LA VERDAD, LA JUSTICIA, EL ARREPENTIMIENTO, EL PERDÓN. General de División (R.) Vicente Díaz de Villegas y Herrería

De nada sirve la historia de los fracasos de la humanidad si no se extraen lecciones. No hay progreso.

El enconamiento, producido gracias a las mentiras  se va transmitiendo a través de las generaciones, con la indolencia de todos sin que parezca que pueda acabar el odio irraciona.

Hay una lucha clara por acabar con la civilización cristiana, esa que hace a todos, mujeres y hombres, iguales ante un Dios, cuya forma de acción principal es el amor y cuya atmósfera de desarrollo vital es la libertad… a Su imagen…

Hoy continúa el propósito liberticida de imponer, cualquier diKtadura: soviética, masona, de género, ecológica, sanitaria, políticamente correcta, …todo hasta la aniquilación.

En España dentro del sufrimiento de nuestras guerras civiles, sobre todo la tragedia de la última, hemos tenido suerte por habernos librado, después de 3 años de Terror rojo, de la diKtadura comunista y por no haber intervenido como Nación en la IIGM, (aunque se devolviera la visita a los soviéticos que no a los rusos) pero No nos hemos librado del terrorismo marxista secesionista.

Como niños mimados gastamos nuestros valores, nuestra paz, nuestro progreso y sólo miramos la cuenta corriente, el veraneo, el buen rollito, … como si fueran incompatibles con la alegría de una moral sana, de un reconocimiento del mérito, de un respeto a la vida,..

Preguntemos a ucranianos, polacos, húngaros, rumanos, albaneses…sobre el paraíso comunista de libertades y oportunidades.

Las ideologías con las que nos pilonean los medios de comunicación y que se inyectan en la enseñanza, van dirigidas a anular las referencias del ser humano, que se convierte así en fácil presa de las sectas a las que alimenta desde su puesto de esclavo.

La nueva esclavitud apareció a nivel global en el siglo XX. Se trata de una esclavitud con unas cadenas ideológicas que aprisionan y arrastran a la confrontación familiar (URSS, Alemania de Hitler, Cataluña, Vascongadas,…), que atacan y dividen la Iglesia católica pero que favorecen otras religiones ya experimentadas sin éxito en España, que enfrentan mujeres y hombres,…que roban en definitiva la libertad del individuo.

Amenazan con nuevas leyes sobre la mentira histórica, sobre imposición de los “valores éticos” de los partidos, contra la libertad de enseñanza, contra la religión,,…lo que haga falta, sin vergüenza ni complejos, TODO para reforzar el adoctrinamiento.

La violencia de género, abanderada por la izquierda, que va a “diCKtar” una nueva ley sobre la mentira histórica, necesita de un recordatorio; por ejemplo, en lo referente a las valientes milicias y policía del Gobierno del Frente Popular, asesinaron en Madrid 617 mujeres y 508 en Valencia la lista se aumenta con otras asesinadas en Málaga y otras provincias,… Claro que no eran de las suyas.

En el momento presente, entre el ejecutivo nacional, sottovoce, y el secesionista, caldeando, creen oportuno someter a la Justicia a sus ideologías dicKtatoriales, acabando con la Justicia como poder independiente y sustituyéndola por la justicia mediática del linchamiento.

Sobre la Justicia cabe recordar que solo en Madrid fueron asesinados 175 abogados a los que habría que sumar los 128 magistrados y personal de administración de justicia amen de la destrucción, por el delincuente y ministro de Justicia García Oliver, de los antecedentes del Registro Central de Penados y Rebeldes.

Nadie es responsable. No han pedido perdón. No hay memoria para los que impulsaron y consintieron el terror rojo desde el Gobierno del Frente Popular vbgr. Indalecio Prieto, Negrin, Azaña, Casares Quiroga, Largo Caballero, Santiago Carrillo…que juzgados hoy por un TPI hubieran salido condenados.

¿Silencio? No. Para un futuro en Paz y Democracia hace falta Verdad y Justicia, después de la Justicia viene el arrepentimiento y luego la Misericordia; hay que contrarrestar el discurso hemipléjico y falaz que va in-crescendo desde hace 40 años y que lejos de complementar los datos del desastre de un enfrentamiento fratricida pretende desde la política volver a empezar. Hace falta escuchar, de boca de los terroristas, de los marxistas y de sus cómplices secesionistas, el arrepentimiento y el pedir perdón.

Puede ocurrir que suframos la calumnia o la difamación, la amenaza, por ser fieles a la verdad; es nuestro servicio al futuro.

Tú puedes y Tú debes, TODOS podemos hacer algo, y ese algo es expresarnos libremente y transmitir a nuestro alrededor una esperanza de un futuro diferente. Con familia y amigos, después con  cartas a los periódicos, en los tribunales españoles, en los tribunales internacionales, en la calle si hace falta.

Hoy, por táctica o por cobardía, lo políticamente correcto, en personas con valores, es pasar inadvertidas ante la deriva moral que dikta la política izquierdista. ¿Es nuestra moral de catacumbas o de emboscados? Es moral  que se deja en el perchero del trabajo, de los amigos, de la familia… en medio de una sociedad teleorientada.

José Antonio Primo de Rivera, abogado, y fundador de la Falange, en la cárcel desde Marzo de 1936, después de anulado su triunfo como diputado por Cuenca, después del alzamiento del 18 de julio, el 17 noviembre, en su defensa ante el jurado presidido por Enjuto, juez miserable, con orden de diktar su condena a muerte, convence al jurado, y dado que este jurado está bajo la amenaza de muerte si no sigue las órdenes y la borreguez de su ideología, lo condena como Pilatos. Las personas se pueden entender si no hay envenenamiento con mentiras e imposiciones ideológicas.

En la España que vivimos ya hay que hablar con la firmeza de la verdad, de la familia, de la dignidad de la personas, de la libertad de enseñanza, de la transmisión de la vida, del amor limpio, de los salarios injustos…

Hay que ser sinceros de corazón y enfrentarse con la verdad  Alguna vez por prudencia deberemos callar, pero no por cobardía o comodidad.  Nunca es prudente callar ante la osadía con la que se ataca a España, sus símbolos, su cultura, su unidad y sus ciudadanos.

Desaparecida la derecha, los políticos de centro han sido hombres “prácticos”, pero su política “del arte de lo posible” ha dejado España colgada en el alero y el campo libre a los diktadores capitalistas de izquierdas. No se puede negar que su actuación ha sido interesada y cómoda. Su conciencia, dúctil y flexible ha sustituido el servicio a España por su interés personal-partido. Ha faltado verdad y honor.  El desprestigio al que los políticos han conducido a la política española ha buscado templarlo con ataques a la monarquía y “asi estamos todos enmerdados”.

Ante los diálogos trampa, se fijan acuerdos previos pero con luz y taquígrafos y con la Bandera de España presidiendo, como si esto fuera una democracia de adultos españoles.

¿Quien miente más los secesionistas o el Gobierno de España?

Sinónimos de mentiroso: falaz, embustero, engañoso, artero, falsario, hipócrita, impostor, desleal, felón, traidor, falso, fariseo, impostor, infiel, enredador, liante,…La mentira es innoble.

Realmente los juramentos o promesas por la conciencia de Mafalda de nada sirven. Sin un compromiso sincero con la verdad no es posible entenderse con los demás.

“¡Cuántas debilidades, cuánto oportunismo, cuánto conformismo, cuánta vileza!»7, decía el Papa Pablo VI refiriéndose «a esas buenas personas, que olvidan la belleza y la gravedad de los compromisos que les unen a la Iglesia». Podemos aplicarlo a España

  —La incredulidad ante las noticias lleva la siguiente especulación cómica:“Sería posible que un personaje en un estado de nuestra aliada democrática ¿o Democrática? República Alemana recomendara, quizás a través de la comisión de agricultura de la UE, que España incremente la producción de “bananas” y, dado que no se quiere hacer competencia al plátano de Canarias y dada la experiencia en la producción de butifarras, se pretenda que la banana sea un producto de Cataluña. En el “Deutchland master chief”. Ya se mencionan “cocktails de cava a la banana”.  La “ocurrencia”al parecer sería valorada por expertos del ejecutivo español.

Ademas, dentro de las medidas de lecciones democrática a España y a su Justicia, durante los cursos de verano de Schleswig-Holstein (norte de Alemania), van a explicar a España como se condena a la cárcel en Alemania, sin que afecte la libertad de expresión, a una anciana (88) que, sin violencia, niega el holocausto, y también como se ilegalizan partidos extremistas. (Nazis, Comunistas, Secesionistas).

¿Qué ocurriría en el caso inverso entre España y Alemania? ¿Se imaginan, dado que no se respeta la Eurorden, que se extradita al delincuente por lo que sea y luego se le juzga por lo que el juez considera?

Vista la actitud de algunos dirigentes de los partidos de izquierdas, de su connivencia con delincuentes y terroristas, de su desprecio a la democracia y a las mayorías, de su forma de legislar , de llevárselo crudo, de su no arrepentimiento, ni denuncia de los asesinatos de las “chekas” (mas de 227 en Madrid) durante el terror rojo, de su justificación del terrorismo vasco, del desfalco, hurto, pillaje, rapiña, robo, saqueo, desvalijamiento, de los depósitos de valores Nacionales y de valores de colectividades y de valores de particulares… por los partidos del Frente Popular, se podría concluir que Franco no hubiera llegado en esa liga ni siquiera al grado de aficionado en ninguna de las competencias (asesino, ladrón o dictador) de alto nivel que practicaron por acción, inducción y consentimiento en España los políticos del Frente popular salvo honrosas excepciones vbgr. Besteiro, Cipriano Mera,…y sus esbirros.

16/7/18

Vicente Díaz de Villegas y Herrería. Soldado de España

Blog: generaldavila.com

20 julio 2018

Traición. Andrés Manrique. Teniente (R.)

Un delito es una conducta sancionable, una infracción cometida por quien no respeta la Ley, la incumple en diversos grados de imputabilidad ycomo tal sufre condena y es posible que salga de ella rehabilitado, pero ¿y la traición?

El traidor no es un delincuente más. La traición es el más alto grado en la escala del crimen. Es el acto más grave que se puede cometer contra la propia nación. Es el acto cuya sanción no ha de tener ningún tipo de atenuantes. El traidor tiene interiorizada la maldad y aun sufriendo sanción y condena, nunca se rehabilitará.

La traición y la cobardía van unidas. El traidor siempre es un cobarde que arguye razonamientos falsos para justificar su felonía y deslealtad para con los suyos. Siempre, en todo tiempo y lugar, en todo pueblo y nación fueron acreedores de los más altos desprecios.

Juan Soldado no se alarma, pues España en esto no está sola y siempre tuvo traidores que intentaron minarla. Las huestes de Don Pelayo, combatientes hispanos y antecesores de nuestros actuales ejércitos, no se arredraron ante la ocupación peninsular por parte del sarraceno.Ocho siglos costó la recuperación de la península que, con malas artes y complicidades de traidores, nos arrebataron. No cejaron los nuestros hasta conseguir la victoria final.

Juan Soldado recuerda que siglos después el emperador francés también utilizó artimañas y argucias para ocupar el suelo patrio español. La buena fe de los españoles fue traicionada por unos y otros. De forma ignominiosa el francés se quedó en España contando con colaboracionistas y traidores, pero fueron más los que con orgullo se impusieron al que hasta ese momento era invencible. A falta de efectivos suficientes, los españoles, el pueblo en armas, logró la victoria. Cinco años costó aquello, pero misión cumplida de nuevo. En este caso el felón, el mayor de todos, quedó impune.

  Juan Soldado, repasando nuestra historia, recuerda los intentos, no de invasión como los anteriores, pero sí de secesión territorial que ha sufrido España. Los mismos no pudieron ser tildados de otra forma más que de alta traición y por ello tuvieron la contundente respuesta armada que merecía el caso.

Juan Soldado, ve similitudes a lo expuesto anteriormente con la situación actual española. La deslealtad, ruindad y vileza de unos junto a la indignidad de otros no presagian buenos momentos en un futuro no muy lejano. Teme que se repitan episodios del pasado, pero con la esperanza de ser combatidos con contundencia y sin menoscabo para nuestra nación. Así debe ser. Quienes ya comenzaron esta ignominiosa afrenta al Estado han de pagar por ello. De no ser así se sentaría un mal precedente para quienes quieren corroer las bases y fundamentos de nuestra nación, que son muchos.

Juan Soldado quiere recordar a todos que España siempre tuvo tantos bravos soldados como integrantes en sus filas. Constantes y repetidas muestras de valor y patriotismo dieron siempre los nuestros. Y, dicho esto, recuerda que son ellos quienes tienen como misión la de garantizar la soberanía e independencia de España, así como la de defender su integridad territorial y la Constitución como norma máxima de obligado cumplimiento. Ellos solo cumplen órdenes y, si las reciben, no cejaran en su cumplimiento hasta la victoria final.

Quien quiera ver en Juan Soldado y los suyos rasgos de patrioterismo, que abandone tal idea pues no es esa una de sus características, les guía únicamente el juramento empeñado.

España ha de conservar intacto su honor y su dignidad, aunque algunos de sus malos hijos se empeñen en lo contrario.

La milicia acata y cumple.

Haya paz. Un saludo.

Andrés ManriqueTeniente (R.)

Blog: generaldavila.com

17 julio 2018

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN PATRONA DE LA ARMADA ESPAÑOLA. TOQUE DE RETRETA 18. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Suena el toque de retreta cuando aún se oyen los últimos sones del himno de la Armada española

Soñando victorias, diciendo cantares,
marinos de España crucemos los mares,
delante, la gloria, la leyenda en pos,
debajo las voces de nuestros caídos,
y arriba el mandato de España y de Dios.

De España y de Dios, de España y de Dios.

Hoy hay 12 buques en la mar y 1019 personas navegando o desplegadas fuera de sus bases.

¡Salve!, ¡salve!, Estrella de los mares,

Nuestra felicitación y profunda admiración y cariño a nuestros compañeros de la Armada en el día de su Patrona la Virgen del Carmen. Ellos saben como nadie lo que es navegar por aguas que a ello se resisten. Para un marino español nunca hubo mar, océano o abismo que estuviese prohibido a su navegación o a ella con su fuerza se opusiese. Porque donde España navega:

Hay que morir o triunfar,
que nos enseña la Historia
en Lepanto la Victoria
y la muerte en Trafalgar.

Una historia dura en la que nunca faltó el recuerdo a la Patrona, echarse la mano al bolsillo para agarrar ese rosario marinero que siempre acompaña en las largas travesías y que ya en la Escuela Naval de Marín nada más entrar es lo primero que aprendes:

“El que no sepa rezar que vaya por esos mares, vera que pronto lo aprende, sin enseñárselo nadie” (Placa. Capilla Escuela Naval de Marín)

Nuestra Señora del Carmen cuida de nuestros hombres en la mar.

¡Salve!, ¡salve!, Estrella de los mares…

¡Felicidades compañeros!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

16 julio 2018

ESTRELLA DE LOS MARES

 

 

 

25 JULIO, SANTIAGO APÓSTOL PATRÓN DE ESPAÑA ¡¡¡Una bandera nacional en cada hogar español!!! Adolfo Coloma GB (R) del ET

¡Santiago y cierra, España!

Estamos apenas a diez días de la festividad de Santiago el Mayor, uno de los doce apóstoles de Cristo, de su círculo íntimo.

Santo Apóstol

Según la tradición cristiana, tras la venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés, los apóstoles de Jesús fueron enviados a los confines del mundo para la predicación del Evangelio. Santiago vino a Hispania donde, acompañado por sus discípulos predicó la Buena Nueva por esto pagos. Según esa misma tradición, sintiéndose morir María, la madre de nuestro Señor, pidió a su Hijo que le acompañaran en el trance de su muerte los doce apóstoles. Por la intercesión de Jesús resucitado, María fue apareciéndose a todos ellos, haciéndolo a Santiago, sobre una columna de jaspe en la ciudad de Cesar Augusta (que se conserva en la Basílica del Pilar, en Zaragoza) en torno al año 40. Santiago acudió pues a Jerusalén y estuvo presente en la “dormición” de la Virgen, pero fue capturado y llevado ante Herodes Agripa, quien le dio martirio decapitándolo.

Fueron dos de sus discípulos, Anastasio y Teodoro, quienes rescataron su cuerpo, lo trasladaron por mar hasta la Península Ibérica, enterrándolo en secreto en Iria Flavia, (villa próxima a Santiago de Compostela), donde sus restos fueron rescatados en el siglo IX. El Rey de Asturias Alfonso II el Casto, ordenó construir un templo encima de la tumba, que con el tiempo se transformó en la imponente Catedral de Santiago de Compostela. Con el devenir de los años se convertiría en el tercer foco de religiosidad y peregrinación de la cristiandad, después de Jerusalén y de Roma, a través de esa magna ruta conocida como “El Camino de Santiago”

La devoción al apóstol Santiago viene pues de la auténtica cruzada que se vivió en España a lo largo de casi ocho siglos y que conocemos con el nombre de “La Reconquista”. No son pocas las intercesiones del santo en momentos críticos para la cristiandad, especialmente en batallas como las de Clavijo, Coímbra o las Navas de Tolosa. Especialmente significativa es su intervención en la primera de ellas, de donde arranca el patronazgo de España, y en particular del Arma de Caballería del Ejército.

Santiago en la batalla de Clavijo

En efecto, Ramiro I Rey de Asturias, se había negado a pagar el ominoso “tributo de las cien doncellas” al Emir de Córdoba Abderramán II, quien le presentó batalla en los campos de Clavijo, muy cerca de Nájera el 3 de mayo de 844. Dice la tradición que, el primer día de la batalla fue desfavorable a las huestes cristianas. Al anochecer, el Apóstol se apareció a los abatidos soldados confortándoles y animándoles al combate. A la mañana siguiente, según la misma tradición, apareció Santiago a lomos de un caballo blanco, blandiendo la espada en una mano y en la otra el estandarte de la cristiandad, conduciendo a los soldados a la más aplastante victoria.

Enlazando con la devoción a Santiago y para la protección de los peregrinos que transitaban hacia Compostela, nace la Orden de Santiago, una institución religioso – militar, compuesta por caballeros cristianos (miles Christi), que junto con las órdenes de Calatrava, Alcántara y Montesa, conforman las viejas Órdenes Militares Españolas. La de Santiago, tiene su origen en Cáceres en 1170, en los “Trece Frates” que se comprometieron a defender la ciudad. Posteriormente cambió su sede  al Monasterio de Uclés (Cuenca)en tiempos de Fernando III el Santo, donde pervive en la actualidad como “caput ordine” (cabeza de la orden), aunque convertido en seminario menor.

De tal tradición arranca el grito de “Santiago y Cierra España”  que se haría con el tiempo una realidad. Así lo recoge nuestro inmortal Cervantes que pone en boca de Don Quijote y Sancho Panza el siguiente diálogo:

(Sancho) -“… querría que vuesa merced me dijese qué es la causa por que dicen los españoles cuando quieren dar alguna batalla, invocando aquel san Diego Matamoros: “¡Santiago, y cierra, España!” ¿Está por ventura España abierta, y de modo que es menester cerrarla, o qué ceremonia es ésta?

Simplicísimo eres, Sancho –respondió don Quijote–; y mira que este gran caballero de la cruz bermeja háselo dado Dios a España por patrón y amparo suyo, especialmente en los rigurosos trances que con los moros los españoles han tenido; y así, le invocan y llaman como a defensor suyo en todas las batallas que acometen, y muchas veces le han visto visiblemente en ellas, derribando, atropellando, destruyendo y matando los agarenos escuadrones; y desta verdad te pudiera traer muchos ejemplos que en las verdaderas historias españolas se cuentan”.

Es decir, El grito de guerra “Santiago y Cierra España” contiene en sí dos partes. La primera es una invocación al Santo Patrón pidiendo su protección. La segunda no es sino la expresión de una inequívoca determinación de acometer, abalanzarse, cerrar, sobre el enemigo.

Francisco de Quevedo

Pero ha de esperarse hasta el año 1630, durante elreinadode Felipe IV, el Papa Urbano dispuso que “Santiago Apóstol fuera considerado patrón único de España”. Con gran satisfacción celebró la noticia el no menos insigne Francisco de Quevedo con estas palabras: “Dios hizo a Santiago, Patrón de España, que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada”.

Queda pues manifiesto el hecho de que en la nominación de Santiago como Patrón de España se juntan a parte iguales tradición y fervor religioso. Por eso no es extraño que, en períodos en los que este último ha decaído, el patronazgo de Santiago también lo ha hecho. Así ha sucedido durante la 2ª República, que lo suprimió, remontándose después Bajo el Gobierno del Generalísimo Franco, que en 1937 repuso el patronazgo, para pasar tras la transición y la proclamación de la constitución Española de 1978, que declara el Estado “aconfesional” a una situación  (por así decirlo) de bajo perfil. Sigue siendo Patrón de España, como nos recuerda la ofrenda de SM el Rey o su representante, ante los restos del apóstol, el día de su onomástica, el 25 de Julio, que es también el día de Galicia y el de una docena de pueblos repartidos por la península e Islas Canarias. Pero ni siquiera es una jornada declarada festiva en toda España, lo que contrasta con muchos de los países hermanos al otro lado del Atlántico.

La devoción al apóstol junto con la impronta de la orden Militar de Santiago tuvo su importancia militar no solo en tiempos de la Reconquista, sino que se prolonga hasta nuestros días en muchos de los usos y costumbres del Ejército Español. Basta con confrontar el emblema de la Orden Militar con el del Ejército. Tradición y devoción que alcanza su máximo exponente en el Arma de Caballería, que lo tiene por  Patrón. De hecho, finaliza su himno  con un inequívoco:

Emblema de la Orden de Santiago y del Ejército de Tierra

…. Y un grito pone fin a la hazaña

Con nuestro lema

“Santiago y cierra, España”

Pero lo cierto y verdad es que la deriva que el tradicional concepto de “Arma”  (Infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros) está sufriendo desde hace unos años, hacia el más pragmático y administrativo concepto de “especialidad fundamental” unido a la corriente desacralizadora a la que estamos asistiendo, están vaciando de contenido los valores del patronazgo: devoción y tradición. De seguir así la cosa, en poco tiempo el Patronazgo de Santiago, y del resto de Armas y Cuerpos de las Fuerzas Armadas, y otras muchas instituciones del ámbito académico y social, irán perdiendo su significado y su valor como medio para identificar un colectivo con la virtud de un hombre o mujer santificado por la Iglesia, que se da al mismo como patrón de comportamiento o modelo de vida.

Se perderán, sí, a menos que nos rebelemos contra ello, a menos que lo demandemos y mostremos nuestra devoción, respeto y deseo de dignificar ese día.  Se nos presenta `pues en unos días, el 25 de Julio, la oportunidad de celebrar este día tan señalado, y hacerlo visible a los demás. Una ocasión singular para volver a sacar nuestras banderas a los balcones, ventanas o jardines de nuestras casas. Hacer del Día de Santiago un día de unidad de España, frente a los independentistas que quieren  que pretenden desgarrarla  y los tibios que miran hacia otro lado. Un día en el que el grito de “Santiago y cierra España” suene con determinación, con el deseo de reconocernos a nosotros mismos como hijos de esta gran nación. Con independencia de las ideas políticas de unos y de otros, de la condición civil o militar e incluso de la práctica o anuencia de la fe que heredamos de nuestros padres. Un día de júbilo orlado con los colores de nuestra enseña nacional y el grito unánime de:

¡¡¡SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!!!

Una Bandera en cada Hogar

Adolfo Coloma GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

16 julio 2018

¡UN CAMPO DE MINAS! Visusmilitis15 de julio de 2018 Adolfo Coloma GB (R) del ET

El soldado veterano

Sí, el panorama que se divisa desde la atalaya en la que el viejo soldado tiene establecido su puesto de observación, es lo más parecido a un campo de minas.

Porque un campo de minas, aun cuando esté parcialmente en desuso por parte de un buen número de países, no es más que un obstáculo a la movilidad, es decir, hacia el avance y hacia el progreso. En realidad, no es ni de largo un obstáculo impenetrable, pero para que sea eficaz tiene que conjugar el riesgo cierto de sufrir algún daño si se decide atravesarlo sin más; y además, precisa estar batido por el fuego, es decir, controlado.

Pues con esas premisas, mirando hacia atrás sin ira en un radio de acción no superior a una semana, ya me dirán Vds. si a los objetivos de este blog, que no son otros que la unidad de la patria, el fortalecimiento de sus Fuerzas Armadas, conjugando sus valores con los de la sociedad; el panorama que se divisa no es sino un auténtico campo de minas.

Pues sí. Comenzamos por contemplar el frente exterior. Un tribunal de alemán de esos de primera instancia e instrucción, se permite tumbar la jurisprudencia de todo un Tribunal Supremo de uno de los Estados miembros, sin que desde nuestros propios  cuarteles generales, se decida nadie a acudir en socorro de nuestra maltrecha justicia, al amparo del –“Acatamos la decisión judicial. Cualquier decisión judicial”-. En el frente institucional, se contemplan desde la contrapendiente los continuos ataques, desplantes  a la Familia Real, mientras no dejan de hacerse guiños y carantoñas con los más radicales independentistas, con tal de que no prendan la mecha de un nuevo referéndum por más ilegal que vuelva a ser. En el de la educación, se alejan cada vez más por el flanco, apartándose de la centralidad de un auténtico pacto de Estado, para subastarla al más radical postor. En el frente de Defensa titubeos, balbuceos, dimes y diretes que nunca llegan a cristalizar y en consecuencia, no llegan a reflejar la imagen de socio creíble y fiable. Y en el frente económico, encima hay euforia, porque al renunciar a meter en cintura el objetivo de déficit, se miran el ombligo felices de pensar que “tenemos más para gastar”. Mientras tanto,el flanco derecho no termina de concretar una propuesta clara y sólida que aporte indicio alguno de por dónde fijar el frente de ruptura que garantice el cruce del campo de minas con las mejores garantías de éxito.

En vez de emplear los levantaminas y bengalas explosivas de que disponemos en abrir pasillos hacia adelante, nos  invitan a mirar hacia atrás, hacia un pasado que, porque nos afecta tanto como nos duele a todos, a todos sin excepción, quisiéramos superar de una vez por todas.

Lo dicho. ¡UN CAMPO DE MINAS!

Adolfo Coloma GB (R)del ET

Blog: generaldavila.com

15 julio 2018

“LA ESTANCIA” EN EL MONASTERIO DE SILOS” Pedro Motas Mosquera

 

Biblioteca de Silos

Llegado a Silos, contemplo el claustro con su ciprés. Los cipreses se sucedieron uno tras otro, ante la mirada curiosa de las figuras esculpidas en capiteles y relieves. Hace más de cien años, se plantó el de ahora, que ha sentado escuela y leyenda. Por su prestancia, le dieron el mote de “el arcipreste”. Se yergue solitario en un ángulo del claustro románico y apunta al cielo, es decir, vive tejas arriba. Nuestro ciprés mide treinta metros de altura y es colmena de pájaros, valga la licencia. Al pie del árbol se amontonan las cacas blanquinegras que lo alimentan. Es el tributo que pagan las avecillas a cambio del hospedaje que reciben. Pocas cosas han suscitado tantos poemas como el ciprés de Silos:

“¡Oh ciprés misterioso, alto, noble y austero,

compañero del monje, dulce y fiel compañero!.

Viejo ciprés del claustro, que en los días de oro,

lleno de luz, de alas y de salmos del coro,

esponjas el ramaje, vibras como un salterio,

y eres el corazón del viejo monasterio…”.

 

Silos es rico en aguas. Esa es, a buen seguro, una de las causas de su emplazamiento. De ellas depende la vida. Silos reunió siempre esta exquisita condición, no sólo en cantidad sino en calidad.

La huerta del monasterio se extiende a lo largo del pabellón donde se encuentran las celdas de los monjes y, formando un siete, flanquea también el patio de entrada presidido por la sequoia. Rodeada por el alto muro, tiene senderos interiores que separan unos cultivos de otros. Uno de aquéllos es un verdadero y cómodo camino que va de un extremo a otro, comenzando en un portón y terminando en un crucero de piedra. Cumple, entre otras misiones, esta vía, la de ser muy apta para deambular, y la pisan hombres con las manos atrás o metidas en los bolsillos que piensan en sus cosas.

Una huerta benedictina no es una huerta cualquiera. Todo lugar debe dejar espacio para las flores y los árboles de puro adorno y sombra. Los rosales crecen a lo largo del gran camino (el que termina en el crucero) y en una pérgola que completa los encantos del paraje. En ésta, unos bancos facilitan el reposo y la reflexión. Los frailes no se limitan a las rosas: dalias, margaritas y narcisos completan el cuadro, entre otras flores.

Silos. La hora de comer

Mis hermanos, los benedictinos de Silos de todos los tiempos, se han tomado siempre muy a pecho eso de la hospitalidad. Lo manda su regla y cumplen el precepto de muy buena gana. La hospedería de Silos es un lado entero de la casa, justamente el de la fachada principal, en cuyo patio se alza la gran sequoia. La hospedería de Silos vive la magia de ciertas constantes. Una pieza clave de la condición de huésped es la llave que se le presta. Con ella se abre casi todo y, entre otras cosas, facilita a cada cual el acceso a lo recóndito: el claustro nuevo, el claustro viejo y famoso, la iglesia, la huerta,… ¿para qué más? Esto hace que el huésped pueda moverse como Pedro por su casa, lo mismo hacia los rincones sagrados que hacia los árboles, hortalizas y rosales que pueblan la huerta. Igual da. Uno puede obrar a su antojo que allí nada se impone. Se ruega o recomienda ser consecuente con las horas y respetar el descanso ajeno.

Conozco los aposentos de la hospedería como cosa propia. Están reservados sólo para varones, dada la familiaridad de la hospedería con la clausura. Aquellos aposentos son sencillos, pero amplios y con todo lo necesario para pasar un fin de semana o una semana entera. Están compuestos del dormitorio propiamente dicho, cuarto de baño completo, un gran armario y lugar para el estudio o lectura. Los goces de la hospedería no acaban con la cordial acogida y la llave milagrosa que todo lo abre. Allí pasan cosas dignas de recuerdo, sobre todo cuando vienen señoritos de las ciudades. En primer lugar, todos se visten de huésped. Declinan el honor de la corbata y en los meses frescos se visten con jerseys, chaquetas de lana o cuero, bufandas y camisas de tela gorda, muchas veces a cuadros. En el cálido verano abundan las camisolas. Al cambiar la indumentaria, parece que cambian ellos mismos.

Silos. La Iglesia

Cada cual debe hacer su cama y limpiar su aposento. Individuos que no han ejecutado jamás este menester, (o, a lo sumo, en sus tiempos de escolar o de soldado) se afanan en él con celo ejemplar. Pero no todos obran así. Y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga… De este modo imitan una cosa tan tierna y doméstica cual es la madriguera de los conejos silvestres. Por la noche, todos duermen como leños, tanto los ordenados como los cucos, sin que los ronquidos que atruenan el pasillo puedan atribuirse exclusivamente a unos u otros. Después, el sol sale para todos.

En el comedor ocurren cosas curiosas. Gentes que en su vida cotidiana, ni siquiera por prescripción facultativa, prueban la mantequilla, la comen aquí con fruición durante el desayuno. Aunque la pensión que se paga es modesta, la comida es sana, abundante y hecha con amor. Este es el reino de las verduras, legumbres, pescado, tortillas,… frutas y, como proteína típica, el pollo. Todo sabe a gloria y los huéspedes comen mucho más de lo que acostumbran. Rige una cristianísima coparticipación: las fuentes o bandejas que por una casualidad sobran en unas mesas se pasan a otras más voraces. He visto comer abundantes acelgas a ejecutivos que no las prueban jamás. Piden a los compañeros que no se lo digan a su mujer, ya que en casa tienen prohibido que les den hortalizas. Es la gloria de la huerta, donde cada mañana se cogen las verduras que han de consumirse durante el día. Los domingos y fiestas de guardar se obsequia a la grey hospedera con el néctar de la casa: el licor benedictino. Una sola copichuela, pero deliciosa. Esto tiene su historia. Dicha bebida es la propia y exclusiva de Silos. Otros tienen sus licores o licorzuelos pero no el mismo “benedictino”. En Silos, se hace exprimiendo docenas de especies de hiervas aromáticas que tan pródigamente se crían en los montes cercanos. Todo ello, claro es, debidamente dotado de alcohol que hace al caso. El resultado es exquisito.

El licor se escancia con rigurosa medida. La petición de repetir es cortés y enérgicamente rechazada, con la mejor de las sonrisas. No ocurre lo mismo con el vino que, durante las comidas, queda a disposición de los huéspedes. Es un tinto aragonés y de mucho cuerpo, apto no solo para el trago sino, además, para mojar pan. Los monjes también lo beben.

Las cosas de la hospedería. He contado solo unas pocas de las más visibles. Unos vienen a ella solo o en corta compañía, por su cuenta. Otros hacen jornadas del espíritu llevándose al cura puesto. Y, otros, las tienen con la ayuda de un monje de la casa. Hay quien se va a Silos para rematar un libro o una tesis. También vienen huéspedes que huyen de alguna cosa que les atosiga. Otros con la esperanza de librarse de los temores que pueblan su alma. Pero lo más llamativo son los debates que se organizan espontáneamente por los más interesados en ello. En Silos, cada huésped hace de su capa un sayo porque allí se encuentra el soñado reino de la libertad

Silos. Habitación

La zona del Tabladillo, donde Silos se asienta, es rica en yerbas aromáticas y medicinales. La miel de silos es exquisita y se aleja de la comercial al uso, tan líquida. Aquella es espesa, maciza y reconfortante, aunque apta para disolverse en la leche caliente o comerse a bocados sobre una rebanada de pan o una galleta. También es curativa: el monje aconseja, contra el catarro, miel disuelta en agua caliente con limón.

En definitiva: Silos no es un coto cerrado para quienes tienen el don de la fe, aunque allí puede fortalecerse con las cosas sencillas que le son tan propias. También es buen puerto para quienes la desean, punto muy próximo a tenerla. Pero Silos es, a su vez, morada para quien busca simplemente la paz. No interroga a cerca de lo que se cree. Ofrece lo que tiene y, entre otras cosas, la calma. Convertirla en paz es cuestión de cada uno. Silos pone el clima. Los fríos y sudores del espíritu son problema muy personal. Tampoco demanda una mente selecta y cultivada. Basta, tan sólo, con la sensibilidad o, menos aún, con el afán de tenerla.

El hombre está más necesitado de silencio que en ningún otro tiempo de la historia. Allí puede encontrar, si de verdad lo desea, la liberación del estruendo que le ensordece y de los ruidos que le aturden. La oferta inmediata de Silos es la consecución de la paz. A esto cabe sumar cosas tan excelentes como el ejercicio de la sensibilidad y la búsqueda del misterio. ¿Qué más se puede pedir?

Pedro Motas Mosquera

Blog: generaldavila.com

14 julio 2018