LOS VERSOS DEL CORONEL (IV, 0-1) Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r) DECÁLOGO DEL CADETE

 

 

 

Félix Torres Murillo.

DECÁLOGO DEL CADETE

Fue en esos momentos previos, ante las consabidas cañas de cerveza, y mientras en el madrileño Mesón del Legionario en uno de los almuerzos íbamos esperando la incorporación de los congregados por el General coordinador de este blog: fundadores, colaboradores, amigos y simpatizantes; en esos momentos de saludos, efusiones y de amigable cháchara en la que la nostalgia toma tantas veces el protagonismo fue cuando salió la conversación sobre el título que da entrada a estas letras, y a otras que vendrán: EL DECÁLOGO DE CADETE, compuesto por diez artículos, siendo su finalidad que los nuevos cadetes se graben desde el primer momento, las virtudes militares fundamentales sobre las que siempre se ha asentado el espíritu profesional del alumno que empieza la vida militar, y que a modo de juramento hipocrático deben marcar su forma de proceder a lo largo de su vida militar. Su origen data de 1927 para compendiar, en unas breves e impactantes frases, lo que debía constituir la expresión “el espíritu de la General”. según recoge la página web de la Academia General Militar.

Y alguien, entre las mil anécdotas y recuerdos que evocación tan preciada nos traía: su aprendizaje, interiorización, primeros apuros del p… “nuevo” (novato) que ante la apabullante “autoridad” del cadete de 2º curso había de recitarlos sin pestañear, so pena de “quedarse a desierto” (no probar gota de agua durante la comida), deglutir, eso, a desierto, una cantidad respetable de indigestos “volovanes” (plural de vol au vent) de seco y saladísimo hojaldre, o ceder gentilmente el postre a la citada autoridad…Pues alguien comentó que era raro que no se hubiese aún escrito en el blog sobre este código moral del cadete, que luego tendría que acompañarlo a lo largo de toda su vida profesional.

Y este Pepito Grillo que se mete en todos los jardines, catador de todas las salsas, recogió el guante: lo hará un servidor, apunté; y el General me dijo: adjudicado. Y esa tarde según llegué a casa empecé a escribir sobre el decálogo; así, que a mi manera hablaré de Patria, fidelidad, vocación, disciplina, honor, caballerosidad, Servicio, reputación, voluntariedad, sacrificio, deber, riesgo, fatiga…Y lo haré como un pequeño homenaje y en desagravio a estas palabras, que dichas ahora parecen venidas de otra galaxia, palabras “nunca bien definidas y comprendidas”; palabras y conceptos que ahora, v. redes sociales, muchos hay que ayunos de conocimiento las  denostan y toman a chirigota, o que incluso, ¡ay, la cuña de la misma madera!, “desde dentro” (scriptum est) se tergiversan y menosprecian…

Y hoy, queridos lectores, 20 de febrero en que se cumple el 91º aniversario de la fundación de la Academia General Militar en su 2ª época, ya en Zaragoza, en la surge el Decálogo del Cadete, tratado de ética militar que regía y rige la formación militar de los alumnos, en palabras, asimismo, de la citada web; hoy  hemos creído  oportuno el inicio, no de diez, sino que con la presentación y el inevitable epílogo serán doce los sonetos en los que trataré de ir glosando cada uno de los artículos  de nuestro querido decálogo; aquellos que en el pasillo de clases de la primera planta de la General leíamos plasmados en bellísima cerámica sevillana; y que ahí siguen como faro que ilumina las conductas de los jóvenes cadetes, y que los recordarán, y tratarán e cumplirlos, a lo largo de toda su vida; por mucho que otros ladren…

Vayan pues, la presentación y el primero de ellos.

 LEGADO

(Soneto)

 Siendo así, pues que soy disciplinado

e impuesta, que me fuera, la tarea,

acometo, no fácil, la odisea;

y heme, consecuente, ante el teclado.

 

Por glosar, admirable, este legado

que otros nos dejaron; que moldea

y templa las conductas, una idea

forjada en el espíritu acendrado,

 

que late en los leales corazones

de tantos por su hálito movidos

que comulgan un código moral.

 

Un -diez lo son, diez lemas, diez razones-

decálogo que impregna los sentidos

con el alma de nuestra General.

 

 

ARTÍCULO I

 Tener un gran amor a la Patria y fidelidad al Rey, exteriorizado en todos los actos de su vida.

 UN FRISO

Soneto

 Las Armas, a la Patria dentro y fuera,

defienden cual honrado su instrumento;

y una prueba de hacer y pensamiento,

de amor y devoción, pasión sincera,

 

de aquel, pues lo jurara o prometiera

le ofrece en sublimado sentimiento

-el Servicio y lealtad, por argumento-

¡a su Patria, su Rey y su Bandera!

 

Y el pacto y el solemne compromiso

 que fue porque lo quiso un día sellado,

ese dulce deber, la voluntad,

 

la de a España servir, será ése un friso, 

que ornará por siempre al bienhadado

de honra, pundonor, y dignidad.

 

 (Continuará)

Blog: generaldavila.com

20 febrero 2018

LAS ONG, LA IGLESIA Y LA AYUDA HUMANITARIA Una aproximación personal Adolfo Coloma GB (R) del ET

Ocurrió hace ahora casi 30 años, en Ondjiva, en un remoto poblado del sur de Angola que seguramente no encontrarán ni consultando Google maps. Yo formaba parte de una misión de Naciones Unidas (UNAVEMII) que tenía el cometido de verificar los acuerdos firmados entre el Gobierno de Angola y el movimiento guerrillero UNITA, comandado por Jonás Sabimbi, que incluían la desmilitarización de su guerrilla. Después de un esperanzador comienzo, tras la desinternalización del conflicto angolano, la cosa se fue complicando tras la celebración de una elecciones democráticas cuyos resultados la UNITA no aceptó. Volvieron a hablar las armas.

Me encontraba entonces al frente de un “Critical Point” establecido en el puesto fronterizo de Santa Clara entre Namibia y Angola, para verificar que no se introducía armamento en este último país, cuando me comunicaron por radio que en Ondjiva se estaban produciendo tiroteos y saqueos entre la población. Había allí un modestísimo hospital regentado por médicos locales y asistido por un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF)compuesto por Marisa Sánchez Peinado (médico), Almudena González Vigil(enfermera) y Josep (el logista). Todos jóvenes, todos españoles, todos con sus carreras finalizadas, pero lo suficientemente locos – o solidarios – como para haberse comprometido en aquella empresa, cuyo principal empeño era una campaña de erradicación del sarampión. Ya ven, en nuestras sociedades occidentales avanzadas, el sarampión apenas tiene repercusión, pero en aquellos parajes, esta simple enfermedad causa verdaderos estragos.

Traté pues de llamarles por radio, pero al no conseguirlo decidí ir a ver cómo se encontraban. No teníamos orden de hacerlo así es que mi compañero de equipo, un egipcio, se resistía a acompañarme. Le dejé pues en el puesto, pendiente de la radio y conduje todo lo rápido que pude para cubrir una hora los 30 kilómetros que  nos separaban de la localidad. Cuando llegué no encontré a nadie por la calle. Algún incendio,  humaredas dispersas,alguna ráfaga lejana, pero el pueblo parecía desierto. Me dirigí directamente al hospital que encontré literalmente vacío. Ni rastro de las largas colas ni de la gente sentada bajo los árboles que era el paisaje habitual. Cuando ya lo iba a abandonar oí unas voces. Volví sobre mis pasos y en una sala vacía de enfermos, con las sabanas revueltas sobre las camas que mostraban claramente que habían sido abandonadas con celeridad, en un rincón vi una niña aterrorizada, agarrada a un bastón metálico del que colgaba una bolsa de suero ala que estaba conectada. Junto a la niña se encontraba Marisa, la médico y a poca distancia en la habitación de al lado, haciendo no sé bien qué, estaba Almudena, la enfermera. Todos habían huido, pero ellas seguían allí, junto a su paciente. Nunca olvidaré aquella escena.

Este es mi testimonio de unos cooperantes que encontré en un lugar perdido, pertenecientes a una ONG de la que, hasta aquellos días, yo no había oído ni hablar. Vivían tan aislados como vivía yo, como todos los equipos de observadores militares. Personas, profesionales, capaces de dejar unos trabajos cómodos y relativamente bien remunerados e irse a vivir en mitad del “mato” y en medio de un conflicto cercano y cierto, sometidos a riesgos como el que acabo de describir.

Y saco esto a colación, precisamente ahora que ha saltado a la luz pública un escándalo en Haití protagonizado por miembros de la filial británica de la ONG OXFAM y está siendo primera página en los noticieros. Estos escándalos, injustificables desde cualquier punto de vista, ponen en cuestión la credibilidad de la organización en su conjunto y hacen peligrar la financiación para muchos de los proyectos de cooperación y  ayuda humanitaria que tiene en 41 países. Y lo que es peor, amenaza con extender tal descrédito a otras muchas ONG que trabajan con dedicación sacrificio y muchos riesgos, como se ha puesto de manifiesto hace poco menos de un mes,con ocasión asalto a la sede de la ONG Savethechildren en Halalabad (Afganistán), que se saldó con la muerte de 3 personas y  otras 20 heridas.

Añadiré algo para completar mi aproximación a la cuestión de la ayuda humanitaria y asistencia en conflictos. Mis experiencias en las guerras de Angola, los Balkanes y Afganistán, me han llevado a la conclusión de que la iglesia, por su implantación ecuménica universal y permanente y por su sólida y jerarquizada organización; es una garantía en la asistencia a poblaciones nativas y para la distribución de ayuda humanitaria. Particularmente las misiones, me han parecido mucho más que una parroquia en medio del desierto o de la jungla. Son auténticos centros reunión, de solidaridad, de formación moral y profesional. Los misioneros suelen ser una eficaz y fidedigna fuente de información en cuanto a las verdaderas necesidades de la población. 

En base a esas experiencias, me gustaría señalar que, en mi opinión el término ONG es excesivamente ambiguo. El marchamo de “no gubernamental” ampara muchas actividades, en campos tan dispares como la erradicación de las drogas, la asistencia sanitaria, la educación, ingeniería, agricultura y un largo etc. que no siempre se ejercen con la necesaria transparencia.A veces con tal descoordinación entre ellas, que restan significativamente eficacia a los esfuerzos que desarrollan. Sobre tales organizaciones suelen ejercer un escaso control las autoridades locales, interesadas más en lo que aportan que en el cómo lo hacen. Tampoco las embajadas o consulados del país de origen. Responden fundamentalmente, ante sus organizaciones matrices con un control que, en el caso de OXFAM, ha fallado estrepitosamente amenazando con extender las consecuencias a otras muchas ONG.

El rechazo que siente ahora toda la sociedad es comparable al que produjo el caso de la niña Nadia Nerea, cuyos progenitores se valieron de su enfermedad para lucrarse impúdicamente. Apelando a los sentimientos de compasión y solidaridad, sus padres cometieron una repugnante estafa que llevó a una sociedad tan generosa como la española, a cuestionarse aportaciones de este tipo, como está sucediendo tras el escándalo de la filial británica de OXFAM.

Que se investigue a OXFAM, se esclarezcan los hechos y se depuren responsabilidades. Que se arbitren los controles financieros y de las actividades que realizan las ONG, pero que no se produzca ahora una caza de brujas volviendo la espalda el apoyo a la iglesia y a las muchísimas ONG que operan en las zonas más desprotegidas, en los conflictos más sangrientos y tras las catástrofes naturales más espantosas, porque hacerlo, supone negar la esperanza, simplemente eso, a muchos seres humanos.

 Expreso esta opinión desde mi profunda formación católica, pero también desde mi experiencia personal y la que vivo día a día a través de mi hija África, que desde su pubertad se dedica a estos menesteres y desde hace unos años, a la cooperación internacional con distintas organizaciones desarrollando proyectos en Etiopia, Camerún, India, Burkina Faso y actualmente en Jordania y Líbano, trabajando con refugiados sirios discapacitados.

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

 

 

 

Blog: generaldavila.com  20 febrero 2018

 

 

MEDALLA MILITAR AL ALFÉREZ CAPELLÁN DE LA LEGIÓN. D. JOSÉ CABALLERO GARCÍA. EFEMÉRIDE: 20 FEBRERO

Misa de campaña. Frente de Madrid

Durante los combates librados en el frente del Jarama el día 20 de febrero de 1937, se destaca la actuación del alférez capellán José Caballero García de la I Bandera de la Legión. Uno de sus legionarios cae gravemente herido fuera de las trincheras propias y tras varios intentos por retirarlo, dos legionarios que habían acudido a su auxilio caen también heridos.

El capellán acude a ejercer su sagrada misión despreciando todo el peligro, atravesando una zona muy batida por el fuego; tras asistir a uno de los legionarios en sus últimos momentos, es herido en un brazo y en el pecho.

A pesar de ello logra evacuar a otro de sus legionarios hasta la trinchera, mientras el tercero llega a la misma por sus propios medios, dejándose arrastrar por una cuerda que le lanzaron sus compañeros.

El capellán se negó a ser evacuado, alegando que más importante que sus heridas eran los auxilios espirituales que podría seguir prestando.

Por su actuación heroica se le concede la Medalla Militar Individual.

19 febrero 2018

Blog: generaldavila.com

 

MARTA SÁNCHEZ Y LA LETRA PARA EL HIMNO DE ESPAÑA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Marta Sánchez canta el Himno Nacional en el teatro de la Zarzuela

¡Magnífica!, Marta Sánchez. Con valor la cantante cerró este sábado día 17 su concierto en el teatro de la Zarzuela con el Himno Nacional de España, al que ha puesto su personalidad y rotunda españolidad componiendo una letra que estrenó entre la emoción y ovaciones del público. Muchos querrán ahora subirse al carro y otros -ya se sabe-, dirán sin saber decir, que si patatín que si patatán. No soy quien para juzgar lo acertado de las estrofas de la canción, pero sí puedo decir que me gustan y que hacen falta muchas Marta Sánchez dispuestas a dar testimonio de su amor a España ante tanta ofensa y mal gusto. Y hacerlo en público con orgullo:

Hoy te canto para decirte cuanto orgullo hay en mí, por eso resistí.

Una acción y actuación que podemos calificar, más allá del “valor se le supone“, como “valor distinguido” y que conlleva el respeto y la admiración de todos los españoles que sienten a España como su amada tierra.

Vuelvo a casa, a mi amada tierra, la que vio nacer mi corazón aquí.

No sé si la letra llegará a alcanzar oficialidad, el público será el inapelable jurado que tome la decisión. Estas cosas de la popularidad tienen su misterio. Llevamos mucho tiempo detrás de una letra para nuestro himno y ninguna se populariza. Cuenta José María Pemán que en cierta ocasión Franco le pidió una letra para la Marcha Real. La contestación que le dio viene muy a tono con este caso:

<<Los himnos no se componen mi general. Tienen que llevar sobre sí una carga de tradición y de inconsciencia. Yo llegué a componer una letra de la que no quedé del todo descontento. Sobre todo de la estrofa final: Gloria a la Patria– que supo seguir- sobre el azul del mar- el caminar del sol…” Pero no se logró que lo cantaran más que unas cuantas escuelas primarias y algunos conservatorios… Las cosas para ser populares tienen que tener una más clara participación del pueblo. Los himnos nacen y se consolidan en un ambiente irracionalista…>>.

El pueblo decidirá. Buena falta hace incorporar un sentimiento más a nuestra Marcha Real. España requiere que la canten, que la nombren, que la versifiquen, que la amen, como lo ha hecho Marta Sánchez en su concierto en el teatro de la Zarzuela.

Te amo España, a Dios le doy las gracias por nacer aquí, honrarte hasta el fin.

Olé Olé. ¿Lo recuerdan? 24 de diciembre de 1990. Fragata Numancia en Abu Dhabi. Allí estaba Marta Sánchez con sus soldados cantando Soldados del amor. Inolvidables momentos y gentileza que los soldados valoran sobre todo en aquellos lugares en los que se hace más necesaria la compañía y la proximidad de los sentimientos de tu nación. Para eso ella fue allí, para animar y sentir de cerca con ellos el amor a España. El que compartimos y que ella ahora renueva y proclama.

Hoy repetimos ese Olé y olé por Marta Sánchez genial artista y aún si cabe mejor española.

Gracias por hacernos sentir y por creer en tu Nación.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

Marta Sánchez canta con letra suya el Himno Nacional

Marta Sánchez en el teatro de la Zarzuela 

20 febrero 2018

 

Letra del Himno compuesta y cantada por Marta Sánchez

Vuelvo a casa, a mi amada tierra, la que vio nacer mi corazón aquí.

Hoy te canto para decirte cuanto orgullo hay en mí, por eso resistí.

Crece mi amor cada vez que me voy, pero no olvides que sin ti no sé vivir…

Rojo, amarillo, colores que brillan en mi corazón y no pido perdón.

Te amo España, a Dios le doy las gracias por nacer aquí, honrarte hasta el fin.

Como tu hija llevar ese honor. Llenar cada rincón con tus rayos de sol…

Y si algún día no puedo volver, guardadme un sitio para descansar al fin.

 

EL ESPÍRITU DE LA GENERAL. VISUS MILITIS General de División Rafael Dávila Álvarez

El mes de febrero está marcado por una fecha de referencia para cualquier componente del Ejército de Tierra: La fundación de la Academia General Militar en Toledo el 20 de febrero de 1882. Es el nacimiento del espíritu de la General. Es el de unidad en la vocación, el servicio, compañerismo, patriotismo, honor y valor, que reciben los futuros oficiales del Ejército de Tierra en su formación en la Academia General Militar y que constituye la correa de transmisión que alcanza a todos los que visten el uniforme caqui de nuestro Ejército de Tierra.

No hay Ejército sin una fuerte cohesión en lo intelectual y sobre todo en lo moral, en el espíritu interior que nos une y fortalece. Armas, Cuerpos, Especialidades…, todos tienen un mismo fin; el que se forja en Zaragoza en la Academia General Militar. A él dedicamos hoy nuestro visus conscientes de los problemas que afronta España, de los ataques a su unidad y fortaleza. Por ello reafirmémonos en ese Espíritu de la General:

Armas y cuerpos funde nuestro emblema
en unión y hermandad sin igual,
y unida siempre luchará hasta el fin,

por España la Academia General

 

DECÁLOGO DEL CADETE

Artículo 1º.- Tener un gran amor a la Patria y fidelidad al Rey, exteriorizado en todos los actos de su vida.

Artículo 2º.- Tener un gran espíritu militar, reflejado en su vocación y disciplina.

Artículo 3º.- Unir a su acrisolada caballerosidad constante celo por su reputación.

Artículo 4º.- Ser fiel cumplidor de sus deberes y exacto en el servicio.

Artículo 5º.- No murmurar jamás ni tolerarlo.

Artículo 6º.- Hacerse querer de sus inferiores y desear de sus superiores.

Artículo 7º.- Ser voluntario para todo sacrificio, solicitando y deseando siempre el ser empleado en las ocasiones de mayor y riesgo y fatiga.

Artículo 8º.- Sentir un noble compañerismo, sacrificándose por el camarada y alegrándose de sus éxitos, premios y progresos.

Artículo 9º.- Tener amor a la responsabilidad y decisión para resolver.

Artículo 10º.- Ser valeroso y abnegado.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

18 febrero 2018

LOS VERSOS DEL CORONEL (II- 21,22) Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM (r)

Félix Torres Murillo

 

 

 

 

VELÁZQUEZ

EL PRÍNCIPE BALTASAR CARLOS, A CABALLO. 1635-36.

Museo del Prado

Para el Salón de Reinos, pintó Velásquez este delicioso retrato del malogrado príncipe, con su jaca en corbeta recortándose sobre el fondo plateado del Guadarrama con nieve.

El efecto un tanto aparatoso del animal, que visto frontalmente resulta algo rígido y desproporcionado, se corrige teniendo en cuenta que fue pintado para sobrepuerta, contando con la visión de abajo arriba, que le devuelve toda su vivacidad y audacia de escorzo barroco.

El infante es sin duda una de las figuras más simpáticas de toda la galería de personajes velazqueños, ya a la que él trata con un especial afecto y ternura; de ahí la melancólica reflexión de mi segundo terceto ante las intuidas sensaciones del genio, sabedor de la muerte del príncipe.

 TERNURA

(Soneto)

 Cazador te pintó, que la experiencia

era en tan noble arte lo apropiado,

pues que era de reyes lo esperado

la prudencia, el buen tino y la paciencia.

 

Y del mando al tomar la referencia,

a caballo lo hace, de soldado:

pues requiere el gobierno del Estado

de equidad, de firmeza y de solvencia.

 

En tantas ocasiones que lo hiciera,

soberbia por supuesto su pericia,

te expresó su ternura y simpatía.

 

 Y ante aquella tu ausencia lastimera,

y una vez le llegara la noticia,

me pregunto, tal vez, si lloraría.

 

RETRATO ECUESTRE DEL CONDE DUQUE DE OLIVARES. 1638

Museo del Prado.

 Se desconoce la fecha exacta de este cuadro, pues Velázquez en lo que podríamos decir costumbre habitual no lo firma ni lo fecha.  Se piensa que la más acertada sería la de 1638, año en el que el Conde Duque pagó a dos compañías de soldados de su propio bolsillo para que evitaran la invasión de Fuenterrabía por parte de los franceses, episodio que se sugiere al fondo de la escena donde aparece un efecto de batalla con humo y fuego; batalla en la que él no participó.

 Lo viste con armadura, bengala y banda carmesí de general y nos lo presenta sobre un precioso caballo castaño, en una postura totalmente escorzada marcando una clara diagonal en profundidad y colocado de medio perfil. Lo pinta tocado con un sombrero de picos que refuerza su carácter de hombre de mando, frío y decidido.

El absoluto control del Estado que ostentaba el valido le lleva a retratarse a caballo, privilegio exclusivo de los monarcas.

Pero, y me perdonaréis la libertad, pienso que Velázquez se vengó de tanta prepotencia; extremo que recojo en el estrambote.


ETERNAMENTE

(Soneto con estrambote en cuarteto)

 En honor sólo a reyes reservado,

a caballo lo pinta, y sugerido

es posible el diseño, do el valido

mostrar quiere el poder, el que ha logrado.

 

Tras batalla famosa fue pintado,

a la cual no asistió, pero engreído

busca le sea el laurel atribuido

de tal hecho de armas, obstinado.

 

Y testigos nos hace de su hazaña,

mientras nos escruta fijamente

en lograda y rampante la cabriola.

 

En escorzo, lo viste de campaña

                                         -mejora con lo cual notablemente-

pero su vanidad le traerá cola.

 

Que en ésa la postura, ciertamente,

al forzarle a girar por siempre el cuello,

 tortícolis, – espléndido el destello-

al tipo hará sufrir, eternamente.

 

(Continuará)

 

 

Y TUVE UNA PESADILLA… Aurelio Fernández Diz, Capitán de Navío (R.)

Siempre disfruto cuando paseo  por Barcelona y, de un modo especial, por su puerto que  trae a mi memoria felices recuerdos de mi juventud. Al hacerlo, hace unos días, tuve una experiencia que a continuación relato por si fuese  de interés  para algún lector.

Era un día luminoso, con  esa luz especial  que sólo se puede disfrutar en la orilla del mar  bajo el sol mediterráneo. Enseguida llaman mi atención  dos grandes buques de color blanco, atracados al muelle, y una multitud de personas alrededor de ellos que curioseaban todo lo que allí estaba pasando. No pude resistir la tentación y me acerqué al lugar para comprobar por mi mismo el motivo de la aglomeración de tanta gente. Pregunté al pasar “¿qué sucede?”. “Son amigos. Vienen en  ayuda de nuestra República, recientemente proclamada.  Estamos aquí para lo que haga falta”. Me quedé de piedra. Parecía imposible creer lo que con mis propios ojos estaba comprobando.

Al acercarme un poco más a los dos buques blancos, pude comprobar que  sus dotaciones, que  trabajaban como con prisa, iban  vestidas de riguroso uniforme negro sin distintivos ni galones, algo parecido a las tropas  que intervinieron en la ocupación de Crimea, y se afanaban en desembarcar gran cantidad de vehículos y material militar cubierto con fundas y lonas para tratar de ocultar su posible función o sus futuras actividades. Corría la voz entre los presentes de que  las tropas que estaban desembarcando pretendían  instalarse en algún punto de la costa, al sur de Barcelona, en algún lugar con facilidades portuarias y no lejos de algún núcleo de población civil.

La noticia de este inaudito desembarco corrió como la pólvora. El Presidente del Gobierno convocó  con urgencia la reunión del Consejo de Seguridad Nacional. En él fue informado de  que la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017 no preveía una situación como ésta: la camuflada invasión militar de una parte del territorio nacional. El Presidente del Gobierno, visiblemente alarmado, reclamó la presencia de los Jefes de Estado Mayor de los Ejércitos y la Armada, que curiosamente no forman parte del Consejo de Seguridad, para que pudiesen  informar y apoyar las propuestas  del JEMAD para hacer frente al conflicto. Y ordenó que se redactase con urgencia una Estrategia de Defensa Nacional en la que se  previesen graves amenazas a nuestra integridad territorial como la que estábamos presenciando, manifestó el Presidente.

Como primera medida para empezar a hacer frente a la situación creada, el Gobierno solicitó  con urgencia una  reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU, el cual no pudo aprobar una Resolución de condena por el veto de una gran  potencia, al parecer directamente implicada en la invasión que se estaba llevando a cabo a petición del autodenominado Presidente de la República catalana en el exilio. Según  se pudo conocer posteriormente esta injerencia extranjera se estaba produciendo a cambio de una base naval permanente.

Fracasado el intento de implicar a las Naciones Unidas en la resolución de la crisis, el Gobierno adoptó la decisión de reclamar de la OTAN la urgente aplicación del Artículo 5 del Tratado de la Organización. Esta vez la respuesta fue rápida y contundente. La OTAN no podía aceptar el establecimiento de una base naval, probablemente rusa, en pleno  corazón de su propio territorio. Después del fracaso de todas las gestiones llevadas a cabo para dar una solución pacífica a la crisis y ante la reiterada intención  de la potencia invasora de permanecer en la zona ocupada,  llegó el  turno de los misiles crucero. En  una primera andanada, nocturna, se alcanzaron  casi todos los objetivos a neutralizar  pero los daños colaterales en la población civil fueron  inevitables. A la mañana siguiente una gran multitud abandonaba sus viviendas e iniciaba un largo camino hacia el Sur buscando el socaire y la seguridad de otras regiones  de España al margen del conflicto. Y todos pudimos comprobar cómo la idiocia de políticos irresponsables había creado en nuestro territorio una situación similar a la de la ciudad de Alepo en Siria. Y se producía la paradoja de que un importante número de españoles se habían convertido, de la noche a la mañana, en refugiados dentro de su propia nación. Lo que nunca nadie pudo  imaginar.

En este momento me desperté sobresaltado y angustiado por todo lo que, en sueños, acababa de vivir con tanto realismo. Pero no pude quedarme completamente tranquilo después de recordar que algún malvado había soplado en oídos sediciosos que las independencias solo se consiguen con internacionalización del problema y muertos. Y mi preocupación aumentó cuando conocí que el pretendido Presidente en el exilio, escapado de la Justicia, había mantenido una entrevista, mientras ejercía como alcalde de una importante capital catalana, con un acaudalado magnate ruso, de esos que crecen espontáneamente a la sombra de Putin, entrevista  que no tendría  mayor importancia si no fuese porque el propio Presidente autonómico intentó ocultar a la opinión pública. Y no pude evitar recordar, con infinito afecto y consideración, a los jueces y fiscales, que tuvieron que abandonar el ejercicio de sus funciones  en  defensa de la unidad  España, por fallecimiento o enfermedad.  A mí me parece que el problema que los españoles tenemos en Cataluña es muy serio, progresivamente  grave, y  con la misma seriedad, y no menor determinación,  debe de ser solucionado.

Aurelio Fernández Diz, CN (R.)

Blog: generaldavila.com

17 febrero 2018