EN CATALUÑA SE HA PUESTO EL SOL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Mientras el presidente -en funciones- deshoja la margarita, sin importarle lo más mínimo España; mientras Podemos se ríe de los españoles -pretenden ser rey y presidente-; mientras la derecha, abatida y casi desaparecida, se enreda en discusiones personalistas que nada benefician a la unidad de España; mientras España se deshace en reinos de taifas con reyes como el histriónico de las anchoas o casos y cosas peores; mientras Barcelona es ciudad sin ley, asesinatos, violencia, toque de queda, miedo; mientras asistimos a este espectáculo que asombra y envuelve en negras sombras a España, aquí, en España, en Madrid, capital del Reino de España, aparece el señor Torra, presidente de la Generalidad de Cataluña, agresivo y amenazante. No acataré sentencia que no sea absolutoria; respuesta popular; consumaré la independencia; pa xulo yo…

Yo estaría tranquilo si el Gobierno -aunque sea en funciones- fuese tal y asumiese sus funciones. La Ley y las leyes contemplan -no sobradamente, pero suficiente para estas embestidas- las respuestas adecuadas para acabar con estas amenazas insoportables en un Estado de derecho, derecho que todos tenemos y debemos exigir. Pero no. No hay Gobierno en funciones ni -a la vista está- se le espera. A las pruebas me remito.

¡Que tengamos que soportar las amenazas del señor Torra! ¡No!

Dice y dice bien que hay en España un problema de democracia; sin duda; en España el problema democrático que tenemos se llama la independencia de Cataluña y todo gracias a la inacción de unos políticos cobardes que en aras a sus intereses de partido no se atreven a aplicar la ley. Solo el rey, la justicia y los españoles han clamado y defienden esta unidad; y esperamos que sigan haciéndolo y no permitiendo que este personaje y sus advenedizos sucedáneos sigan amenazando a la democracia, a España, a los españoles. El espectáculo que ha ofrecido este elemento en Madrid, amenazante, agresivo, requiere una respuesta. Pronta, pronto, legal y rigurosa.

A no ser que en Cataluña se haya puesto el sol y la oscuridad se haga de España.

¡Ay, España, que no estás hecha a ser tan poco después de haber sido tanto!

Recuerdo entera

la razón que nos dijisteis

en Brúguel, la vez postrera

que, arrancando una bandera,

con el tercio combatisteis:

“Por España, y el que quiera

defenderla, honrado muera;

y el que, traidor, la abandone,

no tenga quien le perdone,

ni en tierra santo cobijo,

ni una cruz en sus despojos,

ni las manos de un buen hijo

para cerrarle los ojos!”

Podría ser que en Cataluña se ha puesto el sol.

¿No lo veis?…Exijo

¡Que le aclaméis!… En su mano

brilla un cetro soberano:

Es de España, es castellano,

lleva la luz…, ¡y es mi hijo!

Y es con Heráclito que  “La guerra es padre y rey de todos, ha creado dioses y hombres; a algunos los hace esclavos, a otros libres”.

Ustedes elijen: libres o esclavos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

6 septiembre 2019

¿POR QUÉ NO VEMOS MILITARES DE UNIFORME. José María Grande Urquijo. Coronel de Infantería D.E.M (R.)

En los años 80 y debido al incremento de la actividad terrorista de ETA contra miembros de las Fuerzas Armadas, Defensa recomendó a los militares que evitaran ir de uniforme por la calle. La razón de aquella “recomendación” no era otra que la seguridad del personal militar. También formaba parte de las medidas de seguridad cambiar de ruta para ir al cuartel, comprobar los bajos del coche, mirar antes de salir del portal, etc.

Actualmente, y gracias a la extraordinaria labor antiterrorista llevada a cabo por la Guardia Civil y la Policía Nacional, ETA ya no lleva a cabo atentados terroristas, aunque sí los hay de carácter yihadista, pero estos son indiscriminados. Dicen los políticos, y se les llena la boca, que ETA ya no existe. Sin embargo, los miembros de las FAS siguen sin vestir de uniforme por la calle. Éstos aseguran que el no uso del uniforme se debe más a cuestiones de comodidad que a medidas de seguridad. Tristísima respuesta.

El lugar de residencia del militar también influye en el uso o no del uniforme. En ciudades pequeñas, donde las distancias de casa al cuartel son pequeñas, es más habitual ver a nuestros militares con su uniforme, mientras que en ciudades grandes, “optan por ir de paisano”. Hay Comunidades Autónomas, como en la que resido, en las que el sentimiento de España está más arraigado y en ellas suelen ir de uniforme; la actitud de los viandantes no es de extrañeza al verlos, sino todo lo contrario, es de naturalidad, y sus reacciones positivas.

Ese dicho popular de que “lo que no se conoce, no se ama”, es la pura realidad. Si la Educación en España es la que es gracias a nuestros políticos, si en las escuelas y colegios no se habla de la Defensa Nacional, ni del papel que desempeñan las FAS, como se hace en todos los países de nuestro entorno; si la Historia se explica torticeramente, los intereses regionalistas están por encima de los nacionales, etc., etc., etc., y, encima, no se ven militares por la calle, ¿cómo se va a amar a las Fuerzas Armadas? Resultado, solo la quinta parte de la población está dispuesta a defender a España y los españoles, con las armas.

Y no solamente ocurre esto en las FAS. También pasa en otro estamento significativo como es la Iglesia, y eso que ellos, al menos por ahora, no han sufrido el zarpazo del terrorismo; ya veremos cómo les irá si, como antaño, triunfa el nuevo “frente popular”. ¿Cuántos sacerdotes se ven de “uniforme”, o sea con sotana, o al menos clerigman, por la calle? Con sotana ninguno, y con clerigman poquísimos. La Iglesia se queja de que cada vez hay menos fieles en las iglesias, sobre todo jóvenes. ¿No será que como no se les ve, no se les conoce y, por tanto, no se les ama?

Estoy seguro que la sociedad vería con muy buenos ojos a sus militares por la calle. Como estoy seguro de que Defensa no lo va a ordenar, amparándose en que no dio en su día la orden de no llevarlo, sino que lo recomendó, me gustaría que la idea surgiese de los propios militares. Quizá eso surtiría más efecto que tanto hablar y hablar. Los militares no tienen nada que ocultar ni nada de lo que avergonzarse.

Coronel de Infantería DEM. José María Grande Urquijo

Blog: generaldavila.com

5 septiembre 2019

GUSANOS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez


Cualquiera de los personajes de Hamlet tiene parte de nosotros.

Hamlet permite muchas lecturas y siempre surgen nuevos puntos de vista. Se lee en un instante, pero nunca se termina de leer.

Polonio es un personaje moderno, actual, incluso de alguna manera entrañable. Intrigante, familiar, sus hijos Laertes y Ofelia, por encima de todo, incluso del rey. Es algo frecuente en los palacios del poder.

La Corte es algo complejo; lo era entonces y ahora más. Los cortesanos abundan, sus salones dan para mucho y sus tapices y cortinas se revelan como peligrosos lugares. Detrás de ellos está escrita la historia de los reinos. Incluso la muerte puedes encontrar tras sus pliegues. Como Polonio.

Antes de despedir a Laertes, su hijo, le da sabios consejos; nos queda un memorable discurso que cualquiera ofrecería al suyo:

<< ¡Que mi bendición sea contigo! Y procura imprimir en la memoria estos pocos preceptos: No propales tus pensamientos ni ejecutes nada inconveniente. Sé sencillo, pero en modo alguno vulgar. Los amigos que escojas y cuya adopción hayas puesto a prueba, sujétalos a tu alma con garfios de acero, pero no encallezcas tus manos con agasajos a todo camarada recién salido sin plumas del cascarón. Guárdate de entrar en pendencia; pero, una vez en ella, obra de modo que sea el contrario quien se guarde de ti. Presta a todos tu oído, pero a pocos tu voz. Oye las censuras de los demás, pero reserva tu juicio. Que tu vestido sea tan costoso como tu bolsa lo permita, pero sin afectación a la hechura; rico, más no extravagante, porque el traje revela al sujeto, y en Francia las personas de más alta alcurnia y posición son de esto modelo de finura y esplendidez. No pida ni des prestado a nadie, pues el prestar hace perder a un tiempo el dinero y al amigo, y el tomar prestado embota el filo de la economía. Y sobre todo, esto: sé sincero contigo mismo, y de ello se seguirá, como la noche al día, que no puedas ser falso con nadie. ¡Adiós! Que mi bendición haga fructificar en ti todo esto>>.

Los tapices de los palacios esconden a los asaltadores. Suelen encontrarse tras ellos los interesados en el espectáculo. A Polonio le costó la vida. Caminamos con el consejo fácil, pero cuesta aplicarse la norma.

REY.- A ver, Hamlet: ¿dónde está Polonio?

HAMLET.- De cena.

REY.- ¡De cena! ¿Dónde?

HAMLET.- No donde come, sino donde es comido. Cierta asamblea de gusanos políticos está ahora con él. El gusano es el único emperador de la dieta; nosotros cebamos a todos los demás animales para engordarnos, y nos engordamos a nosotros mismos para cebar a los gusanos. El rey gordo y el escuálido mendigo no son más que servicios distintos, dos platos, pero de una misma mesa; he aquí el fin de todo.

El espectáculo preside y reina sobre la información. Satisface a los instintos, alimenta las pasiones de todo tipo. Engorda a los gusanos. He aquí el fin de todo.

Termina Hamlet definiendo el drama:

-Un hombre puede pescar con el gusano que ha comido de un rey, y comerse luego al pez que se nutrió con aquel gusano.

Que empiece el espectáculo. Detrás de los tapices o con la espada en la mano. Ya no sirven los consejos. Es la hora de la acción. Se oye el ruido de los gusanos de la política. Detrás de los tapices. Como a los gorgojos en la hiedra. No dejarán títere con cabeza.

“Nunca exhala el rey a solas un suspiro sin que gima con él la nación entera”.

¡Que suene el trueno de Queronea!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

3 septiembre 2019

LIDERES SERVIDORES VS SOBERBIOS GENIALES. Vicente Díaz de Villegas y Herrería, General de División (R.)

En los próximos días aparecerá un libro del ex-ministro de defensa estadounidense, el prestigioso General Mattis. Elegido por el presidente Trump aceptó el puesto como parte de su servicio a EEUU. Ninguneado por Trump entre otras cosas, por la política de este hacia los aliados renunció al puesto.

Su pensamiento es el de un Soldado con gran experiencia en escenarios de combate y en consecuencia de política exterior. Entre sus comentarios destacan:

 Para Mattis: A polemicist’s role is not sufficient for a leader. A leader must display strategic acumen that incorporates respect for those nations that have stood with us when trouble loomed.”

“El papel de “polemista” no es suficiente para un líder. Un líder debe manifestar la perspicacia estratégica que incorpore respeto para aquellas naciones que han estado con nosotros cuando surgieron los problemas.”

“Nations with allies thrive, and those without them wither,”“Alone, America cannot protect our people and our economy.”(Wall StreeT). Las naciones con aliados prosperan y aquellas sin aliados se marchitan. América sola no puede proteger a nuestra gente ni a nuestra economía.

Nosotros Podríamos añadir “American First but not alone.”

 Esto es aplicable a España y su autonomización, con un PSOE siempre federalista, que no ha atendido a modificar la ley electoral a pesar de la traición de los partidos secesionistas, y un centro acomplejado y acomodado, que han logrado romper la solidaridad, el sistema sanitario, la creación de empresas,…entre regiones y provincias gracias a 17 parlamentos feudales ocupados por representantes tribales.

Mattis dice que, lo que mas le preocupa como militar no son nuestros adversarios externos sino la propia división en tribus hostiles que ponen en peligro nuestro futuro en vez de redescubrir nuestra patria común y de encontrar soluciones. Algo que como militares españoles podemos asumir y aplicar a España añadiendo después de “encontrar solucionesen vez de crear problemas.

El puesto de Secretario de Defensa de EEUU, ministro de defensa al cambio, quedó vacante mas de 6 meses y Trump, que no había ahorrado elogios hacia el General Mattis, no tardó en hacerle de menos.

No es el primer militar USA que renuncia, no muchos años atrás, con el presidente Obama, renunciaba el General Mac Chrystal.

En 2017 era el JEMAD/CEMA (Jefe de Estado Mayor de la Defensa) Francés renunciaba a su puesto al contestar, con lealtad a la nación, en la comisión de Defensa sobre la situación militar. Escribí algo entonces:

Coincidí como jefe del primer contingente español en Kosovo con el Jefe de la Brigada Francesa en Mitrovica en 1999, el General Cuche,  en la que sirvió como Coronel el General De Villiers. Se da el caso de que el General Cuche también presentó su dimisión siendo Jefe del Estado Mayor del Ejercito  al Presidente Sarkozy.

¿La sobreactuación del Presidente Macron indica quizás un cierto complejo ante la edad, el conocimiento y el rigor del asesoramiento del Jefe militar?

Alguna sobreactuación hemos visto en España por parte de algún/os titular/es de Defensa y juristas, que han estado dispuestos a ignorar, la cadena de mando, la ley, los reglamentos y lo que es peor la dignidad de las personas.

Mattis dice: “We all know that we’re better than our current politics” TODOS SABEMOS QUE SOMOS MEJORES QUE NUESTROS ACTUALES POLITICOS.

 En una palabra, que por encima del sentimentalismo hacia o contra determinadas instituciones y naciones hay que leer y saber. El cabo Hitler se creía genial y le bastaba su “lógica” para ignorar a sus generales desde el inicio de su campaña militar hasta destruir Alemania. En España también renunció en su momento por cuestión política el bilaureado General Varela.

Es cierto que en EEUU la elección no era fácil y Trump era el mejor. Pero la fila de cadáveres políticos que ha dejado entre sus propios elegidos no le califican como un buen líder.

El liderazgo se basa inicialmente en la preparación intelectual y en la experiencia que proporcionan el conocimiento/logiciel/software para alimentar la inteligencia. El sentido de la responsabilidad debe estar por encima del “ordeno y mando”. Un “ordeno y mando” tan político, siempre dispuesto a saltarse leyes y normas, que son para los demás, y por ello tan alejado de la disciplina militar comprometida hasta dar la vida. Tampoco los compromisos morales pueden quedar de lado, empezando por el propio espíritu de sacrificio, mandar es servir y crear nuevos líderes.

 Las naciones deben superar el feudalismo y tribalismo para integrar. Romper es mas fácil que construir. Hacen falta líderes.

Cuando mi solución y asesoramiento estratégico no fueron escuchados había llegado el tiempo de renunciar a pesar de la alegría sin limites que sentí sirviendo.

Era la única opción.

 Vicente Díaz de Villegas y Herrería

31/8/2019

Blog: generaldavila.com

ME ROBAN LA FUENTE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Vivo cerca de un parque. Tiene una fuente original. Tenía. El parquecito, chiquitín, se ha quedado seco. Tuvo su fuente de agua y colores que mi nieto y yo, en vacaciones de Navidad, mirábamos como si fuese un árbol de lucecitas y esperanzas. Parecía, también, una estrella caída del Cielo que se encendía de agua y luz. Era lugar preferido de gorriones, golondrinas, palomas y chillonas urracas.

Ya no hay fuente, ni estrellas, ni agua, ni luz. Los pájaros se han ido. Han llegado otros.

Empezaron a aparecer muchachos jóvenes, de edad escolar, que se reunían en su proximidad. Al principio solo hablaban y hablaban, quizá bebían y fumaban, pero poco a poco las conversaciones fueron subiendo de tono y sobre todo la actitud. Lo pagó la fuente, testigo rumoroso de sus gritos y enfados. Rompieron uno de sus brazos, de estrella, de agua y luz, pero siguió luciendo. Luego rompieron más y a pesar de dejarla casi inútil la fuente siguió luciendo por las noches resistiéndose a dejar su parque.

Una mañana aparecieron unos operarios municipales y desmontaron la fuente. ¡La fuente!, ¡la fuente! Gritaba mi nieto. Fui al ayuntamiento a enterarme del porqué y del destino de aquel artefacto, que ya era eso: un artefacto.

-Mire usted, después de los destrozos que hacen los chavales hemos decidido retirar la fuente y rellenar el hueco con tierra. A ver si así no vuelven y el parque se queda tranquilo.

Mis `protestas no sirvieron para nada. Aunque ya no hay fuentes de verdad, ni agua de verdad que mane por sus caños, ni las luces son luces, aquella era como un cuadro en el museo y verla daba sencillamente paz. Pues para mantener la paz: quitarla.

Ahora todo está peor. Como no tienen fuente para romper han acabado con los bancos y las farolas. El siguiente paso será cerrar el parque, secar los árboles y convertirlo en un erial. Menos para la delincuencia.

Tomen nota y moraleja del cuentecito que hoy les traigo a colación.

Muerto el perro se acabó la rabia. Pues no. No era el perro, ni la fuente, ni los árboles, los que traían la rabia. Era y es la educación. Retirar la fuente… ¿Es la solución? Es lo que estamos haciendo en donde surge el problema.  Privar a todos por culpa de una minoría nos lleva a ser esclavos de las minorías, salvajes, que las hay; organizadas y violentas. Permitir no es solución, mirar para otro lado tampoco. Me dijeron que la policía (municipal) no estaba para vigilar el parque y cuidar de la fuente, que eran pocos, que tenían mucho trabajo, que no tenían medios, que si esto, que si lo otro, que…

Barcelona ciudad sin ley, por arriba y por abajo. Madrid le sigue los pasos. Son ejemplos, pero es igual aquí o allá, lo es en cualquier lugar. Se viven momentos de grave inseguridad, de miedo, de no fiarse, de no atreverse, momentos delincuentes. Los policías salen malparados, los detenidos a la calle, aunque te hayan dado una puñalada, pero nadie cambia la ley, ni te aseguran que hay ley, y no te atreves a actuar porque sales trasquilado; frente al delincuente poco que hacer.

Mi parque tenía una fuente original. Parecía una estrella de agua y luces. Empezaron a quitarle los brazos y nadie la defendió. El orden y la ley decidieron desmontarla, quitarla, convertirla en chatarra y dejar el parque vacío. Era la solución más rápida y cómoda. El que cumple la ley y la norma no se queja, no protesta. Nadie pensó en educar, en evitar, en vigilar, en proteger, en hacer cumplir la ley para que no impongan la suya los menos, unos pocos, que hoy por hoy, son los que mandan; retirar las fuentes. Por su santa voluntad. El resto obedecemos y nos guardamos no vaya a ser que nos retiren, como a la fuente, convertidos en un artefacto más.

En mi parque ya no hay fuente, ni agua, ni estrellas, ni luz.

Lo que ahora veo es mucha mierda, un parque lleno de mierda, y espero que me perdonen este final.

La seguridad no se logra retirando la fuente. Ni escondiéndose. Ni aludiendo a la libertad individual. Y no se logra con miedo ni buenismo. Educación, formación.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

1 septiembre 2019

EL FINAL DEL VERANO EN LLANOS DEL CAUDILLO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Imagen histórica de Llanos del Caudillo

Consolación es una pedanía del municipio de Valdepeñas situado junto a la Autovía del Sur (A4). Debe su existencia al Generalísimo Franco que un día cazando por aquellas tierras comentó la escasez de poblaciones en la zona y como no podía ser de otra manera nació Villanueva de Franco. Hasta que se murió, adiós Caudillo, Villanueva ya no es tuya, y bautizaron de nuevo Villanueva, con ese nombre tan extraño: Consolación. Dicen que por sus Torres de Consolación, aunque hay quien opina que por desconsuelo.

Algo más adelante nos encontramos con Llanos del Caudillo, otro de los pueblos creados por el Instituto Nacional de Colonización y que en agradecimiento a Franco mantiene a capa y espada, con orgullo y decisión, su nombre, rotundo: Llanos del Caudillo. <<Este pueblo fue una oportunidad para muchas familias numerosas en aquella época>>, dicen sus vecinos que en votación democrática mantuvieron el nombre por mayoría absoluta.

Como les decía, estos pueblos están situados a orillas de la Autovía del Sur. No es necesario que les diga el tráfico que soporta la carretera a finales de agosto que suma al de españoles de regreso de vacaciones, el de norteafricanos que se incorporan después de las suyas, más los camiones que nunca están de vacaciones.

El caso es que desde Consolación hasta Llanos del Caudillo debe haber unos 30 kilómetros. He tardado aproximadamente una hora en recorrerlos: 30 kilómetros por autovía. Un atasco incomprensible, pero real, a finales de agosto provocado por la improvisación, la dejadez, y puede que hasta la mala uva de algunos (única forma de comprenderlo). Asfaltado, señalización y poco más para este absurdo guirigay de carretera.

En el lento avance, entre parón y parón, me pareció ver al ministro de Fomento. En el atasco veraniego un coche de gran porte, con conductor y muchos caballos percherones, había parado en el arcén. Un hombre de esbelta cintura y barba entrecana se había bajado y hablaba con unos operarios de la carretera. Bajé la ventanilla, apagué la radio y me dio tiempo a escuchar algo de la conversación.

-¿Quién ha mandado estas obras?

-¿Qué dice usté?

-¿Han visto la que están liando?

-¡A mí que me dice!

¿Dónde está el ingeniero?

¿Giniero? El capatás ha ido a comé a Llanos del Caudillo.

¿Llanos de qué?

Del Caudillo, ¡coño!, ¿estás sordo muchacho? Y tira palante que la vas a liar toavía más con el efecto mirón.

Es el ministro de Fomento, pensé yo. Coche con conductor, niquelao, de mucho porte y caballos; no pude ser otro. Improvisación, desastre, descuido, fastidiar por fastidiar, hacer que hacen; no puede ser otro.

Encorbatado, en mangas de camisa, sentado en el coche, detrás, a la derecha. Tiene que ser él.

Tengo que arrancar. No oigo nada más, pero veo el gesto de desaprobación del personaje, veo agitarse su móvil y los gestos iracundos.

Pongo la radio y escucho no sé qué del ministro de Fomento, que está no sé dónde, que se marca un rollito con las autovías, el peaje y los cuentos de verano. Que está en cualquier sitio menos fomentando el ministerio de Fomento.

No, no era el ministro. Era un tío muy cabreado, como todos, quizá el giniero de las obras, canales y puertos de Fomento, que se encontraba pillado por no tener la obra terminada a tiempo, a su tiempo, cuando no hay tráfico denso, cuando se molesta lo mínimo, cuando se licita con sensatez y a tiempo, sin molestar al pagano, al veraneante, al turista…, al personal.

Detrás de mí venía una furgoneta de surferos con chavalada sueca. Después de tantas horas en caravana, pues casi amigos. Veo por el retrovisor que el conductor me hace señas. Saca la mano por la ventanilla con una raja de melón; se ríe, me ofrece, parece una gamba roja cocida.

Han comprado el melón al de la fragoneta de meloneros que había en una gasolinera. Por un momento pienso en el Brexit, en Europa, en la Unión Europea, en el ministro, en el verano, en el atasco, en el sin gobierno.

Y pienso que el de la fragoneta de melones está más cerca de mí que el sueco de la furgoneta llena de tablas de surf.

Por un momento pensé que volvía del fin del mundo, pero el parón en la carretera me abrió los sentidos. Al final en esta España nuestra, de usted y mía, si no te encuentras un atasco, una chapuza, un timo, una falsificación, pues que parece que no estás a gusto.

Al final del verano debo estarle agradecido al ministro que ni ministra ni fomenta, al presidente que no preside, al parlamento que no parla, al engaño de cada día. Sobre todo al atasco del final de las vacaciones. Esto sigue siendo España, la europea.

Tengo previsto que la próxima vez -que la habrá- me voy a cenar y dormir a Llanos del Caudillo. Puede que me tope con algún ministro y si no siempre habrá un buen melón como consolación.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

30 agosto 2019

LEY DE MEMORIA HISTÓRICA. REVANCHISMO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Nuevo curso escolar. Preparados para nuevas emboscadas y traiciones. Lección magistral la de don Francisco Vázquez y Vázquez en una reciente tercera de ABC. La (des)Memoria Histórica

La política española ha hecho retroceder a los españoles situándolos en un lugar incierto y peligroso. Todo tiene su comienzo. Este retraso, medido y certero, se inició con unas explosiones, todavía sin aclarar, a las que se unió la definitiva: Ley de Memoria Histórica.

Dinamitada la convivencia llega el gobierno de los tontos. Se llaman Gobierno progresista con escasa vergüenza y nulo respeto.

El embajador Francisco Vázquez, socialista de verdad, dejaba clara la situación del actual socialismo: <<Un partido ideológicamente distinto al PSOE de la transición, cuyas patrióticas políticas de entonces son sometidas a revisión por quienes hoy ocupan (¿okupan?) la dirección socialista>>. Rotundo en su definición del proceso de la <<Memoria Histórica>> impulsado por el Gobierno del actual PSOE <<en su afán de quebrar el principal fruto de la Transición democrática…>>.

Quebrar el principal fruto de la Transición, volver a la contienda. ¿Qué y quiénes son los que forman este PSOE?

Zapatero no tiene capacidad para mover tan compleja empresa. Sánchez, el Gobierno sanchista, tampoco. ¿Quién? Ni Calcante, el Testórida, el mejor de los augures, que conoce lo presente, lo futuro y lo pasado, sabría contestar.

Acierta el embajador Sánchez: Revanchismo.

<<Todo este revanchismo alentado desde el Gobierno sanchista nos retrotrae a los españoles a 1939…>>.

Este es el socialismo de nuevo cuño. No han aprendido nada. El llamado progresismo, iniciado con Zapatero, continuado y agigantado por Sánchez, es la reencarnación del socialismo de Largo Caballero, el del odio y rencor. Son los magos de las urnas, del agitprop. Nos volveremos a encontrar, a enfrentar. No han aprendido nada. No saben nada. No escuchan. No cumplen. No aman a España. ¿Quién está detrás? ¿Quienes?

Son, en definición del socialista Francisco Vázquez y Vázquez: revanchistas. Si lo sabrá él bien.

Nos retrotraen a 1939. Yo creo que a años antes.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

26 agosto 2019