¿QUÉ EJÉRCITOS QUEREMOS? (1) LA CUESTION DE LA EDAD Adolfo Coloma GB (R) del ET

Pretendo con esta entrada dar comienzo a una serie de reflexiones en voz alta sobre el modelo de nuestras Fuerzas Armadas (FAS) y las cuestiones que le afectan. No se trata de definir en absoluto un modelo teórico, ilusorio e ideal de la FAS españolas del futuro, que órganos pensantes ya están establecidos a tal efecto, sino de reflexionar sobre unos ejércitos, posibles y sostenibles para una España de los próximos 15 o 20 años, analizando de forma individual algunas de las cuestiones que le afectan. Quiero de hablar de unas FAS futuras, pero sin desdeñar la experiencia.Y comienzo por tema muy candente: La edad, especialmente la de las clases de tropa. Lo hago a raíz de un comentario de un lector de este blog que hace unos días decía “Hasta que el soldado cumple 45 años que ahí ya es abandonado a su suerte en la cola del paro”.

No es un tema nuevo ni mucho menos. Por el contrario es un tema recurrente, controvertido y de solución nada fácil. El análisis que sigue a continuación se fija fundamentalmente a las unidades de la fuerza,  “de combate”, para entendernos mejor y singularmente del Ejército de Tierra, que se provee dela escala Cuerpo General de las Armas y por extensión de la Infantería de Marina.

La clave del éxito de una organización que tiene su principal activo en las personas (no me gusta denominarlos “personal”,  ni referirme a ellos como “recursos humanos”) está en concitar sus propias necesidades con las expectativas de sus miembros. En este sentido, las necesidades de las Unidades de la fuerza, las más numerosas en el ET, apuntan a unos individuos de tropa lo suficientemente jóvenes y robustos como para soportar con ánimo y disposición la dura vida en estas unidades y su exigencia física.Las expectativas de sus miembros están en tener un futuro garantizado hasta la edad de retiro cosa que  sucede en las escalas de oficiales y suboficiales, pero no en la de tropa. A la organización le repugna la idea de tener unos batallones nutridos por soldados, pongamos  con 50 años de edad. Excepciones las puede haber, pero el legislador, tiene que pensar en la mayoría. He aquí el conflicto.

De algún punto hay que partir, así que les propongo analizar la situación desde el punto de vista delas edades de ingreso en el servicio activo, de la permanencia y finalmente, de la desvinculación de los Ejércitos.En la actualidad, las edades máximas para el ingreso como alumno de  estas escalas son de 21 años para los oficiales,  26 para suboficiales y de 29 para tropa. La edad mínima en todos los casos es de 18 años.  Evidentemente, el plan de estudios para oficiales es de 6 años mientras que el de tropa solo 4 meses. Los aspirantes a suboficial acceden a las academias correspondientes en la mayor parte de los casos procedentes de tropa, tras algunos años de servicio.Así es que suelen ingresar en el tramo superior de las edades máximas permitidas. La consecuencia más inmediata es el envejecimiento de los suboficiales, pero veamos continuación lo que más nos preocupa: la tropa.

MODELO DE CARRERA MILITAR DE TROPA

Como muchos lectores sabrán,el modelo de carrera de un militar de tropa comprende tres modalidades diferentes y sucesivas: Un compromiso inicial, que se puede ir renovando hasta un máximo de 6 años,un compromiso de larga duración, que permite extender el tiempo en filas hasta los 45 años de edad; Y finalmente la tropa permanente  que puede permanecer hasta los 58, edad en la que se pasa a la reserva.  En la sociedad actual, los jóvenes (hombres y mujeres) suelen estabilizar su vida, entre los 25 y los 30 años. Es cuando suelen encontrar  pareja  estable y forman familia. Cada vez es más frecuente que ambos miembros de la pareja tengan trabajos remunerados, lo que supone un ancla frente a la tradicional movilidad horizontal de los militares. A esto hay que añadir que, la mayor parte de las unidades de la fuerza, se encuentran en guarniciones asiladas de entidad entre brigada y batallón. Es decir, hay pocas oportunidades de poder cambiar de plaza de destino sin afectar a la estabilidad familiar.

Así, en muchos casos los individuos de tropa se ven abocados a permanecer largos períodos en las unidades de origen  para conseguir esa deseable estabilidad familiar, lo que repercute inmediatamente en el envejecimiento de la unidad. Así lo recoge el “informe de situación” recientemente emitido por el Ejercito de Tierra que reconoce que la edad media de la tropa del ET es de 33, lo que es ya una edad considerable (la mitad de los individuos superan esa edad) pero tolerable si respondiese a una distribución racional en la que los jóvenes estuvieran mayoritariamente encuadrados en unidades de la fuerza y los más mayores en destinos menos exigentes en el plano físico, como los logísticos, administrativos.Pero esto no sucede así.

Este problema viene de lejos y alguna experiencia hemos ido acumulándolo que ha permitido introducir algunas medidas correctoras, como por ejemplo el Plan de Acción de Personal (PAP), del ET. Fue diseñado en los años 2006/8 y revisado en el 2012/15 con la finalidad de definir claramente las expectativas y las carreras de los militares estableciendo unas trayectorias definidas que, aprovechando la experiencia acumulada por cada uno tienda hacia la especialización, teniendo en cuenta las preferencias de cada profesional. Al mismo tiempo marca claramente tramos en las propias trayectorias de tal forma que, inicialmente, los primeros empleos de cada escala sean desempeñados preferentemente en las unidades de la fuerza. Contempla además medidas como el cambio de especialidad (y por tanto de escala) para los componentes del cuerpo general, que es el que más evidencia la necesidad de un continuo rejuvenecimiento, pero al hacerlo entra en colisión con los intereses de las escalas en las que se pretende acomodarlos.

En todo caso,parece que la política de personal se inclina decididamente por la incentivación para el ingreso en la escala de suboficiales, lo que va parejo a la correspondiente preparación y adquisición de la titulación académica de los aspirantes.  Sin embargo esta medida, aunque cubre ampliamente las plazas de las convocatorias que se publican, no puede competir con las aspiraciones de la tropa en general a la adquisición de la consideración de tropa permanente. Les “condena” definitivamente a los empleos más bajos del escalafón, pero por el contrario, les asegura un puesto de trabajo en su localidad sin someterlos a los continuos vaivenes y cambios de destino a los que oficiales y suboficiales están abocados.

Este plan por tanto, está pensado para actuar como filtro o decantador  de forma que actúe como freno para los que, alcanzada una cierta edad, no han conseguido la requerida especialización o no han ingresado en la escala de oficiales o suboficiales.  Pero de momento no ha conseguido el objetivo. Claro que ya se sabe, las políticas de personal son instrumentos a largo plazo. Sus efectos tardan un tiempo considerable en sustanciarse.

Vistas las limitaciones de la organización para absorber hasta la edad máxima a toda la tropa satisfaciendo sus expectativas de permanencia en las FAS, no le cabe más opción que facilitar la desvinculación del servicio de una parte considerable de sus efectivos. Lo hace  mediante tres mecanismos: La preparación para otras actividades,  la intermediación con otras instituciones o empresas (públicas y privadas) y la compensación económica.

Las dos primeras opciones: la preparación y la intermediación con otras empresas e instituciones, van muy parejas.Se facilita la preparación para otros trabajos acordes con la formación, experiencia y vocación de cada individuo. Con esta intención el Ministerio de Defensa creó  SAPROMIL (sistema de aprovechamiento de las capacidades del personal militar). Un sistema que nació en cuanto se detectó la necesidad de ofrecer salidas profesionales al personal excedente, singularmente la tropa; pero lo hizo en el año 2012en el punto álgido  de crisis la del mercado laboral. SAPROMIL prepara a los individuos que así lo desean para el ingreso en empresas e instituciones de la administración al tiempo que abre con tales organizaciones acuerdos por los que se reservan plazas para aspirantes procedentes de las FAS.Hasta la fecha ha tenido más resultados en la oferta para ingreso en la Guardia Civil (50% de las plazas convocadas) en la Policía Nacional(20%) y en algunas policías locales, pero con carácter muy minoritario. 

En cuanto a la tercera vía, hay que señalar ante todo que los soldados y marineros que tienen que dejar forzosamente el servicio, están acogidos, como cualquier trabajador a las prestaciones  económicas y asistenciales propias del paro. Sin embargo, la medida más atractiva se les ofrece al alcanzar los 45 años de edad. Consiste en una compensación económica establecida en la actualidad en 620 € mensuales como reservistas de especial disponibilidad, compatibles con el ejercicio de cualquier otro trabajo que no sea en las administraciones públicas, hasta la edad de retiro. Se trata pues de una solución parecida a la que se arbitró con la reserva transitoria para los cuadros de mando. Sin embargo, esta medida, favoreciendo decididamente a los soldados que alcanzan esa fatídica fecha de los 45 años, no ha contribuido a frenar el problema del envejecimiento ya que muchos aguantan hasta que alcanzan esta edad, con lo que no resuelven la desvinculación en la franja de los 35 -40 años que es en la que sería deseable que se produjeran la mayor parte de las desvinculaciones.

Esfuerzos se han hecho pues para atajar el problema del envejecimiento, pero con unos resultados – hay que decirlo – más bien modestos. “La Defensa es cosa de todos” rezaba el eslogan de la pasada semana de las Fuerzas Armadas. Pues eso, es de todos. Si queremos unas FAS bien preparadas, en todos los sentidos y con unas edades acordes a la dura vida que se les exige a sus miembros, aparte de unas condiciones retributivas acordes con las posibilidades del Estado y, en sintonía con otros cuerpos de la administración, hay que facilitar una desvinculación eficaz, poner en valor la titulación, capacitación y experiencia de nuestros soldados en las convocatorias a todas las administraciones, y ofrecer incentivos reales a las empresas civiles que los contraten. Naturalmente, esto exige un compromiso firme de todas (o al menos las principales) fuerzas políticas y organizaciones sindicales mediante acuerdo de Estado. O bien cambiar la ley, pero eso es ya otra historia.

Adolfo Coloma. GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

15 febrero 2018

 

OFENSA A ESPAÑA, A LA RELIGIÓN CATÓLICA Y A LOS EJÉRCITOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Un aquelarre ofensivo y provocador en Montblanc (Tarragona)

Corre por internet el video de un aquelarre en la localidad de Montblanc (Tarragona) aprovechando el carnaval. Una burla a la Legión y a sus más profundas tradiciones. Me duele profundamente, me provoca náuseas de indignación, me entristece ver como no se ataja la desvergüenza de los que pretenden convertir España en una porquera. Dicen, y dicen mal, que ofende quien puede y no quien quiere; no es verdad. Corre la ofensa como norma, el insulto como saludo y la sonrisa cómplice como traición. Son muchos los que ofenden pudiendo y queriendo, todo a la vez. La impunidad es la ley para los que atacan todo aquello que constituye el alma y las raíces del pueblo español.

Tomémoslo a broma carnavalesca y en breve comprobaremos la que se nos viene encima. Estamos yendo demasiado lejos. Nadie dice nada y hay un silencio cómplice para los actos y actores que atacan a España, a la Religión Católica y a los Ejércitos. Se dice: <<Hay barra libre>>. Nadie sale en su defensa. Todos se callan, dicen que,  para no engordar al cerdo de la porquera. Se están cruzando barreras peligrosas. Sabemos lo que hacen y sabemos lo que buscan. Sería lamentable que sucediese lo que puede suceder y ellos pretenden que suceda. Pero sucederá si no lo evitamos a tiempo;  y hay que evitarlo; queda poco tiempo. La razón es fácil de contener, pero un sentimiento roto, herido, humillado y pisoteado, puede dar rienda suelta al dolor y a su reacción. Entonces ya será tarde para lamentaciones.

Montblanc (Tarragona)

Hay un silencio cobarde que calla; parece que otorga. Las provocaciones no deben ser contestadas con violentas reacciones. Pero jamás soportadas y recibidas como si aquí no hubiese pasado nada. Asistimos a una escalada de enfrentamiento donde ellos buscan alcanzar la máxima violencia. Y pueden llegar a todo si antes no defendemos la entrada. Ellos ya están dentro. No es solo una mascarada.

Hoy no es un día para la alegría en España. Como tantos otros. Silencio. Mientras se mofaban de España, de la Legión, de su tradición, de sus muertos… de Dios.

Tengo que pensar mucho y aguantar antes de escribir más palabras. Pero no por eso me voy a callar. Dicen que mejor es pasar página y mirar hacia otro lado. ¡Cobardes!

Sí, todo eso que ustedes piensan lo pienso yo también. No lo voy a escribir, pero lean en estos espacios blancos que separan las palabras todo eso que hoy, ustedes y yo,  escribiríamos y gritaríamos muy alto. Lo podría escribir, pero no lo voy a hacer por falta de espacio y porque seguramente me quedaría corto en los calificativos. Además, podría ser que yendo más allá, donde no quisiera llegar, dedicaría los más graves de los calificativos a aquellos que ven esto como una carnavalada sin importancia y no dan la cara para defender a la Legión, a su Cristo de la Buena Muerte y en definitiva a España. A esos que son responsables y se les ha dado la autoridad legal, se les supone la moral, para asumir su responsabilidad y no consentir estas ofensas que tanto duelen. Pero no lo voy a hacer. Me limitaré a esperar, centinela que da el alto, que avisa que se cuelan… No nos oirán. Nada pasará y todo se olvidará… hasta la próxima.

Estamos acostumbrándonos a ello y eso no es bueno. Puede acabar mal.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

12 febrero 2018

 

 

ZAPATERO, A TUS ZAPATOS (Adolfo Coloma GB (R) del ET)

La historia no puede tener otro objetivo que la búsqueda retrospectiva de la verdad y la única vía para lograrlo es el rigor y la objetividad. Se trata pues, de huir de la conclusión superficial, buscando las causas profundas de los hechos, analizando todos los elementos que intervinieron y tratando de establecer sus consecuencias. Pero en la actualidad el estudio de la historia  está presidido por el presentismo, por la inmediatez y la falta profundidad.

¿Por qué sucede esto? Simplemente porque se ha arrinconado el rigor en su estudio, por razones ideológicas o de afirmación nacionalista. En otras palabras, se ha polarizado la enseñanza en las aulas y se ha dejado que sean los medios de comunicación (presentismo, falta de profundidad) los que se han adueñado del discurso histórico y de su difusión.

Hace ya tiempo, desde que arraigó la transición, que las derechas han hecho una dejación en este empeño, permitiendo que sean las izquierdas quienes se adueñen del estudio de la historia. Y las izquierdas, amparándose en un marco democrático pero manipulándolo desde dentro y explotando el victimismo han construido y expandido su relato. En la más pura dialéctica marxista, la historia de la humanidad se nos viene presentando como la historia de la opresión y de la desigualdad mediante la Imposición de tres vectores: raza, clase y género.

Se nos propone como antídoto el multiculturalismo, como un paradigma de este mundo globalizado.Pero no es más que una contradicción en si misma (un oxímoron,  en términos académicos: la combinación, en una misma estructura sintáctica, de dos palabras o expresiones de significado opuesto que originan un nuevo sentido, un absurdo)porque evidentemente, cada sociedad tiene su propia cultura. El multiculturalismo es pues un camino hacia la ambigüedad, pero encierra un fin perverso cual es el intento de deconstrucción de la cultura occidental. Se basa para ello en la ideología inane del buenismo.

En una España cada vez más fragmentada y carente de una sólida cultura cívicabasada en la reflexión y en el análisis,  se trata de imponer mi verdad al contrario. En este marco, se nos propone, por segunda vez una La Ley de la memoria histórica no persigue otra cosa que reescribir y vengar, lo que nos traslada peligrosamente al escenario de 1936.

Se trata de encajar la idea de que el régimen nacido de la constitución Española de 1978, no es fruto de la legalidad y legitimidad del régimen anterior, el del General Franco, que a su vez tiene su origen en una victoria militar tras una fratricida guerra civil. Se trata de soslayar la realidad de esta victoria (para unos, derrota para los contrarios) sustituyéndola por un auténtico mito, el de que la legitimidad arranca de una República, con todos los marchamos y parabienes democráticos.Es patente, cuando menos en su última época, que esa idílica República hoy añorada por algunos, no era para nada democrática, sino muy al contrario, violenta y revolucionaria.

En esta dialéctica que tiene su mayor exponente en la legislación del Presidente Rodríguez  Zapatero  relativa a la memoria histórica, un nuevo oxímoron  porque la memoria es intrínseca, individual y subjetiva, pero su estudio ha de ser empírico y objetivo. La historia no es un hecho individual  ni la pretendida memoria histórica es tampoco es la suma lineal de las memorias individuales. A pesar de que la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura,conocida popularmente como Ley de Memoria Histórica; sufrió importantes modificaciones a lo largo de su trámite orgánico, esta ley no es más que un arma táctica contra el Partido Popular, que representa al conservadurismo,  tratando de presentar como vencedor moral al bando que fue derrotado.

STANLEY G. PAYNE

Si han llegado hasta aquí, amables lectores, convendrán conmigo que no hay ideas nuevas en el texto anterior que no hayamos expuesto en este blog, y en términos generales, debo decir que así es. Pero lo que le da un valor muy singular es que no es mío, ni del propio blog. Son las palabras – mejor, las ideas – expuestas por un prestigioso historiador e hispanista, el profesor Stanley G. Payne, hoy día 1 de Febrero en la Universidad San Pablo CEU de Madrid ¿Qué les parece?

Ciertamente cabría decir aquello de “nada nuevo bajo el sol, pero en cualquier caso, son expresiones  que vienen avaladas por un estudioso de la historia, no como tantos oportunistas que han cazado un par de hechos que convienen a su discurso, para elaborar entorno a él una teoría que lo justifique. El profesor Payne, una autoridad en la materia, es Doctor en Historia por la Universidad de Columbia, y académico correspondiente de la Real Academia Española de la Historia, con 28 títulos publicados en español, la mayor parte de ellos dedicados al estudio de nuestra Guerra el régimen que le sucedió y la Transición. Tampoco se le puede tachar de partidista, pues sufrió la censura de sus primeras publicaciones en tiempos de Franco. Como Pío Moa – con quien tiene muchos puntos y visiones en común – el rigor del estudio, el dato históricole han llevado a establecer sus posiciones intelectuales, que ambos defienden con vehemencia.

El Proyecto para la reforma de la cainita e iconoclasta Ley de la memoria histórica (esto lo digo yo) no deja de presagiar negros nubarrones sobre la reconciliación nacional. Lejos de buscar la auténtica reconciliación, solo plantea una batalla secundaria con el objetivo de arañar votos y contribuir al desarme moral del adversario. El Valle de los Caídos no debería en ningún caso desaparecer, porque como bien dijo el profesor Payne, “Olvido no es lo mismo que reconciliación, ni memoria tiene que significar venganza”. Pero de ahí a adueñarse de la interpretación de la historia “manu iuris”, amenazando con penas de reclusión de hasta 4 años y multas de hasta 150.000 €, no es la mejor forma de propiciar tal reconciliación. Lo que no quita para hacer un esfuerzo de arqueología forense, que permita dar satisfacción a los deudos de los muertos y victimas de ambos bandos sin exclusión. Un camposanto militar al estilo del Cementerio Nacional de Arlington (Virginia, Estados Unidos), establecido tras la Guerra de Secesión Estadounidense y que acoge a combatientes y veteranos de todas las campañas  podría ser una solución.

En definitiva, el mensaje es claro y diáfano: No se debe estudiar la historia con fines partidistas. Esta ha sido la idea medular de la interesantísima conferencia del profesor Payne. No es tarea de un dirigente político ni del legislador establecer la memoria histórica, como ya se puso de manifiesto en el congreso Internacional sobre la Guerra Civil Española, celebrado en Madrid en el año 2006. Que sean los profesionales estudiosos de la historia quienes se dediquen a ello.  Al César, lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. O lo que es lo mismo: Zapatero, a tus zapatos.

Adolfo Coloma. GB (R) del ET

El profesor Stanley Payne presentado por el profesor Alfonso Bullón Mendoza en el CEU el 1-II.2018

 

Blog: generaldavila.com

6 febrero 2018

EL DÍA DESPUÉS. DESDE LA DECEPCIÓN General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

No hay un día después. Empieza un largo camino de incierto recorrido hacia la nada. Nos han destrozado la normalidad y ahora viene lo peor. Pase lo que pase el odio se ha instalado entre los partidos políticos. Sí, digo bien: entre los partidos políticos que desean arrastrar a los ciudadanos al enfrentamiento. Ya están los buitres sobrevolando la carroña. Huele a podredumbre; moral. ¡Cuidado! El Estado está herido. Por omisión y por cesión. La debilidad moral de nuestros representantes nos puede llevar a cualquier incierto lugar. El problema es que no representan a casi nadie, pero no hay otros; por ahora. Es un momento difícil para elegir. Quienes nos han llevado hasta esta situación límite, bochornosa, no merecen representar a nadie. No lo hacen, pero ahí están. Hay un desprecio absoluto hacia la ciudadanía que ha tenido que manifestarse en solitario y colgar en los balcones su voluntad y voto cuando nadie, ningún partido con representación parlamentaria lo hacía. El día después, el largo día después, está lleno de dudas. Las amenazas están encima de la mesa. Y en esa mesa es donde se va a negociar. Las cartas están echadas y marcadas. A las cesiones le llamarán negociación. ¿Van a firmar la reforma que impida volver a las andadas?, ¿que castigue ejemplarmente el delito? No.

Hay tantas dudas y tantas cosas ocultas que dan ganas de tirar la toalla sin solución. Pero ese no es el camino. No podemos permitir que una minoría imponga su voluntad y sean permanente noticia. Luchemos por lo nuestro sin caer en la debilidad o el engaño. Vienen tiempos difíciles. Desde la aparente legalidad, la vulnerarán. Esto no ha terminado. Miedo da la famosa negociación cuando los negociadores ofrecen cualquier cosa con tal de tener su minuto de gloria. La pieza a cobrar sigue llamándose España. En tiempo de crisis no hacer mudanza. Pero esto no es una crisis; es una situación de emergencia.

Ayer los que verdaderamente dieron la cara fueron las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De un Estado que lleva tiempo desaparecido y superado por los acontecimientos. Si alguien merece reconocimiento y agradecimiento son los guardias civiles y policía nacionales. Es de las pocas cosas que quedan claras después del 1 de octubre. El resto sigue siendo incertidumbre. Y una inmensa, profunda, decepción.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

02 octubre 2017

ESPAÑA (Carlos Dávila Pérez de Camino)

Hoy escribe con nosotros

CARLOS DÁVILA PÉREZ DE CAMINO

Licenciado en periodismo por la Escuela Oficial de Periodismo y en medicina y cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Imprescindible en la reciente historia del periodismo en España por su profundo conocimiento de los hechos más notables ocurridos y la información de que dispone. Escritor ameno y de brillante ironía ha dejado sus inolvidables columnas en ABC, Diario 16, Cambio 16… Fundador y Director de La Gaceta supo llevar en poco tiempo a un humilde diario que nacía en difíciles momentos para la prensa escrita, a competir con los periódicos tradicionales con informaciones y exclusivas que todavía se recuerdan. Pero para qué seguir con la presentación de un amigo. Su apellido le delata. Lleva el de la cabecera de este blog. ¿Qué les voy a decir de quien es algo más que amigo?

Ahí sigue en primera fila en su incansable lucha por la verdad y por España. Dos pasiones en su vida, es decir en el periodismo.

Un brillante y querido amigo al que dejo la palabra.

 

ESPAÑA

España se nos está yendo de las manos. Peor: estamos a punto de que se nos vaya del todo. La conjunción de unos políticos corruptos que quieren lavar todas sus fechorías con la independencia y de unos desarrapados analfabetos que pretenden barrenar nuestras vidas, exige ya algo más que desmentidos, buenas palabras o vanas invitaciones al diálogo. Estos jetas nos están comiendo una merienda histórica. España, en la historiografía más modesta, hace tiempo que cumplió más de quinientos años, los actuales inventos secesionistas, sediciosos, sólo tienen un antecedente: el 1934 del pusilánime Companys. Se lo hemos puesto fácil, gratis, a los delincuentes de la independencia ilegal; España se ha ido de Cataluña y cuatro rufianes han ocupado el hueco, por eso es imprescindible volver a hacernos notar con nuestra presencia y nuestras leyes. Sin tirar de cañones como hizo la República,  pero sin dejar que los francotiradores nos sigan disparando. España es una obligación constitucional pero es, sobre todo, una pasión imprescindible que exige preservar su unidad. Sin tibiezas, sin dilación. Más esperas, no.

Carlos Dávila Pérez de Camino

Blog: generaldavila.com

 

 

DON ERRE QUE ERRE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

lema_lerida

A España servir hasta morir

No son independentistas. Son incultos, pero tiene su culto y liturgia. No les gusta el Ejército. No les gusta España. No representan a nadie. La culpa es compartida, ellos y los que tragan. Van a decir ustedes que me repito escribiendo lo mismo casi a diario. No es así. Los que se repiten son ellos (como la morcilla) y mientras sigan seguiremos. Y lo vamos a hacer para evitar caer en la complacencia. Otros han caído no asumiendo su responsabilidad en defensa de los ejércitos como su puesto requería, aunque no los quieran. Es el caso del ministro que tragó con la retirada del sagrado lema: ‹‹A España servir hasta morir››. Cedió a las presiones del independentismo catalán en la Academia de Suboficiales del Talarn. Se llamaba me parece recordar Bono.

Era el año 2013 cuando se hablaba de cerrar la Academia del Talar (Lérida). Los independentistas pusieron el grito en el cielo. ¡La pela…! Hubo que rectificar.

Luego vino lo del alcalde Trias negándose a que la Reina entregase la Bandera de Combate al buque insignia de la Armada, el rechazo de la alcaldesa Colau, el invento, que ni ellos se creen, del ejército catalán… como les decía: la morcilla.

Ahora el ataque, la víscera se repite, mira por donde,  en la Feria de Lérida donde el señor Puigdemont -el que se reúne, pero no se reúne, el que es, pero dejará de ser, el presidente-  pretende evitar que los ejércitos dispongan allí de un estand informativo. Entonces ¿qué?, ¿mantenemos la Academia de Suboficiales en Lérida o no? En fin, que no saben lo que quieren, pero sí lo saben. Los que lo saben son los sufridos catalanes que como el resto de españoles tenemos que sufrir y aguantar a estos solitarios representantes de la nada. El problema es que aguantamos mucho, protestamos poco y no nos repetimos. ¿Estamos ya aburridos, complacientes, entregados? Nosotros desde luego que no. No vamos a tragar.

Mientras ellos sigan erre que erre, nosotros dale que dale. Y es que como decía, y sigue diciendo, en la Academia de Suboficiales del Talarn en Lérida:

‹‹A ESPAÑA SERVIR HASTA MORIR››. Y lo vamos a cumplir.

Porque la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero.

General de División (R.)  Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

25 febrero 2017

EL COMENTARIO DEL DÍA ESPAÑA NOS ROBA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

independetistas-de-la-cup-con-el-cartel-de-espana-nos-roba

España nos roba

Se trataba de mancillar el nombre de España. El separatismo usa la mentira que más duele. Técnicas revolucionarias de consecuencias imprevisibles. Las declaraciones del exjuez Vidal son un escándalo, pero no parece que sean una mentira. Que España les roba sí que es una mentira. Oír a este señor produce un enorme dolor moral. El gobierno de la Generalidad se ha hecho ilegalmente con los datos tributarios de los catalanes. Tienen fichados a los 800 jueces que ejercen en Cataluña. Listas negras. ¿Qué otro tipo de listas esconderán? Cualquiera puede aparecer como socio de una familia, clan o partido. Etiquetar es una práctica conocida y peligrosa. Mejor no hacer conjeturas, aunque alguien, por ley, está obligado a plantearse todo tipo de hipótesis e investigar (las posibles listas quiero decir). Se abrirá una larga e improductiva instrucción que a nada conducirá. Resultará que todo es mentira. Una cruel venganza.

Algo huele mal. La podredumbre moral se extiende secretamente. Demasiadas puertas cerradas. El mal olor se filtra por las rendijas. Es la democracia de los secretos, de los circuitos conectados por tuberías que desaguan en las alcantarillas. No nos cuentan nada. No nos enteramos de nada. Silencio democrático.

Hay muchos frentes de poder abiertos. Verdaderas guerras de las que nos llegan los disparos y algunos heridos. A otros no les rozan las balas. Muchos servicios de información y muy poca información… Es la clave del poderoso y su poder. Clanes que dominan ideologías desde hace tiempo.

Entran en nuestras casas, lo sabemos, pero nadie se atreve a denunciar.

El peor enemigo de una democracia es sentirse vigilado. El siguiente es que sea cierto que te vigilan. El colmo es que la evidencia te la den por escrito.

Lo desesperante es la lentitud para saber la verdad y lo grave es no llegar a saberla nunca. Y que no pase nada.

En Cataluña, un exjuez acaba de denunciar públicamente algo muy grave que no puede diluirse en el tiempo ni cerrarse en falso.

Decían que España les roba. No es verdad. Sí lo es que ellos, y los que lo permiten, nos están robando a España.

Moral y físicamente.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

29 enero 2017

Blog: generaldavila.com