Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

Estoy pensando que hoy, está tan claro el asunto que hasta me puedo ahorrar el comentario previo; así que ahí va, tal cual.

De la prensa, septiembre 2019

 El ‘Manual de resistencia’ de Sánchez entre los 14 libros que la empresa pública Renfe facilita a sus viajeros

 “Manual de resistencia”, firmado por Pedro Sánchez, es uno de los 14 libros que Renfe, la empresa pública de ferrocarriles, ofrece gratuitamente a sus clientes para leer en sus estaciones y trenes.

El libro fue publicado el pasado mes de febrero. Sin embargo, Renfe ha decidido incluirlo en la ‘Play Renfe’, la plataforma en la que la empresa dependiente del Ministerio de Fomento que dirige José Luis Ábalos vierte distintos contenidos multimedia (películas, músicas, juegos o libros) para que sus clientes puedan disfrutar de ellos durante el viaje.

En el caso de los libros, la lista es escasa: apenas catorce opciones. Y entre este escueto repertorio se encuentra ahora el libro del presidente del Gobierno.

 Compuse el soneto de más abajo el día en que se publicó la noticia de más arriba; y ayer quedé estupefacto ante la utilización partidista, ya en campaña, de los medios públicos (TVE) en favor del ínclito personaje. Creo que es de razón incluir aquí dicha actuación hoy resaltada en “la prensa”, porque va de lo mismo; lo recogido en el estrambote: Y esto es sólo el comienzo.

Aunque estaba prevista para las 20:15 horas, el presidente del Gobierno no compareció hasta las 21:00 horas en Moncloa, tras la ronda de contactos celebrada por el Rey.

Pedro Sánchezcompareció después de que Zarzuela emitiera su comunicado informando de que ningún candidato reunía apoyos suficientes y tras una breve comparecencia de MeritxellBatet confirmándolo.

La hora final de la comparecencia de Sánchez coincidió con el arranque del informativo de TVE. El presentador no cortó la señal con el mitin del presidente hasta las 21:17. Después se emitió una pieza de dos minutos sobre Sánchez y el PSOE y luego dejó paso a toda la oposición con una breve pieza de dos minutos.

En su discurso, el presidente no se limitó a concretar la repetición electoral sino que cargó duramente contra la oposición, en concreto contra Ciudadanos, PP y Podemos. También animó a los españoles “a decir las cosas mucho más claras” para que después del 10-N haya “un gobierno progresista“.

 DE CARRIL

(Soneto con estrambote)

 Un “burdo nepotismo de carril”;

acertada la leo, la figura

que la prensa destaca. La lectura

que en los trenes nos brinda la gentil,

 

donosa compañía en la sutil,

la atenta deferencia, tomadura

de pelo es al común; una postura,

tosca, lacayuna, ruin, servil.

 

La campaña le hacen, indecentes,

-junto a otros mil hechos, ¿casuales?-

por que al tipo le salga de gañote.

 

Pues en el tema son tan eficientes

que harían morir, llevado a puntos tales,

de vergüenza al mismísimo Nepote.

 

Y hay un Goebbels mofletudo

que en el nuevo Gabinete,

-Propaganda en el membrete-

un Ministerio, felpudo,

montará en un periquete.

Don Eufemio, sep. 19

(Continuará, D. m.)

La eficacia del honor. Cien años de Legión. Ante el centenario de la fundación de una gloria de España. HERMANN TERTSCH. Periodista y Eurodiputado

Son malos tiempos para recordar, estos en los que el pasado se nos quiere decretar, reescrito en pura ficción por imperativos innobles del presente. Son tiempos ingratos para quien quiera ser agradecido con aquellos que lucharon, sufrieron y tantas veces murieron antes de tiempo en sacrificio por esta vieja nación, España, que somos todos nosotros, los españoles de hoy, los de ayer y los de siempre. Por mucho que algunos ayer, hoy y siempre no sean capaces de entenderlo. Son tiempos estos en que es impopular el esfuerzo, es sorprendente el sacrificio y por eso inconcebible la entrega. En estos tiempos de incomprensión en los que se tacha de anacrónico desde el honor a la patria, todo lo noble y sagrado, vayan estas líneas en homenaje precisamente a unos españoles volcados en esta “entrega inconcebible”. Este “tesoro anacrónico”, esa gema de la actitud humana que define la vocación de combate y servicio de los caballeros legionarios, los soldados de la Legión Española que cumple pronto cien años.

Quienes son criados y formados lejos de los conceptos del espíritu de entrega, el patriotismo, la vocación de servicio no pueden entender el pasado en su complejidad y la profundidad de las fuerzas que movían a los hombres, fuera de las ridículas caricaturas y del reduccionismo barato y estéril al uso. No pueden entender el pasado ni el presente, ni tampoco los recursos posibles para un futuro forjado con voluntad y criterio, no fruto de caprichos y vaivenes ajenos. Sin saber del esfuerzo, del sacrificio y la entrega con que está empedrada la historia de España nadie puede entenderla. Sin ello nadie puede entender este cuerpo de la Legión, que juega un papel de muy especial valor y emoción en esta historia larga, dura y gloriosa, compleja, esforzada y dolorosa, en su último siglo en concreto. Vayan estas líneas en homenaje a esos cien años de un cuerpo muy especial de guerreros, inspirado en medio milenio de milicia española, al que desde aquí quiero honrar con la expresión de mi profunda admiración, mi inmenso cariño y mi infinito respeto. A la Legión.

Estamos en tiempos en los que es oficialmente denostado y sospechoso todo sentimiento sagrado. Y toda solemnidad que sugiera la expresión de un sentido de la trascendencia es tachado de caduco, culpable o ridículo. Dicen que casi todo lo que representa la Legión es un anacronismo. En realidad dicen que es un anacronismo casi todo lo que veneramos quienes aun creemos que los seres humanos son mucho más que un animal espabilado. Yo que he tenido la suerte de ver a la legión actuar en zonas de combate en la guerra de Bosnia- Herzegovina he visto, como lo veían con admiración todos los testigos también militares de otros países, aquella serena forma de hacer las cosas bien con toda la firmeza, eficacia, profesionalidad e inteligencia emocional de la fuerza más moderna que se pueda imaginar.

Anacronismo llaman algunos a todo lo que no les place por razones más oscuras. También dijeron que era anacrónica la Guardia Civil. Y que, como la Legión, tenía que ser disuelta o transformada en lo que sus enemigos quisieran. La inanidad llama a esta frivolidad que no respeta nada de lo que ignora que es prácticamente todo lo digno, importante, necesario, honroso y noble.

Pero esto no es nuevo. Hace cien años ya pasaba. Concluía la Gran Guerra de 1914 a 1918 que había destruido “el mundo de ayer” por citar a Stefan Zweig que lo vivió como tragedia íntima. Europa, anegada en sangre, era batida por tempestades de nihilismo y unas ideologías totalitarias que pretendían sustituir a ese Dios declarado obsoleto o muerto y que a nadie redimieron y a todos volvieron a cubrir de sangre y terror. Tanto entonces como ahora, las fuerzas que quieren destruir las naciones libres buscan siempre desarmarlas desde dentro. Y el desprecio a los valores permanentes o eternos siempre fue el arma más eficaz para el desarme de las naciones.

En España, veinte años después del fin de la agonía de Cuba, llegaba a la edad adulta la primera generación de españoles en cuatro siglos que no tenía ya suelo patrio en América. La Semana Trágica, el asesinado de Canalejas, antes el de Cánovas, la violencia pistolera, los fracasos militares en América, en Asia y en Marruecos con los rebeldes rifeños, toda la actualidad española generaban zozobra, perplejidad, precariedad y miedo. Los españoles querían seguridad. Querían fiabilidad, lealtad. Añoraban solvencia. Buscaban firmeza y fuerza, profesionalidad. Y de aquellos tiempos cuajados de reveses y angustia, surgió la lucidez que creó un cuerpo militar especial para una situación nueva. Se buscaba eficacia y confianza. En un compromiso de disciplina, de honor y de entrega por la patria y el cuerpo.

Lo recuerda el general Dávila al que mando estas líneas sentidas. La fecha el 28 de enero de 1920. Cito al general, porque como no quiero llegar a los máximos cargos en la España actual, yo no plagio: “se considera que la fecha oficial de fundación es el alistamiento del primer legionario”. Que fue Marcelo Villeval Gaitán, de 20 años. La legión “nacía para paliar una grave carencia: la de un cuerpo de soldados profesionales, técnicamente preparados, ante la bisoñez e inexperiencia de los soldados de reemplazo que morían en la Guerra de Marruecos. Y sobre todo con una moral y un espíritu de cuerpo, mezcla del honor calderoniano de los Tercios del siglo XVI y del arrojo de la Legión Extranjera francesa”.

Con ser tiempos difíciles los actuales no son tiempos baratos, por mucho que se empeñen sus protagonistas más notorios. Por mucho que la actualidad y la política den motivos para el hartazgo, la tristeza y la exasperación y a muchos para la resignación  Son, como todos los tiempos más duros, tiempos heroicos para quienes creen en la grandeza del espíritu del hombre, en la libertad del ser humano hecho a imagen y semejanza de Dios y en la inquebrantable unión que la historia ha hecho forjar a ciertas afortunadas comunidades humanas, entre las que destaca con singular fuerza en la historia del mundo, la nación española. Hay otras naciones con gran peso y trascendencia en la formación del mundo civilizado. Ninguno es mayor que el de España.

Y en esa España tan lacerada por sus fracasos propios como por los enemigos de sus éxitos incuestionables y grandiosos, la legión ha escrito páginas imborrables de heroísmo y entrega en lealtad a su credo. Ya dije antes, con esto termino, que he tenido el privilegio de ver trabajar a la Legión en zonas de combate en los Balcanes. He cruzado las líneas de fuego en BMR de la Legión en situaciones más que complicadas y siempre lo he hecho con la confianza, incluso tranquilidad, de saberme con la protección suprema.

En los peores momentos de aquella feroz guerra y siempre que he estado en contacto con legionarios me he sabido afortunado. Su serenidad y su buen hacer me emociona y llena de orgullo siempre, allá donde los he visto servir. Sus cientos de intervenciones en todo el mundo han generado admiración en todo el que los viera actuar. Pero más allá de su eficacia y su profesionalidad, más allá de su buen hacer y admirable modestia, lo que más me ha emocionado siempre de mi contacto con estos españoles en armas ha sido siempre ese admirable “anacronismo” que este cuerpo cultiva de una forma especial y que le confiere esa profundidad añadida que da la entrega absoluta.

En tiempos en los que tantas virtudes de antaño parecen haberse convertido en ominosos pecados para las nuevas e implacables religiones laicas, ese código de honor y espíritu de cuerpo son, no ya lo más moderno, sino lo definitivamente actual y permanente. Lo eterno. Ese espíritu, máxima expresión del respeto al hombre en la hermandad en la lucha, es el nexo con la trascendencia que alimenta todos los valores que nos hicieron crear las mejores sociedades jamás habidas que son las occidentales de inspiración cristiana. Ese espíritu de combate, resistencia, abnegación, unidad y honor nos ha brindado los mayores logros a lo largo de la historia de España. Cuando ha faltado lo hemos sufrido. Si lo alimentamos y cuidamos nos ayudará a superar los retos y desgarros a los que se enfrenta hoy nuestra patria, tan difíciles y dolorosos muchos como aquellos hace un siglo que llevaron al feliz alumbramiento de esta gloriosa idea que es la Legión Española. Nada hay tan poderoso para el ánimo del hombre como el ejemplo. Nada puede ayudarnos más en el difícil presente e incierto futuro que asumir, defender y propugnar esos grandes valores legionarios, ese tesoro de antes y de siempre, entre los españoles.

Hermann Tertsch. Periodista y Eurodiputado.

19 de septiembre 2019

Blog: generaldavila.com

 

“HUMANISMO Y POLÍTICA” Humanismo social y trabajo: dimensión moral, del desarrollo y real Pedro Motas

El sometimiento a los trabajadores. Los métodos científicos rigurosos. Los postulados de los clásicos. Mecanicismo de Taylor. Formalismo de Fayol.

Queridos amigos: Inicio este artículo dedicado al trabajo humano.

Preocupados, gravemente preocupados, por los millones de personas a escala planetaria y nacional que no encuentran trabajo, nos olvidamos meditar sobre su naturaleza, su valoración moral, sobre la condición laborante del hombre, su incidencia en la vida personal de cada uno, y sobre su importancia social.

Este artículo os parecerá un tanto teórico cuando tantas personas sufren las miserias del paro. Nada obsta a que tengáis unas ideas de cómo ve el humanismo social el trabajo humano. La idea esencial es que se ha pasado de la concepción bíblica del trabajo como castigo a una consideración positiva del trabajo como participación y colaboración en la obra creadora de Dios, expresada en el mandato de “dominad la tierra”.

El trabajo puede entenderse en sentido objetivo y subjetivo. En el primero, el trabajo es una realidad humana que al llevarse a cabo produce resultados tangibles que, en un sentido muy amplio, pueden considerarse como riqueza. La técnica y la electrónica son los modernos exponentes del trabajo.

En sentido subjetivo, el hombre es el sujeto activo del trabajo. Este sentido subjetivo prima sobre el objetivo, porque el mandato de “someted la tierra” está dirigido al hombre creado a imagen y semejanza de Dios; porque la dignidad del trabajo tiene su vínculo o enlace con la dignidad humana y su fundamento en el mismo hombre; porque el hombre es el que hace el trabajo y controla el que hacen las máquinas; porque la finalidad del trabajo, más que en los resultados, está en el propio trabajador; y porque la esencia ética del trabajo no tendría lugar si lo realizase alguien distinto a un sujeto moral, libre y responsable.

Se defiende el principio de la prioridad del trabajo sobre el capital, que implica el rechazo del “economicismo” (considerar exclusivamente los objetivos económicos), y la afirmación de la propiedad privada sometida a una “hipoteca social” que obliga al cumplimiento de un destino universal de los bienes.

Los trabajadores tienen derecho al empleo, a un salario justo, a sindicarse, a la huelga, así como a ayudas familiares o subvenciones, especialmente a las madres que se dedican exclusivamente al cuidado de los hijos.

Para el humanismo cristiano, el trabajo diferencia al hombre de los demás seres creados; permite al hombre realizarse a sí mismo en el cumplimiento de su vocación; ofrece una respuesta al interrogante sobre el sentido de su vida, que es el de participar en un proyecto en la medida de las posibilidades de cada uno; y explica la penosidad, la fatiga o el sacrificio inherentes al trabajo. En definitiva, junto a sus connotaciones temporales, el trabajo posee también una dimensión moral que nace de su consideración de partícipe en la obra creadora y redentora del mundo

Sé muy bien, queridos amigos, que todo lo anterior os parecerá “música celestial”, como os anticipaba la principio, preocupado al contemplar el mundo de las relaciones laborales, tanto en nuestro mundo occidental desarrollado, como en otras partes del mundo, que lo están menos, y en las que son frecuentes escenarios de auténtica esclavitud.

En los últimos años preocupa en todos los países el desarrollo o crecimiento económico porque con él se crea empleo y se reduce el paro. Pero el desarrollo económico no es solo un problema material, sino que es también una cuestión moral. Únicamente desde esta perspectiva se pueden conocer todas sus implicaciones.

Ante todo, la visión “económica” vinculada al desarrollo hace tiempo que entró en crisis, porque la mera acumulación de bienes o servicios, incluso a favor de una mayoría de la población no basta generar bienestar social o felicidad personal; y porque la disponibilidad de múltiples beneficios reales aportados por la técnica, incluida la informática y la electrónica, no traen consigo la liberación de las modernas formas de esclavitud. Antes al contrario, la experiencia de los últimos años demuestra que toda esta considerable masa de recursos puestas a disposición del hombre no está regida por un objetivo moral que se dirija al verdadero bien común del género humano, sino que, fácilmente, se vuelve contra él para oprimirle.

Por otra parte, la sociedad de consumo ha producido una excesiva disponibilidad de medios materiales de todas clases en determinadas categorías sociales que conducen a una “esclavitud” por la posesión y el goce inmediato, sin más horizonte que la acumulación o la sustitución continuada por la última versión. Los efectos de la sumisión al consumo son un materialismo craso y una insatisfacción, porque cuanto más se posee más se desea tener, ahogados en la inundación de mensajes publicitarios y ofertas incesantes, que sofocan las aspiraciones más profundas. Este tipo de sociedad es el exponente de una de las mayores injusticias de nuestro mundo pues son pocos los que poseen y muchos los que no poseen nada.

Para el humanismo social cristiano la dimensión moral del desarrollo se apoya en los siguientes criterios:

– La idea de subordinación de los bienes. Un desarrollo no solo económico se mide y orienta según la vocación del hombre y según la naturaleza propia y específica del ser humano, y no únicamente con parámetros macroeconómicos.

– El desarrollo material debe ir acompañado del desarrollo de los derechos humanos y de la viva conciencia del valor de los derechos de todos y cada uno, hombre o mujer, niño, adulto o anciano, respetando su derecho a la plena utilización de los beneficios ofrecidos por la ciencia o la técnica.

– El desarrollo es inseparable de la solidaridad y de la libertad dentro del marco constituido por esa solidaridad y libertad. No es posible un desarrollo que no respete ni observe la dignidad del hombre como ser creado a imagen y semejanza de Dios, lo que implica un desarrollo fundado en el amor al prójimo que favorezca las relaciones entre las personas y entre las sociedades.

– Por último, el desarrollo debe respetar el medio ambiente basado en la no utilización indiscriminada de los diversos seres vivos o inanimados, en la limitación de los recursos no renovables y en la calidad de vida y polución de las zonas fuertemente urbanizadas o industrializadas, porque frente a la naturaleza visible estamos sometidos no solo a leyes biológicas sino también a leyes morales.

En resumen, el desarrollo para que sea auténtico ha de ser conforme a la dignidad del hombre y de los pueblos y no puede ser reducido a un problema técnico-económico. Si se le reduce a esto, se le despoja de su verdadero contenido y se traiciona al hombre y a los pueblos a cuyo servicio debe ponerse.

Si en los párrafos anteriores he abordado la dimensión moral del trabajo y del desarrollo, lo ha sido porque lo considero como punto de partida para abordar ahora su dimensión real.

Como es indudable que el trabajo constituye un componente esencial del hombre, tampoco puede dudarse de que desde la perspectiva del humanismo social, esa dimensión real no solo no puede ser ignorada, sino que debe recibir la preocupación por aportar una visión positiva y creadora.

Además, el trabajo humano es una clave, quizá la clave esencial, de toda la cuestión social, si tratamos de verla verdaderamente desde el punto de vista del bien del hombre. Y si la solución, o mejor la solución gradual, de la cuestión social que se presenta de nuevo constantemente y se hace cada vez más compleja, debe buscarse en la dirección de «hacer la vida humana más humana», entonces la clave, que es el trabajo humano, adquiere una importancia fundamental y decisiva.

En este punto resulta ineludible la afirmación de la pertenencia del trabajo a la esfera de la dignidad del hombre. No se entendería ésta sin aquél. Ni puede comprenderse al hombre mismo sin el trabajo. El trabajo es un bien del hombre porque mediante el trabajo se realiza a sí mismo como hombre, es más, en un cierto sentido se hace más hombre. El trabajo pertenece, por tanto, a la vocación de toda persona; más aún, el hombre se expresa y realiza mediante su actividad laboral, además de su dimensión social, bien por su íntima conexión con la familia, bien por su conexión con el bien común.

Por último, la comunidad no es sólo la gran educadora de cada hombre, sino también una gran encarnación histórica y social del trabajo de todas las generaciones. Todo esto hace que el hombre concilie su más profunda identidad humana con la pertenencia a la nación y entienda también su trabajo como incremento del bien común elaborado juntamente con sus compatriotas, dándose así cuenta de que por este camino el trabajo sirve para multiplicar el patrimonio de toda la familia humana, de todos los hombres que viven en el mundo.

Y deseando que los políticos y gobernantes de nuestra querida España tomen nota de todo lo anterior, reciban todos ustedes, compañeros y amigos, un fuerte abrazo.

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

18 septiembre 2019

99 ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA LEGIÓN Blog: generaldavila.com

20 de septiembre 2019: 99 Aniversario de la Fundación de la Legión española.

Es el último aniversario anterior al del Centenario, al siglo de historia. Sentimiento indescriptible, un escalofrío nos recorre el cuerpo, desde los pies, aún calientes de la marcha del Fondakm de Ain Yedida, al corazón del deber, del valor, de obedecer hasta morir, para terminar en las razones legionarias, que son las del Credo.

Hablo de esto:

9.722 muertos, 35.200 heridos, más de 1.000 desaparecidos… 46.000 bajas.

7 Laureadas de San Fernando Colectivas y 22 Medallas Militares.

23 Laureadas de San Fernando individuales y 211 Medallas Militares.

Camisa verde y gorrillo legionario, Credo y tradición, mística del valor y del honor. Morir por los demás. Todo queda dicho.

Este 99 Aniversario, Camino ya del Centenario, el blog les ofrece dos excelentes colaboraciones.

La de un periodista: Hermann Tertsch, conocido por todos ustedes, que sabe de la guerra, que conoce y ama a la Legión, que sabe como huele la pólvora.

La de un soldado: el General de División Francisco Javier Zorzo Ferrer. Decir el general Zorzo en la Legión es decirlo todo. Los que en ella hemos estado sentimos un profundo respeto y admiración por el general Zorzo,  por poner los cimientos de esta Legión de nuestro siglo, por entender el futuro, por adivinar y consolidar el sentimiento de siempre de la Legión. Por ello me permití pedirle esta colaboración. Dejamos este 20 de septiembre al General Zorzo al mando de esta legión de las letras.

De esta manera los días 19 y 20 publicaremos sendos artículos en homenaje a la Legión que no es otra cosa que el conjunto de los que en ella han servido, de los que en ella han dejado afanes y quimeras, valor y honor, la vida en definitiva.

Somos legión y seguiremos siéndolo al menos 100 años más.

¡Todo sea por las Damas y Caballeros legionarios! ¡Por España!

Blog: generaldavila.com

18 septiembre 2019

Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

Supongo que más de un lector habrá visto un vídeo que circula por las redes: Una mamá supermegaguay “libera” junto a su hijita de corta edad un conejito que algún monstruo depravado (que monstrua no iba a ser, !faltaría más!) tenía en un recinto a resguardo de todo mal, donde vivía tan ricamente.  Cuando le abrieron le puerta, el animalito salió corriendo ebrio de libertad: no había recorrido 20 m. cuando, no sé, un halcón peregrino, se abatió sobre él y prendido de sus garras se lo llevo volando; supongo que para enseñarle lo bonito que se ve el paisaje desde las alturas. ¡Y colorín colorado…!

¡Ay, el animalismo!, opresora religión de estos neo panteístas; que desconocen casi todo, por supuesto.

Lo seguro es que ninguno de los gaznápiros de la noticia de más abajo había visto el vídeo.

De la prensa, septiembre 2019

 Un centenar de crías de conejos han muerto en una granja de Grub, en Barcelona, después de que el pasado domingo fuera asaltada por un grupo de animalistas. La gran mayoría son crías de los 14 conejos que liberaron dichos activistas.

CREENCIAS

(Soneto con estrambote)

 Me temo que, al igual, de los dichosos

catorce conejitos liberados

ni uno quede en el monte, devorados,

por la ocurrencia, en fin, de unos verdosos.

 

E imagino estaréis muy orgullosos,

satisfechos, a gusto, concienciados:

¿No sabéis que en tal sitio, perturbados,

alimañas las hay, zarrapastrosos?

 

Cuatro letras te quito animalista

y definido estás, bobo zocata

que bordas la suprema estupidez.

 

Es lo que pasa en la turba progresista:

por no creer en Dios -de eso se trata-

¡va y se cree cualquier gilipollez!

 

Que proliferan, mil, los idolillos

-del gusto de esta gente mentecata-

para bobos, rojeras y pardillos.

Don Eufemio, sep. 19

(Continuará, D. m.)

 

 

NB.- Por “líneas interiores” algún lector se ha interesado por la imagen que ha ilustrado uno de mis artículos anteriores  y que hoy al principio reproduzco.

Gustosamente satisfago su curiosidad: se trata de un detalle de la yesería del intradós de uno de los dos arcos torales de la iglesia gótico mudéjar (S. XIV) de Nª Sª de la Encarnación de Santa Eufemia mi pueblo, que con otros lugares y monumentos, por aquello de hacer patria (chica) estoy remitiendo últimamente.

Falsedades autorizadas. La educación descentralizada.- Andrés Manrique.

Juan Soldado lo que no entiende es por qué no se reacciona ya a lo que está ocurriendo, sobre todo cuando hay consenso, cuando hay una generalización de opiniones, cuando hay una realidad tangible de lo que ocurre con el vapuleo que se le da a nuestro pasado. No puede ser que la historia de España no se estudie en su totalidad o se estudie troceada al estar transferidas las competencias en educación a las comunidades autónomas.En otras ocasiones nos la roban como nos dice nuestra María Elvira Roca Barea en un reciente artículo en un periódico nacional, refiriéndose a la apropiación  por parte de los portugueses de la gesta de la vuelta al mundo. Y nos quedamos tan calladitos.

Juan Soldado no sabe por qué no salen a la palestra historiadores solventes   e intelectuales de todas las ciencias sociales en defensa del patrimonio histórico-cultural de todo un colectivo de compatriotas. No sabe qué les ocurre, acaso ellos también están acomplejados.

Quien sí ha dado la cara, como decíamos, ha sido nuestra mencionada Elvira Roca Barea con su libro sobre la “Imperiofobia y la leyenda negra”.Porque una cosa es que nos sigan restregando falsedades allende nuestras fronteras y otra es que nos las creamos por ignorancia o por inacción. Aireamos nosotros mismos nuestras miserias, algo en lo que debemos ser los únicos o de los pocos, y no celebramos aquello de lo que debemos de estar orgullosos.

Juan Soldado invita a que cada uno de nosotros, desde nuestra pequeña parcela, en nuestras conversaciones, hablemos de ello. Hablemos bien de nuestra historia, la que conozcamos, no demos nunca pábulo al desaliento sobre lo que somos o fuimos. Hagamos más uso de lecturas sobre nuestra historia. Recomendemos textos. No entremos en discusiones sobre nuestra historia, ahí está, aconsejemos lecturas. Hemos de influir en nuestro entorno próximo, con nuestras amistades y contertulios, con optimismo, objetividad y veracidad.

Los independentistas catalanes no quieren que en los libros de texto de su comunidad se hable de la historia española, en cada comunidad autónoma se estudia una distinta a la del resto.Y esto es imparable pues nos dicen que no es necesaria la autorización administrativa por parte del Estado para elaborar un libro de texto, este es el problema.Esto ocurre en la mayoría de  las autonomías y las presiones a los editores están al orden del día.Las fórmulas de presión hacia las editoriales comienzan por un “les sugiero”, “nos gustaría que…” y de ahí a las amenazas con no renovarles concesión o contrato, esto nos lo cuenta A.C. Macías en un excelente artículo en el diario La Razón. Como vemos es un descontrol. Esperemos que en algún momento se devuelvan al Estado las competencias en materia de educación. Al menos esta.

La dejación de funciones por parte de la administración estatal y autonómica comienza con un comentario como:

“Nunca hemos recibido un ofrecimiento de las editoriales para trabajar en la edición de un libro común para toda España. Jamás ninguna editorial nos ha contactado”.

Juan Soldado no puede estar más en contra. No señores, la iniciativa les corresponde a ustedes, al Estado y no a las editoriales. Ustedes tienen la obligación de gobernar que para eso se les eligió y por ello cobran. Las iniciativas han de ser suyas, la responsabilidad no se delega nunca.

Algo parecido ocurre cuando una autonomía aprueba una norma claramente lesiva a los intereses comunes y es el Gobierno quien recurre al Tribunal Constitucional. Ha de ser al revés, el Gobierno ha de paralizar tales normas autonómicas y que sean ellas, las autonomías, quienes recurran al Constitucional y mientras decide el Tribunal,  la norma no entra en vigor. El mando hay que ejercerlo siempre, que para eso lo tienen y algunos lo ostentan.

Juan Soldado se queja de tanta descentralización en temas educativos. Nos estamos asegurando generaciones de aborregados sectarios que se fían más del Twitter y la Wikipedia que del Espasa. Se imponen los reality show y la liga de fútbol.

Resumiendo. “La historia de España es la más tergiversada de Occidente”, son palabras de Stanley Payne y otros historiadores. Aun cuando sabemos que España es  la “nación histórica” más antigua de Occidente hay quien dice que “España no existe”, y lo peor es que no se hace frente a esto.Hablar bien de España es de fachas. Con estas mimbres…

Un saludo. Andrés Manrique.- Teniente (R.)

Blog: generaldavila.com

17 septiembre 2019

MANIFIESTO DE APOYO Y RECONOCIMIENTO A LA GUARDIA CIVIL. FUNDACIÓN VILLACISNEROS

Ante las últimas manifestaciones celebradas pidiendo la salida de la Guardia Civil del País Vasco y Navarra:

La Fundación Villacisneros quiere hacer llegar al Presidente del Gobierno un Manifiesto de apoyo y reconocimiento a la Guardia Civil.

El manifiesto arranca con la firma de destacadas personalidades de diversos ámbitos de la sociedad española como : Albert Boadella, Fernando Savater, Bertín Osborne, Jaime Mayor Oreja, Elvira Roca, Marta Barroso, Mikel Azurmendi, María San Gil, Rosa Díez, Pablo Martín Alonso (Teniente General), Carlos Iturgaiz, Rafael Dávila Álvarez (General de División) Antonio Burgos, Esperanza Aguirre, Ana Velasco, Dieter Brandau, Santiago González, Rogelio Alonso, Juan Félix Huarte, Ignacio Vicens, Isabel San Sebastián, Joaquín Leguina, Ignacio Camuñas, Carlos Urquijo, Hermann Terstch, Jaime Larrínaga, Javier Carvajal, Gaspar Ariño, Carlos Rodríguez Braun, Alberto Campo Baeza e Iñigo Gómez-Pineda.

El tres de mayo de 2018 la banda terrorista ETA anunció su disolución. A lo largo de su actividad criminal 856 personas de toda clase y condición fueron asesinadas por enfrentarse a su proyecto totalitario nacionalista. El final de la banda se lo debemos fundamentalmente al sacrificio y la abnegación de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y del Poder Judicial. De entre las Fuerzas de Seguridad del Estado, la Guardia Civil ha sido el Cuerpo que mayor tributo de sangre ha pagado para conseguir el final del terrorismo. Desde el 7 de Junio de 1968 con el asesinato de José Pardines hasta el 30 de Julio de 2009 con los de Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá, 230 guardias civiles perdieron su vida a manos de ETA por defender España y nuestra libertad. Durante todo este tiempo realizaron su trabajo en las circunstancias más adversas, singularmente en el País Vasco y Navarra, soportando a partes iguales, el acoso de la banda y la indiferencia, cuando no abierta hostilidad, de la sociedad.

En los últimos tiempos tras el anuncio del cese de la actividad terrorista en octubre de 2011 y la reciente disolución de la banda, parecía llegado el tiempo del gran homenaje nacional al sacrificio realizado. Lamentablemente este no se ha producido, y más grave aún, menudean con saña los actos de desprecio y humillación contra la Benemérita.

Durante años se ha celebrado en la localidad guipuzcoana de Oñate la jornada “Alde Hemendik” (fuera de aquí) reclamando la desaparición de la Guardia Civil del País Vasco. Este año ha sido la localidad navarra de Alsasua la que ha tomado el relevo acogiendo el “Ospa” (fuera) con idéntica reclamación. En estos actos de humillación, mofas e insultos se han alternado ante la indiferencia de quienes tenían la obligación de evitarlos. No nos corresponde analizar si hemos asistido a la comisión de un delito de odio tal y como está tipificado en nuestro Código Penal, pero una cosa sí resulta evidente: los intentos para evitar estas vergonzosas manifestaciones han partido de asociaciones de víctimas del terrorismo y no de quien tiene la obligación de defender el trabajo de estos servidores públicos, el Gobierno.

Por tanto, abochornados ante la impunidad con que se humilla a la Guardia Civil y decepcionados por la inacción del Gobierno, invitamos a todos aquellos que se sientan orgullosos de nuestra Benemérita a suscribir el siguiente MANIFIESTO que haremos llegar al Presidente del Gobierno en funciones y a su Ministro del Interior:

1. Nos sentimos orgullosos y en deuda permanente con la Guardia Civil en su lucha contra el terrorismo de ETA. Gracias a la abnegación y sacrificio de nuestros guardias civiles, España ha recuperado la libertad y la seguridad secuestrada durante más de cincuenta años por la banda terrorista.
2. Nos ofende ver cómo se repiten con absoluta impunidad en las calles del País Vasco y Navarra actos, concentraciones y manifestaciones en las que se insulta y humilla a la Guardia Civil. Resulta desolador que estas situaciones se reiteren ante la inacción y la pasividad de quien tiene la obligación de velar porque su buen nombre sea respetado.
3. Solicitamos al Ministro del Interior y al Presidente del Gobierno en funciones que apliquen las disposiciones legales ya existentes para impedir que vuelva a producirse en España un solo acto público de ofensa a la memoria de aquellos que dieron su vida por nuestra Patria y por la libertad de todos los Españoles.
4. Pedimos al Gobierno que realice en 2019 un gran acto de homenaje nacional a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en agradecimiento al sacrificio realizado para lograr con éxito el final de la banda terrorista ETA.

PARA FIRMAR EL MANIFIESTO PINCHA AQUÍ 

Blog: generaldavila.com

16 septiembre 2019