DE PRESPUESTOS MILITARES Y UMEDIFICACIÓN DE LOS EJÉRCITOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Diario La Razón. UME unidad militar de emergencias JOSÉ MALUENDA

De moral bien, gracias. No por sus atenciones No gracias a ustedes.

«Tenemos un alto porcentaje de materiales y sistemas inmovilizado por falta de recursos. La inversión en nuevos programas de modernización es necesaria, sí, pero siempre que no vaya en detrimento del mantenimiento del material en servicio».

No lo digo yo. Eran palabras del último JEMAD que recuerdo, general Alejandre, ante la Comisión de Defensa del Congreso. Olvidadas, por supuesto, como manda la santa madre política de los que ni creen en España ni en su Defensa, pero, ellos, viven de ambas cosas y otras también; muy bien. No a la Defensa.

Como decía el poeta Ángel González en sus glosas a Heráclito:

Interpretación del pesimista:
Nada es lo mismo, nada
permanece.
Menos
la Historia y la morcilla de mi tierra:
se hacen las dos con sangre, se repiten.

¿Interpretación del pesimista? Por supuesto que no. Lamento del poeta, que lo dice con la brusca verdad del verso.

Se repetirá. Para evitar tanta sangre que derrama la Historia es necesario verter muchas gotas de sudor en los afanes diarios y eso, bien lo saben los soldados cuando forman ante el monolito a los Caídos, tiene un precio: Presupuestos adecuados y responsables. No hacerlo supone aumentar en caso de conflicto (hoy varios con variados escenarios y actores) el número de bajas.

No disponer de dinero para instrucción, adiestramiento, sin el equipamiento necesario es una irresponsabilidad que se traduce en bajas de personal. Es sencillo de entender. ¿Quieren ejemplos recientes?

No se pueden dejar en el olvido las palabras del que fue máximo responsable operativo de las Fuerzas Armadas. Estamos mal y además hipotecados. Los programas envejecen y nosotros también, y siempre es más de lo mismo: nada. Nos engañan con los Programas Especiales de Modernización que se hacen viejos y nos endeudan tanto que nunca se cumplen y además cuando finaliza alguno, si es que lo hace, hay que seguir pagándolo, está ya caduco, y no es posible iniciar otro. Más tiempo, menos eficacia militar y prolongación de los contratos con la industria. Ese es el truco. Alargar y alargar, envejecer los proyectos.

Para colmo no hay dinero ni para su mantenimiento, cuyas necesidades en el conjunto de las FAS solo pueden ser atendidas en un 50%. Algo así como que en los últimos diez años ha disminuido el adiestramiento de la Fuerza Conjunta en su totalidad, por tanto una menor eficacia del conjunto, y hay un menor número de equipos y tripulaciones preparadas para desarrollar sus cometidos superando el umbral de seguridad.

«Tenemos un alto porcentaje de materiales y sistemas inmovilizado por falta de recursos. La inversión en nuevos programas de modernización es necesaria, sí, pero siempre que no vaya en detrimento del mantenimiento del material en servicio».

Comprendo que volver a plantear el tema es recurrente y cada vez me quedo más solo (en público, porque en privado son muchos los que piensan como yo) cuando mantengo mi postura crítica hacia la creación de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Repito hasta la saciedad que no es contra la unidad actual y sus componentes, que como cualquier otra unidad militar es ejemplar y eficaz. Como lo sería la Unidad Militar contra la Corrupción (no se movería un euro). Rechazo la idea, el concepto de emergencias como misión común y diaria de lo militar, de los ejércitos, que entra dentro de otros organismos específicos para su atención. Claro que lo militar es más barato, los soldados entre ello, y sobre todo es un mundo disciplinado y obediente.

Lo militar en este campo de las emergencias naturales, como toda la vida se ha hecho, ha actuado cuando las capacidades de los organismos encargados de atenderlas se ven desbordados por su magnitud o trascendencia social.

La creación de la Unidad Militar de Emergencias es un capricho innecesario que cuesta mucho dinero y que en definitiva se resta del escaso presupuesto para las unidades de combate.

Lo peor, el gran engaño, es que hay ideología por medio.  El asunto de la Defensa es algo más serio que los vaivenes políticos y los iluminados del poder y el gran riesgo nace de que un individuo de escasas capacidades se meta a reorganizar los ejércitos a su modo y manera sin que sus asesores militares le indiquen sus graves errores y las consecuencias que a medio plazo puede ocasionar. Me refiero al señor Zapatero y a su brillante idea, como todas, de crear la UME, a costa del resto de unidades operativas. ¡Eso así, no, señor presidente!, debió alguien decirle y que todos nos enterásemos.

La recesión en las unidades de combate no se hizo esperar. Ahora para ser militar es necesario estudiar la carrera militar, la de ingeniero y la de técnico en emergencias. Napoleones ni uno, y de historia con saber la del socialismo es suficiente. En definitiva ahora la enseñanza consiste en saber de dónde viene el aire y donde está el sol que más calienta. La política se está convirtiendo en un buen refugio para desanimados y desmotivados intelectuales, incluso uniformados.

No, esto no es Defensa ni este el empleo de los recursos que la Defensa de una nación requiere.

«Todo para la UME», no es el lema.

La Umedificación de los ejércitos lleva a convertir las misiones de combate en oenegés con mangueras, picos y palas, en una pirueta de transformismo militar inédita en occidente.

Occidente empieza a ver que este asunto de la guerra va en serio, aumenta sus presupuestos militares, implanta el servicio militar obligatorio, se especializa y se forma para la guerra del futuro e introduce una nueva visión doctrinal con la «Hipótesis de enfrentamiento mayor». Nosotros, a cambio, bajamos el presupuesto puro y duro para el combate y nos armamos de pico y pala para cavar nuestra fosa (¿defensiva?).

No insistiré más en el tema. Solo conviene saber, estar informado, que para el año 2021 la Unidad Militar de Emergencias será, de nuevo, la niña bonita de los presupuestos de Defensa contando con más militares y más dinero. Lo que se llama «Fuego amigo». Legionarios en retroceso, que cien años no es nada.  En 2021 habrá un aumento del número de militares en la UME y subida de su actual presupuesto. No es baladí y sin duda cuestión más ideológica que de eficacia en la gestión de la Defensa.

Las cifras hablan solas. El presupuesto 2021, sin contar capítulo 1 (personal), es decir referidos a capítulo 2 (gastos corrientes) y capítulo 6 (inversiones) para la UME es de algo más de 40 millones de euros. Para el Ejército de Tierra es de 327 millones de euros; para la Armada 143 millones de euros; y 152 millones para el Ejército del Aire. Si lo comparamos veremos que supone un 12% del presupuesto de Tierra y un 28 y 26 por ciento respectivamente de la Armada y Aire. No es poca cosa, sino un Ejército más a lo que hay que añadir su dependencia que ni siquiera es del JEMAD, por tanto no inserta en la cadena de mando operativo.

Esto se junta con un problema poco analizado: el reparto a lo largo del tiempo del dinero presupuestado, que no llega o llega tarde a los ejércitos o cuando ya no hay tiempo para invertirlo. Un desasosiego constante para los órganos logísticos de los Cuarteles Generales.

De ahí la desconfianza de nuestros aliados en la defensa del sur de Europa por lo que recurren a otros más fiables, no socios otanistas, pero mejor armados. Qué decir de Gibraltar, el ojo del gran hermano británico-americano, con todas las garantías y nula presencia española. O el número «0» que son las veces que un mando militar español ha sido Chairman del Comité Militar de la Alianza Atlántica. Confianza se llama.

La nueva idea de la Defensa en España lleva el camino de ser umedificada en el tiempo y en el espacio. Pura retórica.

Más valdría no olvidar que «La imaginación gobierna el mundo, pero los cañones son el instrumento utilizado por la imaginación para llevar a cabo sus propósitos». ¡Cuánto nos cuesta reconocer los cañones y su munición!

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

5 abril 2021

 

 

LA OCUPACIÓN MILITAR DEL PEÑÓN DE GIBRALTAR. Rafael Dávila Álvarez

El Capitán de Navío Ángel Liberal, del que este blog tiene el honor de contar con su sabia palabra, ya nos ilustró sobre lo que significa Gibraltar para el Reino Unido y lo hizo de manera literal, gráfica y contundente: una Base Militar. No hay otra razón que los mantenga firme y firmes al pie Peñón. Por Tierra, Mar y Aire, y bajo tierra también, junto con el espacio electromagnético y supercalifragilístico. Nada criticable cuando saben lo que hacen y nada ni nadie se opone a ello, ni siquiera el dueño de la finca que les abre la puerta y ayuda a robar las manzanas y uvas. Crítica al que se lo permite y alaba.

El caso es que el Secretario de Estado de Defensa («Por Orden de Su Majestad») acaba de presentar al Parlamento Británico un documento denominado Defence in a competitive age en el que se definen los propósitos del Reino Unido para esta década en materia de Defensa. No se anda con chiquitas, es un documento para la guerra, en la que ya estamos y que en inesperado momento se puede recrudecer en cualquiera de sus múltiples versiones. Saben que esto no es un juego y están dispuestos a que «la maniobra» no les pille haciendo el relevo.

Nos extrañará el anuncio del Primer Ministro de reducir el número de soldados, pero se disipa la extrañeza cuando entramos de lleno en el documento y comprobamos que se van a gastar 18 mil millones de libras en Defensa durante los próximos cuatro años.  Es decir, un aumento de un 14%, con la mirada puesta en 2030. No está mal para la década prodigiosa que nos espera. Su proyecto es pasar de la ambición a sentar unas bases creíbles y realizables. Concretar lo bueno, pero posible, antes de empezar la consecución de algo mejor, pero imposible.

¿Cómo lo van a hacer? Como las circunstancias demandan, pensando en la guerra que viene, la que se dilucida ahora, y no en la que guerra que fue. ¿Tópico de Napoleón?: Dinero, dinero, dinero. Pues así es. Traducido significa tecnología y, guste o no guste, todos los sistemas se reducen en personal y aumentan los despliegues tecnológicos; y ¡ojo! no renuncian al arma nuclear como uno de sus activos más poderosos.

Con una visión global e integrada de la Defensa, no piensan en unas Fuerzas Armadas huecas y de último recurso, sino activas y presentes allí donde los intereses del Reino Unido lo requieran (y de sus aliados, aunque ya sabemos aquello: «No tenemos [Inglaterra] aliados eternos, y no tenemos [Inglaterra] enemigos perpetuos. Nuestros intereses son eternos y perpetuos, y nuestra obligación es vigilarlos»). Con claridad muestran su despliegue que «no está limitado por líneas en los mapas o por geografía». Actuación por debajo del umbral del conflicto armado, es decir atender la actual guerra sin cañones (por ahora) en la que se mezclan economía con seguridad, terrorismo y el poder del relato. Cualquier cosa es motivo de análisis por los Sistemas de Defensa y eso no se prepara en unos días. Ello exige, así lo plantean, integrar en el campo de la Defensa 5 dominios: espacio, ciberespacio, marítimo, terrestre y aéreo. Todo ello en una integración plena, configurada y puesta en práctica que sea «mucho más que la suma de las partes»

Por encima de todo, la «Prioridad: defender el Reino Unido, sus personas y su territorio».

Hasta aquí una pincelada de lo expuesto por el Secretario de Estado de Defensa del Reino Unido.

Hay algo más que destacar y que nos afecta directamente en lo más íntimo del corazón de España: Gibraltar. Hemos dicho que la «prioridad» de todo su sistema de Defensa es defender el Reino Unido, sus personas y su territorio. Con meridiana claridad, y sin sonrojo alguno, en el documento dejan claro, por si alguno no lo ha oído nunca, por ejemplo en el MAEC, que dentro de ese «defender» se encuentran «los territorios de ultramar y la Corona, y que sus Fuerzas Armadas mantendrán una postura disuasoria en las Islas Malvinas y protegerán el territorio de Gibraltar y sus aguas».

El Reino Unido está en guerra y lo asume sin complejos. Consideran que el territorio de Gibraltar es suyo, y por tanto será defendido como corresponde a una colonia de Su Majestad la Reina, pese a que las aguas que rodean el Peñón son españolas, pues no se cedieron en Utrecht, como tampoco se cedió el istmo, ni entonces ni en momento posterior alguno por lo que también es español.

Quizá debería haber titulado esta entradilla: «Un ejemplo a seguir», y puede que aún estemos a tiempo si es que alguien lee este documento del parlamento Británico.

Nos dan, y recibimos gustosos, el puntapié. Pelillos a la mar; mientras nosotros somos timoratos en la defensa de nuestra soberanía ellos son rotundos y claros en la defensa de lo que no es suyo.

Esto es la guerra. Que en Gibraltar ya han ganado. Por Tierra, Mar y Aire.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

29 marzo 2021

 

 

FELICIDADES MAJESTAD. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El Príncipe de Asturias se incorpora a formación como soldado, acompañado del Ayudante del Rey, coronel don Manuel Dávila Jalón.

 

El 28 de mayo de 1977 se celebró en Madrid un acto de especial significado que no puede pasar desapercibido. Un niño de nueve años, Felipe, Príncipe de Asturias, vestía por primera el uniforme de soldado español. Don Felipe se filiaba como soldado en el Regimiento Inmemorial del Rey nº 1. No era un juego de soldaditos ni el capricho de un niño. Era un acto regio, profundamente arraigado en la tradición de la monarquía española, por el que el heredero de la Corona, el futuro Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, filiaba en las filas del Ejército español. Lo hacía como soldado. Un acto de cariño y reconocimiento del Rey a las Fuerzas Armadas, a la tradición, a la historia.

Fecha histórica y significativa. Un niño, un príncipe soldado, convertido en Rey de España y Jefe Supremo de los ejércitos.

Hoy S.M. el Rey Don Felipe acaba de cumplir 53 años, casi 44 le separan de aquel día en el que por primera vez vestía el uniforme de soldado español.

Merece un recuerdo especial. ¡Felicidades Majestad!

El Príncipe de Asturias en formación.

Tradición de la Monarquía española

Los tiempos han cambiado y con ello las costumbres; incluso alguna tradición. Los cambios son consecuentes normalmente con la evolución, siempre a mejor, pero no debe cambiarse a capricho porque se desprestigia, se minusvalora lo que un día sucedió. Y sucedió que una larga tradición lleva a los Reyes de España a filiar a sus hijos, futuros reyes, como soldados. Los Ejércitos son fiel reflejo de las virtudes y defectos de un pueblo, son del pueblo y para el pueblo; por ello las monarquías españolas siempre se han identificado con pueblo y Ejército. Reyes y príncipes han servido en sus filas junto a ricos y pobres. Desde niños se han aproximado a sus filas.

Alfonso XII se filió en 1862 y Alfonso XIII juró Bandera en 1920 como soldado. Ambos en la 1ª Compañía del 1º Batallón del Regimiento Inmemorial del Rey número 1.

Palabras del Rey en la filiación de su hijo el Príncipe de Asturias

Con voz emocionada, pero firme, decía el Rey Don Juan Carlos I:

 

‹‹Acaba de sentar plaza como Soldado de Honor, mi hijo el Príncipe de Asturias. Desde hoy, se vincula de por vida, a los Ejércitos de España››.

Sus palabras continuaban dando las razones por las que quería que desde tan temprana edad su hijo formase en sus filas.

Los tiempos cambian. A veces quedan añoranzas del pasado.

‹‹He querido que desde tan temprana edad forme en sus filas, porque quiero que se identifique con nuestros hombres, que sea un buen soldado, que es tanto como decir, un magnífico español››

 

Como no podía ser de otra manera el padre, el Rey, daba consejos a su hijo, el Príncipe de Asturias.

‹‹Felipe:

Hoy es día grande para ti. No lo olvides nunca.

También lo es para mí. Mi mayor orgullo es ser el primer soldado de la Nación y darlo todo por la Patria.

Al ver a mi hijo Soldado, pienso en España y pienso en su futuro. En ese futuro en paz, en orden y en progreso.

Que las Fuerzas Armadas, modelo de lealtad y disciplina, sigan formando a nuestros jóvenes y montando la guardia permanente de España. Y que todos y cada uno de nosotros, sepamos cumplir con nuestro deber››.

Con un Viva a España y al Ejército culminaban las palabras de Su Majestad. Hace casi 44 años. Plenas de actualidad.

 

Hoy recuerdo aquel día. Acompañaba al Príncipe de Asturias, en su presentación y en su puesto en formación, mi padre, Coronel Dávila, entonces Ayudante de Campo del Rey. Era un día grande también para él.

Lo sigue siendo para todos. Creo que es justo recordarlo y al hacerlo surgen de manera inevitable los interrogantes.

Los tiempos cambian, pero hay cosas que perduran, para uno y para la historia.

Palabras de S.M. el Rey dirigidas a su hijo en su filiación como soldado de Honor

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

30 enero 2021

GIBRALTAR: ERRÁTICA POLÍTICA EXTERIOR Y DE DEFENSA. Rafael Dávila Álvarez

El artículo publicado ayer en este blog por el Capitán de Navío Ángel Liberal Gibraltar, un pueblo dentro de una base militar, alerta sobre la verdadera razón del interés del Reino Unido por Gibraltar y disecciona el problema para dejar a la vista sus escondidas entrañas y avisarnos de la gravedad de lo que nos esconden. El Gobierno de España, con el ministerio de Asuntos Exteriores a la cabeza, debe ser consciente de su impotencia, aunque  pretenda dar la imagen de un éxito en su negociación. La situación y postura del Gobierno español es de extrema gravedad, a todos nos afecta, y debemos conocer y proclamar empezando por el ministerio de Defensa español y nuestras autoridades militares, ¿les importa algo Gibraltar?

Dice el CN Ángel Liberal: «Sabemos que las negociaciones han tenido muchas dificultades. Es posible que todas ellas se deban a la única razón que explica la presencia británica en Gibraltar y es que el Peñón entero es una base militar, con un pueblo de unos 33.000 habitantes en su interior. La militar es la única razón de la presencia británica en el Estrecho, la fundamental, la que prevalece desde 1704».

Llevamos años oyendo decir a los estrategas de salón y ególatras globalistas que Gibraltar no tiene interés estratégico alguno y que deberíamos olvidarnos de la colonia y negociar con los británicos (lo que desean es una entrega incondicional de lo robado).

El caso es que Gibraltar es una base militar —hablando claro: exclusivamente militar — escondida detrás de un pueblo como muy bien nos argumenta Liberal—. ¿Cómo se entiende que esto ocurra entre aliados en lo militar y concepto estratégico de la defensa? Solo hay una respuesta: no se fían de nosotros. ¿El Reino Unido? No solo. El problema es que los que no se fían son ellos y el gigante estadounidense, ese que mira ahora también hacia Marruecos para instalar sus bases y completar el dominio de ese Estrecho sin importancia según los espléndidos analistas. Base logística. Muelles para atraque de submarinos nucleares. Espionaje. Control del Mediterráneo. Cosas de una situación geográfica privilegiada.

Mientras salta la pregunta retórica: ¿Para qué querrán ese trozo de roca?

Ese es el problema en su profundidad. Un problema político y militar (subrayemos esto último) en el que hay exclusividad y Europa no juega, ¿España? ¿Pero existe España? Significado: España política y militarmente queda a los pies de los caballos. Políticamente no es de extrañar, no somos ejemplo de nada ni para nadie, sino todo lo contrario. Débiles y erráticos. En lo militar me duele en lo hondo porque además somos mucho mejores soldados que británicos y estadounidenses. Mucho mejores.

La política: un Gobierno, el nuestro, sin firmeza, sin política exterior, y sin nivel de respuesta que permite que se rían de él y de sus Fuerzas Armadas. Lo militar: nuestros ejércitos por lo que se ve no sirven para defender el sur de Europa, pero sí para desplegarse en la frontera con Rusia o desplegar nuestros misiles en Turquía.

Esto de las alianzas militares ha terminado en Europa. La OTAN ¿Cuántas divisiones tiene la OTAN? Preguntaba el ruso.

Años de engaño británico. Se diluirán estos primeros coletazos, el control está por ver (¿control del puerto y aeropuerto?). En nada volverá el contrabando, los submarinos nucleares seguirán entrando y las antenas al viento seguirán practicando el espionaje.

La imagen exclusiva que nos ofrece el Capitán de Navío Liberal, debería hacer temblar a propios y extraños. ¿Qué es Gibraltar?: un polvorín a los pies de España, un mundo a nuestras espaldas repleto de aviones militares que van y vienen, submarinos, depósitos de armamento y munición, espionaje llamado Inteligencia. ¿Para quién (es)?

Nuestros ejércitos seguirán paseándose por el mundo mientras otros apoyan el robo de un trozo de España en un clamoroso (vergonzante) silencio. Digno de escándalo. ¿Cuál será la siguiente entrega?

¡Qué vienen los rusos! ¡Pero si ya hemos entregado las armas! Vendrán los otros. Por el sur. En pacífica marcha, verde, azul o amarilla.

¡Ay el Brexit! ¡Cuánto tiene que aprender esta Europa en la que España se sitúa en su frontera sur (la del ajo); allí donde Gibraltar.

De vez en cuando conviene mirar el mapa porque la política cambia, no la geografía.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

4 enero 2021

EL IDIOMA ESPAÑOL A CAMBIO DE UNOS MALDITOS PRESUPUESTOS. Rafael Dávila Álvarez

Protestas contra la ley de laá Enseñanzaá

Algo parecido a esto ya lo he publicado en otra ocasión. Porque nada es nuevo. Todo empeora, pero la enfermedad de origen es la misma. Hace mucho tiempo que nadie lucha por España. Está casi muerta en 17 reinos de taifas, deshecha, repartida, intimidada y acobardada. Como España digo, digo españoles; o lo que seamos.

¡La ley Celaá! ¡Aáh! ¿Sí? ¿Nos sorprende? A tragaár; menos los que tengaán el riñón protegido y paguen; junto a los comunistaás y estos socialistaás de la aaaaaaá. Radicales de izquierdaás es su nuevo nombre. El resto a tragaár.

La Ley en España es interpretable. Es decir: no se cumple. Los grados de incumplimiento son varios; depende del lugar que ocupes en la escala social del cuerpo invertebrado, o vertebrado por la reciente historia.

«…los españoles del siglo XXI tendremos que estar alertas para evitar que el español deje de ser la lengua común de los españoles, lo que sería un despropósito histórico e incluso político». Lo dijo don Camilo José Cela en la inauguración del II Congreso Internacional de la Lengua Española. Valladolid, 16 de octubre de 2001.

Todo esto que nos está ocurriendo no es nuevo. Estuve destinado en Palma (de Mallorca) a comienzos del año 2000. Tengo seis hijos y por edades se desplazaron conmigo tres de ellos, uno universitario, dos en época escolar. El universitario tuvo que volverse a Madrid porque en su universidad le hundieron con el tema del idioma al no dar ni una clase en castellano y ¡qué contar de los exámenes! Mi hija de doce años, matriculada en un colegio religioso, llegó a casa llorando por las duras palabras que le dijo el profesor uno de los primeros días de clase.

-Oye p… forastera. A mí no vengas aquí a complicarme la vida.

El tercero de ellos cayó en buena tierra, se adaptó a las circunstancias y llegó incluso a jugar en los infantiles del Real Club Deportivo Mallorca. Las consecuencias (no para ellos) fueron variopintas y alguna de peso específico. Algún día se las contaré (en privado mejor).

El incumplimiento de la Ley no es cosa de ahora. De aquellos polvos estos lodos, aunque aquello era y es peor que el lodo.

En Tarrasa (Barcelona), en el colegio Font de l´Alba, una niña de diez años fue (supuestamente) agredida por una profesora por pintar una bandera de España y un Viva España. Poner a los niños en primera línea del frente de batalla tiene un nombre y un precio. No es nuevo. Tampoco aquí es la primera vez. Europa debería temblar. Pero de eso se trata. En el plazo de diez años nadie recordará que es eso de España, y el idioma español se hablará en  América. Porque hablarán  y amarán fuera lo que aquí no hemos respetado. Recogerán los despojos de España; alguien lo hará.

Laá señoraá Celaá no haá aprobado ninguna Ley de Enseñanzaá, ni laá señora Celaá sabe lo maás mínimo de enseñanzaá. La señoraá Celaá hace lo que le daá laá ganaá; y eso no es ni maás ni menos que lo que los socialistaás mandaán que hagaá. Porque aquí entre Ivaán, Sánchez e Iglesiaás, es lo que pasaá y no nos enteramos de naá. Pasaá que España es Españaá y se implantaraá no la Educación sino laá malaá enseñanzaá.

Una España desaparecida, un idioma, el español , que deja de ser la lengua común de los españoles,  «un despropósito histórico e incluso político». Diría que también una manifiesta afrenta a la Constitución, un degradante camino hacia la destrucción con el beneplácito de todos.

Podríamos hablar de la Ley moral. Sí, de la enseñanza moral; pero ese día Ivaán, Sánchez y Celaá no asistieron a clase. Solo aprendieron la ley de su moral que ahora todos practicaremos.

Sabemos que la a en lógica escolástica es la proposición universal afirmativa. Tomaá  yaá. Figúrense laá á.

Ley impuesta. Nueva escolástica: la de la á. Responsables ante la historia.

Han cambiado nuestro secular idioma por la estampita de un maldito presupuesto que les permite seguir destrozando historia y consenso.

Es el nuevo idioma introducido por los que no saben ni permiten que otros sepan.

La Ley de la á.

¡Aáh!

Constitución española.
Artículo 3
1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

22 noviembre 2020

«ABSURDO CORREO VERANIEGO »

Ángel Cerdido Peñalver
Coronel de Caballería ®

¿Pasapues maños?
…pues que nos gustaría ir a Madrid a rondar al Gobierno y cantarles las cuarenta, pero no nos llega el cable.

A D. Antonio Mingote Barrachina (q.e.p.d.): dibujante, escritor, periodista, miembro de la Real Academia Española (silla r), marqués de Daroca y Teniente Coronel honorífico del Arma de Infantería.
Mi Teniente Coronel, al Cielo me dirijo para pedirle perdón por haber reproducido la viñeta sin su permiso, y por haber tenido la osadía de cambiar el bocadillo de texto que encerraba la llave. Solo espero que el día que me toque llegar a donde esté, se encuentre de servicio en la puerta para conseguir que me dejen entrar también a mí, habiendo contado como es preceptivo, con la misericordia divina.

De vuelta a mis cuarteles de invierno hoy trataré de resumir el absurdo correo que recibí este verano: una carta de película, otra que no recibí y la que no mandé.

De película.-

De Hollywood me llega una carta del que fuera ayudante de dirección del gran director de cine estadounidense, Cecil B. DeMille. En ella me cuenta que el autor de «Los diez mandamientos», siempre recomendaba arrancar una película con un terremoto y seguir «in crescendo». También me dice que al maestro le apasionaba el espectáculo de la política española y que de haber tenido acceso a su «Diario de Sesiones», seguro que lo hubiera tomado como referencia para el guion de una futura película.
Ahora es este ayudante el que quiere rodarla y me pide, en la carta que me mandó, copia de las últimas sesiones del diario. Con mucho gusto se las mando, y le hago saber que en el citado diario se reflejan los debates parlamentarios, elaborados por el Cuerpo de Redactores y Taquígrafos que recogen la palabra hablada con rapidez.
«Luz y taquígrafos», expresión que popularizó D. Antonio Maura siendo Presidente del Consejo de Ministros de España, cuando en cierta ocasión llegó a decir que:
-«Yo, para gobernar, no necesito más que luz y taquígrafos».
También le prevengo que a veces en ese diario queda escrito con veracidad lo sucedido, como en el caso del «Caballo de Pavía». En el imaginario colectivo ha quedado que el General entró en el Congreso para disolver las Cortes a lomos de su caballo. Sin embargo, este hecho en realidad no ocurrió, y por tanto no figura en él.
Aprovecho para ilustrarle y le cuento que Manuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque fue un general español que con su golpe de Estado del 3 de enero de 1874, acabó prácticamente con la Primera República.
Pero otras veces le digo, que el «Diario de Sesiones» de nuestro Congreso se dedica a omitir o corregir muchas de las pifias de sus señorías. Recientemente no transcribieron lo que dijo la famosa ministra cuando hablaba del «diputao» y lo «aprobao», o si decía «dos mil vente». Y si en el diario constan Gotemburgo, sorber y soplar o puesto catorce se falsea puesto que la señoría de turno dijo en verdad: «Gotemberg»; «sorber y absorber»; y «decimocuarto puesto». Según sus mismas palabras «es obvio de toda obviedad» que esto no está bien.
Seguro que pocas generaciones separan a más de uno de su «bancal» en el pueblo, y también más de uno, serán «desertores del arado». Si en sus familias no le enseñaron modales, fíjense, puesto que hay gente a la que mirar, estudiar, leer, lo que sea… todo menos usar el tenedor y cuchillo como si fuesen puñales. Las buenas maneras son especialmente necesarias en el caso de las personas corrientes. Las señoras muy guapas pueden permitirse el lujo de no tenerlas, pero fijándose detenidamente, al cabo de un rato, se observa que a un gran número de ellas se les ve el «pelo de la dehesa». Perdonen que se lo diga, pero la mayoría de ustedes no son muy guapas… y de los «perroflautas» mejor no hablar.
Al cabo de unos días el ayudante de dirección, me contestó diciendo que debido a lo que había leído y a lo que yo le había contado, abandonaba el proyecto pues dudaba algo de la veracidad del diario y mucho, según sus palabras: «You lair half-doctor, they turned you into president» (del mentiroso semi-doctor que tenemos de Presidente).
Al final me decía que no entendía eso del «bancal», «desertores del arado», «pelo de la dehesa» y «perroflautas».
Ex comisario Villarejo, ahora vas y lo cascas. ¡Maños… que nivel!
Carta que no recibí:

Querido pensionista,
Este Gobierno se siente incómodo… desearíamos que no le llegase esta carta… pero necesitamos dinero, y para resolver todos los problemas que tenemos recientemente hemos decidido iniciar una campaña tratando de convencer a nuestros súbditos aborregados, para que ustedes los jubilados devuelvan, según nuestro criterio, todo lo que cobraron de más en sus pensiones de lo que en su día aportaron.
Luego me enteré que con esos ahorros quieren comprar un espejo deformante, y que a diario en él se puedan mirar y verse como aquellos «Centauros del desierto»… iguales que John Wayne encaramado en su «quarter-horse». ¡Más quisieran!

Carta que no mandé:

A la semana, les contesté:
Les mando estas letras para que sepan que estoy vivo. Escribo despacio porque sé que ustedes son de leer deprisa. Si no reciben la carta me lo dicen, y se la mando otra vez. Como se van cambiando a menudo de casas a «casoplones», no les pongo dirección porque no la sé. En ella les cuento que nunca olvidaré los grandes daños que están y que pretenden hacer a nuestra querida España y a nosotros los funcionarios, jubilados y pensionistas.
Veo que en la actualidad, por culpa de la pandemia, el señor Filosofilla (perdón quise decir Sr. Illa, el de la mascarilla) y el doctor Pedro (perdón quise decir el Dr. Simón), están más despistados que el perro de mi vecino, que ahora le ha dado por correr detrás de los coches que están parados. Ojo, que como dice una de las tiras cómicas de «supermaño» (Alberto Calvo) que a diario aparecen en un periódico local, por culpa de esos dos inútiles podemos pasar del «estado de alarma» al «estada de armarla».
Tranquilos, pongo en su conocimiento que su carta no me ha llegado, pero a este pensionista que le escribe, aunque no le llegara, le entraron grandes remordimientos de conciencia. Pidiendo un préstamo, pude reunir lo que según ustedes cobré de más en los muchos años cotizados y con la presente se lo envío.
¿No será que a ustedes les pasa lo que a la Iglesia?, que son muchos los creyentes y cada vez más escasos los practicantes y ninguno de ellos aportan. Su único objetivo es agrandar su patrimonio mientras se hacen cargo de las riendas del negocio, y digo riendas porque lo hacen como si se tratase de manejar ganado.
Si ven a mis compañeros: pensionistas, jubilados y funcionarios, les saludan de mi parte, y si no los ven, no les digan nada.
Me parece que estoy escribiendo a tontas y a locas, en vez de escribir tranquilamente a toda esa buena gente enmascarada; se ve que no se fían ni de su padre, es decir de ustedes y de su Gobierno.
P.D. Iba a mandarle el dinero, pero ya cerré el sobre.

En agosto del año 1927, a «Cagancho» el torero gitano, tras el tercer aviso le devolvieron el toro al corral porque era incapaz de matarlo aunque lo intentaba a distancia sin salir de la barrera. El torero salió escoltado por la Guardia Civil, habiendo tenido que intervenir incluso un destacamento de Caballería del Ejército que reforzaba a la Benemérita, para apaciguar los ánimos de los tendidos en los que hubo una de las mayores broncas de la historia.
Pero ahora ¿dónde están las Fuerzas Armadas para poner fin a tanta tropelía?, no olvidemos que tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Hasta a la gente le extraña
y le causa desconsuelo
el vernos como nos vimos
y el vernos como nos vemos

Pero cuidado, pues como dicen en Aragón hay que cantar las cuarenta al lucero del alba cuando veamos la razón atropellada, siempre carecer antes que pedir, sentirse en el mundo como en la propia tierra, y luchar por un futuro solidario, limpio y justo.
La rondalla de Mingote vuelve a gritar:

  • ¡Que no nos llega el cable!
    Lo mejor será que demos por concluido el desventurado 2020, como si estuviéramos a 31 de diciembre, a punto de tomar las uvas para entrar en el 2021.

Adiós 2020, ¡no vuelvas más!

Ángel Cerdido Peñalver. Coronel de Caballería ®

Zaragoza, octubre 2020.

Blog: generaldavila.com

“Me hubiera gustado estar en Barcelona”, dijo el Rey. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

¿De quién depende la Fiscalía?… pues eso

Hace ya tiempo un sucedido levantó ampollas, además de risas, en la vida militar. Nosotros, los militares, tenemos un <<boletín-periódico>> donde se publican destinos, cursos, ascensos, y cosas así; se llama Boletín Oficial de Defensa (BOD) y en él también suele figurar, normalmente en contraportada, un apartado llamado Resoluciones de Justicia, en el que figuran las tomadas en ese ámbito dentro de las Fuerzas Armadas.

En cierta ocasión salió dicho apartado con el titular <<Impartir injusticia>>, y eso fue lo que provocó hilaridad ya que se decía entre <<la tropa>> que por una vez el ministerio decía la verdad: injusticia era la palabra que el ambiente aplaudía.

Error o intencionado titular de imprenta; nunca se sabrá a pesar de la investigación.

Esto de justicia-injusticia suele ser subjetivo. Depende de ser ajusticiado o no.

Este malgobierno no obra según la justicia y razón sino en beneficio propio. La exhibición y puesta en escena más flagrante la protagonizan dos personajes en pantalla que lo hacen con indecorosa publicidad: Fiscal general del Estado y Ministro de Justicia. Ellos no importan, sino lo que representan. Ahí está para que todos nos demos por aludidos. Alardean de ello y se exhiben con ello.

Ahora, después de manejar al Rey como si fuese un bebé o su peluche al que hay que proteger, el ministro no aclara lo que hay detrás de la decisión y dice que hubo “todo un paquete de razones” para hacerlo. Al Rey se le prohibió ir a Cataluña y nadie ha dado una explicación de la gravedad de esta decisión.

<<Quien tenía que tomar esta decisión la ha tomado. Esa decisión se ha tomado sopesando muchas variables. Lamento que no esté el Rey presidiendo un acto que para mí es muy emotivo. Creo que, en la ponderación de bienes, hay momentos en los que hay que sacrificar algo en pro de algo más seguro. En la mente de todos están toda una serie de circunstancias y variables que podrían cuestionar cosas. Creo que la mayor obligación que tiene el Gobierno es proteger las instituciones y sin duda la Monarquía lo es>>. Lenguaje muy político, balones fuera y no explicar nada. Hay que tener cara.

Repito el hecho: Al Rey se le prohibió ir a Cataluña y nadie ha dado una explicación de la gravedad de esta decisión.

¿Quién prohibió el viaje? ¿Quién amenazó? Lo sé, pero me callo. Ustedes también. Todos a tragar.

¿Qué tiene que hacer el Rey? No lo sé.

¿Por qué no fue el Rey? No lo sé.

¿Debió ir el Rey? Es evidente.

¿Por qué no nos dicen la verdad? Eso si lo sé, y ustedes también. Es evidente.

Pues ante todo, y ante todos, esto ha sido una flagrante intromisión, inaceptable, del Poder Ejecutivo en el Judicial. Este era un acto del Poder Judicial y al mismo le corresponde su organización, como es lógico y dice la Constitución en su artículo 117. 1: <<La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley>>. Al imperio de la ley, al imperio de la ley, al imperio de la ley. <<¿De quién depende la Fiscalía?… pues eso>>.

Injusto ministro de justicia portavoz de esa nada que arrastra el Pretendiente. ¿Por qué nos mienten?

Hay veces que hay que decir lo que se siente, y sentir hondo lo que se dice. Sobre todo cuando de lo que hablamos es de la unidad de España, su integridad territorial y su soberanía.

El soberano parece Pedro Sánchez. España troceada se vende a precio de saldo. El Rey que no salga de casa. Que no se repita lo del 3 de octubre de 2017.

<<Me hubiera gustado estar en Barcelona>>, dijo el Rey al Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial en llamada telefónica antes del acto de entrega de despachos a los jueces.

Asombrados estamos. Muy preocupados. También perdidos, sin guía. ¿Qué tenemos que hacer?

Nos deben una explicación: ¿Por qué no estuvo el Rey en Cataluña? Repito: Es lo más grave ocurrido en la historia de la reinstaurada Monarquía en España. A la vista está.

La pregunta es: ¿Qué hace el Gobierno inmiscuyéndose en el Poder Judicial?, a la que podemos añadir otra: ¿Para qué hace falta un ministro de Justicia?

Al ¡Viva el Rey! respondió el injusto ministro: <<Se han pasado tres vueltas>>.  ¿Por qué no te callas? Ser ministro de justicia o juez, no es sinónimo de justo, ni de impartir justicia.

Rey Don Sancho, rey Don Sancho,/no digas que no te aviso…

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

27 septiembre 2020

REFLEXIONES SOBRE LA DIRECTIVA DE DEFENSA NACIONAL 2020. Julio Serrano Carranza: Coronel de Aviación (R.) Real Ejército del Aire

El pasado día 11 de junio el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firmó en el Palacio de la Moncloa y en presencia de la Ministra de Defensa, Margarita Robles, el JEMAD y los jefes de estado mayor de los ejércitos y armada, la nueva Directiva de Defensa Nacional 2020 (DDN-20).

Este documento constituye la base para el planeamiento de la defensa de España y está en consonancia con la L.O. de la Defensa Nacional 5/2005. Esta LO determina que corresponde al presidente del Gobierno asumir la dirección de la política de Defensa, sus objetivos y líneas maestras, y la elaboración de dicha directiva. Por otro lado, corresponde a la ministra de defensa el desarrollo y ejecución de la política de Defensa, asistir al presidente del Gobierno y dirigir la actuación de las FF.AA. tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

La DDN-20 persigue la misma finalidad que las directivas precedentes; establecer el escenario estratégico actual, con sus amenazas y retos para afrontarlos a través de unas líneas generales de actuación y unas directrices a ejecutar por el Ministerio de Defensa para la presente legislatura.

Hay que hacer notar que esta nueva Directiva de Defensa Nacional, es la primera que ve la luz tomando como referencia a la Estrategia de Seguridad Nacional que fue aprobada en el año 2017.

 ESTRUCTURA Y CONTENIDO

La DDN-20 sigue una línea continuista, en su formato, en relación con las directivas precedentes de los años 2004, 2008 y 2012.

Así, después de una breve introducción, en donde hace alusión a la pandemia generada por el COVID-19 y al inicio del ciclo de planeamiento con ocasión de la publicación de la nueva directiva; pasa a describir el escenario estratégico con especial interés al entorno europeo cercano, Mediterráneo, Sahel Occidental y el Océano Atlántico. En dicho apartado, haciendo un estudio prospectivo, presenta un panorama sombrío debido al retroceso del multilateralismo, la globalización y a un cambio en la dinámica de negociación y acuerdo, por otra de competición y confrontación que nos acerca a conflictos armados de envergadura.

Seguidamente, pasa a señalar las catorce líneas generales y objetivos de la política de defensa, en donde se hace un pormenorizado recorrido señalando el primer objetivo de la Defensa, la contribución a la paz internacional, el apoyo a las autoridades civiles, la potenciación del Centro Nacional de Inteligencia, así como la intervención de la Unidad Militar de Emergencia para hacer frente al cambio climático, entre otras.

Por último, pasa a describir las dieciséis directrices de actuación en donde se fomentará la Seguridad Humana, la preparación del personal de las FF.AA., la mejora de la calidad de vida y la integración de la mujer en la carrera militar, entre otras.

REFLEXIONES

Lejos de hace una detallada exposición sobre la nueva directiva de defensa nacional en vigor,que requeriría un estudio y análisis riguroso por parte de un especialista en temas relacionados con la estrategia y la política de defensa; mi propósito no es otro que el de comentar algunos de los puntos que me han parecido de especial relevancia, bien por su novedad o bien por las consecuencias que se pueden derivar de su aplicación.

INTRODUCCIÓN

Coincidiendo con el comienzo de la nueva legislatura, el Gobierno considera el momento adecuado para revisar y modernizar las directrices de la política de Defensa, acometiendo una actualización profunda de la Directiva de Defensa Nacional e iniciando así un nuevo ciclo de planeamiento, enraizado en la Ley de Seguridad Nacional de 2015 y la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017.

A este respecto, y aunque la Orden Ministerial 60/2015 que regula el proceso de planeamiento de la Defensa, asume que una nueva DDN pueda motivar el arranque de un nuevo ciclo, también habría que haber mantenido la debida coherencia con los ciclos en curso de los países aliados y europeos, desligándolos de los vaivenes políticos.

Se podría afirmar que el ciclo de planeamiento en vigor hasta ahora 2016-2022 se ha cerrado en falso, con todas las consecuencias que ello conlleva para la estabilidad y continuidad de los planes en curso en los ejércitos y armada, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

El nuevo ciclo de planeamiento 2020-2026, además de contemplar los futuros retos en las FF.AA., tendrá que asumir los compromisos y objetivos del ciclo anterior inconcluso. Todo ello sin una estimación de gasto, fijo y tangible, destinado a la Defensa.

ESCENARIO ESTRÁTEGICO

  • Erosión en la arquitectura internacional de seguridad

La nueva DDN-20 nos alerta sobre posibles enfrentamientos armados de envergadura en base a fenómenos socioeconómicos. Para ello, hace uso de un razonamiento lógico empleando una cadena de silogismos:

CRISIS ECONÓMICA 2008 – GLOBALIZACIÓN – SOCIEDAD FRUSTRADA – MANIFESTACIONES VIOLENTAS – ANTI-SISTEMA – PROTECCIONISMO ECONÓMICO – REPLIEGUE DE PAÍSES – RETROCESO MULTILATERALISMO – CAMBIO DINÁMICA NEGOCIACIÓN – CONFROTACIÓN – POSIBILIDAD CONFLICTOS ARMADOS

No hay que ser un estratega muy avezado para asociar esta cadena de silogismos con la política que últimamente viene ejerciendo la administración del gobierno del presidente Trump. No deja de ser paradójico que, en la DDN-2012, por el contrario, se reconocía el liderazgo mundial de los EE.UU.

LÍNEAS GENERALES Y OBJETIVOS DE LA POLÍTICA DE DEFENSA

  1. El primer objetivo de la Defensa

Dentro de la escasa concreción y coherencia de algunos conceptos estratégicos que se señalan en la DDN-20 relacionados con la política de defensa española, no hay que negar su creatividad y populismo a la hora de expresar conceptos o definiciones, en lugar de aprovechar lo bien redactado y expresado con anterioridad.

Es el caso de la redacción de este punto, al parecer, basado en el Articulo 8.1. de nuestra Carta Magna. En el mismo,se habla de la “sociedad española” y “ciudadanía”, de la “Constitución” y el “ordenamiento constitucional” con un lenguaje retórico y redundante, pero sin hacer alusión a las Fuerzas Armadas, a sus ejércitos y armada, que si son mencionados en el artículo de referencia.

  1. Consecuencias cambio climático

Los integrantes de las FF.AA. siempre nos hemos sentido orgullosos de ser disciplinados, planificar bien nuestras misiones y tener un espíritu de sacrificio a prueba de bombas. Estas fortalezas, tan deseables para cualquier organización eficaz que se precie, han sido tomadas en consideración en la nueva directiva para integrar las capacidades y esfuerzos, militares, como los de la Unidad Militar de Emergencias (UME), y civiles, en sintonía con los objetivos de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que en España gestiona el Vicepresidente Segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, siendo el Director de su Gabinete, el ex Jefe de Estado Mayor de la Defensa (ex JEMAD), José Julio Rodriguez.

A este respecto, sería muy conveniente delimitar las competencias y misiones de los civiles (seguridad) por un lado, y los militares (defensa) por otro, en este tipo de escenarios medio ambientales. Para los integrantes de las FF.AA. es habitual trabajar con otras instituciones y organizaciones conjuntamente, como ha sucedido en la Operación Balmis contra el COVID-19, pero sin perder la propia esencia de militares pertenecientes al Ministerio de Defensa.

No hay que olvidar que, como sucede todos los años en las campañas contra incendios forestales, corresponde a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, dependiente del Ministerio del Interior, la coordinación y ejecución de dichos planes a través del Centro Nacional de Emergencias (CENEM). Así la participación del personal y medios disponibles de Protección Civil y Emergencias en este tipo de misiones de emergencias, siempre cuentan con el respaldo y apoyo especifico de la UME.

  1. La mujer en las operaciones de paz

Por Real Decreto de febrero de 1988, se reguló la incorporación de la mujer en primer lugar en los Cuerpos de Ingenieros de los Ejércitos y de los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas españolas. Con la aprobación de la Ley de la Carrera Militar de 1999 desaparecieron todas las restricciones y las mujeres pudieron tener acceso a todos los cuerpos y escalas.

Hoy en día, la mujer forma parte de las filas de los Ejércitos y Armada como paracaidistas, Damas Legionarias, pilotos de caza, diplomadas de Estado Mayor, jefes de unidad y jefes de destacamento en misiones de paz en el exterior; superando el 13% de nuestros efectivos.

De ahí que no se entienda muy bien ese “punto de vista innovador” que puede aportar la mujer en las misiones de paz. La mujer ha dejado de ser noticia en nuestras Fuerzas Armadas hace ya 32 años. Son unas compañeras más en todas las Unidades, Centros y Organismos (UCO) del Ministerio de Defensa, hecho que nos llena de orgullo y satisfacción.

  1. Nivel tecnológico avanzado en las FF.AA.

La DDN-20 apuesta por fomentar y proteger una industria de Defensa innovadora, capaz de integrarse en proyectos y grupos empresariales multinacionales, especialmente en el ámbito europeo.

A este respecto hace una valoración muy explícita a un hecho evidente: “La excelencia tecnológica requiere de una adecuada inversión económica”. Esta frase, aunque llena de significado, no deja de estar vacía en su contenido.

Las fortalezas de nuestra industria de defensa, en donde día a día se potencian las tres actividades clave aludidas en la DDN-20: Investigación, Desarrollo, Innovación, Talento y Formación, en una nueva y ampliada ecuación (I+D+i+T+F), son manifiestamente concretas y tangibles.

Así, según los datos disponibles del ejercicio 2018 de la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (TEDAE), las más de 80 industrias tecnológicas españolas con presencia en estos tres ámbitos de actividad, constituye un tejido empresarial que factura casi 12.000 millones de euros, exporta el 66 % de sus productos y servicios, contribuye con un 1 % al PIB de nuestro país, genera más de 60.000 empleos de alta cualificación técnica y dedica un 9 % de su facturación a I+D+i.

Sin embargo, ante estas fortalezas de las empresas españolas, nos encontramos ante una financiación incierta en los programas en curso para la modernización de nuestra FF.AA. debido a los recursos empleados para hacer frente a la pandemia del COVID-19. Por otro lado, vamos soportando una insuficiente inversión en los presupuestos generales del Estado asignados a la Defensa con un 0,92 % del PIB, uno de los más bajos de los países que forman parte de la Alianza Atlántica, superando tan sólo a Luxemburgo con un 0,56% de su PIB.

Esta última circunstancia se agrava aún más, cuando vemos que, en la Cumbre de la OTAN en Londres del pasado mes de diciembre de 2019, de los 29 países que la integran, 9 se presentaron ya con los deberes hechos. Es decir, con un gasto en Defensa superior al 2% del PIB, un objetivo que la OTAN fijó en la Cumbre de Cardiff en el 2014 y que también recuerda la administración norteamericana en todas las asambleas.

  1. Impulsar una mejor calidad de vida

Esta es una de las líneas generales de actuación más significativas, en la recién estrenada DDN-20, por la preocupación y empatía del Gobierno para mejorar las condiciones de vida y la formación del personal de las FF.AA., así como el apoyo a sus familias.

Es un hecho más que probado que, en determinadas ocasiones, el dilema de cuanto para cañones y cuanto para mantequilla también se plantea en el ámbito interno en las FF.AA. Los cada vez más limitados recursos financieros de la Defensa hacen que se inviertan, casi en su totalidad,para alcanzar la excelencia en las misiones asignadas, más que en lograr el deseado bienestar y unas condiciones de vida dignas para quien las va a llevar a cabo y para sus familias.

Todos los que hemos tenido el honor de mandar una unidad, sabemos la necesidad imperiosa de invertir en prestaciones sociales y de bienestar para nuestro personal y sus familias (guarderías, centros de ocio, alojamientos, residencias para el personal de servicio, comedores, instalaciones deportivas y recreativas, etc.) que, seguro que redundaría de manera muy positiva en la eficacia y operatividad de las unidades.

DIRECTRICES DE ACTUACIÓN

  1. La Seguridad Humana

Este concepto, novedoso en la DDN-20, fue acuñado en el año 1994 en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tomando como referencia el informe titulado las “Nuevas dimensiones de la seguridad humana”.

En dicho informe se destacan las cuatro líneas básicas del concepto de Seguridad Humana: universalidad, interdependencia de sus componentes, centrada en las personas y la prevención temprana. Así como sus siete ámbitos relacionados: Seguridad económica, alimentaria, sanitaria, medio ambiental, personal, comunitaria y política.

Este concepto conforme con la Carta y Resoluciones de las Naciones Unidas, junto con los 13 países que conforman la Red de Seguridad Humana, persigue modificar la concepción tradicional de Seguridad del Estado, que en países totalitarios y del tercer mundo constituye el caldo de cultivo propicio para perpetrar toda clase de violaciones de los derechos humanos en contra de sus propios ciudadanos; por la supremacía de la Seguridad Humana, que protege a las personas antes que al propio Estado.

Hay que señalar que, desde su creación, este concepto ha sido muy debatido y polémico. En primer lugar, por su falta de concreción y definición, a la hora de delimitar conceptos como la Seguridad y la Defensa. En segundo lugar, por la persistente predisposición de algunos países y numerosas ONGs, en alinear la

Defensa con la Seguridad del Estado, esta con la Defensa Militar y,en su recta final, con el Militarismo, que detrae recursos económicos y humanos en detrimento de otros bienes más necesarios para la seguridad integral de las personas, como la sanidad, la educación, etc.

Este concepto de Seguridad Humana en la Directiva de Defensa Nacional, que podría haber pasado desapercibido y como un brindis al sol de buenas intenciones populistas, puede tener su repercusión en la Política de Defensa española cuando, como ya hemos señalado, corresponde a la vicepresidencia segunda de Pablo Iglesias afinar la sintonía de España con los objetivos y principios de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

CONCLUSIÓN

Como resumen de los puntos anteriormente expuestos, me gustaría hacer hincapié a tres aspectos que, a mi modo de ver, no se definen con la suficiente y necesaria concreción:

  • La nueva Directiva de Defensa Nacional 2020 se va a caracterizar por los efectos económicos y financieros generados por la pandemia del COVID-19. En particular, por la falta de compromiso del Gobierno en fijar los recursos económicos necesarios y suficientes para desarrollar las líneas generales y directrices que contemplan dicha directiva.
  • Para un mayor aprovechamiento de los recursos humanos y materiales del Estado ante situaciones de emergencia, sería conveniente delimitar y definir las funciones y misiones de los organismos civiles (seguridad)y los propios de la institución militar (defensa). Seguridad y Defensa, tienen funciones afines y pueden trabajar conjuntamente, pero tienen objetivos diferentes.
  • El advenimiento e inclusión del concepto de Seguridad Humana en la DDN-20 puede generar controversia tanto en la generación de recursos económicos para mejorar las FF.AA. como en la ambigüedad de la Diplomacia de la Defensa en la política exterior española.

Para finalizar, y dado el debate que suscitan los conceptos de Seguridad y Defensa y entre la Seguridad del Estado y Seguridad Humana, hoy en día en total sintonía al vivir en un estado democrático y de derecho como es el Reino de España, quiero expresar mi total identificación, por la memoria de los que nos dejaron y por los que estaríamos dispuestos a ello, con el antiguo adagio latino del poeta Horacio que decía: “Dulce et decorum est pro patria mori, sed dulcius pro patria vivere”.

Julio Serrano Carranza

Coronel de Aviación (R)

Real Ejército del Aire

Blog: generaldavila.com

Los estadounidenses deberían darnos las gracias en vez de tirar nuestras estatuas. Enrique López-Sors Vergara, Coronel de Infantería (R), Diplomado de Estado Mayor

A quien pueda  interesar:

Hace pocos días recibí una comunicación que me empujó a afilar la pluma y escribir sobre ello unas líneas dirigidas a quien pueda interesar.

Dicha comunicación venía de una persona o institución que yo me permito calificar de “gente de bien”, considerando como tal a aquella persona (y persono, claro) que siendo español quiera a España como factor básico y fundamental de ese complicado algoritmo que es la vida.

El eje  de aquella comunicación era el hecho del derribo de estatuas de personajes españoles de tiempos pasados que habían contribuido, junto con bastantes compatriotas más, a crear las raíces de su país; un gran país, hay que reconocerlo; un país de nombre difuso situado en América del  Norte entre otros dos países de nombres más concretos. Resulta que en ese gran país  hay bárbaros o, al menos, individuos (e individuas seguramente) que se comportan como tales; porque a veces en la Historia ha sucedido que gentes supuestamente civilizadas se hayan entregado a la barbarie, y al revés; algo así ocurrió en esta ocasión: pero – ¡atención! – frente a esos bárbaros aparecidos en un país supuestamente civilizado se plantó su Presidente, en ciertos momentos con aires de bruto dominante, que cortó tajantemente aquel arrebato de barbarie amenazando a los “iconoclastas”  con severas penas de cárcel.

Sobre los  lamentables hechos expuestos   al principio, actuó mi indignada pluma, una vez afilada, explicando semejante conducta incivilizada, según mi parecer. Siguen a continuación mis comentarios a quien pueda interesar.

Esa actitud demuestra ante todo ignorancia histórica, impulsada seguramente por el mundo anglosajón dedicado siempre al intento de demostrar que la colonización española fue cruel, genocida con la población indígena,  opresora en todos los sentidos, discriminatoria, etc., todo con la principal finalidad de disimular sus vergüenzas que abarcaban lo dicho anteriormente y alguna cosa más como su falta de labor misionera. Para cuando arribó el “Mayflower”, con unos colonos de la variante “puritana” del anglicanismo ideado por Enrique VIII y pero con mucha mayor rigidez, ya había en las colonias españolas catedrales y universidades como también la Corona  había promulgado unas Leyes de Indias que, cumplidas mejor o peor, existieron en defensa de la población indígena, lo cual ni se les pasó por la mente a aquellos puritanos como tampoco a colonos de sucesivas expediciones.

Naturalmente, no voy a afirmar que el proceso conquistador-colonizador fuera de color rosa; desde luego, hubo abusos y explotación en forma de mano de obra barata; los

conquistadores no iban al Nuevo Mundo a evangelizar, que también, pues  su motivación  principal era la fama, que implicaba la adquisición de riquezas; hasta cierto punto, su ambición estaba controlada por las leyes, los estamentos gobernantes y el clero misionero.

Pero el resultado final aporta un balance muy favorable a acción hispánica, con los datos incuestionables de mezclas  de sangres, acceso a la educación, cristianización y, en un plazo no muy largo, la formación de una sociedad criolla y, muy especialmente, la supervivencia  de poblaciones indígenas. Entretanto, en EE.UU. los indígenas fueron expulsados de sus tierras, se incumplieron en numerosas ocasiones los pactos acordados con las naciones indias, los asentamientos indígenas fueron  arrasados con matanzas sin mediar provocación como sin recato muestran diversas películas y, finalmente, los supervivientes confinados en las reservas en lugares inhóspitos; se da el triste hecho de que las mujeres indias no están censadas, de modo que si alguna desaparece es como si se esfumara porque no existe.

Y corto porque este asunto se puede hacer larguísimo con opiniones de toda índole más o menos sustentadas en datos reales.

Enrique López-Sors Vergara, Coronel de Infantería (R.), Diplomado de Estado Mayor Licenciado en Geografía e Historia.

Blog: generaldavila.com

28 junio 2020

 

XXX ANIVERSARIO DE LA LEGIÓN: “FUNDÉ LA LEGIÓN PORQUE LA VIRGEN SIEMPRE ME HA TRATADO CON MUCHO CARIÑO”. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Somos muchos los que no conocíamos estas palabras del general don José Millán-Astray, porque, aunque algunos quieran olvidarlo es él, y solo él, el fundador de la Legión. Me llegan sin buscarlas, desconocidas. En las páginas de un libro olvidado ha aparecido el recorte del periódico. Razones habrá.

Son palabras enmarcadas en una entrevista que don Jaime Torner Cervera, periodista y escritor, corresponsal del diario Pueblo, hizo al fundador de la Legión en su XXX  Aniversario. Se publicaba un viernes 22 de septiembre de 1950.

Tengo la certeza de que añadir algo a la entrevista es desnaturalizarla y quitar protagonismo a un documento periodístico de enorme valor, ahora 70 años después, en el Centenario de la Legión. Es por lo que la expongo tal y como se publicó, sin añadir ni quitar ni una coma.

<<El periodista encontró al general legionario como siempre: erguido, procurando no perder un centímetro de la estatura que recibió de la Naturaleza. Con su rostro enjuto, enérgico, cincelado a martillo. Y esa forma suya de hablar, tan peculiar en él, tan inapelable y rotunda, esa voz legionaria que parece que no pudo nunca dejar de ser otra cosa que una herramienta de mando. No se concibe (¡ni siquiera en la edad temprana del general!) otro timbre de voz diferente. Al verle así, entero, desbordante de vitalidad, se encuentra la confirmación de las palabras que en Roma le dirigió S.S. Pío XI en un audiencia privada: <<Te bendigo, tú que eres conductor de muchedumbres>>.

El general encuentra en su despacho madrileño -faltan paredes para colocar tantos recuerdos, banderas, trofeos, retratos, listas gloriosas…- un marco adecuado a su personalidad. Ni siquiera el traje de paisano, chaqueta oscura y pantalón blanco, con el que se hunde en su sillón (civil) de cuero, consigue arrebatarle un gramo de marcialidad. Se comprende enseguida que Millán-Astray no ha podido nunca dejar de ser un gran soldado. El nombre, además de militar, que le corresponde exactamente, es el de gran patricio.

El general recibe al periodista con gran afabilidad. Está muy contento, porque ha recibido telegramas llenos de entusiasmo de los legionarios  con motivo del XXX cumpleaños de la Legión, a la cabeza, el del teniente general alto comisario laureado Varela, que desde Riffien le felicita comunicándole que han hecho cabo legionario a su hijito José Enrique Varela Ampuero. También ha recibido de los coroneles jefes de los Tercios de la Legión y de capitanes generales, generales, gobernadores y otros antiguos legionarios.

El general pregunta de pronto:

-Torner, ¿de dónde eres?

-Soy bilbaíno, mi general.

-Pues es lo mejor que se puede ser.

Claro que el general, a pesar de su tono inapelable, lo dice porque es muy amable. Y añade:

Mira Torner, perdóname: Te tengo que decir que a través de mi larga vida, cuando me han hecho alguna interviú, lo mismo si eran periodistas españoles que extranjeros, he pedido y siempre lo obtuve, no hacerme decir a mí nada que yo no dijera y a tener la bondad de mandarme las pruebas antes de publicar la entrevista. ¿Qué sabor político tiene tu periódico?

-Fundamentalmente, como lo dice su título, es amigo del pueblo.

Y el general, rápidamente dice:

Me suscribo a ese ideal. Amo al pueblo, si adulación, pero con amor entrañable, sufriendo con los que sufren, llorando con los que lloran yéndolos a ver, a conocer y a visitarlos en las habitaciones por llamarlas algo, ya que tendríamos que llamarlas “tugurios”. Amor cristiano para que no sepa la mano derecha lo que hace la izquierda. -:Si- continúa el general, con sincero entusiasmo-, pueblo querido, humildes queridos, obreros madrileños que cuando me ven me saludan con tan emocionado cariño. Alquitranadores de la carretera del Escorial, que cuando les hablé me hicieron una despedida legionaria, sin saber que lo hacían. Niños del barrio de Las Latas, que besan las manos a mi mujer. Y en los simpáticos barrios bajos, cuando mi coche se para en algún cruce para esperar el paso, me presentan sus hijos por la ventanilla, diciéndome: ¡Míralo! Yo amo al pueblo y no pido nada de él, como no sea amor. Nunca he ambicionado otra ambición que la servir a Dios y ser leal. ¡Lealtad!, excelsa y a veces penosa virtud.

Descansa el glorioso general unos segundos y continúa:

-Bueno, querido Torner, ya he hecho sin querer una arenga. Es que estoy inflamado por ser el trigésimo aniversario de la Legión. ¡La Legión! La que rescató Annual y enterró a los muertos insepultos, la que en Melilla dio el grito de liberación el día 17 de julio, la que tuvo 11.000 bajas en Marruecos, y en la Liberación diez mil muertos y treinta y cinco mil heridos, de ellos seis mil Caballeros mutilados. ¡La Legión! Con su Credo: Amor a Dios, culto a la Patria, al honor, al valor, al espíritu de sacrificio, a la cortesía. Que los legionarios somos pobres de dinero, que somos honrados, aunque el ser honrado es mérito ni debe decirse; pero en estos tiempos quizá el ser honrado va a ser un título tan escaso y elevado como antes los de duque, marqués o los señoríos.

-¿Quieres algo más, Torner?

-Ruego me diga, mi general, por qué creó la Legión?

-Me hablas de la Legión. La Legión es una religión. Un culto al honor, al valor, al sacrificio y a la disciplina.

La fundé porque la Virgen siempre me ha tratado con mucho cariño y me inspiró el fundarla cuando más falta le hacía a la Patria, para que fuera el “arca santa donde estuvieran depositadas las esencias del heroísmo y de la disciplina, para abrirla cuando hiciera falta”. Ya comprenderás que estas palabras, aunque sean ciertas, solamente las puedo decir porque las pronunciaron los labios ya sagrados de aquel general tan grande, tan caballero y tan generoso que se llamó don Miguel Primo de Rivera.

-¿Qué le parece a usted mi general, como legionario austero el trato que les dan a los soldados americanos, de regalo y casi mismo?

-Pues francamente, hijo –y te llamo hijo también porque has estado en Riffien –los padres, cuando les regalan y miman a sus hijos, nunca les parece mal, y yo miro a los soldados como hijos y a los soldados americanos también porque también estuvieron en nuestra Legión y murieron por ella, y por cierto te voy a dar la copia del telegrama que dirijo hoy al Coronel Jefe del Tercio Duque de Alba II de la Legión.

Dice así:

“Coronel Jefe del Tercio Duque de Alba II de la Legión. Riffien. Ceuta.- Recibo tu felicitación. Con alegría celebro con vosotros XXX aniversario de la muy heroica, muy gloriosa, muy sufrida y muy austera Legión. Dediquemos una oración a nuestros diez mil muertos y un recuerdo cariñoso a nuestros treinta y cinco mil heridos, de ellos seis mil caballeros mutilados. Te pido que en acto reservado, íntimo, como a ti mejor te parezca, dedique la Legión un saludo fraternal a los quinientos caballeros legionarios de la Legión Francesa que han muerto en Indochina en estos días heroicamente, como mueren los legionarios cuando les llega el momento. ¡Viva la Legión Francesa! ¡Viva la Legión española!” Vuestro coronel fundador, Millán Astray”.

-¿Por qué cree, mi general que consigue electrizar a los soldados cuando les habla? -una pregunta algo obvia para quien conoce su contagiosa vitalidad-.

-Es muy fácil, a los soldados y a los que sean soldados, ir con la verdad, decirla y que los que te escuchan estén propicios a escuchar. Porque la electricidad, o lo que tú quieres llamar, es la verdad y el amor.

-Volviendo a la Legión, mi general, ¿por qué cree que el soldado legionario es el mejor del mundo?

-El soldado legionario no es que sea el mejor del mundo. Son así los legionarios de todas las Legiones; si están hechas con espíritu de verdadera Legión, son todas heroicas. La Legión Americana lo mismo, y ahora todos los que mueren en Indochina en su inmensa mayoría son legionarios. Es la recluta de aquellos trovadores que iban cantando poemas, y estos de ahora, además entregan la vida porque para ellos jugarse la vida es un poema. ¡Ah!, y si no es así y van solo por la paga, esos no son legionarios, son unos mangantes, y los mangantes jamás se han enganchado en ninguna Legión Heroica>>.

Jaime TORNER

No he encontrado ni creo encuentre nadie, mejor recuerdo y homenaje en este Centenario a La Legión. Siguen vigentes sus palabras, las últimas que pronunció su fundador en su XXX aniversario.

Aquellos trovadores que iba cantando poemas… y compusieron la más bella Ilíada de la historia de España: La Legión. La composición más importante de la historia militar española y fundamental pedagogía de milicia.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez (Fue general de la Legión entre 2001-2004)

Blog: generaldavila.com 

22 junio 2020

CORONEL DE LA GUARDIA CIVIL DIEGO PÉREZ DE LOS COBOS. ¿ESCÁNDALO JUDICIAL? General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El Honor es su divisa. Una vida entera viviendo por y para  ello, para una historia y unos hombres que dan ejemplo lleno de atractivo. Al final lo bueno atrae y repugna la traición y los cobardes. Aunque lo escondan. <<¡Sima profunda a la que cae mi honor!>> (Le Cid.  Pierre Corneille).

De tal fosa nadie se levanta ni nadie quien te saque.

Lo ocurrido con la destitución del Coronel de la Guardia Civil don Diego Pérez de los Cobos hace tambalear el sistema democrático. Algo en lo que los socialistas son especialmente hábiles. Nunca pasa nada y se salen con la suya. Por citar solo poco y de pasada: GAL, Luis Roldán. Creían que lo del honor era algo del pasado y los enterró en una sima de la que jamás deberían haber salido. ¡Lo que no sabremos!

El resumen es elemental. Un juez se vale de la policía judicial para sus investigaciones: Guardia Civil o Policía Nacional. Dependencia única y exclusiva del juez. Es decir, en el caso que nos ocupa la guardia civil en su actividad de policía judicial no depende  del coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, Pérez de los Cobos. Para nada y de nada deben informarle. Su dependencia es administrativa y para asuntos meramente burocráticos, pero para nada en su labor judicial. Es más, darle cuenta de ellos, o él pedirlo, sería sancionable e incluso delictivo. Es decir que cuando al coronel Pérez de los Cobos le han pedido el informe que la policía judicial ha realizado se ha limitado a cumplir con su deber: No.

El código de honor es para un guardia civil como el aire que respira y ninguno deja de respirar ni un segundo sin caer en el deshonor que se nota tanto que te delata.

Los hechos son: un alto cargo del Ministerio del Interior llama al coronel pidiéndole una copia del informe que la policía judicial iba a entregar a la Juez que investiga las presuntas irregularidades  y responsabilidades por la manifestación del 8M en la que se ven claros -presuntos- indicios de responsabilidad de Simón y del Delegado del Gobierno de Madrid. El coronel cumple con su deber, se niega y es cesado. Eso es todo.

El problema que hoy ocupa las primeras páginas de los periódicos no debemos enfocarlo en la Guardia Civil. Olvídense del tema. Incluso del gesto gallardo de la dimisión del general Ceña. Para mí todo esto es normal y entra dentro de los códigos de conducta de los hombres de honor, aunque no todos los secunden. ¡Solo faltaría que no fuese así! Podemos estar tranquilos.

El problema es mucho más grave. Estriba en quién ha ordenado su destitución: el ministro del Interior. ¿Dónde está la gravedad? En que hasta hace muy poco este personaje era juez de la Audiencia Nacional. ¿Eso qué significa? Que nadie como él conoce la ley, o debería. Que nadie como él sabe cómo trabaja la policía judicial y cuáles son sus dependencias y jerarquías. Que nadie como él debe tener el compromiso moral y material de cumplir la ley y hacerla cumplir.

El escándalo alcanza niveles muy elevados y peligrosos porque es inevitable mirar hacia atrás y preguntarse el concepto de justicia que tiene un señor que siendo ahora ministro del Interior ha estado impartiendo justicia ni más ni menos que desde la Audiencia Nacional; hasta hace muy pocos días. ¿Quedan invalidados sus juicios? Desde luego la duda abre sus puertas ante un abismo.

Menos mal que una golondrina no hace primavera.

La Guardia Civil cumple con su deber. El Gobierno no. El ministro del Interior no. La Directora General de la Guardia Civil ni está ni se la espera.

Juez y parte no. O se es juez o se es ministro. En cualquier caso la ley sigue siendo la misma y más para quien ha juzgado y sentenciado. Flaco favor le ha hecho a la justicia y que peligrosa duda acaba de abrir.

Puede repetir: ante la <<¡Sima profunda a la que cae mi honor!>>.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

26 mayo 2020

DUDAS DE UN ATAQUE BACTERIOLÓGICO. CERTEZA DE UN ATAQUE A LA LIBERTAD General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

1.-Dudas de un ataque bacteriológico

Hace unos días les mostraba un esclarecedor documento de los años 50 en el que se describía la preocupación del ejército estadounidense por la guerra bacteriológica y en el que se hablaba de la posibilidad de que Rusia manipulase los virus utilizándolos como arma invasora letal.

Eran años de preocupación por el arma atómica como elemento disuasorio; real después de Hiroshima y Nagasaki.

La guerra bacteriológica se mostraba como la alternativa barata e insidiosa a la atómica. Rusia no tenía la capacidad suficiente, todavía, pero manejar los virus es algo más sencillo y barato.

España, aunque no lo creamos, ha sido puntera siempre; en todo. En un artículo les hable de la fabricación de la bomba atómica: El Proyecto Islero. El Ejército español también se preocupó de la novedad y en todas las Escuelas Superiores, de Estado Mayor, y Academias Militares se le dedicaba tiempo y estudio.

La defensa contra la acción biológica, como la definía nuestra Doctrina Militar de entonces, era otro motivo de preocupación.

<<La finalidad que se propone la acción biológica es anular o reducir la capacidad de combate de las tropas provocando infecciones que den lugar a enfermedades en los hombres, animales o plantas, transmitidas por el agua, el aire u otros medios>>. <<La información es clave y precisa que todos los escalones orgánicos, los Servicios de Sanidad, Farmacia y Veterinaria, en colaboración con los centros científicos civiles, estén en condiciones de conocer:

-Los agentes patógenos que se estime pueden ser utilizados por el enemigo.

-Los medios biológicos, físicos y químicos que existan para contener la reproducción de dichos agentes.

-Las posibilidades de aumentar las defensas del organismo humano>>.

Lo creo de total actualidad. Aunque hemos dejado en su mínima expresión servicios tan importantes como la Sanidad Militar, Farmacia y Veterinaria.

Siguiendo con el argot militar convendría saber si esto que ahora sufrimos es una amenaza, una crisis, un riesgo o una agresión. Podría ser cualquier cosa y por tanto derivar en lo peor. Podría ser.

Desde Clausewitz la derivada de todo ello significa utilizar medios de combate con la finalidad de imponer una voluntad sobre la otra. Podría ser.

La guerra es un conflicto de voluntades que puede derivar en un conflicto armado.

La comunidad científica está, aparentemente, desorientada. O los que saben se callan. ¿Por qué? En uno u otro caso estamos ante una situación indefinida, grave y que puede degenerar en cualquier cosa. Médicos, especialistas, científicos, técnicos, listos y menos listos, todos hablamos, pero nadie dice nada, porque nadie parece saber nada.

Eso es lo que me preocupa. He hablado con verdaderos sabios del tema y su sabiduría es incógnita; lo era hace unos meses y sigue siéndolo. Lo que me preocupa.

Laboratorio Chino de Wuhan. El centro de las sospechas

Empiezo a tener algo más que dudas de una epidemia surgida de la nada, del pangolín o del hasta ahora beneficioso murciélago. No me creo nada ni a nadie. Los hechos son que hay antecedentes. Los profetas lo han anunciado desde que se escribió la primera frase con significado. Hay dos mundos enfrentados; o varios. No dudarán en emplear cualquier cosa para acabar con su adversario. Es la ley más cruda y bestial (brutal o irracional), pero es la que rige, todavía, en el mundo.

Empiezo a creer que el covid-19 es la partícula del diablo. Inventada y liberada en dosis perfectamente calculadas. Buscaban la de Higgs, le llamaron la partícula de Dios y mira por donde, sin tener el gran colisionador de Hadrones, sino simplemente unos cuantos murciélagos, aparece coronavid-19. La partícula del diablo.

¿Tendrán ellos la vacuna para usarla cuando sea el momento? Sin duda.

He ahí el secreto: el momento.  Puede que no haya otra vacuna. Todo depende de cómo fue la creación del virus. Y de lo que pretendan.

Hay dudas de un ataque bacteriológico.

2.- Certeza de una ataque a la libertad.

Que lo hay contra la libertad no hay duda. Creíamos que todo era posible menos anular los derechos constitucionales de un pueblo. Está pasando en España, hoy, ahora. Todo es posible cuando un pueblo está doblegado y ni siquiera se lamenta por sus muertos. Acepta todo, se somete dócil al castigo envuelto en una sociedad que ha hecho necesaria la presencia policial hasta en tu dormitorio. Un símbolo típico del totalitarismo.

Los ataques a la libertad proceden de unos partidos políticos, viejos conocidos, que no quieren la guerra sino la victoria, para lo que cuentan con una poderosa máquina de propaganda y agitación, en la que colaboran hasta los servidores de hacer cumplir la ley.

Creo que nunca ha estado España tan cerca del totalitarismo y tan amenazada como lo está hoy. Se ha impuesto una religión sin Dios, es decir el comunismo: el culto al líder, ese que predica lo contrario a lo que hace y por ello es adorado. El comunismo es emocional y virulento por lo que acude más a las emociones que a la razón. Tiempos de grande emociones, como estos, son los suyos. Aquí caen todos, todos participan y cuando quieres evitarlo ya estás dentro del útero del odio.

El mayor enemigo del comunismo es la libertad. Lo vemos día a día. Este es su momento.

Más que nunca es necesaria la inteligencia y estar preparados sin dejar llevarse por las emociones que ellos regulan y manipulan.

No nos salvarán las viscerales reacciones, ni los jinetes a caballo liderando grandes ejércitos de reconquista. Se necesitan hombres de talento que sepan estar en todos los campos; se necesita unidad sin egoísmos, sin protagonismos, sin esperar nada a cambio. Es el tiempo de los mejores y no de los que más chillan. O lo que es lo mismo: el de los valientes. Siguiendo nuestra vieja escuela:   <<El oficial ha de abstenerse en el combate de realizar alardes inútiles de valor>> […] <<todas sus actividades y todo su valor, en el verdadero concepto de esta palabra, han de tender a conservar durante el mayor tiempo y en el más alto grado, las energías físicas y morales de su tropa…>>. Para ello la unidad, sin personalismos ni prepotentes posturas. Humildad y sabiduría ante un enemigo muy hábil y sutil.

La batalla es contra un virus desconocido y otro muy conocido.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 mayo 2020

INDEPENDENVIRUS Eloísa Pérez de Pascua

¿De qué se ríe? Ni tiene gracia, ni es gracioso.

Aquí tothom va a la seva menys jo que vaig a la meva

(Aquí todo el mundo va a lo suyo menos yo que voy a lo mío)

¿Quim Torra?

No sabemos si el muy Honorable Presidente Torra dijo o no esta frase pero lo cierto es que constituye su inquebrantable norma de conducta (caigan truenos o centellas).

Comenzamos tomando prestado un dialogo de Origen, película de 2010 dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Leonardo Dicaprio pues, como reflexión, cuadra muy bien con el contenido que más adelante desarrollaremos.

“¿Cuál es el parásito más resistente? ¿Una bacteria? ¿Un virus? ¿Una tenia intestinal?

– Lo que intenta decir el Sr. Cobb.

– Una idea. Resistente. Altamente contagiosa. Una vez que una idea se ha apoderado del cerebro es casi imposible erradicarla. Una idea completamente formada y entendida, que se aferra.”

Leonardo Dicaprio – Cobb

Joseph Gordon-Levitt – Arthur

Estamos pasando por un terrible trance, nada menos que un estado de alarma declarado para hacer frente a la inesperada irrupción de un virus que está provocando una crisis sanitaria sin precedentes. Por ello no queremos ni mucho menos frivolizar, sino todo lo contrario. Así, no entendemos que el independentismo ponga sus inconstitucionales objetivos e ilegales pretensiones por delante de la salud y la vida de las personas. La cuestión es que el presidente de la Generalitat está aprovechando la tragedia para intentar sacar partido aún a costa de poner en grave riesgo a las personas a las que dice gobernar.

La excepcional situación obligo a movilizar -tarde y mal pero ese es otro asunto –  todos los recursos de la nación, incluidas las Fuerzas Armadas (en adelante FAS). Según parece para el muy Honorable Presidente (en adelante HP) Torra, el problema más grave no es el COVID-19 sino el artículo 8 de la Constitución que establece la misión de las FAS: «garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional». Aceptar la presencia y ayuda de las FAS significaba, en cierto modo, aceptar la soberanía del Estado y eso para el muy HP es una auténtica línea roja. El independentismo sigue jugando su partido aunque la liga esté suspendida y si el contrario no presenta, por mor de las circunstancias, la más mínima batalla, tanto mejor.

El primer gol vino con las patrullas de presencia y reconocimiento. En Galicia se dice de las “meigas” que haberlas, haylas; pues en Cataluña las “patrullas” haberlas NO las ha habido (ni las habrá). El muy HP Torra no va a permitir que por las calles de su republicana Insula Barataria circulen militares que al parecer vienen de otros mundos con hostiles intenciones. España 0 – Torra 1.

El segundo gol llegó con los equipos de desinfección. A pesar de las peticiones de algunos alcaldes e incluso de algún director de residencia, desde la Generalitat se hizo lo imposible para torpedear el asunto. En algunos casos la Unidad de Emergencias llegó a personarse en la instalación a desinfectar pero siguiendo las indicaciones del muy HP, con diversas maniobras y excusas, se impidió su labor. España 0 –Torra 2.

El tercero y definitivo, un golazo, llega con la operación Zendal. El Ministerio de Sanidad pide la colaboración de las FAS para realizar una, cada vez más tardía y por tanto menos útil, encuesta epidemiológica. Según se va sabiendo, las Fuerzas Armadas llevan semanas manos a la obra, preparando hasta el último detalle – o eso creían – pues el último detalle nadie lo esperaba. Se exige, ¿quién habrá sido?, que los militares vayan de paisano sabiendo que esa apuesta hará “saltar la banca”, como así ha sucedido. El fin de semana la prensa se hace eco de las exigencias. El País en una noticia aparecida el sábado sobre la Operación Zendal,  afirma que eliminar el uniforme no es sino «un intento de ocultar la presencia de las Fuerzas Armadas en esta operación, para no molestar al presidente catalán, Qim Torra». Efectivamente la banca salta, la operación se cancela y la encuesta, no solo en Cataluña sino en toda España, se va al garete. España 0 – Torra 3.

Muy en lo suyo.

Queremos suponer que la operación, con o sin militares, de uniforme o de paisano, acabará haciéndose pues la encuesta epidemiológica resulta necesaria. Sin embargo el capricho lo pagamos, como siempre, todos (incluida Cataluña). La encuesta se retrasa, el confinamiento se alarga, la economía sigue paralizada, el paro aumenta…. Pero, el muy HP Torra se ha salido, una vez más, “amb la seba” (con la suya). Como decía Dicaprio, el parásito más resistente es la idea, a lo que yo añado que si esta es malvada y perniciosa además de resistente se vuelve peligrosa en extremo.

Eloísa Pérez de Pascua

22 abril 2020

Blog: generaldavila.com

COVID-19 Ángel Cerdido Peñalver. Coronel de Caballería ®

Después de la irresponsable manifestación, el Covid-19 les cogió por sorpresa y solo entonces se dieron cuenta que la cosa iba para largo, y temieron lo peor. Ahora para aliviar el panorama parece que tratan de engañarnos. Evocando la película ‘La vida es bella’ muchas veces nos presentan situaciones diferentes a las reales, pero ni ellos tienen la imaginación de Roberto Benigni ni nosotros somos tan infelices como el pequeño Giosué.

Ahora hay que centrarse en lo más importante, salvar el pellejo.
Pero entre los pelos que hemos dejado en la gatera hay uno que no debíamos haber perdido. Me refiero a algo tan elemental como el derecho a saber. Los periodistas mandan las preguntas, y el portavoz las selecciona y reforma a su criterio.
Así andamos, confinados, mal informados y sin saber que pasará mañana.

«El herrador recibe en el taller el hierro no trabajado, y debe transformarlo en herraduras.
Primero, calienta la pletina hasta obtener el color rojo cereza. Después, sin piedad, aplica varios golpes con el martillo más pesado hasta que la pieza adquiere la forma deseada. A continuación la sumerge en un balde de agua fría, todo el taller se llena con el ruido del vapor al crepitar, y mientras, la pieza estalla y grita a causa del súbito cambio de temperatura. Tiene que repetir este proceso hasta conseguir la herradura perfecta, pues sólo una vez no es suficiente.
A veces el hierro que llega a sus manos no consigue aguantar el tratamiento. El calor, los martillazos, y el agua fría, terminan por llenarlo de rajaduras, y sabe que jamás se transformará en una buena protección del casco. Entonces, simplemente, lo coloca en el montón de la chatarra en un rincón de su taller».

Sé que muchas veces en la formación de los hombres, los golpes les colocan en el fuego de las aflicciones, pero deberían aceptar los martillazos que la vida les pueda dar, aunque a menudo se sientan tan fríos e insensibles como el agua que hacía sufrir al hierro. Lo único que les pido es que no desistan hasta que consigan tomar la forma deseada. Que lo intenten de todas las maneras, durante el tiempo que precisen, pero que jamás permitan que los tiren al montón de la chatarra.

Aunque atender a las crisis sanitarias no son tarea que las Fuerzas Armadas preparen a diario, su vocación de entrega y servicio les hacen estar en los lugares de mayor riesgo y fatiga; en esta ocasión con mascarilla y guantes. Los que estamos en casa nos sentimos orgullosos de todos ellos, y con mis diarios aplausos desde mi balcón a las ocho de la tarde, decirles que nosotros también lucharemos para que nunca nos tiren, de mala manera, al montón de la chatarra.
…Pero llegará el día, cuando pase la tormenta, que preguntaremos y pediremos responsabilidades, eso sí, todos a una. Entonces no habrá intermediarios.

Ángel Cerdido Peñalver.
Coronel de Caballería ®

Zaragoza 4 abril 2020.

Blog: generaldavila.com

RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR Por Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R)

General de Brigada Manuel Guiote Linares, Médico del Cuerpo Militar de Sanidad

Hoy recibimos en el blog a una auténtica autoridad en el mundo de la Sanidad Militar: El general Manuel Guiote Linares, médico militar, con una amplia experiencia clínica, de organización de los recursos sanitarios y operaciones en el exterior. En el empleo de comandante fue jefe de los Equipos Médicos Avanzados ET Centro (EMATCEN) y EMAT I y ha participó en misiones en Bosnia, Albania, Kosovo, Irak y Paquistán. En el empleo de Tte. Coronel mandó la Agrupación de Sanidad (AGRUSAN 1) (1/7/05) y al ascender a general de brigada, asumió el mando de la Brigada de Sanidad (BRISAN( (22/4/13) hasta su pase a la reserva.

Está en posesión del valor acreditado por su participación en los hechos ocurridos el 31 de marzo y 24 de abril de 2004 durante el apoyo al repliegue español (CONAPRE) en Irak.

Especialidades y cursos:
Titulo civil médico de especialista en medicina intensiva 01-02-89
Accidente de Buceo (15/05/81)
Aptitud Paracaidista por la Federación Aeronáutica Internacional en octubre de 1986
Diplomado en Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (31/03/87)
Logística Sanitaria (08/05/95)
Cirugía de Campaña y Grandes Catástrofes (10/05/99)
Curso monográfico de reanimación y cuidados intensivos
Curso de ambientación de aguas frías
Curso Escuela Diplomática Experto en Temas Antárticos
Curso actuación sanitario NBQ
Curso de introducción a la cirugía experimental

Bibliografia:

Grupo de Trabajo “Racionalización de la Red Sanitaria Militar” 25-05-00
Publicación “Apoyo Logístico a una Operación a Pie” Revista Ejército
Publicación “Sanidad Militar en la Antártida” Revista Ejército
Publicación “Propuesta de Clasificación de Bajas” Revista Ejército
Publicación “El EMAT en BHI” Revista Ejército
Publicación “Modelo de Mensaje de Urgencia Sanitaria” Revista Ejército
Colaborador en la Publicación del “I Centenario del Hospital Militar Gómez Ulla”

Un currículo que nos hace guardar silencio y dar paso a su palabra.

Esperamos sus próximas colaboraciones. Bienvenido a esta tu casa mi general.

 

 

RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR “…Vosotros valientes generales, oficiales y soldados que podéis presentar anchas y gloriosas cicatrices procedentes de graves heridas adquiridas en defensa de la patria y de la reina, hablad de mí y decid, ¿a quién debéis la vida, a quien la conservación de los miembros…?”

Alocución del Director General de Sanidad a los individuos del Cuerpo en la Capitanía de Castilla la Nueva, año 1851.

Si la eficacia de un sistema sanitario militar, entendido como el conjunto de actividades destinadas a mantener la salud del combatiente, depende básicamente de dos factores: el nivel de conocimientos médicos de la sociedad a la que pertenece y, en tanta o mayor medida, del desarrollo organizativo del ejército al que sirve.Tendremos que convenir que, si el conocimiento medico de nuestra sociedad es alto o muy alto, reconocido a todos los niveles, social, científico, nacional e internacional y  nuestra Sanidad Militar tiene problemas para cumplir su misión,  sólo puede ser el segundo factor, el culpable de la situación.

No voy a disparar por elevación culpando a todo el sistema organizativo de nuestras FFAA, pero sí creo que la parte de organización quafecta a Sanidad Militar es ciertamente mejorable. Es mejorable y debe ser mejorada, máxime cuando afecta al conjunto y por tanto directamente al cumplimiento de la misión.

La organización y procedimientos de relación entre Sanidad Militar y el resto de las FFAA tienen que ser revisados con carácter URGENTE, dado que objetivamente, estamos en una situación muy comprometida y que a corto plazo puede derivar en la imposibilidad de prestar un apoyo sanitario fiable a las Operaciones.

Uno de los problemas con los que nos enfrentamos y hace que nuestra organización sea débil, es que no se siente a diario la necesidad de contar con una Sanidad Militar preparada y fuerte. Hay otras necesidades a las que atender y parecen más perentorias. No voy a discutir que esas necesidades sentidas, sean verdaderamente importante, pero no es menos cierto que es un gran error “acordarse de Santa Bárbara cuando truena” y pensar que disponer de capacidad de apoyo sanitario es de importancia secundaria, o que podemos conseguirla cuando haga falta IMPROVISANDO. Pero no solo es un error, es una negligencia y por tanto un delito.

Si cómo decía George Washington “La principal preocupación del Jefe de la Fuerza, debe ser la salud de la Fuerza”, desde el punto de vista militar, no lo es solo por el valor de la vida que sería suficiente, además lo es porque el recurso humano, elemento fundamental del combate, es un bien escaso y agotable, hay que mantener la capacidad de combate y para ello es imprescindible tener “nutridas”las Unidades. Mantener esta capacidad depende de la posibilidad de regeneración de la Fuerza, la recuperación de las bajas sanitarias, una de las Misiones de Sanidad Militar, es fundamental para devolver los efectivos humanos a sus unidades sin perder “hombres entrenados”. Como se ve, aquí Sanidad Militar tiene un papel protagonista, que no es menos importante que el  desempeñado en el mantenimiento de la moral.

No hay nada más desmoralizante y que afecte más a la capacidad de combate, que el grito de los heridos sin asistencia. Hasta tal punto es importante, que hay autores militares que achacan como una de las causa del desastre de Annual, es el pánico que se produce cuando empiezan a morir heridos por gangrena, sin tener asistencia sanitaria. (Historia de la incompetencia Militar, Geoffrey Regan).

Es incuestionable que la responsabilidad del apoyo sanitario, como la de cualquier otra actividad tendente al cumplimiento de la misión militar es del Jefe de la Fuerza, pero no lo es menos que para tomar decisiones acertadas necesita de un asesoramiento adecuado, profesional y especifico en cada área. También para que sus órdenes se cumplan con éxito, necesita profesionales para llevarlas a efecto y en el “juego de despropósitos” que rodean la actividad sanitaria militar, no suelen cumplirse ninguna de las dos condiciones.

EL JUEGO DE LOS DESPROPÓSITOS

…el Cuerpo de Sanidad que aunque el menos considerado tal vez del ejército, es el que más interesa por ser el que conserva y libra de sus principales enemigos, cuales son las heridas y las mortíferas enfermedades que tienden siempre a su destrucción”.

Alocución del Director General de Sanidad a los individuos del Cuerpo en la Capitanía de Castilla la Nueva, año 1851.

Me refiero al conocido juego infantil, en el que varios niños hacen un corro y uno de ellos susurra al oído de su inmediato a izquierda o derecha, un mensaje o frase.

Esta, va pasando de niño en niño hasta volver al que empezó el juego, y cuál es su sorpresa cuando se da cuenta que no se parece en nada el mensaje que mandó, con el que le llega. Figúrense que pasaría si además lo trasmitido fuera una orden que tuviera que ejecutar el niño inmediato anterior, el resultado sería algo totalmente distinto a lo pensado en principio  y si encima el que recibe la orden no tiene criterio, es decir“hay que pintar y llamamos al fontanero” el resultado será “el desastre” o “el despropósito”. Como juego puede ser hasta divertido pero si nos jugamos el éxito o el fracaso en una actividad seria, ya la cosa no parece tan hilarante.

Analicemos lo que pasa en nuestras FFAA con respecto a Sanidad Militar.

Si lo comparamos con lo anterior encontraremos bastante parecido.

El Mando, necesitado de asesoramiento sobre las acciones que tendrá que ordenar que ejecute sanidad para conseguir el éxito en la misión, pregunta a sus asesores de  Personal o Logística,según los casos ¿no sé por qué? ya que  desde mi punto de vista, Sanidad Militar tendrá relación con los dos, pero ni es lo uno ni lo otro.

Estos, recabarán información normalmente vía logística,  S, G, J, (1 y/o 4), al Jefe de la Unidad logística donde irá la Unidad de Sanidad encuadrada. Este que no es profesional de la Sanidad Militar, se lo preguntará al Oficial médico, volviendo la respuesta por el camino inverso. La información directa del Oficial médico responsable, la recibe alguien no profesional y que se encuentra al menos tres escalones por debajo del Mando generador. Cuando la respuesta alcance su destino, la matriz de variaciones puede alcanzar el infinito, y es impredecible la influencia que la información final recibida pueda tener en la decisión del Mando.

Al final, si todo sale mal, como es lógico y tenemos que cambiar sobre la marcha, la escusa será “se lo preguntamos a un médico”, no sabemos qué le preguntaron, qué contestó, ni si era el adecuado por su formación para dar la respuesta.

Esto es un mal crónico y endémico posiblemente derivado de la afición de los españoles a “jugar a los médicos”.Según se refiere en “Elogio histórico” de D. Antonio Hernández Morejón, en Historia bibliográfica de la Medicina española. Madrid 1842, p. XVIII” como muestra de supeditación de los facultativos, ya a los poderes administrativos o militares (1),Hernández Morejón, responsable de Sanidad del Ejercito de Valencia y Murcia en conversación con el General Mahy, Jefe del mismo,entre cuyas tropas acantonadas en Orihuela había estallado la fiebre amarilla,que se agravaba por no disponer las medidas recomendadas por la Junta de Sanidad, requerido asesoramiento, Hernández Morejón le espeto; Señor, la salvación del Ejército se conseguirá siendo V.E. su primer medico durante una hora o siendo yo por igual tiempo su general en Jefe”, a lo que Mahy respondió dándole el bastón de mando: pues mande usted”.

Resulta que a nivel de ejecución la cosa no mejora, en el mejor de los casos, la Formación sanitaria estará mandada por un médico, pero encuadrada en una Unidad logística con la que no tiene nada que ver desde el punto de vista conceptual,que no solo no facilita ni aporta nada sino que la mayoría de las veces entorpece o anula su funcionamiento. El Jefe de la U. logística repetirá que él manda la Sanidad.No sé qué manda, para qué, ni porqué. El Mando es la capacidad de asumir la responsabilidad, y esa capacidad deriva del conocimiento, sin el cual no se puede dar una respuesta coherente, adecuada, lógica y eficaz. No puede asesorar, adecuar medios, valorar riesgos, prever necesidades, responsabilizarse del funcionamiento de los equipos, gestionar recursos sanitarios etc. Es decir se crea un mando ficticio, que cree que Mandar es imponer el mismo ritmo de vida al personal de Sanidad que al resto, haciendo que todos “formen a diana”, creyendo que así hace sentir su acción de mando, sin darse cuenta que esa noche el herido de las tres de la mañana puede ser él y pagar con su vida el cansancio del cirujano, es solo un ejemplo de las distorsiones que se producen o pueden producirse. Esto que puede parecer ridículo ha supuesto para mí una fuente de problemas en Operaciones cuando he estado encuadrado en elementos logísticos.

 Si manda personal NO médico una Unidad de Sanidad; ¿podría responder de sus decisiones delante de un juez. Si mandar supone responsabilidad, no querrán que se responsabilice quien no manda?¿Lo cubriría el estado como responsable civil, las posibles consecuencias económicas derivadas de sus decisiones, sería un problema civil o penal?En todos los países de nuestro entorno en los elementos de apoyos de combate se diferencia entre: Logística (abastecimiento, mantenimiento y transporte) y Sanidad y se asume que subordinar la Sanidad a la Logística cuesta vidas

Claramente la Sanidad la puede mandar cualquiera. Cualquiera que sepa, da lo mismo que los militares se hagan médicos o los médicos se hagan militares. No hay otra forma y no se ha encontrado otra manera en ninguna parte del mundo civilizado, y en nuestra parte del mundo se decidió que los médicos se hicieran militares.

 No quiero ser sarcástico ni sangrante con mis comentarios, sólo quiero que el principio de calidad, uno de los que debe primar en el apoyo sanitario a las Operaciones, se mantenga en la medida de lo posible.

 La única forma de hacerlo y lo lógico es hacer lo que cualquiera haría ante un problema sanitario, si se trata de su persona, o alguien de su familia, o bien en una situación que le afecte directamente.

 No creo que a nadie en su sano juicio y esto vale también para los militares, admitiera, le gustara y/o consintiera, que el responsable de las compras o del mantenimiento del hospital le asesorara sobre la enfermedad de su hijo y las medidas a tomar, que luego le informe del resultado de la intervención, pronostico, posibles complicaciones etc. Si cuando nos duele y nos toca de cerca es así,¿por qué va a ser distinto cuando se trata de nuestras Fuerzas?, es decir de nuestros soldados y nuestra Misión.

Si en caso de tener que atender a nuestro hijo, nos fiamos del responsable de recursos humanos y nuestro hijo muere por una mala decisión, seremos responsables de la muerte del mismo. Así el Mando será responsable de los muertos que se deriven de una mala ejecución, secundaria a un mal planeamiento, condicionado por un mal asesoramiento. Y la historia no perdona. Al final resultara que el Mando se parecerá a los médicos y “tendrá enemigos en este mundo y en el otro”.

 Creo que si queremos una sanidad militar eficaz y fiable hay que dejarse de tonterías, Sanidad Militar es un Cuerpo militar que desarrolla una función logística, no al revés. Que el éxito se basa en una buena actuación en el nivel estratégico, operacional y táctico lo que requiere una buena formación militar,  junto a un conocimiento técnico adecuado y todo esto, bajo la responsabilidad del JEFE y el control de profesionales.

“…¿Qué diferencia existe entre un Oficial de filas y un Oficial de Sanidad? Únicamente la de que debe tener mas instrucción que aquel. Si exceptuamos los estudios de las carreras que cada uno hace en su colegio, ambos presta en paz y en guerra el servicio de su instituto; al par sufren los rigores atmosféricos, el hambre la sed, el fuego enemigo; en los campamentos la tarea del Oficial de Sanidad es más ardua, su exposición en un tipo mayor”.

Primer ayudante medico D. José Brun (Memorial de Sanidad del Ejército y la Armada 1858 )

Hay que tener el convencimiento de que un médico militar “no es un medico que trabaja de uniforme donde caen bombas” y tampoco es un agente del enemigo, que su misión es solo parte, de un todo que es la Misión general de nuestras FFAA, LA DEFENSA DE ESPAÑA.

Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R.)

3 abril 2020

Blog: generaldavila.com