LA BATALLA DE BRUNETE 80 AÑOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La Batalla de Brunete

Se acaban de cumplir 80 años y merece un recordatorio. La Batalla de Brunete. Hubo mucho en juego, pero el resultado no definió nada. Corta en su duración, muy dura en su ejecución, y de escasas consecuencias en el desarrollo de la guerra.

He vuelto a pasear por los lugares de la batalla y nada nuevo se me ocurre para recordar el momento. Solo el silencio es válido para un homenaje al recuerdo.

No es difícil perderse por esos lugares cercanos a Madrid que tanto nos suenan, de pasada diría. Pero si dejas el asfalto y sales al campo abierto todo resulta más sencillo.

Quijorna, Brunete, Boadilla, Pozuelo, las Rozas…más al sur Villaverde, Leganés, Móstoles, Villaviciosa

Brunete (Rafael Casas de la Vega)

Me he detenido por aquellos lugares que tienen nombre de batalla, la de Brunete. Era un nombre desconocido hasta que llegó la guerra; he paseado por sus campos entre el trigo y la cebada, ya con el olor de la siega. Las pocas encinas que se ven no pasan de carrasca. Alguna perdiz ha hecho exhibición de sus perdigones ignorando mi pasar cansino. Muy cerca de mi cabeza ha volado una pareja de aguiluchos cenizos. Se ve Madrid alborotado, a lo lejos, y aquí, casi escondida, la rutina que podría ser la de hace cien años.

En 1937 el llamado Ejército rojo español se reorganiza con los criterios de los asesores militares rusos. Grandes unidades, mucha gente y escasos mandos profesionales. Hay que probar esa nueva máquina militar ya constituida en Ejército Popular; escasos de moral y sobrados de enfrentamientos, necesitan una gran victoria sobre el campo de batalla. Desde el punto de vista militar es urgente paralizar las operaciones del Ejército nacional en el Norte y  aliviar la presión sobre Madrid. Es el momento de demostrarse poseedores de un poder militar capaz de pasar a la ofensiva y dar el golpe definitivo al Ejército nacional en las mismas puertas de Madrid.

Así, sobre los mapas de guerra, aparece Brunete.

LA BATALLA DE BRUNETE

La idea de maniobra parece sencilla y realizable. Dos ataques concéntricos y simultáneos, uno, el principal, en dirección a Brunete y Móstoles para cortar la carretera de Extremadura, y otro secundario, en el sector de Villaverde-Usera, para interceptar las de Andalucía y Toledo. El mando de todas las fuerzas lo asume personalmente el nuevo ministro de Defensa Nacional Indalecio Prieto, asistido por el Coronel Vicente Rojo. El Ejército de Maniobra queda a las órdenes del general Miaja.

Ataques de diversión, secreto en la preparación y sorpresa. Todo un plan de Escuela de Estado Mayor al que sigue una desastrosa ejecución.

Campos de Brunete

En la noche del 5 al 6 de julio, el Ejército de Maniobra logra infiltrarse entre las posiciones nacionales del sector comprendido entre Navalagamella y Villanueva del Pardillo ocupando al amanecer el pueblo de Brunete. El ataque se produce con seis Divisiones provistas de toda clase de elementos y con superioridad aérea, mientras que los nacionales sólo disponen en dicho sector de cuatro unidades tipo Batallón, seis piezas de artillería y trece cañones contracarro de pequeño calibre. A última hora, cuando se percatan de la ofensiva, se refuerzan las posiciones con un Tabor de Regulares y otro de Tiradores de Ifni. En Brunete sólo quedaban secciones sanitarias y la organización defensiva del sector se reducía a unos cuantos centros de resistencia ocupando los pueblos y alturas dominantes.

La batalla de Brunete

Pero el ataque del ejército rojo se frustra después del éxito inicial. Sorprendidos del mismo, los jefes de las unidades atacantes dudan sobre la dirección ulterior de su avance. La inquietud se apodera de ellos cuando ven la enorme resistencia de las pequeñas guarniciones nacionales que han quedado cercadas a retaguardia. Confusión, indecisión, irresolución; en definitiva, nadie manda porque no se sabe mandar.

El mando nacional se aprovecha de la situación, se refuerza con la llegada de nuevas unidades y crea al sur de Brunete posiciones para taponar la brecha mientras recurre a las reservas que contrarresten la maniobra del enemigo. El ataque secundario del ejército rojo en Villaverde-Usera fracasa de un modo rotundo.

En un espacio de unos 13 Kilómetros de ancho por 12 de profundidad, entre el río Perales, al Oeste, y el Guadarrama, al este, más de 90.000 combatientes rojos llegan a enfrentarse durante cerca de tres semanas de encarnizada lucha, con unos 60.000 nacionales.

Llegó la contraofensiva nacional pero hubo tenaz resistencia. El día 20 de julio después de duros combates, se alcanzaba la línea del Guadarrama mientras los rojos intentaban contrarrestar la maniobra nacional, atacando sin resultado por Las Rozas y Robledo de Chavela. Todavía se luchó encarnizadamente por Brunete que resistió hasta el último momento.

Al final una sangría de vidas que no condujo a ningún resultado. Breve batalla la de Brunete pero terrible Batalla de Brunete con cerca de 40.000 bajas.

Los campos de Brunete, aquellos de la guerra, están ahora sobrecogedoramente solitarios. Allí han quedado los de un bando y los del otro. En el fondo eran los mismos, en un bando y en el otro.

Un conflicto bélico nunca debe celebrase; es suficiente la conmemoración. Los soldados conmemoran las batallas; nunca celebran los muertos. Con honor y el merecido respeto, se les recuerda sobre el campo de batalla.

El siglo XX representa la época más sangrienta de la historia. El siglo XXI parece querer emularle

De la historia se aprende con humildad y nunca debe servir para transmitir los recuerdos del odio. La memoria de las conmemoraciones no debe ser un repaso de reproches. Todos saben lo que se hizo mal… aunque se repite.

Sobrecogen los campos de Brunete cuando uno los recorre envuelto en la memoria del respetuoso silencio, sin leyes que obliguen a encender de nuevo viejos rencores.

Monumento al soldado desconocido

La tumba de los grandes hombres sigue siendo la tierra entera. De ellos nos habla no sólo una inscripción sobre sus lápidas; su nombre está grabado no en un monumento, sino, sin palabras, en el espíritu de cada hombre.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

28 julio 2017

 

ATAQUE A LA POLICÍA EN LA FRONTERA DE MELILLA General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Un individuo ataca a la policía en le frontera con Melilla

Actuación impecable de la policía en la frontera de Melilla. Un individuo armado con un cuchillo amenazaba de muerte a los policías mientras gritaba ¡Alá es grande! La escena desgraciadamente es muy conocida en Europa y situaciones parecidas han causado muertes terribles que aún permanecen en nuestro recuerdo.

Alerta 4 antiterrorista. No es un juego y hay que ser un magnífico profesional y tener los nervios muy templados para enfrentarse a una situación así. Nuestra policía lo ha hecho de manera impecable. Todos debemos estar agradecidos y sentirnos orgullosos de ellos. Los agentes que intervinieron dieron muestras de su entereza y eficacia a la hora de enfrentarse con un problema de gravísimas consecuencias. Terrorista o no, si alguno entra en el radio de acción de ese individuo sin duda que hubiese sido acuchillado. Sin la menor duda.

Entre todos destaca Pedro. Un Policía Nacional con algo decisivo en ese mundo donde la actuación rápida y acertada es la línea imprecisa que separa a la vida de la muerte: capacidad de decisión. Pedro fue rápido y contundente. Eficaz.

La capacidad de decisión es una virtud clave en cualquier profesión. Decidir tiene el grave riesgo de equivocarse, pero no hay mayor y peligroso error que la indecisión, no hacer nada y esperar a que el tiempo arregle las complicadas situaciones. Parecido a esconderse. Algo muy frecuente. Demasiado. Frente a situaciones extremas, eso no vale.

Fueron ejemplares. Analizaron, controlaron y de repente, con proporcionalidad, valentía, decisión, Pedro, cogió una valla de plástico, lo menos agresivo que tenía a mano, y con ella redujo al presunto terrorista.

Lo ocurrido en la frontera de Melilla de haber sido en cualquier otro lugar del mundo el desenlace quizá  hubiese sido distinto. La situación, el lugar, los antecedentes, todo encajaba en patrones ya conocidos y de lamentables consecuencias. La probabilidad más alta era que el presunto terrorista hubiese sido abatido por la policía. Entra dentro de los protocolos.

Repito, esto no es un juego ni las lamentaciones sirven cuando los hechos ya han ocurrido. Aquí gracias a nuestra policía, a Pedro, los hechos se pueden contar y son ejemplarizantes. Ahora habrá que analizar si los policías cuentan con los medios adecuados para estas situaciones. Lo que nadie debe dudar y de lo que nos sentimos enormemente orgullosos es que lo principal sí que lo tenemos. Los hombres dispuestos a jugarse la vida por defender la nuestra. Nuestros policías, los mejores del mundo.

Ha habido quien de manera injusta y con dudosa imparcialidad ha criticado la actuación del policía.

Lo que nadie dice es que gracias a su templanza lo que ha hecho Pedro es salvarle la vida al agresor.

Gracias a todos y especialmente ¡Gracias Pedro!

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

27 julio 2017

HOMENAJE A LA PROMOCIÓN DE CADETES DEL CUARTEL DE LA MONTAÑA. Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada de Infantería retirado.

Cuartel de la Montaña

El 13 de marzo de 1935 el gobierno hizo una convocatoria de ingreso de alumnos para las academias militares especiales, puesto que la Academia General Militar de Zaragoza había sido clausurada por orden gubernamental. El 21 de enero y el 8 de febrero se publicaron los alumnos admitidos, en sendos diarios oficiales del Ministerio de la Guerra.

Monumento a los Caídos en el Cuartel de la Montaña

La disposición marcaba que los alumnos, previo a su ingreso en sus respectivas academias especiales, deberían hacer unas prácticas en regimientos de sus armas. Los alumnos de Infantería en el regimiento Covadonga núm. 31 de guarnición en el Cuartel de la Montaña de Madrid. Los de Caballería en el regimiento de cazadores de Calatrava núm. 2 en Alcalá de Henares. Los de Artillería en el regimiento a caballo en Carabanchel. Los de Ingenieros en el regimiento de zapadores minadores en Madrid.

Las prácticas comenzaron el 1 de febrero, debían estar terminadas el 21 de julio, para disfrutar el permiso de verano e incorporarse, el 1 de septiembre, a las academias especiales. El inicio del permiso veraniego se adelantó al 14 de julio y la Guerra de Liberación trastocaron todos los planes oficiales y personales. Este es el resumen de sus vicisitudes y un homenaje a su vida de servicio a España.

El 1 de febrero se incorporaron 150 cadetes de infantería al regimiento Covadonga, en el Cuartel de la Montaña, por los que esta promoción se les conoció coloquialmente con este nombre.

Iniciado el Alzamiento Nacional el 18 de julio de ese mismo año, 140 (93,33%) cadetes se adhirieron a él, de ellos 32 (22,86%) cayeron en combate (22 en la defensa del Cuartel de la Montaña) y 3 fueron asesinados en la zona controlada por el Frente Popular. He aquí sus nombres:

Asesinados en el Cuartel de la Montaña

Cuartel de la Montaña (20 de julio de 1936).

  • Cadete Alfredo Vara de Rey Izarduy.
  • Cadete Antonio del Castillo Olivares y Manrique de Lara.
  • Cadete Antonio García García.
  • Cadete Antonio Rodríguez Amat.
  • Cadete Arturo Juliá de Córdova.
  • Cadete Enrique Sanz Acero Rodríguez.
  • Cadete Felipe Ruiz Garrido Cortés
  • Cadete Francisco García Almenta.
  • Cadete Francisco Moreno Serrano.
  • Cadete Gabriel Moyano Aboin.
  • Cadete Ignacio Cembreros Hornillos.
  • Cadete Ignacio Ugalde Fernández
  • Cadete Javier Caperochipi Aguirrebarrena
  • Cadete Luis Barberán del Águila.
  • Cadete Luis Otero González.
  • Cadete Manuel Juanes García.
  • Cadete Pedro González Aguilar Soto.
  • Cadete Rafael Domínguez Tabares.
  • Cadete Ricardo Corras Rodríguez.
  • Cadete Tomás Galván Bello.
  • Cadete Vicente García García.
  • Alférez Luis Fernández Lequerica, murió el 24 de febrero de 1940, en el hospital a consecuencia de las heridas.

Otros frentes

  • Alférez José Lucio Vallespín, el 18 de febrero de 1937 en la batalla del Jarama. Medalla Militar Individual.
  • Ramón Doste Fuentes, el 12 de abril de 1937, en el frente de Aragón.
  • Alférez Abelardo del Caño Cerdido, el 15 de junio de 1937 en el frente de Bilbao.
  • Cadete Juan Ribas Santadreu, el 7 de noviembre de 1937 en Mallorca.
  • Teniente Jesús Cristóbal Bustillo, el 29 de marzo de 1938 en el frente de Castellón.
  • Teniente Luis Montel Toucet, el 19 de junio de 1938 en Villarreal (Castellón). Medalla Militar Individual.
  • Teniente Antonio Ríos García, el 22 de agosto de 1938 en el frente del Ebro.
  • Teniente Diego Rojas Díez de la Cortina, el 16 de enero de 1939 en el frente de Lérida.
  • Alférez Jesús Ochoa Echagüe Pérez.
  • Antonio Vega Rodríguez.

Asesinados en Málaga.

  • Cadete Antonio Troncoso Falleiro el 22 de julio de 1936.
  • Cadete Luis Pecci Barraca el 22 de julio de 1936.
  • Cadete José Pérez Pérez en septiembre de 1936.

    Mapa ubicación Cuartel de la Montaña

 

Posteriormente muchos de ellos se alistaron en la División Española de Voluntarios para luchar contra el comunismo, conocida como la División Azul, y 7 (5%) fueron muertos en acción de guerra.

  • Isidoro Navarro Fraile el 17 de octubre de 1941, en la entrada en línea de la División. Dio nombre a la posición Navarro en la cabeza de puente del Wolchow.
  • Capitán Laureano Echevarría Jiménez, el 7 de noviembre de 1941, en los ataques a los cuarteles de Muraweskia.
  • Capitán José Sebastián Díaz el 13 de noviembre de 1941, en Dubrowka.
  • Capitán Juan Portolés Dihinx, el 22 de diciembre de 1942 en el frente de Leningrado. Dos medallas militares individuales.
  • Capitán Edmundo Campos Sixto, el 16 de abril de 1943 en el frente del río Ishora.
  • Capitán Enrique Vera Fernández, el 19 de mayo de 1943 en Slawinska. Medalla Militar Individual.
  • Capitán José Torres Arias el 30 de junio de 1943.

 

También pagó su tributo de sangre ante la banda terrorista ETA:

  • General de División Constantino Ortín Gil, el 3 de enero de 1978 en Madrid.
  • Teniente General Guillermo Quintana Lacacci.

 

Milicianos asaltantes del Cuartel de la Montaña

En resumen de los 150 cadetes de la promoción del Cuartel de la Montaña, 44 (29,33%) cayeron por ser fieles al juramento que empeñaron a la Bandera.

Salvador Fontenla Ballesta, general de brigada de Infantería retirado.

Blog: generaldavila.com

27 julio 2017

LA GUERRA DE MARRUECOS (1907-1927) (Historia completa de una guerra olvidada) Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La Guerra de Marruecos (1907-1927)

En las Academias militares se enseña poca historia. Mal hecho. No se hace la guerra solo sabiendo tácticas y técnicas académicas. Sin saber historia no se pueden tomar decisiones acertadas y brillantes. Si analizamos las principales batallas militares podremos comprobar cómo las decisiones de los vencedores han salido siempre de jefes amantes y conocedores de la historia. Es la gran maestra de la estrategia, pero también de la táctica y de la política.

Nuestra enseñanza en general huye del arte cuando la vida es puro arte. La guerra y la política también. El arte es la elegancia a la hora de actuar, la sencillez y la eficacia. Cuando la historia se convierte en una asignatura que sirve para manipular las conciencias, para mentir y contar las cosas como no fueron, para adoctrinar, nos encontramos con la derrota de un pueblo manipulado y engañado. El conocimiento no consiste en acumular datos sino en saber descubrir la verdad entre tanta información basura que nos rodea.

Por eso cuando alguien narra la historia y lo hace con rigurosidad y eficacia hay que pregonarlo. Eso pretendo hoy con el libro de Salvador Fontenla Ballesta que acaba de publicar la editorial La esfera de los libros cuyo título es La guerra de Marruecos (1907-1927) Historia completa de una guerra olvidada.

Salvador Fontenla Ballesta es general de Brigada, diplomado de Estado Mayor, legionario, paracaidista, y tenemos la suerte de que además es colaborador de este blog. Es Doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Si me lo permiten, entre nosotros, les diré que es un sabio, un conocedor de la milicia en su concepto de arte, que es lo que es. Pienso que la milicia no ha sabido aprovechar del todo sus conocimientos para transmitírselo a los jóvenes que se forman en las Academias Militares. Hace años que conozco a Salvador y soy un ferviente seguidor de lo que escribe, aunque sean apuntes de tertulia. Siempre hay sabiduría en él. De Marruecos pocos saben lo que él. Por afición, pasión y estudio de aquel pueblo desde sus ancestros. Conoce al detalle el alma y las tradiciones de los hombres de una tierra muchas veces impenetrable, incluso para los que allí han vivido años. 

Marruecos siempre ha estado cerca de España y España ha mirado desde hace muchos años al Sur. Hablar de la Guerra de Marruecos es algo difuso, olvidado a veces, otras controvertido.

No es fácil entender, asumir, y resumir la larga aventura de la acción española en el Norte de África. Fechas, nombres, tratados y conferencias, se mezclan dificultando el hilo conductor de una narración que se haga entendible para el profano en la materia. Si a eso añadimos la complejidad de la mezcla política y militar de la mayoría de las situaciones la historia queda casi relegada a los estudiosos y expertos. Ahora, gracias al general Fontenla, se abre al completo la puerta de aquella historia y la lectura se hace fácil y comprensible. Una narración amena y rigurosa que da paso al conocimiento.

Es de agradecer porque la historia de la Guerra de Marruecos desde 1907 a 1927, una guerra olvidada, tiene mucho que ver con la historia de España del siglo XXI llegando sus consecuencias yo diría que hasta nuestros días.

Riguroso y entretenido libro el del general Fontenla. Imprescindible.

El desembarco de Casablanca y El Raisuni, la campaña de Melilla, el Kert, el derrumbamiento de la Comandancia General de Melilla, el Desembarco de Alhucemas y la derrota de Abd el- Krim… van siguiendo un hilo conductor comprensible con el que al finalizar su lectura puede uno exclamar: ¡Por fin!, por fin me he enterado. El final del libro es un análisis de conclusiones verdaderamente valioso y actual donde al autor no se le escapa ni un solo detalle llegando a una comparación de enorme interés entre la intervención de España en Marruecos y la reciente de Afganistán.

El desembarco de Alhucemas

Gracias mi general y este será para mí un libro de permanente estudio y lectura.

Español lee y divulga… Es tu historia, la de España.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

26 julio 2017

¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Santiago Apóstol. Patrón de España

25 de julio. Festividad de Santiago Apóstol, El Mayor, hijo de Zebedeo, pescador, discípulo de Jesús.

Patrón de España, de Galicia y del Arma de Caballería.

Durante el reinado de Felipe IV el Papa Urbano VIII decretó que el Apóstol Santiago  fuera declarado solo y único Patrón de la Nación española.

‹‹Dios hizo a Santiago, patrón de España que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada››, le escribe Quevedo al rey Felipe IV.

A la Batalla de las Navas de Tolosa

¡Santiago y cierra, España! es el grito que abrió el camino de la unidad de España. En La Batalla de las Navas de Tolosa. Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón, Sancho VII de Navarra. No más disputas, unidad frente al califa almohade, miramamolín. Es el punto culminante de la Reconquista.

¡Santiago y cierra, España!, es un grito de unidad; nunca significó cierre o aislamiento sino todo lo contrario: apertura y unidad, sentimiento de Nación y camino a la libertad. ¡Santiago! ¡Santiago! es una invocación antes y durante el combate, en la vida, la advocación al sentimiento de unidad, de empresa común, la fe y la entrega ante el trance del combate que puede significar la muerte. Cerrar es un grito de guerra, cerrar filas frente al enemigo, cerrar el escuadrón. España el objetivo, la razón y la pasión.

Está claro que tenía que ser Santiago Apóstol el Patrón de España.

¡Santiago y cierra, España! Significado que nada tiene que ver con en esa interpretación torticera que está muy al uso entre los que creen elevar su grado intelectual a base de atacar las tradiciones de los españoles, nuestro origen e historia.

‹‹…querría que vuestra merced me dijese qué es la causa por que dicen los españoles cuando quieren dar alguna batalla, invocando aquel San Diego Matamoros: “¡Santiago, y cierra, España!”. ¿Está por ventura España abierta, y de modo que es menester cerrarla, o qué ceremonia es ésta?››

‹‹Simplicísimo eres, Sancho; y mira que este gran caballero de la cruz bermeja háselo dado Dios a España por patrón y amparo suyo, especialmente en los rigurosos trances que con los moros los españoles han tenido; y así, le invocan y llaman como a defensor suyo en todas las batallas que acometen, y muchas veces le han visto visiblemente en ellas, derribando, atropellando, destruyendo y matando los agarenos escuadrones; y desta verdad te pudiera traer muchos ejemplos que en las verdaderas historias españolas se cuentan››.

¡Santiago y cierra, España!

Abrió España la vía de las andantes aventuras camino al lugar donde al Apóstol enterraban. Santiago abre España a Europa y junta las piezas de aquel rompecabezas de Hispania. Las Navas de Tolosa, cumbre de la reconquista, inicio de la unidad de España, cuando se es consciente que los reinos son nada sin la unidad, fortaleza y futuro. Se hizo al grito de ¡Santiago y cierra, España!

El 20 de julio de 1846 se designó al Apóstol Santiago patrón del Arma de Caballería, cuya proclamación fue posteriormente ratificada el 20 de julio de 1892. De ahí que el 25 de julio se celebre el patrón de la Caballería. La cruz de Santiago figura en los escudos y distintivos que identifican al Arma.

Dice su Himno: ‹‹Caballero español, centauro legendario, jinete valeroso y temerario. Un grito pone fin a la hazaña con nuestro lema “¡Santiago y cierra España!”››.

Respecto al Ejército de Tierra en 1943 se aprueba el emblema único que va a representar a todo el Ejército español. Dice el Reglamento de Uniformidad, Vestuario y Equipo de 1943:

‹‹Componen el emblema del Ejército los tradicionales elementos siguientes:

ESPADA: Que es milicia al ser Arma y Religión al ser Cruz. Proclama que el Ejército se puso siempre bajo la protección del Apóstol Santiago, patrón de España››.

En la actual página web del Ejército de Tierra se puede leer sobre su emblema:

Emblema del Ejército de Tierra

‹‹Cruz-espada de Santiago, con los extremos de los brazo flordelisados de gules››.

Esperemos que no se repitan las disculpas, en este caso por llevar este emblema. No hay que disculparse cuando no hay error sino tradición y razón.

Felicidades al Arma de Caballería, a España entera. Iniciemos el Camino de Santiago, el que abrió el Apóstol al mundo, también a la unidad, de los españoles.

Felicidades al Arma de Caballería

¡Por Santiago y por España!

Cuando ya tenía redactado el artículo me ha llegado algo tan hermoso que quiero con ello terminar:

“El Señor tenía tres amigos íntimos: Pedro, Santiago y Juan. En herencia les dejó lo que más quería.

A Juan le dejó a a Su Madre.

A Pedro le dejó la Iglesia.

A Santiago le dejó España”

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

CONTRABATERÍA HACIA EL YA DIMITIDO CEMA/JEMAD FRANCÉS Vicente Díaz de Villegas y Herrería Soldado de España

¡Adiós! al general De Villiers

Después de las líneas que escribí hace unos días me llegó un Whatsapp la despedida del General Villiers de su Cuartel General. Se cumplía lo que yo había escrito antes; en las imágenes se veía que sus subordinados consideraban que había cumplido con su deber y así se lo manifestaron.

El general de Villiers afirmó que los recortes anunciados por el gobierno de Macron «no permiten» asegurar el modelo de seguridad”…

Con cierta contumacia comunicativa Christophe Castaner, portavoz del Gobierno francés, en declaraciones al diario «Le Figaro» se cebaba en la víctima tachando de desleal al dimitido jefe del Estado Mayor de la Defensa Pierre de Villiers. «El jefe del Estado Mayor fue desleal en su comunicación. Escenificó su dimisión».

Las declaraciones del general de Villiers ante la comisión de defensa de la Asamblea Nacional, celebrada a puerta cerrada, se filtraron. En ellas denunciaba en términos coloquiales pero firmes la disminución de la dotación presupuestaria del departamento de Defensa para este año.

Las filtraciones en la Asamblea Francesa también tienen su recorrido histórico como por  ejemplo la filtración al enemigo de informaciones en plena guerra de Indochina.

Un día después, Macron, CON LUZ Y TAQUÍGRAFOS en un acto con toda la cúpula militar quiso afirmar su autoridad diciendo «soy vuestro jefe».

Según Castaner, la marcha del JEMAD «no tiene nada que ver» con su comparecencia ante los diputados del día 12. Pero no dice cual es la razón de la marcha.

También Castaner comenta «aunque Pierre de Villiers habría podido imaginarse que sus palabras se iban a filtrar, a menos que le falte experiencia». Insistiendo que «es su comportamiento lo que resulta inaceptable»

La pregunta es: ¿La falta de experiencia es achacable al JEMAD francés o lo es al Presidente en la liturgia de trato al personal militar y al rigor en asuntos militares?

Con sus  declaraciones, Castaner pone de manifiesto su poca credibilidad en las instituciones empezando por la comisión de Defensa y siguiendo por la fiabilidad de los parlamentarios que la componen. ¿Acaso debiera haber callado el JEMAD ante tal comisión de Defensa?

Según el portavoz «Se comporta como un poeta reivindicativo. Nos habría gustado escuchar su visión estratégica y de capacidades (militares) más que sus comentarios sobre el presupuesto». Se refería así a otro mensaje del Presidente que habría dicho: los militares tienen que ocuparse de la estrategia, del presupuesto se encarga la ministra de Defensa.

Presidente Macron y General De Villiers

A este respecto surgen las preguntas: ¿Cuales son las prioridades del Presidente? ¿Qué pasó con los sucesivos informes con cifras, letras y limites, que ante los parlamentarios se han hecho a raíz del reforzamiento de la seguridad con los despliegues en Francia?

Hay algo que se llama plan-programa-presupuesto y la Estrategia, que ya está en marcha, está condicionada por el presupuesto. “LO QUE NO SE PUEDE NO SE PUEDE Y ADEMÁS ES IMPOSIBLE”.

El intento del Presidente de cerrar esta crisis, en la base aérea de Istres, en donde subrayó que el año próximo el departamento de Defensa será el único que se beneficie de un aumento de la dotación presupuestaria y que se mantiene el compromiso de llevar el gasto militar al 2 % del producto interior bruto (PIB) para el 2025, frente al 1,80 % actualmente; hace pensar que quizás, además del “warning” sobre límites operativos, habrá servido para algo la cabeza del JEMAD.

Creo que en la estrategia de comunicación, a juzgar por los resultados, el silencio mediático hubiera sido más positivo que la sobrepresión mediática para CAZAR LA PIEZA YA COBRADA.

Vicente Díaz de Villegas y Herrería

Soldado de España

Blog: generaldavila.com

24 julio 2017

 

EFEMERIDES (Semana del 24 al 31 de Julio) DERROTA DE NELSON EN TENERIFE (25 DE JULIO DE 1797) General Emilio Pérez Alamán

Don Antonio Gutiérrez de Otero

El 25 de Julio de 1797, el Almirante Inglés Horacio Nelson, al mando de una importante flota con más de 3000 hombres y tras cuatro días de sitio al puerto de Santa Cruz de Tenerife, incluidos dos intentos de desembarco, logra poner en tierra un importante contingente con la intención de apoderarse del Archipiélago canario y agregarlo a la Corona Británica.

Enfrente, un reducido número de soldados españoles junto al pueblo tinerfeño constituido en Milicias, bajo el mando de un humilde pero avezado Comandante General forjado en las campañas de ultramar, Don ANTONIO GUTIÉRREZ DE OTERO, logró la primera y única derrota sufrida por el afamado Almirante  en aquella gloriosa jornada conocida en las islas como  “LA GESTA DEL 25 DE JULIO” y que como tantas otras es desconocida por la mayoría de los españoles.

Serán muchos los que de su visita a Londres  tendrán la foto recuerdo de la estatua del Almirante en “Trafalgar square” pero muy pocos se habrán fijado que en la iglesia de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife hay un enterramiento con la inscripción del Comandante General Don Antonio Gutiérrez de Otero o preguntarán de quien es el busto que se levanta frente a la iglesia de San Juan de Aranda de Duero, su pueblo natal, desconociendo por completo a aquel que, con su victoria, conservó Las Canarias en la Corona española, como lo eran desde los Reyes Católicos.

Blog. generaldavila.com

24 julio 2017