MORIRSE EN AGOSTO Rafael Dávila Álvarez

Nadie sabe ni el día ni la hora, pero en agosto es mucho más fácil que llegue; en silencio. Quizá ese momento no esté tan marcado como nos creemos y haya mucha dependencia de las circunstancias que te rodean. No se fíen de eso que dicen de que todo está escrito; procuren estar en un buen lugar y en las mejores manos. En agosto, que es una circunstancia, lo van a tener difícil y es mejor dejar a la muerte irse de vacaciones. La broma está siempre al lado de la tragedia.

Me cuentan la aventura. No daré coordenadas de mi amigo porque casi todas son válidas. Eso sí, conviene saberlo y que cada uno asuma lo que le corresponde: hablo de Madrid. Más datos no son necesarios porque se repiten, sea lugar privado o público.

En urgencias: horas. Te puedes morir, aunque sea un buen lugar para no hacerlo. Morir de aburrimiento es doloroso.  Diagnóstico: hay que ingresar, hacer más pruebas, pero no hay camas. Recorres el hospital y compruebas que camas hay, pero dentro de habitaciones cerradas, quizá porque hay mucho personal de vacaciones y no se ha contratado a quien les supla. Pasillos solitarios, habitaciones cerradas.

Después de la larga espera en una primera «urgencias» llega una ambulancia y le trasladan a otro hospital, donde dan comienzo nuevas pruebas, las mismas que en la urgencia anterior. No debe funcionar la tecnología o un hospital no se fía del otro. La espera también se prolonga: horas. ¿El diagnóstico?: el mismo. Aunque nadie dictamina nada. En el largo proceso de espera no se fijan en si el enfermo debe tomar algo o es ayuno absoluto por prescripción médica durante tan largas y solitarias horas, a pesar de la avanzada edad; ¿o es dejadez?

Al fin habitación. Cama y espera. Silencio facultativo. Nada. Entran y salen sanitarios sin noticias de nada. ¿Fulanito(a) cuántos años tienes?, ¿qué te pasa?, ahora te pasamos algo de cena… Hasta el día siguiente. Nada.

Tres días encamado(a) ¿será eso bueno?; no, no lo es. Pero es igual, nadie comprueba nada.

No es necesario entrar en detalles. La atención es mínima y mala. Es agosto y las vacaciones se notan. Todos parece que se van, huyen, mientras la muerte hace su agosto. Al menos la puerta queda entreabierta, entra y sale a su antojo. Un lugar de estos siempre trae un mal pensamiento: incertidumbre de la espera. Ya comprenden a quién. Hay edades en que se espera a la vez que se desespera.

¿Es mucho pedir que desde el triaje hasta el diagnóstico, y después, te acompañe la amabilidad y el consuelo?

Me cuenta mi amigo que esta vez todo ha salido bien y ya está en casa. El próximo verano se piensa ir a la ladera de un monte, más alto que el horizonte: quiere tener buena vista. A los atardeceres rojos se acostumbraron nuestros ojos…

Si sabes curar, cura; si no consuela y si ni lo uno ni lo otro: acompaña. Lo haré con mi buen amigo en la ladera de ese monte, como el recodo al camino.

Si. Ocupados, muy ocupados, estamos todos.

No hay nada escrito. Todo depende. De nosotros. Es urgente adentrase en las urgencias. La vida es eso: espera, soledad.

Decía Pascal: «La muerte es más fácil de soportar sin pensar en ella que el pensamiento de la muerte en ausencia de peligro».

No se mueran en agosto. Nadie les hará caso y sería como si no se hubiesen muerto.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Agosto 2022

ESPADAS PARA LA LIBERTAD. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La espada de Alejandro Magno estaba en el entendimiento, aunque la empuñase a caballo.

Alcibíades es un personaje que despierta en mí una gran curiosidad de índole militar, insatisfecha e inexplicable. Nunca he sabido el juego que se traía entre manos, si político, militar, o económico, pero de lo que no tengo ninguna duda es de su capacidad, inteligencia y dotes embaucadoras.

Es un personaje socrático y platónico lo que resulta una garantía por encima de mentiras y verdades subjetivas (la verdad es la subjetividad en Kierkegaard, pero eso será tratado otro día). Sobrino de Pericles y hoplita, credenciales que envidio y elevan su ya alto prestigio hasta hacerle un personaje de tal talla que llega a ser incomprensible. Hoplita, general o político, siempre fue él mismo sin dejarse llevar nada más que por su sabiduría. Quedan pocos ejemplos como el suyo, pero abundan los que quieren jugar a su semejanza y se quedan entre mitad chivato, mitad político, algo que alcanzan por la rama del estratego que nunca fue hoplita. Es un acertijo difícil, pero alguno me entiende.

Dicen que Alcibíades le cortó el rabo a su perro, para que se hablase de ello, no de otras cosas. La técnica se puso de moda y nos ponían fútbol y toros televisados (gratis) cuando las cosas estaban revueltas. No lo recuerdo, pero confieso que me gustan los toros y el fútbol y siento que se haya encarecido tanto que solo pueden asistir socialistas y podemitas, además a los palcos y barreras.

No es eso lo peor, sino el uso de la técnica de Alcibíades, que a cualquier chucho le cortan el rabo para que se hable de ello y no de lo verdaderamente trascendente. Hoy el perro y su rabo son los medios de comunicación, redes sociales, donde todos miran, no aprenden nada, ni nada ven de lo que ocurre.

Corte de rabo que desde la Mareta nos han hecho (y difundido) a todos los españoles este verano, a dictado, uno más, del veraneante del palacio real que fue.

Para evitar que pensemos en cosas tan raras como la libertad, el honor y el valor, la honradez y honorabilidad, nos cortan el rabo (de cualquier can) y usan para ello una espada que como todos ustedes saben fue el arma que acabó con las ataduras gordianas.

El arma individual más noble y conocida es la espada, la de la lucha cuerpo a cuerpo a la distancia que la vista te permite, la esgrima de bayonetas en el momento cumbre de la acción, cuando se enfrentan cara a cara los combatientes.

Pero mejor que la espada es el entendimiento y no el engaño ya que espadas hay traidoras o que pierden el sentido y razón como en un momento le ocurrió a Áyax. En su locura de mando desenvaina sin razón y sin honor y a mandobles acaba con el rebaño. Todo por las armas de Aquiles. La historia la tienen en Áyax de Sófocles, magnífica lectura para el verano ardiente.

Los catafrailes son unos inútiles que no sirven para el combate y ni que decir tiene el peligro que suponen metidos a políticos. Sobre todo cuando son ellos los que reparten las espadas y ciñen a los fieles estrategos con asiento a la luz y lumbre. No está hechas las armas para que cualquier desaprensivo las use y menos las reparta. Luego ocurre lo inevitable.

Así compran y compran todo, títulos y espadas, para un titular, para un desfile. O una ceremonia. Incluso las compran para la guerra, aunque sean de segunda mano o inservibles.

¡Qué casualidad! que los que más hablan de libertad y se oponen a ella blanden ahora una espada como ejemplo de lo que combaten: la libertad.

La técnica de cortarnos el rabo para que no hablemos de lo que preocupa, y que ya está aquí, se descubrirá pronto, cuando ya no hay remedio. Será el momento de las espadas.

Por la libertad.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

11 agosto 2022

LA FOTO REAL. Rafael Dávila Álvarez

El verano Real aguanta su vela

Comienza el veraneo oficial con la foto de Estado, de la sonrisa Real como símbolo de que los españoles se van a descansar en feliz armonía y merecido descanso.

Nada es verdad ni es mentira que todo depende del cristal con que se mira, pero de alguna manera el símbolo debe manifestar esa emoción colectiva tan esperada: las vacaciones. Simple, sencillo, hasta necesario para transmitir cierta tranquilidad.

Así fue en España; ahora no tanto; lo que no sabemos es si será; lo de la foto estival quiero decir. Los tiempos no nos sonríen

El comienzo del feliz verano oficial era esa instantánea familiar y casera; española. Ahora es dispersa, no en la residencia de los Reyes, Son Vent, sino que se elige en la Isla un lugar a visitar y desde allí se lanza la imagen. Al protocolo se le ha añadido la habitual recepción, pero en el Palacio de Marivent, que unos invitados aceptan y otros aprovechan para mostrar su falta de educación, incívica postura y agrio carácter.

La interpretación es libre, pero no fácil. Luego llega el presidente con y sin corbata, y no es fácil saber porqué y para qué esa reunión. ¿Tradicional? Creíamos que eso de la tradición ya no se estilaba.

Es un momento del año que alimenta a los medios de colores y facilita las portadas, aunque todos sabemos que este año falta papel o pantalla para recoger la nada colorida actualidad.

Ese símbolo veraniego, la España de vacaciones, la de la normalidad expresada en el posado Real, sonrisa de todos, tiene muy poco de real y resulta complicado asumir el mensaje de felicidad que de alguna manera representa.

¡Con lo felices que nos lo prometíamos después de superar el azote de la enfermedad del coronavirus! No es necesario entrar en detalles.

Personalmente me ha producido enorme tristeza el conjunto del protocolo que inicia las vacaciones de España y sobre todo he percibido un indefinible sentimiento de ingratitud, por lo que de ello no hablaré. Sin entenderlo lo entendemos todos.

Por mucha sonrisa, color y belleza que la imagen difunda no refleja lo que pretende ni es símbolo de la emoción colectiva de los españoles que se enfrentan a uno de los momentos más críticos de su reciente historia, tanto que incluso podemos estar llamados a desaparecer como nación y con ello los símbolos representativos de esa unidad que, a pesar de todo, se sobreponen con una sonrisa. Obligada, también necesaria, pero incompleta y con aspectos difíciles de entender y por tanto asumir.

España es una nación triste, enfrentada, dividida y la foto más apropiada es la de una mueca grotesca. En blanco y negro, sin movimiento, amarillenta y cortada.

Al posado Real le falta la mitad y a la recepción un cuarto de foto. Ambas incompletas.

La instantánea Real está muy lejos de la realidad de España y las ausencias son más representativas que las presencias.

Sin duda la foto del verano Real aguanta su vela, en momentos de tormenta por un lado y al pairo por otros.

Todo está lleno de silencios e incógnitas entre media España que veranea en un extremo y otra media en el extremo opuesto.

Rafael Dávila Álvarez

8 agosto 2022

Blog: generaldavila.com

 

 

HOMENAJE A 23 SOLDADOS DE ESPAÑA. CUBRIR EL EXPEDIENTE. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

El 8 de noviembre de 1992 salía de Málaga la Agrupación Táctica “Málaga” con dirección a Bosnia –Herzegovina en misión de interposición de las fuerzas contendientes en la guerra civil existente en la antigua Yugoslavia.

Hace 30 años de aquello.

Desde aquel día más de 46.000 soldados españoles han desarrollado allí su misión encuadrados en la ONU, OTAN o UE.

Se les concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Paz por su disposición y actuación en la guerra, por combatir la violencia y buscar la paz. Es lo que siempre busca un ejército.

El tiempo no pasa entre los soldados que mantienen vivo el ejemplo de sus compañeros muertos en combate.

Aquella misión cambió muchas cosas en España. Nuestros soldados, embajadores del honor y de la paz en los Balcanes, queridos y respetados en una guerra de odios y permanente recelo, regresaron con la ganada admiración y cariño de todo el pueblo español y el reconocimiento, incluso asombro, de muchas naciones amigas.

Pronto se dieron cuenta nuestros políticos de quienes eran los soldados de España. Aquellos que en Bosnia-Herzegovina lograban una victoria frente a nuestra contradictoria y disparatada política, una victoria de la cordura frente al despropósito. Batalla ganada a la guerra y a la actitud incrédula de los que incluso querían hacer desaparecer a la Legión y miraban con recelo al conjunto de las Fuerzas Armadas. Tuvieron que aceptarlas y humillarse ante el valor, el honor y la entrega.

El Teniente de la Legión Arturo Muñoz Castellanos fue el primer muerto en aquel combate cuando cumplía su ejemplar misión de ayuda humanitaria.

Hace diez años que el Rey de España Don Juan Carlos inauguraba el Monumento a los Caídos en la Plaza de España de Mostar, 4 de abril de 2012. Serbios, croatas y bosniacos rinden constantemente homenaje a los muertos españoles y mantienen el recuerdo de la presencia española.

Un ejemplo que no está valorado en su auténtica medida. Estos días el presidente del Gobierno español visitaba aquellas tierras y hemos visto el pobre homenaje que se ha llevado a cabo en la Plaza de España de Mostar ante el monumento a los soldados españoles muertos en aquellas tierras.

Los viajes de Estado se preparan con tiempo y cada acto se pacta con minucioso protocolo y acuerdos hasta en el más mínimo detalle. En este caso coinciden algunos importantes para el pueblo español y para sus Fuerzas Armadas como puede deducirse de lo expuesto. Tan importante que debería haberse desarrollado el homenaje a los soldados muertos con mayor realce por no decir mayor respeto.

La ausencia de la debida representación militar encabezada por la ministra de Defensa, Jefe de Estado Mayor de la Defensa y Jefe de Estado Mayor del Ejército junto a una Unidad de Honores desplazada al lugar hubiese sido lo adecuado para conmemorar los 30 años de aquella participación y haber rendido dignamente los honores debidos a aquellos 22 soldados españoles y al intérprete. El señor presidente se los ha quitado de encima. Fuera lo militar. Solo él.

Claro que la pobreza del homenaje tiene su explicación al ver que la cinta con la Bandera de España de la corona de flores depositada por el presidente del Gobierno de España ante el Monumento a los Caídos llevaba la inscripción «El presidente del Gobierno de España».

Era él, no España, ni los españoles. Él. Ahora queda claro. Era él y solo él. Homenaje a los soldados, pero con mínimo de soldados. Cubrir el expediente.

Faltan 3 meses para que se cumplan los 30 años exactos del inicio de aquella misión. La primera en todo, sobre todo en ejemplo.

Todavía estamos a tiempo para el merecido homenaje. En nombre de todos, en nombre de España entre cuyos símbolos representativos no está el presidente del Gobierno.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

2 agosto 2022

 

 

CUMPLIENDO. Rafael Dávila Álvarez

¡Vacaciones! ¿Merecidas? Ese es otro cantar…

No está España para muchas veleidades, pero no se preocupen: los irresponsables de no asumir su responsabilidad serán los primeros en ponerse el bañador y las chanclas. Quizá sea mejor. Mientras menos decisiones tomen en ese Consejo de Ministros más tranquilos estaremos.

El blog continúa. No queremos que las vacaciones nos separen; demasiados días sin sentir el calor de su proximidad que es lo que nos anima. El rumor de la colmena excita la inteligencia y las ganas de escribir, de denunciar, de convivir.

También necesitamos olvidar todo en algún momento, aunque sea breve, para reflexionar desde lo más profundo y descansar. Un descanso necesario como este de ahora, en versos de Pessoa:

No, no es cansancio…
es una cantidad de desilusión
que se me entraña en la especie del pensar,
es un domingo al revés
del sentimiento,
una vacación pasada en el abismo.
No, cansancio no es…

Por ello seguiremos publicando, pero alternaremos los artículos nuevos con otros publicados anteriormente en el blog y que además de haber tenido éxito de lectores sigan de actualidad. No faltaremos a la cita con todo aquello que sea noticia y requiera una reflexión. Aquí estaremos. Con todos ustedes.

Cumpliendo. Como debe ser. Aunque preferiríamos que alguno se quedase definitivamente en su lugar de vacaciones, esas que todos le pagamos, con o sin corbata, por la incertidumbre que supondrá un invierno más con este personaje que volverá a las andadas y que sustituyó la chaqueta y la corbata por algo como la chilaba, tan cómoda y fresquita.

Deseo a todos los que se lo merecen unas felices vacaciones.

¡Cumpliendo!

Rafael Dávila Álvarez 

31 julio 2022

Blog: generaldavila.com

LAS BALAS DE RUFIÁN: ¿DE FOGUEO O MORTALES? Rafael Dávila Álvarez

— ¿Sabe qué son, señor presidente?, pronunció Rufián, con tono desafiante, dirigiéndose a Pedro Sánchez.

—Son balas que ha recogido mi compañera en la frontera de Ceuta y Melilla, con las que mataron a 37 personas.

Nunca han leído, pero fueron a la mejor escuela de la mentira en la que obtuvieron cátedra.

Paradoja de Epiménides: «Todos los cretenses son unos mentirosos».

Los falsos maestros, avisa San Pablo: «Los cretenses, siempre mentirosos, salvajes, glotones y perezosos».

En la Carrera de san Jerónimo hay un Palacio que vigilan dos leones (a uno le falta el saco escrotal dicen que por mentiroso). En el frontispicio hay un cartel que dice:

« ¡Mirad en manos de quiénes estáis! ¡¿De qué os quejáis?!».

Allí se dispara con pólvora del rey, que sería distinto y más eficaz el disparo si se lo pagase cada uno.

En ese lugar se practica el «todo gratis» y la pólvora te la sirven en bandeja. Como la cabeza del Bautista.

«Pídeme lo que quieras y te lo daré», contestaba Pedro ante el fuego cruzado.

«La cabeza…».

Con balas en los bolsillos se accede al Palacio que vigilan dos leones (uno sin bolsa escrotal, que dicen se la han robado) y se sale con ese olor a chamusquina inquisidora de quema de libros herejes y sus autores.

Ahora que vamos despacio, en todo, tan perdidos, vamos a contar mentiras, tralalá…

Nadie le ha preguntado al diputado rufián.

— ¿De dónde han salido esas balas?

— ¿Tenencia ilícita de pólvoras y explosivos en el Palacio de los leones?

—¿Nadie registra a los señores diputados, rufián o no?

— ¿Cómo y con qué autorización se ha introducido pólvora en el Palacio de la soberanía popular?

— ¡Ah! ¡Que son de fogueo! Con pólvora que hace pum y lleva la misma intención que una bala.

— ¿Entonces no: «Son balas que ha recogido mi compañera en la frontera de Ceuta y Melilla, con las que mataron a 37 personas».?

— ¿Pero no acusaba usted a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado…?

—Pídeme lo que quieras rufián. La cabeza si es necesario.

Cretenses. Paradoja.

Mentira. Falso. ¿Es así todo entre los representantes de la soberanía? ¿Engaños?

La gravedad de lo vivido entre pólvoras y polvos sería suficiente para abrir una seria investigación por diversas razones entre las que no es baladí la acusación hecha (matar a 37 personas) y la introducción de ese material en el Congreso.

Mentira acusadora, que utilizan a su capricho y nadie se da por aludido. Todos iguales.

Las balas dialécticas matan.

Se abrazan y desean feliz verano mientras dejan un tufillo a pólvora a punto de estallar. Ya lo hace España que arde. Hasta que explote. Por tanto rufián.

Todo le hemos dado a los que nada se merecen.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

19 julio 2022

 

 

 

LA ETA GOBIERNA ESPAÑA. POR SUS HECHOS LOS CONOCERÉIS. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

El terrorismo sigue siendo protagonista en España. Es tal el nivel alcanzado que ocupa las instituciones, el Gobierno, o facilita este al que lo preside. La ETA dirige y conduce la política en España. Terrorismo no es solo pistolas y bombas, sino que hay mucho más; las guerras no solo se hacen con misiles, sino que hay procedimientos más sutiles y aparentemente melifluos para hacer creer lo contrario de lo que está ocurriendo.

La guerra solo pretende una cosa: dominar la voluntad del enemigo e imponer la propia. En la guerra se enfrentan los ejércitos.

El terrorismo usa la traición y la cobardía para someter e imponer su voluntad. Son un atajo de cobardes constituidos en banda de pistoleros. Personalmente los he visto hacerse de todo encima mientras lloraban cobardemente cuando eran detenidos. Pero han vencido.

¿Cómo y por qué? Usted y yo lo sabemos, pero nos es más fácil mirar para otro lado. No es la primera vez que algo así ocurre en España.

No hay ETA política, ni militar, ni político-militar, no hay nada de eso, solo una panda de asesinos dirigidos, teledirigidos por la peor calaña de políticos que ha dado la tierra y que esperaban su oportunidad para recoger el fruto del asesinato.

El terrorismo de la ETA ha logrado su objetivo: imponer su voluntad y someter a su enemigo que era España y los españoles. Para ello ha asesinado a cerca de 1000 inocentes, pero eso está ya olvidado y su premio es mostrado como la cabeza del enemigo ensartada en la lanza: «Euskadi y España son países libres». Iba como una bala hacia su objetivo. Estaba pensado y muy consensuado.

La ofensa está hecha y el mensaje ha salido con más fuerza que la última de sus balas. Objetivo alcanzado.

El procedimiento de las pistolas y la bomba, del ataque por la espalda, ha dado resultado.

Las víctimas llevan camino de ser culpables. Así parecía en el homenaje a Miguel Ángel Blanco cuando entre el descaro de las alianzas interesadas para mantener el puesto —el personaje lo llama diálogo — se apuntalaba, delante del Rey de todos los españoles, la nueva ley hecha para ellos y por ellos.

Ni siquiera era un armisticio, era la firma de la derrota incondicional de España a los terroristas.

No le den más vueltas.

Sin duda la política no debe judicializarse, pero aún es más importante que lo judicial recuerde aquella sentencia del Tribunal Constitucional amañado para acabar con el Tribunal Supremo y reconocer a la ETA.

Si lo recordamos todos empezaremos a explicarnos de donde venimos y a donde vamos.

Todo está consumado.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

12 julio 2022

¿QUÉ VAN A HACER LOS EJÉRCITOS CUANDO SE DESHONRE A SUS HÉROES? Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

¡Ay el Honor! Honor y valor son el barro con el que se construye al soldado. Se le destruye con un soplo de traición. Siempre es lo mismo entre los que hacen la guerra sin entender de virtud, sino de interés suyo y malvado.

El militar cuyo propio honor y espíritu no le estimulen a obrar siempre bien, vale muy poco para el servicio.

Así con esas estrellas guías de comportamiento entregaron su vida los soldados, y soldados eran todos los que con su virtud enriquecían a España y, aunque pobres, todo lo entregaban: el campesino, el embajador, el general o el recluta, el cardenal o el cura de la parroquia.

¡Ay España que traicionas a quienes te aman y abrazas a los que te traicionan!

Ya no es España, esa no es España, sino lo que los traidores quieren que sea. Por ahora mandan.

Los Ejércitos de España hablaron después de ver tantas vidas entregadas a cambio de nada. Se les debía todo y nada les fue dado. Una condecoración para el pecho, mejor para su tumba. Sin título heredado; que llegue el olvido una vez enterrado el héroe.

Laureados y Medallas Militares olvidados. El título se lo tragó la tumba, bajo la tierra húmeda. Inorgánico.

La Real y Militar Orden de San Fernando se muere —¿no ha muerto ya?— y no por la edad sino por la Ley. La matan por la espalda.

Una Orden cuya misión principal es conservar los historiales que custodia: los del valor y el honor. Son las virtudes por las que te examinan para entrar en ella, pero los examinadores ya no se atreven ni saben. Se murieron los héroes y se borraron sus nombres; nadie parece haber recibido la herencia.

Ya no queda ningún Laureado ni Medalla Militar con vida ni tampoco parece que haya nadie dispuesto a abrir un expediente. El heroísmo se lo otorgan otros.

Es misión de la Real y Militar Orden conservar su recuerdo y ejemplo. Todos estarán y deben estar presentes, siempre, en esa institución cuya misión no es solo administrativa sino mucho más importante: espiritual. Porque son los héroes de España, y España se debe a sus héroes, sin más, sin preguntar, sin analizar más allá del valor y el honor, lo que la historia concedió al que su vida como héroe le entregó.

Ahora se abre un gran interrogante. En la Guerra Civil se concedieron alrededor de 70 Laureadas Individuales y 1214 Medallas Militares Individuales. A esos números hay que sumar los de Laureadas y Medallas Militares Colectivas que lucen las banderas de las unidades que las obtuvieron, aunque muchas de ellas han desaparecido y, lo que aún es peor, sus historiales duermen en la oscuridad de la historia olvidada con alevosía.

¿Qué se va a hacer con esas banderas, con esos hombres, con esos héroes a los que la Ley -con vileza llamada Memoria Democrática-camino de aprobarse? ¿Tendremos que desenterrarlos, llevarlos a otras tierras, retirarles el honor y traicionar a la Historia?

Por la tibieza de muchos y la maldad de unos pocos, algunos uniformados, se han borrado nombres de héroes de las calles, de los Regimientos y retirado de las efemérides sus acciones ¿Por qué? ¿Qué calificación le da la ley a esos hechos? ¿Qué calificación le da la Asamblea de la Real y Militar Orden?

¿Habrá que destruir sus historiales? ¿Desprender de las banderas las corbatas Laureadas? ¿Borrar de la historia militar a miles de héroes?

Son cerca de dos mil expedientes de los héroes de España. ¿Qué va a pasar con ellos a raíz de la nueva ley camino de aprobación?

Guardo con fervor, como ejemplo y honor, con devoción, la Medalla Militar Individual de mi padre ganada en Ciempozuelos al frente de una Sección de Regulares, la unidad más condecorada del Ejército español.

Nunca me habló de aquello y tuve que enterarme de lo que protagonizó leyendo a hurtadillas su hoja de servicios. Nunca hablé con mi padre de la Guerra Civil porque me decía que aquello había que olvidarlo y seguir caminando. Pero yo leía su acción, con fervor, sin rencor, sin enemigo al que señalar porque una bala le llevó al depósito de cadáveres de donde un milagroso médico le recuperó.

No hay rencor en mis palabras. Ni siquiera para los que pretenden revivir aquello que nos ancló en el dolor y el enfrentamiento.

Si la historia se escribe o se relata con rencor, no es historia sino dolor. Y dolor es lo que siento al ver como un viento inoportuno, presagio de otros males, se levanta en España dejando al descubierto heridas pasadas.

Los campos, aquellos de la guerra, están ahora sobrecogedoramente solitarios. Allí han quedado los de un bando y los del otro. En el fondo eran los mismos, en un bando y en el otro.

Dejad que los héroes, de uno y otro lado, todos, permanezcan con honor y el merecido respeto; y se les recuerde sobre el campo de batalla. Allí estarán sus historiales, en la tierra ardiente que ahora brota de plenitud. No habrá ley que impida recordar lo que en esas soledades ocurrió. Soledades que nadie tiene derecho a emponzoñar.

«Espera, traidor, que no te valdrán trazas, estratagemas, embustes ni encantamientos para librarte de mis manos».

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

11 julio 2022

Blog: generaldavila.com

 

 

EL HONOR DE UN GUARDIA CIVIL Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Pedro Alfonso Casado, el teniente coronel de la Guardia Civil jefe de la Unidad Especial de Intervención, fue asesinado mientras el deber y el honor le llevaban hasta el primer puesto de máximo riesgo, donde solo es la muerte quien contigo dialoga.

No es un lugar donde pueda estar cualquiera, sino que además de unas cualidades precisas fruto de la formación y muchas horas de estudio se requiere un sólido carácter forjado en la virtud, asignaturas difíciles de aprobar y de las que la Guardia Civil hace gala, historia de servicio al que nadie puede sino saludar y agradecer. Que todavía en España está el honor de servir y dar la vida sin el más mínimo alboroto ni exhibiciones.

Por eso es que hoy escriba despacio, con la humildad que exigía mi teniente coronel Pedro Alfonso Casado, Jefe de la U.E.I., a sus hombres y de lo que él era ejemplo.

Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir y no hay más. Todo lo grande, lo sublime y fuera del alcance de casi todos es así de sencillo: se hace y se sigue de frente sin engordar en la vanidad que empequeñece al hombre.

Pedro Alfonso Casado. Sé de quién hablo y solo pido una oración y que él nos anime y ayude desde arriba a seguir su ejemplo.

Porque él era un Guardia Civil entero, sin recorte alguno, un hombre de Patria que entendía el servicio como un lugar donde o se ayuda al prójimo o no es servicio, donde se arriesga o no es servicio, donde se ama a la dureza y al sacrificio, o no hay servicio, donde haces lo que haces por tu querida España, los españoles, por la Guardia Civil, por tus guardias, o no hay ni servicio ni nada.

Era un joven y brillante jefe de la Guardia Civil. Tenía que haber sido de otra manera, pero en este caso la Virgen del Pilar le ha abierto hueco en el Cielo. No lloréis ni sufráis porque él está con Ella, con sus guardias y su sentido del servicio.

Su familia lo entiende, sus guardias también, a pesar de la dureza del momento, de la insoportable ausencia.

Pero mi teniente coronel no se ha ido. El ejemplo impresiona cuando las cosas ocurren de esta forma tan dura de asimilar y uno piensa que mientras haya hombres de esta talla moral, de esta entrega y amor a su trabajo, con ese sentido del deber, podemos caminar tranquilos y soñar en paz y armonía.

Hay hombres que nos dan ejemplo con su bondad y sacrificio.

No tenemos más remedio que hacer lo que esté en nuestras manos para seguirles y alcanzar un mínimo de su altura moral.

Gracias mi teniente coronel por tu servicio y ejemplo.

Instituto gloria a ti por tu honor quiero vivir: hoy en uno de tus buenos hombres.

¡Viva honrada la Guardia Civil!

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

7 julio 2022

DESPUÉS DE LA SANGRE Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Mientras una feroz guerra asola los campos de Europa.

Mientras nadie entiende el porqué de esta guerra.

Mientras Europa se diluye en una mala historia, en su mala memoria invadida desde el oeste primero, luego desde el este, ahora a la espera del sur. Bajarán desde el norte…

Mientras Europa se introduce en el relativismo moral, todo vale, y admite todo, hasta su suicidio, y predica que lo malo es lo bueno y que la libertad es todo. Menos matar todo vale.

Mientras Europa aumenta el número de sus víctimas que caen a diario en su trampantojo y llega el verano de playas, piscina y montañita, como si aquí nada pasase.

Mientras los impresentables líderes europeos (nunca los hubo peores) provocan una guerra interna y nos hacen prisioneros de su voluntad, peor que misiles entrando por nuestra ventana. Acaban con la libertad y deshacen el orden, la cultura y la alegría (excepto para sus juergas) de las que ninguno da cuenta.

Mientras todo esto ocurre se da un hecho insólito: aparece la España guerrera junto a la de las pistolas en la nuca. El presidente se pone el casco de guerra y le da la mano a la ley de enfrentamiento entre españoles que reaviva, entre otros, a los asesinos de la ETA.

Mientras nos hundimos en la incultura, la zafiedad, el malhumor, la mala educación, la grosería y lo maloliente, España se mete en la peor de sus traiciones.

La nueva Ley que está en vías de aprobación tiene un único significado: los terroristas nos van a juzgar. A vivos y muertos. Los que tenemos familiares víctimas de estas alimañas vamos a ser señalados de nuevo porque las alimañas mandan.

Eso ocurre hoy en España: las alimañas se han hecho con el poder.

Aquí lo que hoy mejor se entiende es esa palabra: traición.

Aunque elegiría otra palabra para definir la situación. Busquen, empieza por eme mejor y la pista es su tercera acepción en el Diccionario de la RAE: «Hecho o situación que repugnan». Pues eso: una eme. También vale para decir que una eme es: «Persona despreciable».

Yo voy a ver como legalmente lucho contra la eme o me doy de baja de la eme y puedo enfrentarme a ella con descaro y si es necesario con algo más, incluida la máscara contra agresivos NBQ (legales).

La Ley de Memoria Democrática sale adelante.

¿Por qué? Gracias a la eme.

«EH Bildu ha capitalizado el grueso del trámite hasta tal punto que la Exposición de Motivos de la norma reconoce a los miembros de ETA perseguidos en democracia, ya vigente en la actual Constitución, como víctimas indemnizables por su lucha por la consolidación de la democracia, los derechos fundamentales y los valores democráticos».

Hete ahí la eme que ha salido de la Moncloa. Lo indigerible, progresistas, lo moderno y europeo, que la guerra siga, que suenen los cañones, que los inútiles, o peor, malvados, sigan gobernando, que nos juzguen y que las pistolas al fin se levanten victoriosas.

Señores ¡Hasta siempre! La guerra no ha terminado. Acaba de empezar en la M. Después de la sangre.

Por muchos miles de millones que den al Presupuesto de Defensa nunca habrá dinero para defendernos de esto(s).

Puede que por ahí fuera hayan engañado a muchos, pero aquí dentro nos conocemos muy bien.

¿De qué lado está usted?

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

6 julio 2022

 

 

MADRID CUMBRE DE LA OTAN. ¿ES ESPAÑA UN SÓLIDO ALIADO? Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

OTAN: Seguridad ante todo y todos.

La anterior Cumbre de la OTAN celebrada en Madrid el año 1997 reunía en el Palacio Real de Madrid a los Jefes de Estado mientras los primeros ministros y de Defensa lo hacían en el Palacio Real de El Pardo. La reunión de El Pardo estuvo a punto de suspenderse por un triste y grave motivo que había sucedido el día anterior. Todo se resolvió y casi nada trascendió de aquel hecho, que poco tenía que ver con la OTAN, aunque alguno lo pensó en un principio.

Lo que hay detrás de las bambalinas del escenario de una Cumbre de la OTAN pocos lo saben y los usos, un tanto teatrales, de algunos mandatarios como de sus séquito quedan solo para una exhibición de poder que en los tiempos actuales debería ser revisada.

La mayor y más eficaz seguridad que a lo largo de mi vida, y han sido muchas, he visto y comprobado tenía una característica: no se notaba.

El espectáculo suele atraer a las moscas y son muchos los convidados que asisten sin entrada y que pretenden una cosa u otra distintas al minuto de gloria.

El músculo debe sacarse donde se debe y no solo donde se puede.

Sin duda que la seguridad en España es ejemplar y gozan nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Policía Municipal de Madrid (excelente, eficaz y correcta siempre, muchas veces olvidada), de un prestigio bien ganado y que debería ser un orgullo para todos nosotros.

Decía el fundador de la Legión española, general Millán-Astray: «¡Gorros y chambergos, capotes y sandalias, camisas descotadas, correajes, oficinas, motocicletas, calabozos y guantes de manopla! Sois el vestuario, las bambalinas, los telones; pero el escenario está en otros lugares y allí… ¡Es la tragedia la que se representa!».

Lo entendemos todos.

El entramado que hay detrás de todo esta parafernalia es más externo que de resultados reales que suelen venir acordados y firmados antes de la celebración.

Ahora la pregunta es: ¿Qué saldrá nuevo de esta Cumbre de la OTAN en Madrid?

Dice Biden:

—España es un aliado indispensable.

¡Hurra! Y a pagar. Es un buen mensaje para el Gobierno, el mismo que protesta en las calles y que pinta pacifistamente la Escuela de Guerra del Ejército español sin que nadie lo impida. . Los mismos, unos vestidos con casco de guerra y otros a cascar la OTAN. Los centinelas se han retirado esperando la aurora

Cuando respondía el presidente español a Biden sonaba como la Cumbre de Aznar con Bush, la de las Azores, tan criticada.

—Puede contar con España como sólido aliado.

Nos vamos dando cuenta de lo del Sahara y otros enredos inexplicables e inexplicados.

¿Dónde está la ONU? Se oía por detrás que parecía ser un murmullo albar, como tomillo albar, como ministro de exteriores avergonzado.

«Como señor de todas las cosas, la guerra a unos hace libres y a los otros siervos» (Heráclito de Éfeso).

El invierno se acerca y antes hay que tener resuelto lo de Ucrania. El dinero es el rey de la guerra. O pagáis o no hay nada que hacer. En la lista negra figura el anfitrión de la Cumbre que se cree que con una cena y dos paseos será el Jefe de la OTAN a la que parte de su Gobierno insulta.

No sabemos nunca lo que realmente saldrá de esta Cumbre que solo tiene un nombre: Ucrania. Eso es todo. La guerra hay que pagarla porque está a la puerta de vuestras casas y llega el invierno. Se os cuelan por el este y por el sur, es decir nada ha cambiado. El sur de Biden no es el Caribe, sino sus huracanes.

Ya habrá tiempo de hablar de otras cosas, de la paella y los comunistas. La Alianza se demuestra pagando, con dólares mejor que con soldados.

Ahora se trata de recomponer el puzle herido, de admitir, o no, a otros; de saber hasta dónde llegamos, y eso será lo que lo que la política estadounidense, no Biden, diga y por allí los cañones suenan muy divididos, así que venir a Europa a buscar la unidad está difícil, pero Europa no es nadie sin Estados Unidos. La guerra de nuevo en Europa y de nuevo la Europa grecorromana se vuelve anglosajona. Lo que complica la situación.

«A uno que le preguntaba a M. Licinio Craso en qué momento levantaría el campamento le respondió: “Tienes miedo de no oír la corneta?».

El cornetín Biden toca a arrebato.

—¿Podrá contar con España como sólido aliado?

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

29 junio 2022

 

LO EXTERIOR, LO MILITAR Y LO ECONÓMICO. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Si examinamos a fondo los interiores de los tres pilares que mantienen históricamente en pie a España comprobaremos nuestra ruina.

Los temblores que sentimos en el edificio son causados por la debilidad que muestran fruto del desinterés en su mantenimiento.

Son tres los sostenes del conjunto, interdependientes entre ellos y coronados por el símbolo de la unidad de todos los vecinos y estancias del edificio común: una bandera en el sitio preferente del edificio, un himno solemne que nos aúna y una Corona. Después el sustento: la política exterior, la política militar y la posición económica.

Pregunto al Embajador de muchos años de experiencia y honrado servicio a España desde los lugares más adecuados para, sin mirar nada, verlo todo.

Me dice.

—Sigo fascinado por la capacidad de despropósito de los señores Sánchez y Albares ( con una ayuda de Calviño) en la gestión de nuestra política exterior: contubernio con Marruecos, pifia extrema con Argelia, sumisión sin recompensa visible por ahora a Washington, promesas estafadas a Ucrania, disparatada hostilidad a Rusia, irrelevancia en los niveles decisorios de la UE, pérdida de presencia en Iberoamérica, Castro chavismo trasnochado, irrelevancia creciente, a diferencia de otros europeos, en China y Japón. No es lo más brillante que tenemos, créeme.

Pregunto al soldado curtido en moquetas y alambradas, que ha visto pasar por los ejércitos a Atila con los unos y los otros. Empieza y termina.

—Nos predican que los ejércitos son externos a España y que por lo tanto con el presupuesto mínimo imprescindible para que parezca que sí pero no. Que aquí, en nuestro corazón de España, sólo si se desborda el río, el mar o el cielo, la tierra o el fuego, entonces aplaudimos su intervención. Si no es así ni para desfilar.

Que el sur fronterizo—donde le aprieto— ya está cuidado por el señor ministro del Interior y por el de Exteriores cuyos nombres son los que son, juez y parte, con bon juicio y bona parte.

Insisto en preguntarle por eso de la OTAN, la guerra y la «Cumbre de la Brújula Estratégica» y dice que la culpa de todo — adoctrinan desde La Moncloa— es de Putín y eso debe hacérsele entender a la tropa y que esté dispuesta a seguir —por culpa de Putín— con los sueldos que tienen y la gasolina que no tienen. Vuelen o naveguen, se tiren por los terraplenes, se revuelque por la tierra o enciendan los carros de combate y disparen con los cañones, que no lo hagan hasta el 2035 que, junto al programa 2030, completará el todo, es decir que será cuando ya no sea.

No entiendo nada, que de eso se trata en términos militares, y se les entretiene mucho con los planeamientos que nunca llega el año que hay que ejecutarlos porque en la milicia hay una palabra muy bonita que todos repiten: obsoleto. Nunca se actualiza.

Con lo económico me pierdo porque es obvio lo bien que va todo. Busco al economista, empresario, autónomo o al que sabe de esto de la economía y, como no lo encuentro, me lo encuentro solo y desamparado.

Está en todas partes, con los ricos y con los pobres, con los listos y con los tontos, con mayores y menores, buenos y malos, no veo a nadie contento y contando las monedas como el tío Gilito.

Nuestra riqueza se limitaba a bienes heredados y hemos dilapidado la herencia. No queda nada.

Me voy debajo del puente a llorar mi soledad y allí están los barreneros poniendo el último cartucho de dinamita sobre el pilar del puente que nos unía a España.

Menos mal que hemos cambiado de tendencia y amanece por el sur.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

20 junio 2022

 

 

 

LA MONARQUÍA DE TODOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Este próximo lunes día 13 en el Centro Cultural de los Ejércitos se presenta La Monarquía de todos, una firme apuesta de la Fundación Villacisneros para hablar de algo tan sencillo y elemental como es la Monarquía española que gracias a una estrategia premeditada y con una clara finalidad se lleva todos los titulares mediáticos solo con la intención de hacerla impopular cuando no de silenciar su insustituible cometido en el desarrollo de la España de todos.

Vamos a hablar de la Institución más valorada por los españoles, pero por otros silenciada y castigada sin razón y que forman y conforman la estrategia de someterla a un constante desprestigio que acabe con su popularidad.

El silencio no vale, las palabras tampoco y es necesario poner en marcha iniciativas que sean prácticas de acuerdo con el lema de la Fundación Villacisneros: Hechos no palabras.

Esta presentación es la primera de las acciones que pone en práctica la Fundación para desarrollar una permanente y metódica actividad que hable, informe y trabaje con y por La Corona, hacerla presente y llevarla al lugar que le corresponde dentro de la actividad de España como nación y como Estado de todos y para todos.

Fundaciones, asociaciones, grupos culturales o intelectuales debe pasar a la acción y no dejar nuestro devenir exclusivamente en manos de la política diaria que habla más de enfrentamiento que de unidad.

La Monarquía de todos los españoles es todo lo contrario, unidad estabilidad, moderación y el marco permanente donde se proclama su unidad por encima de cualquier interés de partido.

En la Monarquía cabemos todos y a todos representa sin exclusividad de nada ni de nadie, y su actividad es única: Por España. Todo por España.

Solo recordar las demasiadas veces olvidadas funciones de La Corona:

—Símbolo de la unidad y permanencia y ser la más alta representación del Estado en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica.

—Arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones.

—Como marca el artículo 61.1 de la Constitución: El Rey, al ser proclamado ante las Cortes Generales, prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas.

Desgraciadamente estas funciones son asumidas en múltiples ocasiones  por otros a los que no les corresponden.

El Rey de España es el símbolo de España, exponente de la nación, pero sin palabrería, es España y es de todos los españoles, el abanderado de un proyecto común en convivencia, armonía y diversidad. En definitiva la encarnación de todo un pueblo. El Rey en España es España y cuando viaja fuera es España la que lo hace, no una parte u otra, no es una ideología, ni un territorio, lo es todo, lo que somos todos. Y lo es desde hace siglos, no de manera improvisada.

Algo tan sencillo y elemental es ocultado o asumido por otros con no muy claras intenciones. Demasiadas veces.

Cada uno que asuma su deber y entre todos uno común: España.

El trabajo de todos lo presenta y lo representa solo el Rey, que no es una opción, sino la única que nos une a todos.

De esto se trata. De iniciar una serie de acciones que recuperen el interés de todos por algo, quizá ya de las pocas cosas que nos quedan, que nos une, que nos hace sentirnos españoles sin diferencias en nuestro sentimiento histórico, recuperar el sentido de unidad y respeto a nuestra cultura e historia común.

De esto tan sencillo y fundamental trataremos: La Monarquía de todos los españoles.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: genealdavila.com

12 junio 2022

 

ARGELIA. USTED Y EL OTRO TIENEN LA CULPA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Usted y el otro

Es viernes y, al menos en mi blog, lo noto porque los lectores en fin de semana disminuyen y lo entiendo. Por ello no voy a alargarme para decir solo una cosa que todos sabemos: la gravedad de la ruptura de relaciones amistosas con Argelia. Era lo lógico, aunque aquí como no hay política exterior y la interior es francamente mejorable, nadie se alarma y el culpable, usted, sigue como si España fuese su cortijo por una sola razón: se lo permitimos.

Me dirijo a usted. ¿Quién es usted?

El que debe una explicación a todos los españoles por tomar una decisión unilateral, errática y sobre todo incomprensible.

Este es el interrogante sobre usted: ¿por qué unilateralmente tomó la decisión sobre el Sahara sin consultar ni con su almohada?, ¿qué o quién le obligó a ello?

Por cierto si ese señor de la oposición ha lanzado en un tuit una velada y notable acusación es que sabe algo. Es decir que si entre los políticos saben contestar a los interrogantes mejor sería que no jueguen con nuestra economía e intereses y hablen alto y claro.

La gravedad del asunto afecta España prioritariamente y a Europa, ambas por la retaguardia y el flanco. ¿Europa sabe sabe algo más de lo que nosotros sabemos?

No somos tontos, aunque lo parecemos por soportar el trato que recibimos de usted.

Me dirijo a usted para pedirle que dimita y se lleve detrás a ese que dice ser de exteriores, le llamaremos el otro; sin duda su juego debería ser fuera del campo de la diplomacia, exterior a ella.

Termino.

¿Queremos saber la razón o razones que llevaron a «usted» a tomar la decisión que tomó sobre el Sahara sin consultar con nadie?, ¿forzado por algo?

Díganos usted que es ese algo.

Acabaremos diciéndolo, aunque usted no quiera decirlo.

Seguro que por ahí alguien lo sabe y ya lo está contando. Las alarmas han saltado.

Pillados entre dos fuegos. En guardia.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

10 junio 2022

TODO POR LA PATRIA. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

TODO POR LA PATRIA

¿Recuerdan el lema? Todavía puede verse en algún acuertelamiento de las Fuerzas Armadas o casa cuartel de la Guardia Civil. No sé cuanto durará, ya ha habido intentos desde dentro para retirarlo. Para un militar el concepto de patria no es complicado. Incluso al margen del sentimiento, que es profundo, legalmente no hay mucho que opinar y sí mucho que cumplir. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Está claro. No hay para un soldado más patria que España, como no hay para la Constitución española otra patria que no sea la Nación española.

Como decíamos, legalmente hay poco que hablar; la Constitución, la ley orgánica de la Defensa Nacional, la de carrera militar, la ley orgánica de derechos y deberes junto a las Reales Ordenanzas son tan claras como contundentes en la misión asignada a las Fuerzas Armadas. «Garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional… Su disposición permanente para defender España…Guardar y hacer guardar la Constitución…Cumplimiento de los preceptos contenidos en la misma». No lo han escrito los militares y lo aprobaron los españoles. No caben opiniones ni interpretaciones, ni tampoco alarmismos fuera de lugar que sólo pretenden desviar la  atención y ocultar las malas intenciones con la tinta de la insidia. Aquí nadie actúa con su individual criterio sino con el estricto cumplimiento de la ley. Se mueven los soldados en una ejemplar neutralidad política y pública. Mientras otros viven anclados a un pasado de rencores, ellos han realizado un ejemplar trabajo por España y la democracia. Dentro y fuera, con su trabajo silencioso e incluso con su vida, y no es justo que nadie ponga en duda su neutralidad, disciplina, honradez, sacrificio y amor a la patria, es decir a España. El cumplimiento estricto de la ley no significa que no haya preocupación entre los militares. La hay, pero no es otra que la que tienen millones de españoles que no quieren que se rompan siglos de historia, de sentimientos y trabajo en común que han logrado una gran Nación, la española. Parece intencionado aprovechar los momentos de crisis de valores y debilidad económica para crear tensión interna y debilitar nuestras fuerzas.Todo Por la Patria

Sí, «Todo por la Patria», la común e indivisible de todos los españoles y no todo por la tapia como pretenden los caprichos de unos y permite la dejadez de otros. La ley es igual para todos y está para cumplirla y hacerla cumplir. La ley y la igualdad, la justicia es el fundamento primero de la cohesión nacional. Para un soldado está claro el concepto de patria, España, desde el sentimiento y desde la ley.

 

General de División (R) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

8 junio 2022