EL SOL AMANECE CON LA ESPADA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Es el nombre con el que se ha inaugurado en el Museo Militar del Alcázar de Toledo una exposición que versa sobre el <<Centenario del Estado y del Ejército de Letonia>>.

Mucho les costó la libertad y no es cosa de bajar la guardia.

La OTAN despliega un importante contingente militar desde hace más de dos años frente a la frontera Rusa en territorios de Estonia, Lituania, Polonia y Letonia. La operación denominada  Enhanced Forward Presence (Presencia Avanzada Reforzada) tiene carácter preventivo, disuasorio, algo difícil de establecer y que puede en cualquier momento cruzar sus límites. Todo empezó en Crimea. Misión cumplida, objetivo conseguido, contra el que se establece la presencia avanzada; reforzada. No habrá paso atrás para Rusia por mucha defensa, ahora, que establezcamos. Esto no es un juego. Saben preparar y hacer la guerra. Cuándo y dónde. Crimea ha sido una victoria fácil, sin oposición  a sus armas.

España despliega en Letonia, hombres y material pesado. Un despliegue de guerra sin precedentes. Desde aquí no dirigimos nuestra mirada hacia aquel lugar tan lejano y si lo hacemos es para interrogarnos: ¿Qué hacemos allí, tan lejos?

Puede que la contestación esté en el nombre de la exposición inaugurada en el Alcázar toledano: El sol amanece con la espada. Poco hay que explicar. El vicepresidente de Letonia y ministro de Defensa sabe cuál es la misión de este despliegue: <<Proteger su integridad territorial frente a una posible agresión militar rusa>>. Cuando se está tan cerca del enemigo no puede andarse con eufemismos que distorsionan la realidad y no favorecen el relato de la verdad. Favorecen al enemigo, experto en esta nueva guerra del relato.

<<Hay una gran asimetría en la región: con un gran poderío militar de Rusia, cuyas fuerzas armadas frecuentemente se adiestran de modo ofensivo, y una pequeña capacidad militar en nuestro lado>>, dice con rotundidad el ministro de Defensa, para continuar con un lenguaje, real, de guerra: <<No, no tememos una invasión. No pedimos a los soldados españoles morir por Letonia; eso lo harían los soldados letones. Estamos listos para luchar y estamos listos para morir por nuestro país. Lo importante es que, como aliados, demos una clara señal a cualquiera que nos desafíe>>. Un lenguaje de guerra; sin ambages. Que no deja de ser político, usado cuando las circunstancias lo requieren. Cuando está amenazada la integridad territorial. Y hoy esa amenaza no llega solo con los despliegues militares. Se despliega el ruido mediático, la propaganda, la política bastarda, de intereses oscuros, del poder y del dinero.

No. El sol no amanece con la espada. Suelen brillar otras cosas más prosaicas y que a la larga hacen más daño y generan más víctimas que la espada.

Mucho nos cuesta la libertad. La integridad territorial de una nación forma parte de ella. Y por ella dan la vida sus soldados como nos recuerda el ministro de Defensa de una nación amenazada en su integridad territorial.

Distintos idiomas, pero una causa común de defensa: la integridad territorial.

La guerra no deja de ser un lenguaje de la política. Para evitarla se despliega. No siempre da resultado, pero al menos se hace algo preventorio. Lo malo es cuando te invaden porque has dejado la puerta abierta.

Y el vigilante les da paso.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez 

Blog: generaldavila.com

16 septiembre 2019

LA GOTA FRÍA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Siempre son los mismos. Militares, guardias civiles, médicos, sanitarios, policías, bomberos, protección civil, voluntarios, anónimos todos, cumplidores de su deber, en silencio, en condiciones extremas. Salvan vidas y dan fuerza para creer en el ser humano que despojado de inservibles libreas de poder se enfrenta a la desnuda realidad de su insignificancia. Un fenómeno natural imprevisto, casi desconocido, nos lleva a la terrible realidad de lo efímero que puede ser todo; que lo es.

Todo perdido. Años de recuerdos, de sacrificios, el futuro nuestro, y de los nuestros, perdido en una jugada a la que no habíamos sido invitados. Se impone la realidad. Es la naturaleza, su poder, imposible de predecir y frenar, nos dicen como pretexto. Volverá a suceder y será lo mismo. Nada es nuevo. Ni siquiera lo que viene ahora. Luchas contra los seguros, indemnizaciones, declaraciones de intenciones, palabras sin acciones. Volverá a ocurrir.

El vuelo de un helicóptero esta vez no es para un rescate ni para una ayuda urgente. Es un presidente rodeado de desconocedores del fenómeno que vuelan los aires de la tragedia en propagandista acción sin sentido; sin sentido. Porque volverá a ocurrir sin que se haya puesto un mínimo de coherencia de lo que prever se puede. No es la primera vez, se repetirá, serán los mismos ríos y ciudades, ya conocidos. De aquí a entonces nadie hará nada, sino volar en helicóptero.

A pesar de la tragedia destaca la grandeza. En momentos como este hay que destacar sobre todo, por encima de todo, el carácter de los españoles, su sentido del deber, solidaridad y entrega a los demás, y en eso no hay diferencias, son todos. Militares, guardias civiles, policías, personal sanitario, bomberos, protección civil, voluntarios, vecinos, dan una lección de grandeza por encima de cualquier otro vuelo que pretenda destacar.

Se requieren soluciones. Las hay.

Hoy tengo un especial recuerdo para Almería donde dejé parte mía desde que estuve allí mandando la Legión. Han sufrido las consecuencias de estas devastadoras tormentas. Los legionarios han estado al lado de los almerienses como no podía ser de otra manera. Siempre lo están.

En el recuerdo me vienen los versos de un poeta árabe almeriense anónimo del siglo XI.

LA ALBAHACA

¡Déjame de ríos, de barcos

y de paseos por Santiponce!

La mata de albahaca que hay en mi casa

Es para mí más preciosa que el paraíso.

Es esa mata de albahaca perdida lo que realmente duele. Es lo único que hay que resucitar.

Se hará. La plantará una mano anónima; como va ocurriendo día tras día.

Eso no se ve desde un helicóptero.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 septiembre 2019

CARTA DE UNA OPOSITORA AL CUERPO MILITAR DE SANIDAD (PSICOLOGÍA). NADA QUE ESPERAR DEL FAVOR NI TEMER DE LA ARBITRARIEDAD.

Todos ustedes recordarán la convocatoria al Cuerpo Militar de Sanidad, especialidad de Psicología, de 2018 que el ministerio de Defensa convirtió en un incomprensible embrollo que aún sin finalizar, deja tras de sí graves secuelas que han obligado a recurrir ante la justicia para resolver una situación que ponía incluso en duda el espíritu de nuestras Reales Ordenanzas cuando dicen: que nadie tenga nada que esperar del favor ni temer de la arbitrariedad.

Desde este blog hemos seguido el caso puntualmente informándoles de todos los detalles. Seguimos haciéndolo.

Recordarán que todo empezó porque en aquella convocatoria al Cuerpo Militar de Sanidad, especialidad de Psicología, año 2018, dos aspirantes no fueron admitidas al no cumplir la normativa sobre tatuajes en las Fuerzas Armadas. Recurrieron y el ministerio de Defensa aceptó anular las pruebas, cambiar el tribunal y realizar una nueva convocatoria. El Vicealmirante Fernández de Córdoba, Subdirector General de Reclutamiento y Orientación Laboral, mostró su disconformidad con aquella dudosa decisión por lo que fue cesado y posteriormente, sin explicación alguna, por RD. del Consejo de Ministros, pasado a la Reserva. Recurrió a los tribunales que sentenciaron que fuese restituído a la actividad y la ministra se vio obligada a darle un destino en la Armada.

Los aspirantes a psicólogos militares con todas las pruebas superadas eran siete y también recurrieron a la justicia. Ellos en buena lid habían superado las pruebas y ahora se encontraban -se encuentran- sin saber si han aprobado, si no, o si acaso ocurre que ni lo uno ni lo otro. Todavía, desde entonces, esperan una decisión judicial. Esperamos que se resuelva pronto, antes de que se vea afectada la moral y el espíritu de servicio de unos aspirantes que no tienen tiempo para perderlo en disquisiciones o empecinamientos.

He recibido el testimonio de una de las aspirantes que espera, aunque sea desesperadamente, la resolución definitiva de la justicia. Nos ha parecido necesario que ustedes lo conozcan y den su veredicto.

Se lo agradezco a ella, a sus compañeros de fatigas, y les deseo eso: justicia y prontitud en la resolución.

Gracias les doy  por confiar en este blog.

Solo me queda decir que juzguen ustedes y los tribunales. Hay prisa; como comprenderán.

Les dejo sin variar ni una coma el testimonio de Pilar Godoy Ortiz, aspirante al Cuerpo de Sanidad Militar, especialidad de Psicología, con todas las pruebas superadas desde el verano de 2018.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

 

 

CARTA DE PILAR GODOY ORTIZ, ASPIRANTE AL CUERPO DE SANIDAD MILITAR (ESPECIALIDAD DE PSICOLOGÍA)

Honorable,  respetado y estimado General Dávila,

En otras circunstancias, habría comenzado esta carta  con un “A la orden de vuecencia, Mi General”, con el respeto y admiración que la jerga castrense lleva implícita, mas muy a mi pesar lo hago como civil, y de ahí la redundancia. Quisiera transmitirle como ajena a la vida militar, qué fue lo que en su día  hizo que me volcara a elegir la carrera de las Armas y en la que puse tanto esfuerzo, dedicación y compromiso. Hablamos de amor a la Patria, compañerismo, disciplina, ejemplaridad, espíritu de sacrifico, espíritu de servicio, excelencia profesional, honor, lealtad, sentido del deber y valor. Hablamos de valores que desde su definición hasta el día a día del ciudadano español medio, han de pasar por rigurosos filtros sociales y políticos, y que se vislumbran –por desgracia-  inalcanzables si no es vistiendo el uniforme. Puedo sonar desmedida en tales afirmaciones, pero en mi corta andanza profesional, es lo que he aprendido. En este punto se estará usted preguntando quien le escribe esta carta, y ante eso, la primera definición que me viene a la cabeza es que somos los daños colaterales de decisiones políticas sin fundamento. Pero para contextualizar un poco, le diré que  junto a mis 6 compañeros en el año 2018 obtenía uno de los siete puestos ofertados para formar parte del Cuerpo Militar de Sanidad, especialidad fundamental Psicología, y que vi mis  sueños truncados el día que el Subsecretario de Defensa emite dos resoluciones ordenando la readmisión de dos opositoras que fueron eliminadas del proceso selectivo al incumplir las bases de la convocatoria referentes al uso de tatuajes visibles con el uniforme.

Cuando ante tal situación, la opción por la que se decanta la Ministra de Defensa y magistrada, es la repetición del proceso selectivo ya finalizado anteponiendo su palabra a la legislación vigente, ese día vimos lo que NO es EXCELENCIA PROFESIONAL.

Cuando poco después salta a la prensa la noticia de que el Vicealmirante Fernández de Córdoba es cesado de su puesto de Subdirector General de Reclutamiento y Orientación Laboral y ordenado su pase forzoso a la reserva al no aceptar tales resoluciones aún con el perjuicio que le ocasionaría, ese día tuvimos una lección de HONOR.

Cuando los miembros del Tribunal Calificador del proceso selectivo actuaron con firmeza y contundencia aplicando las bases fijadas en la convocatoria, ese día tuvimos una lección de LEALTAD.

Cuando iniciada la batalla legal contra el Ministerio de Defensa, y finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ordena la suspensión de la repetición de las pruebas, ese día aprendimos que no importaba cuan fuerte pareciera el enemigo, había que tener VALOR,  seguir luchando y confiar plenamente en la Justicia.

Cuando antepuestos sendos contenciosos administrativos contra la Administración, el TSJM fija vista para las pruebas testificales el 18 de Julio de 2019, llamando a declarar al Subsecretario de Defensa y a la Directora General de Reclutamiento y Orientación Laboral, eximiéndose éstos de su obligación a testificar alegando la asistencia el mismo día a la entrega de Despachos de la Academia Central de la Defensa, y por lo tanto posponiendo la celebración de la vista; ese día aprendimos que AMOR A LA PATRIA no es sólo estar firme en una tribuna mientras suena el himno de España.

Cuando se fija una nueva fecha para la celebración de la vista el día 18 de Octubre de 2019 y de nuevo, ambos aluden que tal día estarán en China asistiendo a la celebración de una competición deportiva, volviendo de nuevo a alterar el día de la celebración de la vista; en ese momento vimos cómo SENTIDO DEL DEBER no es eludir la justicia repetidamente, a expensas del futuro de 7 jóvenes que a día de hoy, sigue a la deriva.

Cuando desde el Ministerio de Defensa recibíamos llamadas telefónicas intimidatorias, ahí aprendimos lo que sin lugar a dudas, NO es EJEMPLARIDAD.

Pero cuando semana tras semana recibíamos mensajes de apoyo de militares españoles dentro y fuera de nuestras fronteras, dándonos fuerza y ánimo, ahí aprendimos el significado más noble de la palabra COMPAÑERISMO. Aquello por lo que estoy y estamos dispuestos a llegar donde haga falta, porque son ustedes, los militares, quienes nos inspiran y nos llenan el pecho de orgullo. Ustedes son el ejemplo de DISCIPLINA, ESPÍRITU DE SACRIFICIO Y SERVICIO. Ese sentimiento de orgullo, cuya definición académica resulta vaga y difícil de entender desde un libro, he podido experimentarlo al sentirme parte del Ejército aún sin vestir el uniforme. Ese mismo sentimiento que me inspiró en su día a coger los libros durante años para en algún momento, poder lucir la Cruz de Malta.

A usted, Mi General, gracias. Por servirnos de ejemplo a los que venimos detrás, por dar luz a temas de los que parece que nadie quiere  hablar, y en definitiva, por enseñarnos a ser valientes.

Como colofón, y a modo de despedida, quisiera mostrarle algunos extractos de mensajes de militares que hemos recibido en este arduo año en el que la pregunta “¿Qué hicimos nosotros mal?” ha sido más que recurrente.

“ (…)Te envío este mensaje desde una misión en África, mandándote todo mi apoyo y no sólo el mío y de todos los enfermeros militares sino de todos los militares que en estos momentos nos encontramos desplegados aquí, militares del Cuerpo Militar de Sanidad, militares del Cuerpo General de la Armada y hasta el mismísimo Pater que llevamos a bordo (…), pase lo que pase tienes que saber que tienes todo lo que todo militar tiene que tener y todos los miembros del Cuerpo Militar de Sanidad tienen. Confiamos en ti y en los otros 6 compañeros, y estamos aquí para lo que necesitéis. (…)Mucho ánimo, un fuerte abrazo, y recuerda siempre este verso de nuestro himno:

De frente erguidos,

Haciendo camino

Con notas al viento

Que hablan de entrega, ilusión y lealtad.

Sois vosotros 7 el ejemplo que necesitamos aquí.”

“¡Ánimo! Los psicólogos militares estamos con vosotras desde dentro”

“(Adjuntando una fotografía de la Academia General Militar). Aquí la que será vuestra próxima casa. ¡Ánimo!

 “Mucho ánimo, no desesperéis, como valientes y luchadores tendréis recompensa. Rendirse no es una opción.”

 Con todo mi respeto y admiración, reciba un afectuoso saludo y cuente con mi aprobación para cualquier uso que usted estime oportuno hacer de mis palabras e identidad.

 Atentamente,

Pilar Godoy Ortiz.

SER SOLDADO PROFESIONAL EN ESPAÑA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

<<El legionario romano juraba que había de servir a la República por tiempo de veinte años, si cumplidos estos continuaba en el servicio voluntariamente le distinguían con el nombre, honor y utilidad de veterano. Si dejaba el servicio le daban su licencia, que llamaban ejautoramentum, y el peculio castrense que le correspondía para que viviese con comodidad el resto de su vida>> (Nota en el libro de Flavio Vegecio Renato, Instituciones Militares).

El oficio de soldado es penoso; las armas pesadas, mucho el riesgo, la vida activa corta, los premios, si llegan, lo hacen tarde, y la disciplina es muy severa; todo como debe ser.

<<Señoras y señores, se acaba la mili>>, marzo de 2001, Federico Trillo entonces ministro de Defensa. Ya nadie lo recuerda a pesar de ser un hito histórico de enorme transcendencia. Mejor dejarlo estar; cosas de nostálgicos.

¿Para bien o para mal? Depende. Posibles: <<Posibilidad, facultad, medios disponibles para hacer algo>>. Puede ser eficaz y bueno o una sangría para la nación. Ya es irreversible, casi indiscutible. No hay marcha atrás a no ser que… Pues a lo hecho pecho, pero conociendo lo hecho.

Hay que pensar y analizar.

¿En qué condiciones se adoptan compromisos con los aliados? No es a todo a cambio de no subir el presupuesto de Defensa. El equilibrio entre lo de dentro y lo de fuera es como la copa del árbol y sus raíces, una proporción necesaria; que tanto seca el árbol por cortar raíces como por podar en demasía. <<Hace mal empleo de sus fuerzas el que las mantiene en un sitio en número superior al que la acción enemiga exige…> (Clausewitz), pero no es menos cierto que mayor error es mantener otras inactivas y desarmadas.

<<No hay actividad humana alguna que esté en tan constante y general contacto con el azar que la guerra>> (Clausewitz). ¿Alguien ha pensado en el azar? Suele ser un soldado desconocido el que ataca sin avisar, sin decir el día ni la hora, en el momento menos esperado. Un soldado es un Ejército.

Se acabó la mili. Han pasado años. Camino de los veinte; no queda ni polémica. No interesa. Tan es así que no hay estudios rigurosos que permitan hacer una valoración de lo que ha supuesto el cambio. Ni en las Fuerzas Armadas, que yo sepa, ha habido un seguimiento que con rigor intelectual nos muestre la evolución, consecuencias y conclusiones de la suspensión del servicio militar y, así, poder en un momento determinado introducir las correcciones necesarias. ¿A quién le importa?

La guerra es incertidumbre, el futuro es incertidumbre, la imprevisión es la derrota; casi siempre. Ser pobre y querer vivir como un rico es imprevisión y derrota.

No está todo dicho sobre servicio militar obligatorio o profesional; con rigor. No hay marcha atrás, pero ha habido improvisación, interés político, frivolidad. Nunca hubo asesoramiento, informes, consejos, del Mando militar al que se tuvo al margen y se le dio hecha la suspensión del servicio militar con graves consecuencias en la operatividad de los ejércitos que bien podemos decir dejaron a España indefensa durante años. A ello se unió la terrible crisis económica que ha dejado a los ejércitos de España en una situación de mínimos, de la que poco o nada se habla, sin que se hayan tomado las medidas adecuadas para ir actualizando y poniendo al día en función de nuestros compromisos con nuestros aliados y los propios internos (olvidados). Esto no es popular ni registra interés mediático alguno a pesar de las palabras que muy de vez en cuando se oyen dese la milicia. Pero es nuestra seguridad y nuestra posición y fuerza en el mundo. No solo militar, también económica.

Los españoles tienen una magnífica opinión de sus ejércitos por su entrega y buen hacer. De alguna manera esa opinión es injusta porque se queda en la epidermis sin penetrar en las entrañas de las enormes dificultades que presentan unos ejércitos profesionales, los nuestros en concreto. En este blog se han analizado exhaustivamente. Nadie habla de ellas y caminamos como si pudiésemos afrontar interior y exteriormente todas las situaciones mientras los ejércitos se empobrecen y carecen de los necesarios materiales. Incluso de las mínimas atenciones. El campo de la escasez abarca desde lo doméstico hasta los aviones o buques más complejos. De lo mínimo a lo máximo. Nada es insignificante. Soldados bien disciplinados, y mejor mandados, derrotan a los de mayor número; cuando saben que tiene una retaguardia que les alienta y que no confunde el casco que sirve para la defensa con el que sirve para el adorno.

Hemos entrado ya en un proceso por el que de aquí a unos años (2036) aproximadamente unos 50.0000 soldados profesionales tendrán que abandonar los ejércitos de España al haber cumplido los 45 años. El ministerio de Defensa hace esfuerzos en distintos campos para paliar la gravedad del asunto que afecta a familias sacrificadas por la dura vida de soldado. La solución no es fácil. Por que se acude a la improvisación. Soluciones de urgencia que no serán definitivas. Es un problema de la nación que todos los partidos, sin intereses propios, deberían contemplar.

Ser soldado profesional en España, hoy, constituye una inseguridad que no debemos permitirnos. Las encuestas de satisfacción no pueden ocultar la realidad de nuestros soldados profesionales. Es urgente encontrar soluciones. Desde lo más pequeño a lo más grande.

<<Si supieran ustedes distinguir la parte del casco que sirve para la defensa de la que sirve para el adorno>>.

<<… Si dejaba el servicio le daban su licencia, que llamaban ejautoramentum, y el peculio castrense que le correspondía para que viviese con comodidad el resto de su vida>>.

Como a nuestros soldados.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 septiembre 2019

EN CATALUÑA SE HA PUESTO EL SOL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Mientras el presidente -en funciones- deshoja la margarita, sin importarle lo más mínimo España; mientras Podemos se ríe de los españoles -pretenden ser rey y presidente-; mientras la derecha, abatida y casi desaparecida, se enreda en discusiones personalistas que nada benefician a la unidad de España; mientras España se deshace en reinos de taifas con reyes como el histriónico de las anchoas o casos y cosas peores; mientras Barcelona es ciudad sin ley, asesinatos, violencia, toque de queda, miedo; mientras asistimos a este espectáculo que asombra y envuelve en negras sombras a España, aquí, en España, en Madrid, capital del Reino de España, aparece el señor Torra, presidente de la Generalidad de Cataluña, agresivo y amenazante. No acataré sentencia que no sea absolutoria; respuesta popular; consumaré la independencia; pa xulo yo…

Yo estaría tranquilo si el Gobierno -aunque sea en funciones- fuese tal y asumiese sus funciones. La Ley y las leyes contemplan -no sobradamente, pero suficiente para estas embestidas- las respuestas adecuadas para acabar con estas amenazas insoportables en un Estado de derecho, derecho que todos tenemos y debemos exigir. Pero no. No hay Gobierno en funciones ni -a la vista está- se le espera. A las pruebas me remito.

¡Que tengamos que soportar las amenazas del señor Torra! ¡No!

Dice y dice bien que hay en España un problema de democracia; sin duda; en España el problema democrático que tenemos se llama la independencia de Cataluña y todo gracias a la inacción de unos políticos cobardes que en aras a sus intereses de partido no se atreven a aplicar la ley. Solo el rey, la justicia y los españoles han clamado y defienden esta unidad; y esperamos que sigan haciéndolo y no permitiendo que este personaje y sus advenedizos sucedáneos sigan amenazando a la democracia, a España, a los españoles. El espectáculo que ha ofrecido este elemento en Madrid, amenazante, agresivo, requiere una respuesta. Pronta, pronto, legal y rigurosa.

A no ser que en Cataluña se haya puesto el sol y la oscuridad se haga de España.

¡Ay, España, que no estás hecha a ser tan poco después de haber sido tanto!

Recuerdo entera

la razón que nos dijisteis

en Brúguel, la vez postrera

que, arrancando una bandera,

con el tercio combatisteis:

“Por España, y el que quiera

defenderla, honrado muera;

y el que, traidor, la abandone,

no tenga quien le perdone,

ni en tierra santo cobijo,

ni una cruz en sus despojos,

ni las manos de un buen hijo

para cerrarle los ojos!”

Podría ser que en Cataluña se ha puesto el sol.

¿No lo veis?…Exijo

¡Que le aclaméis!… En su mano

brilla un cetro soberano:

Es de España, es castellano,

lleva la luz…, ¡y es mi hijo!

Y es con Heráclito que  “La guerra es padre y rey de todos, ha creado dioses y hombres; a algunos los hace esclavos, a otros libres”.

Ustedes elijen: libres o esclavos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

6 septiembre 2019

GUSANOS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez


Cualquiera de los personajes de Hamlet tiene parte de nosotros.

Hamlet permite muchas lecturas y siempre surgen nuevos puntos de vista. Se lee en un instante, pero nunca se termina de leer.

Polonio es un personaje moderno, actual, incluso de alguna manera entrañable. Intrigante, familiar, sus hijos Laertes y Ofelia, por encima de todo, incluso del rey. Es algo frecuente en los palacios del poder.

La Corte es algo complejo; lo era entonces y ahora más. Los cortesanos abundan, sus salones dan para mucho y sus tapices y cortinas se revelan como peligrosos lugares. Detrás de ellos está escrita la historia de los reinos. Incluso la muerte puedes encontrar tras sus pliegues. Como Polonio.

Antes de despedir a Laertes, su hijo, le da sabios consejos; nos queda un memorable discurso que cualquiera ofrecería al suyo:

<< ¡Que mi bendición sea contigo! Y procura imprimir en la memoria estos pocos preceptos: No propales tus pensamientos ni ejecutes nada inconveniente. Sé sencillo, pero en modo alguno vulgar. Los amigos que escojas y cuya adopción hayas puesto a prueba, sujétalos a tu alma con garfios de acero, pero no encallezcas tus manos con agasajos a todo camarada recién salido sin plumas del cascarón. Guárdate de entrar en pendencia; pero, una vez en ella, obra de modo que sea el contrario quien se guarde de ti. Presta a todos tu oído, pero a pocos tu voz. Oye las censuras de los demás, pero reserva tu juicio. Que tu vestido sea tan costoso como tu bolsa lo permita, pero sin afectación a la hechura; rico, más no extravagante, porque el traje revela al sujeto, y en Francia las personas de más alta alcurnia y posición son de esto modelo de finura y esplendidez. No pida ni des prestado a nadie, pues el prestar hace perder a un tiempo el dinero y al amigo, y el tomar prestado embota el filo de la economía. Y sobre todo, esto: sé sincero contigo mismo, y de ello se seguirá, como la noche al día, que no puedas ser falso con nadie. ¡Adiós! Que mi bendición haga fructificar en ti todo esto>>.

Los tapices de los palacios esconden a los asaltadores. Suelen encontrarse tras ellos los interesados en el espectáculo. A Polonio le costó la vida. Caminamos con el consejo fácil, pero cuesta aplicarse la norma.

REY.- A ver, Hamlet: ¿dónde está Polonio?

HAMLET.- De cena.

REY.- ¡De cena! ¿Dónde?

HAMLET.- No donde come, sino donde es comido. Cierta asamblea de gusanos políticos está ahora con él. El gusano es el único emperador de la dieta; nosotros cebamos a todos los demás animales para engordarnos, y nos engordamos a nosotros mismos para cebar a los gusanos. El rey gordo y el escuálido mendigo no son más que servicios distintos, dos platos, pero de una misma mesa; he aquí el fin de todo.

El espectáculo preside y reina sobre la información. Satisface a los instintos, alimenta las pasiones de todo tipo. Engorda a los gusanos. He aquí el fin de todo.

Termina Hamlet definiendo el drama:

-Un hombre puede pescar con el gusano que ha comido de un rey, y comerse luego al pez que se nutrió con aquel gusano.

Que empiece el espectáculo. Detrás de los tapices o con la espada en la mano. Ya no sirven los consejos. Es la hora de la acción. Se oye el ruido de los gusanos de la política. Detrás de los tapices. Como a los gorgojos en la hiedra. No dejarán títere con cabeza.

“Nunca exhala el rey a solas un suspiro sin que gima con él la nación entera”.

¡Que suene el trueno de Queronea!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

3 septiembre 2019

DISCIPLINA Y BORREGUISMO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Disciplina: <<Doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral>>. Debería ser suficiente la definición que nos da el Diccionario de la RAE. A la vista del espectáculo, no lo es.

Moral. ¿Qué es eso? Conocimiento para Sócrates. El conocimiento es exigente, no acepta el simple enunciado. Exige esfuerzo, tesón e instrucción. No el adoctrinamiento que ahora se impone. Convertir la escuela, la universidad, la calle, los medios de comunicación, en lugares de adoctrinamiento es todo lo contrario al conocimiento, es decir a la disciplina de someterse al esfuerzo individual, al sacrificio y tesón necesario para adquirir una sabiduría libre de imposiciones. ¡Con lo que eso supone!; con todas sus consecuencias. La principal se llama: libertad. Ese es el verdadero y único fin del conocimiento, porque sin entender nunca se conseguirá la libertad. De ahí que un pueblo indisciplinado sea inculto, bruto e incapaz de vivir en libertad, en respeto a la norma moral y por tanto sin respeto a la legal. Esa es nuestra situación, irreversible ya en ciertas generaciones acostumbradas al borreguismo (actitud de quien, sin criterio propio, se deja llevar por las opiniones ajenas).

Son numerosos los artículos de opinión, de personas que la tienen seria y fundamentada, que nos alertan del peligro que supone resucitar el odio que lleva al enfrentamiento. En palabras del escritor y académico correspondiente de la Historia y de Bellas Artes de San Fernando, Juan Van-Halen, <<el artífice de la resurrección del odio y del enfrentamiento fue el presidente Rodríguez Zapatero>> al que también acusa de <<dar oxígeno al independentismo catalán con aquella irresponsable promesa de que no se cambiaría ni una coma del proyecto de Estatuto de Cataluña que saliese del Parlament>>.

Nos señalan al hacedor y el hecho. Nosotros no somos académicos ni articulistas de opinión, pero en nuestra defensa de España y de sus Fuerzas Armadas hemos señalado una y otra vez, un día y otro también, el hecho y su hacedor. Seguimos haciéndolo porque la situación se agrava, porque no se nota la más mínima corrección de la deriva, porque ustedes dan síntomas de cansancio. Sobre todo porque a la hora de la verdad, cuando hay que expresar la voluntad de cada uno, no hay una respuesta contundente contra los graves problemas que nos enfrentan: independentismo, ley del enfrentamiento (Memoria Histórica) y auge de los terroristas de la ETA,

La disciplina no es virtud exclusiva del militar. Su exclusividad forma parte del conocimiento. Sin un espíritu que acepte que lo más importante del ser humano es aprender para entender, porque entender es ser libre (Baruch Spinoza) no lograremos salir del estado borreguil en el que nos encontramos.

Conocemos el hecho, el hacedor, y ahora nos están avisando de la causa: borreguismo.

Solo nos falta balar. La senda que nos marca el pastor, vigilados por los perros, la aceptamos sin rechistar. Si acaso balando. Eso no es disciplina sino todo lo contrario: necedad, desconocimiento y aburrimiento.

Y digo todo esto sin calificar, pero sí enfatizando, porque el necio, el inculto y sobre todo, el aburrido son sumamente peligrosos.

Destruyendo el conocimiento se destruye la libertad. Es necesaria la disciplina.

Ustedes dirán qué hacemos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

2 septiembre 2019