HA MUERTO EL GENERAL, EL AMIGO, JUAN MIGUEL MATEO CASTAÑEYRA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Esta madrugada ha muerto el general de División Juan Miguel Mateo Castañeyra. Era conocido por todos ustedes por haber sido colaborador asiduo de este blog con artículos profundos y de gran calado que fueron guía para todos nosotros.

Era un soldado. Sé que esa palabra era la única con la que le gustaba definirse. Era suficiente. No había para él mayor grandeza que ser soldado. ¡Pero qué pedazo de soldado! Legionario, paracaidista, montañero, nómada, Regular…, soldado. Duro y entrañable, amigo siempre, hasta el final, un soldado cristiano, de fe inquebrantable, seguro, en el que sus soldados ponían la mirada, en su ejemplo de vida, en sus decisiones firmes y sensatas. ¡Cuántas cosas podría decir de este hombre bueno! Nació soldado y muere como tal.

No se nos va nuestro amigo Juan. Tira de nosotros, nos guía, nos señala el camino, nos seduce con su obra y permanece con su ejemplo. ¡Presente!

Fue el Jefe del Grupo de Honores de la Guardia Real, mi teniente coronel, cuando yo mandaba esa excepcional unidad. Creador del Ideario de la Guardia Real, en él se reflejaba el espíritu de servicio y el concepto absoluto de milicia. Me sustituyó en el mando de las Tropas de Canarias. De reojo le miraba: ¡Este sí que es un militar de pies a cabeza! Con hombres así se construye un Ejército, una Patria.

Nos dejó en sus artículos del blog la palabra sensata, recia y firme, a la vez que esperanzadora. Nunca se daba por vencido, nunca.

Ha luchado contra la enfermedad hasta que la muerte le ha envuelto en su pálido manto y con suavidad le ha dicho: ¡venga legionario!, tu misión ha terminado. Has llegado al Cielo, dejas todo acabado, pero como eres inacabable tienes permiso, licencia para un legionario, y puedes, debes, seguir en el corazón de los que se quedan abajo, de los que amas y te aman, también de tus soldados. No te vas del todo, amigo Juan Miguel, queda tu obra y, además, sentimos aún tu mano, te sentimos a nuestro lado.

Con nuestro sentimiento cercano y el cariño a Carmen tu esposa y a tus hijas, te pedimos por último, mi general, que desde el Cielo nos eches una mano. Buena falta nos hace tu ejemplo y virtud.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

12 enero 2019

 

 

 

EL ESCÁNDALO VILLAREJO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

<<De todos los que en el ejército rodean al comandante en jefe, nadie está más próximo a él que el agente secreto; de todas las retribuciones, ninguna es tan generosa como la del agente secreto; de todas las cuestiones, ninguna es tan confidencial como las operaciones secretas>>(Sunzi El arte de la guerra).

Una sociedad madura, democrática, y consciente de lo que significa la historia, el presente y el futuro, no puede permanecer amansada, desorientada, alelada, anestesiada… con el escándalo policial del comisario Villarejo. Cada información que surge no hace sino aumentar la duda en las instituciones, poderes del Estado, y en esas otras que no son ni lo uno ni lo otro, pero lo parecen: bancos, empresas, medios de comunicación… todos infectados por el virus del espionaje. Surgen las amenazas como consecuencia del chantaje, de las escuchas ilegales, de los bastardos intereses de todo tipo.  Los secretos de cintura para abajo siempre han sido objeto preciado en nuestra sociedad, los bien pagados, ahora son de cintura para arriba. Quien esté libre tire la primera piedra. Mientras los juzgados se colapsan, las sentencias se eternizan y la interpretación de la ley va por barrios.

Un periódico digital ayer ofrecía la posibilidad de poder enterarte si tu teléfono estaba entre los participantes en alguna de las 15.000 conversaciones grabadas en no sé qué caso de corrupción. Más de uno habrá comprobado su teléfono y más de uno lo habrá hecho con el suyo y con el del amigo. ¡Sorpresa! El famoso comisario está por medio.

¿Cómo es posible?

Les dejo la pregunta del millón, pero esta tiene respuesta. Yo no la sé. Pero sé que tiene respuesta. ¿Con que medios se intervenían esas conversaciones?, ¿privados?, ¿públicos?, ¿quién compró esa tecnología? ¿quién los pagó?, ¿se conoce como se hizo el reparto de aquellos aparatos capaces de escuchar y grabar cualquier conversación?

Es el quid de la cuestión.

Alguien debe tener las respuestas. Seguro.

¿Qué ha sucedido en estos años en España? ¿Hasta dónde ha llegado la corrupción? Nunca lo sabremos. Pero sí recuerdo perfectamente aquel día: <<Los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta>>. Recuerdo muy bien el día, la hora y los detalles.

Conviene que no lo olviden.

Y decía Sunzi: <<Los agentes secretos reciben sus instrucciones bajo la tienda del general; están muy cerca de él y lo tratan íntimamente>>.

Era allá por el siglo IV a. C.  Y parece que está escrito hoy. Claro que era para el arte de la guerra. Y esto de ahora no es la guerra sino la cloaca de la guerra.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

11 enero 2019

ESA BANDERA NUESTRA… ¡Dios, qué buen señor! ¡Si hubiese buenos vasallos! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La Bandera de España, <<una bandera de todos>> dijo el Rey en la Pascua Militar, no es tan de todos como nos gustaría. Existen muchos problemas, cada día más, para sentirse español públicamente, para portar tu bandera. Y no me refiero a Cataluña o País Vasco donde la dejadez de las autoridades, de la Administración y de la policía autonómica, hace que sea un auténtico riesgo para tu vida portar una bandera de España. Me refiero a lugares –triste es tener que decir esto- donde no hay un problema real de convivencia que te suponga un riesgo portar uno de los símbolos de tu Patria. En concreto y en este caso me refiero a Granada. Leo en Cartas al Director del diario Ideal de Granada lo que nos cuenta un ciudadano que se disponía a visitar la Alhambra con su hija de seis años. La niña llevaba una bandera de España de 30 por 20 centímetros de las que ese día, festividad de la Toma de Granada por los Reyes Católicos, se repartían a todo el que lo deseaba. Prohibido. Sí, señores, prohibido entrar en la Alhambra ostentando la Bandera de España. O la guardaba dobladita o la dejaba fuera, pero <<las órdenes de arriba>> eran que esto es una institución pública y no se podía entrar con la bandera. Todo lo que quiera explicarles es inútil. Inútiles son nuestras autoridades ¿públicas?

¿Para qué dice el Rey lo que dice sin tenemos estos servidores públicos?

<<¡Dios, qué buen vassallo! ¡si oviesse buen señor!>> ¿Lo recuerdan?

¡¿Tanto ha cambiado España?!

¡Dios, qué buen señor! ¡si hubiese buenos vasallos!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 enero 2019

EL HIMNO NACIONAL ESPAÑOL EN GIBRALTAR. GUERRA DE HIMNOS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Qué quieren que les diga. ¡Me encanta!

Ha estallado la guerra en el Estrecho de Gibraltar. Tendremos que llevar a Marta Sánchez para que cante a las tropas embarcadas y anime al desembarco.

No es eso del chinda, chinda, tachinda chinda…, ni lo de, lolo, lolo, lololo… onomatopeyas que piden más, pero no llegan. Es mejor esta guerra al viento del Estrecho, ¡qué Viva España! Nuestra Real Armada, junto a nuestros pescadores, hacen sonar el Himno Nacional de España en aguas del Estrecho, junto a la Roca, y hasta los delfines hacen la ola.

La Real Armada Británica se ha puesto muy nerviosa ante el ataque español. En los submarinos nucleares británicos se tararea sin querer; también en la Sexta Flota, por pegadiza su música: ¡chinda, chinda…! ¡Qué es el Himno de España!, pero a ver quién es el guapo que después de tanto oírla se la quita de la cabeza. Chinda, chinda, tachinda chinda…

¡Es la guerra! Guerra de Himnos en la que solo hay uno, como solo hay una España, con Gibraltar incluída.

¿Y quién nos va a prohibir que suene en nuestros mares el Himno Nacional? ¿Me van a impedir cantar Las Corsarias?

¡Banderita tú eres roja!

¡Banderita tú eres gualda!

¡Pero si lo cantó el Rey en la Pascua Militar! <<La Bandera es de todos>> y sonó el Himno Nacional en la mismísima Plaza de Oriente. Pues que suene también en Poniente y en el Sur… ¡Música en el Estrecho! ¿Qué ley lo prohíbe? ¿Provocación? Provocación es esa bandera que ondea en la Roca. ¿Provocación? Ni a Europa queréis. ¿Provocación? Guasa os vamos a dar.

Para esta guerra hay que tener bemoles. Cosa que a falta de submarinos nucleares nos sobran. Les cuento. Anduvimos en una época así y asá con los norteamericanos. Ellos presumían del engorde de pollos. En cosa de un mes nacía, se criaba, y estaba dispuesto para comer un hermoso pollo. Lo contó aquella inteligente revista de humor La Codorniz que se hizo eco de la chulería americana. Decía que nosotros éramos más lentos y con nuestros tradicionales métodos tardamos unos seis meses en engordar un buen pollo. Pero, queridos americanos, terminaba diciendo, eso no es óbice para que cuando quieran empecemos la guerra a pollazos.  No me disculpo porque es un recuerdo de la sutil ironía de unos genios del humor: La Codorniz.

Y como venía diciendo esto no es guasa, que para la Royal esa palabra la conocen como pez de la familia del mero.

Pero con el Himno Nacional ni una broma. Si suena que lo haga fuerte y claro.

Un soldado nunca desenvaina su espada sin razón, ni la envaina sin honor.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 enero 2019

Himno Nacional en el Estrecho de Gibraltar

 

 

 

El cambio inevitable. Melitón Cardona (Embajador de España)

En “Mediocridad y delirio”, Hans Magnus Enzensberger afirmó que “la casta política ha perdido el contacto con sus bases … Los políticos se sienten ofendidos por el hecho de que la gente muestre cada vez menos interés por ellos, pero más les valdría preguntarse por las razones de esa pérdida de interés. Creo que los partidos políticos son víctimas de un autoengaño por cuanto operan con una definición errónea de la política … El núcleo de la política actual es la capacidad de autoorganización, que empieza por los temas de cada día: el educativo, el de los alquileres, el del tráfico. Cualquier interés, incluso el de índole más privada, se articula políticamente en grupos organizados. Hoy se alzan frente al Estado numerosísimas agrupaciones y minorías de todo tipo; no sólo las viejas organizaciones como las sindicales, religiosas o mediáticas, sino también las deportivas … las de homosexuales, traficantes de armas, automovilistas, discapacitados, de la tercera edad, objetores fiscales, divorciados, ecologistas, etc. Todos ellos están en condiciones de constituir diez mil instancias de poder en nuestra sociedad.”

Lamento la extensión de la cita pero pienso que puede aclarar algunas de las ideas que me propongo exponer a continuación.

Básicamente,el hecho es que, en los países democráticos, cada vez más votantes están hartos de que se pretenda desacreditar hechos incontrovertibles que desmontan el discurso dominante políticamente correcto; lo están porque su experiencia cotidiana choca con el relato que pretenden imponerles determinados partidos políticos, medios de comunicación y grupos de presión beneficiarios del negocio dela distorsión de la realidad para favorecer sus fines. En resumidas cuentas, cada vez son más que los votantes que rehúsan ser tomados por imbéciles a los que hay que enseñar cómo comportarse, cómo pensar adecuadamente y cómo ser ciudadanos democráticos respetables aunque las enseñanzas que pretenden imponerles choquen frontalmente con sus principios y convicciones.

El cambio de paradigma político ya se ha producido en sociedades tan distintas y distantes como la estadounidense, la austriaca, la brasileña, la húngara y la italiana y es previsible que se produzca en muchos otros países, porque cuando las propuestas los partidos políticos tradicionales no ofrecen soluciones a los auténticos problemas de sus antiguos votantes están incubando el surgimiento de otros partidos que sí son capaces de abordarlos con decisión sin dejarse someter a ese asfixiante corsé de la corrección política que impide afrontar el fondo de los problemas.

Como señala acertadamente el pensador alemán en la obra antes citada, “la casta política ha perdido el contacto con sus bases” y eso se ha traducido en una sustitución de propuestas para solucionar temas cotidianos (el educativo, el de los alquileres, el del tráfico, el de la inmigración, el del paro) por enunciados programáticos vacuos de traslación a la vida cotidiana: la llamada “violencia de género”, que afecta a un porcentaje insignificante de la población, los supuestos males del “cambio climático” que son pretexto para negocios inconfesables, la desmemoria histórica, la aceptación acrítica y lanar de religiones atávicas y la dictadura minoritaria pero estridente de la LGTBI, con el denominador común de que de tales mamandurrias viven subvencionadas muchísimas personas encuadradas en asociaciones tan improductivas como superfluas.

Acemoglu y Robinson acuñaron el término “minorías extractivas”, y, entre nosotros, Manuel Conthe ha aplicado el de “mayorías extractivas” a los más de 9 millones de jubilados que el progresivo alargamiento de la vida ha convertido en subvencionados; sin negar su premisa, yo pienso que en las sociedades occidentales se han ido formando mayorías extractivas cada vez más numerosas de personas que reciben subvenciones con los más variados pretextos: son las diez mil instancias de poder en nuestra sociedad que menciona Enzensberger. ONGés y asociaciones de todo tipo que empezaron financiándose a sí mismas pronto descubrieron el mecanismo de sustitución que ahora les permite florecer a costa del Erario, es decir a costa de los impuestos que pagan conciudadanos productivos que no necesariamente comparten sus objetivos supuestamente humanitarios y, en ocasiones, los rechazan de plano.

Lincoln observó que “se puede engañar a todo el mundo por un tiempo y a algunos siempre, pero no a todo el mundo todo el tiempo”; pienso que las próximas citas electorales lo confirmarán.

Melitón Cardona. Embajador de España

Blog: generaldavila.com

9 enero 2019

EL REY CUELGA EN EL BALCÓN LA BANDERA DE ESPAÑA ¡VIVA EL REY! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez.

EL REY CUELGA EN EL BALCÓN LA BANDERA DE ESPAÑA

¡VIVA EL REY!

Pues sí. La Pascua Militar del año 2019 tiene un nombre: la Bandera de España.

Su Majestad el Rey ha querido asomarse al balcón de España y colgar la Bandera mientras nos dice: <<La Bandera es de todos>>. Acto de gran simbolismo al hacerlo ante sus compañeros de armas, las Fuerzas Armadas, en la Pascua Militar, y recordar que simboliza al conjunto de nuestra nación y que es signo de su soberanía e independencia, de su unidad e integridad.

La Bandera de España cuelga este 6 de enero de 2019 en el Palacio Real con elegancia y firmeza, repito, con elegancia y firmeza. A ver quién es el… que se atreve a retirarla. El año pasado fue su 175 aniversario, pero este año ha dicho el Rey que aquí está, en el balcón de mi corazón, en el juramento que hice como han hecho todos los soldados, mis compañeros de armas, que hoy me rodean. Ha sido un mensaje entre soldados para los soldados, y para los españoles. También para esos que quieren romper con España.

Si quieren se lo repito: <<La Bandera es de todos>>. Quede claro el significado de las palabras del Rey. Claro y rotundo. Se entiende y se asume.

Ese sentimiento de unidad, integridad, soberanía e independencia, la de la patria, solo tiene una manera de expresarse y es en el silencio del símbolo que nos une; y no hay ninguno como el de la bandera. La de todos.

Llevamos la bandera en el corazón y desde el año 2015 pedimos colgarla en los balcones como símbolo de nuestra unidad ante el feroz ataque independentista, como muestra de nuestra firmeza y defensa de la unidad de España, como dicta nuestra Constitución.

Hoy 6 de enero de 2019, en la Pascua Militar, el Rey de España ha desplegado la bandera en su balcón y nos ha enviado el esperado mensaje de unidad. La de todos.

El 3 de octubre de 2017 el Rey, ante el ataque independentista, dejó claro cual es el camino a seguir y la postura a adoptar frente los intentos de secesión. Hoy el Rey, por si había alguna duda, ha enarbolado la bandera  que simboliza al conjunto de la Nación, la unidad.

Terminó el Rey diciendo: ¡Viva España! y contestamos nosotros: ¡Viva el Rey!

Sus Reales Ejércitos se lo agradecemos.

Del resto del acto poca cosa.

La Bandera de España en el Palacio Real de Madrid

De la ministra de Defensa nada que destacar. Nivel mínimo. Tampoco esperábamos más.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 enero 2019

Palabras de Su Majestad el Rey en el Día de la Pascua Militar

VÍSPERA DE LA PASCUA MILITAR. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La historia de España es rica en acontecimientos militares; no quedan fechas que rellenar en el calendario. Empezamos el año y el 1 de enero se conmemora la Batalla de los Castillejos (1860), donde el General Prim, al mando de los Voluntarios Catalanes, ganó la primera gran batalla de la guerra de África. Ya he hablado de ella en artículos anteriores y de sus “Voluntarios Catalanes”, de los que ahora reniegan algunos indocumentados.

Siguiendo el calendario el 2 de enero celebramos el fin de la Reconquista española (1492) con la toma de Granada que por cierto ahora sirve para que se enzarcen en bizantinas discusiones y falsos enfrentamientos los políticos de turno que, algunos, saben de historia lo que leen en wikipedia.

Recuperación de Mahón

Es el 6 de enero de 1782, durante el reinado de Carlos III, cuando se recupera Mahón entonces en poder de la Corona inglesa. El Rey dada la importancia de la costosa reconquista ordenó que, en la fiesta de la Epifanía, se reuniese a todas las guarniciones y en su nombre se trasladase a todos los soldados su felicitación.

La Pascua Militar nos trae el recuerdo histórico de aquella fecha y actualmente se ha convertido en un acto Castrense de enorme importancia con el que se inicia el año militar, se hace resumen del año anterior y se plasman las líneas a seguir en el que comienza.

Lleva presidiéndola el Rey desde 1976, primera Pascua Militar en democracia. No se celebró en 1983 ni en 1985 por estar el Rey convaleciente. En el año 2000 tampoco hubo Pascua Militar por el fallecimiento de la Condesa de Barcelona y se sustituyó por una Audiencia Militar. El año 2015 después de la abdicación de Don Juan Carlos, el Rey Don Felipe preside como Rey su primera Pascua Militar. Había siempre asistido con su padre desde la del año 1986 que lo hizo de Caballero Cadete de la Academia General Militar.

Las palabras de SM. El Rey siempre se esperan con especial interés y el mensaje dirigido a las Fuerzas Armadas en la Pascua Militar, antaño famoso por sus corrillos políticos, tiene una gran repercusión mediática y social. La clave de estos mensajes, al margen de las referencias a las virtudes militares, ha sido durante años apelar a la unidad de España y a la misión constitucional de la Fuerzas Armadas. Hay ocasiones, como la actual, en las que este mensaje de unidad se espera desesperadamente y no se oye con la fuerza que la espera y la situación requiere.

España tiene un gravísimo problema que destaca sobre el conjunto y que amenaza al mismo nombre y sentido de España: su Unidad. Son a las Fuerzas Armadas, todavía, a las que la Constitución en su artículo 8 asigna como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Que nadie pretenda hacer un uso inadecuado de la lectura de este artículo, pero que tampoco nadie pretenda borrarlo como inexistente. Es la Ley. Las Fuerzas Armadas saben cumplir y como hacerlo, y en estos años han sido el mejor de los ejemplos democráticos en su actuación y entrega. Pero nunca olvidan que su primera misión es esa, para lo que deben estar preparadas y dispuestas. Hablar de ello no está de más. 

Siempre el Rey dice que para mantener la unidad de España, el respeto a sus símbolos y la observancia de la Constitución contaremos siempre todos, contará España, con el Rey, que se honra en estar al frente de los ejércitos. Que el valor consiste en buscar la verdad y decirla y que la independencia permanente de la Jefatura del Estado es la que le permite  ejercer el arbitraje y la moderación, y también garantizar la unidad de la patria y la consolidación del sistema. Y ha seguido diciendo el Rey, que los ejércitos constituyen el brazo armado de la soberanía nacional, no hay España sin libertad y no hay libertad sin ejércitos. Como Rey, como Jefe del Estado y mando supremo de las Fuerzas Armadas se honra profundamente en compartir con nosotros y con la nación en su conjunto, una misión que atañe a garantizar la soberanía e independencia de España, a la defensa de su integridad territorial y del ordenamiento constitucional. Así ha hablado siempre el Rey a sus soldados durante estos años, con palabra de Rey, apelando a la Unidad de España y su sentimiento de proximidad a los soldados de los que él es el primero de todos.

Este es el problema de España: Su Unidad. Su integridad territorial. El respeto y cumplimiento de su Constitución. Mientras más cerca está el problema menos se habla de él.

Los problemas concretos de las Fuerzas Armadas son muchos. En la Pascua Militar del año pasado -2018- la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, definió muy acertadamente los más urgentes. Los recuerdo:

-Una Ley de financiación y sostenibilidad de las Fuerzas Armadas.

-El futuro laboral para la escala de tropa y marinería más allá de los 45 años.

Equiparación salarial de los militares con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Nada, absolutamente nada se ha hecho. A peor. Veremos lo que nos cuentan este año.

Mañana se celebra la Pascua Militar. Tendremos tiempo de comentarla. Como el mismo Rey dijo en uno de sus discursos recordando las palabras de un pensador español: “Esperemos siempre, aunque esperemos desesperadamente”.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

5 enero 2019