EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA OFENDE A LA NACIÓN EN SU PRINCIPAL SÍMBOLO: LA BANDERA Si lo prefieren, este otro titular también es válido: EL PRESIDENTE SÁNCHEZ DECLARA LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA. Rafael Dávila Álvarez. General de Dividion (R.)División (R.)

El presidente en Cataluña

Podemos acudir a la Constitución, a las leyes que de ella se derivan, o a donde quieran ustedes; es lo mismo porque le da lo mismo. Estamos al dictado de su dictamen. Eso tiene nombre y apellido.

En la visita a Cataluña el presidente del Gobierno del Reino de España ha sido recibido con honores ¿militares? por un piquete de mozos de escuadra con la bandera catalana ante la que ha rendido saludo inclinando la cabeza. Ante una bandera que no era la de España y era, hasta hoy, un lugar de España.  La bandera de España no estaba en ese piquete, formación o lo que sea. Creí ver visiones.

El presidente ha admitido un flagrante incumplimiento de ley además de reconocer con ese gesto, de una simbología máxima, a otra nación y despreciar a la suya, la nación española en el símbolo más representativo de una nación: su bandera.

La bandera de España

De acuerdo con la Ley, la Constitución, en el Título Preliminar, Artículo 4:
  1. La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.
  2. Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales.
Es decir «junto a…» que significa lo que aclara el artículo primero de la Ley 39/1981:
«La bandera de España simboliza la nación; es signo de la soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y representa los valores superiores expresados en la Constitución» y el cuarto que dice:

«En las Comunidades Autónomas, cuyos Estatutos reconozcan una bandera propia, ésta se utilizará juntamente con la bandera de España en todos los edificios públicos civiles del ámbito territorial de aquélla, en los términos de lo dispuesto en el artículo sexto de la presente ley».

Independencia de Cataluña

El presidente del Gobierno del Reino de España acaba de declarar la, para él, ya independencia de la nación catalana (¿simbólicamente?) y reconocido su bandera. ¿Simboliza a la nación catalana?

Gravísimo atentado contra la soberanía nacional.

Por recordar algo:

Sentencia del Tribunal Supremo del 24 de julio de 2007:

«La bandera debe ondear diariamente con carácter de permanencia, no de coyuntura, no de excepcionalidad sino de generalidad y en todo momento».

Siendo esto lo más importante, ante la legalidad, hay algo que no debe escapársenos: el gesto. Uno es experto en viajes a otras naciones y sabe que se pactan hasta los más mínimos detalles y que se valora el significado de cada gesto, acción; y hasta sonrisas. Todo está pactado. Aquí lo han hecho. Se ha pactado el reconocimiento de ese gesto de recepción, con una formación, caricatura de un ejército, ofreciendo la simbología de nación soberana, y en Moncloa, el Gobierno, lo ha admitido. Lo importante era el gesto y los que lo protagonizaban.

Para muchos y dado el desconocimiento, o la apatía existente, el tema no tendrá mayor importancia, pero la tiene máxima al margen del incumplimiento, admitido y dado por bueno, de la legalidad.

Las Fuerzas Armadas y la Independencia de Cataluña

Han querido ofrecer esa imagen: la de una nación que recibe a la nación de al lado. Admitido por ambos. Las conversaciones que tengan, los acuerdos, nada tienen que decir cuando el gesto ya ha marcado el futuro. Vamos listos. Si ustedes no quieren captarlo es síntoma de que estamos perdidos.

Sobre todo para los que bajo el artículo 8 de la Constitución y su juramento ante el símbolo de la bandera tienen como misión: «Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional».

Dada la gravedad del gesto alguien debería mostrarse al menos contrariado y pedir una aclaración. El orden está claro. Es este, aunque puede ser otro:

La ministra de Defensa al presidente del Gobierno: una aclaración y un manifiesto malestar. Está al mando de una institución muy sensible a los símbolos, por los que se juegan sus hombres cada día y en cada misión su vida.

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y los Jefes de los Ejércitos y Armada (JEME, AJEMA y JEMA) a la ministra algo tendrán que transmitirle; digo yo.

La dimisión es otra opción muy válida.

—El resto a callar; ¿retirados también?

No se puede ir a Cataluña y doblar el espinazo ante el independentismo y admitir unos honores ¿militares?, que van contra la propia nación que presides.

Se ha cruzado una barrera muy peligrosa: la de los símbolos y entre ellos el más importante y sensible: la bandera.

El presidente se ha deslegitimado para presidir su nación.

La acaba de romper, entregar y enfrentar.

El paso siguiente es de máxima gravedad y de total incertidumbre: una nación destruida y humillada sin nadie que la defienda.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

16 septiembre 2021

Blog: generaldavila.com

 

 

MENOS POLÍTICA Y MAS EFICACIA EN LA GESTIÓN Rafael Dávila Álvarez

Discurso político

Todo (s) se envuelve (n) en ese repugnante discurso de la política con el que cada día pretenden enzarzarnos para tapar su ineficacia. Unos y otros (que son todos). En estos días he podido recorrer en coche gran parte de las autovías de España que llevan al norte, sur, este, oeste, y comprobar, sin que nadie me lo cuente, el lamentable estado de nuestras infraestructuras, faltas de mantenimiento y sometidas a la pésima gestión central y autonómica. A ello se une el paisaje desolador de cierres de pequeños polígonos industriales, bares y restaurantes de carretera, como si la epidemia hubiese sido la bomba atómica. El campo abandonado y los pueblos en ruina. Todo es paisaje de desolación. Mucho dinero debe tener ahorrado el personal cuando no se ven las quejas ni el crujir de dientes. Una cola del hambre cada vez mayor y más silenciosa.

Mientras esto ocurre la política invade nuestras vidas y soportamos impúdicamente el panorama diario de ver las vergüenzas de nuestros gobernantes, los del todo y los de las partes.

En España nada funciona

En España ha dejado de funcionar casi todo, y lo poco que queda está en vías de dejar de hacerlo.

Un ejemplo de sufridores es la gasolina, la luz, la cesta de la compra (de la que nadie habla), la Administración, Correos, y sigue y sigue; otro ejemplo es el diario tráfico de la capital, Madrid, que empieza a despertar del letargo y ve como se ha quedado sin infraestructuras, abandonadas y deterioradas, y nadie pone remedio. El insoportable tráfico caza en sus atascos a miles de sufridores que no tienen otra solución que la paciencia y admiten que esto sea así: una pésima gestión, falta de preparación en los administradores, métodos antiguos y encima lo achacan a una avería o a un accidente cuando es fácil comprobar que el problema es fruto de una pésima gestión (malísima gestión, aunque la DGT —y comparsas como Infraestructuras, Reguladores de Tráfico…— saque pecho). Entre unos y otros han convertido Madrid en una ciudad antipática e incómoda lo que se traslada a muchas grandes capitales donde uno se siente como un extraño.

Casi todo está prohibido y controlado. La vigilancia acecha allí donde no es necesaria y falta donde lo es. Ser honrado y cumplidor de la ley casi penaliza.

Resultados y no ideologías

El día que exijamos resultados y no ideologías las cosas empezarán a cambiar. Nadie es quién para introducir su ideología en la gestión de los recursos que es fruto de meternos la mano en los bolsillos sin preguntar. De camino te imponen su criterio a buen precio, para que hagas carrera en tu ideológico caminar sin más libertad que obedecer el mandato.

Quédense con sus ideologías y gestionen bien los miles de millones de euros que pasan por sus manos y que se utilizan sin el más mínimo pudor ni explicaciones a nadie. Se las dan entre ellos que para eso son todos muy amiguetes y utilizan la táctica del dentista (vamos a no hacernos daño).

No estaría de más que después de la tormenta comprueben los daños y consensuen una pausa para arreglar España y pagar daños y perjuicios. Alguno debería ser sometido también al mismo proceso que la clase política somete a sus ciudadanos.

La política soberbia

Hace mucho tiempo que abandoné a unos y a otros en política, aunque alguno me cayese más simpático que otro. Hoy no queda nada y lo poco que podía quedar se muestra intolerable y soberbio. Como todos y todo: manga por hombro.

La libertad

Todo esto sin incidir en que hemos vivido un periodo escandaloso, y seguimos viviendo, contra las libertades más elementales de un ciudadano, libertades de las que «todos» los políticos han gozado, y que con la escusa de la pandemia han institucionalizado su ausencia entre nosotros a pesar del Poder Judicial que ya no se sabe si sabe o hace que sabe o mira para otro lado, como el conjunto de la sociedad.

Con su pan y aceite se lo coman, pero dejen en paz el mío.

Fui un ciudadano, hoy pretenden que sea un borrego. Me tiraré al monte. Antes muerto que humillado, ¿o no era así?

Solo pedimos eficacia en la gestión; de mi educación e historia ya me encargo yo. Sobre todo cuando ellos son maleducados y analfabetos.

Desde el atasco ideológico.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 septiembre 2021

 

EL EJÉRCITO DE LA MENTIRA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Y era mentira. Como lo era el banderín de enganche que sonó en medio de la tragedia: «Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta».

Son expertos en la manipulación, es decir, en usar la mentira como norma de vida. Incluso en la privada, donde no enseñan, sino lo que al otro puede dañar en lo más hondo.

¿En manos de quienes estamos?

No somos conscientes en manos de quienes estamos. Es un ejército con todas las de le ley, con una disciplina y organización perfecta, armas desconocidas con proyectiles capaces de romper la impenetrabilidad del alma y construir una religión de efectos transmisibles entre generaciones, por la fuerza de la genética más temible de las existentes: la mentira.

Crean un ambiente que influye de manera decisiva en el campo de batalla.

Está contemplado en todos los manuales para la guerra y vine a definirse como «las circunstancias de carácter físico y humano, distintas del terreno y de los medios, que influyen en el desarrollo de las operaciones».

Esas circunstancias comprenden la cultura, la geografía, la lengua y las creencias; el nivel de vida, la historia, las tradiciones, la situación política internacional y los medios afines u hostiles. Todo es analizado y manipulado para que trabaje a su favor, sean cuales sean las circunstancias, para lo que son expertos en dominar los niveles terceros de las instituciones, a los que remuneran con acierto y generosidad.

No hay más cultura que la suya, basada en un barniz de buenismo con el que aparentan defender y apoyar al débil, asumen las doctrinas que más les favorecen y cosechan con buenos abonos sus votos, con la norma del que parte y reparte siempre se lleva la mejor parte.

Los misiles contra el alma

Por si la punta de sus misiles no penetrase, por las razones que fuese, en el alma que modelan, hacen uso de la fronde a modo de psílites modernos para enturbiar las tropas contrarias confundidas ante la verdad o la mentira.

Es la guerra actual. Son un ejército organizado en la mentira, experto en expresarse con textos que dicen lo contrario de lo que sucede, que confunden y encierran al pensamiento en su peor cárcel: la incertidumbre.

Ese es el caos al que nos someten y la fuerza que manejan, sin que a ello se oponga la verdad porque el que más y el que menos llena sus arcas con la mentira.

Nadie se atreve a tirar la primera piedra. Es por ello que suena un trueno, pero jamás llega la luz.

El Ejército de la mentira

Son el ejército de la mentira que no luce, solo hace un infernal ruido. Mediático. Hace a muchos felices al amparo del rebaño. El ruido les protege.

Ahora su ataque se centra en Madrid, que pretenden cercar. Un Madrid de derechas es superior a lo que el ejército de la mentira puede soportar. Insistirán, pero Madrid está armado. ¿Cuánto aguantará?

Reflexión final: Me dicen con excesiva frecuencia que soy pesimista en mis apreciaciones y que no veo nada positivo en la España actual. Me reafirmo en mi pecado: soy muy pesimista que es en definitiva estar enterado de lo que ocurre. Es más, creo que el gran problema de muchos está en eso: no enterarse de nada. Así están las cosas y a los críticos les agradezco la misma, por leerme y a la vez negarlo. Todos sabemos jugar a las cartas y conocemos a quienes lo hacen con ellas marcadas. Los hay hasta en ese insospechado lugar tan noble y bien parecido.

El deber de mentir. Sí también se ha convertido en un deber.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

14 septiembre 2021

 

 

FIRMA EN LA FERIA DEL LIBRO MADRID Rafael Dávila Álvarez

Este próximo sábado,18 de septiembre, en la Librería Polifemo «Caseta 281» de la Feria del Libro de Madrid (80 Edición) firmaré mi libro: La Guerra Civil en el Norte. El general Dávila, Franco y las campañas que decidieron el conflicto de 7 a 9 horas (19:00-21:00).

Si hay algo que completa la obra de un escritor es sin duda el encuentro con sus lectores, la proximidad y la palabra cercana que refleja necesarias impresiones. Eso es firmar un libro: escuchar y abrazar a través de la sintaxis expresiva de agradecimiento. Es algo más allá de una dedicatoria anónima. Y es por eso que siempre es hecha desde el cariño al quien la desea en su libro.

Una dedicatoria es un beso, un abrazo, un apretón de manos, una amistad; en definitiva un capítulo añadido al libro, ese que falta para que cada uno se sienta partícipe de la obra, de los afanes del escritor que escribe para eso, para llenar sus páginas de lectores, no anónimos, reales y cercanos.

Sería para mí el remate de esta obra verla aumentada en infinitas páginas de firmas que serán su epílogo, su vuelo hacia la cordillera de la escritura, allí donde se encuentran las encuadernadas hojas de papel donde pusimos ilusiones y afanes. Sin ustedes un libro es nada, nace y se seca sin que sea polinizado, en ese proceso que da la vida a un libro: los lectores.

Les espero con ilusión el sábado 18 de septiembre en la Feria del Libro de Madrid, de 7 a 9 de la tarde.

Les aseguro que cada firma será hecha con profundo respeto y cariño; y el libro a partir de ese día será otro; uno al que se añadirá cada nombre y cada afecto.

Gracias y les espero.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

13 septiembre 2021

 

TOROS, CABEZUDOS Y FALLAS. Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver Coronel de Caballería ®

 

Yo, que ya tengo una edad tremenda…¡lo que tengo que soportar a diario por culpa de nuestros políticos!.

Hoy  España es como la ONCE: cada día un numerito.

Ahora, nos sale la alcaldesa de Gijón,  miembro de la Federación Socialista Asturiana, con querer retirar la concesión de alquiler de la plaza de toros para actos taurinos. Y todo porque durante una de las corridas de la feria de Begoña salieron en el coso de «El Bibio» dos toros con los nombres de «Feminista» y «Nigeriano».

Lo que no sabe esa ignorante alcaldesa y política demagoga, es que hay nombres que vienen de ramas de hace 200 años. Que pasan de bisabuelos a bisnietos invariables. Ahí están los libros de las ganaderías para consultar las generaciones.

En 2014, se lidió en la plaza de toros Monumental de  Pamplona un toro de nombre «Español» de la ganadería de Victoriano del Río. Nadie se llamó a escándalo. Fue premiado como el más bravo de todos los lidiados en la feria de San Fermín de ese año. Venía de la vaca Española. Como todos los toros, heredó el nombre de la madre, por eso no entiendo la polémica creada en torno a «Feminista», menos mal que no se trataba de  «Falangista» el hijo de la vaca brava «Falange».

Me fijo poco  en los nombres que los ganaderos ponen a sus toros, aunque me acuerdo de «Islero» el  toro de Miura, que corneó mortalmente a Manolete en la plaza de Santa Margarita de Linares, de «Bailaor» de la ganadería de la Viuda de Ortega que provocó la mortal cogida a Joselito El Gallo en el coso La Caprichosa de Talavera de la Reina, y de «Avispado» de la ganadería brava Sayalero y Bandrés, que dio muerte a Francisco Rivera Paquirri en el  ruedo de Los Llanos de Pozoblanco.

De seguir así, cualquier día se va a quitar de los menús y cartas  de los restaurantes el «arroz negro».

Y cuidado con la comparsa de los Cabezudos de Zaragoza  compuesta por: El Tuerto, El Forano, La Forana, El Berrugón, El Torero, El Robaculeros, La Pilara, El Boticario, El Azutero y La Cigarrera, que pronto se pueden quedar sin su compañero  «El Morico». ( El origen de este cabezudo negro vestido de yóquey es, al parecer, un mozo de cuadra  que se trajo desde Cuba un noble zaragozano),  sin duda   el más popular de todos entre la chiquillería.

La comparsa sale en Carnaval y en las Fiestas del Pilar para desfilar por las calles de Zaragoza, y correr  por doquier con sus vejigas en ristre golpeando a cuantos niños se cruzan en su camino.

Cada cabezudo tiene su canción que los niños cantan para incitarlos a que los «encorran». La del Morico era: «Al Moro le gusta e vino, al moro le gusta el pan, al moro le gusta todo menos ir a trabajar». Al  creer ser políticamente incorrecta, para contentar a una minoría, y a la vez preservar el falso espíritu  conciliador y democrático en boga, últimamente la han cambiado por: «Aquí, allá, Morico el Pilar, se come las sopas y se echa a bailar». ¡Ridículos!.

A última hora me entero que en la Fallas de Valencia, dos «ninots» han sido indultados, decisión que ha generado polémica: una mezquita y la Media Luna de la falla Duque de Gaeta-Pobla de Farnals,  se han salvado de la «cremá» para no ofender a la comunidad musulmana, a la que le han regalado los ya citados ninots.

Y es que continuamente aparecen pequeños dictadores que marcan su impronta, ( lo que ahora se ha dado en llamar poner el huevo), y prohíben lo que se les ocurra. En ese gallinero, todo político recién nombrado que se precie, tendrá a bien  cargarse  una ley, poner otra y  remplazar  a su gusto todo lo que encuentre. Eso sí, se proclaman demócratas de toda la vida, y de sobra saben y ponen en práctica aquello que:

«En tiempos de necesidad, Dios es implorado y los militares aclamados, cuando esta  ha pasado, Dios es olvidado y el militar despreciado».

Entre tantos tontos contemporáneos el premio se lo lleva el tonto nacionalista, convencido de que será más alto, más lista, más  guapo y más rica, en cuanto sus territorios sean declarados independientes. No los soporto. ¡Serán cabezudos!, perdón cabezones.

Todas sus opiniones son sencillamente fraudes con más y peores retoques que la aberración monstruosa del «Ecce Homo» localizado en  la iglesia del Santuario de Misericordia y que restauró Cecilia Gómez «La Cecilia», vecina  del municipio zaragozano de Borja.

Un corresponsal de la BBC en Europa dijo que la obra se transformó en un «esbozo de un mono muy peludo vestido con una túnica de una talla inadecuada».

Y así entre diferentes «pases» o «lances» con la muleta y el capote,  sin preocuparme del nombre de los toros,  olvidándome de Cecilia y de los valencianos, dejo a esos ignorantes demócratas de pacotilla, y me voy con los simpáticos cabezudos zaragozanos encabezados por mi amigo «El Morico».

Lo mismo que cada día mi «cuponcito», por mi mala suerte,acaba en la basura, esos políticos cabezudos, perdón cabezones, también deberían ir al cubo.

Y todo, entre otras cosas, por no pronunciar –asco compartido con Pablo Iglesias–, la palabra España, que es palabra y Patria, palabra y nación, palabra y realidad. Palabra indivisible vamos.

Fuerte abrazo a todos, y cuidaos mucho.

Ángel Cerdido Peñalver. Coronel de Caballería ®

Zaragoza septiembre 2021.

Blog: generaldavila.com

 

Desde su atalaya cordobesa F. Torres les trae LAS COSAS DE DON EUFEMIO EL RETABLO DE MAESE PEDRO, SÁNCHEZ Entrega tricentésima nonagésima octava

Hoy quiero empezar mi artículo sabatino agradeciendo, que es de bien nacidos; y como tal, perdón, me tengo.

Y  va mi primer agradecimiento a nuestro sufrido y paciente director al que por el hecho de haber estado un servidor fuera de casa prácticamente los meses de julio y agosto, he obligado a hacer encajes de bolillos entre sus salidas y las mías para que mis ripios llegaran puntuales a ustedes, como les digo.

Y con el segundo, con  mis disculpas, mi gratitud por el acierto en los comentarios  y por la fidelidad de los “fieles” con  los que este propio “cebolleo” ( en UHEL,s. dicunt”) por las “tierras y pueblos de España” ha dificultado en gran manera poderlo hacer en su día; hoy lo hago “de golpe”, gracias.

Y  yendo con lo que nos ocupa les adelanto que el “exceso de original” y mi promesa empeñada de brevedad nos obligan a prescindir hoy del asombro de la paleta de Don Diego, que retomaremos, naturalmente. Porque hoy quisiera centrarme en dos noticias producidas por lo más florido del inmenso y normalmente desagradable gentío que va abarrotando EL RETABLO…, cuya cuadrigentésima entrega está al caer. Vamos con ello.

 Pues resulta que hace un par de semanas nos calló en Toledo y provincia la mundial: la DANA descargó a modo, si no un número exagerado de litros, sí en un tiempo mínimo, con lo que los efectos fueron aún más catastróficos.

Y como hay gente pa tó, y graciosos en España por millones, salió uno por “La Secta” que superó todos los límites de la solidaridad (¿?) y de la mala milk, así en fino. Posiblemente, si el chavalín que los bomberos sacaron de un camión entre el lodo le “tocara” algo o si entre las decenas de vehículos destrozados hubiera estado el suyo; si una de las decenas de casas inundadas e inutilizadas hubiera sido la suya, seguro que el titular habría salido de muy distinta manera. Pero -¡ay, la sabiduría popular¡- es que cada uno tiene la gracia donde la tiene; algunos en el culo como las avispas, decimos  en mi pueblo; y el fulano de turno, por arrobas, la destila por semejante lugar; y ya puestos sabrán perdonarme tan escatológico final, obligado, no sólo, por la exigencia de la métrica.

¿Al rojo vivo?, sí, pero ¡de vergüenza!, Don Ferreras, tendría usted que ponerse.

 De la prensa de septiembre de 2021

“TOLEDO YA ES ‘TO’ LODO”: EL POLÉMICO RÓTULO DE ‘AL ROJO VIVO’ SOBRE LOS EFECTOS DE LA DANA QUE INDIGNA A TODO EL MUNDO

ooo000oo

 

Desde su atalaya cordobesa F. Torres les trae

LAS COSAS DE DON EUFEMIO

 EL RETABLO DE MAESE PEDRO, SÁNCHEZ

Entrega tricentésima nonagésima novena

 No tengo el gusto de conocerla;  aún así, se la presento: aquí, una  persona normal del blog, aquí, esto…perdón, ¿cómo me ha dicho? ¡Ah, sí!, aquí, ”SOY  UNA PRINGADA.  (Que estará así,  de esa  guisa,  porque no se lava; digo yo. Más abajo la verán de cuerpo entero.

Y me entero también que es una…”youtuber”, lo que a   juzgar por la campaña mediática desatada al respecto tiene que ser una cosa muy importante. Pero no una campaña para ponerla a caer de un burro, pobre burro, y hacer que se trague sus infectas palabras por su pútrida boca, sino para dar cancha y ocasión a su partenaire para que se desmarque de la situación; de su indigna actuación de boca cerrada mientras la sílfide largaba por esa boquita:¡a buenas horas…!

España tendría que importar contenedores a toda pastilla para reponer la plantilla municipal, autonómica y nacional de contenedores, y no quiero decir si reedificar alguna iglesia, si la inocente frasecita hubiera venido de alguien perteneciente al espectro contrario de la paleta politica. ¿O no?

Y ¡vaya!, la escatología (2, DRAE) nos persigue hoy, sorry¡ Y la inanidad, acostumbrada, de togas y puñetas.

De la prensa de septiembre de 2021

POLÉMICA POR LA ENTREVISTA DE RUFIÁN A “SOY UNA PRINGADA”: “¿QUÉ HAY QUE HACER CON VOX? ¡MATAR!”

.Don Eufemio, sep. 21

 

(Continuará, Dm; y si nos dejan)

———

DOS VISIONES DEL CUERPO: TRANSHUMANISMO Y PERSONALISMO. Pedro Motas

Introducción

Nos planteamos el tratamiento del cuerpo que hace el trashumanismo en la actualidad aplicando al hombre las nuevas tecnologías, con el objeto de mejorar las capacidades físicas y cognitivas de la especie humana. Al examinar este tema vemos que para los trashumanistas la corporalidad es algo material y manipulable; tienen una consideración puramente tecnológica del cuerpo de la persona que está ligada con una visión cientifista, que se caracteriza por la exclusión de todo lo referente a la subjetividad de la persona. En el enfoque que tienen, en cambio, los personalistas del siglo XX, respecto al sentido de la corporalidad descubrimos que es una realidad personal. No existe cuerpo sin persona; el cuerpo no es un instrumento, objeto positivo de investigación, sino la condición necesaria del ser persona.

 

1.Visión del cuerpo en el trashumanismo

 

El trashumanismo ha sido definido como un movimiento intelectual y científico que afirma el deber moral de mejorar las capacidades físicas y cognitivas de la especie humana, y de aplicar al hombre las nuevas tecnologías, para que se puedan eliminar aspectos no deseados de la condición humana, como son: el sufrimiento, la enfermedad, el envejecimiento y hasta la condición mortal; se trata por tanto de mejorar su cuerpo; de un cambio en el cuerpo, de un reduccionismo. Se reduce el hombre a materia, junto con una visión funcionalista; se origina así, una idea del hombre de componente neurobiológica.

El cuerpo visto por las ciencias experimentales

El cuerpo ciertamente puede ser visto como un instrumento de investigación para las ciencias positivas y esto conduce a pensarlo como algo externo al propio yo, como un cuerpo objetivo, como algo que se describe simplemente en el mundo de los sentidos, como una máquina, ciertamente la más perfecta de la naturaleza. Pero el ser humano no es simplemente un ser que tiene cuerpo, sino que el hombre es su propio cuerpo hecho presencia en el mundo.

Tendencias filosóficas

 El cuerpo y la corporalidad constituyen el medio constante para la relación con los otros, con el mundo y, en especial, consigo mismo. Frente a las interpretaciones a lo largo de la historia más sobresalientes sobre el cuerpo, como lo es la mecanicista y la materialista, la visión fenomenológica-existencialista pone de manifiesto que el ser humano, no “tiene un cuerpo”, sino que “es su cuerpo”.

2.-La relación persona-cuerpo

En una concepción científico-técnico de la corporalidad, el cuerpo es visto como un instrumento de investigación para las ciencias positivas y esto conduce a pensarlo como algo externo al propio yo, como un cuerpo objetivo, como algo que se describe simplemente en el mundo de los sentidos, como una máquina, ciertamente la más perfecta de la naturaleza.

Veneración, gratuidad y reconocimiento

 Cabe una consideración del cuerpo estrictamente filosófica, es la actitud ética que responde a la dignidad de la persona, es una actitud de veneración de la realidad. La veneración es la actitud del que quiere, sencillamente, acoger la realidad por lo que ella es. La veneración no se preocupa de saber qué utilidad puede ofrecer la realidad considerada. Se trata de una actitud de gratuidad hacia la realidad, en el doble sentido de la gratuidad. Gratuidad como opuesto a uso o utilidad. La actitud de veneración y de gratuidad engendra una actitud de reconocimiento. El reconocimiento es el acto por el cual mi voluntad responde adecuadamente, a medida que corresponde a la verdad conocida. Esta es la consideración ética de la realidad: reconocer, respetar, acoger.

3.- Valor manifestativo de la persona a través del cuerpo

Retomando los planteamientos antropológicos del personalismo, nos centramos en el valor que le da al cuerpo humano, a través del cual se va a manifestar la persona. Estas reflexiones nos remiten una afirmación que despeja cualquier duda, acerca de si el hombre es “algo” o “alguien”. “El término “persona” se ha escogido para subrayar que el hombre no se deja encerrar en la noción “individuo de la especie”, que hay en él algo más, una plenitud y una perfección de ser particulares que sólo pueden expresarse mediante el empleo de la palabra “persona”.

4.-Visión personalista de la corporalidad

El personalismo describe el cuerpo como una categoría antropológica de origen fenomenológico. Ante todo constituye una categoría personal; el cuerpo es una parte esencial de la persona y, por eso, sólo cabe entenderla correctamente en el marco del conjunto de la persona y como una parte de ella aunque, evidentemente, no sea la esencial. Eso significa, ante todo, que el cuerpo es el sustrato físico (somático, vegetativo) de la persona. La persona subsiste en su cuerpo y gracias a su cuerpo. El cuerpo es campo y medio de expresión de la persona ya que toda la trascendencia dinámica de la persona, por sí misma de naturaleza espiritual, encuentra en el cuerpo humano su terreno y su medio de expresión.

La persona como unidad psicosomática

Y es también un condicionante indispensable del sujeto porque el cuerpo influye en el estado de la psique y la psique influye en el estado del cuerpo conformando una unidad psicosomática que constituye el hábitat de la espiritualidad.

El cuerpo es asimismo un dominio y una posesión de la persona, pero no al modo del objeto sino al modo en que la persona se posee a sí misma. El hombre no tiene simplemente un cuerpo sino que es cuerpo o, más precisamente, posee una dimensión corporal que influye en toda su existencia. La capacidad de objetivar el cuerpo y de servirse de la acción es un elemento importante de la libertad personal del hombre. El hombre como persona se posee a sí mismo justo en el aspecto somático en cuanto posee su cuerpo, y se domina a sí mismo por el hecho de que domina su cuerpo.

4.1. Actividad corporal y su relación con el yo

 Al analizar el cuerpo humano, podemos decir que es una realidad visible que puede ser captada por los sentidos, pero es en la experiencia de la persona, donde se presenta lo psíquico integrado de algún modo con el cuerpo. Ahora bien puesto que la relación de la persona con el cuerpo se manifiesta al “exterior”, en sus mismas acciones queda en evidencia si ésta posee su cuerpo y tiene autodominio, todo esto supone la educación a través de la virtud.

No podemos investigar el cuerpo humano separadamente de esa totalidad que es el hombre; sin entender a la vez que es una persona. Tampoco podemos profundizar en el dinamismo propio del cuerpo humano y de su potencialidad sin una comprensión básica de la acción y de su especificidad personal.

4.2. La persona se manifiesta en el cuerpo y a través de la acción

El hombre se nos manifiesta como persona, y se nos manifiesta como tal ante todo en el actuar, en la acción. En el campo de nuestra experiencia integral se presenta como “alguien” material que es cuerpo, y simultáneamente, el espíritu, la espiritualidad, la vida espiritual determina la unidad personal de este “alguien” material. Justamente este hecho, el que la espiritualidad determine la unidad personal, y a la vez la entitativa del hombre que es “cuerpo”, nos permite y nos exige ver en el ser del hombre una composición de espíritu y cuerpo, de un elemento espiritual y de un elemento material.

La corporalidad como expresión de la intimidad

El cuerpo permite que la persona manifieste su interioridad y su ser personal, ya sea a través de gestos, movimientos, acciones o a través del lenguaje. El lenguaje es un medio de comunicación que tiene carácter universal, por lo tanto –si es una comunicación personal– resulta ser algo absolutamente singular e irrepetible, al ser manifestación del yo, que constituye la raíz primera de la intimidad.

El yo, el núcleo más radical de la persona, lo que constituye la intimidad en su sentido más pleno y fuerte (puesto que lo más cercano a mí y lo más mío soy yo mismo), es, en sí mismo, inviolable, no “posesionable» por otros, y su comunicación sólo es posible en la persona e inefable entrega amorosa.

Va quedando en evidencia, que nuestro cuerpo es un cauce a través del cual se manifiesta nuestra intimidad, con toda la originalidad e individualidad de una manera personalísima. Por este motivo, cada persona tiene la responsabilidad de buscar la integración y el autodominio de modo que lo que manifieste o deje entrever a través de su propio cuerpo, revele a la persona que cada quién es, que se realiza en la virtud.

5.- La corporeidad en el trashumanismo

El trashumanismo apuesta por una modificación de la corporeidad para acelerar el proceso evolutivo, a costa incluso de desdibujar la identidad humana, en cierto sentido apuesta por una oposición sistemática entre naturaleza y libertad. La libertad es vista como la capacidad de mantenerse ajeno o por encima de los dinamismos propios de la naturaleza. Con la oposición entre libertad y naturaleza (de la que se hace eco la propuesta trashumanista) se da cierta identificación entre libertad y artificio; mientras que la naturaleza aparece como un ámbito independiente que ha de protegerse de la libertad.

Algunas conclusiones

La corporeidad es una realidad personal, y supera una visión meramente biológica; el cuerpo es la dimensión somática de la persona y resulta inseparable de ella. No es posible una consideración puramente tecnológica del cuerpo.

El hombre puede romper la relación con su cuerpo, humillándolo hasta el nivel de la materia. Pero, renunciando al significado profundo de su cuerpo, desdibuja también su significado. El cuerpo es el camino en que el yo se educa lentamente a ser para el otro, es decir, a cumplirse en ese ser para el otro, que todos, más pronto o más tarde habremos de aprender.

Pedro Motas. Veterano de España

Blog: generaldavila.com

11 septiembre 2021

Presentación libro LA GUERRA CIVIL EN EL NORTE en el ATENEO DE SANTANDER

Muy breve, pero con intensidad, doy cuenta de la presentación ayer de mi libro en el Ateneo de Santander con su presidente Manuel Ángel Castañeda y presentado por Alfonso Ussía Muñoz-Seca. Mi agradecimiento porque fue ameno y didáctico. En breve podré colgar esta presentación porque merece la pena.

Gracias Santander. Gracias Cantabria. Gracias Alfonso y Manuel Ángel. Gracias amigos.

Rafael Dávila Álvarez

MI ABUELO ES COJONARIO. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

El peor efecto colateral de la crisis ha sido la pérdida del sentido del humor, tan necesario para vivir entre tanto ramplón y tramposo. Para conocer a los causantes de nuestra tristeza no es suficiente el nombre o apellido. Su auténtica personalidad y proceder se revela utilizando el transparente e irónico mote. Es un ejercicio de humor y rentabilidad comunicativa, síntesis de sabiduría popular, que deberíamos recuperar para desenmascarar  a muchos de los que pretenden ejemplarizar desde la vida pública. Las academias militares, centros de supervivencia, donde un profesor sin mote es un don nadie, siempre fueron escuelas en este difícil arte. Allí estaba el Culo con Botas, mote que no requiere explicación, junto a una pareja inseparable, el Masca y el Tanca; ya saben, intercambiables, tanca como el Masca, o masca que el Tanca. Grandiosos eran el Veraneante, que nada hacía ni sabía y el Bikini que enseñaba todo menos lo fundamental. Alguno se jactaba de su mote, lo que no es muy recomendable. «Me llaman el Remacho por mi porte y valentía»; un compañero le hizo ver la cruda realidad, «te llaman el Remache porque eres bajito y cabezón». Aquel día arrestó a más de media Compañía. Era muy amigo de el Mafeito, que solía decir, «Caballeros, mafeito (arresto) a seis a la vez».

Como les decía, deberíamos recuperar el ingenioso arte del mote. El Sacabuches, el Arrugas, el Combustible (de apellido Resino Grasa)… Pero nada como aquél mote, el Engañabaldosas, que identificaba a un curtido profesor del que se decía que «va como va, más no como debe». ¡Sublime!

Sobrenombres, apodos, motes, constituyen una precisión identificativa y una caricatura lingüística que estamos perdiendo y que sería muy útil, con el debido respeto, utilizar en las redes sociales. Es un discurso sintético muy rentable para la economía del lenguaje y que genera lazos convivenciales además de representar una de las producciones lingüísticas de más creatividad.

Me falta recordar algún mote… ¿Cómo llamábamos a aquel que decía una cosa y hacía la contraria? ¡Uf! me falla la memoria. Seguro que a ustedes se les ocurre enseguida porque lo sufren a diario.

Mandando la Legión, una de mis ingeniosas nietas dijo en el colegio que su abuelo era cojonario. Acertó aunque tuvimos que dar explicaciones escolares. A la hora de ponerte mote mejor es que te lo ponga alguien que te quiere.legiondibujo--644x724

General de División(R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 septiembre 2021

EL GORRILLO LEGIONARIO O “CHAPIRI”. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Termina el Centenario de la Legión. Hablaré en su momento de esta celebración de 100 años de sacrificio, de entrega sin límites a España, que han hecho que esta unidad sea respetada, querida y admirada por todos los que la conocen.

Su clásico gorrillo o Chapiri, una de sus prendas características, ha sido siempre motivo de polémica por las numerosas ocasiones en las que se ha intentado suprimir. Para conocer algo más sobre el gorrillo y su importancia en La Legión exponemos un breve relato de su historia.

El primer gorro de borla o “gorro de cuartel” utilizado por nuestro Ejército surge después de la Guerra de la Independencia y lo recogen los Reglamentos de 1822 y 1828; sustituía al gorro de manga, utilizado desde la llegada de los Borbones y de sus importantes reformas en el Ejército.

En 1876 el gorro de cuartel pasa a denominarse “Isabelino”, declarándose reglamentario para todo el Ejército. Se suprime en 1887 siendo sustituido por un gorro redondo para uso cuartelero que popularmente empezó a denominarse “queso” por su parecido con el mismo. Estuvo en vigor hasta 1926 en el que se vuelve al gorro de borla.

Como prenda de cabeza de “uso diario” se utilizaba desde 1884 la “teresiana” que fue sustituida por la gorra de plato en 1908.

En el Diario oficial del 29 de Enero de 1920 y por Real Decreto se crea el Tercio de Extranjeros, primera denominación que tuvo la Legión Española. La inesperada avalancha de aspirantes fue tal que dejó al Tercio sin prendas de vestuario por lo que hubo que usar el famoso gorro de “queso” como prenda de cabeza. Duró poco ya que el 4 de Septiembre de 1920 se estableció el uniforme de La Legión… “Práctico, cómodo, vistoso y económico”, decía su reglamentación. En cuanto a la prenda de cabeza se adoptó el gorro isabelino, algo más alto y sin vivos ni sutases. De él decía Millán Astray: “… tiene un especial atractivo, es gracioso y muy marcial. Es el clásico y castizo que usaron los militares españoles luengos años. Es, desde luego, infinitamente más estético que los bonetes circulares. Es el que caracteriza a los legionarios”.la foto

El gorrillo legionario y la camisa verde

El gorrillo, junto a la camisa, han sido desde entonces las prendas que más identifican a los legionarios. El gorrillo, “colocado gracioso y ligeramente ladeado a la derecha” siempre ha estado unido a la querida imagen del legionario. Su principal característica quizás sea la borla a la que también se llama “madroño”; de color rojo para la tropa, cascabillo de oro y resto de color rojo para los suboficiales, cascabillo de oro, cordón de oro alrededor del rojo para los oficiales y de oro para los jefes. El barbuquejo se añadió en 1938 en principio solo para las unidades motorizadas, aunque se hizo extensivo a todos y así ha continuado hasta nuestros días.

A pesar de los numerosos cambios en la uniformidad del Ejército, el gorrillo siempre permaneció como prenda de cabeza en La Legión. Al finalizar la guerra civil se inició el estudio de un nuevo reglamento de uniformidad en el Ejército; la Legión temió que desapareciesen sus prendas más características y queridas, el gorrillo y la camisa. Los Coroneles de los Tercios, preocupados, escribieron a Millán Astray para que intercediese con el Ministro del Ejército. Fue recibido por el ministro, general Asensio, al que transmitió la preocupación de los legionarios ante el posible cambio de uniformidad. La contestación del ministro fue clara: “Mi General, La Legión, no puede estar afligida por nada y menos por una cosa tan pequeña como esta para nosotros. Venga usted mañana y lo arreglamos todo”. Así fue y La Legión continuó con el gorrillo, la camisa, la teresiana y el emblema.

El Chapiri

El gorrillo es popularmente conocido como “Chapiri” aunque esta no es su denominación reglamentaria. Es una castiza forma de llamarlo muy extendida entre los legionarios, siendo un diminutivo del galicismo chaperot que era una prenda de cabeza en forma de capucha del siglo XVIII y que derivó más tarde en el gorro de cuartel isabelino.

Para su colocación, se coge con la mano derecha de manera que el extremo final de la parte superior del gorrillo quede entre la curvatura que forman el pulgar y el dedo índice, para a continuación llevarlo a la cabeza y colocarlo “graciosa y ligeramente ladeado a la derecha”.la foto (1).JP2

Símbolo y rituales en la Legión

Recientemente se ha pretendido hacer desaparecer símbolos y rituales legionarios.

El que esto intenta sabe muy bien la importancia que tienen en el espíritu de los legionarios. Henos entrado en el absurdo de pretender que todas las unidades sean iguales confundiendo la igualdad con la uniformidad y cayendo en una malintencionada monotonía. Son conscientes de que, ante la imposibilidad de suprimirla, se puede ir desfigurándola con pequeños y aparentes inofensivos cambios hasta llegar a dejarla sin su sustancial contenido, sin su fuerza moral y sin su contagioso sentimiento. Nos preguntamos el porqué. ilustracion-de-martin-olmos¿Por su saludo enérgico, por su mirada que brilla con fiebre, fija y recta a los ojos del mirado? ¿Por su modo de hablar, breve y enérgico? ¿Por su modo de marchar, marcial y con soltura, erguidos, resueltos, quizás provocadores? ¿Por distinguirse con sus clásicos y legendarios “gorrillos” con la borla encarnada, el cuello al aire, despechugados? ¿Por ser alegres y despreocupados mostrando bien a las claras que son hombres de guerra, emprendedores y valerosos? ¿Por cumplir con su deber y obedecer hasta morir? ¿Por rendir culto al honor, al valor, a la cortesía, culto a la Patria?… ¿Por qué?

El general Millán-Astray, fundador de La Legión, dejó escrito: «¡Gorros y chambergos, capotes y sandalias, camisas descotadas, correajes, oficinas, motocicletas, calabozos y guantes de manopla! Sois el vestuario, las bambalinas, los telones; Pero el escenario está en otros lugares y allí… ¡Es la tragedia la que se representa!».

Y con el gorrillo terminamos que, tanto en la vida como en la muerte, así se termina en la Legión. Con una de sus más arraigadas tradiciones en las ceremonias y formaciones:

“Con el gorrillo en la mano izquierda y con el brazo en alto gritad conmigolegion-almeria-647x231

¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva La Legión!”.

General de División (R) Rafael Dávila Álvarez (General Jefe de la Legión entre 2001 y 2004)

” En callada explicación
el gorrillo ladeado
por cuanto diste de lado
al entrar en la Legión.
flanqueando un corazón
enamorado y alerta
la verde camisa abierta
por si la Muerte aparece
pues tal señora merece
no hallar cerrada la puerta”

Blog generaldavila.com

 

ZAPATERO Y SÁNCHEZ Rafael Dávila Álvarez

La guerra es la continuación de la política cuando cae en manos de incapacitados para el gobierno y negocios del Estado. Representan lo peor de cada familia.

Han conseguido enfrentar, de nuevo, a los españoles y cargarse de un plumazo (en principio fue un membrete que decía d´Ors) la Transición y cualquier vestigio de entendimiento. Ellos encabezan la III Guerra civil española. Les explico esto de la guerra de manera que puedan entenderlo y no haya malos entendidos, a mi manera claro. Estas guerras modernas atacan por dentro, penetran y se heredan.

Sin necesidad de recurrir a Sunzi o Clausewitz, sabemos que la guerra está en permanente evolución: la tecnología y el sentir de la gente. Para cada estado sentimental hay una guerra. Existió la de los caballeros y la otra, esa que unos se comían literalmente a los otros. Breda también, pero fue un gesto español histórico y nunca repetido. Al enemigo ni agua, aunque unas veces se publicite y otras no.

Lo malo de la dedocracia es que cualquier tonto puede ser presidente del gobierno y hasta general en jefe. Las democracias tienen que soportarlo, pero ponen sus límites los dedócratas y así se salva algo el demócrata y el banquero.

Cuando la guerra empezó a enfrentarse con el buenismo, introducido por los peligrosos analfabetos que cada mañana consultan al espejito mágico, que no leen a Platón ni a Mortadelo y Filemón, tuvo que adaptarse al nuevo eslogan de Sí se puede, de cuyo resultado se confirma que cualquier tonto hace relojes, hasta de sol.

Hemos entrado en una de las eras más penosas de la historia de España (y parte del extranjero) y como borregos sin pastor seguimos a los sofistas errantes mientras alguien con precisión matemática establece los planes que le conduzcan a la victoria de la forma más mediática, es decir más económica, y de mayor apariencia noble y humana, endiabladamente humana. Confusos: «hay que desorientar a los que dirigen al enemigo, extraviarlos y, si es posible, hacerles perder la razón», decía un Mao Tse Tung discípulo de Sunzi.

Sé que ni uno ni otro de los protagonistas entienden nada ni piensan en nada que no sea su imagen externa y vacía de contenido. Así siguen una pauta que se extiende en estos confundidos tiempos por el mundo más mundial y menos unido que hasta ahora hemos conocido.

Mires a donde mires solo la solidez de las ideas, buenas, malas o regulares, se extiende por Oriente mientras Occidente se pierde sin pensamiento y sin otra idea que no sea vivir en rebaño balando sin entenderse más que para alimentarse de pasto; gratis.

Ha regido durante siglos, una eternidad, el racionalismo o la mística como corrientes del pensamiento.

Hoy se impone otra más fuerte que se alza en España como pionera y descubridora: el «pensamiento Alicia», que bautizó Gustavo Bueno en la triste figura ya conocida por todos, junto al «pensamiento Narciso», el de Ovidio en la Metamorfosis, más conocido, por actual.

Es una corriente en sus dos caras o formas de expresión que difícilmente pueden superarse en un futuro, aunque uno ya está curado de espantos.

Por si hay alguna duda, voy a terminar como empezaba: Zapatero y Sánchez.

Si alguno no me entiende puede que esté ya en el camino acertado de la nueva corriente filosófica que mueve el mundo; al menos el de España: Alicia o Narciso.

Puro y duro enfrentamiento entre lobos con piel de oveja y aguijón de escorpión. Los otros somos eso: los otros.

Un enfrentamiento endiabladamente humano: la guerra. La continuación de la política cuando cae en manos de incapacitados para el gobierno y negocios del Estado

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 septiembre 2021

 

«Y SI VOY A SANTIAGO, VOY A SANTIAGO PERO NO A ESPAÑA, QUE QUEDE CLARO» Rafael Dávila Álvarez

Son palabras de Su Santidad el Papa Francisco sobre su posible visita a Santiago de Compostela. Que tampoco. Porque de lo que dice se deduce que no va a Galicia, ni a la ciudad de nombre Santiago de Compostela, sino a su feudo, la Catedral, a la tumba del Apóstol y no más. Así lo entiendo, aunque sin entender el resto.

¿España?

¿Es esto lo que debe quedar claro? No sé.

La elegancia de un filósofo está en la sencillez para que todos le entendamos. La de un Papa en amar y enseñar a amar, de acuerdo con una única fórmula: a Dios y al prójimo como a ti mismo. Un Papa no debe utilizar la ironía para dejar una incógnita abierta y más si esta puede causar malestar. ¿Es infalible el Papa al tratar un tema de tanta sensibilidad para un pueblo como lo es su unidad y más en tiempos recios?

Viene a Santiago, pero no viene a España. Puede ser un milagro de Su Santidad, pero me llega el recuerdo de Pascal:

«Dios no hace milagros en la guía ordinaria de su Iglesia. Sería uno extraño si la infalibilidad estuviera en uno; pero estar en la multitud parece tan natural que la guía de Dios está oculta bajo la naturaleza, como en todas sus obras» (Pascal Pensamientos en obra de Gabriel Albiac). Lo que me lleva a pensar que la infalibilidad en este caso exige un sacrificio tan grande como el de mantenerse en silencio. El milagro es de la multitud que clama sin pastor que la conduzca.

Una vez que coges a Pascal no puedes dejarlo:

«Los milagros no son ya necesarios, a causa de que ya los tenemos. Pero cuando ya no se escucha a la tradición, cuando no se propone más que al Papa, cuando se le ha engañado y, habiendo excluido la verdadera fuente de la verdad, que es la tradición, y como a pesar de haber prevenido al Papa, que es su depositario, la verdad no tiene ya la libertad para aparecer, entonces los hombres no hablan ya de la verdad. La verdad debe hablar por sí misma a los hombres. Es lo que sucedió en el tiempo de Arrio».

Espero que las palabras del Papa no sean firmadas como infalibles; en este caso.

Recordaba Gabriel Albiac: «El gran Francesco Guicciardini lo formulaba en el siglo XVI con una perfección pasmosa: todas las cosas se derrumban un día, también los hombres, también los ciudades, las naciones, los mundos; lo duro es estar debajo cuando caen».

Me siento así; sin más. Estar debajo. Irremediablemente. Se cae el sustento de una civilización, de, casi podríamos decir, la civilización. Me (nos) pilla debajo.

«Mirad, que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres…» (San Pablo, Colosenses, 2-8).

«Muéstrenme la moneda para el impuesto. Y se la enseñaron. –¿De quién son esta imagen y esta inscripción? –les preguntó. –Del César

–respondieron. –Entonces denle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» (Mateo 22: 19-21).

A pesar de estar debajo de los escombros espirituales de occidente aún es posible, casi seguro, que interpreto mal; también las palabras del Papa.

No ha querido decir lo que ha dicho. Ha sido sin querer queriendo.

«Sancte Socrates,ora pro nobis» (Erasmo de Rotterdam).

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

6 septiembre 2021

AFGANISTÁN (3): UN MORTAL VIDEOJUEGO Rafael Dávila Álvarez

La batalla de Alejandro en Issos, 1529, pintura al temple y al óleo sobre madera, 158,4 x 120,3 cm, Alte Pinakothek, München.

Ahora los chinos limitan el tiempo que los niños pueden jugar a los videojuegos porque piensan que es una droga que perjudica la concentración y el desarrollo de sus jóvenes. Prohibirán a los menores de 18 años jugar en línea durante más de tres horas a la semana y así luchar contra la adicción a las pantallas. ¿Será eso o lo otro? Eso está claro y lo otro es la invisible invasión ideológica que temen desde occidente.

Alejandro Magno galopa en su caballo Bucéfalo a través de los juegos en línea. Darío ve juegos peligrosos que presentan batalla, algo así como Gaugamela: «…pues lo que se jugaban en esta batalla no era, como en ocasiones anteriores, ni Celesiria, ni Fenicia ni Egipto, sino Asia entera, cuyos dueños iban a ser designados en aquel momento» (Flavio Arriano, Historia de Alejandro).

Alguien comparaba la guerra de guerrillas como el tábano que picó a Pegaso, el caballo de Belerofonte, y provocó su caída y final.

Todo está escrito. Solo es necesario interpretar.

Parece que la lección aprendida está en el tábano mitológico, el que Zeus utiliza contra la soberbia del poderoso.

Ante este mundo que vela por la vida y mata sin publicidad hay que dar la imagen de quitarse los tábanos sin dar batalla.

Empieza una nueva guerra. El mayor Ejército del mundo contrata a sus pilotos entre jóvenes que manejan en línea los mismos artilugios que conducen un misil o un avión. Les da lo mismo lo que sientan o piensen. En cualquier caso no padecen. Se les paga por ser eficaces, no por servir a su patria. Luego ya veremos.

Todo es cuestión de mover una palanca de mando (joystick) igual que la del videojuego y llevar el dron hasta el objetivo final. Nadie dispara, nadie ensangrienta su hoja de servicios, nadie es acusado, y los resultados crean incertidumbre entre los nuevos ejércitos de desuniformados que se mezclan y conforman batallones de mujeres y niños.

No hay mucho interés en occidente por defender nada intangible y los ejércitos se llenan de dirigentes burócratas, incluso uniformados, bien adiestrados, que no ven más allá de la rentabilidad de una carrera (¿militar?) a base de operaciones invisibles. Las derrotas también se hacen invisibles y se rentabilizan a base de desinformación. Caemos en el gran pecado del mundo: la desinformación como información.

Así asistimos a esta cosa nueva que no sé definir: ¿guerra? ¿contraguerra? ¿mitología?

Soy más partidario de lo que debería ser y no es.

Debería ser: «La muerte no es nada, pero vivir vencido y sin gloria es morir todos los días», parece que dijo Napoleón. Está más claro en el Credo de la Legión: «El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde».

No veo por ningún sitio el honor, el valor, la gloria y el espíritu de sufrimiento y dureza. Veo mucho paisano con el joystick en las manos.

Los chinos educan, en cualquier cosa, pero educan (en instrucción militar práctica sin duda), mientras nosotros vamos a lomos de un Pegaso desbocado esperando a que el tábano nos pique en semejante parte.

No será un videojuego. Nos toparemos con la cruda realidad.

Se irá olvidando Afganistán. No lo olvidará la venganza.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

5 septiembre 2021

Desde su atalaya cordobesa, f. Torres les trae LAS COSAS DE DON EUFEMIO EL RETABLO DE MAESE PEDRO, SÁNCHEZ Entrega tricentésima nonagésima séptima

 

Cuando nuestros ancestros rupestres y cavernícolas empezaron a comunicarse mediante el uso de la palabra, lo primero que hicieron es poner nombre a las cosas que les rodeaban; primero -les iba la vida en ello- a las fundamentales que tenían que ver con el sustento y la seguridad, para después ir ampliando su forzosamente rudimentario léxico.

De ahí la importancia de la palabra, porque en las relaciones humanas no existe lo que no tiene nombre; de ahí el objetivo fundamental, siempre logrado e imitado, de la izquierda en usarla en su propio beneficio sea el que sea: Todo consiste en usar una palabra que suene bien y aplicarla a lo que suena muy mal. ¿Ejemplos?: por cientos: basurero, “punto limpio”; aborto, “interrupción – irrecuperable, por cierto- del embarazo”, IVE en su acrónimo con lo cual quitamos de la escena el hecho criminal; matar al anciano no productor pero sí consumidor, “eutanasia”, muerte buena o muerte digna…¿Los hechos?, malísimos; las palabras ya ven , eufónicas, bien sonantes.

Y si es para ensalzar sus ideas y eliminar las del adversario, o incluso al mismo adversario  lo deshumaniza, lo “deshominiza” y si lo considera como rata o gusano (Lenin) será mucho más fácil suprimirlo sin cargo alguno de conciencia: en esto unos auténticos maestros; v. la Historia.

Pues en este orden de cosas, rebajado ese listón, de momento, y como paradigma de la pijo progrez “nos vino de Galicia” una representante de las “mareas” comunistas; las que lucían como logotipo el de la Mahou, la conocida cerveza madrileña, la ministra de no sé qué, Yolanda Díaz.

Leo por ahí que  como “curta” o “curtivada” que se cree, se encuentra con este deber moral (¿?) y se ha auto constituido como la gurú del neo lenguaje orvelliano con, cada uno da lo que tiene,  un éxito más bien escasito; antológica su intervención en la defensa de su término “matria”, que comentado y aclarado por el bueno de Ozores circula por las redes; si no lo conocen búsquenlo. Me lo agradecerán.

Y en el tema que nos ocupa, ayuna de conocimiento como en todos los que toca, ha acuñado para el SOLDADO, la persona que más da – la vida- y menos pide –nada- un nuevo término, el de trabajador público, rebajando el ya poco afortunado de servidor de público de su jefe de Gabinete y enemigo del alma; y así, trabajadores públicos ha tildado la ínclita dama a ese “pelotón de soldados”, que llevó a cabo la expatriación y que en definitiva será el que , éste u otro, salve el Mundo (Spengler): ya lo hecho unas cuantas veces. Claro que de esto, como de todo, tampoco su compañera -la de los hijos sin padre- (Iglesias dixit) anda muy sobrada de históricos conocimientos. Pero volvamos a lo nuestro.

¿Objetivo de la ministra?¿Del gobierno que ya apuntó y abogó por su desaparición?: Eliminar la Institución más valorada por el pueblo al que dicen -no les oí bien- servir o servirse de…Primera medida, suprimir el nombre de su pieza esencial, EL SOLDADO, y llamarle equis; qué sé yo…Y es que si no hay SOLDADOS no habrá EJÉRCITO, naturalmente; lo que haya será otra cosa, que es lo que se pretende y  ante lo que, aun sea como retórico deseo, uno se rebela.

Y  no tengo nada contra los trabajadores públicos que cumplen la función que les ha sido asignada; pero es de Justicia el “dar a cada uno lo suyo” del Catecismo Ripalda que lo toma de Ulpiano y Sto. Tomás.

“Comunicado” de la ministra Yolanda Díaz

 Don Eufemio, ago. 21

ooo000ooo

 

LOS VERSOS DEL CORONEL

 El amable lector tal vez los conozca; pero por si acaso le llega este escrito a la eximia dama gallega de las letras (a aquella, no; a ésta) se los brindo para que vaya aprendiendo de la vida de la Milicia. Lo que a través de su más genuino representante, el infante, hace, es, sufre, goza y aguanta la indiferencia cuando no la declarada animadversión de unos y de otros, de aquí y de allá. Lo que en definitiva siente un SOLDADO en palabras de uno, ya veterano.

 Son cinco sonetos entresacados de SONETOS DEL ARMA MÍA (Ediciones Alymar. S.L. Madrid 2018). El soldado es bastante más de lo que usted piensa, señora. Lea y aprenda, repito. ¡Va por usted!

 

 

 

 

 

 Félix Torres Murillo

Coronel de Infantería, DEM. (R)