¡QUE VIENEN LOS ROJOS! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

En la Academia Militar en todos los ejercicios combatían rojos contra azules o viceversa. Casi siempre nos defendíamos de la invasión roja con una defensiva a toda costa en el arroyo del Guajaraz (Toledo). Seguro que Putín todavía tiembla cuando oye hablar de la defensa española, como inexpugnable. Atravesaban Europa en un pispás y quedaban detenidos en un arroyo perdido por Toledo, cuna de civilizaciones.

Hubo un tiempo en que se cambió lo de rojo por naranja. Debió de ser por aquella época de la Transición, en la que llegamos a creer que los rojos no lo eran tanto, que no tenían cuernos ni rabo. Nos equivocamos, o nos engañaron; como siempre. Eso sí, el azul siguió siendo azul.

En la Guerra Civil se usaban aquellos lápices, que alguno recordará, azul por un lado y rojo por el otro. Con ellos y la Guía Michelín se les ganó la guerra.

También se solía decir, a algunos, muy pocos, pero abundantes: <<Eres más rojo que el capote de Cagancho>>. Es que hay rojos y muy rojos; tonalidades. No faltan los rojillos, que son como un sucedáneo, o como el tabaco de liar, baratos y con estacas.

Lo de rojo (s), hay quien piensa que es algo inventado por los azules. No. Ese juego cromático lo inventaron ellos mismos.

Cosas de la guerra, aquella que empezaron en el 34 y convirtieron por su espesa voluntad en Guerra Civil.

<<La guerra preventiva comenzó en 1934>> (Gustavo Bueno). Conviene tenerlo muy en cuenta.

En Barcelona empieza todo el 4 de octubre con Companys apoyado por comunistas y socialistas. Miedo, tiros en la calle, declaración de independencia el 6 de octubre, el Estat català. Se apoyan en los mozos de escuadra y en los pelotones de escamots de Miguel Badía, el Capità Collons. El 5 de octubre de 1934 se declara el estado de guerra en Asturias. El día 6 en Madrid por el general de la I División. En Barcelona por el de la IV División, el general Domingo Batet, que acaba en pocas horas con el Golpe de Estado en Cataluña. Es la República contra la revolución republicana. El Gobierno responde militarmente. ¿A quién se enfrentaba? Ellos, los revolucionarios, se definen en el bando dictado por su Comité: el Ejército Rojo.

<<HACEMOS SABER: Desde la aparición de este bando queda constituido el Ejército Rojo, pudiendo pertenecer a él todos los trabajadores que estén dispuestos a defender con su sangre los intereses de  nuestra clase proletaria. Este ejército quedará compuesto y se dirigirá en la forma siguiente…>>.

Pues eso: Rojo, el Ejército Rojo.

Ustedes hagan lo que quieran. Yo sigo jugando con los mapas y siempre uso el lápiz de dos colores, azul y rojo. Tengo muy claro quiénes son los rojos.

Me ha surgido, no hace mucho, una duda que espero que alguien con los hechos me la resuelva: no sé quiénes son los azules. Rojo para el bando rojo ¿y azul? ¿Quiénes son los azules? ¿Dónde está el bando azul? Porque España está dividida de nuevo entre rojos y azules. El que no quiera verlo que vaya al oculista. Yo tendré también que ir porque sigo sin ver a los azules.

En definitiva: que están ganando los rojos y el Guajaraz, la línea fuerte de nuestra defensa, desguarnecida, un caos donde todos mandan y nadie resuelve. Vaya lío que tienen montado los que parecen ser azules. Es una mezcla de la que surge de todo menos algo bueno. Así no hay quien mande.

Les hemos puesto alfombra -azul- a la penetración: roja.

Ya están aquí los rojos. En la pasarela, pisando con fuerza sobre el azul de una España que oscurece.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 enero 2020

EL GENERAL FERNANDO ALEJANDRE. UN JEMAD EN TIEMPOS DIFÍCILES General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Primer Consejo de Ministros de la era social-comunista del Gobierno de España. Cese del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, General de Ejército Fernando Alejandre Martínez.

En diversas ocasiones hemos hablado en el blog del General Alejandre, un magnífico Jefe que ha sabido ser y estar en estos convulsos y difíciles tiempos.

Por ello desde este humilde blog, leído por muchos compañeros en activo, reserva y retirados, una vez más nos hacemos eco de su buen hacer convencidos de que seremos la voz de muchos de ellos que quisieran decirle: Mi general, gracias y enhorabuena por tu labor.

Sencillez, humildad, inteligencia y firmeza. Ha luchado por sus soldados con virtudes militares y con el ejemplo. No era nada fácil.

En momentos difíciles siempre ha dicho la verdad, cruda y directa, porque cuando se tiene la responsabilidad de tantos hombre no se puede andar con paños calientes tan al uso en el mundo de la política. Le han oído, pero no escuchado, aunque él ha seguido firme hasta el último momento.

Recordamos y seguiremos haciéndolo, porque no fue una intervención que se vea con frecuencia, aquella exposición que hizo ante la Mesa de Defensa del Congreso de los Diputados en la que expuso con rigor y seriedad la difícil situación de los ejércitos de  España.

Mi general: el deber cumplido. Ese es el cierre de tu hoja de servicios en activo. Te quedan nuevos retos, importantes, y me gustaría decirte por último que es una pena que la experiencia y las capacidades de hombres como tú se queden en su interior sin transmitirlas. No todo se puede contar, pero sí casi todo. Los ejércitos luchan por darse a conocer, pero no se les conoce.

Termino mi General con estas palabras que encajan a mi modo de ver en el ejemplo que nos dejas y que como Caballero Paracaidista entiendes muy bien por formar parte de su ideario: <<NINGÚN OBSTÁCULO SERÁ TAN GRANDE QUE NO PUEDA SUPERARLO>>.

Siempre a tus órdenes mi General.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

14 enero 2019

LA PROFECÍA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Es un juego divertido, simple imaginación, casi siempre, porque para ello solo es necesario viajar al pasado. Su estudio nos predice el futuro. Claro que no todo el mundo está capacitado para el estudio. Ni, por tanto, para adivinar más allá. Tampoco yo, pero recuerdo a un general de nombre Alcibíades que le cortó el rabo a su perro, para que se hablase de ello, no de otras cosas. Hoy el perro y su rabo están representados por el televisor, del que todos aprenden y hablan mientras nadie ve lo que ocurre. Así no hay profecía que valga, aunque te profeticen cual será el mejor coche eléctrico y la colonia que te hará triunfar.

Va a pasar. Pasará que al declive económico, se unirá un fuerte bajón demográfico, una paralización de la actividad creativa y un descenso del poderío militar. En un lado.

Los movimientos de signo antidemocrático, con su característico disfraz, definirán el camino hacia la República totalitaria. Nos invadirán de ideologías invisibles a través de los digitales impulsos.

Podemos caer en el error de la solución autoritaria. Es frecuente que las cesiones y el incumplimiento sistemático de la ley conduzcan a ello en este pendular movimiento tan frecuente en nuestra historia.

Estos frentes populares crean ilusiones entre las estructuras sociales más desfavorecidas e incultas, aprovechadas por los que viven y se reproducen en los cultivos de la permanente hostilidad. Ponen en guardia a otras estructuras que no se dejan ni quieren soltar lo de siempre.

Así no hay posibilidad de presentar resistencia. A pesar de la debilidad general: inmunodeficiencia.

Una crisis cualquiera, de cualquier tipo, hará emerger una figura, un iluminado, que se considere depositario de la legitimidad nacional.

Conocen ustedes el concepto de <<monarquía republicana>> de Duverger. Habrán notado que hablo de Degaulle <<una cierta idea de Francia>> que bien podría transportarse a una <<cierta idea de España>>.

Degaulle fue grande por su capacidad de unir intereses muy distintos. La descripción de André Malraux del elector gaullista: <<el ciudadano que en las horas punta se lanza a tomar el metro>>, debería ser tenida en cuenta por nuestra derecha egoísta y parcelaria; es una idea válida para ese <<rey republicano>> de la <<republicana monarquía>> que fuese capaz de aunar a las más dispares figuras de este entramado tan difícil de componer: España. Claro que aquí el metro no es el mismo para unos que para otros, ni la hora punta tampoco. Degaulle vino de vacaciones a España. Ciudad de vacaciones, que es gobernar, para muchos. Algo que debería tenerse en cuenta.

Estamos en época de debilidad: democrática. La ley, como el metro, no es igual para todos. A partir de ahí todo se derrumba. Vuelve el comunismo, a España, y lo hará vía revolución, como saben y gustan hacer. Es una profecía que está a la vista, sin necesidad de tener ningún don sobrenatural; aun cortándole el rabo al perro, se ve, se nota. Alcibíades, como el que ahora corta el rabo de los perros, decía que «la democracia era pura extravagancia». Para la Moncloa también, pero no lo dicen. Lo ejercen.

Sí. Les doy la única solución que veo: firmeza de gobierno contra este Gobierno, unidad de esos que son lo mismo, pero divididos en tres intereses, iguales, pero interesados, en algunos casos por supervivencia; y sobre todo autoridad y cumplir la ley. Hacerla cumplirla es también ley.

Si no es así podemos dedicarnos al bandolerismo.

Esperemos que ante los primeros conatos revolucionarios surja el  milagro, es decir, que alguien reaccione y salga de esta peligrosa acción política que se está llevando a España por delante. Unidad. Como ellos.

Dijo Francois Mauriac de Degaulle: este hombre insoportable era un hombre inevitable. A ver si lo encontramos.

No profetizo nada.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

17 enero 2020

 

 

CENTENARIO DE LA LEGIÓN (69-3) EDCHERA. EL SILENCIO DEL HÉROE (General De División Rafael Dávila Álvarez)

Hoy es un día de máxima solemnidad para la Legión española. En el Centenario de la Legión es quizá de los días de mayor importancia  y trascendencia legionaria porque el heroísmo, la entrega de la vida, el Credo en su máxima expresión, brilla entre los legionarios: el combate de Edchera. 

La Pascua Militar es la festividad con la que se inicia el año militar. La siguiente fecha que debería ser tenida en cuenta en el calendario ha quedado reducida a una sencilla celebración legionaria cuando, a mi juicio, debería revestirse de toda solemnidad, al menos en el Ejército de Tierra: el combate de Edchera que se desarrolló en las proximidades de El Aaiún el 13 de enero de 1958. Un combate enmarcado en la olvidada guerra de Ifni-Sahara donde brilló el soldado español en acciones llenas de heroísmo y sacrificio.images

Llevo algunos años escribiendo, narrando, divulgando alguno de los momentos del ejemplar sacrificio de nuestros soldados. Me invade el deseo de zarandear las conciencias, también la militar, con la intención de recuperar nuestra frágil memoria. Edchera es un ejemplo de heroísmo, de valor y sacrificio, pero también una prueba palpable del olvido o, lo que es peor, del desconocimiento por la poca importancia que al estudio de nuestra historia  militar se le da en los centros de formación.

centroEdchera ha sido la última acción de guerra en la que se han concedido 2 Cruces Laureadas de San Fernando con carácter individual: Brigada Caballero Legionario Francisco Fadrique Castromonte y Caballero Legionario Juan Maderal Oleaga. Una acción muy simple, aguantar solos ante el enemigo protegiendo el repliegue de sus compañeros. En la brevedad y humildad del lenguaje militar, en la orden de concesión de sus Laureadas, descubrirán como se muere sabiendo que vas a morir, como se  espera a la muerte con la gallardía del que muere por otros, del que solo tiene la vida y la vida da, sin nada pedir.

Laureados Brigada Caballero Legionario Fadrique y Caballero Legionario Maderal Oleaga junto a 35 legionarios muertos y 50 heridos, es el frío balance de esta fecha del calendario militar: 13 de enero de 1958, el combate de Edchera.caidos-en-la-guerra-de-ifni-1957-1958

Para Juan Maderal la historia no había terminado. En Bilbao, donde nació, le erigieron un monumento y al poco tiempo, su peor enemigo, la alimaña etarra lo arrancó de cuajo y lo arrojó a la ría. El mismo enemigo que al poco tiempo asesinaría a su hermano, también legionario.

Levantamos monumentos y otros derribamos. El del último héroe español, un soldado, hubo que sacarlo de una ría y en silencio, casi a escondidas, guardarlo en un acuertelamiento de la Legión en Almería.

Sobre frágiles pedestales descansa el pasado efímero de nuestra reciente historia, como  

una fruta vana

de aquella España que pasó y no ha sido,

esa que hoy tiene la cabeza cana.

Ifni, el Sahara, Marruecos… Pactos y acuerdos rotos, negociaciones con o sin fruto, el olvido. Es el silencio el que llena las páginas de la historia cuando esta se interpreta desde los grandes parámetros habituales. Conlleva el olvido para los pequeños y humildes protagonistas de las acciones heroicas que engrandecieron a España.

Ya de aquello no queda nada. Una inmensa soledad de desierto, unos nombres modificados, amarillentas fotos y unos cuantos héroes olvidados que siguen luchando por mantener el recuerdo, a pesar de tantos pesares. Hasta se olvidaron de entregar las medallas a alguno de ellos. Julián Duarte Flores se enteró tarde, después de tanto tiempo, que fue un héroe. Le concedieron la Cruz del Mérito Militar con distintivo Rojo. Solo cumplió con su deber, ahí es nada, cuando la muerte rondaba por las arenas del desierto. Acudió voluntario. No quiso abandonar a ningún compañero en el campo hasta perecer todos. Es lo habitual entre estos hombres que viven y mueren con la sencillez que caracteriza a nuestros soldados.

Levantamos estatuas y otras derribamos, depende, aunque siempre cae antes la del sencillo. Unas se yerguen en grandes avenidas o en parques y paseos, otras se esconden en poéticos rincones, la mayoría, a pesar de su escultórica soberbia, personajes desconocidos.

Juan Maderal Oleaga, fusil en mano, en la del único brazo que le queda, desde su estatua en el Acuartelamiento de la Legión nos mira y su gesto recuerda “El Grito” de Munch, desesperación para los que saben cómo las cosas hieren y baten a quien las sacó del olvido, como aplastan desde lo eterno a los soñadores vencidos.

Ceremonia militar en el Acuartelamiento de la Legión. Día del veterano, conmemoración del combate de Edchera, jóvenes legionarios junto a las arrugas que los viejos llevamos en el alma. La música ha creado un inmenso silencio. Suena el novio de la muerte, en silencio… “Por ir a tu lado a verte…”

Y yo, que oía todos los sones, solo oí el silencio, su silencio, el silencio del héroe.

Y no quisiéramos que esta historia fuese solo la historia de aquella España

que pasó y no ha sido nada, esa que hoy tiene la cabeza cana.

Porque aquello que fue sigue siendo y así será mientras recordemos a los que:

…como valientes lucharon/ y como héroes murieron…  A los que no quisieron servir a otra bandera,/ no quisieron andar otro camino, no supieron morir de otra manera».

Al Caballero Legionario Juan Maderal Olega Laureado de la Legión

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R)

Blog. generaldavila.com

13 enero 2020

Diarios Oficiales con la concesión de la Laureada de San Fernando al Brigada Caballero Legionario Francisco Fadrique Castromonte y al Caballero Legionario Juan Maderal Oleaga:

http://www.bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=21198&posicion=1

 

http://www.bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=20399&posicion=1

PUEDE SER LA GUERRA ¡YALLAH-YALLAH! IRAK General de División R. Rafael Dávila Álvarez

Irak es un nombre que nunca se borrará de la historia militar española. Va emparejado al nombre de un personaje  que políticamente inauguró el camino de la desaparición de España y que militarmente actuó a su antojo y capricho sin, o con muy malos, asesores militares. A la vista están. Dejó el prestigio de nuestros soldados por los suelos y ha costado años recuperarlo de nuevo y, a pesar de ello, nadie, ni dentro ni fuera, lo olvida: la retirada de las tropas de Irak el año 2004 sacando réditos electorales y ofendiendo a más de la mitad de los españoles. Una mentira, un engaño, una grosera manipulación, que poco a poco se va desvelando y dejando al personaje al descubierto junto a su escudero de la Mancha.

El 11M es el origen de nuestros males políticos y la retirada de Irak fue el descenso en caída libre de nuestro prestigio militar. Fue precipitada retirada exponiéndolas a graves riesgos, los mismos que asumieron las tropas aliadas que tuvieron que ocupar nuestro lugar deprisa y corriendo. Lo sabe todo el mundo, aquí y allá fuera.

Pasó el tiempo y tuvimos que volver. Lo sabíamos. Pero ahora era a la paz y concordia que pregonaba ese personaje que pulula por Venezuela o cualquier otro lugar donde el comunismo avanza y se desarrolla. Volvimos y dije:

¡Irak!, suena a guerra y a duros enfrentamientos.

¡Irak!, suena a guerra en el frente y a olvido en la retaguardia.

¡Irak!, es una duda para el soldado que allí luchó y que, sin saber todavía porqué, con urgente frivolidad fue retirado.

Nos obligaron a una infame retirada, pero volvimos a aquella inolvidable tierra, un lugar convertido en agujero negro que absorbe el sufrimiento y dureza de los mejores soldados. Un escenario de guerra donde la muerte, manifiestamente escondida, jamás da la cara. No esperen que se lo cuenten nuestros soldados. No lo van a hacer. A nadie le interesa. Son cosas de ellos. Fatiga, dolor, hambre, sed, sueño… Han hecho todos los trabajos, los que les manden. Han cumplido su deber, obedecer hasta morir. Solo eso. Ni una queja.  Todos soldados del Reino de España cobijados por su Bandera como necesario impulso para el sacrificio diario. No se puede ir por el mundo y jugártelo todo si no está contigo tu Patria, tu Bandera, que representan tus deseos, tus anhelos y esperanzas, bajo cuya protección están los tuyos, los españoles, que para un soldado lo son todos.

Resulta que ahora las tropas americanas, con su tecnología, mandadas por su presidente, Trump, han atacado el convoy donde iba el general Iraní Qassem Soleimani. La reacción iraní no se ha hecho esperar. Ataque a los campamentos de lrak. Allí están nuestras tropas; más de 600 soldados. Si tuviésemos un Gobierno de derechas el escándalo estaba en la calle con la manipulación de siempre y eligiendo a Trump como el pimpampum de las rabiosas izquierdas de ahora. Quizá, estos pacifistas de salones de traición,  en el fragor de su escalada hacia el poder, han olvidado que tienen soldados allí. ¡Que les importa!

El momento es de enorme tensión. Abramos el rústico horizonte al que acostumbramos a mirar y veamos más allá.

Dice Trump: <<Que esto sirva como una advertencia de que si Irán ataca a algún estadounidense o bien estadounidense, hemos atacado 52 sitios iraníes (que representan los 52 rehenes estadounidenses tomados por Irán hace muchos años), algunos a un nivel muy alto e importante para Irán y la cultura iraní, y esos blancos, y el propio Irán, serán atacados muy rápida y duramente. Estados Unidos no quieren más amenazas>>.

Esto ya no va de faroles. La partida va en serio. Hay que ser fuerte y estar unidos. El gran error ya se cometió: abandonar Irak por orden del ex-presidente Barack Obama en 2011. Si caemos en esa trampa daremos entrada plena al plan iraní de crear una poderosa Media Luna chiíta. La guerra sería inevitable en Oriente Medio.

Sería impulsar el proyecto de Soleimani de crear el nuevo Imperio Persa. Y me temo que en el mundo actual no hay ningún Alejandro Magno para aguijonear a Bucéfalo, mientras arenga a sus tropas y suena el trueno de Queronea. ¡Alalalai! ¡Alalalai! ¡Alalalai!

Mi temor es que este Gobierno que nos anuncian en España juegue a la guerra sucia, algo que tan bien sabe hacer. En cuanto se den cuenta de que hay rentabilidad política, ordenan la retirada por si les estalla en las manos la honra y el honor.

Van y vienen nuestros soldados. Irak es un mal recuerdo, aunque queramos olvidar aquello. Sí, la precipitada e irresponsable retirada del 2004. Allí seguimos, pero eso se incluye en el olvido. Mejor no recordar. Irak sigue siendo el sello del sacrificio, del riesgo y cumplimiento del deber, guste o un guste, un nombre maldito que dejó al descubierto lo peor del ser humano dedicado a los menesteres de una indecente política.

No hubo agradecimiento, entonces, para aquellos soldados sometidos a un innecesario riesgo por la precipitada y oportunista orden de retirada.

En ocasiones el valor y el sacrificio se convierten en moneda de cambio para el engaño y el juego sucio del poder. No lo olvidamos. Irak es la repetición de un desagradable sonido, el eco que insistente nos lleva a recorrer episodios lamentables de nuestra reciente historia. El nombre de Irak no cesa de recordarnos la desidia de una retaguardia.

Allí estuvimos y con reproches volvimos. Allí estamos y con olvido, sin comentarios, ¿nos retiraremos?

Nosotros hoy escribimos para ellos, para los soldados. Con auténtico compromiso de defender su honor y honra, su grandeza de espíritu. Lo mismo fue ayer, es hoy, y será mañana. No es necesario ir más allá.

¡Gracias soldados! La Patria en su silencio os lo agradece. Ese silencio es un tesoro cuando el lenguaje se convierte en lodo.

¡Yallah, Yallah! Irak.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 enero 2020

PASCUA MILITAR ANTE LA TRAICIÓN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Recurrir a Spinoza se hace cada vez más imprescindible. Empecemos:

<<Cuál sea la mejor constitución de un Estado cualquiera se deduce fácilmente del fin del estado político, que no es otro que la paz y la seguridad de la vida. Aquel Estado en que los hombres viven en concordia y en el que los derechos comunes se mantienen ilesos es, por tanto, el mejor. Ya que no cabe duda de que las sediciones, las guerras y el desprecio e infracción de las leyes no deben ser imputados tanto a la malicia de los súbditos cuanto a la mala constitución del Estado>>.

Traición: Delito cometido por civil o militar que atenta contra la seguridad de la patria. Alta traición es la cometida contra la soberanía o contra el honor la seguridad y la independencia del Estado. Es quizá, junto a cobardía, el término más penado en un militar. Peor, sin duda, que la cobardía. No solo en un militar.

Ayer día de la Pascua Militar era un día grande para los ejércitos. Escribo desde la honda tristeza que da ver a una España dividida y en manos de los que quieren destrozarla. En estas condiciones, cuando existe todavía el artículo 8 que los militares sabemos y conocemos muy bien, ha sido difícil la papeleta del Rey ante sus soldados. Difícil explicación. Llevará  días pensando ¿Qué les digo? No puede haber soldado que esté contento con lo que ha ocurrido, está ocurriendo, en el Congreso de los diputados. Ver como los herederos de la ETA insultan al Rey o ver como el presidente del Gobierno se traga el sapo (a gusto, lo digiere y saborea)  y la presidenta del Congreso dice que eso es democracia y no lo de antes (los muertos asesinados por la ETA se revuelven en sus tumbas aún abiertas), es triste para cualquier soldado, para cualquier ciudadano -infantería somos todos-  que tienen como principal misión la integridad territorial y el respeto y cumplimiento de la Constitución.

Pues ni lo uno ni lo otro. Los terroristas están representados, los separatistas mandan y el presidente del Gobierno sonríe y entrega España. Para eso no hacen falta alforjas llenas de Ley ni de leyes.

Hoy celebramos la Pascua Militar cuando ayer democráticamente insultaban al Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas con el visto bueno de presidente, presidenta, y ministra de Defensa. Nadie se movió de su escaño. Es un insulto a todos los que visten o hemos vestido el uniforme militar, que recibimos como regalo en el día de la Pascua Militar. En silencio, pero con un severo malestar entre nosotros, entre casi todos.

En la Cámara de los representantes  de la soberanía nacional insultaron gravemente al Rey, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, y la presidenta, socialista, de la Cámara, ante las protesta de algunos partidos, dijo que eso es la democracia y no lo que hasta ahora había. Lo que quiere decir que hasta las normas dentro de la Cámara se han perdido.

Hubo una época, en la que el señor José Calvo Sotelo fue asesinado por un tal Luis Cuenca guardaespaldas del entonces líder del partido socialista Indalecio Prieto. Es de suponer que no se refería a esos tiempos la señora Batet y sí a los que pistola en mano decían hacer política y ahora han dejado a sus herederos soplando el humo que salió de sus pistolas.

Difícil es así celebrar una Pascua Militar con la preocupación de la unidad de la Patria, de su integridad territorial y el respeto al ordenamiento constitucional en grave riesgo.

Silencio por parte de la señora ministra de Defensa sobre los insultos al Rey vertidos en el Congreso de los Diputados. ¿Le habrá pedido disculpas en privado?

Por terminar; con algo distinto. Ante el insulso, insuficiente y vacío discurso de la ministra de Defensa, nos queda la duda de la cacareada modernización de las Fuerzas Armadas que pasa por una desastrosa gestión de aquellos submarinos que no eran tales o de aquellos vehículos de urgente necesidad, los 8×8, para el Ejército de Tierra que se demoran de nuevo en un indefinido tiempo. Claro que se desprende de esto, y de aquello, que los ejércitos de España quedan constituidos para incendios o emergencias, y para la guerra solo fuera de nuestras fronteras. Aquí no hay peligro ni enemigos.

<<La paz, en efecto, no es la privación de la guerra, sino una virtud que brota de la fortaleza del alma, ya que la obediencia es la voluntad constante de ejecutar aquello que, por decreto general de la sociedad, es obligatorio hacer.  Por los demás, aquella sociedad cuya paz depende de la inercia de unos súbditos que se comportan como ganado, porque solo saben actuar como esclavos, merece más bien el nombre de soledad que de sociedad>> (Spinoza. Tratado político).

Poco más puedo decir de esta Pascua Militar: soledad.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

7 enero 2020

Blog: generaldavila.com

 

MEDIA VUELTA ¡MAR!: EN ORDEN DE COMBATE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Quizá lo que está pasando no sea tan malo como parece. Las crisis para que se resuelvan deben estallar y provocar numerosas bajas entre los causantes y entre los que la han permitido. Otra ventaja es que endurecen la capacidad de respuesta del ser humano vacunándolo para una larga temporada.

Nuestro problema es que hay muchas señales todavía de crisis anteriores, no cerradas del todo, que resucitan como zombis y creen estar en tiempos pretéritos. Son restos de tienta. Pero encabezadas por zombis.

Una prueba es el traidor beso de Judas materializado por Sánchez-Iglesias-ERC (los desenterradores ¿o desenterrados?) que responde a esos parámetros del regreso a traumas conocidos.

Un hecho permitido. Permitido es aprobado. ¿Por quienes?

Pensar que todo el mundo es bueno, honrado y legal, es el mayor error-pecado de nuestra derecha, que no sé yo muy bien qué es lo que significa eso de derecha. El juego de la política es un juego donde se vive muy bien y más si estás en la oposición. El todo gratis, las reverencias y saludos constantes, cual estrellas televisivas, cambia a los personajes. La tele, los periódicos, asesores, buenos restaurantes, coches, escoltas, aviones…, pues eso “pa asar una vaca”. Y si hace falta donde dije digo, digo  Diego.

Aires intelectuales, de estar muy bien informados -¡si tú supieras!-, de saber mucho, cultura amplia,  muy moderados todos, que todo lo saben, cuando todo se reduce a la disciplina de partido que equivale a una lista ordenada que empieza por el uno y acaba en el uno. El resto hace méritos y se acabó; ni sabe ni aprende. Todo por…, ser el uno o estar cerca del uno. Una cosa es de casa para fuera y otra lo que ocurre  dentro. Dentro es la rutina y estar calladito para que las prebendas sigan a tu lado, poco más; que un cero a la izquierda. Fuera, todos son inteligentes, nobles, solidarios, aman a España, se esfuerzan y trabajan por ella, están muy enterados, son adulados, en casa y en la calle, usan lo oficial, y el guardia de la entrada les saluda marcialmente. Fachada con grafitis. Dale a un español una gorra y un pito, carnet de senador o diputado y: mariscal de campo.

Hubo unas elecciones donde muchos pensamos que la derecha -sigo sin saber quiénes son y qué son- debería estar unida y fuerte para defender solo una cosa: la unidad de España.

Hubo unas elecciones que perdieron y que no ganó nadie. Perdió España. Los que no ganaron, pero ganaron, están ahí como ganadores absolutos rompiendo el juguete: el balón es mío y tú no juegas. Arrinconados, los otros, miran el partido desde los laterales. Dando sombra al botijo. Al menos pueden empinar y echar un trago. Los demás no tenemos derecho ni a ver las jugadas del partido. Nos las cuentan sin VAR. Hay exclusividad, por la que hay que pagar.

Así todos viven bien. Ganadores y perdedores.

Menos los que aún tenemos caliente  el voto en la mano. El de la esperanza. Eso nos pasa: que tenemos esperanza. ¡Qué error!

¡Todavía! Creíamos. ¿Qué creías? ¿Qué iban a salvar España?

El Ejército de pensadores se ha retirado. Desde la retaguardia escribir y describir, decir: pa na.

Hacer: na.

Acudir a medidas legales para defender la Constitución y la unidad de España. Te dicen que tranquilos, que dice la Constitución, que es la norma, que todo está atado y bien atado, cuando ya está rota, cuando ya no se cumple, cuando se pacta acabar con ella, y con algo más.

¿Culpable quién lo hace? No. Culpable quien lo permite y nos tiene a todos en la zozobra.

Solo queda una esperanza: Será el día en que todos empecemos a ver nuestra ruina moral y material. Crisis abierta y empobrecimiento general. Vamos a ello de cabeza. Así que como eso es lo que han elegido, pues a aguantarse; cuando llegue el desmoronamiento total puede que sea tarde para rectificar. Ya hay precedentes cercanos, pero nos gusta repetir.

La derecha que siga pensando. Lo malo de leer y pensar demasiado es que algunos sudan, como si picasen piedra.

La solución está en el orden cerrado. Ni derecha, ni izquierda: media vuelta ¡Ar!

Con ello estaremos en orden de combate y en la dirección correcta.

A ver quién es el guapo que da la orden para dar ese giro. Definitivo. Porque vamos camino del barranco. No creo que ningún partido esté, hoy por hoy, capacitado para ponerse al frente de la regeneración democrática.

La izquierda se ha unido. La derecha, una vez más, escandalosamente egoísta, escasa de valores, dispersa y vanidosa. Ese es el problema. Como la experiencia, la historia, nos demuestra.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

3 enero 2020