LA CRUZ Y LA ALCALDESA DE AGUILAR DE LA FRONTERA Rafael Dávila Álvarez

 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En esta ocasión no cabe la menor duda. Define una situación, —¿estado de odio?—, que no puede conducir a nada bueno.

Aguilar de la Frontera, alcaldesa de Izquierda Unida, la comunista Carmen Flores. Retira la Cruz de las Descalzas con falsas escusas y alude a la memoria histórica. En este caso tiene razón. Acabar con las cruces, con las monjas, los curas y todo lo que sea o huela a una religión que predica el amor al prójimo debe ser atacado, porque el prójimo, es decir el próximo, solo debe ser comunista y estar bajo su yugo. ¡Claro que es memoria! Son recuerdos, sin duda, recientes y dolorosos de todos aquellos que por rezar ante la Cruz, por arrodillarse, llevar sotana o hábito, eran asesinados contra una pared o a golpes de culata.

Me cuenta mi señora madre, ya muy mayor, que en la guerra, los curas para evitar ser localizados y por tanto… dejaban la sotana y vestían de paisano. Si querían descubrirlos, aprovechaban cuando estaban sentados para tirarles unas llaves; si abrían las piernas es que eran curas, gesto habitual al llevar sotana.

No es tema para bromas ni chascarrillos, pero tomar en serio actitudes como la de la alcaldesa sería darle importancia a lo que mucho la tiene, ella no es importante, sino peor, por ocupar un cargo público, y con descaro y provocación quitar la Cruz y mandarla a la basura.

Recuerdo gestos tan inútiles como el fusilamiento del Sagrado Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles.

No es símbolo de controversia el de la Cruz, de nadie tiene que defenderse, ni está para dialéctica acalorada, sino todo lo contrario, acoge las ofensas con sonrisa y perdón. Vaya eso por delante y con ello nada más que decirle a doña Carmen Flores, nombre tan español y primaveral; del mes de mayo.

Los vecinos dicen estar muy enfadados o divididos; veremos en las elecciones.

No hace falta ser muy culto para saber, para ahondar, y darse cuenta de lo que esconde cada palabra, cada gesto, cada acción que hace el ser humano.

Que todo está escrito y por sus obras los conoceréis y, la señora alcaldesa, muestra en su hacer que no es Epicuro, aunque desafíe al cielo con su amenazante bramido.

No se merecen los aguilarenses esta ofensa a su cultura de bondad y convivencia en paz y armonía. ¿Qué dirá, entre ellos, el Reverendo Lorenzo Lucena M.A. primer profesor de Lengua y Literatura Castellana de la Universidad de Oxford que aportó la principal revisión decimonónica de la Biblia de Reina-Valera? Pregunte.

Por último y como contrapartida al bramido municipal, me parece oportuno reproducir la carta del cura párroco de Aguilar, don Pablo Lora.

Rafael Dávila Álvarez. Blog: generaldavila.com

22 enero 2021

 

Carta a mi feligresía

SIGAMOS A JESUCRISTO, Y SIGÁMOSLE CON DECISIÓN

Queridos hermanos y hermanas:

El pasado domingo, recibimos con gozo la visita de nuestro Obispo, Don Demetrio, que nos presidió la Eucaristía Dominical en los cultos del Niño Jesús de Praga, transmitida por CanalSur. En su homilía, comentando el texto del Evangelio de San Juan que relata la vocación de los primeros discípulos de Jesús, nos invitó a seguir a Jesucristo y a seguirle con decisión. Esta es nuestra vocación cristiana: conocer cada día mejor a Jesucristo, sintonizar con los sentimientos de su Corazón, tratar de imitarlo en todo y seguirlo con decisión hasta la Cruz y la Resurrección.

Para vivir esta vocación, contamos con la ayuda de la Iglesia y de los sacramentos, contamos con la guía de nuestro Obispo, siempre cercano a nuestra parroquia en tantas ocasiones, y nos necesitamos unos a otros. En todo momento, debemos permanecer unidos, en caridad fraterna, para que el Amor de Jesucristo se encarne en nuestras vidas y, a través de nosotros, llegue a todos los hombres, especialmente a los más pobres y necesitados.

De la vocación y de la vida cristiana surge el sentimiento religioso, un sentimiento muy hondo y arraigado en nuestro pueblo. Nuestro Pastor aludió en su homilía a la profundidad y extensión del sentimiento religioso presente en Andalucía, invitando a que este sentimiento sea respetado en todo momento, ya que en él se toca lo más profundo y sagrado del corazón humano, que es su dimensión religiosa.

En completa adhesión a estas orientaciones de nuestro Obispo, quiero expresaros mi tristeza por todo lo que está sucediendo estos días en nuestro pueblo, en relación con la retirada y orden de destrucción de la Cruz del Llano de las Descalzas. El sentimiento religioso se expresa a través de símbolos e imágenes, y la Cruz es el símbolo cristiano por excelencia.

Después de la retirada de la Cruz de las Descalzas quiero ratificarme en mi posición, ya conocida por la alcaldesa de Aguilar de la Frontera, a la que ofrecí[1] la necesaria voluntad de comunión con el Ayuntamiento. A la regidora municipal mostré mi oposición respecto a las decisiones municipales que suponían un atropello a la fe, ya que la Cruz, ahora profanada, estaba desprovista de todo contenido político desde hacía más de treinta años. Toda una generación de aguilarenses ha crecido en torno a la Cruz como signo de amor y entrega, perdón y misericordia. Lamento profundamente que se prive en ese lugar a las próximas generaciones del precioso símbolo religioso que nos ayuda a construir un mundo mejor.

Como párroco[2], no me corresponde entrar en la legalidad del hecho. En este terreno, he tratado en todo momento de respetar la legalidad vigente y me he mostrado disponible a dialogar con nuestras autoridades legítimas. Sin embargo, las cosas se podrían haber realizado de otra manera. Contemplar el símbolo de la Cruz arrojado en un vertedero y conocer la orden de su destrucción me ha producido un profundo dolor, ha provocado una herida en nuestros sentimientos religiosos. Lamento no haber tenido la opción de custodiar nuestro símbolo, del mismo modo que expreso el dolor de las Madres Carmelitas y nuestra comunidad parroquial que habrían custodiado la Cruz y encontrado otro emplazamiento privado para ella y ensalzar así su profundo significado para los cristianos. Así, he tratado de manifestarlo a nuestras autoridades, con las que mantengo buena relación, con el deseo de que hechos de este tipo no vuelvan a producirse.

Ante el desasosiego provocado como sacerdote y párroco de esta comunidad, solo quiero con mis palabras fomentar la armonía y el perdón entre todos los vecinos de Aguilar. Siento con mis feligreses el dolor inmenso por el daño causado a la libertad religiosa: la Cruz es símbolo, representación y cimiento de nuestra sociedad de derecho. Vivir con odio, resentimiento, rencor o presos de la crítica, como estamos viviendo estos últimos días, no trae nada bueno y saca lo peor de nosotros, mientras nos hace vivir en una sociedad agria que nos aleja de la comunión y la prosperidad. La fraternidad universal, de la que nos habla el Papa Francisco en su encíclica Fratelli tutti, no se construye por este camino.

A pesar de este triste acontecimiento, debemos seguir adelante en lo fundamental de nuestra vida cristiana: “seguir a Jesucristo y seguirlo con decisión”. Mantengámonos unidos en este seguimiento, no dejemos que las ideologías, de uno u otro tipo, contaminen la pureza de nuestro sentimiento religioso, que debe incluir en todo momento el perdón y la reconciliación. Sigamos construyendo entre todos la civilización del amor.

Como en los meses pasados, desde ayer rezo especialmente pidiendo perdón al Señor por las ofensas cometidas por la retirada del signo de la fe, del signo de la Cruz. Dedico mi ministerio sacerdotal a la oración por vosotros. Para ello nos encomendamos a nuestra Patrona, la Stma. Virgen del Soterraño, y nos unimos también a la valiosa oración de nuestras queridas Madres Carmelitas Descalzas y de las Hijas de Cristo Rey, que son un verdadero pulmón espiritual para nuestro pueblo.

Recibid mi abrazo fraterno y mi bendición

Pablo Lora. Párroco de Aguilar .

[1] A la que ofrecí mi voluntad de colaboración con el Ayuntamiento para el bien común de Aguilar.

[2] Como párroco y ciudadano, respeto las leyes legítimas y me he mostrado disponible al diálogo con nuestras autoridades locales, por si había otra forma de proceder en el respeto a los sentimientos de todos. Ciertamente, las cosas se podrían haber hecho de otra manera. Contemplar el signo de la Cruz arrojada en un vertedero y conocer la orden de su destrucción…

 

INDEPENDENTISTAS-CHEQUISTAS-REVISIONISTAS. EL CÓCTEL PERFECTO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

PSOE con la Cruz a sus espaldas

De nuevo convocan a Franco en el Valle de los Caídos. No saben rezar, pero saben posar, entrar en las iglesias e inmortalizarse con la Cruz a sus espaldas que no a cuestas. Es irremediable, lo llevan en las entrañas. Es la nostalgia de querer ser, pero no poder serlo. Sus expectativas electorales están en la Guerra Civil. Quieren ganarla a toda costa. Creen que el lugar de la batalla sigue siendo la Sierra madrileña desde donde se alza la amenaza en forma de Cruz inmensa que asedia a Madrid por el norte. ¡No pasarán! Allí se fueron a emprender de nuevo la batalla cuando ya no hay enemigos tras las matas. Silencio y lluvia arropaban el entorno de los rezos benedictinos.

No había nadie. Solo la visita del rencor. Solo ellos. No era el Partido Socialista, era otra cosa, la de antaño, añeja y rancia, eran los chicos de Pedro Sánchez que ahora llevan a pretéritos planteamientos su política partidista o particularista. La foto con la Cruz al fondo era el desarrollo del plan de ataque. Fueron a hacérsela para difundirla y señalar el lugar. ¡Allí está! No nos cuentan si entraron en la Basílica, ni a qué fueron. Para ese viaje mediático y de corto recorrido no era necesario tan intelectual exhibición. Con leer y contar la verdad es suficiente.

Es un error confundir un partido con una banda que divide a los españoles en bandos, a base de bandadas de reproches que traen presagios negros.

El líder se fue al sur, que no es suyo, mientras perdía el norte. No quieren esos sus votantes. Allá él. Y están preocupados por dentro, por la escasa altura, de miras me refiero. No es tiempo de algaradas, revanchas y guerracivilismo. Ese no es un mensaje joven y de futuro. Pero estos cuantos sueñan con desfilar por la Castellana, por la Avenida de la Unión Proletaria, al son de banderas victoriosas, las suyas.

España, tarde o temprano, no perdonará las políticas ni a los políticos que han ido a lo suyo; y lo suyo, ya se sabe, no es España sino convertirla en un valle de lágrimas. No perdonará, y condenará a personajes que no deberían haber ido más allá de presidentes de su comunidad de vecinos para atascar el ascensor en el bajo; eternamente. Sus nombres están a disposición de cualquiera. Con luces de neón llenan las avenidas centrales; para que no se olviden.

Es de una extraña naturaleza que un partido llamado a asumir responsabilidades de gobierno se suba a las tapias de los cementerios para contar muertos y derribar cruces. España esperaba otra cosa de ellos.

No sé por qué me da que sus votantes también.

Independentistas, chequistas y revisionistas por todas partes. Un cóctel perfecto. Más bien una purga.

Para quien quiera vomitar.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog generaldavila.com

2 marzo 2018

EL VALLE DE LOS CAÍDOS General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

La Cruz en el Valle de los Caídos

Cobra actualidad estos días el Valle de los Caídos por la proposición no de ley que el PSOE ha hecho instando al Gobierno a retirar los restos del Generalísimo Franco de la basílica ubicada en ese Valle. Una propuesta que ha sido aprobada con los votos favorables de dicho partido, de C,s, y Podemos, con la abstención del relativista PP y de ERC, si bien este último por motivos diferentes.

En cualquier caso este es un asunto que debe ser considerado con prudencia y que en mi opinión debe ser afrontado con grandes dosis de inteligencia, valentía y al mismo tiempo con altura de miras intentando buscar una solución que lo saque de las continuas disputas que en torno a él se presentan.

UN CAMPO SANTO MILITAR

Desde estas líneas se apunta una posible solución tal cual pudiera ser la creación de un Campo Santo militar; una iniciativa que hace un par de años fue lanzada por varias personas preocupadas por el futuro de este excepcional monumento. Desafortunadamente sin mucho éxito.

Rendir homenaje y mantener el recuerdo de nuestros antepasados está en la esencia del ser humano. Los cementerios son sitios de cita de los deudos de los allí enterrados, sin embargo lo que es una realidad a título individual en  España no parece serlo tanto cuando de colectivos se trata; especialmente en lo referido al ámbito militar y más en concreto al de aquellos caídos en combate en las diferentes campañas que nuestra nación ha tenido aquí y allende los mares.

Camposanto militar

¿Dónde están enterrados nuestros caídos en las campañas de Cuba, de Filipinas, de Marruecos, de Ifni, del Sáhara o en las de nuestras incontables guerras civiles?

Cualquiera que haya visitado Washington no habrá dejado de percibir la devoción y respeto que los norteamericanos tienen por sus caídos. El cementerio de Arlington visible desde muchas perspectivas de la ciudad es paradigma de ello. Pero no es el único. Allá por donde ha pasado el ejército norteamericano nos encontramos con cementerios bien cuidados por doquier. Recordemos los de Normandía, por ejemplo.

Tanto británicos como franceses muestran la misma actitud en todas partes. Y en el caso francés cada 14 de julio todos los franceses sin distinción de ideologías rinden homenaje a sus caídos. En todos los pueblos de Francia.

Alemania por su parte, a través de una organización denominada “Organización para la conservación de los caídos en guerra”, mantiene y conserva 800 cementerios por todo el mundo y se encarga de 2 millones de tumbas de alemanes caídos en combate. A resaltar que cuenta con fondos de los Estados Federados y que incluso el Gobierno Federal aporta 4 millones de euros al año.

¿Y España?

Pues qué quieren que les cuente que no sepan o intuyan ya. La mayoría de nuestros caídos en tantas campañas del pasado, salvo los que tuvieron la suerte de ser recuperados por sus familiares, andan simplemente desaparecidos y enterrados nadie sabe dónde.

VALLE DE RECONCILIACIÓN

Valle de los Caídos

El Valle de los Caídos se planeó y construyó para la reconciliación nacional y allí yacen combatientes de los dos bandos que lucharon en nuestra guerra civil. Pero no nos engañemos, toda vez que sabido es que se mantiene el rechazo mayoritario de los que lucharon en el bando rojo y por lo tanto es obvio que en las circunstancias actuales no parecería viable una empresa como esta, salvo que se dieran grandes esfuerzos de comprensión y conciliación por los representantes de las partes entonces enfrentadas.

FRANCO Y JOSÉ ANTONIO

Sin duda el primer obstáculo y no menor es el deseo irrefutable de la izquierda española de exhumar y levantar de allí los cuerpos del Generalísimo Franco y de José Antonio Primo de Rivera algo que no es en absoluto negociable para no pocos españoles, si bien la verdad es que ya no parece que sean tantos y buena prueba de ello es la vergonzosa pasividad habida de personas e instituciones cuando se han retirado ignominiosamente los restos de Mola o Sanjurjo o la también habida cuando se retiraron las estatuas del Generalísimo en la AGM, en Valencia o en Ferrol; sin embargo aquí haciendo un esfuerzo ímprobo de voluntad cabría ponerse a pensar qué es lo que pensarían al respecto tanto Franco como José Antonio si de llevarse a cabo una acción como esta fuera cierto que se cerrarían de verdad las heridas de aquella tragedia. José Antonio dijo con absoluta claridad que “ojalá fuera su sangre la última derramada en un enfrentamiento entre españoles” y la inmensa labor social de Franco que transformó España de cabo a rabo es el mejor ejemplo de reconciliación que pueda darse nunca aunque ahora florezcan  indocumentados que lo nieguen cegados más que por la ignorancia por el odio. Cabe también aquí considerar que no consta en ningún documento el deseo de Franco de ser allí enterrado y como bien sabemos fueron otros los que así lo decidieron por él.

Tal vez fuera el momento para que la propia familia Franco ante la inquina de unos y la indiferencia relativista cuando no cobarde (esto es lo que significa la abstención del PP) de casi todos tomara la decisión de llevarse los restos ante la ingratitud de tantos que tanto le deben. Nada más cierto en esta tierra ibérica que aquello de “cría cuervos y te sacarán los ojos”

Nunca he negado ser admirador de la obra de Franco y creo que él nunca hubiera querido ser obstáculo para alcanzar esa deseada reconciliación entre españoles y buena prueba de ello es que fue suya la idea de la construcción de este monumento funerario y creo además que él hubiera visto con buenos ojos que la Basílica de Cuelgamuros fuera lugar donde reposaran los restos de tantos españoles caídos.

Sí, es verdad que lo que acabo de decir no será compartido por unos por tomarlo como una afrenta hacia la figura de Franco y por otros por la sencilla razón de que, seamos claros, sólo ven este posible paso como uno más para la destrucción del monumento, que es lo que en el fondo les gustaría, pues no es sólo la figura del Generalísimo lo que les enerva sino sobre todo la  existencia de la Cruz que domina el Valle. Sí, la cruz.

LA CRUZ

Arlington

La Cruz que es símbolo de esperanza y de gloria, imagen plástica del amor más profundo y de la entrega de un hombre para aliviar el sufrimiento de todos, es sin duda objetivo de aquellos que ahora utilizan otras consideraciones pero que luego al final darán rienda suelta a su fanatismo pagano y cerril.

He visitado cementerios militares de otros países y les aseguro que la Cruz está presente siempre sin que este símbolo, además, sea obstáculo para que haya otros de otras confesiones.

Y por si sirve de algo diré a aquellos que hablan tanto de la memoria histórica que yo no sé donde se encuentran los restos de mi abuelo y de cuatro tíos carnales caídos en nuestra guerra. Ojalá pudiera recuperarlos y enterrarlos cristianamente en un campo santo militar. Y por supuesto no tengo inconveniente alguno en que compartieran espacio con quienes defendiendo noblemente otros ideales también se encuentren aún en tierra de nadie.

Ese es el significado de la Cruz.

Y hasta aquí algunas ideas que recojo de otros respecto a cómo veo yo el emprender una tarea ambiciosa que pudiera cerrar heridas y crear un Campo Santo Militar en el Valle de los Caídos que fuera centro de oración de todos los españoles por sus deudos muertos en combate.

VANA ILUSIÓN

Sin duda en esta España cainita una vana ilusión puesto que así como yo podría asumir ciertas concesiones en aras de dar por terminadas las secuelas de la guerra civil no veo de ninguna manera la posibilidad de que la izquierda marxista, y los tontos útiles de siempre, se avengan en ningún caso a alcanzar esa deseada reconciliación ya que lo único que quieren es la derrota total de aquellos que hace 70 años les vencieron en la guerra. Sólo quieren venganza y revancha y claro por este camino ahí no me tienen ni me tendrán.

General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

Blog: generaldavila.com

12 mayo 2017