NO DECIR NI MUUUU Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Mi amigo y admirado Alfonso Ussía Muñoz-Seca, Cabo Primero de nuestro glorioso Ejército; General y Almirante, o sea Capitán General de las Letras, publicó una antológica columna en el El Debate que titulaba Romance de Sindicatos. Desde entonces ando preocupado porque siempre he dicho que el Cielo debe ser algo así como la una del mediodía sentado a la orilla del mar, cualquier mar, con un vino blanco muy frío, cualquier vino blanco, y unos camarones bien hervidos, que me da lo mismo unas gambas o algo así fácil y muy marinero. Sobre todo solo, sin asociacionismo, ni fábulas junto a los oídos más allá del graznido lejano de las gaviotas, solo. Mejor que acompañado, ni bien ni mal. Solo o en silencio acompañado. Si no, no hay Cielo. La compañía después. Que siempre aparece el sindicato de gorriones

Habla Alfonso de la preocupación de los mariscos ante la avalancha que se les viene encima después de quedar bien untados los sindicatos, no precisamente el de gorriones, sino más bien el de gorrones.

Se nos acaba el cielo a los solitarios.

Ni estrujar las uvas (¡pobres uvas! ¡to pa ellos!), y camarones, gambas o centollos mejor que se sindiquen y pierdan sabor o será su final.

Tengo otro amigo, tan solitario que me dice que vive en las nubes, en permanencia con el cielo, porque están los nublados más tiempo en su casa que en ningún otro sitio, que él vive con ellas que se le cuelan en casa todo el invierno y parte del verano. El azul del cielo es un rato necesario, pero no imprescindible en su paisaje. Vive en las alturas de nubes, en Los Ancares con sus vacas, rubias casi todas. Para mí que son todas iguales, pero él las pone nombre, las conoce y viceversa, como un sindicato. Estabulados están en las alturas de los montes desconocidos por los liberados.

Por allí murió el último de los maquis, por llamarlo de alguna manera, ya que era uno que se tiró al monte y vivía de eso, sindicado con los otros. Hasta que le prendió fuego al cura de la zona y nadie se lo perdonó. Cuando cayó en la trampa que le tendieron, comía chorizo, de cerdo; no creo que fuese de berzas.

A mí, que se me acaba el chuletón, y los callos con garbanzos, o la cachucha, me entra la tristeza de ver a mi amigo despedirse de sus vacas y abrir los campos a las coles y grelos que echarán de menos al lacón.

No volveré a leer la Ilíada ni se me ocurrirá abrir la Odisea. ¡Aquellos bárbaros griegos!

Volveremos a los tiempos del sustanciero del que nos hablaba Julio Camba en su artículo tan recurrido El alma del roquefort. El oficio de sustanciero consistía en ir pregonando de casa en casa el hueso de un jamón que se alquilaba por ratos para darle cierto sabor (sustancia) al agua caliente que serviría de sopa en el almuerzo.

Algunos hemos comido sapos y culebras, y están muy buenas cuando se tiene hambre que no son ganas de comer, sino debilidad. Esa a la que nos conducen como única forma de pensar y sentir bajo la férrea mano de unos iluminados que manipulan hasta los alimentos: «Hambre y sed de justicia».

Se nos comen los mariscos, la carne la devoran los demonios, se impone el hambre ideológica, porque quedamos para ser solo carne, pero de cañón.

El cataollas daba consejos y en todas las cocinas tenía entrada libre para catar los guisos, pero jamás entraba en faena. Era un archivo de sabiduría en el que hasta en las arrugas de la cara llevaba escritas las recetas.

El chivo de la Legión también lo era. Pronto quedará vacante su puesto y la mascota será un manojo de lechugas, Se perderá una tradición y el archivo que custodia. Porque toda la vida legionaria, pero toda, incluso ahora, que ya no se sabe si es o no, está en el chivo.

Después de que el secretario había despachado los papeles con el Capitán, se los entregaba a un viejo legionario, muy hecho en batallas de oficios y balas, y le decía

—«Toma esto parchivo».

Como no se lo escribían, sino al oído, entendía que el papel ya no servía y era para el chivo, para que se lo comiese, y este que estaba cerca, pegado a la mesa de la oficinilla, solo tenía que abrir la boca y masticar despacito el oficio, orden o contraorden. Así funcionaba aquello: a golpe de chivo.

—¡Par chivo!

En la Legión los chivos que se chivan ni desfilan ni pasan de los seis meses antes de que se conviertan en chuletas.

Ahora las lechugas perderán el paso y no dirán ni mu. Serán verdes, eso sí, pero ajustadas a la «Policía del Pensamiento».

De eso se trata. De ir con el paso cambiado y pasar hambre y sed. De justicia.

No decir ni mu. Silencio obligado.

Mi Primero, mi General, solos mejor que mal acompañados. ¡A las mariscadas!

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

19 enero 2022

Blog: generaldavila.com

 

 

 

 

SEVILLA: LA IGLESIA DE SAN HERMENEGILDO Y LA HERMANDAD DE NUESTRO SEÑOR DEL GRAN PODER Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La antigua iglesia de San Hermenegildo de Sevilla. / JUAN CARLOS MUÑOZ

Terminada la guerra civil había que volver a la normalidad y para ello contar con la Autoridad Militar era imprescindible. Sevilla quería ser pionera en el regreso a sus tradiciones y en 1940 organiza su primera Feria de Abril después de la contienda. El Teniente de Alcalde mostraba su agradecimiento al Capitán General de Sevilla ya que «su decidido interés por servir a la ciudad ha hecho el milagro. Y yo, el más modesto de los munícipes, con mi sola y exclusiva representación le reitero mi agradecimiento». A D. Manuel Bermudo le correspondió el empeño de la primera Feria de Abril de Sevilla en el año 1940.

No solo los festejos tradicionales eran objeto de revisión y puesta en marcha, sino que hubo peticiones lógicas a la Autoridad militar para revertir a su función y propietario de lo que podríamos denominar «situación de guerra». Dos casos resaltan sobre el conjunto.

Franco saluda desde el Palacio de Yanduri

EL PALACIO DE YANDURI

Una de las joyas arquitectónicas de Sevilla, el palacio de Yanduri en la plaza de Jérez, construido por orden de los marqueses de Yanduri entre 1901 y 1904 y situado junto al Real Alcázar albergó al general Franco y a su Cuartel General en el momento que alcanzó la península con sus tropas.

El palacio, a la muerte de su propietaria, la señora Teresa Parladé y Heredia (1933), se convirtió bajo testamento en Fundación que fue entregada a las Hijas de la Caridad con una dotación de un millón quinientas sesenta y cinco mil pesetas para asilo de huérfanas de padre y madre y un taller dedicado a la confección de ropas.

No pudo llevarse a acabo la misión encomendada por la situación política española, pero una vez finalizada la guerra civil el Albacea de la Fundación invitó al Patronato a su constitución y así se hizo el 28 de junio de 1939 con la asistencia de las Hijas de la Caridad y con el capital fundacional a disposición del Patronato. Todo estaba en regla, pero la casa palacio estaba requisada y a disposición de residencia accidental en Sevilla del Jefe del Estado además de haber sido designada como enlace del Cuartel General del Generalísimo. Esa razón llevó al albacea, D. Francisco Villagrán a elevar consulta para conocer la actitud que debían adoptar, todo ello «con gran respeto y sumisión a las órdenes que reciban». Así la Fundación pudo iniciar su andadura, pero a principio de los años ochenta dejó de cumplir con los fines fundacionales.

El edificio del Palacio Yanduri fue abandonado y objeto de expolio hasta que la Junta de Andalucía se hizo cargo de la Fundación constituyendo un nuevo Patronato.

El Palacio de Yanduri no podrá usted visitarlo, sino se lo pide a los del Banco Santander, sus actuales ocupantes.

LA IGLESIA DEL CUARTEL DE SAN HERMENEGILDO Y LA HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS DEL GRAN PODER. SEVILLA

En septiembre de 1940 la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder de Sevilla se dirigió al Caudillo solicitándole su intervención para que al llevarse a cabo el derribo del Cuartel de San Hermenegildo en Sevilla, como se rumoreaba, fuese respetada por su interior histórico y artístico la Iglesia anexa al antiguo Colegio de San Hermenegildo, que entonces era almacén del Regimiento de Infantería Granada.

Deseaba la Hermandad según manifestaba en carta al ministro del Ejército, D. José Enrique Varela Iglesias, «que el Ramo de Guerra ceda en nombre del Generalísimo dicha Iglesia para establecer en ella la citada Cofradía, recogiendo la observación hecha por el Caudillo durante su visita la pasada Semana Santa al Señor del Gran Poder, en que se sorprendió de las reducidas proporciones de la Capilla que ahora tiene».

La petición fue puesta en marcha por el Jefe de la Casa Civil del Caudillo, D. Julio Muñoz Aguilar, pero aquello no pudo llevarse a cabo porque de acuerdo con la contestación de la Capitanía General de la Región Militar «hasta el presente  no hay nada sobre el derribo del mencionado Cuartel que en la actualidad sirve de alojamiento al Regimiento de Infantería de guarnición en esta Plaza, sin que pueda adelantarle nada sobre el particular ya que como le dejo indicado dicho local es necesario para acuartelamiento y aún no existe plan que permita asegurar haya de procederse a su derribo».

Lo que posteriormente ocurrió es conocido. Fue sede del Parlamento de Andalucía y ahora se barajan otras opciones.

Como ocurre con todo ahora: no sirve quien vale, sino que vale quien tiene.

Todo es de los Bancos o de las Instituciones y debes buscarte la vida; como los sindicatos de gorriones que se alimentan, pues eso, como las aves del cielo.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

17 enero 2022

Blog: generaldavila.com

 

 

EL GOLPE DE ESTADO A LA ESPAÑOLA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

En España, por razones obvias, vinculamos el golpe de Estado a la fuerza armada que participa en una involución autoritaria, una conquista ilegal del poder por la amenaza de las armas.

Puede que sea así y puede que asistamos a un no ser así, a una nueva era de golpes de Estado sin vinculación con la fuerza armada y sí con la manipulación política para lograr el poder mediante el engaño con el uso de la dialéctica entre vencedores y vencidos. La toma del «Poder» mediante la amenaza o violencia, esta mínima o en ocasiones nula, ha dejado de ser el procedimiento en uso, pero los golpes de Estado siguen vigentes.

Hay muchas maneras de iniciar el proceso y aquí en España se eligió la dulce penetración en los centros de manipulación de masas de tan fácil acceso cuando se manejan desde distintos poderes ideológicos que fomentan élites económicas. Para asentar las bases de esa incursión nada más elemental que iniciar un proceso de desconcierto político en las candidaturas al gobierno dando entrada a todas las posibles; mientras más radicales mejor.

La dificultad de este primer paso, el más costoso y de mayor peligro, se lleva a cabo con la construcción y fomento, infiltración en sus cimientos y apoyo económico, a variados partidos que parecen querer lo mismo, hijos de la misma ideología, pero que se expresan de manera distinta, dirigidos por líderes mediáticos que atienden intereses partidistas y por tanto económicos distintos (iguales en su superficie).

Una vez creada la división, la puesta en marcha es cuestión de unas elecciones celebradas en crisis de escisión y enfrentamiento. Dispersión del voto. Solo hay que esperar ese momento que en España se inició un mes de octubre de 2017 con la rebelión catalana alentada desde el poder, indultada por el poder; o quizá habría que decir poderes. Hasta la Corona alarmada tuvo que salir a poner orden y cumplir su deber constitucional como «Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones…».

La Constitución española de 1978, redactada con miedo, por azuzados constituyentes, y una pretendida exhibición de aperturismo democrático, más que convencimiento, dio el primer paso para iniciar la dispersión y dividir peligrosamente a la nación. Una Constitución parida (literalmente) con dolor, presión y fórceps, que ahora da señales de alarma, de su final, anunciado por unos hechos tan evidentes como inesperados (malos constituyentes en la previsión). Acabará con un golpe definitivo. De Estado. Los nacionalismos. Una bomba sumergida a la altura de la línea de flotación constitucional y a la que nadie ni los Tribunales decisorios sobre la Nación/Estado saben sentenciar.

«La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas». Las nacionalidades.

Consummatum est.

 

GOLPE DE ESTADO DESDE EL PROPIO GOBIERNO

Un golpe de Estado no es un hecho concreto llevado a cabo en un momento determinado, aunque siempre requiere un acto decisivo y mediático como ocurrió el 1-O en Cataluña, fecha de salida de la definitiva puesta en escena del activismo golpista con visos de democrático. Se desarrolla a lo largo del tiempo con acciones conducentes a su final sin que sea necesario el recurso a la fuerza armada. Con el desorden controlado, unos votos, y un «canto democrático» e internacional a la libertad de elección, es suficiente. No es necesaria la participación militar, ni la fuerza militar lo detendrá, algo que entre la clase política actual no se contempla por muy constitucional que sea, ni siquiera la aplicación del artículo 116 de la Constitución. Algo inconcebible como los hechos demuestran con la participación de los golpistas en el mismo gobierno al que golpean fuerte y duro y de los que depende la nación.

Podemos concluir que el Golpe de Estado «pacífico», pero mortal para la Nación, ha sido un éxito en España. Incluso con tristeza profunda añadir un párrafo macabro: a ello ha contribuido en un largo proceso el terrorismo de la ETA. Demócratas golpistas de tiro en la nuca recibidos como héroes, hombres de paz con el resultado y fruto de sus logros.

¿Podemos hablar de decadencia constitucional? Es el momento.

Los golpes de Estado también los dan las mayorías como la historia nos demuestra con tristeza y dolor. Es tan fácil como saber dividir y manipular.

La explicación actual de todo lo anterior, la mayor prueba de lo que acabo de escribir, está en las palabras que el Rey de España pronunció el 3 de octubre de 2017, fecha del inicio del Golpe de Estado a la española.

Una definición. Institucional mensaje preventivo. Historia del reciente golpismo. Fue el comienzo de lo que se saldará con la independencia de Cataluña.

Primero la partida de dados con la que se repartirán la túnica. Después será el final.

Ni una amenaza armada, ni un disparo al techo, no harán falta tanques ni acudir a la Bastilla. Nada de manu militari. Mutatis mutandis

Todo se hará en ese silencio tan democrático.

A su tiempo.

Viene bien recordar que estamos sometidos a una coacción llamada «Golpe de Estado», con un Gobierno prisionero de los golpistas y que vamos camino de llevarnos por delante a la Nación, a la Corona y a todo lo que obstaculice los deseos de los golpistas, como lo han hecho con el Estado y su Constitución.

EL REY ANTE EL GOLPE DE ESTADO: 1 DE OCTUBRE 2017

«Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática. Y en estas circunstancias, quiero dirigirme directamente a todos los españoles. Todos hemos sido testigos de los hechos que se han ido produciendo en Cataluña, con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada −ilegalmente−la independencia de Cataluña.

Desde hace ya tiempo, determinadas autoridades de Cataluña, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno.

Con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Un Estado al que, precisamente, esas autoridades representan en Cataluña.

Han quebrantado los principios democráticos de todo Estado de Derecho y han socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, llegando ─desgraciadamente─ a dividirla. Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada.

Esas autoridades han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España.

En definitiva, todo ello ha supuesto la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas de Cataluña. Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia. Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común.

Por todo ello y ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía.

Hoy quiero, además, transmitir varios mensajes a todos los españoles, particularmente a los catalanes.

A los ciudadanos de Cataluña –a todos− quiero reiterarles que desde hace décadas vivimos en un Estado democrático que ofrece las vías constitucionales para que cualquier persona pueda defender sus ideas dentro del respeto a la ley. Porque, como todos sabemos, sin ese respeto no hay convivencia democrática posible en paz y libertad, ni en Cataluña, ni en el resto de España, ni en ningún lugar del mundo. En la España constitucional y democrática, saben bien que tienen un espacio de concordia y de encuentro con todos sus conciudadanos.

Sé muy bien que en Cataluña también hay mucha preocupación y gran inquietud con la conducta de las autoridades autonómicas. A quienes así lo sienten, les digo que no están solos, ni lo estarán; que tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los españoles, y la garantía absoluta de nuestro Estado de Derecho en la defensa de su libertad y de sus derechos.

Y al conjunto de los españoles, que viven con desasosiego y tristeza estos acontecimientos, les transmito un mensaje de tranquilidad, de confianza y, también, de esperanza.

Son momentos difíciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante. Porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos. Porque nuestros principios democráticos son fuertes, son sólidos. Y lo son porque están basados en el deseo de millones y millones de españoles de convivir en paz y en libertad. Así hemos ido construyendo la España de las últimas décadas. Y así debemos seguir ese camino, con serenidad y con determinación. En ese camino, en esa España mejor que todos deseamos, estará también Cataluña.

Termino ya estas palabras, dirigidas a todo el pueblo español, para subrayar una vez más el firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia, mi entrega al entendimiento y la concordia entre españoles, y mi compromiso como Rey con la unidad y la permanencia de España».

——————————————————————————————-

EL FINAL: LA INDEPENDENCIA Y EL ENFRENTAMIENTO

«Escribo breve por tu mucho entender; corto, por mi poco pensar. Ni quiero detenerte porque pases adelante» (B. Gracián. El Héroe).

A día de hoy los golpistas están en libertad, indultados por el Gobierno en contra de la opinión del Poder Judicial; otros huidos de la Justicia, y amparados por Europa.

La mayoría de los señalados por el Rey como golpistas en su discurso institucional ocupa escaño en los Parlamentos desde donde siguen en su empeño. No hay freno por parte de ninguno de los Poderes del Estado.

Desaparecidos y entregados al golpismo (¡democrático!). Es el peligro de la dispersión convertida en falsa mayoría.

El que gobierna identificado exclusivamente con un grupo pone los cimientos para el enfrentamiento. El Golpe de Estado se inicia con la división, una excusa es suficiente, como la de la memoria histórica. Su recorrido se fundamenta en fomentar las diferencias hasta lograr el irreconciliable enfrentamiento político mientras el partido gobernante asume el relato moral, la fuerza de la justicia y democracia: únicos moralmente aptos para conducir al pueblo. La Ley ya no cuenta, sino que logrado el dominio de los poderes, el Poder es único. La mayoría parlamentaria y la división de la oposición son la excusa democrática

Es el actual retrato de España.

¿Cuál será el siguiente paso?

Rafael Dávila Álvarez

12 enero 2022

Blog: generaldavila.com

 

ACTUALIDAD DE LOS EJÉRCITOS EN OCCIDENTE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La actualidad del los Ejércitos de Occidente, los que se supone mantienen las democracias, es decir las libertades individuales y colectivas de los pueblos, los que defienden hasta sus últimas consecuencias ese bien tan apreciado como es la libertad, se salda con una retirada.

La retirada es una acción militar, dentro de la batalla defensiva, impuesta por el enemigo como consecuencia del resultado desfavorable del combate y debe limitarse sus consecuencias estratégicas y tácticas. Este tipo de operación militar solo tiene justificación cuando se han agotado todas las posibilidades de cumplir la misión, y supone la pérdida de la libertad de acción. Es el paso inminente de la derrota. Escrito desde los tiempos de Sunzi ha sido repetido en todos los manuales de Doctrina Militar: «La retirada es un movimiento retrógrado que se efectúa ordenadamente para recuperar la libertad de acción, alejándose del adversario». Ordenadamente es un deseo que suele convertirse en quimera.

Los ejércitos occidentales desde el final de la II Guerra Mundial suman fracasos que traducidos al argot militar son derrotas bélicas; no por falta de capacidades materiales, sino por su desubicación estratégica y táctica,  fruto evidente del fracaso político de mandatarios que creían invencible —por tanto lo eran ellos— su maquinaria de hacer política con aviones, misiles e infantería.

En cualquier caso la Doctrina Militar siempre se ha cumplido: no han sido retiradas voluntarias, sino impuestas. Batallas perdidas. No suele fallar.

El caso de Afganistán está sin analizar; que sepamos. No sé si las Escuelas de Estado Mayor lo contemplan entre sus enseñanzas. No es la primera vez en la historia militar que un Ejército poderoso se ha retirado ante uno inferior y de escasas capacidades militares aparentes. Nadie ha dado una explicación a esta inversión. La historia es la única maestra, aunque somos muy malos alumnos.

Cierto es que los analistas militares serios, profundos y no mercantilizados, brillan por su ausencia, y en el ámbito político-militar cada vez se habla menos de milicia, estrategia o táctica militar y más del negocio de las armas, pandemias, técnicas de protección civil y teorías sobre el ciberespacio que parece la panacea cuando aún no hemos superado la amenaza nuclear.

Sé de quien entrena a su ejército aislado y muy lejos de toda tecnología, adiestrado para luchar contra y sin ella. En un momento determinado pueden ser unidades muy apreciadas.

El caso es que el momento actual, internacional, de los Ejércitos occidentales está marcado por una retirada, algo a lo que nos tienen acostumbrados estas políticas erráticas y contaminadas de buenismo. Es una brecha abierta en las defensas que ha encontrado el totalitarismo económico de las grandes potencias rivales que no han cambiado su estrategia desde Alejandro Magno y que saben lo que su figura significó para el mundo persa. Por donde salía —y sale— el sol.

En estos momentos Alejandro, que recorrió ganador todos los parajes hoy en conflicto, envejece sin dejar de pensar en Troya y en el Helesponto, en la muerte o la victoria, mientras Darío cambia el mundo a base de silencios y penetraciones desde las alturas a los valles.

Recurro a Jenofonte: «Si alguien les hace cambiar de actitud, de modo que dejen de pensar únicamente en lo que les puede pasar y piensen también en lo que pueden hacer, se encontrarán mucho más animosos, porque sabéis perfectamente que no es el número ni la fuerza lo que consigue las victorias en la guerra: sólo a aquellos que con la ayuda de los dioses se lanzan con ánimo resuelto contra los enemigos, la mayoría de las veces, su oponente no logra contenerlos».

La próxima Cumbre de la OTAN queda definida por un nuevo concepto: La brújula estratégica. Tiene nombre de película: Dunquerque.

Espero que me entiendan porque si no vamos listos. Retirada material y la peor: moral. Lo he explicado en muchas ocasiones:

«Queda prohibido replegarse o rendirse bajo pretexto de estar desbordado, envuelto, sin municiones o por ver retirarse a unidades o fracciones próximas. Una fuerza que se rinde sin haber agotado todos los medios de defensa, está deshonrada, y su jefe es el responsable».

Ya no hay responsables ni se exigen responsabilidades. Todo vale. Incluso rendirse.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

11 enero 2021

 

CORONEL DON JOSÉ MIRANDA CALVO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

No habrá grandes homenajes ni ocupará portadas, pero se ha muerto uno de los grandes maestros de la Infantería española. Nadie me lo ha comunicado (no tiene por qué), pero un mensaje tuitero me pone en alerta. Ha muerto el Coronel D. José Miranda Calvo.

Triste es que las noticias militares delicadas y sensibles no nos lleguen a los que un día formamos entre sus filas y tengamos que acudir a las redes sociales para enterarnos. Ya nada somos, pero duele.

Se van los maestros. Nos dejan solo su impronta y criterio, ahí es nada: su maestría.

Hace un año daba la triste noticia de la muerte de mi profesor de Táctica, el Coronel D. Rafael Girona Olmos. Hoy la del Coronel D. José Miranda Calvo. Los que de ellos hemos aprendido más sobre la historia y sus formas de evolución, del estilo de ser soldado, que de las modernas tácticas, nos vamos muriendo junto a las enseñanzas que enseñadores sin pudor a mostrar sus conocimientos nos dejaron tatuado en nuestras almas de soldado. Es un mensaje secreto transmitido de infante a infante. En cada línea de mi espíritu se esconden sus sabias enseñanzas.  Hoy está prohibido que se te vea el tatuaje cuando estás uniformado, por lo que en aras al conocimiento lo muestro más que nunca: rigor histórico. ¿Qué tendrá ese mensaje que tanto empeño hay en ocultar?  Estoy tatuado con y por él, de mis profesores, aquellos que forjaron mi espíritu espíritu militar cuando era un joven Cadete.

El Coronel Miranda era además un fino historiador, entretenido y ameno, que llevaba Toledo como bandera de la ejemplaridad de una España forjada bajo culturas de comunes por variados cielos y climas, que dio frutos sin importarle nevadas o insoportables sequías. Era el Coronel Miranda un ejemplo de convivencia y hermandad, un soldado internacional que luchaba alrededor de la cultura y el entendimiento de los pueblos.

La muerte es inevitable, no tiene que ser un drama, una aceptación del ser, un legado. La tragedia es el olvido, no aprender de la bondad de la enseñanza que muestran algunos maestros, cada vez menos, dedicados en cuerpo y alma a su labor. La del Coronel D. José Miranda Calvo fue su España y su Infantería. Combatiente en la División Azul con la 250 División española, hijo predilecto de Toledo, académico supernumerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, profesor de la Academia de Infantería, soldado por encima de todo.

Sus alumnos hoy volvemos a leer su historia y recordar aquella cara sonriente del buen maestro que nunca quiso alejarse de Toledo, su Academia de Infantería, España y su familia.

Gracias maestro.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

10 enero 2022

Blog: generaldavila.com

«AH, POR ALLÍ VINIERON LOS REYES» Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver

 

 

Vivimos en una sociedad a la que se le llena la boca con la palabra solidaridad, pero es incapaz de mostrarla, sobre todo con quienes hemos llegado a una edad que a veces nos da vértigo, y nos cuesta escribir una lista de deseos a nuestros políticos como si fueran los Reyes Magos.
Existen muchos motivos para decir las perogrulladas que de continuo oímos en nuestras Cámaras, las más grandes se oyen cuando «obviamente» sueltan de cualquier modo las palabras: «consenso» aunque no se vea ningún acuerdo entre todos los miembros de un grupo; «empatía» aún siendo nula la capacidad de identificarse con alguien y mucho menos la de compartir sus sentimientos, y «resiliencia» sin tener ninguna capacidad de adaptación de esos malos políticos frente a un agente perturbador o un estado de situación adversa.
Pero hoy también quiero dejar a un lado a los políticos y centrarme en este 2021, perdón 2022 que acaba de entrar en pista. Siempre me ocurre que, en estos primeros meses, me confundo y pongo la fecha del año ya pasado. Mi esperanza es que cuando llegue la primavera habré aprendido a nombrarlo, y puede que hasta le haya perdido el miedo.
Aunque lo despedí con las uvas, lo inauguré oyendo el concierto de Viena en el La Sala Dorada del Musikverein, la sede de la Sociedad de Amigos de la Música de Viena.
Dicen los melómanos que en 1946, finalizada la Segunda Guerra Mundial, el Concierto de Año Nuevo empezó a despiojarse de la propaganda nazi y a revindicar la grandeza de la nación austriaca.
En la distancia y discretamente, en la tradicional propina del concierto, también yo acompañé con palmas a la belicosa «Marcha Radetzky» obra del padre de la saga de los Strauss.
En ese concierto, y siempre en armonía con la música, el relincho español corrió a cargo de la Escuela Española de Equitación de Viena con sus caballos lipizzanos, como se sabe descendientes, entre otros, del caballo Pura Raza Español. En esta ocasión fue una tanda de ocho caballos y jinetes los que compusieron el ballet, moviéndose al son de la Polca de la Ninfas, en el Picadero de Invierno del Palacio Imperial de Hofberg.
Y así rápidamente, como todo, llegó el día de Reyes.
De pequeño me gustaba escribir a los Reyes Magos «No pidas mucho» (me decía siempre mi madre). «Cuanto menos pidas, más cosas te traerán».
Por eso este año, les pedí a sus Majestades solo un deseo, el que tengo desde hace tiempo: una letra para nuestro Himno Nacional, pues seguimos solo con su música, y me da la sensación que oírlo sin cantarlo, es como tomarse media docena de ostras planas de Arcade, en un táper de plástico acompañado de un vaso de agua.
Tenemos la necesidad de poner letra a la Marcha Granadera o Marcha Real, que junto a la Bandera y el Escudo son los símbolos que representan a todo Estado. Solo hay cuarto himnos en el mundo que carecen de ella: el de España, el de  Kosovo, el de Bosnia y Herzegovina y el de San Marino. Algo ocurre cuando nuestro Himno Nacional, el tercero más antiguo del mundo, tras los de Holanda y Reino Unido, para que aún siga huérfano de letra.
¿Qué más deseos pediría? probablemente los mismos que todos vosotros amigos invisibles del blog; acaso un rayo de esperanza que nos devuelva la ilusión para arreglar a nuestra querida España, que valdría como todo el oro, el incienso y la mirra juntos.
De sobra es conocido que los Reyes Magos, orientados por la estrella, cabalgan por un desierto, y ya se sabe, que predicar en el desierto no sirve de nada, pero por muchos años que tengan, ¡más de dos mil!, no son población de riesgo, por eso aunque estemos preparados para lo peor, de ellos siempre hay que esperar lo mejor.
Mientras tanto, como decía Calderón, «y los sueños sueños son».

Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver

Zaragoza 8 de enero 2022

Blog: generaldavila.com

UN RESUMEN EN CLAVE MILITAR DE LA PASCUA MILITAR Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Para mí que esto de la Pascua Militar pierde fuelle. En la misma medida que lo hace lo militar y las tradiciones. De manera acelerada. No es ni malo ni bueno. Eso sí, todo ocurre sin darnos cuenta y por cuenta de otros que llevan las cuentas y dan cuenta de los resultados.

«Lo militar que pase a niveles mínimos y secundarios».

«Que destaquen sobre todo sus labores de emergencias y protección civil». Unos lo captan, otros ven en su vocación un cambio que los maestros de la modernidad militar deben explicarnos a los antiguos alumnos de la milicia. Un servidor aún está a tiempo de aprender. Lo que otros guisan y se lo comen.

El caso es que adivinar las claves (de eso se trata) de las palabras pronunciadas en actos como la Pascua Militar es un arte de difícil interpretación. En mi caso voy a darlas de manera radicalmente distinta a las que ustedes puedan leer o escuchar en los medios.

Simples interpretaciones más o menos ajustadas al conocimiento del medio que manejan.

Lo primero que llama la atención es que el Rey haya mencionado «los 10 años del cese de la brutal violencia de la banda terrorista ETA». Textualmente ha dicho:

«Además, precisamente, al cumplirse 10 años del cese de la brutal violencia de la banda terrorista ETA, quiero honrar con gran emoción la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo. Muchas de ellas pertenecían a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Enviamos a sus familias un mensaje de ánimo y de admiración. Su fortaleza y altura moral nos sirve de guía a todos los españoles».

El que tenga oídos… Porque entiendo que el Rey ha venido a subrayar que estos asesinos de la ETA, cuya brutal violencia era el tiro en la nuca o la bomba lapa, tienen a sus sucesores en activo y que ocupan un lugar determinante en la administración del Estado y que, para más inri, el allí presente ministro del Interior hace encajes de bolillos para concederles prebendas en sus negociaciones con los votos que le interesan; de los sucesores de la violencia. De la que nunca se han arrepentido ni han renunciado.

De ahí la necesidad de las palabras del Rey: «honrar con gran emoción la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo». Algunos (de los presentes y ausentes) no se han enterado. Vileza. No den otra interpretación a este sutil mensaje Real. Viene a cuento.

Todos esperábamos que el Rey —en eso educan a la sociedad—, destacase por encima de todo la actuación de las Fuerzas Armadas en su contribución con las Administraciones a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, las labores valiosas de rastreo y de vacunación en la Operación «Misión Baluarte» y ante las diversas necesidades y emergencias provocadas por desastres naturales como la tormenta invernal «Filomena», los incendios, las inundaciones, las crecidas del Ebro, y por supuesto en la erupción del volcán de La Palma.

Así lo ha hecho el Rey. Pero…

En mi humilde opinión el Rey ha querido destacar que eso está muy bien, pero que la misión fundamental de las Fuerzas Armadas, y en donde hay que invertir dinero y voluntades está en «ese esfuerzo cumpliendo las misiones y cometidos permanentes relacionados con la seguridad y defensa de España, y con nuestras responsabilidades internacionales en favor del mantenimiento de la paz, la estabilidad y la ayuda humanitaria».

La clave no está en profundizar en la «ONG Fuerzas Armadas», muy loable y vocación de otros ámbitos y Escuelas, sino en poner delante el horizonte de la Defensa y Seguridad que cada día es más complejo: «de cara este año 2022, quiero subrayar especialmente la celebración en España, el próximo mes de junio, de una nueva Cumbre de la OTAN. Será 25 años después de la celebrada en Madrid en 1997, en la que se afrontó el escenario estratégico que se abría tras la caída del muro de Berlín.

Esta Cumbre, como sabéis, llega en un momento crucial para los planes y la orientación estratégica de los próximos años; pero, además, representa un importante reconocimiento al compromiso de España con la OTAN y al extraordinario papel de nuestras tropas encuadradas en las misiones y estructuras de la Alianza».

Esa es la guía.

Presupuesto y materiales para la guerra; o su posibilidad. Presupuesto. Inversión en Defensa.  Es el eje de una nación seria en su Defensa y que participa en una Alianza como la OTAN. Dejémonos de monsergas y seamos «Ejército» y no ocupemos las misiones de otros organismos que la Administración debe fomentar con el adecuado uso de los recursos y no matar moscas a cañonazos.

Por ello el Rey ha recordado Afganistán y sus palabras dan que pensar:

«Allí nuestros militares trabajaron en condiciones muy difíciles, a más de 6.000 kilómetros del territorio nacional, y pusieron en valor —incluso adaptaron— las distintas capacidades de nuestras FAS.

Será preciso analizar y valorar junto a nuestros aliados los resultados finales de esta misión, y extraer las necesarias lecciones y enseñanzas».

Resultados catastróficos para todos. Una derrota inexplicable. Habrá que analizar y extraer lecciones y enseñanzas. Retirada.

Las naciones occidentales deben pensar muy en serio el panorama ofensivo/defensivo que tienen por delante. La amenaza es patente. Nadie quiere hacer uso de la palabra guerra, pero hay que estar preparado para la posible «guerra que viene». Hasta ahora, la última rendida se ha saldado con una retirada aún sin explicar: Afganistán. Crimea lo dejamos para otra ocasión.

He creído entender que el Rey ha mostrado preocupación por estos temas. Pero seguramente estoy equivocado y mejor lean las informaciones que los medios dan con ese repique de campanas que tan bien suena.

No es hora de ponerse medallas, sino de pensar muy en serio lo que tenemos por delante. Riesgo y graves amenazas.

Nosotros, además, eso lo tenemos dentro del despliegue propio.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

7 enero 2022

 

 

 

 

 

 

 

 

EL CUMPLEAÑOS DEL REY DON JUAN CARLOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Pues en nombre de los que deberían hacerlo y no lo hacen (España hoy se recrea en una mediocre cobardía), y en el mío propio, voy a felicitar al Rey Don Juan Carlos: 84 primaveras con plena fuerza y juventud.

A alguno entran ganas de contestarle cuando te preguntan. —¿Cómo estás?

—Muy bien, lo siento.

Pues eso.

Quien conoce a Don Juan Carlos sabe de su fortaleza física y mental, su valentía ante la adversidad; y su vitalidad. No es fácil derribar un pilar tan sólido como él. Pruebas ha dado y dará mientras algún cabestro siga con su intento de batir tan granítica columna. Esa que soportó el peso de una España en tránsito hacia una nueva era de prosperidad que nadie imaginaba.

Para los energúmenos eso era insoportable. ¿Que España progresaba? ¿Dónde está el culpable?

Una época en la que las relaciones políticas entre la Corona y el Parlamento llevaban el nombre de España al mundo de la economía, la cultura y la ética política. España era el ejemplo a seguir. Insoportable para un enemigo ansioso de poder. El de siempre.

La Corona era el símbolo de unidad y permanencia desde aquel momento en el que Franco adivinó el futuro de España en la figura de aquel infante que llegó a España con diez años. Insoportable e inaguantable para ese enemigo con ansias de poder, de poder acabar con España.

Hoy no se comprende lo que en España ocurre si no nos paramos a entender lo que en estos últimos años ha ocurrido, la semilla de la discordia, cizaña entre el fruto que crecía alegre y abundante para todos.

Dentro de poco se entenderá mejor lo que les planteo.

Prodita lege.

Impleta cerna.

Implenda collige.

«Lee las profecías/Discierne lo ocurrido/Deduce lo que debe ocurrir» (Pascal, 697).

No requiere más explicaciones.

Nada debo a nadie ni a nadie debo halagar. Allá cada cual y con su pan se lo coma. «Cada cual con su cada cual» decía el anónimo que todos firmaríamos.

No seguiré con la escandalosa visión que esta España nuestra ofrece como lodazal de la política.

Es el día del cumpleaños del Rey Don Juan Carlos, inexplicablemente sin celebración en familia, la suya, que es España. Algo anormal, ocurre. Los tribunales nada dicen, la población tampoco, los medios tocan a arrebato o callan por tantos favores.

En nombre de los que deberían hacerlo y no lo hacen (España hoy se recrea en una mediocre cobardía), y en el mío propio, voy a felicitar al Rey Don Juan Carlos: 84 primaveras con plena fuerza y juventud, con vitalidad y ganas de luchar por España.

Felicidades Señor, desde España, Vuestra España, de la que nunca debió salir y a la que jamás renunciará.

«A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos».

Es España.

Feliz cumpleaños Señor.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

5 enero 2022

 

 

NO ME TOQUES LA BANDERA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

«Cuando los alféreces las llevasen, deben de rato en rato levantarlas, y jamás arrastrarlas, ni dejar que toquen en tierra, porque representan poder real, son instrumentos para dar órdenes visibles. Son señales de la unión y la hermandad que ha de haber entre los que la siguen» (Don Sancho de Londoño. El discurso sobre la forma de reducir la disciplina militar a mejor y antiguo estado).

«Uno no sabe bien lo que es la bandera hasta que la ha visto trepar monte arriba entre tiros, humos, voces, vítores y reniegos, aplastándose, irguiéndose, acezando; entonces ha sentido a la Patria rescatando su propio ser y ha podido explicar lo que la bandera es…» (Jorge Vigón. El espíritu militar español).

Macron asume la presidencia rotatoria del Consejo de la UE. Le han dado un mal consejo o no conoce el espíritu de su pueblo. Su primer guiño europeo ha sido jugar con las banderas. Algo peligroso.

Izar la bandera europea en el Arco del Triunfo sustituyendo a la francesa es una «provocación insoportable».

«¡Presidir Europa sí, borrar la identidad francesa no!» dicen los otros partidos que se hacen eco del pensamiento del pueblo francés. Tan es así que ha tenido que corregir su error y retirar el símbolo europeo por el de siempre, el de la patria francesa, su bandera: «se lo debemos a nuestros soldados que derramaron su sangre por ella». Europa sí, pero Francia delante.

Da la impresión de que mientras más se acentúa ese vendaval antipatriótico, esa imposición globalista que pretende acabar con los símbolos y tradiciones de los pueblos para crear mentes de electroencefalograma plano, manipulables, alimentadas y alienadas al consumo impuesto, más se rebelan los pueblos y aflora su personalidad.

El hombre vive de su historia, su familia, sus símbolos y tradiciones, de sus paisajes y esperanzas, poco amigo de aceptar lo que puede ser el caballo de Troya; delante de sus narices.

Macron está en elecciones y cualquier paso en falso por muy europeo que sea puede costarle la presidencia. Por eso se ha apresurado a rectificar.

El ejemplo de Macron sacudirá a las naciones europeas más afectadas por la presión ideológica, bélica también, y la Unión Europea tiene un grave problema que surge de lo más hondo de su historia. Será difícil construir ese relato impuesto mientras no haya una historia común que la hubo, sí, entre guerras. En frentes tan distintos como el occidental y el oriental.

El Reino Unido da la espalda. Su bandera se iza y envía señales al horizonte: occidental atlántico.

Francia quiere asumir el liderazgo, pero los franceses le dicen a Macron que con su bandera y no otra.

Europa es multicolor y no de pensamiento único, cada nación tiene el suyo.

La bandera no es algo de la extrema derecha (alguien debería explicarme el término en su actual versión), sino más bien algo que tiene tanta fuerza que solo el enemigo de la unidad y la tradición, de la hermandad, puede atacarla, quitarle su simbolismo de unidad y tradición.

La soberanía nacional la ven en riesgo muchos ciudadanos de la Unión Europea cuando unos mandatarios que se creen todopoderosos arrastran a Europa por su ciclo moral más deleznable de la historia.

Poner la bandera de la UE en el Arco del Triunfo y tener que retirarla al momento no es un fracaso de Europa, sino de unos líderes que una vez más nos muestran su incompetencia para la paz y que nos pueden arrastrar, de nuevo, al siglo XX. Todo un acontecimiento político que los define y retrata.

No todas las naciones de la UE están sometidas a idénticos riesgos o amenazas. El enemigo está con el llamador en las manos. Unos lo tienen a la puerta y oyen el toc, toc; a otros le ha entrado hasta la cocina.

Es hora de enarbolar la bandera. Luchar juntos está muy bien y debe ser el presente y el futuro, pero no tiene por qué ser bajo la misma enseña.

No hay símbolos temporales. Los pactos políticos o económicos no sellan identidades nacionales.

Cada nación guarda bajo los pliegues de la bandera su historia y honor.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

4 enero 2021

EL DISCURSO DEL REY O LA ESPAÑA REAL Rafael Dávila Álvarez.

NOCHEBUENA REAL

Pues qué decirles. Unos años más, otros menos. Unos dicen, otros claman; algunos nada, o nadan y guardan la ropa.

Todo se analiza y en este caso, en el mío, creo que lo accesorio, el relleno, ha sido peculiarmente mal elegido lo que da al plato un sabor un tanto desconocido que tira a amargo. Escenario abstracto, inconcreto, tan calificable como interpretable, para la mayoría inentendible.

Tres millones menos de oyentes, es decir que nada, no han visto ese escenario poco «real», que tira a feo. Hablan de guiños, y sigo sin entender.

Claro que como los tiempos están raros vaya usted a saber si el raro soy yo y veo el panorama de espaldas al desfile o cabalgata, que ya no sé distinguir. Casi seguro que es eso. Solo percibimos el ruido y las sombras, siempre reales, pero intangibles.

Del escenario a los hechos. A veces no hay diferencia, en otras ocasiones habla más el terreno que la batalla que en él se desarrolla. El mundo se mueve por luz, color y movimiento. Dibujos animados.

El discurso Real de Nochebuena es uno de los intangibles; como la nación, o el amor; la virtud. La Nación España. Símbolo imprescindible La Corona.

Un discurso Real ahonda en la realidad, no virtual, no aparente.

LA CONSTITUCIÓN

Ya sabemos lo de la Constitución y está muy bien que el Rey insista en ello, algo necesario cuando no se cumple, cuando se gobierna de espaldas a ella, pero, como cabía esperar, los que se ven señalados dicen que no, que no quiere decir nada de eso.

Alguno interpreta que ¡dale que te dale con la Constitución!; claro que lo que pretenden es poner de moda lo de nación de naciones que nos colaron y ahora vaya usted a arreglarlo, porque el Constitucional depende del día y de la hora. Como lo del Estado que da paso al estado de los estados, todos nacionales.

Digo yo que por eso el Rey dice que hay Constitución que debemos respetar. Porque sabemos que la hay y además está claro que no se respeta (de arriba abajo), o sea que como si no la hubiese.

¡Niño come! ¡Niño estudia!, cuando no come ni estudia. ¡Cúmplase la Constitución!

Y así todos los días. ¡Velay!

No sé si lo hemos entendido. Tampoco está clara la razón por la que alguno se calla. Si te gusta dilo; si no también, pero si callas es fruto de dos cosas: o cobardeas o callarás para siempre.

De repente me ha venido el recuerdo de aquella frase que seguro alguno no ha olvidado:

«Nosotros caminamos hacia la Monarquía, vosotros podéis impedir que lleguemos a ella…».

Como se lee poco, se sabe menos y así cualquier cosa puede ocurrir por olvido y no tener un modelo que sirva como referencia.

EN BELÉN CON LOS PASTORES

Se nota lo federal, que será un primer paso, no sorpresivo, anunciado y ya en ejecución.

El discurso del Rey, que es a lo que iba, el de Navidad, no fue como el del 3 de octubre de 2017, aunque las circunstancias sean más o menos las de entonces, pero más maduradas.

Muy medido y entendible, aunque a los que más afecta dicen que ha sido plano, cuando pienso que ha habido mucho de ironía que no hemos terminado de analizar en su totalidad.

España no va bien y se dispone a ir peor. La medicina se llama Constitución.

Es decir que el Rey ha hablado para un pueblo que está en Belén con los pastores.

Mientras, otros aprovechan para saquearlo.

Feliz día de los inocentes.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

28 diciembre 2021

«ES LO QUE HAY» Y «NO QUEDA OTRA». Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver.

Establecimiento del bar la Granja «El Henar», en la calle de Alcalá, número 40.

Dice una canción que «te da miedo pensar que el tiempo pasa y todo sigue igual».
Yo a mis ochenta y tintos años, sigo añorando tiempos pasados, salvando las distancias, me pasa algo parecido a los que sufren el llamado «síndrome del miembro fantasma», que tienen los que han perdido una extremidad y siguen sintiendo el dolor del miembro que ya no tienen.
El dolor de nuestro gobierno:
En materia de sanidad, a caballo entre la información y la propaganda, entre la política gubernativa y la salud pública, resumiendo entre la ciencia y el chascarrillo, sus actuaciones han suscitado continuas fobias que crecían, como en el aspecto sanitario del covid, a medida que se acumulaban las angustias y el número de fallecidos.
El dolor en nuestra educación:
Resumiendo podemos decir que de Castells a Subirats.
El que se va con el perfil político más bajo de la historia, cobrará el equivalente al 80% del sueldo por un periodo igual a la duración de su mandato y hasta un máximo de dos años. Como su sueldo de ministro era de 74.858 euros anuales, el máximo a percibir puede alcanzar los 59.886 euros al año en mensualidades de 4.278 euros brutos en 14 pagas durante dos años. Aunque soy uno de los pocos que piensan que no hay dinero para pagar a un buen maestro o profesor, a un mejor catedrático o rector, creo que nuestro amigo Castells se va bien pagado por el breve tiempo en que ejerció como ministro (enero 2020-diciembre 2021).
Pero es que al que viene, le han regalado una cartera ministerial de las llamadas de cuota, y una vez más, nos encontramos en manos de la rama catalana de Podemos. No deja de inquietarme la simpatía de este gobierno por alguien que votó en el simulacro de referéndum del 1-O, por la opción separatista.
En el fondo, saben que, mientras sigamos «entretenidos» con el miedo, dejaremos de soñar y, lo que es peor, dejaremos de creer en la verdad. Para ellos el hecho de prohibir es una manifestación de poder, y eso les gusta mucho.
Lo que no les importa es que en Cataluña se vulneren de forma continua los derechos fundamentales esenciales. Allí parece no haber barreras.
Los hechos más recientes fueron:
Primero la discriminación de la Guardia Civil y Policía Nacional a la hora de recibir la vacunación. Se les postergó poniendo en riesgo sus vidas por ser «cuerpos nacionales».
En segundo lugar, los graves actos acaecidos en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), donde el acoso al colectivo Jóvenes por la Defensa de la Constitución acabó con unas pintadas en el domicilio particular del rector en las que se le avisa que son «solo una señal de hasta donde pueden llegar».
La Universidad, lejos de condenar la pintada, emitió un comunicado en el que se disculpa diciendo que «no era su voluntad defender al colectivo constitucionalista».
El rector también es el presidente de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP), una entidad que suma decenas de comunicados institucionales posicionándose políticamente y en defensa de los líderes del procés.
Y por último, reseñar la campaña de acoso y hostigamiento a la que esta siendo sometido en su escuela de Turó del Drac en Canet de Mar (Barcelona) un niño de cinco años y su familia por reclamar que se cumpla la ley, el 25% del temario en lengua castellana. Denunciados los autores de tuits con insultos a la familia, la entidad «Hablamos Español» solicita a la Fiscalía que tome medidas ante lo que consideran que son delitos de odio e incitación a la violencia.
Los políticos catalanes utilizan el español cuando les interesa que nos enteremos del mensaje y el catalán cuando la cosa no tiene importancia.
Creo que lo primero que se hizo mal en la Transición fue tragar que en España habláramos castellano y no español. En Francia se habla francés y no galo. En Alemania, alemán, no germano. En Portugal, portugués, no luso…
Ada Colau ha sido tajante al decirle a los catalanes que si quieren estudiar en castellano, que no en español, se lo tendrán que pagar.
Un tal Rufián, nos ha dicho que Pedro Sánchez, no hace nada sin que ellos se lo manden y lo ha dicho en un español perfecto.
En resumen, si hablan en catalán lo que dicen no tiene importancia, si hablan en español ya podemos rezar.
A finales del siglo XIX en Madrid los cafés estaban en su apogeo, aparte de los cerca de catorce de la Puerta del Sol y del Gijón del paseo de Recoletos, en el número 40 de la calle Alcalá se encontraba, el café Granja El Henar, junto al Negresco, el Fornos y el Suizo. Era la moda que atraía a la mayoría de la clientela de tertulia. A los cafés acudían los viandantes casuales que consumían horchatas, agua de cebada o de limón, zarzaparrilla o cualquier refresco al uso de la época. Eran los habituales punto de reunión de políticos, periodistas, escritores y artistas, y poco a poco se fueron instaurando las tertulias en sus típicas mesas de mármol, que en su parte inferior, como nos contó Cela en «La Colmena», estaban grabadas leyendas como: «Aquí yacen los restos mortales de la señorita.. muerta en la flor de la juventud», o bien «R.I.P. El Exceléntísimo. Sr. D…..Subsecretario de Fomento».
Hablaban de política, de toros y de cualquier suceso truculento, reflejando siempre en sus comentarios, el clima amargo y asfixiante de la sociedad de aquel tiempo, a través de unos personajes cuya pericia vital venía marcada por la angustia y la desorientación, reflejando la dolorosa cotidianidad de la sociedad madrileña de la época.
En ese ambiente y concretamente en la terraza de verano de uno de esos cafés, el ya conocido Granja El Henar, una tarde del otoño de 1934, se encontraban en una mesa Valle-Inclan y Sender. El gallego le dijo al aragonés:
Maño: «Van a venir días siniestros. Días de violencia, fealdad y hambre. La amenaza asoma por todas partes».
Sin querer que vuelva, bajo ningún concepto, lo que entonces ocurrió, creo que si vemos que el tiempo pasa y no avanzamos, tal vez deberíamos cambiar de hábitos, pero la vigencia de «es lo que hay» o «no queda otra» reflejan algo de la desidia que ocurre en nuestros días.

Zaragoza diciembre 2021

Coronel de Caballería ® Ángel Cerdido Peñalver.
Blog: generaldavila.com

 

 

 

FELIZ NAVIDAD Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

FELIZ NAVIDAD

Creo recordar que fue en el año 2013 cuando por primera vez desde estas páginas les felicitaba la Navidad. Los primeros de la lista eran los soldados. Por su humilde y poderoso servicio en cada rincón donde España los necesita.

Estos dos últimos años han sido muy duros lo que ha requerido acudir a la movilización general para una lucha desigual contra un enemigo invisible y casi desconocido: el virus (enfermedad que ataca a la condición moral y física).

Todos nos hemos convertido en soldados y hemos tenido al mando muy buenos y malísimos (los más) generales. Por ello los combates no cesan y la guerra sigue en pie.

A pesar de ello y de ellos no podemos ni debemos olvidar a todos y cada uno de los luchadores que nos han servido en primera línea de combate frente a este enemigo desconocido. Héroes anónimos.

La movilización general para esta guerra abierta y enigmática ha creado un multidisciplinario ejército de variadas uniformidades. Siguen en la lucha y con nuestro agradecimiento debe ir el impulso de toda la sociedad que no se resigna a una mala dirección, sino a una eficaz colaboración para vencer al enemigo.

Azar e incertidumbre son factores que participan en cualquier guerra.

No sabemos qué va a pasar. Hagamos una pausa vigilante.

EL MISTERIO DE LA NAVIDAD

En estas fechas mejor olvidar esa inquietud y refugiarnos en este momento de luz. Es la única razón de la Navidad: luz.

Un momento para abrir la puerta. ¿A quién? La pregunta solo tiene una respuesta: al Misterio. Misterio es algo positivo e interno, sin revelación posible, causa de escándalo para un mundo que solo entiende de realidades prácticas, útiles y al alcance rápido de la mano. La satisfacción inmediata. Es la atracción del árbol del bien y del mal. La manzana tentadora.

No es tiempo la Navidad para esos jolgorios de evasión, sino todo lo contrario, para entrar dentro en el silencio de uno mismo y dejarse absorber por el misterio que después de dos mil años sigue inamovible, inabarcable y más candente nuestra necesidad de él.

Tiempos recios en los que el consuelo espiritual, tan tradicional entre nosotros, parece que también se bate en retirada y la soledad nos asola. Antes brillaba la estrella y se posaba sobre ti, aunque no la buscases veías su luz, pero ¿hoy?: ¿Por qué oculta?  ¿Por qué se ocultan los mensajeros?

Es necesaria más que nunca la proximidad, la intimidad con nosotros mismos alejados de redes sociales y de tan atrayentes como inservibles promesas.

Entiendo la Navidad como un imposible, posible solo en ella: «Dejad todas vuestra preocupaciones a Dios, porque él se preocupa de vosotros» (1 Pedro 5:7).

Es el bello e intrigante capítulo VI de San Mateo: «No estéis, pues, preocupados por el día de mañana, porque mañana ya habrá tiempo de preocuparse. A cada día le basta con sus propios problemas» (Mateo 6.34).

Todo está dicho. No es fácil la propuesta, pero existe y es posible alcanzarla, como nos explica en una bella descripción del capítulo de San Mateo Sören Kierkegaard Los lirios del campo y las aves del cielo.

Aunque sea solo un día, el de la Navidad. Pueden ocurrir prodigios; y ocurrirán.

‹‹Mi alma espera al Señor, más que el centinela la aurora. Como el centinela espera la aurora…›› (Salmo 129).

Confíenos en los centinelas y solo hagamos oídos al susurro del sacrificio, el esfuerzo individual, y tomemos con alegría el relevo cuando se nos requiera. Tiempo de vigilia.

Sombras. «Podrás ver mi espalda, pero mi rostro no lo verás» (Ex 33, 23).

Ora et labora. Este es momento del Ora sin olvidar mañana el labora.

Feliz Navidad os deseo, uno a uno; a vuestro rostro de amigo me dirijo con la humildad del necesitado y el perdón en mis manos y corazón. Que a todos solicito.

Es Navidad. La única manera conocida de ser feliz es creer en el Nacimiento.

Precisamente cuando todo parece muerto.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

24-25 diciembre 2021

Blog :generaldavila.com

ESPAÑOLEAR EN ESPAÑA Rafael Dávila Álvarez

Hoy luchar como español, por España, por su idioma y sus tradiciones, hacerlo en Cataluña o en el País Vasco, en Baleares —y empieza a correrse la voz en otros lugares— es un riesgo que muy pocos valientes se atreven a afrontar. No exagero si digo que cuando alguien allí levanta la voz para reclamar su derecho a que se cumpla la ley y le permitan españolear (Diccionario de la RAE: «Hacer alarde público de españolidad») se expone a un riesgo físico elevado y a sanciones por parte de la autoridad (de la que se han apropiado). Gritar ¡Viva España! puede costarte pasar por las dependencias policiales (de su policía).

Pedir que tu hijo estudie español ¡un 25%!, se convierte en una marca que te estigmatiza.

Esto se le ha ido de las manos al presidente del Gobierno, un personaje que tendrá que dar cuenta del destrozo que ha hecho en la convivencia entre españoles. Algo gravísimo que su desnudez intelectual no llega a captar.

La Justicia, por ahora, podemos destacarla en mayúscula, a la espera de pronunciarse, en otro caso idéntico al de Canet del Mar, en El Prat de Llobregat.

El independentismo está furioso, rabioso ante su impotencia ante la ley a pesar de estar indultados sus delincuentes cabecillas (en contra de la opinión de los jueces y tribunales).

El mundo al revés vuelve a Cataluña y hemos visto al perisidente Pere Aragonés al frente de la manifestación en contra de las familias de Cataluña que piden clases de español para sus hijos. Rodeado por cierto por alguno de los delincuentes independentistas.

La escena se remata con el ataque sistemático, incluso desde el Gobierno, a la Justicia; sin olvidar casos y cosas como el nombramiento del nuevo ministro de Universidades (votante del ilegal referéndum y una cesión más) que escribe con faltas de ortografía, lógico y natural, y que no suele cantar con Luis Lucena aquello de «españolear», que no es un verónica de Curro Romero, pero en Cataluña, por si acaso, lo primero que hizo el independentismo rancio fue acabar con los toros y con la plaza de toros Monumental después del apoteosis de José Tomás. El Tribunal Constitucional anuló la prohibición, pero, y ustedes perdonen, a pesar de los muchos aficionados que hay, pues «no hay», como sí hay al menos dos familias del 25%. Pocas, pero las hay; y alguna más que calla.

Menuda se lio en el Parlamento cuando el señor José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, dijo lo que dijo y se refería al sistema educativo en Cataluña: «Nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes y que se sientan tan orgullosos de ser españoles como de ser catalanes y que tengan la capacidad de tener una vivencia equilibrada de esas dos identidades porque las dos les enriquecen y las dos les fortalecen».

¡Anatema! Lo comprendo. Es rancio, cateto, de gente inculta, usar vocablos como españolear y españolizar. Eso al menos leo en los inteligentes prosistas y noveleros de las listas de más vendidos; tan profundos ellos, cuevudos al amparo del actual Régimen.

¡Ay! Luis Lisart Tamarit, Luis Lucena, si yo cantase tu copla en la Plaza de Cataluña o dijese Viva España en España, o escribiese al terminar estas palabras, aquí: ahora y siempre, viva España.

Sin exageraciones: pasas a formar parte de los estigmatizados.

Probaré de nuevo. ¡Viva España! y ¡Feliz Navidad!

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

 

 

LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN LOS LIBROS DE TEXTO (Quiero ir a la cárcel si es por la libertad) Rafael Dávila Álvarez

En España cada vez hay más fascismo y para que se den cuenta de lo que digo solo hay que acudir a la tercera acepción del término que recoge el Diccionario de la RAE: «Actitud autoritaria y antidemocrática que socialmente se considera relacionada con el fascismo»; y el mismo Diccionario define al fascista, entre otras cosas, como alguien «excesivamente autoritario».  A mí que un partido adopte una actitud autoritaria me da igual ya que es un problema de sus votantes que si lo admiten es por su carácter borreguil. Otra cosa es que ese o esos partidos formen Gobierno e impongan al conjunto de la sociedad un régimen autoritario con la disculpa de que son mayoría parlamentaria y, por tanto, pueden incluso reescribir la historia.

La nueva Ley de Memoria Democrática que se cuece para nuestra desgracia —y de nuevo enfrentamiento— se encuentra en discusión en el Congreso de los Diputados español, donde mandan socialistas leninistas, comunistas, herederos de los terroristas, e independentistas (¿esa es España?). Entre las modificaciones introducidas a la atroz «ley democrática» (un sarcasmo) han pactado, el PSOE y Unidas Podemos, unas enmiendas a su proyecto: «desarrollar en los libros de texto y materiales curriculares la represión que se produjo durante la Guerra y la Dictadura». Dicen que «para que no se repita la historia», es decir que piden lo contrario, la venganza, que es a lo que conducen las dictatoriales propuestas de estos personajes.

Cuando se tiene la mayoría parlamentaria es el momento de demostrar el talante democrático de los partidos y su obligación de respetar a todos y no a su mayoría (ficticia siempre), que por supuesto no es la de un parlamento, sino la de la nación, los millones que no te han votado, que piensan de otra manera, que no piensan de ninguna, que les da igual, que están en contra. Al menos ese grupo está formado por un 50%, es decir las dos Españas, y la mejor manera de comprobarlo es enfrentarlas con lo que les llevó a encontrarse en los campos de batalla hace ya muchos años, los de la historia, impulsado por una larga lista de desaprensivos políticos que no renunciaban ni al asesinato para conseguir sus propósitos como el de don José Calvo Sotelo que hace unos días recordaba.

Sin duda no volveremos a ello, Dios lo quiera, pero mejor dejar la bicha en paz y no remover eso que huele tan mal no vaya a ser que termines hasta el cuello.

La democracia no lo justifica todo, como pretenden. No puede vivir media nación pendiente de la otra media en cuestiones vitales. No se es todo por ser presidente de un Gobierno ni por tener mayoría parlamentaria. Eso va contra la esencia de la democracia.

Debería recomendarles la lectura de Panfleto contra la democracia del maestro Gustavo Bueno. Si no fuese por lo que es, estas navidades se lo remitiría a Moncloa junto a mi libro (disculpen la ironía) La Guerra Civil en el Norte para que aprendan el significado de la be con la u.

Están convirtiendo la democracia en un panfleto. Lo define muy bien el mundo de la filosofía cuando alguno de sus grandes pensadores habla de las redes del poder. La que manda ahora en España es una de ellas, de la que desconocemos casi todo, aunque claves hay en aquello que ahora quieren reescribir por ley, ya que allí perdieron parte de esa red que ahora han reconquistado. No dejen de pensar en esto último que les digo.

Hoy se les llena la boca a esos falsos demócratas cuando dicen, como si de una declaración religiosa se tratase: «Yo soy demócrata», como el que dice «yo soy cristiano». Son los personajes constituyentes de una constitución en la que se habla de enseñanza democrática, convencidos de la existencia de una historia democrática, matemáticas democráticas y filosofía democrática. ¡Enseñanza democrática! Ahí está el truco de la mafia democrática: votar, por ejemplo, el Principio de Arquímedes y si sale «no», no existe Arquímedes ni su principio, aunque los barcos sigan flotando.

¿Qué significa todos, o muchos, en la escena política? Solo una cosa: reírse en la cara de sus votantes, decirle al de partido de al lado «ahora me toca a mí»; en definitiva: su propio beneficio.

Vuelvo a recomendarles el libro del profesor Gustavo Bueno: Panfleto contra la democracia.

Tramas de corrupción consensuadas. Con el fanatismo como motor impulsor.

¿Van ustedes a creer en las imposiciones ideológicas de los partidos políticos que hablan de memoria democrática como el que habla de matemáticas democráticas?

Represión franquista. Me suena la socialista. Comunista. Anarquista. Cenetista. Caballerista. Zapaterista. Sanchista. La que hemos sufrido bajo un ilegal Estado de Alarma, inconstitucional, único en los países democráticos, que les ha servido para someternos, para acabar con la oposición y acabar con la Nación y el Estado.

¿Represión franquista? Dictadura soberana la de un Gobierno que ha sido inconstitucional, que ha gobernado con ilegal mandato.

Ya veo que a pocos le importa. A mí sí y por ello me tomo la molestia de cada día denunciarlo a cambio de nada o si acaso de disgustos al quedar señalado. Hasta por los que menos ustedes se piensan.

Puestos así y con la nueva ley sectaria, la nueva historia, la nueva represión socialista, hago una seria reflexión: pido unos años de cárcel a cambio de ganarlos en libertad. Si me tienen que abrir las puertas de la cárcel para y por la libertad ¡ábranse las puertas!

Mientras se abren para que salgan los asesinos de la ETA entremos los que de ellos fuimos víctimas.

¿Represión franquista en los libros de texto?

Me parece percibir un peligroso fundamentalismo democrático.

Decía el profesor Gustavo Bueno que había que triturarlo. Aprendamos.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 diciembre 2021

 

 

«EL MEJOR BARCO ES LA AMISTAD». EXHIBICIÓN MILITAR FRENTE A LAS COSTAS ESPAÑOLAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El portaaviones ‘Harry S. Truman’ a su paso por el Estrecho. Foto U.S. Naval Forces Europe-Africa/U.S. Sixth Fleet

Estados Unidos y Marruecos acaban de hacer una exhibición militar frente a las costas españolas. Cada uno puede interpretarlo como quiera, sin alarmismos, ya que se trata de dos países amigos, uno de ellos aliado de la OTAN y el otro nuestro eterno vecino del sur. No es un simple paseo de acompañamiento, sino un mensaje claro y rotundo. ¿Cuál es el mensaje?

La frasecita con la que la VI Flota lo ha anunciado tiene su enjundia y conviene descifrarla. Como aquí hay lectores inteligentes no hace falta traducirlo, aunque el Gabinete Criptográfico de Moncloa no para de trabajar y conectar por tierra, mar y aire con sus satélites de seguimiento que no entienden nada.

¡El mejor barco es la amistad! Era el mensaje que lanzaba la Sexta Flota de EE.UU. al cruzar el Estrecho de Gibraltar el Grupo de Combate  portaaviones Harry S. Truman escoltado por la fragata marroquí Allal Ben Abdallah.

Para enmarcar la frase y su hondo sentir. ¿Lo entienden?

La errática política militar española, que tantas veces aquí hemos expuesto, y algunas retiradas a destiempo que han dejado en comprometida situación a nuestros aliados, son detalles que no pasan desapercibidos cuando lo que está en juego es la Defensa, algo que no admite componendas políticas. Con los Estados Unidos nuestras relaciones son cada vez peores desde hace años. Cualquier día saldrán de Rota y entonces vendrán los lamentos.

En el verano del 2019 abandonábamos sin explicaciones al Grupo de Combate estadounidense Abraham Lincoln: «Hemos disfrutado de una relación productiva y profesional con la Méndez Núñez, pero estamos decepcionados con la decisión de España de retirar permanentemente la fragata del grupo de combate del portaaviones Abraham Lincoln», decía el portavoz del Pentágono. Su memoria es de elefante y con habilidad mandan sus mensajes como misiles.

¿Pretendemos que ahora les acompañen nuestras fragatas? Donde las dan las toman y España no está en condiciones de andar con juegos infantiles en materia de Defensa.

El general Félix Sanz Roldán fue candidato (Gobierno de Zapatero) a presidente del Comité Militar de la Alianza Atlántica. Había, insistían, muchas posibilidades, casi todas, tantas que no pasó ni la primera votación. Fue en el año 2007 y estaban muy recientes cosas como la retirada de Irak, de difícil olvido. Aquí no se andan con bromas ni abandonos.

En la escala que hacen Bernardino León y Félix Sanz en las Azores les llega la noticia de que la ministra de Defensa Carme Chacón acaba de anunciar, durante su visita a las tropas allí desplegadas, la retirada de Kosovo, algo de lo que nadie había sido avisado. El desaguisado es monumental. Las graves consecuencias de la declaración de la ministra de Defensa no se hacen esperar. El lenguaje más suave de los dirigentes americanos es: «profundamente decepcionados».

Sin duda el mensaje («El mejor barco es la amistad») es tan claro -tan duro- que el gobernante de la Moncloa no lo entiende y lo recibe como un piropo a la amistad mundial desde la hermandad de los hombres de paz que le acompañan en el Gobierno. Como para fiarse y darle la llave de los misiles.

¡Ay! Cuánto siento tener que que hablar de estas cosas mientras la flota del independentismo catalán pretende tomar el Mediterráneo. No sé si cabrán todos en el buque insignia.

No inspiramos confianza en ninguna nación occidental y lo que más siento es la repercusión que todo esto tiene en nuestras Fuerzas Armadas que se ven desasistidas en su parte más importante: el impulso moral y material para adoptar la Defensa que España requiere y necesita.

Detalles como el que nos ha ofrecido ese mensaje con la navegación pareja de Estados Unidos y Marruecos en las costas de una nación aliada, perteneciente a la OTAN, ni puede ni debe pasar desapercibido.

Nuestros Ejércitos y Armada no se merecen esto.

¡El mejor barco es la amistad!

No es cosa de enfados, ni soberbias que a nada conducen, ni de cambiar de aliado, sino de cambiar de política de Defensa. Claro que el que dice eso dice cambiar de política y de políticos.

No parece que el Gabinete Criptográfico haga esta traducción.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

19 diciembre 2021