En torno a la fiesta nacional Melitón Cardona (*)

Corrida de toros en un pueblo. Goya

Tras muchas cavilaciones y no menos rectificaciones, he llegado a la conclusión de que quienes se oponen a la fiesta de los toros lo hacen porque no tienen una idea cabal del espectáculo ni de sus innumerables matices: suelen poner el foco en árboles muy determinados y eso les impide ver el bosque. Debe haber honrosas excepciones, pero pienso que han de ser muy escasas, porque el antitaurino parte del supuesto erróneo según el cual el torero abusa ignominiosamente del toro, como si no se jugara la vida en el empeño, algo que las numerosas cogidas que sufren, algunas de ellas mortales, desmienten.

Picador. Picasso con 8 años.

Otra de las razones que explican la hostilidad de muchos a la fiesta es el hecho de que se trata de un espectáculo ritual  minuciosamente reglamentado, algo que repugna al afán anarquizarte del hombre-masa contemporáneo, siempre en busca, a falta de otras razones, de una superioridad moral que trate de compensar su intrínseca mediocridad. Basta citar algunos de los nombres de grandes personalidades amantes de la fiesta para que no quepa duda de la distancia sideral que les separa de los detractores, desde Federico García Lorca y Ortega y Gasset, pasando por Hemingway, Albéniz, Dalí, Picasso, Bergamín, Mariano Fortuny, Vicente Aleixandre, Pérez de Ayala, Marañón, Benavente, Crémer, Gerardo Diego, Celaya, Valle-Inclán, Villalón, Julio Cortázar, Lobo Antunes, Eisenstein, Miguel Barceló y tantos otros paletos sanguinarios amantes de los toros.

Los franceses, que, como es sabido, son muy primitivos e insensibles, han incluido las corridas de toros en su patrimonio cultural mientras los catalanes, que son muy refinados y sensibles, las han prohibido en el ámbito de su comunidad autónoma, aunque siguen permitiendo el crudelísimo ritual de los cargols a la llauna, que consiste en ir achicharrando los moluscos, tan indefensos ellos, con sus retráctiles e inofensivos cuernecitos de gelatina, algo que debe obedecer a esa genética superior que desmiente la mera apariencia de personajes como el Sr. Torra y su nada agraciada familia, un caso de libro de combinación de fealdad física y desaliño indumentario. A este respecto, conviene recordar que el tan celebrado Lluis Companys era muy aficionado a los toros y hay constancia documental de su presencia tanto en la Monumental como en … La Maestranza, lo que da idea de cómo ha degenerado el independentismo catalán con sus personajillos de tres al cuarto que hoy lo desprestigian.

Naturalmente, otra de las causas de la taurofobia imperante es que se trata de la fiesta nacional por excelencia y en la España de las taifas todos los localismos, por minúsculos que sean, son sagrados, salvo el de la Nación que los integra. La aspiración a la insignificancia se halla hoy tan arraigada que son muchos los que prefieren la ruda pobreza estética del correbous al espectáculo deslumbrante de una corrida de toros, con sus brillantes atuendos, su música alegre, su perpetua oscilación entre la gloria artística y la tragedia de la muerte, su complejidad técnica y sus veredictos democráticos para otorgar trofeos cuyo valor económico es insignificante pero su valía simbólica altísima.

Es ya sabido que sin las corridas, que le atribuyen valor económico, el toro de lidia sería una especie tan extinguida como el uro, algo que parece traer al fresco a esos ecologistas de asfalto y salón incapaces de comprender que el ganadero de reses bravas hace más por la preservación del medio ambiente que miles de ecologistas. Tampoco conviene olvidar el impacto económico de la fiesta en la economía local y nacional.

Por último, quiero decir que también tengo la sospecha de que la fiesta, antes patrimonio mayoritario de las clases populares, ha ido haciéndose poco a poco mucho más elitista, lo que explicaría el extraño fenómeno reciente de que las entradas más económicas sean las menos ocupadas y de que los toreros actuales no lo sean para huir de las cornadas del hambre a que aludía El Gallo, porque muchos de entre ellos han nacido en familias muy acomodadas y las cornadas que padecen periódicamente no son, desde luego, para evitar las del hambre. Como dice el maestro Emilio Muñoz, “antes, para torear había que ser pobre; ahora, rico”.

(*)     Ex Embajador de España.

Blog: generaldavila.com

26 junio 2019

SANTOÑA Y LOS SOLDADOS DE ESPAÑA Vicente Díaz de Villegas y Herrería Soldado de España

Monumento a Juan de la Cosa en Santoña

Santoña, el Portus Victoriae de los romanos, fue cuna de Juan de la Cosa, armador, capitán de barco y geógrafo que acompañó a Cristóbal Colón en su descubrimiento de América y plasmó el primer mapa de aquel Continente.

También conocida como Gibraltar del Norte francés, Santoña villa de pescadores, ha sido una plaza militar en la que se han sucedido de guarnición muchos de los Regimientos y Batallones de nuestro Ejército.

En 2014 se cumplía el bicentenario de la rendición de la plaza por parte de las fuerzas francesas a las españolas. Un monolito con las banderas Española, Francesa y, paradójicamente Británica  pues no se rindieron a los ingleses, conmemora el acontecimiento.

Aquella guerra. en la que íbamos de palmeros, en la que dejábamos pasar a Portugal a los franceses para que combatieran a los ingleses, se convirtió en una guerra sin cuartel ante los abusos del ocupante francés, acuñándose internacionalmente el término GUERRILLA. Llama la atención que, a diferencia de lo ocurrido en el siglo XX, no hubo indemnizaciones por los destrozos y por el saqueo del que fue objeto España por parte de enemigos y aliados.

España se sostiene entre vaivenes políticos históricos y a pesar de los Bellido Dolfos, gracias a sus gentes, que además de su trabajo, aportan dignidad a una de las Naciones más antiguas del Mundo y en particular del Mundo Occidental.

En la historia más reciente de España, en Santoña, en 1937 se rindieron valientemente los vascos secesionistas a las tropas Nacionales no sin intentar “internacionalizar el conflicto”, rindiéndose a los italianos que formaban parte de las fuerzas Nacionales. De aquellos “gudaris”, unos engañados otros fanáticos nazis, los nazis se reconvirtieron en sus primos marxistas a partir de 1958 constituyendo la cobarde banda terrorista ETA y los engañados continuaron aprovechándose, sin condena ante dolor por los cobardes asesinatos, de la ruptura de una sociedad próspera y del desplazamiento fuera de las provincias vascongadas de muchos vascos.

Después del asesinato del Presidente de Gobierno y santoñés, Almirante Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973, se elevó un magnífico monumento a su memoria, en el pasaje antigua zona de instrucción de las unidades militares, que, ejecutado por Juan de Ávalos, se conserva por voluntad del pueblo Santoñés a pesar de las manipulaciones históricas que sufre España.

Monumento al Almirante Carrero Blanco en Santoña

El 22 de septiembre de 2008 de nuevo la banda terrorista ETA asesinaba al brigada del Ejército Luis Conde de la Cruz destinado en el Patronato Militar Virgen del Puerto en Santoña.

Ahora el Patronato, que en su día alojó Regimientos de Infantería, aloja a una escuela de preparación de la TROPA para acceso al grado de Suboficial del Ejercito de Tierra.

En esa tropa de mujeres y hombres con una forma, educación y planta extraordinarias se acumulan años de experiencia en situaciones de riesgo en operaciones nacionales e internacionales.

Causa emoción pensar que podamos confiar en esta tropa repleta no solo de técnicas militares sino también de valores y virtudes, sobre todo de honor, ante tanta bandería que desgrana a España, interesada en su único beneficio personal.

Estos Señores y Señoras Soldado de España, auténticos líderes, han conocido el mundo y el sufrimiento, en África, Asia y Europa de los pueblos producido por dirigentes sin escrúpulos y saben ver lo que ocurre en nuestra Patria.

Es importante para cualquier líder haber tenido como referencia en su vida otros líderes, pero para aprender no sólo hay que buscar hacia arriba pues mirando hacia abajo también se aprende y mucho de la dignidad y humildad de un trabajo bien hecho.

Gracias Señoras y Soldados de España, Caballeros Legionarios, Cazadores, Guerrilleros, Paracaidistas, Infantes, Jinetes, Artilleros, Zapadores, Ingenieros.

Gracias por vuestro trabajo y ejemplo.

24 /6/2019

Vicente Díaz de Villegas y Herrería. Soldado de España

Blog: generaldavila.com

LA TIERRA NO PERTENECE A NADIE, SALVO AL VIENTO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

<<Me entregó un pellejo de buey de nueve años que él había desollado, y en él ató las sendas de mugidores vientos, pues el Cronida le había hecho despensero de vientos, para que amainara o impulsara al que quisiera. Sujetó el odre a la curvada nave con un brillante hilo de plata para que no escaparan ni un poco siquiera, y me envió a Céfiro para que soplara y condujera a las naves y a nosotros con ellas. Pero no iba a cumplirlo, pues nos vimos perdidos por nuestra estupidez>> (La Odisea. Canto X).

Solo los necios juegan con los vientos, que no conocen, hasta desatar los odres que, por insensatos, debería arrebatarlos y llevar llorando al ponto lejos de la patria. Se ha repetido a lo largo de la historia con consecuencias fatales.

En el Rif El Raisuni se lo anunciaba al General Fernández Silvestre. <<Tú y yo formamos la tempestad, tú eres el viento furibundo; yo, el mar tranquilo. Tú llegas y soplas irritado; yo me agito, me revuelvo y estallo en espuma. Ya tienes ahí la borrasca; pero entre tú y yo hay una diferencia; que yo, como el mar, jamás me salgo de mi sitio, y tú, como el viento, jamás estás en el tuyo>>.

José Luis Rodríguez Zapatero inició esta navegación abriendo el odre de todos los vientos, y trajo la tempestad. Alguien que jugaba a ser aprendiz de navegante, sin patria ni lugar al que conducir su nave, se dedicó a jugar con los vientos agitando los mares y a los asombrados navegantes, que iniciaron un motín y se enfrentaron entre ellos. Al que no tiene patria no se le debe poner a dirigir una nave que transporta un odre de mugidores vientos. Asustados, nos ha llevado a peregrinar larguísimo tiempo antes de alcanzar nuestra patria, mientras otros la pretenden y se alimentan de ella para luego repartírsela. Para tener patria hay que conocerla, saber dónde está y entonces amarla.

Nos creíamos que el inexperto y frívolo navegante era Nadie, y no tuvimos quien creyese nuestro encierro. No nos escuchaban.

Viendo la paja conocerás la mies. La tierra no pertenece a nadie salvo al viento, dice quien no sabe de navegación ni ha sembrado para después cosechar; sino cizaña. Cuando le pusieron al timón de la nave soplaron a la vez el Euro, el Noto, el impetuoso Céfiro y el Bóreas. Hasta que llegó una gran ola que hizo que la balsa zozobrara.

Contra la estupidez, incluso la fuerza, es la astucia la que triunfa. Es cada vez más necesario hacerse con su virtud.

Desde que entregamos la nave a los vientos, se han sucedido al mando inexpertos pilotos procedentes de la misma escuela. Mejor que taponemos nuestros oídos a sus cantos. Sería abandonar la nave para siempre y no recuperar nuestra patria.

Ellos se creen inmortales en su mensaje. Parece que escriben el futuro, las letras de los sueños, pero <<es absurdo imaginar que hombres que no llegaron a la palabra lleguen a la escritura>>.

Solo saben de engaños y jugar con los vientos. Contaminan el pasado y el porvenir.

<<¿Cómo es que has vuelto? […] Márchate enseguida de esta isla, tú, el más reprobable de los vivientes, que no me es lícito acoger ni despedir a un hombre que resulta odioso a los dioses felices. ¡Fuera!, ya que has llegado aquí odiado por los inmortales>>.

Desde que se hizo cargo de la nave el despensero de vientos y contador de nubes los frívolos pilotos que le han sucedido son de la misma escuela.

<<Y el sol se puso y las tinieblas ocuparon todos los caminos>> (fin del canto III de La Odisea).

¿Alcanzaremos algún día nuestra Patria ahora ocupada por pretendientes que se la quieren repartir?

<<¡Oh dioses! ¡De qué modo culpan los mortales a los númenes! Dicen que las cosas malas les viene de nosotros, y son ellos quienes se atraen con sus locuras infortunios no decretados por el Destino>> (La Odisea. Canto primero).

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

24 junio 2019

“LA CONSTITUCIÓN NO ES ORNAMENTAL. LAS LEYES SE TIENEN QUE CUMPLIR” (FELIPE VI) Rafael Dávila Álvarez

Davos, 24 de enero 2018. Todo sigue igual o peor.

Que no se cumple la Ley en España no es cierto. Se cumple a rajatabla y si no, la justicia se encarga de que se cumpla. Otra cosa es que haya algunos muy cualificados que no la cumplan. De eso hace mucho tiempo. Los grados de incumplimiento son varios; por ello, para ellos, las penas también lo son. Terrorismo, o sea que asesinaban con pistola o bomba; corrupción económica, vamos que se lo llevaban a casa, ladrones, sinvergüenzas que se aprovechaban de todo y de todos, y los que no han sido pillados, o sí lo han sido, pero se mira para otro lado, corruptos morales, y dentro de una amplia gama de estos delincuentes, surgen los peores, los que reuniendo todas las características anteriores quieren huir de la justicia, imponer la suya a base de crearse una nación, catalana, en la que ellos mismos sean la justicia y decidan sobre el resto de catalanes, incluso con análisis de ADN y comprobación de datos que engrosarán “la lista”.

Todo esto que nos está ocurriendo no es nuevo. Estuve destinado en Palma (de Mallorca) a comienzos del año 2000. Tengo seis hijos y por edades se desplazaron conmigo tres de ellos, uno universitario, dos en época escolar. El universitario tuvo que volverse a Madrid porque en su universidad le hundieron con el tema del idioma al no dar ni una clase en castellano y ¡qué contar de los exámenes! Mi hija de doce años, matriculada en un colegio religioso, llegó a casa llorando por las duras palabras que le dijo el profesor uno de los primeros días de clase.

-Oye p… forastera. A mí no vengas aquí a complicarme la vida.

El tercero de ellos cayó en buena tierra, se adaptó a las circunstancias y llegó incluso a jugar en los infantiles del Real Club Deportivo Mallorca.

El incumplimiento de la Ley no es cosa de ahora. De aquellos polvos estos lodos.

En Tarrasa (Barcelona), en el colegio Font de l´Alba, una niña de diez años ha sido supuestamente agredida por una profesora por pintar una bandera de España y un Viva España. El hecho es de extrema gravedad. Poner a los niños en primera línea del frente de batalla tiene un nombre y un precio. No es nuevo. Tampoco aquí es la primera vez. Europa debería recordar y temblar.

Esto no es solo incumplimiento de la Ley, sino de la Ley moral; es el tope que marca hasta donde una sociedad puede alcanzar su crispación degradante.

No pasará nada, como viene ocurriendo hace muchos años. Años educando en el odio y el enfrentamiento. También en la desgana y la indiferencia a todo. Egoísmo social.

No se quejen. Todos somos culpables.

Con aceite se fríe, con pan se come y a la basura se tiran los cascarones: ¡El huevo!

No es el huevo. Será el fuero. Aún más sencillo: La Ley no se cumple. ¿Por qué? Esa es la cuestión.

Aunque lo diga el Rey.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

CINCO (5) AÑOS DE REINADO Rafael Dávila Álvarez

Felicidades Majestad. Impecable reinado. Prudencia. Gestos rotundos y claros que no admiten interpretaciones. Son lo que son.

Cuando Vuestra Majestad ha tenido que fruncir el ceño lo ha hecho; y se le ha notado. En un Rey los gestos tienen tanta importancia como sus palabras.

Pero estas son definitivas.

La Corona es la única esperanza que nos queda para que la unidad de España se mantenga. Es su razón de ser principal. Corona y justicia están poniendo a cada uno en su sitio.

Habéis heredado todo el carisma de Vuestro padre y se nota. En momentos de balbuceos institucionales como los actuales, ante la grave incertidumbre que sobrevuela sobre España, patria común de todos los españoles, la única referencia sólida y clara que nos queda es la Corona. Vuestra Majestad, junto a la sabiduría del pueblo español, nos hará salir de esta grave situación que nos hace perder fuerza dentro y prestigio fuera.

La Corona siempre ha dinamizado la vida política dentro y fuera de España, con el nombre de España siempre en sus actos, en sus labios; y en su corazón. No menos importante ha sido su papel moderador. Pasión y moderación. Ese es el difícil juego que solo un Rey puede llevar a cabo.

El Rey es el gran símbolo de la nación. Eso le da más poder que a cualquier otro, porque no es poder político sino símbolo de todos y para todos, su referencia e identificación. Poder moral. Principal elemento integrador de España. A Vuestra Majestad recurrimos en los momentos difíciles, graves, como el actual, para no perder nuestra identificación y saber que el futuro seguirá llamándose España.

Decía que las palabras del Rey son definitivas. Las he publicado varias veces, también hace unos días, pero no puedo dejar de hacerlo de nuevo en este día tan importante, cuando se cumplen cinco (5) años de Vuestro reinado. Porque la unidad de España es lo más destacable y grave y lo que va a marcar nuestro inminente futuro de incertidumbre. Estas palabras deben ser guía y referente. Todas las Vuestras lo son, pero Os ha tocado vivir un momento muy delicado en el que están en juego muchas cosas; pero la principal la unidad de España. Por eso a ellas nos acogemos y difundimos; con esperanza y constancia.

¡Felicidades Majestad!

PALABRAS DEL REY EL 3 DE OCTUBRE DE 2017

<<Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática. Y en estas circunstancias, quiero dirigirme directamente a todos los españoles. Todos hemos sido testigos de los hechos que se han ido produciendo en Cataluña, con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada −ilegalmente−la independencia de Cataluña.

Desde hace ya tiempo, determinadas autoridades de Cataluña, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno.

Con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Un Estado al que, precisamente, esas autoridades representan en Cataluña.

Han quebrantado los principios democráticos de todo Estado de Derecho y han socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, llegando ─desgraciadamente─ a dividirla. Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada.

Esas autoridades han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España.

En definitiva, todo ello ha supuesto la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas de Cataluña. Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia. Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común.

Por todo ello y ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía.

Hoy quiero, además, transmitir varios mensajes a todos los españoles, particularmente a los catalanes.

A los ciudadanos de Cataluña –a todos− quiero reiterarles que desde hace décadas vivimos en un Estado democrático que ofrece las vías constitucionales para que cualquier persona pueda defender sus ideas dentro del respeto a la ley. Porque, como todos sabemos, sin ese respeto no hay convivencia democrática posible en paz y libertad, ni en Cataluña, ni en el resto de España, ni en ningún lugar del mundo. En la España constitucional y democrática, saben bien que tienen un espacio de concordia y de encuentro con todos sus conciudadanos.

Sé muy bien que en Cataluña también hay mucha preocupación y gran inquietud con la conducta de las autoridades autonómicas. A quienes así lo sienten, les digo que no están solos, ni lo estarán; que tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los españoles, y la garantía absoluta de nuestro Estado de Derecho en la defensa de su libertad y de sus derechos.

Y al conjunto de los españoles, que viven con desasosiego y tristeza estos acontecimientos, les transmito un mensaje de tranquilidad, de confianza y, también, de esperanza.

Son momentos difíciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante. Porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos. Porque nuestros principios democráticos son fuertes, son sólidos. Y lo son porque están basados en el deseo de millones y millones de españoles de convivir en paz y en libertad. Así hemos ido construyendo la España de las últimas décadas. Y así debemos seguir ese camino, con serenidad y con determinación. En ese camino, en esa España mejor que todos deseamos, estará también Cataluña.

Termino ya estas palabras, dirigidas a todo el pueblo español, para subrayar una vez más el firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia, mi entrega al entendimiento y la concordia entre españoles, y mi compromiso como Rey con la unidad y la permanencia de España>>.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

19 junio 2019

LO VOLVEREMOS A HACER. ¿A DÓNDE? ¿POR DÓNDE? ¿CÓMO? ¿CUÁNDO? Rafael Dávila Álvarez

3 octubre 2017. Habla el Rey

La decisión es la expresión concreta de la voluntad del jefe. En la vida militar cualquier decisión que se adopta va precedida de un análisis de factores que te permite elegir entre las distintas posibilidades que se presentan y adoptar la que crees más conveniente. Acertarás o no, pero nada se deja a la improvisación ni a las prisas o caprichos del momento.

Es sin duda la guerra un arte en el que influyen muchos parámetros, circunstancias del carácter, del genio del artista, que te llevan a la victoria o la derrota, pero nunca el capricho o la precipitación. Desde soldado a general debe analizarse la decisión a tomar.

En el periodo de instrucción al recluta se le insistía en aquellas mágicas palabras: ¿A dónde?, ¿por dónde?, ¿cómo?, ¿cuándo?, que eran, y son, el análisis más simple de los factores de la decisión. Se les inculcaba plantearse esos interrogantes antes de saltar de un abrigo a otro en el avance bajo el fuego enemigo.

Conforme se eleva el nivel de decisión el análisis se hace más complejo. Los factores determinantes siempre son la misión y la situación.

Hoy la misión que urge es la unidad de España, y la situación la resumió S. M. el Rey  el 3 de octubre de 2017.

Estamos ante la renovación de ayuntamientos, Comunidades (algunas), Parlamento Europeo, el Congreso y el Senado, el Gobierno de España ¿Qué saldrá de todo esto?

Está pendiente la sentencia del tribunal que ha juzgado a los acusados por rebelión en Cataluña. Torra, que no es usted ni yo, sino presidente de la Generalidad de Cataluña, lo ha dejado claro al final del juicio: <<Lo volveremos a hacer>>.

Conocida la misión y la situación falta tomar la decisión acertada. Para ayudar a tomarla me voy a limitar a repetir parte de las palabras que pronunció el Rey el 3 de octubre de 2017. Esa es exactamente la situación a día de hoy.

“Lo volveremos a hacer”

Palabras del Rey el 3 octubre 2017

<<Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática. Y en estas circunstancias, quiero dirigirme directamente a todos los españoles. Todos hemos sido testigos de los hechos que se han ido produciendo en Catalunya, con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada -ilegalmente-la independencia de Catalunya.

Desde hace ya tiempo, determinadas autoridades de Catalunya, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno.

Con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Un Estado al que, precisamente, esas autoridades representan en Catalunya.

Han quebrantado los principios democráticos de todo Estado de Derecho y han socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, llegando -desgraciadamente- a dividirla. Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada.

Esas autoridades han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Catalunya y de toda España.

En definitiva, todo ello ha supuesto la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas de Catalunya. Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia. Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común.

¿Que decisión tomarán?

Por todo ello y ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Catalunya, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía>>.

¿Lo quieren más claro? Todos los factores que hay que analizar para adoptar una decisión están en las palabras del Rey. ¿Entonces por qué nada ha cambiado? Después de sus palabras, del juicio, de las elecciones: todo sigue igual… O peor.

<<Lo volveremos a hacer>>.

Ahora el nuevo Gobierno de España, el Congreso, el Senado, los ayuntamientos, analicen cual es su misión, dónde estamos y a dónde vamos. Decisión pendiente. Alguien debe tomarla. En ella nos jugamos España.

Claro que no he dicho, por evidente, que para decidir hay que estar capacitado.

¿A dónde? ¿Por dónde? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

17 junio 2019

EL ESTRECHO DE ORMUZ. LA GUERRA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Como siempre ocurre hay opiniones para todos los gustos. Especialistas o no, militares o no, estrategos o no, y esos think tank que no suelen dar una, pero hacen de la retórica su mejor arma, en fin, todos opinan y nadie sabe ni quien ha sido ni quién será. Forma parte del juego. Estrategos y expertos hablan y escriben; cuando uno lo ha leído y oído casi todo, piensa en si mañana caerá el Muro de Berlín. Cuando menos se lo esperaban.

Lo que no me cabe duda es que EUA, Irán, Arabia Saudí, Rusia, Israel, y las petroleras, saben muy bien quien ha sido, su porqué y hasta donde piensan llegar. Quien sigue en la inopia es Europa. Como ustedes y yo, como los que nos informan.

A pesar de ello el análisis para los que de esto entendemos más bien poco se hace difícil.

Ya saben el aforismo jurídico latino empleado en cualquier investigación policial: quid prodest, ¿a quién beneficia? En este caso a muchos y de distinto signo. De ahí la complicación de señalar con el dedo. La lista de beneficiarios del ataque a los petroleros en el Estrecho de Ormuz es larga y peligrosa, tanto como la de los afectados por ello. En la primera no estamos ni usted ni yo; en la segunda sí. En breve notaremos que la explosión ha afectado al depósito de gasolina de su vehículo, a la factura del gas, de la luz, hasta la barra de pan subirá culpándoselo al ataque en Ormuz.

Del Estrecho dependen las estrecheces o no de millones de ciudadanos del mundo. Nadie desea inseguridad en esa zona. Nadie es nadie, aunque a algunos les beneficie. Hay muchas cosas que no encajan en este complicado ajedrez.

El vídeo mostrado por EUA señalando a Irán, por ahora no aclara mucho por no decir que todo sigue igual. Lo único que queda claro es que el ataque a los petroleros no lo han hecho aficionados.Ataque en el Estrecho de Ormuz

Otra más: Situaciones como esta en la que se pone en riesgo la paz mundial no es la primera que vivimos en estos últimos tiempos. El riesgo es evidente. Ahora lo que nos queda por ver es si es una más o esto va en serio. Si ha sido Irán, o parecido, átense los machos. Esta es la clave que hay que analizar en serio. Porque de ello puede salir algo cuyo nombre no queremos ni mencionar: la guerra.

Trump no es el loco que muchos piensan. Sabe lo que gana y lo que puede perder en una abierta confrontación, en una guerra abierta. Tomará una decisión únicamente cuando tenga todos los datos y sobre todo pensando primero en su nación, en los Estados Unidos de América. Algo que le distingue de otros políticos de por aquí. <<America First>>.

Esperemos que sea así y no pase a ser la última.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

14 junio 2019