RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR Por Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R)

General de Brigada Manuel Guiote Linares, Médico del Cuerpo Militar de Sanidad

Hoy recibimos en el blog a una auténtica autoridad en el mundo de la Sanidad Militar: El general Manuel Guiote Linares, médico militar, con una amplia experiencia clínica, de organización de los recursos sanitarios y operaciones en el exterior. En el empleo de comandante fue jefe de los Equipos Médicos Avanzados ET Centro (EMATCEN) y EMAT I y ha participó en misiones en Bosnia, Albania, Kosovo, Irak y Paquistán. En el empleo de Tte. Coronel mandó la Agrupación de Sanidad (AGRUSAN 1) (1/7/05) y al ascender a general de brigada, asumió el mando de la Brigada de Sanidad (BRISAN( (22/4/13) hasta su pase a la reserva.

Está en posesión del valor acreditado por su participación en los hechos ocurridos el 31 de marzo y 24 de abril de 2004 durante el apoyo al repliegue español (CONAPRE) en Irak.

Especialidades y cursos:
Titulo civil médico de especialista en medicina intensiva 01-02-89
Accidente de Buceo (15/05/81)
Aptitud Paracaidista por la Federación Aeronáutica Internacional en octubre de 1986
Diplomado en Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (31/03/87)
Logística Sanitaria (08/05/95)
Cirugía de Campaña y Grandes Catástrofes (10/05/99)
Curso monográfico de reanimación y cuidados intensivos
Curso de ambientación de aguas frías
Curso Escuela Diplomática Experto en Temas Antárticos
Curso actuación sanitario NBQ
Curso de introducción a la cirugía experimental

Bibliografia:

Grupo de Trabajo “Racionalización de la Red Sanitaria Militar” 25-05-00
Publicación “Apoyo Logístico a una Operación a Pie” Revista Ejército
Publicación “Sanidad Militar en la Antártida” Revista Ejército
Publicación “Propuesta de Clasificación de Bajas” Revista Ejército
Publicación “El EMAT en BHI” Revista Ejército
Publicación “Modelo de Mensaje de Urgencia Sanitaria” Revista Ejército
Colaborador en la Publicación del “I Centenario del Hospital Militar Gómez Ulla”

Un currículo que nos hace guardar silencio y dar paso a su palabra.

Esperamos sus próximas colaboraciones. Bienvenido a esta tu casa mi general.

 

 

RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR “…Vosotros valientes generales, oficiales y soldados que podéis presentar anchas y gloriosas cicatrices procedentes de graves heridas adquiridas en defensa de la patria y de la reina, hablad de mí y decid, ¿a quién debéis la vida, a quien la conservación de los miembros…?”

Alocución del Director General de Sanidad a los individuos del Cuerpo en la Capitanía de Castilla la Nueva, año 1851.

Si la eficacia de un sistema sanitario militar, entendido como el conjunto de actividades destinadas a mantener la salud del combatiente, depende básicamente de dos factores: el nivel de conocimientos médicos de la sociedad a la que pertenece y, en tanta o mayor medida, del desarrollo organizativo del ejército al que sirve.Tendremos que convenir que, si el conocimiento medico de nuestra sociedad es alto o muy alto, reconocido a todos los niveles, social, científico, nacional e internacional y  nuestra Sanidad Militar tiene problemas para cumplir su misión,  sólo puede ser el segundo factor, el culpable de la situación.

No voy a disparar por elevación culpando a todo el sistema organizativo de nuestras FFAA, pero sí creo que la parte de organización quafecta a Sanidad Militar es ciertamente mejorable. Es mejorable y debe ser mejorada, máxime cuando afecta al conjunto y por tanto directamente al cumplimiento de la misión.

La organización y procedimientos de relación entre Sanidad Militar y el resto de las FFAA tienen que ser revisados con carácter URGENTE, dado que objetivamente, estamos en una situación muy comprometida y que a corto plazo puede derivar en la imposibilidad de prestar un apoyo sanitario fiable a las Operaciones.

Uno de los problemas con los que nos enfrentamos y hace que nuestra organización sea débil, es que no se siente a diario la necesidad de contar con una Sanidad Militar preparada y fuerte. Hay otras necesidades a las que atender y parecen más perentorias. No voy a discutir que esas necesidades sentidas, sean verdaderamente importante, pero no es menos cierto que es un gran error “acordarse de Santa Bárbara cuando truena” y pensar que disponer de capacidad de apoyo sanitario es de importancia secundaria, o que podemos conseguirla cuando haga falta IMPROVISANDO. Pero no solo es un error, es una negligencia y por tanto un delito.

Si cómo decía George Washington “La principal preocupación del Jefe de la Fuerza, debe ser la salud de la Fuerza”, desde el punto de vista militar, no lo es solo por el valor de la vida que sería suficiente, además lo es porque el recurso humano, elemento fundamental del combate, es un bien escaso y agotable, hay que mantener la capacidad de combate y para ello es imprescindible tener “nutridas”las Unidades. Mantener esta capacidad depende de la posibilidad de regeneración de la Fuerza, la recuperación de las bajas sanitarias, una de las Misiones de Sanidad Militar, es fundamental para devolver los efectivos humanos a sus unidades sin perder “hombres entrenados”. Como se ve, aquí Sanidad Militar tiene un papel protagonista, que no es menos importante que el  desempeñado en el mantenimiento de la moral.

No hay nada más desmoralizante y que afecte más a la capacidad de combate, que el grito de los heridos sin asistencia. Hasta tal punto es importante, que hay autores militares que achacan como una de las causa del desastre de Annual, es el pánico que se produce cuando empiezan a morir heridos por gangrena, sin tener asistencia sanitaria. (Historia de la incompetencia Militar, Geoffrey Regan).

Es incuestionable que la responsabilidad del apoyo sanitario, como la de cualquier otra actividad tendente al cumplimiento de la misión militar es del Jefe de la Fuerza, pero no lo es menos que para tomar decisiones acertadas necesita de un asesoramiento adecuado, profesional y especifico en cada área. También para que sus órdenes se cumplan con éxito, necesita profesionales para llevarlas a efecto y en el “juego de despropósitos” que rodean la actividad sanitaria militar, no suelen cumplirse ninguna de las dos condiciones.

EL JUEGO DE LOS DESPROPÓSITOS

…el Cuerpo de Sanidad que aunque el menos considerado tal vez del ejército, es el que más interesa por ser el que conserva y libra de sus principales enemigos, cuales son las heridas y las mortíferas enfermedades que tienden siempre a su destrucción”.

Alocución del Director General de Sanidad a los individuos del Cuerpo en la Capitanía de Castilla la Nueva, año 1851.

Me refiero al conocido juego infantil, en el que varios niños hacen un corro y uno de ellos susurra al oído de su inmediato a izquierda o derecha, un mensaje o frase.

Esta, va pasando de niño en niño hasta volver al que empezó el juego, y cuál es su sorpresa cuando se da cuenta que no se parece en nada el mensaje que mandó, con el que le llega. Figúrense que pasaría si además lo trasmitido fuera una orden que tuviera que ejecutar el niño inmediato anterior, el resultado sería algo totalmente distinto a lo pensado en principio  y si encima el que recibe la orden no tiene criterio, es decir“hay que pintar y llamamos al fontanero” el resultado será “el desastre” o “el despropósito”. Como juego puede ser hasta divertido pero si nos jugamos el éxito o el fracaso en una actividad seria, ya la cosa no parece tan hilarante.

Analicemos lo que pasa en nuestras FFAA con respecto a Sanidad Militar.

Si lo comparamos con lo anterior encontraremos bastante parecido.

El Mando, necesitado de asesoramiento sobre las acciones que tendrá que ordenar que ejecute sanidad para conseguir el éxito en la misión, pregunta a sus asesores de  Personal o Logística,según los casos ¿no sé por qué? ya que  desde mi punto de vista, Sanidad Militar tendrá relación con los dos, pero ni es lo uno ni lo otro.

Estos, recabarán información normalmente vía logística,  S, G, J, (1 y/o 4), al Jefe de la Unidad logística donde irá la Unidad de Sanidad encuadrada. Este que no es profesional de la Sanidad Militar, se lo preguntará al Oficial médico, volviendo la respuesta por el camino inverso. La información directa del Oficial médico responsable, la recibe alguien no profesional y que se encuentra al menos tres escalones por debajo del Mando generador. Cuando la respuesta alcance su destino, la matriz de variaciones puede alcanzar el infinito, y es impredecible la influencia que la información final recibida pueda tener en la decisión del Mando.

Al final, si todo sale mal, como es lógico y tenemos que cambiar sobre la marcha, la escusa será “se lo preguntamos a un médico”, no sabemos qué le preguntaron, qué contestó, ni si era el adecuado por su formación para dar la respuesta.

Esto es un mal crónico y endémico posiblemente derivado de la afición de los españoles a “jugar a los médicos”.Según se refiere en “Elogio histórico” de D. Antonio Hernández Morejón, en Historia bibliográfica de la Medicina española. Madrid 1842, p. XVIII” como muestra de supeditación de los facultativos, ya a los poderes administrativos o militares (1),Hernández Morejón, responsable de Sanidad del Ejercito de Valencia y Murcia en conversación con el General Mahy, Jefe del mismo,entre cuyas tropas acantonadas en Orihuela había estallado la fiebre amarilla,que se agravaba por no disponer las medidas recomendadas por la Junta de Sanidad, requerido asesoramiento, Hernández Morejón le espeto; Señor, la salvación del Ejército se conseguirá siendo V.E. su primer medico durante una hora o siendo yo por igual tiempo su general en Jefe”, a lo que Mahy respondió dándole el bastón de mando: pues mande usted”.

Resulta que a nivel de ejecución la cosa no mejora, en el mejor de los casos, la Formación sanitaria estará mandada por un médico, pero encuadrada en una Unidad logística con la que no tiene nada que ver desde el punto de vista conceptual,que no solo no facilita ni aporta nada sino que la mayoría de las veces entorpece o anula su funcionamiento. El Jefe de la U. logística repetirá que él manda la Sanidad.No sé qué manda, para qué, ni porqué. El Mando es la capacidad de asumir la responsabilidad, y esa capacidad deriva del conocimiento, sin el cual no se puede dar una respuesta coherente, adecuada, lógica y eficaz. No puede asesorar, adecuar medios, valorar riesgos, prever necesidades, responsabilizarse del funcionamiento de los equipos, gestionar recursos sanitarios etc. Es decir se crea un mando ficticio, que cree que Mandar es imponer el mismo ritmo de vida al personal de Sanidad que al resto, haciendo que todos “formen a diana”, creyendo que así hace sentir su acción de mando, sin darse cuenta que esa noche el herido de las tres de la mañana puede ser él y pagar con su vida el cansancio del cirujano, es solo un ejemplo de las distorsiones que se producen o pueden producirse. Esto que puede parecer ridículo ha supuesto para mí una fuente de problemas en Operaciones cuando he estado encuadrado en elementos logísticos.

 Si manda personal NO médico una Unidad de Sanidad; ¿podría responder de sus decisiones delante de un juez. Si mandar supone responsabilidad, no querrán que se responsabilice quien no manda?¿Lo cubriría el estado como responsable civil, las posibles consecuencias económicas derivadas de sus decisiones, sería un problema civil o penal?En todos los países de nuestro entorno en los elementos de apoyos de combate se diferencia entre: Logística (abastecimiento, mantenimiento y transporte) y Sanidad y se asume que subordinar la Sanidad a la Logística cuesta vidas

Claramente la Sanidad la puede mandar cualquiera. Cualquiera que sepa, da lo mismo que los militares se hagan médicos o los médicos se hagan militares. No hay otra forma y no se ha encontrado otra manera en ninguna parte del mundo civilizado, y en nuestra parte del mundo se decidió que los médicos se hicieran militares.

 No quiero ser sarcástico ni sangrante con mis comentarios, sólo quiero que el principio de calidad, uno de los que debe primar en el apoyo sanitario a las Operaciones, se mantenga en la medida de lo posible.

 La única forma de hacerlo y lo lógico es hacer lo que cualquiera haría ante un problema sanitario, si se trata de su persona, o alguien de su familia, o bien en una situación que le afecte directamente.

 No creo que a nadie en su sano juicio y esto vale también para los militares, admitiera, le gustara y/o consintiera, que el responsable de las compras o del mantenimiento del hospital le asesorara sobre la enfermedad de su hijo y las medidas a tomar, que luego le informe del resultado de la intervención, pronostico, posibles complicaciones etc. Si cuando nos duele y nos toca de cerca es así,¿por qué va a ser distinto cuando se trata de nuestras Fuerzas?, es decir de nuestros soldados y nuestra Misión.

Si en caso de tener que atender a nuestro hijo, nos fiamos del responsable de recursos humanos y nuestro hijo muere por una mala decisión, seremos responsables de la muerte del mismo. Así el Mando será responsable de los muertos que se deriven de una mala ejecución, secundaria a un mal planeamiento, condicionado por un mal asesoramiento. Y la historia no perdona. Al final resultara que el Mando se parecerá a los médicos y “tendrá enemigos en este mundo y en el otro”.

 Creo que si queremos una sanidad militar eficaz y fiable hay que dejarse de tonterías, Sanidad Militar es un Cuerpo militar que desarrolla una función logística, no al revés. Que el éxito se basa en una buena actuación en el nivel estratégico, operacional y táctico lo que requiere una buena formación militar,  junto a un conocimiento técnico adecuado y todo esto, bajo la responsabilidad del JEFE y el control de profesionales.

“…¿Qué diferencia existe entre un Oficial de filas y un Oficial de Sanidad? Únicamente la de que debe tener mas instrucción que aquel. Si exceptuamos los estudios de las carreras que cada uno hace en su colegio, ambos presta en paz y en guerra el servicio de su instituto; al par sufren los rigores atmosféricos, el hambre la sed, el fuego enemigo; en los campamentos la tarea del Oficial de Sanidad es más ardua, su exposición en un tipo mayor”.

Primer ayudante medico D. José Brun (Memorial de Sanidad del Ejército y la Armada 1858 )

Hay que tener el convencimiento de que un médico militar “no es un medico que trabaja de uniforme donde caen bombas” y tampoco es un agente del enemigo, que su misión es solo parte, de un todo que es la Misión general de nuestras FFAA, LA DEFENSA DE ESPAÑA.

Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R.)

3 abril 2020

Blog: generaldavila.com

LA GENERALIDAD OBLIGA A PARALIZAR UN HOSPITAL DE CAMPAÑA QUE ESTABA MONTANDO EL EJÉRCITO EN SABADELL

Presten atención a la noticia: La Generalitat obliga a paralizar un hospital de campaña que estaba montando el Ejército en Sabadell.

Esto no es un artículo al uso en este blog. Es simplemente un escándalo. Una noticia que recojo del diario 20 minutos y que me deja sin tiempo para reaccionar. Mejor decir: no hay reacción. Eso ya lo sabemos. Desde hace varios días, anteayer, ayer, hoy, vamos denunciando que el Ejército no está en todos los rincones de España. Que hay lugares donde no se le permite entrar y que la señora ministra y el Gobierno al que pertenece lo admite. Grave.

Inadmisible. Eso cuesta vidas. Eso es un crimen.

Copio del diario 20 Minutos: <<La alcaldesa socialista de Sabadell, Marta Farrés, ha denunciado este miércoles que la Generalitat ha frenado la instalación de un hospital de campaña por parte del Ejército de Tierra en la pista cubierta de atletismo de la ciudad>>.

<<Se dio el visto bueno y la propia consellera lo hizo público en rueda de prensa. Esta mañana, sin que se haya dado ningún cambio en los criterios de logística y asistenciales, ha dado la orden de parar la instalación”, ha lamentado el PSC en un comunicado>>. No tengo por qué dudar de la información. Es demasiado grave.

Creo oír cada mañana al Jefe de Estado Mayor de la Defensa que las Fuerzas Armadas están en todos los lugares de España. El Jefe del Mando de Operaciones dijo algo que aún resuena en mis oídos: están a demanda. Hoy podemos comprobar que significa eso de “Estar en toda España” y “A demanda”: rechazo, ofensa, insulto; y dejemos el calificativo, no vayamos a convertir los verbos en adjetivos.

La ministra presume, pero no asume. No estaría yo muy contento de ver como se nos rechaza: en España.

Esta, y la otra, son batallas que habrá que ganar. Al finalizar, por encima de todo, habrá que decir con la mirada bien alta: Sin Novedad. A pesar de todo y con las lagrimas en las mejillas.

Si no es así querrá decir que hemos perdido el honor. Lo habremos perdido todo y no habremos cumplido con nuestro deber. ¿Agacharemos la cabeza humillados por el deshonor?

Decir sin novedad significa que, a pesar de la tragedia,  todo ha sido hecho con esfuerzo y honor. Muchos están dando ejemplo, otros sacan lo peor de ellos para no admitir a sus Fuerzas Armadas que vayan a salvarles la vida.

Otros lo admiten. Tanto monta.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

1 abril 2020

Blog: generaldavila.com

VIRUS CHINOS, TESTS CHINOS, CUENTOS CHINOS (OPERACIÓN BALMIS: LAS FUERZAS ARMADAS CONTRA EL CORONAVIRUS) Eloisa Pérez de Pascua

Que China estaba y está llamada a ser una de las potencias más relevantes – sino la más – en el venidero orden mundial era cuestión que nadie ponía en duda. Sin embargo el progresivo ascenso del gigante asiático que la mayoría aceptábamos con un fatalismo casi místico se ha tornado en global pandemia que está haciendo temblar los cimientos de todas las naciones – grandes y pequeñas – que el mundo son.

No obstante y para no pecar de falta de modestia no vamos a elucubrar sobre grandes cuestiones geopolíticas, que nos preocupan y mucho, pero muchísimo más nos conciernen algunas cuestiones domésticas. Vayamos, pues, al grano.

VIRUS CHINOS

El coronavirus vino de China, sobre este tema poco podemos añadir. Así lo anticipaba la Estrategia de Seguridad Nacional 2017 que dedicaba un buen número de páginas al desafío de las epidemias y pandemias. Pero además hilaba muy fino cuando al referirse a la zona Asia-Pacífico (página 50) decía que «en el ámbito de la seguridad, cuestiones como […] la propagación de pandemias, trascienden lo puramente regional y pueden afectar a la seguridad de España». Lástima que estos documentos, se hacen, se presentan y se olvidan.

TESTS CHINOS

La chapuza de los tests chinos (ShenzhenBioeasy) no tiene nombre ni perdón. El gobierno compra unos tests que no funcionan. Cuando el pastel se descubre Pedro y Pablo y su cohorte de acólitos y acólitas (véase como dominamos el lenguaje inclusivo e inclusiva) afirman que el responsable es un acreditadísimo proveedor español con todas las garantías ¿Me pueden facilitar el nombre del tal proveedor o pudiera ser que se tratase de algún familiar o amigo? Pero para mayor “inri” resulta que El Mundo (28 de marzo) ha publicado una información con el siguiente literal: «Sanidad vuelve a recurrir a la empresa china de los test fallidos del coronavirus. El Gobierno confía de nuevo en ShenzhenBioeasy para comprar las pruebas diagnósticas pese a no tener licencia». En fin… a lo que parece no se admiten devoluciones. Probablemente estará pasando lo que en algunos comercios de barrio que, cuando no estas satisfecho con un producto, te dicen que te lleves otra cosa pero que el dinero no te lo devuelven. De ser este el caso, recomendamos que al menos se intente que ShenzhenBioeasy facilite una “tarjeta regalo” a canjear por alguna otra cosa (fuegos de artificio por ejemplo) cuando vengan tiempos mejores. Pero ante todo, más tests inútiles NO, por favor.

CUENTOS CHINOS

Antes de entrar en materia y abordar los cuentos chinos queremos y debemos dejar constancia de nuestro reconocimiento y amor hacia unas Fuerzas Armadas que, como no podía ser de otra forma, se han puesto al servicio de España y de los españoles. Además lo están haciendo con profesionalidad, cariño y un desmedido entusiasmo.

Y ahora si, a por los cuentos y los cuentistas. Si consultamos la página oficial del EMAD podremos leer el siguiente texto:

«Continúa la operación ‘Balmis’ con más de 2.500 efectivos desplegados pertenecientes a los tres Ejércitos, UME y Guardia Real en 172 localidades de toda España para hacer frente al COVID-19. La operación, que comenzó el día 15 de marzo, está dirigida por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y conducida desde el Mando de Operaciones»

Los efectivos despliegan en toda España ¿En toda?

Las patrullas de presencia están expresamente excluidas de siete provincias, provincias que mal que le pese a unos cuantos pertenecen a España (al menos todavía). Es cierto que la dejación de soberanía se ha intentado maquillar con algún traslado de camas y alguna desinfección puntual en puertos y aeropuertos, cuyo estatus jurídico es especial (permanecen dentro del ámbito competencial del Estado, al menos de momento ya que las regiones secesionistas reclamaban, reclaman y reclamaran las transferencias de estas y cuantas competencias puedan imaginarse).

El caso es que Torra y Urkullu van a la suyo y aprovechan incluso las situaciones más trágicas (pandemia con estado de alarma incluido) para dejar claro que el Estado, España, ejerce poca o ninguna soberanía sobre sus cortijos autonómicos. El que quiera ampliar información puede leer la noticia publicada hace unos días en El Confidencial Digital con el siguiente titular: El plan militar del estado de alarma nunca ha contemplado el despliegue de patrullas en las calles de Cataluña y País Vasco[1] Sincera y lamentablemente creo que el artículo está bien documentado y muy en lo cierto.

A través de los comunicados del propio JEMAD se trata de enviar un mensaje de unidad y tranquilad.

“Esto es una guerra de todos los españoles. Todos estamos involucrados en esta pelea contra el virus. En esta guerra irregular y rara que nos ha tocado vivir o luchar, todos somos soldados

Sin embargo, la realidad es que hay españoles que no están en esta guerra. Las patrullas de presencia operan con regularidad todo el Territorio Nacional excepto el País Vasco y Cataluña donde, desde que comenzó la operación Balmis hasta la fecha, nunca lo han hecho. ¿Quiénes son todos los españoles? ¿Somos conscientes de que los catalanes y los vascos se sienten abandonados y discriminados por no ver a sus Fuerzas Armadas en una situación de emergencia? ¿Somos conscientes de que los secesionistas están explotando y explotarán esta dejación de soberanía y que, ocurra lo que ocurra, acabarán culpando a España por su falta de acción? ¿Esta guerra irregular y rara afecta a Cataluña y al País Vasco o es que en esos territorios no hay contagios?

Eloisa Pérez de Pascua

[1] Enlace 

31 marzo 2020

Blog: generaldavila.com

CENTENARIO DE LA LEGIÓN (81-15) UNA GENERALA EN BOSNIA-HERZEGOVINA Ángel Morales Díaz-Otero General de Brigada de Infantería DEM (R) y Coronel Jefe de la AGT CANARIAS

A modo de preámbulo y antes de pasar a los hechos concretos que nos ocupa, el Toque de Generala fue realizado a través de todos los medios radio y telefónicos de la Agrupación Táctica (AGT) Canarias, por el entonces Cabo Julio cornetín de ordenes del Tercio D.Juan de Austria 3º de La Legión y en aquellos momentos escolta del Jefe de la Agrupación, quién la ordenó al amparo de nuestro Espíritu de Compañerismo del Credo Legionario “Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo, hasta perecer todos”.

Este acontecimiento, que en mi larga vida militar en activo, 44 años, solo la he escuchado esa vez hecha una realidad, fue el que consiguió el desenlace positivo de aquella difícil situación. Además del Cabo Julio su ejecutor, hoy destinado como Cabo 1º en el RI Soria 9 de Fuerteventura, como del resto de los componentes de la Plana Mayor de Mando (PLMM) de la AGT, su jefe el Teniente Coronel (TCOL) Castro Zotano (General de Brigada.-GB.- Retirado), el Comandante (CTE) Salafranca (Coronel.-COR Retirado), el CTE Torres (COR Retirado), el CTE de Salas (GB Retirado),el CTE Arias Salgado (GB Retirado), el Capitán (CAP) Lanfus (GB en Activo), el CAP. Salom (GB en Activo), el CAP. Esteban (GB en Activo). Etc., son testigos de este hecho y que estaban junto al Coronel jefe en esos momentos. Por su lealtad y apoyo aquel día y siempre a mi lado, quiero recordar a dos magníficos Comandantes de mi PLMM Corisco y Acuña hoy desgraciadamente Generales de Brigada fallecidos.

El relato que escribo y cuento como historia de los legionarios, es un hecho real que aconteció en Bosnia-Herzegovina a la AGT Canarias durante su permanencia en ese país, formando parte de las Fuerzas de Protección de Naciones Unidas (UNPROFOR) en el año 1993.

Estaba desplegada la AGT desde SPLIT en Croacia, base retrasada de su Destacamento Logístico (UAL), hasta el Norte de Jablanica en cuya zona, de 100×190 km, cumplía su misión de Ayuda Humanitaria con escoltas de convoyes y entrega de comida y medicinas, así como las del transporte de heridos, enfermos o desplazados, con las dificultades desde la llegada a zona de operaciones , acentuada por el estallido de la guerra entre bosnios-musulmanes y bosnio-croatas y ambos contra los serbios-bosnios.

Esta noble misión, fue ampliada a petición de Teniente General Morillón Jefe de UNPROFOR en Bosnia-Herzegobina y ratificada su autorización por el Comandante de la Fuerza de Acción Rápida (COMFAR) General de División Muñoz-Grandes, con la de Interposición entre fuerzas contendientes, ejércitos del HBO-Croatas, Bosnios y Serbios, misión mucho más sacrificada y peligrosa que la inicial. La AGT durante su estancia de seis meses en esa zona de combates tuvo 68 bajas, de ellas 10 muertos y 58 heridos.

Aprovecho estas líneas, para dedicarles el recuerdo de mi admiración y cariño hacia todos aquellos valerosos soldados, así como enviar a sus seres queridos, representados por la familia, mi querida Rosa esposa de nuestro primer caído en Misiones de Paz el Teniente Arturo Muñoz Castellanos, al que conocía desde niño, nuestro agradecimiento por el sacrificio y entrega de sus vidas, así como expresarles a todos el honor y orgullo de este veterano General de haberlos mandado.

El episodio que a continuación se expresa concuerda con lo que especifica el DIARIO DE OPERACIONES de la AGT CANARIAS, del Grupo Táctico COLON (Bandera Ligera Mecanizada VIII”COLON”) y de la UAL, así como de la memoria de aquellos hechos del Coronel Jefe de la AGT:

El 25 de abril una Sección de la Compañia (Cia.) Farnesio del Destacamento de Jablanica, compuesta de 3 BMR,s de línea y 1 Mercurio de transmisiones. Sobre las ocho de la mañana patrullaba entre los pueblos de Ostrozac y Celevici con la misión de información de la zona para conocer detalles de las posibles dificultades en los transportes de ayuda humanitaria y acudir en ayuda o interposición ante cualquier conato de enfrentamiento entre bosnios-musulmanes y del HVO-croatas.

La Sección al mando del Teniente Jose Luís Monterde Maldonado y sobre las diez de la mañana es parada por un grupo de milicianos croatas armados que huían de su pueblo Radesine, atacado y quemado la noche anterior por los bosnios. A este grupo de unas 20 personas se unen muy rápidamente otras 200 entre mujeres, ancianos y niños y piden la protección de Naciones Unidas pues estaban siendo perseguidos por los “cisnes negros”, un grupo numeroso de musulmanes que vistiendo de negro y cinta en la frente del mismo color, sembraban el terror en la zona y que estaban desplegados y apuntando con sus armas contra-carro, los RPG7, a los BMR,s españoles. Los bosnios le dan 5 minutos al Tte Monterde para que les entregue a los 20 milicianos armados o de lo contrario dispararan sobre los BMR,s, legionarios y civiles.

El Oficial habla por radio con el Coronel, que ha tomado el mando de la situación desde su Cuartel General de Medjugorje, le explica la situación de su patrulla y su Jefe le ordena que los milicianos dejen sus armas y así poder protegerles, ya que armados y protegerlos sería tomar partido por los croatas, y le comunica que la decisión que ha tomado, escuchado el parecer de su Estado Mayor, es ir con toda la Agrupación a defenderlos como contempla nuestro CREDO LEGIONARIO. El Tte Monterde animado por las noticias de su Coronel y pensando en los Espíritus Legionarios de Compañerismo y de Unión y Socorro, cumple con extraordinaria entereza su misión de protección.

Es en esos momentos cuando se abren todas las radios y teléfonos para que se escuche con claridad la GENERALA, el Cabo Julio se emociona tocando su cornetín lo mismo que el resto de Jefes, Oficiales Suboficiales y Tropa de la Plana Mayor, pero todos con el convencimiento que la Decisión está bien tomada para apoyar a sus compañeros. Se pasa la orden de municionar y suministrar para 3 días de combate a todas las Unidades de la AGT.

La Misión será la de dirigirse en dirección a la zona del conflicto, para ayuda de sus compañeros legionarios, marchando con rapidez por diferentes itinerarios. Desde SPLIT  la UAL al mando del CTE López de Maturana en sus vehículos de transportes y suministros; desde DRACEVO con todas las unidades de maniobra del GTMZ COLON y de la Cia MZ de Zapadores al mando del TCOL Alonso Marcili; desde MEDJUGORJE el Coronel Jefe con la PLMM Mecanizada Operativa, el Escuadrón Ligero Acorazado y la Cia. Mecanizada de Transmisiones y desde JABLANICA con el resto del SGT Farnesio al mando del CTE Mariñas. La orden es no parar o abrirse camino por todos los Check-Point en manos de bosnios o de croatas para llegar a la zona de Radesine.

Cuando los cisnes negros se aperciben, recibiendo información de sus fuerzas bosnios-musulmanas, que las Unidades españolas empiezan a moverse y que van de camino 1200 legionarios dispuestos a defender a sus compañeros, su actitud cambia radicalmente. Recogieron el armamento de los HVO y dejaron de apuntar con los contra-carros, establecen conexión con el Tte. y le permiten escoltar a los civiles. Ante esta nueva situación el mando de la AGT revoca la orden dada y repliega a todas las Unidades a sus respectivos Bases, manteniendo el estado de alerta

Como habréis percibido en este breve pero curioso relato, las decisiones que se toman pensando en nuestro Credo Legionario son valiosisímas lo que nos lleva a pensar que nuestro Coronel Fundador no se equivocaba en nada al escribirlos.

Ángel Morales Díaz-Otero. General de Brigada de Infantería DEM (R.) y Coronel Jefe de la AGT CANARIAS

Blog: generaldavila.com

29 marzo 2020

ASESORAMIENTO E INTELIGENCIA EN LAS OPERACIONES. Vicente Díaz de Villegas y Herrería Soldado de España

Entre los factores de estudio para la decisión del mando en las operaciones está el enemigo. Se estudia al enemigo para ver cuales son sus posibilidades de acción, sus probabilidades y la intenciones de empleo.

En el ciclo de Inteligencia está la Dirección, Obtención, Análisis y Difusión. En la Obtención es necesario situar los receptores humanos o técnicos, ocupando ventanas en los lugares y momentos oportunos que observen indicios de la acción enemiga para dar tiempo a actuar o reaccionar confirmando las posiciones y acciones del enemigo.

Después se integra en el sistema de análisis junto a otros estudios como su orden de batalla, armas y efectos y las personalidades de sus líderes.

En la crisis del CV19 que nos ocupa, parece que lo que han sobrado son indicios y lo que ha faltado es un análisis apropiado de los mismos pero, sobre todo parece que ha habido una voluntad de ignorar qué enemigo se nos venía encima.

En el EM alemán cuando sus juicios eran ignorados por sus jefes, estos jefes debían firmar el enterado desacuerdo para ajustes posteriores en caso de fracaso.

¿Qué asesoramiento recibió el gobierno? ¿De quién ? ¿Cuándo?

La voluntad de retorcer argumentos y no valorar los asesoramientos, por ideología e incapacidad, se ha traducido en una imprevisión para dotarse, ya en enero, del material que era considerado vital para combatir los efectos del virus, mientras se llamaba con insistencia al 8M se repartían subvenciones a las organizaciones de amigos que sirvan de hubs para colocarse cuando estén en la oposición.

Las subvenciones llegan a nivel internacional, como con las exministras de ZP colocadas en ONU gracias a la generosa aportación de los impuestos de los españoles a la Organización. Otros ejemplos a reseñar sobre subvenciones, fué el de una ONG en 1999 en Kosovo que con el nombre de Madre Teresa, aunque nada tenía que ver con la orden de la Madre Teresa, recogía fondos para las fuerzas combatientes del UÇK. Otro tanto se puede decir de los cientos de ONGs, desmanteladas a raíz de los atentados del 11S, que servían de tapadera y subvención a los terroristas.

En España no somos ajenos al fenómeno con fundaciones, grupos, y ONGs que sirven a partidos políticos.

El corolario económico del Virus es la inactividad y hundimiento de la economía. Es el momento de adelgazar la elefantiásica estructura política en todos los niveles de la administración del Estado, empezando por el número de Ministerios, siguiendo por los parlamentos y parlamentarios, consejerías y embajadas autonómicos, hasta llegar a los Ayuntamientos sin olvidarnos de los de la Unión Europea.

La pandemia ha arrojado en España más luz sobre una política que, dejó de ser servicio a España y a los españoles al enfermar por la cantidad de sanguijuelas que la debilitan con:

– estructuras superfluas – (OPG, Organizaciones de Partidos Gubernamentales)

– derroche de capitales

– corrupción para enriquecimiento de familias y amigos de “políticos” disfrazados de demócratas.

– colocación de personal, que ni esta preparado en la materia específica ni sabe de gestión empresarial de nivel, al frente de puestos de las estructuras y organizaciones empresariales del Estado (Correos, ENUSA-Empresa nacional del Uranio-, Eléctricas, RTVE, EFE, Dirección de la GC, Autoridades portuarias…) retribuyéndoles muy por encima de las pagas de los funcionarios

y militares de mas alta responsabilidad y preparación.

– Infiltración de diktadores con ideologías liberticidas.

Ahora hay que ahorrar controlando el aparato estatal, adelgazándolo y seleccionando a los mejores.

Nos va a ir mejor. Se podrán comprar Respiradores, EPIs, …y levantar la economía.

Es hora de hacer los EREs de la PolitiquePoliticienne.

Mientras tanto es hora de abrir las Cortes y que el Gobierno/Ejecutivo dé cuenta y sea controlado por el Legislativo. Que los diputados den la cara la cara y que los tribunales juzguen conductas ante los mas de 2.100 muertos como están dando la cara y la vida los Sanitarios, Policías, Soldados, Camioneros, Reponedores, Agricultores, Bomberos, Electricistas…

Vicente Díaz de Villegas y Herrería Soldado de España

23/3/2020

Blog: generaldavila.com

QUEREMOS UN GOBIERNO QUE NO NOS MIENTA. DESALOJEN LA MONCLOA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Todo esto les produce mucha risa

¿Tiene mascarillas ILLA? No esas las venden en la Moncloa. ¿Y test del coronavirus ILLA? No son fiables, pero si compra un gel desinfectante viene un “TEST ILLA” de regalo. Me dicen en la farmacia.

¡ILLA! ¡ILLA! ¡ILLA!; ¡ILLA maravilla! ¡Queremos “TEST ILLA”! Cantaba el PSC o el moncloita, o los chinos. Más bien algunos de los chinos. Que se la han clavado. Si no fuese por la gravedad del asunto las chirigotas durarían la eternidad del virus. Malo es un tonto, peor dos, tres, cuatro y así… En la tele a diario. La Moncloa se los compra a los chinos, sin homologar. Dos tontos por el precio de uno. No caben más en el recinto de la Moncloa. Pero mandan, nos mandan a… o al cementerio, que ni eso, mientras dice el Gobernador del Reino <<ahora va a llegar la ola>>. Sin dignidad, solo con un mínimo debería dar paso a la solución que lleva días esperando en la puerta de la Moncloa para entrar cuando ellos salgan. Habrá que cambiar el colchón. Va siendo hora.

Dicen que España se ha convertido en una inmensa corrala que habla desde los balcones, que son tiempos de unidad y de no crear polémicas políticas. Creo que es un grave error. Es tiempo de salvar vidas y de gobernar con eficacia y sobre todo con verdad; caso de no hacerlo se debe remediar la situación con un relevo inmediato.

El Gabinete de Crisis no debería ser el que es. Esta es una situación sin precedentes que requiere tomar decisiones sin precedentes. España no es de Sánchez ni de Iglesias.

Tenemos científicos en el Centro Superior de Investigaciones Científicas verdaderamente alarmados por la ineficacia del Gobierno y por no haber reunido un Comité de expertos para la lucha. La política debe ponerse a retaguardia de la ciencia, para apoyar, no para decidir como <<Illa maravilla>> que de esto sabe nada; dudo si de política sabe algo. Un verdadero peligro.

¿Que necesitamos? Un Gobierno que no nos mienta. Nada hay tan grave y perjudicial que el irresponsable desconocimiento. Peor que la mala intención. No todos valemos para todo. Este presidente es… ¿para qué repetirlo?, y su vicepresidente más, pero más listo. Agazapado en su zorrera espera que la gallina quede suelta y sin vigilancia.

La solución urgente es que alguien se haga cargo de la crisis. Sé que los científicos están alarmados, las industrias sanitarias sobrepasadas y asustadas, los médicos aterrados, la población desinformada. Empieza el pánico. El pánico son ellos, no la enfermedad; la incapacidad, inútiles que nos conducen al precipicio.

ILLA vete. Sánchez vete. Iglesias sal de tu zorrera y vete.

Era <<muy bajo el riesgo de coronavirus de China en España>>, decía el insensato maravilla.

ILLA vete a la… Sí, no te equivocas, ahí. Llévate contigo al conjunto que te apoya y dedícate a jugar a los chinos.  Todos mienten, y cuando digo todos, sé lo que digo. Órdenes. En boca de uno de ellos: <<Aquí todos mentimos>>.  Al fin Defensa se digna decirnos el número de soldados contagiados. ¿Secreto de Estado? Apañados vamos. Y lo que te rondaré…

Si nos queréis, irsus. Desalojen la Moncloa, dejen hueco.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

27 marzo 2020

 

EJÉRCITO SOMOS TODOS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Dedicado a todos los que en primera línea de combate luchan contra este enemigo invisible con grave riesgo incluso para su vida. No tendréis recompensa, a pesar de que os lo debemos todo. Vuestro sacrificio y patriotismo perdurará por generaciones.

En la puerta del Congreso de los Diputados debería levantarse un monumento a vuestro ejemplo. Más que los leones destaca vuestro valor y fiereza ante este adversario, el más cruel hasta ahora conocido. ¡Gracias!
Ejército somos todos. Con ese título iba a dar una conferencia en un pueblo de Valencia, Quartell, organizada por la Asociación Cultural 6 de diciembre y  aplazada por razones obvias. Cuando la preparaba aún no se había desatado la guerra. Aunque sin saberlo estábamos sitiados. El título ahora cobra todo su valor. No es necesario añadir nada más: Ejército somos todos.

La guerra empezó en un lugar muy lejano, en el periodo de los Reinos Combatientes. Entonces decía el Duque de Sung que <<El virtuoso no aplastaba al débil y no daba orden de atacar antes de que el enemigo hubiese formado filas>>. Después de mucho tiempo, cuando se empeoró, el hombre supo el poder que daba el engaño, que la guerra era el reino de la traición y de los abusos, y llegamos a los tiempos actuales. Una lenta evolución para llegar hasta el poder y maldad, lo que obliga a la necesaria vigilancia y defensa, preparación y alianzas. Es inevitable. Tanto, que los guerreros tuvieron que enfrentarse incluso a un enemigo que había evolucionado hasta convertirse, paradójicamente, en un virus letal.  Para lo cual no estábamos preparados.

El que pierde la iniciativa es derrotado.

<<Conoce al enemigo y conócete a ti mismo, y podrás libra cien batallas sin saber los que es la derrota>>, dice el proverbio de Sun Wu Tzu.

Nada sabemos, nada conocemos, aunque supimos de su ataque  y no hicimos caso, pudimos y no quisimos, y con la alegría de superar las dificultades olvidamos el riesgo de la muerte.

Los generales, aletargados, gozaban de sus entorchados. Todo el arte de la guerra está basado en el engaño, y la guerra se volvió contra ellos, que somos nosotros. Cuando quisieron salir de su letargo hubo urgencia para tapar sus errores iniciales. El 8M es una losa que pesará siempre sobre sus responsables. No se había tocado generala a tiempo y el enemigo había roto las primeras líneas de defensas. Era urgente borrar aquella imagen de la inicial derrota y pusieron en marcha su campaña personal mediática.

Día D, hora H: 8M.

Por fin algunos se dan cuenta. Movilizan a sus Ejércitos. Tienen el mejor Ejército del mundo, el español. Un ejército que lucha unido, disciplinado y alejado del rumor mediático que tanto marea y tan poco colabora. Un Ejército heterogéneo que conoce que <<la guerra es un asunto de importancia vital para el Estado, es la provincia de la vida y de la muerte, el camino que lleva a la supervivencia o a la aniquilación>>.

Creyeron que sacaban al Ejército a la calle como un velo encubridor de sus  errores iniciales, sin darse cuenta que el Ejército llevaba días luchando en hospitales, farmacias, centros de salud, con soldados de batas blancas, sin general que les guiase y dotase de coordinación y medios. Solos.

<<Hay una cosa que es de gran importancia en la guerra, y es ser rápido como el relámpago…>> <<Cuando estalla el trueno es demasiado tarde para taparse los oídos>>. Todos eran soldados, pero sin general. Han desplegado en la guerra. Sin duda una guerra con todas sus características. Muy grave y compleja, tanto que supera el juicio sensato y elemental: ¿Qué es esto? ¿Qué está pasando? Nadie lo sabe. Una guerra que requiere planificación, método, análisis de los factores, despliegues, armas, generales y soldados.

Los mejores. Ahí están: Médicos, enfermeros, sanitarios, celadores, conductores de ambulancias, transportistas, camioneros, taxistas, empresarios, trabajadores, policías, bomberos, dependientes, fabricantes, y soldados de uniforme. Pero sin General.  Acostumbrémonos a no diferenciar entre unos y otros uniformes. Son lo mismo: soldados en combate.  Estas son guerras variopintas de muchas y diferentes trincheras y alambradas. Esta es una guerra, como serán las del futuro, de todos, y llevar o no uniforme no será la diferencia, sino la misión de cada uno y el arma que cada uno maneje.

Estos soldados que ven son sus soldados. Los de España, de los españoles. Seguramente muchos de ustedes los conocen, porque son ustedes mismos. Otros los ven, observan, pero no los conocen. Ven una cara de soldado y es la misma, se repite, como la de otros miles.

Los conocidos y clásicos ejércitos están normalmente en el frente en primera línea, hoy les toca la retaguardia, el enemigo ha roto la barrera defensiva y ha llegado al fondo, donde despliega la logística, donde se mezcla con la vida inocente. Es otra guerra no inesperada pero ha llegado explotando un factor que la hace muy peligrosa: la sorpresa. Mientras atacaba el jolgorio seguía, los soldados avisaban, pero nadie al enemigo veía.

Es una vida dura la del soldado. Requieren tu presencia mal y tarde. Es una vida de incomprensiones y de segunda fila, hasta que les rebosa la situación. Una vida llena de constantes riesgos, fatigas y sacrificios. Duras jornadas de incertidumbre en lejanos horizontes donde eres permanente centinela que espera la aurora. Siempre es dura la guerra, pero lo es más cuando te enfrentas a un enemigo escurridizo, cruel y duro, que no suele dar la cara y -¡cuántas veces!- limitada tu posibilidad de reacción. Pero estos soldados de los que hablo son los de siempre y, ahora, mezclados con los soldados de las batas blancas, médicos, sanitarios, celadores, limpiadoras; soldados que se han encontrado sin la dotación adecuada, sin munición, y se defienden con valor, lucha incansable, sacrificio y dolor al ver al compañero herido, moribundo, muerto. Se han encontrado con un enemigo que les ha roto las barreras de defensa normales y nadie les ha avisado. Ahora no tiene tiempo para descansar y verter lágrimas ni expresar dolor. Solo luchar. Otros uniformes, que normalmente son los de primera línea de frente, amparan a las vanguardias, las apoyan en lo que pueden, desinfectan, transportan, vigilan, regulan, animan, todos soldados.

Es una vida dura la del soldado. La de hombres que cuando el amor a la vida les dice al oído que se separen del peligro, les dice su espíritu militar que se mantengan en el puesto de honor.

Es una vida dura la del soldado, que acepta el sacrificio, incluso el mayor de todos, sin que haya razones de índole material que le lleven a ello. Estar convencidos de que se lucha por una causa justa es su asidero moral más firme ante la brutalidad de la guerra.

Es el honor y la honra los sentimientos que han acompañado a las unidades moviéndolas hasta límites insospechados.

Es una vida dura la del soldado cuando te envían a una guerra sin nombre, enmascarada con mensajes que limitan el espíritu de lucha propio y la voluntad de vencer.

Es una vida dura la del soldado que vive pendiente de un contagio, de un descuido, de una emboscada, una infección que atraviesa la mascarilla, la permanente incertidumbre que acontece cuando en soledad recuerdas lo que está ocurriendo.

Es una vida dura la de soldado cuando te juegas la vida mientras en las moquetas se discuten y ponen en entredicho las razones y las órdenes por las que te han trasladado a estos confines.

Es una vida dura la del soldado, pero no hay vida más honrosa y hermosa siempre arropado por la camaradería y la fraternidad de tus compañeros.

Al ver a esta gente, a estos soldados que podíamos llamar de bata blanca, siento un enorme orgullo patrio. Las alabanzas y elogios les suenan a quimeras lejanas, a promesas siempre incumplidas. El elogio no forma parte de su fortaleza sino el deber cumplido. No se prestan al juego mediático y huyen de los discursos y brillante literatura. Es tan dura la lucha de estos soldados que hablan poco, cuentan lo imprescindible y piensan y sueñan con la victoria; para los demás.

Estos soldados a los que hoy dirijo mis palabras y mi agradecimiento somos todos. Porque Ejército somos todos. A la hora de luchar cada uno cumple con su deber. Uniformes blancos, batas, mascarillas, ambulancias, hospitales, consultas, farmacias, laboratorios, heridos leves, menos graves, graves y muertos. Triaje de guerra, selección, encierro, aguante paciencia, dejar que trabajen los que saben, los que curan, los que se entregan y buscan la solución.

El mejor Ejército del mundo, la mejor Infantería del mundo.

<<Por esto el general que no busca su gloria personal cuando avanza, ni se preocupa de evitar una sanción cuando retrocede, y cuya única finalidad es proteger a la población y servir al superior interés de su Soberano, es una joya para el Estado>>, dice Sunzi.

Y digo yo: ¡Ay! si tuviésemos buenos generales.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

26 marzo 2020

Blog: generaldavila.com