un comportamiento excepcional  y en circunstancias excepcionales.

Pero esta idea nuestra no es correcta. Nos asombraría comprobar los actos y las actitudes heroicas que se dan cotidianamente y en las circunstancias más ordinarias. Porque el heroísmo tiene una perspectiva moral que lleva a las personas a cumplir con su deber, más allá de lo que el deber exige, y es en ese “más allá” donde el deber deja de serlo para convertirse en heroísmo.

Con frecuencia se atribuye en exclusiva la condición de héroe al que da su vida por una causa, ya sea voluntariamente, ya sea inevitablemente. Ocurre así con las víctimas del terrorismo, o con los miembros de las Fuerzas Armadas, que cumplen su juramento de dar “hasta la última gota de su sangre” si lo exige la misión de guerra o la misión de paz. Pero tal condición exclusiva no es justa, porque igual condición heroica la tienen quienes viven o han soportado la amenaza terrorista, o quienes arriesgan sus vidas en aquellas misiones, aunque no la pierdan. Lo mismo podía decirse de los Cuerpos de Seguridad que velan por nuestra paz ciudadana.

Miremos con mucho respeto, queridos amigos, a quienes han soportado aquellas amenazas, a quienes viven con el recuerdo de sus seres queridos arrebatados por el terrorismo y a los profesionales que juran entregar su vida, que la arriesgan y que a veces el riesgo se hace realidad y la entregan.

En ambas situaciones, la de la vida civil o la de la vida militar, subyace la misma idea, el heroísmo, sin egolatría, dice razón del cumplimiento de los deberes que implican una cierta entrega a los demás, por encima de lo exigible como antes dije. En ese camino se recorren una serie de etapas, que no es otra cosa sino una vocación de servicio a los demás.

¡Qué pena no darnos cuenta de que vivimos rodeados de héroes!: las amas de casa, las madres de familias numerosas, las que concilian su condición con el trabajo, el profesional que no tiene en cuenta las horas ni los horarios, los que nos proporcionan seguridad a cualquier hora del día o de la noche, los que cumplen sus obligaciones con alegría contagiosa, los que encuentran su vocación y se entregan a ella sin límite, los que no dejan de mejorar el trabajo que desarrollan, los que ponen pasión y ternura en lo que hacen, los que ponen su alma en ello, los que se niegan el descanso o el ocio para que lo tengan los demás, los que cuidan y se preocupan de hacer bien las cosas que hay que hacer, los que no se abandonan para evitar caer en el abandono, los que superan la tentación de un odio justificado, o los que pasan olímpicamente de la incomprensión o de la intolerancia.

Y la pregunta que nos habrémos hecho a estas alturas del artículo es ¿son héroes los políticos?

No lo son quienes van a la política para satisfacer su ego o su afán de protagonismo o popularidad; quienes van a la política porque no saben hacer otra cosa y no tienen dónde ir; los que van a la política sin preparación; y los que van a la política a enriquecerse y a corromperse.

Pero sí lo son los que van a la política con el objetivo de servir a la comunidad, de ayudar a resolver los problemas de los ciudadanos, de colaborar con competencia y lealtad en la ejecución de un programa electoral; sí lo son los políticos que aportan su preparación profesional y su experiencia para abordar y conseguir los objetivos del bien común; y lo son los políticos que sacrifican su tiempo de descanso y convivencia familiar, su patrimonio y, en ocasiones, su salud.

Tendremos que aprender, queridos amigos, a distinguir unos de otros.

Un fuerte abrazo a todos.

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

GUERRA FRÍA EN EL ÁRTICO General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

Ártico

El pasado mes de noviembre en un Foro de Seguridad habido en Halifax (Canadá) el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha abogado por la creación de un Mando de la Alianza con responsabilidades en el Océano Glacial Ártico con la finalidad de vigilar y monitorizar las acciones militares de inteligencia rusas así como contrarrestar las acciones de control de las líneas marítimas y comunicaciones por parte de Rusia. La administración Trump ha acogido esta iniciativa con agrado e incluso prevé aportar al efecto barcos, aviones y submarinos así como la ubicación del cuartel general de este Mando en suelo norteamericano.

La razón de este interés radica en el sentir norteamericano de que Putin va más allá de lo deseable en el control estratégico del Ártico que a modo de ver de los EEUU utiliza  fundamentalmente como santuario de sus submarinos nucleares y a tal efecto está creando una importante estructura militar de apoyo; cierto es que en el 2015 Rusia creó un Mando Ártico al que ha dotado de medios como campos de aviación e infraestructuras consecuentes. En definitiva, a los EEUU no les gusta nada esta aparente hegemonía de Rusia en el control de una zona considerada de interés estratégico que se acrecienta con la disminución real de la capa de hielo.

Reivindicaciones en el Ártico

Lo que está pasando es que como consecuencia del calentamiento global el deshielo se está produciendo a mayor velocidad de la inicialmente prevista. Así es, la superficie actual helada abarca unos 4,2 millones de kilómetros cuadrados lo que supone nada menos que el 50% de la que había en 1972. Tremendo. Si se mantiene este ritmo de deshielo los científicos calculan que en el año 2100 ya no habrá hielo. Esta situación pone sobre el tapete problemas relacionados con la libertad de navegación pero sobre todo por los recursos naturales que allí hay. En efecto, sucede que, conforme a datos existentes, bajo las aguas del Océano Ártico se encuentran el 22% de las reservas de hidrocarburos mundiales. Ahí es nada.

El océano glacial Ártico es el más pequeño y más septentrional de los océanos del planeta. Rodea al Polo Norte y se extiende al norte de Europa, Asia y América. En la actualidad está considerado territorio neutral y puesto bajo el control de la ONU desde 1996. Para ejercer ese control existe un Consejo Ártico cuyos miembros son Rusia, Canadá, Estados Unidos, Dinamarca y Noruega que tienen costas limítrofes con dichas aguas. Islandia, Suecia y Finlandia, pese a no tener costas implicadas, forman también parte de ese Consejo dado que son países árticos. Así mismo en calidad de Observador junto con Francia, Reino Unido, Alemania y Polonia está también España.

La Estrategia para el Ártico del Departamento de Defensa norteamericano establece en sus conclusiones que colaborará estrechamente con aliados y socios para mantener la zona estable y segura; claro que siempre desde la perspectiva de su seguridad nacional y preservando sus intereses. Especial atención merece la dedicada al mantenimiento de la libertad del entorno marítimo y aeroespacial en la zona recalcando que los EEUU preservarán la capacidad de movilidad global de sus fuerzas militares y civiles frente a las incipientes retos de otros protagonistas. Una cita subliminal respecto a Rusia.

Y es que sucede, para la desgracia o mala suerte de los EEUU, que la mayoría de las reservas de hidrocarburos antes citadas se encuentran en el sector ruso del océano. Incluso el servicio geológico de los EEUU reconoce que el 20% de las reservas mundiales de crudo y gas natural no descubiertos se encuentran en la plataforma continental rusa del Ártico. Se calcula que ese potencial de recursos asciende a 100.000 millones de toneladas de gas y de crudo lo que supondría mantener el nivel actual de extracción durante 100 años. Nada menos.

Interese en el ÁRTICO

Putin ha sido claro y vehemente manifestando que no aceptará cualquier acción que suponga poner bajo control internacional la parte rusa del océano. Y aún más, considera que la cordillera submarina Lomonosov que cruza el Ártico forma parte de la plataforma continental rusa; lo tiene tan claro que hasta ha pedido al Consejo Ártico que dictamine claramente a su favor sobre este hecho.

Y es en este contexto cuando nos encontramos con las intenciones de la OTAN citadas al principio de estas líneas.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un serio problema. Analistas especializados prevén un posible conflicto global. Lo mejor que podría suceder, y sería lo deseable, es que se frenara el deshielo y se postergara el conflicto.

General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

Blog: generaldavila.com

16 enero 2018

 

LA BANDERA DE ESPAÑA EN EL CAMP NOU. FÚTBOL NO ES FÚTBOL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

¡España! ¡España! ¡España!

Esto se nos va de las manos. ¿O ya se nos ha ido?

Barcelona es una de las ciudades españolas más bonitas y atractivas. Tiene uno de los mejores equipos de fútbol del mundo. Era la más visitada por los turistas en España. Era y cada día es menos. La vulgaridad de unos cuantos miles está calando en el conjunto, contagiándose el virus hasta por los telediarios. Unos cuantos catetos aburridos, pero tenaces, con dinero, de los presupuestos, de nuestro trabajo, siguen erre que erre o arre que arre. Pues eso: ¡arre allá!

Quieren ser independientes en este mundo dependiente.

Hay muchos españoles del FC. Barcelona, ahora y de siempre, que llegada esta situación  se avergüenzan de proclamar su barcelonismo futbolero. Al equipo, que sigue jugando muy bien al futbol, le están metiendo una auténtica goleada de la que difícilmente se va a recuperar. La pela es la pela y los jugadores de fútbol saben, además de dar patadas a un balón, que aquí la liga se llama BBVA o Santander. El FC. Barcelona va a tener que elegir, entre otras cosas, el balón-talón o Puigdemont. Messi avisa.

Cuando el Real Madrid ganó su segunda copa de Europa, año 1957, el periodista Menéndez Chacón entrevistó a don Santiago Bernabeú en la revista Blanco y Negro.  El Real Madrid pese a su triunfo europeo acababa de ser eliminado de la del Generalísimo por el Club de Fútbol Barcelona (como entonces se denominaba) que le metió un 6-2 en el campo azulgrana. La pregunta del periodista era obligada.

-¿No será una mancha en este momento cumbre el adverso resultado de Barcelona en la eliminatoria de Copa?

La contestación de don Santiago, un ejemplo de cordura, educación y sentido común, se pierde en los lejanos e históricos tiempos del noble deporte del balompié.

-En este momento en que el Real Madrid acaba de coronarse por segunda vez campeón de Europa, el mejor homenaje que podríamos ofrecer a la afición española sería que otro club nacional nos venciese.

Ahí queda eso. Aquí gana España. En el campo de fútbol también. En el del Barcelona, en el Camp Nou, también.

Ahora este campo de futbol de Les Corts parece el escenario del teatro agitprop (el tren agitprop ahora es un vuelo a Bruselas) del independentismo catalán. Se escenifica un esperpento con sus grotescos personajes utilizando el fútbol como arma arrojadiza. Lo que peor llevan y más agitan son las banderas. No, no las de su equipo, sino las del enfrentamiento y la independiente dependencia.

Libertad- Llibertat-Freedom. Antes del partido de fútbol entre el Barcelona y el Celta dos enormes pancartas agitaban a las masas que flameaban banderas del inalcanzable más allá: Llibertat-Llibertat-Freedom… Recordaba tiempos irrecordables de miedo y dolor. Creía el Barca ganar por goleada antes de que el partido comenzase. Antes de que el juego comenzase. Pero aún no ha terminado.

En aquel grotesco paisaje, cutre y amarillo, entre la nebulosa, apareció la humilde patria: un valiente, la bandera de España. Ella sola, portada por el valiente, lucía más que todo el cutre amarilleo de unas gradas sedientas de nada. El resultado dio un giro inesperado. Allí estaba España. ¿Quién es el alférez que la porta?  Todos se preguntaban. ¿Quién ha permitido que entre en este santuario del independentismo? Aquí no se juega, se agita, se regurgita independentismo, amarillo: Llibertat, Freedom… Pero de repente hubo dudas, por las gradas se corrió la voz…

-No viene sola, no viene sola…

Y la Bandera, de España, enmudeció a los valientes agitadores que pensaban: ¿Será verdad que no viene sola?, mientras se miraban unos a otros, sin fiarse unos de otros, sin atreverse a decir más allá de: “yo no he sido”, “renuncio a lo que dije”…, donde digo “digo”, no digo “digo”, sino “Diego”. Por si acaso, ¡ojo!, que viene España. Enmudeció el Camp Nou; alguno creyó ver una toga, supremo milagro. Y, con miedo, dijo quedo: ¡España!

Como una orden nocturna se corrió la voz. Como si fuese un coro armónico, una unidad, todos, todos, contagiados, gritaron: ¡España! ¡España! ¡España!

Cuando creíamos que fútbol ya no era fútbol… Un valiente y su Bandera. Creyeron que no iba solo, pero solo era uno, pero valiente. ¡Ah!, y sin toga.

¡Viva España!

Y viva la madre que te parió, valiente.

El partido no ha hecho más que empezar.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 enero 2018

Europa…pues eso Andrés Manrique Gutiérrez.- Teniente (R)

No nos engañemos esto que llamamos Europa o UE es una desconocida para los españoles  siendo una institución a la que hemos cedido parte de nuestra soberanía. ¡Tan celosos como somos los españoles con estos temas!

Cierto es que no hay marco de estabilidad política y económica como en la UE. Todos sus socios han de cumplir determinados criterios económicos, políticos, democráticos, etc. No hay un marco que ofrezca tanta paz,  estabilidad y prosperidad como en la UE, eso sí, después de haber sufrido en sus carnes dos guerras mundiales.

Europa tiene su Moneda única, su Banco, su Bandera, su Himno, su Tribunal de Justicia, una Defensa común y un Parlamento que elabora una media de dieciocho leyes o normativas diarias…

España es el país de la UE que más dinero ha recibido desde su ingreso hace ya veinticinco años, pues el 50% de las obras públicas (AVE, aeropuertos, puertos…) fueron financiados por Europa. España ha venido recibiendo del “club” más de lo que aportaba, aunque desde 2014 es contribuyente neto, o sea, aporta más de lo que recibe, en beneficio de otras regiones.

Dicen que España ha sido el país más europeísta de todos con el apoyo del 64% de la población. Veremos a ver lo que dicen las nuevas estadísticas. Dicen que la España de hoy no puede entenderse sin Europa y que se ha convertido en un miembro imprescindible de la UE cuyos ciudadanos han mantenido un firme espíritu europeísta. Dicen que Europa sirve de modelo para otras naciones que no quisieron adherirse. Noruega no es miembro de la UE pero aplica el 70% de sus leyes. Admitamos aquí un poco de hipocresía pues esto es beneficiarse de las ventajas de un club sin pagar las cuotas.

Cierto es que España, aun cuando no se benefició del Plan Marshall después de la II GM, el apoyo que ha recibido de Europa desde su incorporación ha sido superior al citado plan americano, -incluyendo a todos los países-.

Y ¿qué hay de la construcción de una nación de naciones, de una patria común europea?, pues bien, aun cuando su base espiritual es el Cristianismo, Europa se sumió durante gran parte de su historia en conflictos religiosos.

Juan Soldado, a pesar de todo lo positivo expuesto anteriormente, tiene muchas dudas sobre la Europa que se está construyendo y aprecia que el resto de españoles se  distancia cada día más de sus instituciones al no sentirse representados por sus responsables. Quizás sea cuestión de tiempo pero de momento…….

Juan Soldado se pregunta si Europa tiene o ha tenido conciencia de formar un grupo étnico-político distinto a otros. Si comparte etnia, lengua, religión, tradiciones e historia común y si tuvo por tradición una simbología en la que se vieran reflejados todos los europeos. Obviamente la respuesta es negativa al coexistir cerca de noventa etnias distintas en toda Europa. Su formación le dice que la historia común europea se surte de guerras y enfrentamientos.

De lo que no tiene duda Juan Soldado es que no habrá nunca tal sentimiento europeo, ni siquiera para los que consideran que su patria es el mundo, los que vagan sin rumbo y tienen el falso “buenismo utópico” por bandera. No existe sentimiento de igualdad y solidaridad entre los ciudadanos europeos. Lo que hay en la Europa actual es un conjunto de intereses económicos más que otra cosa. Solo ha hecho falta la eclosión de una crisis económica para vernos las caras, las verdaderas caras.

Juan Soldado-en materia económica- no aprecia que haya igualdad europea en temas fiscales, no todos pagamos lo mismo. Lo que a él le llega es la distancia entre salarios y precios, salarios españoles y precios europeos. Así, no es difícil de imaginar que jóvenes y mayores se cuestionen la pertenencia a la UE (cada uno pensando en su futuro). Sabe Juan que la parte económica no es la más importante en la formación de los sentimientos nacionales, pero todos sabemos en qué época vivimos y que  la parte material es el único referente para la mayoría.

Para Juan Soldado -en materia de Justicia-todo son dudas pues aunque exista un  Tribunal Europeo resulta que en materia de extradición de delincuentes (nunca más de actualidad) no nos ponemos de acuerdo. También se firmó un acuerdo sobre fronteras pero a la mínima ocasión cada país aplica sus propios criterios. En materia de refugiados y Defensa, más de los mismo.

Juan Soldado pierde la confianza día a día. Desde luego que no hay que ceder al desaliento pero difícil se pone cumplir con esta premisa.

Por otra parte y en clave interna Juan Soldado se da cuenta de que sus representantes nacionales, los del Gobierno de la Nación, pierden soberanía, no ya por el reparto de ésta entre las distintas Comunidades Autónomas sino que también la pierde igualmente al cederla a Europa.Y ambas cosas no le convencen mucho.

Y es que  Juan Soldado tiene muchas dudas sobre Europa, aun cuando sabe que esta opción es irreversible, ¿o se equivoca? Algunos empiezan a abandonarla.

Andrés Manrique.

Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

15 enero 2017

 

GIBRALTAR PREPARA LA NEGOCIACIÓN ENTRE EL REINO UNIDO Y ESPAÑA Ángel Liberal Fernández, capitán de navío (R)

 

El 11 de enero tuvo lugar en Madrid la primera de las conversaciones «técnicas, preliminares y exploratorias» entre el Reino Unido y España para tratar del brexit y Gibraltar, consecuencia de esa iniciativa de responsabilidad exclusivamente británica.

Parece que, aunque en Gibraltar las querían trilaterales,no han podido evitar que sean bilaterales. La negociación entre la Unión Europea y el RU la llevan las delegaciones respectivas pero, la cláusula 24 de las directrices comunitarias establece que nada de lo acordado entre la UE y el RU podrá aplicarse a Gibraltar sin un acuerdo previo entre el RU y España, por lo que la negociación bilateral resulta inevitable. Si la rechazan, Gibraltar se queda fuera de lo acordado.

Los dirigentes políticos del Peñón no podían presentarse ante su electorado diciendo que iban a dar su conformidad al RU para la negociación con España. El nacionalismo local lleva muchos años atribuyendo a España el papel imprescindible de «enemigo exterior» culpable de todos sus males. Entre otros improperios, comparan a España con Corea del Norte y al paso por la verja con el «Check Point Charlie» de Berlín. No dicen que esa verja la construyeron los británicos ni que son miles los gibraltareños que los fines de semana la cruzan–con apenas controles- para disfrutar de sus propiedades en esa supuesta «Corea del Norte».

Conscientes de su debilidad llevan años preparando el terreno para asegurar a la Comarca del Campo de Gibraltar como su «Lebensraum», el «Espacio Vital» que les proporciona el terreno que les falta, mano de obra barata y el suministro de productos básicos.

Ya tienen la mano de obra barata. Son los más de 7.000 trabajadores españoles que han convertido en rehenes, cifra que proporcionan fuentes oficiales de Gibraltar pues parece que en España no existe control al respecto.

El argumento de Gibraltar es sencillo: Si hay problemas en el paso por la verja, esos 7.000 pasarían a engrosar la lista de más de 3.400.000 españoles que están en el paro. Esta idea lógicamente provoca mucho nerviosismo al norte de la verja y resulta inconveniente cuando se mezcla con cuestiones electorales. Bien utilizados, esos 7.000 rehenes sirven para debilitar la posición española.

Es posible que hayan asumido la negociación bilateral España – RU cuando, además de verla inevitable, crean que la posición española está suficientemente debilitada por la amenaza de perder esos puestos de trabajo.

Para hacer campaña a favor de sus argumentos cuentan, desde hace años, con un amplio grupo de españoles que influyen en la Comarca y llegan hasta Madrid, pasando por Sevilla. Es una ventaja que Gibraltar esté fuera del alcance de nuestra Hacienda.

Varios alcaldes y políticos dela Comarca –respaldados por sus propios partidos políticos, incluso de diferentes tendencias- se han convertido en eficaces propagandistas de Gibraltar. Dependen de los votos ciudadanos y estos se ven afectados por el ruido que se genera desde el Peñón. Por ello, el discurso de los alcaldes se parece cada vez más al que difunden las autoridades de la colonia.

Podemos pensar que, desde el nivel más bajo de la jerarquía política como es el de los alcaldes, ese discurso va subiendo escalones hasta llegar a niveles más altos de ámbito nacional.No es la primera vez que ocurre.

Los medios de comunicación social también cumplen su labor repitiendo las consignas de Gibraltar. Cuentan con periódicos en papel y digitales, radio y televisión. Unos asumen con la mayor naturalidad este trabajo, otros se dejan arrastrar por no ir en contra del bien estimulado sentir pro-gibraltareño que tanto abunda en la Comarca.

Organizaciones linenses, supuestamente laborales, se encargan de expresar sus reclamaciones con abundante ruido callejero y con entrevistas en radio y televisión apareciendo como víctimas de los supuestos abusos y cerrazón de nuestras autoridades. Incluso figuras notables del sindicalismo nacional comparten inquietudes con las autoridades de Gibraltar y hacen declaraciones a favor de la colonia.

A ellas se suman organizaciones empresariales y, alguna mixta laboral-empresarial hispano-gibraltareña que parece creada ex profeso para este fin. Su labor trasciende de la Comarca y ya comprende a la provincia de Cádiz.

También cuentan con asociaciones culturales que, además de practicar la filantropía, se dedican a difundir los valores de la fraternidad etc. Asimismo organizan concursos infantiles y conferencias de políticos de Gibraltar en los colegios de La Línea, en una labor parecida a la que se hace en otras regiones españolas.

Varios profesores universitarios españoles dan un barniz jurídico a los argumentos de Gibraltar. Ofrecen asesoramiento para que la colonia siga en la UE, por ejemplo, con una «Asociación Europea de Cooperación Territorial» y una zona fiscal especial próxima a la verja, gestionada por la AECT, que hipotecaría el control exclusivo español de la verja.

Los mencionados y otros muchos han sido cuidados durante varios años como si fuesen los instrumentos de una gran orquesta. Ahora –frente al brexit- corresponde a todos ellos asumir las obligaciones que han debido contraer y tocar la misma partitura, la que se dicta desde Gibraltar para debilitar las posiciones españolas.

Ya tenemos una proposición no de ley «gibraltareña» aprobada  en el Congreso de los Diputados y al denominado ministro principal de Gibraltar recalcando en sus declaraciones que no tienen problemas con la Comarca pero sí con «Madrid». Incluso en la ONU menciona a La Línea en estrechísima relación con Gibraltar.

El futuro nos permitirá ver un uso amplio de eufemismos (como «técnicas») referidos a cuestiones que afectan directamente a la soberanía como el control de la verja, el aeródromo o los espacios marítimos. También nos dirá si los esfuerzos españoles para evitar que esos 7.000 trabajadores, o parte de ellos, pasen a engrosar la lista de 3.400.000 parados se traducen en dejar abierta la verja de par en par o bien se buscan alternativas de empleo. Según declaró nuestro ministro de Hacienda el 02.09.2014 en el Congreso de los Diputados, Gibraltar supone unas pérdidas al fisco español de unos 1.000 millones de euros anuales. Una vez evitadas, bien podrían servir para disponer, por ejemplo, de un plan de empleo.

Para el Reino Unido está en juego no sólo la economía y la forma de vida actual de Gibraltar. También lo está la supervivencia de la base militar –con su «formato actual»- instalada en esa colonia alimentada, hasta ahora, por nuestra extraordinaria flexibilidad y generosidad.

Ángel Liberal Fernández, capitán de navío (R.)

Blog: generaldavila.com

13 enero 2018

 

PROMETER ANTES DE METER VisusMílitis 14 de enero de 2018 GB (R.) Adolfo Coloma

El soldado veterano

Más sabe el soldado por viejo que por soldado ¿O era el diablo? El caso es que la hoja de servicio de cualquier soldado se podría llenar de promesas que se le han hecho, la mayor parte de ellas incumplidas.  No hay queja en ello, que “ni el bien le asombra ni el desdén el hiere” como bien dijo el poeta. Es tan solo una reflexión cansada echando la vista atrás.

El devenir de su oficio ha estado marcado por las citas electorales ¿o no? consulten si no en las hemerotecas lo que publicaban los medios en las fechas previas a los comicios. A cualquiera de ellos. Reorganización, reducción de efectivos, servicio militar más corto si no, a la carta……

Cierto es que de cuando en cuando, aprovechando vientos de cola, mareas tensas y tiempos más apacibles, brotan también las buenas noticias que generan ¡como no! entusiasmo y esperanza. Promesas que el soldado se echa a la espalda como la cantimplora, el saco de dormir o los calcetines de repuesto. Esas cosas no pesan, las promesas tampoco.

Le susurran al oído un aumento de presupuestos que le hagan superar de una vez por todas las penurias en que se mueve, cuando no, le enseñan la punta del capote en forma de equiparación de su soldada con los emolumentos de otros servidores públicos. También que el Tío Sam ha dicho que o jugamos todos o se rompe la baraja.

Lo que bien acaba, bien está

se dice así mismo el soldado,

cargando a la espalda el morral.

De nuevo, presto a lo suyo,

vago al frío y al calor.

Esta vez, a lo mejor

¿Por qué ha de quedar en murmullo

lo que dicta la razón?

aunque aún no nos lo han dado.

Si, nuevamente prometer antes de meter, Pero por si acaso  no se hace excesivas esperanzas el soldado porque como dicen entre las filas:

….Que después de haber metido, nada de lo prometido.

Adolfo Coloma

GB (R.) del ET

Blog: generaldavila.com