EL MOMENTO MÁS OSCURO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Dicen nuestros marinos vigilantes de la proa de su buque. Dicen los centinelas que esperan el alba. Dicen en la absoluta oscuridad de la noche en la mar o en tierra. El momento más oscuro es ese instante que precede al amanecer, cuando se espera la aurora. Son momentos en los que aparecen los sensores de la supervivencia del hombre, los más elementales, de los que dependes tú, pero aún más, de los que dependen los tuyos que duermen. Dios quiera que nuestros centinelas no se queden dormidos en lo más oscuro. Es una reacción que se da entre los cobardes, que no es otra cosa que el equivalente a irresponsables. Los códigos de guerra castigan con el fusilamiento al centinela que se duerme frente al enemigo.

<<La noche comienza ya y será bueno obedecerla>>. Esta puede ser una larga noche silenciosa. No debería. No nos atreveremos ante la oscuridad; el miedo nos abraza y nos contiene. Nos jugamos, como el centinela, no lo tuyo, sino lo de los nuestros. Eso es lo único que me hace estar vigilante en este momento de negrura. Por mi me echaría a dormir, ¡¿qué más me da ya la luz que la oscuridad?! Estamos en el oscuro apogeo de la noche, en el silencio de la noche oscura, aún podemos escuchar la palabra, no la de ellos que se mueven silenciosos en la oscuridad, sino la del centinela que avisa de su presencia. ¡Qué no se duerman los centinelas!

¿Cómo va la noche centinela?

<<Guardia, ¿qué de la noche? Guardia, ¿qué de la noche? 
El guardia respondió: La mañana viene, y después la noche; preguntad si queréis, preguntad; volved, venid >> (Isaias XXI; 11-12).

Volved, venid, preguntad. Ese es el ciclo.

Entramos en la negrura de la noche que es un indicador del pronto amanecer.

Previsible lo que nos encontraremos en el campo de batalla, porque <<anduvieron en la oscuridad de la noche, como dos leones, por el campo, donde tanta carnicería se había hecho, pisando cadáveres, armas y denegrida sangre>> (Ilíada, Canto diez).

Muchos se quedarán en el camino si abandonan la vigilancia y las armas. El amanecer está pronto, pero la noche no es quietud para lobos hambrientos. Es el momento de leer con detenida explicación la consigna de cada puesto. Estar atentos a los relevos, al santo y seña, vigilantes.

Hemos elegido a nuestros centinelas. Tiene las órdenes claras y tajantes. Conocen su misión y deben cumplir su deber. Si no lo hacen son reos de la pena máxima.

Y no volverá a amanecer, aunque sea de día y nos traspasen los rayos del sol. Si se durmiesen.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

COMO LOS ESPAÑOLES: ENTREGARSE CON LAS MANOS ARRIBA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Autoridad policial, moral, militar, política… eclesial. Miro a mi alrededor y pierdo la vista. Negro. Oscuro. Sin referencia en el horizonte. Abuso.

Cordura: “Prudencia, sensatez, buen juicio”. También hacer cordura: “hacer reflexión”.

Nada.

Grandes y pequeñas acciones. Desde hundir una nación entregada a comunistas y socialistas de los años treinta a ver actuaciones policiales desmesuradas ante un hombre mayor que se manifiesta en Madrid en la sede del PSOE; no pertenecía a los CDR claro. Gritar Viva España está prohibido ante Sánchez.

Para colmo el Papa, la autoridad moral, arrea con fuerza y cara de pocos amigos a una feligresa que quizá agarra demasiado. Me ha recordado -en todo lo contrario- a la mujer que tocó el manto de Jesús: <<¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? …al instante había sido sanada…Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz>>.

Quizá ha llegado la hora de arrear. Crispación, inseguridad. ¿En quién confío?

No crean que estas cosas hacen bien alguno.

Hay honda preocupación por el ataque estadounidense con drones en el aeropuerto de Bagdad en el que ha muerto el general iraní Soleimani.

“Su marcha hacia Dios no pone fin a su camino o su misión, pero una poderosa venganza aguarda a los criminales que tienen su sangre y la sangre de los otros mártires de anoche en sus manos”, ha sido la respuesta verbal del ayatolá Jamenei, líder moral y material de muchas vidas. Infunde temor.

Avisábamos hace unos días de las maniobras navales combinadas de China, Rusia e Irán. Una preocupación más porque esta guerra, que venimos anunciando hace tiempo, puede en cualquier momento presentarse en su forma más conocida y terrible: de controlar nuestros movimientos y mentes a terminar con todos nosotros. Es tan fácil como que tenga un mal día el coreano del norte o similar, que los hay al frente de muchos misiles.

Por lo pronto hasta aquí ya han llegado las flechas del arco que llevaba tiempo tensado desde aquellos lugares lejanos.

Si no fuese por los niños no creo que los Reyes Magos se atreviesen a adentrarse por territorios tan hostiles. Seguramente les llamará Jameini para pedirles información sobre el belén que ha montado en España.

Por lo pronto el Papa ya se ha arremangado y se ha puesto a repartir…

No queda nada ni nadie. Antes creía en los Reyes Magos. Ahora en Amazon y cosas así.

¡Tiempos aquellos!

A última hora me comentan que lo más sensato es no enredarse en valores y defensas, sino hacer como los españoles: entregarse con las manos arriba. Se está escenificando el atraco en Madrid, Carrera de S. Jerónimo, s/n, 28071, allí donde vigilan los leones hechos del bronce de los cañones de guerra. ¡Para lo que sirven!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

5 enero 2020

EL PACTO QUE ACABÓ CON LA MONARQUÍA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Bandera del Gobierno Republicano Español en el exilio (Museo das Mariñas, Betanzos). Foto: Alfredo Erias.

El 17 de agosto de 1930 se reunieron en San Sebastián los elementos revolucionarios para perfeccionar un pacto cuya finalidad era derrocar al Rey e implantar la República. La nota oficiosa fue redactada por Indalecio Prieto y reflejaba poco más que la materialidad del lugar y los asistentes a la misma:

<<En el domicilio social de la Unión Republicana, bajo la presidencia de D. Fernando Sasiaín, se han reunido esta tarde los señores Lerroux y Azaña, por la Alianza Republicana; Marcelino Domingo, Álvaro de Albornoz y Ángel Galarza, por el partido republicano socialista; Niceto Alcalá Zamora y Miguel Maura, por la derecha liberal; Manuel Carrasco Formiguera, por Acció Catalana; Matías Mallol y Bosch, por Acció Republicana de Cataluña; Jaime Aguadé, por el Estat Catalá; Santiago Casares Quiroga, por la Federación Republicana Gallega, y otras entidades que, junto con el partido federal español, que por esperar acuerdos de su próximo Congreso no pudo enviar ningún representante, integran la totalidad de los elementos republicanos del país. También fueron invitados, con carácter personal, D. Felipe Sánchez Román, don Eduardo Ortega Gasset, D. Indalecio Prieto y D. Gregorio Marañón, que no pudo asistir por hallarse ausente de España>>. En octubre se sumaron el PSOE y la UGT.

Era el conocido como Pacto de San Sebastián. Un acuerdo que daba paso a la República que vería la luz en menos de un año: 14 de abril de 1931.

De aquella reunión nació el programa, el comité revolucionario y el comité militar. La monarquía tenía las horas contadas. Nadie hizo nada por evitarlo.

Al toque de Diana del día 12 de diciembre, se pronunció la guarnición de Jaca. La sublevación militar se adelantó por  el impetuoso capitán Galán: <<Si nosotros no empezamos no se lanzarán nunca>>.

El Comité Revolucionario quería un golpe militar, pero a su tiempo. Casares Quiroga viaja a Jaca para intentar contener a Galán, pero al llegar se queda dormido en el hotel. Cuando se despierta, el capitán ya se ha sublevado y va camino de Huesca. Como un sueño. Todo en nombre del Gobierno Provisional Revolucionario: un golpe de Estado militar en toda regla. Es ley; para ellos.

A partir de ese momento nadie estaba tranquilo. Se había inaugurado una etapa de permanente violencia y desconfianza política y social. Los políticos, después del fracaso militar y revolucionario, inventaron la escusa de las urnas. Probemos con las municipales. Jugaron con pólvora. Unas elecciones falsas, de falsa interpretación y amañados resultados. Al fin, como consecuencia de sucios pactos y manejos, sin razones legales en que sustentarse, llega a España la República, porque el Rey se va. Dicen que para evitar un derramamiento de sangre. Nadie ha dicho: un supuesto y posiblemente no seguro derramamiento de sangre que, al final, ya sin rey, se produjo. No era el rey el problema.

Aquel 14 de abril son las hijas de un general y marqués, Gonzalo Queipo de Llano, las primeras en subirse a una camioneta y recorrer las calles de Madrid gritando viva la República: <<en alguno de esos camiones, roncas de gritar y sinceramente convencidas de la gloria de la jornada, iban mis hijas>>. Lo que son las cosas.

Dice el Rey a los soldados: <<Cumplid siempre con vuestro deber, que yo no he de olvidar jamás el mío…>>.

¿Y si el Rey resiste? La pregunta hoy es más evidente y sabemos la respuesta.

El Rey se marcha, abandona el ejercicio de sus funciones para evitar un supuesto y posiblemente no seguro derramamiento de sangre.

No había razón alguna; nadie había depositado en las urnas la forma política del Estado. No eran para eso las elecciones. Solo eran unas elecciones municipales que el Rey ni perdía ni ganaba; él no jugaba. El Rey Alfonso no había triunfado ni perdido. No se le había consultado nada a la República ni a la Monarquía, a nadie le habían preguntado su preferencia.

Nunca se sometió a referéndum la forma política del Estado. Conviene tenerlo muy en cuenta. Eran solo unas elecciones municipales: las del 12 de abril de 1931.

Éibar proclama la República

El 14 de abril, a las seis de la madrugada, Éibar proclama la República.

En Cataluña a las dos menos veinte de la tarde Luis Companys (Esquerra Catalana) iza la bandera tricolor en el Ayuntamiento de Barcelona. Maciá desde la Diputación Provincial se pronunciaba por la República Catalana, e invitaba a todos los pueblos de España a unírsele en una federación.

El reinado de Alfonso XIII termina como empezó, con un mensaje a los mismos que dirigió sus primeras palabras el día de su juramento como Rey de España. Al Ejército español y a la Marina de guerra: <<Manifestaros mi gratitud por la lealtad que siempre me habéis demostrado…>>. ¿Qué les quiere decir? ¿Ironía? Alguno se sonroja.

Ya nadie escucha. Nadie le escucha. Ya no es el rey. España ya no es monárquica. No se sabe muy bien lo que es. La confusión es generalizada.

Durante la travesía al destierro pide el rey un último deseo: que se le entregue la bandera de España que ondea en el barco, el crucero Príncipe Alfonso, que le lleva de Cartagena a Marsella, y que manda el capitán de navío Manuel Fernández Piña. El comandante no se atreve a cumplir los deseos del rey; consulta con el almirante José Rivera Álvarez de Canero, ministro de Marina, que, aunque cesado, acompaña al Rey en la travesía; no se atreve a tomar una decisión por lo que consulta con Azaña para que lo autorice. ¿Dónde estará aquella bandera? Tampoco autorizan al Rey a comunicarse con el exterior ni siquiera para saber de su familia (Carta a sus hermanos del comandante del buque publicada en ABC de 7 noviembre 1973 por Jesús Juan Garcés). A las cinco y media de la mañana desembarcaba Don Alfonso en Marsella y en el crucero español se izaba la bandera republicana. No hubo honores, hubo alguna lágrima, respeto mutuo, <<Jamás me han mirado en un barco con más respeto que ahora en este>>, dice el rey. Es bueno mirar a los soldados en todo momento; e interpretar con acierto su mirada.

El Buque de guerra “Príncipe Alfonso” en el que el Rey abandona España

El <<Príncipe Alfonso>>, el buque, regresa a España siendo ya  republicano. Adoptaría el nombre de <<Libertad>> y terminaría sus años de mar con el nombre de <<Galicia>>. Cosas de por donde soplen los vientos.

Se acabó la Corona. <<Nos regalaron el poder>> dice Miguel Maura, ministro de Gobernación.

Solo la incompetencia de unos dirigentes demasiado complacientes, con su escasa sabiduría gobernante, se llevaron por delante la monarquía y detrás de ella la república. Habrá que admitir la consabida frase: <<La República la trajeron los monárquicos y, después, la perdieron los republicanos>>.

La bandera oficial del Gobierno de la II República en el exilio aún se conserva. En el Museo das Mariñas de Betanzos (La Coruña).

Es la historia. Unos la desconocen y otros, que se aprovechan de la ignorancia, en cuanto pueden la repiten.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Banquete ofrecido por el Gobierno a los participantes en el “Pacto de San Sebastián”. De izq. a dcha: (sentados): Santiago Casares Quiroga, Marcelino Domingo Sanjuán, Alejandro Lerroux, Alcalá Zamora, Manuel Azaña, Fernando de los Rios y Jaume Aiguader; (de pie): Carrasco i Formiguera, Eduardo Ortega y Gasset, Luis Nicolau d’Olwer, Rafael Sánchez Guerra, Álvaro de Albornoz, Fernando Sasiáin, Angel Galarza, Diego Martinez Barrio y Matías Mallol Bosch. Madrid, 22 de agosto de 1931

16 diciembre 2019

RESPETO Y DESPRECIO Vicente Díaz de Villegas y Herrería. General de División (R.)

Una de las consecuencias de la deriva política que sufrimos en España es un sentimiento de desprecio hacia los parlamentarios, que ha ido creciendo entre la población. Este desprecio es consecuencia de la falta de preparación de algunos parlamentarios y de sus actitudes de falta de respeto en las Cortes y fuera de ella.

Sus Juramentos “por Mafalda”, hechos y consentidos, su aseo y vestimenta, sus intervenciones histriónicas, son ejemplos de su desprecio hacia ESPAÑA,  hacia todos los Españoles y hacia la LEY. Si añadimos a esto el hecho de que muchos de ellos son autodeclarados enemigos de España, nos preguntamos si somos maduros para votar. La respuesta es Sí, pero debemos actuar en consecuencia y no apoyar a delincuentes o a quienes con ellos se asocian, ya saben “dime con quién andas y te diré quién eres”. La crítica debe de traducirse en hechos y España está por encima de los partidos políticos y de personas que pueden dedicarse a otra cosa.

Hay preocupación en las filas del partido mayoritario en las últimas elecciones pero todos y cada uno de sus parlamentarios son y serán responsables de las consecuencias de apoyar o no el negociete de la investidura de su señorito.

En general, los parlamentarios, llegados al Parlamento, se olvidan de sus votantes para centrarse en los beneficios personales y familiares. El apoyo incondicional a fracasados exgobernantes sólo puede venir de aplaudidores, estómagos agradecidos. Desde luego no viene de su amor a España y del análisis de los resultados de sus gobiernos para España, su legado histórico y las capacidades de los Españoles. Las lealtades son al jefe eventual, quizás al partido y muy por detrás a España que es un chicle a malear y escupir cuando ha perdido el sabor.

Su Majestad el Rey, autentico profesional de la política ESPAÑOLA, y Jefe del Estado, recibe como un Señor a patanes que se disfrazan de jóvenes inconformistas dejando sus galas burguesas para eventos familiares  o lúdicos.

Entre los que no asisten a las consultas de SM el Rey están los enemigos de España. ¿Han de ser considerados como votos para formar un gobierno antiespañol?

La situación actual, con gobierno en funciones, es sin duda más estable que la de un frente popular secesionista demoliendo a España desde dentro. La ruleta del casino de los Leones se ha transformado en ruleta rusa.

Desde los años 20 incluida Dictadura de Primo de Rivera, pasando por el fin de la guerra civil española, que enlazó con la segunda guerra mundial, se dio paso a un periodo en el que primó el deseo de paz entre españoles y el progreso basado en la igualdad, el trabajo y el mérito en una España libre y unida. Ahora están los “guapos” de la historia de anteayer que desprecian a los habitantes de los Reinos Históricos con declaraciones, apelativos como charnegos o maketos y con tratamiento económico superior.

Toda aquella paz, progreso, mejora social, clase media… se ha ido diluyendo en un periodo de capitalismo comunista y liberal, que ha ido despreciando el regalo de 40 años de paz y progreso. Estamos en 2019 y a diferencia de los años 20 y 30 del pasado siglo, España ha gozado de esa herencia de paz manchada sólo por los cobardes asesinos terroristas y los partidos políticos que se han beneficiado de esos asesinatos.

La violencia está presente e in crescendo y rendirse al chantaje solo sirve para endurecer los postulados de los chantajistas que lanzan órdagos a gobernantes gobernantes más interesados que timoratos que hacen preguntarse si son gobiernos de España.

Cada vez más, sufrimos de un falso liderazgo que pretende brillar más que iluminar, servirse más que servir, dividir más que multiplicar.

De aquel I have a dream de M Luther King y el Imagine de John Lennon hemos pasado al adoquín, al corte de comunicaciones, a ensoñaciones racistas golpistas, a la manipulación de la cultura como nicho de interés político a la manipulación de la mujer como nicho de interés político, a la manipulación de la enseñanza para el adoctrinamiento como nicho de interés político a la manipulación de la ecología como nicho de interés político,…en definitiva a una suma de nichos de votos políticos que han convertido la sociedad en cementerio social.

Ya toca pensar en el way ahead  ante el worst case  populista secesionista. ¿Qué límites a nuestras libertades se pueden tolerar, qué límites a la secesión se van a mantener y cómo restaurar los destrozos?

Es desde los tribunales y con las necesarias nuevas leyes y decretos. Después de la autocomplacencia delincuencial de los políticos manifestada en las diferentes varas de medir Golpes de Estado, uno al gobierno y otro a España, parece que la RESPONSABILIDAD del control está en manos de la JUSTICIA-Poder. De momento, esperando a Jueces justos, sólo nos queda soñar y…rezar.

Vicente Díaz de Villegas y Herrería.Soldado de España

12 12 2019

Blog: generaldavila.com

«Sed buenos chicos y olvidaros de Gibraltar» Ángel Liberal Fernández, Capitán de Navío (R)

El embajador del Reino Unido con el presidente de la Junta de Andalucía

El pasado 27 de noviembre –según informó Esteban Villarejo en ABC- la embajada británica organizó un acto en Madrid para –aparentemente- presionar a España ante las dificultades que se les avecinan en Gibraltar por el brexit. Es notorio que no se augura nada bueno para la supervivencia de su colonia militar con su «formato actual», es decir, casi gratis por las facilidades que ofrece España y que aseguran el éxito de la economía local la cual financia parcialmente a la base militar. Todo ello pende de un hilo y ese hilo, esta vez, es de España.

En el acto citado intervinieron un vicealmirante británico que fue comandante de un mando marítimo de la OTAN y, un ministro consejero de su embajada.

Aferrados a sus procedimientos de trabajo, el vicealmirante dedicó unas palabras elogiosas a la aportación de España a la OTAN, la calidad de nuestros mandos y la de nuestra comunidad de Inteligencia. Unas palmaditas en la espalda para lo que vendría después.

Como no podía ser menos, se refirió a la necesidad de mantener la relación entre el Reino Unido y España en los intercambios de la comunidad de Inteligencia y la seguridad. Por si había alguna duda, recalcó que «Gibraltar es un asunto aparcado» para atender a las relaciones bilaterales en temas como la lucha contra el yihadismo y otros. El diplomático explicó que Gibraltar se aborda más en el ámbito del brexit pues la relación entre los dos países se centra en el turismo británico, la seguridad o el intercambio económico.

Como vemos, siguieron punto por punto sus prácticas de muchos años en las que incluyen como principios básicos, entre otros: «Aislar el contencioso del resto de las  relaciones hispano-británicas para que éstas no se vean entorpecidas por la presencia colonial» y, «Obstruir o bloquear la reivindicación española sobre Gibraltar».

Ya sabemos que cuando tienen problemas en Gibraltar apelan a sus supuestas buenas relaciones con España en otros ámbitos. Así consiguen que los españoles «flexibilicemos» nuestra postura y nos olvidemos de que el Peñón es una colonia militar; olvido que para nosotros resulta extraordinariamente perjudicial.

Pues ahí los tenemos, recordando –para quien quiera entenderlo- que la asunción de responsabilidades por parte de nuestros oficiales en la OTAN e incluso la eficacia en su cumplimiento y su propia tranquilidad, dependen en gran medida de la actitud que hacia ellos tomen los omnipresentes británicos. Lo mismo cabe decir de la asignación de misiones OTAN a nuestras fuerzas armadas.

En cuanto a la economía, quizá expliquen con detalle cómo es posible el milagro de que un territorio de apenas unos 6 km2, sin recursos naturales, pueda tener la tercera renta per cápita más alta del mundo.

No estaría de más recordarle al diplomático inglés quiénes son los mayores beneficiarios de la acogida que ofrece España a los turistas británicos ¿Cuántos cientos de miles de ellos vienen a disfrutar de nuestro clima, nuestra hospitalidad o nuestra sanidad, en vez de quedarse en su país?

Creemos que está bien hablar de la seguridad. Con un poco de suerte se atreverían a poner sobre la mesa los riesgos que Gibraltar supone para la seguridad de España.Podrían empezar explicándonos por qué el RU no ha hecho extensivas a Gibraltar las seis convenciones de Naciones Unidas sobre seguridad nuclear que sí se aplican en las islas británicas. A lo mejor también se atreverían a asegurar que «nunca más» podrá producirse un accidente como el del submarino nuclear HMS «Ambush» en julio de 2016, porque ejercicios como los que practicaba los van a hacer en las aguas británicas y no a muy pocas millas de la Costa del Sol.

Es la población de la Comarca del Campo de Gibraltar la que se ve forzada a asumir unos riesgos que no le corresponden como son los derivados de la base naval y del aeródromo de la RAF construido en el istmo ocupado ilegalmente. Entre otras muchas cuestiones no pueden soslayarse las reparaciones de submarinos nucleares, los movimientos de misiles y de munición convencional, los trasiegos de combustible e incluso,esas instalaciones militares como objetivos terroristas.

Los tráficos ilícitos también afectan a la seguridad. No nos referimos sólo a la supervivencia del secular y tan provechoso contrabando de tabaco. Hace pocos días se desmanteló en la provincia de Cádiz una red de narcotraficantes cuyos jefes eran de Gibraltar ¿protegidos por quién?

Respecto a la lucha contra el terrorismo, también podrían explicarlas razones por las que no han hecho extensivo a  Gibraltar, entre otros, el Convenio Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo (NN.UU. 09.12.1999). No queremos pensar que pueda haber en Gibraltar cuentas opacas que reciban fondos de organizaciones o países que financien el terrorismo.

Si están dispuestos a colaborar en cuestiones de Inteligencia, bien podrían ofrecer a España toda la información que los regimientos de señales británicos obtienen de nosotros gracias a la interceptación –desde Gibraltar- de nuestras comunicaciones sean civiles –públicas o privadas- o militares, transmitidas por telefonía, por radio, por cable submarino o por satélite.

El brexit pone en riesgo a las instalaciones militares situadas en el Peñón por su dependencia de la población y de la economía local. Ya veremos si el nacionalismo local, tan cuidado por los británicos durante los últimos setenta años, puede aguantar con el mismo entusiasmo que hasta ahora cualquier medida que España se vea obligada a adoptar en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, una vez que el RU salga de la UE arrastrando a Gibraltar,por ejemplo las relacionadas con Schengen y el paso por la verja.Quizá tendrían que terminarse la flexibilidad y generosidad demostradas por España, que actualmente alcanzan dimensiones que parecen cósmicas, llegando a incumplir las obligaciones que marca la UE.

No es lógico pensar que el tema ahora esté aparcado porque a los británicos les venga bien hablar de otras cosas como el turismo o los intercambios comerciales. Tampoco parece lógico pensar que España se ofrezca gustosamente a que los británicos sigan, desde Gibraltar, causando perjuicios como los citados, y eso que éstos son una mínima parte del total.

Creemos que esta gente lo que está diciendo es la frase del título o más claro:«Ayúdennos y no nos molesten en Gibraltar; como se porten mal, lo van a pagar en la OTAN». Sólo les faltó decir también, al mejor estilo siciliano: «De su seguridad ya nos ocupamos nosotros, desde Gibraltar». Por desgracia es posible que encuentren políticos y militares españoles convencidos de los argumentos británicos.

Ángel Liberal Fernández, Capitán de Navío (R.)

Blog: generaldavila.com

13 diciembre 2019

TODO ESTÁ CONSUMADO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Pedro Sánchez: el candidato

Cuando se consumó la exhumación de los restos de Franco de la Basílica del Valle de los Caídos, confundimos el gesto.

¡Que si la ley de memoria!, ¡que hay que ver!, ¡que a lo que hemos llegado!, ¡parece mentira!, ¡esto es la guerra!, ¡el valle no se toca!… ¡Ya!

Es triste recordar aquello del muerto al hoyo y el vivo… Simplemente es. Ahí está, ahí está.

No nos dimos cuenta que Franco era una escusa, simplemente el gesto, la señal de lo que vendría detrás. Mal agüero, y hasta me atreví a recordar el canto XII de la Ilíada:

<<y llevaba apresada entre sus uñas una roja serpiente color sangre…>>

Ahora se van descubriendo. Ellos y los otros. Casi todo.

Resulta que iban a ganar, pero no ganaron. Lo que no están dispuestos es a perder. Nunca lo sufrieron.

El gesto es lo que significa, es el aviso de lo que con él trae. Los restos de Franco se los llevaron a otra parte. Entre las condiciones: el olvido de la derrota -por ley- y  vuelta a empezar. No era solo vencer a Franco. Un mensaje que creo no necesita más explicaciones. Obviedad.

-Si hemos sido capaces de esto. No sabéis lo que os espera.

Se cerró todo aquello y lo que aquello trajo. Hasta la Navidad; convertida en acto pagano. Volvamos a los inicios y empecemos de nuevo. A los tiempos, no del futuro, no, sino a aquellos anteriores a la derrota. Desde ahí comencemos lo que no supimos ganar con honor. La calle es nuestra. Una vez más. Constituyámonos con aquella Constitución y la ley de defensa de nuestra República.

El Pacto no se llama de San Sebastián, pero nombre tiene.

¿Que la derecha defenderá…? , ¿qué? Como entonces y como ahora. Su parcelita.

¿Presidente? Lo habrá. Hasta Puigdemont podría, que prepara su regreso. O Pujol donde todo empezó de nuevo. Por ahora el que tenemos les ha servido. En bandeja de plata; grabada.

Nosotros, todos, sigamos mirando hacia aquel lugar donde nada se ve.

¡Hechos probados!, dice uno. ¡Discrepamos! dice el otro. Y así.

<<La realidad puede más que la realeza>>, dijo Sánchez-Guerra.

<<Antes de que el sol se ponga>>, conminó Alcalá Zamora.

Todo está consumado. Solo hacen faltan unas municipales.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

12 diciembre 2019

 

LAS FRANQUISTAS SEAT Y RENFE Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Surgió la noticia de que la factoría de SEAT se iba de Cataluña. Su presidente decía que el grupo Volkswagen tiene opciones alternativas a la fábrica de Martorell.

El paro de la producción en la planta de Seat en Martorell por el incendio de hace unas semanas en la fábrica de su proveedor Faurecia en Abrera (Barcelona) ha generado pérdidas cuantiosas ya resueltas y la fábrica ha vuelto a la plena producción con resultados espectaculares.

SEAT es una obra del franquismo ahora en manos del grupo alemán y que va viento en popa con un incremento constante de las ventas y por tanto de producción.

Hubo una época, allá por los años cincuenta, que tener coche en España era un lujo inalcanzable. Al coche se le llamaba “gracias manolo” por Manuel Arburúa, ministro de Comercio, quien concedía los permisos de importación de cualquier vehículo.

Y llegó la SEAT. El primer vehículo español, en 1953, fue el 1.400 hasta que al poco tiempo surgió el mítico seat 600.

Española y franquista la RENFE ha sido y será siempre motivo de los chascarrillos de todos los españoles. Su fama desde los inicios fue que siempre llegaba puntual, pero a la hora del día siguiente.

José María Pemán cuenta una sabrosa anécdota en su libro Mis encuentros con Franco que merece la pena reproducir:

-¿Sabe, mi general, uno de los cuentecillos que andan por ahí?, le comentó Pemán a Franco.

Eisenhower, el general en jefe de la guerra de Europa, reúne a las cabezas militares del continente para unos informes necesarios con relación a las previsiones futuras. Si Rusia, de pronto, violara sus fronteras y cayera sobre la Europa Occidental, ¿qué tiempo considera usted que tardarían en atravesar de lado a lado todo el país? Adenauer contestó por Alemania: apenas una semana, estamos desarmados. De Gaulle dice: Francia, unos veinte días apenas, estamos reponiéndonos. Badoglio: Italia apenas podría retrasar su invasión desde Gévova a Sicilia, una semana: Bélgica horas. Y le toca el turno a España. Franco dice: yo creo que tardarían unos cinco o seis meses de Irún a Gibraltar. Se extraña Eisenhower:

-¿De dónde saca usted ese optimismo? ¿Calcula usted meses cuando los otros países más desarrollados y preparados, hablan de semanas o días? ¿Con qué cuenta usted, mi general Franco?

-Mi general Eisenhower, cuanto con la RENFE.

Con ella seguimos contando, aunque ya en Alta Velocidad. No en cercanías que seguimos igual.

No se va SEAT, ni RENFE desparece. España y los españoles hacemos las cosas bien, muy bien. El presidente de SEAT está encantado con su fábrica española.

Lo que le crea una enorme inquietud a la fábrica SEAT y a muchas otras empresas con sede en Cataluña son los cortes de carretera, los efectos de la desconfianza empresarial y los cada vez mayores  obstáculos con los que las empresas se encuentran por culpa de unos desalmados dirigidos desde las instituciones por verdaderos delincuentes.

Los sindicatos en Cataluña ya saben donde, por donde, cuando y a quién dirigir sus quejas.

Ni a SEAT ni RENFE.

A Cataluña, estos personajes que la desgobiernan, nos van a obligar a ir en patinete. O a no ir.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

25 noviembre 2019

Blog: generaldavila.com