LOS VERSOS DEL CORONEL In memoriam

Créanme; he sentido en el alma no haber podido despedirme del Coronel Miranda, “mi amigo y profesor” y el no haberle dado -seguro que habrá ocasión- un abrazo a su hijo Pepe en esos momentos de congoja en el que se dice adiós al hombre que fue su padre: el avión que nos traía desde EEUU. tomaba tierra en Barajas en el momento en que en Toledo se oficiaba su funeral.

El Coronel Miranda, referencia de tantos oficiales de Infantería que entonces cadetes ilusionados asistieron a sus clases; sus clases de Francés que, por ahí he leído y cierto es, él las utilizaba como pretexto para hablarnos de patriotismo, de España, de sus hijos y de su Historia.

Los avatares de la vida hicieron que mi respetado Coronel se convirtiera en un amigo entrañable, siempre dispuesto a escuchar, siempre dispuesto a conversar con su sencilla y elocuente palabra, siempre atento a todo y a todos.

Historiador nato, se doctoró en Historia a la edad en que la gente normal sueña en conformarse con leer el periódico y dar paseítos al sol; toledano hasta la médula, más que la Tarasca se dice por aquí, académico correspondiente de la Real Academia de Historia, académico de número  de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y del Instituto de Estudios Visigótico-Mozárabes de la capital regional, escritor de múltiples obras de investigación histórica, entre ellas «La conquista de Toledo por Alfonso VI», que constituyó el texto de su discurso de ingreso en la citada Real Academia de Bellas Artes toledana.

Otra obra suya, «La venida y ocupación musulmana de Hispania en el 711: del Guadalete a Toledo», le convirtió en doctor honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) a la edad de 89 años.

En 2012 su ciudad natal le hizo Hijo Predilecto y con tal ocasión le dediqué el soneto de más abajo que hoy les reproduzco como mi humilde homenaje a tan excelente persona: a José Miranda Calvo, mi Coronel, mi profesor y mi amigo; DEP.

 Félix Torres.

ooo000ooo

 Desde su atalaya cordobesa F. Torres les trae

LAS COSAS DE DON EUFEMIO

EL RETABLO DE MAESE PEDRO, SÁNCHEZ

Entrega cuadrigentésima trigésima séptima

 Y de nuevo con ustedes en la arena política hete que nos encontramos con un reincidente en meteduras de pata hasta el corvejón. El chico ya apuntaba maneras en los más conspicuos aspectos a destacar en la vida y obra de estos comunistas de nuevo cuño y cuota, de bodorrios y caviar, de vuelos en primera clase y, por supuesto, en los de ignorancia suprema y capacidad contrastada en no de dar un palo al agua. Como ya consiguiera ser  un  lumbreras en marcar su brillante trayectoria le dediqué, a propósito de los chuches,  un soneto allá a mediados de noviembre del 21 pasado cuyos cuartetos así se expresaban en una crítica ahora es aplicable a sus declaraciones sobre el campo y la ganadería, siempre (¿?) en su punto de mira:

 Pero si en boca de Forrest Gump, “tonto es el que hace, dice, tonterías”; inicuo, anti español  e impresentable es el que -aún- lo mantiene en el cargo.

 Y  con unas reflexiones sigamos  con uno de veganos, animalistas  y demás hierbas…

 Primera reflexión. Si (en “porcentajes”, orientativos, entiéndase) el 110 % de los negocios dedicados a este tipo de personas está en manos de personas de la izquierda extrema, y a la misma  franja cromática pertenece el 120 % de los consumidores de dichos alimentos: ¿Tendrá mucho que ver esto con que los barandas de dicho signo aboguen por no poner carne los lunes en los menús de colegios y restaurantes y meternos por los ojos la exquisitez  y conveniencia de consumir hamburguesas de zanahoria con sus anuncios en todos los estadios de La Liga?

 Segunda reflexión. Pues uno de esos  políticos de extrema izquierda es (o fue) dueño del restaurante Pura Vida Vegan. Se trata de un bar gourmet vegano ubicado en La Latina, (Madrid) y «especializado en pizzas veganas, hamburguesas y tapas éticas» (¿?). Pero, de ético, según la versión de las afectadas, dos empleadas despedidas poco tenía el comportamiento del que es  director general en un ministerio. García Torres las despidió acogiéndose a la reforma laboral de 2012 introducida por el Partido Popular. Las mujeres se encontraban de baja por enfermedad y se encontraron con la sorpresa de que el podemita había rescindido sus contratos. “Sin mediar palabra recibimos el ingreso de la liquidación en nuestras cuentas bancarias», reza la carta publicada por las ex trabajadoras.

El personaje, su currículum, su careto y sus maneras, para nota. Pues, director general:

 ¡ ahí es ná”.

Tercera reflexión. Como director general de la cosa animal-ista ha sido la mente pensante (¿?) del bodrio que han sacado como ley de protección animal o algo así; “una ley que tratar de dar protección a los animales como miembros de la familia” (sic, ¿?) en boca de una de las belarras de turno y  cuya lectura está dando bastante de sí en corrillos, tertulias y mentideros y está proporcionando material de primera calidad a los juntadores de palabras; perlas las hay a porrillo en el texto; he aquí otra:

“Las personas titulares o responsables de los perros deberán haber realizado previamente un curso de formación acreditado para la tenencia de perros, cuyo contenido se determinará reglamentariamente.”

No es difícil de imaginar quiénes pergeñarán los “textos” de tales “reglamentos”, en qué imprentas se imprimirán, cuáles las librerías dónde se venderán, dónde estarán las aulas, quiénes serán los profesores y sobre todo y principal: ¿quién se llevará la pasta? Acertó el avisado lector.

 Cuarta reflexión. Y a cuentas de esto, un señor que para ser director general no tuvo que presentar (no lo tiene) ningún CV. académico y que exhibe como su acervo cultural y artístico un certificado sobre un título (¿?) de modelador de arcilla en el taller de artesanía de su barrio. Un tipo que no estudió nada  se permite meter sus zarpas en la redacción del citado entrecomillado y exige cursos y estudios, imprescindibles para afrontar la ingente tarea, la enorme responsabilidad que supone criar un cachorro, al que el solo hecho de estar con su dueño ya le supone recompensa tan grande que lo de de echarle un chusco de pan o prepararle un sabroso plato de albóndigas del pet food más renombrado le es totalmente indiferente; y me remito a la fidelidad canina de los que dan el nombre a sus dueño, los perroflautas.  La lealtad, disposición y agradecimiento para con su amo está garantizado al 100% en cualquiera de los casos.  Me pregunto, cuántos perros habrán visto estos señores, no en el parque ni en la parcela sino  en el campo, trabajando, cazando o simplemente acompañando a sus dueños que, en absoluto los consideran de la familia; (consideración totalmente ridícula, antinatural e innecesaria para unos y otros,  o CUÁNTOS CAZADORES HABRÁ VISTO QUE HAYAN MALTRATADO O ABANDONADO A SUS PERROS.

Quinta reflexión.- A interiorizar por el lector tras conocer su “biografía”; de su puño y letra:

“Nací en 1979 y soy un activista por los derechos de los animales, coordinador de varias plataformas estatales de ONG de derechos animales y el portavoz estatal de Podemos Animalista.

Estudié Artes (sic) y he trabajado en equipos de comunicación de diferentes ONG y empresas. Desde muy joven he sido activista por los derechos sociales y ambientales, y he trabajado en todos los empleos imaginables, como mucha gente de mi generación (como escultor y pintor artístico, camarero, encuestador, marchante de arte, auxiliar de arqueología, dirigiendo equipos de comunicación de ONG…)”

Y provechando el tirón les traigo  otras muestras de la muy fértil, insuperable y agudísima sabiduría popular de la gente de esta bendita tierra:Por otra parte, decíamos (no ayer, precisamente) cuando estudiábamos la Geometría Euclidiana que “la circunferencia es el lugar geométrico de los puntos de un plano que equidistan de otro llamado centro”. Pues bien, a la vista de una imagen tan evidente había que demostrar que según el enunciado, cualquiera de los puntos de la misma satisfacían tal condición de equidistancia para confirmar que, efectivamente, nos encontrábamos ante dicha figura. Pero había ocasiones en que la cosa a demostrar era tan axiomática y evidente que no necesitaba demostración: se recurría entonces “a la simple inspección de la figura”.

Observen la (el) figura de más abajo y me dirán si llevo o no razón…

De la prensa

EL DIRECTOR ANIMALISTA DEL GOBIERNO PLANTA AL JUEZ TRAS ACUSAR A LOS CAZADORES DE MALTRATAR A SUS PERROS.

Don Eufemio, ene. 22

 

(Continuará; Dm y si nos dejan)

PD.- Aún previéndolo lleno de dificultades, de traiciones, cesiones y componendas; de problemas sanitarios y de trabajo y de prevención ante lo desconocido, siguiendo nuestra españolísima costumbre no podemos por menos D. Eufemio y un servidor que desear a los amigos de este blog:

 ¡UN PRÓSPERO AÑO NUEVO!

ooo000ooo

 

ACTUALIDAD DE LOS EJÉRCITOS EN OCCIDENTE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La actualidad del los Ejércitos de Occidente, los que se supone mantienen las democracias, es decir las libertades individuales y colectivas de los pueblos, los que defienden hasta sus últimas consecuencias ese bien tan apreciado como es la libertad, se salda con una retirada.

La retirada es una acción militar, dentro de la batalla defensiva, impuesta por el enemigo como consecuencia del resultado desfavorable del combate y debe limitarse sus consecuencias estratégicas y tácticas. Este tipo de operación militar solo tiene justificación cuando se han agotado todas las posibilidades de cumplir la misión, y supone la pérdida de la libertad de acción. Es el paso inminente de la derrota. Escrito desde los tiempos de Sunzi ha sido repetido en todos los manuales de Doctrina Militar: «La retirada es un movimiento retrógrado que se efectúa ordenadamente para recuperar la libertad de acción, alejándose del adversario». Ordenadamente es un deseo que suele convertirse en quimera.

Los ejércitos occidentales desde el final de la II Guerra Mundial suman fracasos que traducidos al argot militar son derrotas bélicas; no por falta de capacidades materiales, sino por su desubicación estratégica y táctica,  fruto evidente del fracaso político de mandatarios que creían invencible —por tanto lo eran ellos— su maquinaria de hacer política con aviones, misiles e infantería.

En cualquier caso la Doctrina Militar siempre se ha cumplido: no han sido retiradas voluntarias, sino impuestas. Batallas perdidas. No suele fallar.

El caso de Afganistán está sin analizar; que sepamos. No sé si las Escuelas de Estado Mayor lo contemplan entre sus enseñanzas. No es la primera vez en la historia militar que un Ejército poderoso se ha retirado ante uno inferior y de escasas capacidades militares aparentes. Nadie ha dado una explicación a esta inversión. La historia es la única maestra, aunque somos muy malos alumnos.

Cierto es que los analistas militares serios, profundos y no mercantilizados, brillan por su ausencia, y en el ámbito político-militar cada vez se habla menos de milicia, estrategia o táctica militar y más del negocio de las armas, pandemias, técnicas de protección civil y teorías sobre el ciberespacio que parece la panacea cuando aún no hemos superado la amenaza nuclear.

Sé de quien entrena a su ejército aislado y muy lejos de toda tecnología, adiestrado para luchar contra y sin ella. En un momento determinado pueden ser unidades muy apreciadas.

El caso es que el momento actual, internacional, de los Ejércitos occidentales está marcado por una retirada, algo a lo que nos tienen acostumbrados estas políticas erráticas y contaminadas de buenismo. Es una brecha abierta en las defensas que ha encontrado el totalitarismo económico de las grandes potencias rivales que no han cambiado su estrategia desde Alejandro Magno y que saben lo que su figura significó para el mundo persa. Por donde salía —y sale— el sol.

En estos momentos Alejandro, que recorrió ganador todos los parajes hoy en conflicto, envejece sin dejar de pensar en Troya y en el Helesponto, en la muerte o la victoria, mientras Darío cambia el mundo a base de silencios y penetraciones desde las alturas a los valles.

Recurro a Jenofonte: «Si alguien les hace cambiar de actitud, de modo que dejen de pensar únicamente en lo que les puede pasar y piensen también en lo que pueden hacer, se encontrarán mucho más animosos, porque sabéis perfectamente que no es el número ni la fuerza lo que consigue las victorias en la guerra: sólo a aquellos que con la ayuda de los dioses se lanzan con ánimo resuelto contra los enemigos, la mayoría de las veces, su oponente no logra contenerlos».

La próxima Cumbre de la OTAN queda definida por un nuevo concepto: La brújula estratégica. Tiene nombre de película: Dunquerque.

Espero que me entiendan porque si no vamos listos. Retirada material y la peor: moral. Lo he explicado en muchas ocasiones:

«Queda prohibido replegarse o rendirse bajo pretexto de estar desbordado, envuelto, sin municiones o por ver retirarse a unidades o fracciones próximas. Una fuerza que se rinde sin haber agotado todos los medios de defensa, está deshonrada, y su jefe es el responsable».

Ya no hay responsables ni se exigen responsabilidades. Todo vale. Incluso rendirse.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

11 enero 2021

 

CORONEL DON JOSÉ MIRANDA CALVO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

No habrá grandes homenajes ni ocupará portadas, pero se ha muerto uno de los grandes maestros de la Infantería española. Nadie me lo ha comunicado (no tiene por qué), pero un mensaje tuitero me pone en alerta. Ha muerto el Coronel D. José Miranda Calvo.

Triste es que las noticias militares delicadas y sensibles no nos lleguen a los que un día formamos entre sus filas y tengamos que acudir a las redes sociales para enterarnos. Ya nada somos, pero duele.

Se van los maestros. Nos dejan solo su impronta y criterio, ahí es nada: su maestría.

Hace un año daba la triste noticia de la muerte de mi profesor de Táctica, el Coronel D. Rafael Girona Olmos. Hoy la del Coronel D. José Miranda Calvo. Los que de ellos hemos aprendido más sobre la historia y sus formas de evolución, del estilo de ser soldado, que de las modernas tácticas, nos vamos muriendo junto a las enseñanzas que enseñadores sin pudor a mostrar sus conocimientos nos dejaron tatuado en nuestras almas de soldado. Es un mensaje secreto transmitido de infante a infante. En cada línea de mi espíritu se esconden sus sabias enseñanzas.  Hoy está prohibido que se te vea el tatuaje cuando estás uniformado, por lo que en aras al conocimiento lo muestro más que nunca: rigor histórico. ¿Qué tendrá ese mensaje que tanto empeño hay en ocultar?  Estoy tatuado con y por él, de mis profesores, aquellos que forjaron mi espíritu espíritu militar cuando era un joven Cadete.

El Coronel Miranda era además un fino historiador, entretenido y ameno, que llevaba Toledo como bandera de la ejemplaridad de una España forjada bajo culturas de comunes por variados cielos y climas, que dio frutos sin importarle nevadas o insoportables sequías. Era el Coronel Miranda un ejemplo de convivencia y hermandad, un soldado internacional que luchaba alrededor de la cultura y el entendimiento de los pueblos.

La muerte es inevitable, no tiene que ser un drama, una aceptación del ser, un legado. La tragedia es el olvido, no aprender de la bondad de la enseñanza que muestran algunos maestros, cada vez menos, dedicados en cuerpo y alma a su labor. La del Coronel D. José Miranda Calvo fue su España y su Infantería. Combatiente en la División Azul con la 250 División española, hijo predilecto de Toledo, académico supernumerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, profesor de la Academia de Infantería, soldado por encima de todo.

Sus alumnos hoy volvemos a leer su historia y recordar aquella cara sonriente del buen maestro que nunca quiso alejarse de Toledo, su Academia de Infantería, España y su familia.

Gracias maestro.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

10 enero 2022

Blog: generaldavila.com

¿AÑO 2022 COMO 2021? NO PERDAMOS LA COSTUMBRE DE SER: ESPAÑOL Rafael Dávila Álvarez

Al que más y al que menos el comienzo del Año Nuevo le sugiere adivinar el futuro y desearse lo mejor. El día 1 de enero pasan por nuestras cansadas mentes, de la larga noche dejada atrás, pensamientos de esperanza y presagios.

En ello estaba; haciendo calendarios. He visto el año 2022 (¿Como el  2021?) como una larga cuesta a subir; lenta y preocupante. Un camino recto pero en pendiente, con un final que se hace inalcanzable. Hay olivos, campos yermos, trigos y cebadas; praderas de primavera, higueras, las viñas y almendros; hay golondrinas y palomas, puede que confunda la avutarda con los sisones, y hay ave frías con plumero en la cabeza. Liebres y conejos, zorros, lejos se oyen los lobos. El cuco y la perdiz que canta, el mochuelo se esconde, y el águila hambrienta, un augur, escudriña sobre el cereal. Hay verdes montañas y orillas broncas, junto a playas largas y frías. Nubes y azules inmensos, tórridos días también, y nieves cercanas. Es todo un contraste España. Tengo un amigo inglés que ayer me dijo: «Me he acostumbrado a España y ya no me voy». No dice que le gusta, sino que se ha acostumbrado. Es un matiz digno a tener en cuenta. España acostumbra.

Hay que acostumbrarse a las cuestas que en España son abundantes. Solo es necesario aceptar el reto que plantea el esfuerzo.

Nos dice Heródoto que  Píndaro enseñaba que la costumbre es la reina del mundo.

La última columna de César González-Ruano la tituló La Costumbre y en ella decía: «Voy creyendo que todo reside en la costumbre. Y que, muchas veces, la muerte puede consistir en ir perdiendo la costumbre de vivir». Ese día murió con su columna cerrada.

No sé por qué he empezado el año con el pensamiento puesto en la pérdida de las costumbres, la más importante: nuestra forma de ser español. He mirado atrás,  — ¿quién no lo hace al empezar un año nuevo?— y me ha entrado cierto temblor al volver a leer aquella columna.

La costumbre de ser español va arrinconándose y da paso a ciertas novedades que no son tales, sino oposición a lo que a base de tiempo y generaciones ha creado nuestra cultura: la española.

Figura en los tratados de maldad que desarrollan repeinados inútiles y vanidosos gobernantes que maneja el ventrílocuo.

Ahora el camino en cuesta pretende nuestro cansancio de ser español; buscan que perdamos  la costumbre hasta darle muerte a lo español.

Y se hará costumbre…, pero yo jamás podré dejar de serlo. Con todo lo que conlleva, que puede que sea hasta el renuncio a serlo. Ellos lo llevan en su desgracia. Para otros, entre los que me incluyo, sería como ir perdiendo la costumbre de vivir.

Modernidad. «¿Cómo decir a este mundo que es un viejo? / No recuerda haber vivido nunca».

Preparémonos para el camino, la cuesta arriba, entre jaramagos y amapolas a pesar de los campos yermos… «Y, a veces, reluce el mundo ciertamente».

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Publicado el 1 enero 2021. Esperemos que cambie a mejor.

9 enero 2022

«AH, POR ALLÍ VINIERON LOS REYES» Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver

 

 

Vivimos en una sociedad a la que se le llena la boca con la palabra solidaridad, pero es incapaz de mostrarla, sobre todo con quienes hemos llegado a una edad que a veces nos da vértigo, y nos cuesta escribir una lista de deseos a nuestros políticos como si fueran los Reyes Magos.
Existen muchos motivos para decir las perogrulladas que de continuo oímos en nuestras Cámaras, las más grandes se oyen cuando «obviamente» sueltan de cualquier modo las palabras: «consenso» aunque no se vea ningún acuerdo entre todos los miembros de un grupo; «empatía» aún siendo nula la capacidad de identificarse con alguien y mucho menos la de compartir sus sentimientos, y «resiliencia» sin tener ninguna capacidad de adaptación de esos malos políticos frente a un agente perturbador o un estado de situación adversa.
Pero hoy también quiero dejar a un lado a los políticos y centrarme en este 2021, perdón 2022 que acaba de entrar en pista. Siempre me ocurre que, en estos primeros meses, me confundo y pongo la fecha del año ya pasado. Mi esperanza es que cuando llegue la primavera habré aprendido a nombrarlo, y puede que hasta le haya perdido el miedo.
Aunque lo despedí con las uvas, lo inauguré oyendo el concierto de Viena en el La Sala Dorada del Musikverein, la sede de la Sociedad de Amigos de la Música de Viena.
Dicen los melómanos que en 1946, finalizada la Segunda Guerra Mundial, el Concierto de Año Nuevo empezó a despiojarse de la propaganda nazi y a revindicar la grandeza de la nación austriaca.
En la distancia y discretamente, en la tradicional propina del concierto, también yo acompañé con palmas a la belicosa «Marcha Radetzky» obra del padre de la saga de los Strauss.
En ese concierto, y siempre en armonía con la música, el relincho español corrió a cargo de la Escuela Española de Equitación de Viena con sus caballos lipizzanos, como se sabe descendientes, entre otros, del caballo Pura Raza Español. En esta ocasión fue una tanda de ocho caballos y jinetes los que compusieron el ballet, moviéndose al son de la Polca de la Ninfas, en el Picadero de Invierno del Palacio Imperial de Hofberg.
Y así rápidamente, como todo, llegó el día de Reyes.
De pequeño me gustaba escribir a los Reyes Magos «No pidas mucho» (me decía siempre mi madre). «Cuanto menos pidas, más cosas te traerán».
Por eso este año, les pedí a sus Majestades solo un deseo, el que tengo desde hace tiempo: una letra para nuestro Himno Nacional, pues seguimos solo con su música, y me da la sensación que oírlo sin cantarlo, es como tomarse media docena de ostras planas de Arcade, en un táper de plástico acompañado de un vaso de agua.
Tenemos la necesidad de poner letra a la Marcha Granadera o Marcha Real, que junto a la Bandera y el Escudo son los símbolos que representan a todo Estado. Solo hay cuarto himnos en el mundo que carecen de ella: el de España, el de  Kosovo, el de Bosnia y Herzegovina y el de San Marino. Algo ocurre cuando nuestro Himno Nacional, el tercero más antiguo del mundo, tras los de Holanda y Reino Unido, para que aún siga huérfano de letra.
¿Qué más deseos pediría? probablemente los mismos que todos vosotros amigos invisibles del blog; acaso un rayo de esperanza que nos devuelva la ilusión para arreglar a nuestra querida España, que valdría como todo el oro, el incienso y la mirra juntos.
De sobra es conocido que los Reyes Magos, orientados por la estrella, cabalgan por un desierto, y ya se sabe, que predicar en el desierto no sirve de nada, pero por muchos años que tengan, ¡más de dos mil!, no son población de riesgo, por eso aunque estemos preparados para lo peor, de ellos siempre hay que esperar lo mejor.
Mientras tanto, como decía Calderón, «y los sueños sueños son».

Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver

Zaragoza 8 de enero 2022

Blog: generaldavila.com

UN RESUMEN EN CLAVE MILITAR DE LA PASCUA MILITAR Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Para mí que esto de la Pascua Militar pierde fuelle. En la misma medida que lo hace lo militar y las tradiciones. De manera acelerada. No es ni malo ni bueno. Eso sí, todo ocurre sin darnos cuenta y por cuenta de otros que llevan las cuentas y dan cuenta de los resultados.

«Lo militar que pase a niveles mínimos y secundarios».

«Que destaquen sobre todo sus labores de emergencias y protección civil». Unos lo captan, otros ven en su vocación un cambio que los maestros de la modernidad militar deben explicarnos a los antiguos alumnos de la milicia. Un servidor aún está a tiempo de aprender. Lo que otros guisan y se lo comen.

El caso es que adivinar las claves (de eso se trata) de las palabras pronunciadas en actos como la Pascua Militar es un arte de difícil interpretación. En mi caso voy a darlas de manera radicalmente distinta a las que ustedes puedan leer o escuchar en los medios.

Simples interpretaciones más o menos ajustadas al conocimiento del medio que manejan.

Lo primero que llama la atención es que el Rey haya mencionado «los 10 años del cese de la brutal violencia de la banda terrorista ETA». Textualmente ha dicho:

«Además, precisamente, al cumplirse 10 años del cese de la brutal violencia de la banda terrorista ETA, quiero honrar con gran emoción la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo. Muchas de ellas pertenecían a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Enviamos a sus familias un mensaje de ánimo y de admiración. Su fortaleza y altura moral nos sirve de guía a todos los españoles».

El que tenga oídos… Porque entiendo que el Rey ha venido a subrayar que estos asesinos de la ETA, cuya brutal violencia era el tiro en la nuca o la bomba lapa, tienen a sus sucesores en activo y que ocupan un lugar determinante en la administración del Estado y que, para más inri, el allí presente ministro del Interior hace encajes de bolillos para concederles prebendas en sus negociaciones con los votos que le interesan; de los sucesores de la violencia. De la que nunca se han arrepentido ni han renunciado.

De ahí la necesidad de las palabras del Rey: «honrar con gran emoción la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo». Algunos (de los presentes y ausentes) no se han enterado. Vileza. No den otra interpretación a este sutil mensaje Real. Viene a cuento.

Todos esperábamos que el Rey —en eso educan a la sociedad—, destacase por encima de todo la actuación de las Fuerzas Armadas en su contribución con las Administraciones a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, las labores valiosas de rastreo y de vacunación en la Operación «Misión Baluarte» y ante las diversas necesidades y emergencias provocadas por desastres naturales como la tormenta invernal «Filomena», los incendios, las inundaciones, las crecidas del Ebro, y por supuesto en la erupción del volcán de La Palma.

Así lo ha hecho el Rey. Pero…

En mi humilde opinión el Rey ha querido destacar que eso está muy bien, pero que la misión fundamental de las Fuerzas Armadas, y en donde hay que invertir dinero y voluntades está en «ese esfuerzo cumpliendo las misiones y cometidos permanentes relacionados con la seguridad y defensa de España, y con nuestras responsabilidades internacionales en favor del mantenimiento de la paz, la estabilidad y la ayuda humanitaria».

La clave no está en profundizar en la «ONG Fuerzas Armadas», muy loable y vocación de otros ámbitos y Escuelas, sino en poner delante el horizonte de la Defensa y Seguridad que cada día es más complejo: «de cara este año 2022, quiero subrayar especialmente la celebración en España, el próximo mes de junio, de una nueva Cumbre de la OTAN. Será 25 años después de la celebrada en Madrid en 1997, en la que se afrontó el escenario estratégico que se abría tras la caída del muro de Berlín.

Esta Cumbre, como sabéis, llega en un momento crucial para los planes y la orientación estratégica de los próximos años; pero, además, representa un importante reconocimiento al compromiso de España con la OTAN y al extraordinario papel de nuestras tropas encuadradas en las misiones y estructuras de la Alianza».

Esa es la guía.

Presupuesto y materiales para la guerra; o su posibilidad. Presupuesto. Inversión en Defensa.  Es el eje de una nación seria en su Defensa y que participa en una Alianza como la OTAN. Dejémonos de monsergas y seamos «Ejército» y no ocupemos las misiones de otros organismos que la Administración debe fomentar con el adecuado uso de los recursos y no matar moscas a cañonazos.

Por ello el Rey ha recordado Afganistán y sus palabras dan que pensar:

«Allí nuestros militares trabajaron en condiciones muy difíciles, a más de 6.000 kilómetros del territorio nacional, y pusieron en valor —incluso adaptaron— las distintas capacidades de nuestras FAS.

Será preciso analizar y valorar junto a nuestros aliados los resultados finales de esta misión, y extraer las necesarias lecciones y enseñanzas».

Resultados catastróficos para todos. Una derrota inexplicable. Habrá que analizar y extraer lecciones y enseñanzas. Retirada.

Las naciones occidentales deben pensar muy en serio el panorama ofensivo/defensivo que tienen por delante. La amenaza es patente. Nadie quiere hacer uso de la palabra guerra, pero hay que estar preparado para la posible «guerra que viene». Hasta ahora, la última rendida se ha saldado con una retirada aún sin explicar: Afganistán. Crimea lo dejamos para otra ocasión.

He creído entender que el Rey ha mostrado preocupación por estos temas. Pero seguramente estoy equivocado y mejor lean las informaciones que los medios dan con ese repique de campanas que tan bien suena.

No es hora de ponerse medallas, sino de pensar muy en serio lo que tenemos por delante. Riesgo y graves amenazas.

Nosotros, además, eso lo tenemos dentro del despliegue propio.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

7 enero 2022

 

 

 

 

 

 

 

 

PASCUA MILITAR. MISMO PROBLEMA IDÉNTICA SOLUCIÓN.

La historia de España es rica en acontecimientos militares; no quedan fechas que rellenar en el calendario. Empezamos el año y el 1 de enero se conmemora la Batalla de los Castillejos (1860), donde el General Prim, al mando de los Voluntarios Catalanes, ganó la primera gran batalla de la guerra de África. Ya he hablado de ella en artículos anteriores y de sus “Voluntarios Catalanes”, de los que ahora reniegan algunos indocumentados.

Siguiendo el calendario el 2 de enero celebramos el fin de la Reconquista española (1492) con la toma de Granada que por cierto ahora sirve para que se enzarcen en bizantinas discusiones y falsos enfrentamientos los políticos de turno que, algunos, saben de historia lo que leen en wikipedia.

Es el 6 de enero de 1782, durante el reinado de Carlos III, cuando se recupera Mahón entonces en poder de la Corona inglesa. El Rey dada la importancia de la costosa reconquista ordenó que, en la fiesta de la Epifanía, se reuniese a todas las guarniciones y en su nombre se trasladase a todos los soldados su felicitación.

La Pascua Militar nos trae el recuerdo histórico de aquella fecha y actualmente se ha convertido en un acto Castrense de enorme importancia con el que se inicia el año militar, se hace resumen del año anterior y se plasman las líneas a seguir en el que comienza.

Lleva presidiéndola el Rey desde 1976, primera Pascua Militar en democracia. No se celebró en 1983 ni en 1985 por estar el Rey convaleciente. En el año 2000 tampoco hubo Pascua Militar por el fallecimiento de la Condesa de Barcelona y se sustituyó por una Audiencia Militar. El año 2015 después de la abdicación de Don Juan Carlos, el Rey Don Felipe preside como Rey su primera Pascua Militar. Había siempre asistido con su padre desde la del año 1986 que lo hizo de Caballero Cadete de la Academia General Militar.

Las palabras de SM. El Rey siempre se esperan con especial interés y el mensaje dirigido a las Fuerzas Armadas en la Pascua Militar, antaño famoso por sus corrillos políticos, tiene una gran repercusión mediática y social. La clave de estos mensajes, al margen de las referencias a las virtudes militares, ha sido durante años apelar a la unidad de España y a la misión constitucional de la Fuerzas Armadas. Hay ocasiones, como la actual, en las que este mensaje de unidad se espera desesperadamente y no se oye con la fuerza que la espera y la situación requiere.

España tiene un gravísimo problema que destaca sobre el conjunto y que amenaza al mismo nombre y sentido de España: su Unidad. Son a las Fuerzas Armadas, todavía, a las que la Constitución en su artículo 8 asigna como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Que nadie pretenda hacer un uso inadecuado de la lectura de este artículo, pero que tampoco nadie pretenda borrarlo como inexistente. Es la Ley. Las Fuerzas Armadas saben cumplir y como hacerlo, y en estos años han sido el mejor de los ejemplos democráticos en su actuación y entrega. Pero nunca olvidan que su primera misión es esa, para lo que deben estar preparadas y dispuestas. Hablar de ello no está de más.

Siempre el Rey dice que para mantener la unidad de España, el respeto a sus símbolos y la observancia de la Constitución contaremos siempre todos, contará España, con el Rey, que se honra en estar al frente de los ejércitos. Que el valor consiste en buscar la verdad y decirla y que la independencia permanente de la Jefatura del Estado es la que le permite  ejercer el arbitraje y la moderación, y también garantizar la unidad de la patria y la consolidación del sistema. Y ha seguido diciendo el Rey, que los ejércitos constituyen el brazo armado de la soberanía nacional, no hay España sin libertad y no hay libertad sin ejércitos. Como Rey, como Jefe del Estado y mando supremo de las Fuerzas Armadas se honra profundamente en compartir con nosotros y con la nación en su conjunto, una misión que atañe a garantizar la soberanía e independencia de España, a la defensa de su integridad territorial y del ordenamiento constitucional. Así ha hablado siempre el Rey a sus soldados durante estos años, con palabra de Rey, apelando a la Unidad de España y su sentimiento de proximidad a los soldados de los que él es el primero de todos.

Este es el problema de España: Su Unidad. Su integridad territorial. El respeto y cumplimiento de su Constitución. Mientras más cerca está el problema menos se habla de él.

Los problemas concretos de las Fuerzas Armadas son muchos.

-Una Ley de financiación y sostenibilidad de las Fuerzas Armadas.

-El futuro laboral para la escala de tropa y marinería más allá de los 45 años.

Equiparación salarial de los militares con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Siempre igual. Mismo problema, idéntica solución. Nada.

No sé si mañana tendré algo nuevo que contarles.

Feliz Pascua Militar

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

6 enero 2022

EL CUMPLEAÑOS DEL REY DON JUAN CARLOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Pues en nombre de los que deberían hacerlo y no lo hacen (España hoy se recrea en una mediocre cobardía), y en el mío propio, voy a felicitar al Rey Don Juan Carlos: 84 primaveras con plena fuerza y juventud.

A alguno entran ganas de contestarle cuando te preguntan. —¿Cómo estás?

—Muy bien, lo siento.

Pues eso.

Quien conoce a Don Juan Carlos sabe de su fortaleza física y mental, su valentía ante la adversidad; y su vitalidad. No es fácil derribar un pilar tan sólido como él. Pruebas ha dado y dará mientras algún cabestro siga con su intento de batir tan granítica columna. Esa que soportó el peso de una España en tránsito hacia una nueva era de prosperidad que nadie imaginaba.

Para los energúmenos eso era insoportable. ¿Que España progresaba? ¿Dónde está el culpable?

Una época en la que las relaciones políticas entre la Corona y el Parlamento llevaban el nombre de España al mundo de la economía, la cultura y la ética política. España era el ejemplo a seguir. Insoportable para un enemigo ansioso de poder. El de siempre.

La Corona era el símbolo de unidad y permanencia desde aquel momento en el que Franco adivinó el futuro de España en la figura de aquel infante que llegó a España con diez años. Insoportable e inaguantable para ese enemigo con ansias de poder, de poder acabar con España.

Hoy no se comprende lo que en España ocurre si no nos paramos a entender lo que en estos últimos años ha ocurrido, la semilla de la discordia, cizaña entre el fruto que crecía alegre y abundante para todos.

Dentro de poco se entenderá mejor lo que les planteo.

Prodita lege.

Impleta cerna.

Implenda collige.

«Lee las profecías/Discierne lo ocurrido/Deduce lo que debe ocurrir» (Pascal, 697).

No requiere más explicaciones.

Nada debo a nadie ni a nadie debo halagar. Allá cada cual y con su pan se lo coma. «Cada cual con su cada cual» decía el anónimo que todos firmaríamos.

No seguiré con la escandalosa visión que esta España nuestra ofrece como lodazal de la política.

Es el día del cumpleaños del Rey Don Juan Carlos, inexplicablemente sin celebración en familia, la suya, que es España. Algo anormal, ocurre. Los tribunales nada dicen, la población tampoco, los medios tocan a arrebato o callan por tantos favores.

En nombre de los que deberían hacerlo y no lo hacen (España hoy se recrea en una mediocre cobardía), y en el mío propio, voy a felicitar al Rey Don Juan Carlos: 84 primaveras con plena fuerza y juventud, con vitalidad y ganas de luchar por España.

Felicidades Señor, desde España, Vuestra España, de la que nunca debió salir y a la que jamás renunciará.

«A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos».

Es España.

Feliz cumpleaños Señor.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

5 enero 2022

 

 

NO ME TOQUES LA BANDERA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

«Cuando los alféreces las llevasen, deben de rato en rato levantarlas, y jamás arrastrarlas, ni dejar que toquen en tierra, porque representan poder real, son instrumentos para dar órdenes visibles. Son señales de la unión y la hermandad que ha de haber entre los que la siguen» (Don Sancho de Londoño. El discurso sobre la forma de reducir la disciplina militar a mejor y antiguo estado).

«Uno no sabe bien lo que es la bandera hasta que la ha visto trepar monte arriba entre tiros, humos, voces, vítores y reniegos, aplastándose, irguiéndose, acezando; entonces ha sentido a la Patria rescatando su propio ser y ha podido explicar lo que la bandera es…» (Jorge Vigón. El espíritu militar español).

Macron asume la presidencia rotatoria del Consejo de la UE. Le han dado un mal consejo o no conoce el espíritu de su pueblo. Su primer guiño europeo ha sido jugar con las banderas. Algo peligroso.

Izar la bandera europea en el Arco del Triunfo sustituyendo a la francesa es una «provocación insoportable».

«¡Presidir Europa sí, borrar la identidad francesa no!» dicen los otros partidos que se hacen eco del pensamiento del pueblo francés. Tan es así que ha tenido que corregir su error y retirar el símbolo europeo por el de siempre, el de la patria francesa, su bandera: «se lo debemos a nuestros soldados que derramaron su sangre por ella». Europa sí, pero Francia delante.

Da la impresión de que mientras más se acentúa ese vendaval antipatriótico, esa imposición globalista que pretende acabar con los símbolos y tradiciones de los pueblos para crear mentes de electroencefalograma plano, manipulables, alimentadas y alienadas al consumo impuesto, más se rebelan los pueblos y aflora su personalidad.

El hombre vive de su historia, su familia, sus símbolos y tradiciones, de sus paisajes y esperanzas, poco amigo de aceptar lo que puede ser el caballo de Troya; delante de sus narices.

Macron está en elecciones y cualquier paso en falso por muy europeo que sea puede costarle la presidencia. Por eso se ha apresurado a rectificar.

El ejemplo de Macron sacudirá a las naciones europeas más afectadas por la presión ideológica, bélica también, y la Unión Europea tiene un grave problema que surge de lo más hondo de su historia. Será difícil construir ese relato impuesto mientras no haya una historia común que la hubo, sí, entre guerras. En frentes tan distintos como el occidental y el oriental.

El Reino Unido da la espalda. Su bandera se iza y envía señales al horizonte: occidental atlántico.

Francia quiere asumir el liderazgo, pero los franceses le dicen a Macron que con su bandera y no otra.

Europa es multicolor y no de pensamiento único, cada nación tiene el suyo.

La bandera no es algo de la extrema derecha (alguien debería explicarme el término en su actual versión), sino más bien algo que tiene tanta fuerza que solo el enemigo de la unidad y la tradición, de la hermandad, puede atacarla, quitarle su simbolismo de unidad y tradición.

La soberanía nacional la ven en riesgo muchos ciudadanos de la Unión Europea cuando unos mandatarios que se creen todopoderosos arrastran a Europa por su ciclo moral más deleznable de la historia.

Poner la bandera de la UE en el Arco del Triunfo y tener que retirarla al momento no es un fracaso de Europa, sino de unos líderes que una vez más nos muestran su incompetencia para la paz y que nos pueden arrastrar, de nuevo, al siglo XX. Todo un acontecimiento político que los define y retrata.

No todas las naciones de la UE están sometidas a idénticos riesgos o amenazas. El enemigo está con el llamador en las manos. Unos lo tienen a la puerta y oyen el toc, toc; a otros le ha entrado hasta la cocina.

Es hora de enarbolar la bandera. Luchar juntos está muy bien y debe ser el presente y el futuro, pero no tiene por qué ser bajo la misma enseña.

No hay símbolos temporales. Los pactos políticos o económicos no sellan identidades nacionales.

Cada nación guarda bajo los pliegues de la bandera su historia y honor.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

4 enero 2021

«LA NOCHE DE SAN SILVESTRE» Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver

Vista nocturna de la zaragozana Basílica del Pilar – Fabián Simón

A mi hermano Tomás que hoy cumple años.
Soy de la cola de la promoción y un poco corto, aunque no lo suficiente para dedicarme a la política, lo que no me impide ver con claridad que todos nuestros líderes a estas alturas del año, siguen marcados por la debilidad parlamentaria. Eso les hace rehuir de los pactos, aunque estén pendientes asuntos importantes. Son débiles e ineptos. La prueba es que en Alemania, donde también se da la fragmentación política, recurren a la negociación para generar mayorías y gobiernos estables. No se dan cuenta que en política el éxito se conquista día a día y nunca está garantizado. Dormirse en los laureles ha sido siempre arriesgado.
También es verdad que nosotros no siempre buscamos la luz. Y es que al depositar los votos en la urna equivocada, nos encontramos, como en estos momentos, que el oro que nos venden solo es un trofeo de hojalata pintado de amarillo.
Tampoco entiendo la obsesión de algunos catalanes, no todos, con el llamado idioma catalán que según la RAE es una ( lengua romance vernácula que se habla en Cataluña y en otros dominios de la antigua Corona de Aragón).
Quieran o no, el español, la lengua romance procedente del latín, perteneciente a la familia de lenguas indoeuropeas, es la segunda lengua del mundo por el número de hablantes nativos, es decir, lengua materna tras el chino mandarín, y la cuarta lengua en hablantes tras el inglés, chino mandarín e hindi. Con su pan se lo coman.
Pero hoy no quiero hablar de los políticos ni de sus dialectos, sino de lo poco que nos queda de año, aunque nunca sabremos lo que nos espera en ese camino desconocido que abre la luz fría de enero, a todos los que hemos puesto el brazo con alegría y disciplina para que nos vacunaran, y que solo queríamos, como en la vieja canción de Jarcha, libertad sin ira y con responsabilidad; pero parece que hasta que felicitemos la Navidad quieren prohibirnos, no vaya a ofenderse de nuevo el fanático musulmán
Y así envueltos en el Covid-19, llegamos al «capodanno» o día de San Silvestre, en memoria del papa que en el siglo IV, como dice la leyenda, venció a un dragón y resucitó a un toro, amén de bautizar nada menos que al todopoderoso Constantino y dar vía libre a la cristiandad del mundo romano. Como falleció el 31 de diciembre del 335, su onomástica se celebra el último día del año.
Al final de la cena de ese día, «il cenone» que dicen en Italia, cortaron los turrones en formato generoso, aunque yo les había pedido que para mi lo hicieran en modo posguerra, cuando escaseaban.
Después, recogieron la mesa y fue cuando me di cuenta que ver montar y desmontar la mesa de Navidad es algo a lo que podría dedicar tiempo, porque me encanta.
Terminada la cena y viendo que la media noche se acercaba al galope, toda mi atención se centró en las campanadas. Tengo que confesar que ya le tengo cogido el tranco a los cuartos del Reloj de Gobernación de la Casa de Correos en la Puerta del Sol.
De las muchas costumbres que supuestamente atraen la buena suerte para el año próximo, los italianos se decantan por dos: ponerse lencería roja y recenar «lenticchie con cotechino» para conseguir prosperidad en el año que entra. A esas altas horas de la noche, las lentejas no me entran y los calzoncillos rojos tampoco… sin preocuparme lo que este año enseñará una tal Pedroche, me preparé las tradicionales uvas… Y así entré en el 2022.
A mi hermano, a vosotros y a vuestras familias os deseo todo lo mejor, y que la fuerza física os acompañe como acompañó a San Silvestre para vencer al dragón y resucitar al toro, y que el santo os lleve por buenos caminos como llevó a Flavio Valerio Constantino, Constantino I el Grande.
Fuerte abrazo y ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!
Zaragoza 31 diciembre 2021.

Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver

Blog: generaldavila.com

3 enero 2021

LA IMPORTANCIA DE CREER EN UNO MISMO José María Grande Urquijo. Coronel de Infantería DEM (R.)

España ha sido a lo largo de los siglos una Nación de la que estar orgulloso, un gran país que ha logrado cosas que ningún otro ha sido capaz ni siquiera de soñar. No hay más que leer la Historia, cosa que hoy ni se hace ni se enseña. Sin embargo, la izquierda española, a diferencia de en otros países, no cree en nuestro país ni en su valía y, desgraciadamente, una parte de la población tampoco.

La Transición marcó un hito. España era una nación que se quería y estaba orgullosa de sí misma y de lo que había conseguido. Sin embargo, la realidad hoy no puede ser más diferente. Nos gobiernan políticos ineptos de todos los colores, incapaces de trabajar unidos por España. No existe un proyecto común de Nación, y la prueba es que el propio Gobierno colabora conlosquequierendestruirunpaíscimentadoensiglosysiglosdeHistoria.

¿Qué nos ha hecho llegar a este punto? La demagogia y el sectarismo se han apoderado de una sociedad que se ha creído el discurso de aquellos que quieren hundir España; una clase política que se amolda a las circunstancias y tiene como único objetivo mantenerse en el poder. Esta es la losa que debe soportar España. Una sociedad que no cree en su país, que está decepcionada de sus dirigentes y que solo demuestra su patriotismo en las competiciones deportivas.

Nadie parece darse cuenta. Nadie parece reaccionar. Todos asumen este discurso y, lo que es peor, lo aceptan. El problema de España es que nadie cree en la posibilidad de ser un gran país. Todavía nos creemos la leyenda negra.

Nuestros mayores, esos que vivieron los peores años y se dieron ilusionados un abrazo fraternal, asisten hoy a un país patas arriba que no cree en sí mismo, que ha perdido su presencia a nivel internacional y al que nadie respeta. Contemplan atónitos una nación que se derrumba ante sus ojos y cómo una caterva de políticos sin escrúpulos dedica su tiempo a discutir menudeces y se desentienden de los asuntos prioritarios.

Como escribió Antonio Caño en el periódico El País en abril pasado, “España no es capaz ni de creer en sí misma ni de respetarse. Así es muy difícil conseguir una posición respetable en este mundo”. Nuestra nación está en enferma, nadie cree en ella, nadie siente sus colores, nadie la defiende y nadie alza su voz para decir que somos un gran país traicionado por una clase política que está muy lejos de ser merecedora de dirigirnos. Mientras otros países cantan su himno con orgullo y se levantan ante el paso de su Bandera, nosotros renegamos de nuestros símbolos y de nuestra identidad. España está huérfanadeautoestimaenunmundoqueclamaaloscuatrovientoslaimportanciade quererse y creer en uno mismo. Con una nación pasa lo mismo que uno mismo, ¿si tú no crees en ti quien lo hará? No tenemos un rumbo fijo, estamos desorientados, sin saber adónde ir ni qué hacer. No es que hayamos perdido el Norte, es que hemos perdido la brújula y el plano

Y si no tenemos claras las acciones a tomar de puertas para adentro, cómo vamos a tener clara nuestra política exterior. Siguiendo con el autor citado, “Hemos pasado de ser un estímulo a ser un lastre en Europa”. Para que los demás te tengan en cuenta y te respeten, primero hay que tenerse en cuenta y respetarse uno mismo. Hasta que eso no cambie no veo cómo podemos volver a ser ese “estímulo” para el continente del que formamos parte. Tenemos que empezar a tomarnos en serio a nosotros mismos. Los músicos somos los mismos, solo necesitamos una buena partitura y un buen director.

José María Grande Urquijo. Coronel de Infantería DEM (R.)

Blog: generaldavila.com

2 enero 2022

LA CONFIANZA DEL REY General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Este artículo fue publicado en el mes de diciembre  del año pasado. Creo que no puedo escribir nada más a tono con el momento que vivimos. Así despido el año.

Gracias a todos por estar ahí y muy especiales a los que cada día comentan los artículos.

Para mis compañeros de viaje que dejan aquí sus pensamientos y reflexiones hago una mención de amistad, compañerismo y agradecimiento.

Todo parece que se complica. No lo compliquemos nosotros más y busquemos concordia y amistad. Pero estemos vigilantes y no nos dejemos engañar por los falsos profetas.

“Y apartarán de la verdad el oído” (2 Timoteo 4:3-4).
LA CONFIANZA DEL REY

Filipo II. Rey de Macedonia. Alejandro, su hijo, el Grande, el rey de la historia.

Convulsas relaciones. Tiempos difíciles para padre e hijo, para los reyes y sus pueblos. Para Olimpia, madre de Alejandro, para Aristóteles, la sabiduría, maestro de Alejandro, para Ptolomeo, su general y sucesor en Egipto, faro y luz de biblioteca. Todo y todos en la complejidad de un mundo que empezaba a ser el mundo. Con ello las convulsiones.

El mundo quedó plasmado en la Ilíada y la Odisea.  Lo de ahora es prosa barata.

A Filipo le clavó una daga en el corazón Pausanias, el capitán de su guardia. Confianza.

Alejandro heredó a los veinte años de edad el reino, expuesto por todos los lados a grandes envidias, odios terribles y graves peligros. La pasión del amor. ¿Debería poner Amor en mayúsculas? Pulsión o razón.

Darío había prometido pagar a quien asesinase a Alejandro. Con una daga, como a su padre, o con una poción envenenada. Dinero al fin.

Alejandro cae enfermo cuando el persa avanza con sus tropas al enfrentamiento: <<Me parece oír el fragor de las armas enemigas y yo, que en esta guerra he llevado siempre la ofensiva, me veo forzado a defenderme>>. Filipo, su médico y amigo desde la niñez, le atiende en su enfermedad. Siempre la poderosa enfermedad.

Alejandro recibe una carta del leal Parmenión, su general jefe de las tropas expedicionarias, en la que le alerta contra su médico pues dice haberse enterado de que Darío había logrado atraerlo con mil talentos y la promesa de desposarlo con su hermana. Alejandro confía. Filipo sabe el riesgo que corre, pero su lealtad está por encima de su propia vida. Se enfrenta a curar a Alejandro. Prepara un brebaje medicinal y se lo ofrece al Rey que yace con alta fiebre en su lecho. Alejandro sujeta con la mano izquierda la carta de Parmenión y con la derecha toma la copa que le ofrece el médico con la pócima. Le ordena que lea el pliego mientras le mira fijamente esperando ver su reacción. Alejandro bebe; Filipo lee la carta

—Tu curación disolverá el crimen que se me imputa. Al salvarte la vida, tú salvarás la mía.

—Filipo, si los dioses te hubieran dado a elegir el mejor medio de conocer mis sentimientos, sin duda habría escogido otro, pero jamás podrías haber dado con otro más seguro que este. Aunque recibí esta carta, he bebido la pócima que me has preparado y te aseguro que, si ahora abrigo algún temor, no lo es por tu buen nombre que por mi propia vida.

La fidelidad y la confianza no se prodigan junto a los reyes. Conocido es que <<La familiaridad engendra desprecio>>, pero la desconfianza aún más; es el mayor de los desprecios. La verdad os hará libres; la muerte testigo.

<<Dura función la de los reyes, la más áspera y difícil del mundo>>, dice Montaigne. Añadiría yo que no menos áspera y difícil es la de los gobernados que están cerca y le asesoran.

Puede ser que la desconfianza sea prudencia, pero la desconfianza paraliza, enfría la mente y en ocasiones, las más, es ingratitud.

¿Quién tendrá hoy a Filipo a su lado? ¿En quién confiar? ¿En Filipo o en Parmenio?

Conté en alguna ocasión como Don Juan en sus difíciles relaciones con Franco le pidió que cada uno de ellos nombrase a dos personas de confianza en las que depositar sus confidencias y acuerdos. Franco le preguntó a Don Juan:

—¿Tiene Vuestra Alteza dos personas de toda confianza?

—Podría ofrecerle, mi general, cien nombres para que usted escogiera dos. Contestó Don Juan.

—Pues yo no podría. Terminó diciendo Franco.

Debe ser terrible vivir en la desconfianza. Porque equivocarse es admisible, pero el desconfiado vive en el terror permanente del que se deriva el error.

Alejandro Magno salvó su vida gracias a la confianza en Filipo. Otra actitud hubiese sido fatal.

<<Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tú también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida>> (Borges).

Es la vida de los reyes. Que son humanos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

30 diciembre 2021

EL DISCURSO DEL REY O LA ESPAÑA REAL Rafael Dávila Álvarez.

NOCHEBUENA REAL

Pues qué decirles. Unos años más, otros menos. Unos dicen, otros claman; algunos nada, o nadan y guardan la ropa.

Todo se analiza y en este caso, en el mío, creo que lo accesorio, el relleno, ha sido peculiarmente mal elegido lo que da al plato un sabor un tanto desconocido que tira a amargo. Escenario abstracto, inconcreto, tan calificable como interpretable, para la mayoría inentendible.

Tres millones menos de oyentes, es decir que nada, no han visto ese escenario poco «real», que tira a feo. Hablan de guiños, y sigo sin entender.

Claro que como los tiempos están raros vaya usted a saber si el raro soy yo y veo el panorama de espaldas al desfile o cabalgata, que ya no sé distinguir. Casi seguro que es eso. Solo percibimos el ruido y las sombras, siempre reales, pero intangibles.

Del escenario a los hechos. A veces no hay diferencia, en otras ocasiones habla más el terreno que la batalla que en él se desarrolla. El mundo se mueve por luz, color y movimiento. Dibujos animados.

El discurso Real de Nochebuena es uno de los intangibles; como la nación, o el amor; la virtud. La Nación España. Símbolo imprescindible La Corona.

Un discurso Real ahonda en la realidad, no virtual, no aparente.

LA CONSTITUCIÓN

Ya sabemos lo de la Constitución y está muy bien que el Rey insista en ello, algo necesario cuando no se cumple, cuando se gobierna de espaldas a ella, pero, como cabía esperar, los que se ven señalados dicen que no, que no quiere decir nada de eso.

Alguno interpreta que ¡dale que te dale con la Constitución!; claro que lo que pretenden es poner de moda lo de nación de naciones que nos colaron y ahora vaya usted a arreglarlo, porque el Constitucional depende del día y de la hora. Como lo del Estado que da paso al estado de los estados, todos nacionales.

Digo yo que por eso el Rey dice que hay Constitución que debemos respetar. Porque sabemos que la hay y además está claro que no se respeta (de arriba abajo), o sea que como si no la hubiese.

¡Niño come! ¡Niño estudia!, cuando no come ni estudia. ¡Cúmplase la Constitución!

Y así todos los días. ¡Velay!

No sé si lo hemos entendido. Tampoco está clara la razón por la que alguno se calla. Si te gusta dilo; si no también, pero si callas es fruto de dos cosas: o cobardeas o callarás para siempre.

De repente me ha venido el recuerdo de aquella frase que seguro alguno no ha olvidado:

«Nosotros caminamos hacia la Monarquía, vosotros podéis impedir que lleguemos a ella…».

Como se lee poco, se sabe menos y así cualquier cosa puede ocurrir por olvido y no tener un modelo que sirva como referencia.

EN BELÉN CON LOS PASTORES

Se nota lo federal, que será un primer paso, no sorpresivo, anunciado y ya en ejecución.

El discurso del Rey, que es a lo que iba, el de Navidad, no fue como el del 3 de octubre de 2017, aunque las circunstancias sean más o menos las de entonces, pero más maduradas.

Muy medido y entendible, aunque a los que más afecta dicen que ha sido plano, cuando pienso que ha habido mucho de ironía que no hemos terminado de analizar en su totalidad.

España no va bien y se dispone a ir peor. La medicina se llama Constitución.

Es decir que el Rey ha hablado para un pueblo que está en Belén con los pastores.

Mientras, otros aprovechan para saquearlo.

Feliz día de los inocentes.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

28 diciembre 2021

CALENDARIO 2022 DEL EJÉRCITO DE TIERRA: MISIÓN EN AFGANISTÁN

El Ejército de Tierra dedica el calendario para el año 2022 a nuestros soldados que cumplieron su deber en Afganistán y que en muchos casos les costó la vida. A todos ellos, soldados de España, poco es lo que se diga o haga, aunque sabemos que un soldado no necesita más que cumplir con honor, que siempre después de cumplir con su misión, pueda decir «Sin Novedad» que significa: «Deber cumplido. Honor íntegro».

Un acierto recoger para el año 2022, en el recuerdo de cada día, Afganistán, y que cada vez que veamos el calendario nos sirva para decir en nuestro interior: ¡Orgullosos de vosotros!

Es por ello que les pongo el enlace al calendario y les pido que lo difundan. Mientras unos y otros se enzarzan y enredan, otros izan el pabellón español hasta el Cielo y resplandece y resuena el nombre  en lo más lejano del mundo: España, España, España. Son nuestros soldados

CALENDARIO 2022 DEL EJÉRCITO DE TIERRA: MISIÓN EN AFGANISTÁN

¡ORGULLOSOS DE VOSOTROS!

https://ejercito.defensa.gob.es/publicaciones/calendario/calendario-2022.html

27 diciembre 2021