LA MATRIA Y LA PATRIA. LA MADRE PATRIA. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Menos mal que España se llama España y no Españo, que apañaos estábamos.

Algunas-algunos han oído campanas y no saben dónde.

Matria. Les suena la marcha musical, oyen sus rumores, pero aborrecen el razonamiento; quizá surja de Fedón o incluso se hayan visto entre la M de una y uno. O estén esperando abarcarlo todo en lo que entienden por El Aleph. No, no lo entienden, pero les suena, son meros adoradores del becerro de oro que les predica (?).

No está el problema entre patria y matria, que les importa un bledo. Están por acabar con una cultura basada en la religión, sí la Católica, algo que nadie se atreve a decir, ni siquiera los obispos, arzobispos o cardenales, y menos a defender. Quieren acabar con la enseñanza que los maestros no hacen, con la Historia que a los académicos enfrenta, con los ejércitos que los soldados se empeñan en mantener en su mística sin saber muy bien cual es su misión fundamental, con la Justicia que se ha perdido entre leyes incumplidas, con la pluralidad política que tanto incomoda, y con la Corona con la que convivimos años, más de mil, y nadie se ha enterado ni comprendido. ¿¡Ah!, que a ustedes no les importa? Pues allá cada cual.

Les aventuro a decir.

La Religión la defenderán los que no encuentran la fe. «Sancte Socrates, ora pro nobis».

Los Ejércitos, los héroes olvidados de las trincheras, que yacen bajo una piedra que no ostenta fecha ni nombre. No harán falta los generales.

La Historia quedará en alguna biblioteca custodiada por ascetas, mientras se queman libros tras discusiones bizantinas. Al fin no quedarán escritores. Libres.

La Justicia será de horca y cuchillo, y jamás será justa; es su sentencia a muerte. Condenados están los jueces por su injusticia.

La pluralidad política es una incómoda piedra en el zapato y será martillada por buen zapatero.

La maternidad no tiene futuro, a pesar de la matria, porque no habrá propiedad ni sobre los hijos, si es que los hay.

La patria estará prohibida como concepto peligroso y subversivo.

¿La Corona? ¿Y me lo preguntas tú?

No habrá cultura, sino que será llamada —ya lo es— progresismo, cambio climático, sostenible y conmovible.

«Arrasado el jardín, profanados los cálices y las aras, entraron a caballo los hunos en la biblioteca monástica y rompieron los libros incomprensibles y los vituperaron y los quemaron, acaso temerosos de que las letras encubrieran blasfemias contra su dios, que era una cimitarra de hierro» (El Aleph. Los teólogos. José Luis Borges).

Son coribantes al son de una doctrina que define con exactitud Borges en el absurdo de imaginar que hombres que no llegaron a la palabra lleguen a la escritura.

«Ardor Guerrero vibre en nuestras voces.

Y de amor patrio henchido el corazón.

Entonemos el Himno Sacrosanto.

Del deber, de la Patria y del Honor.

¡Honor!»

Esa Patria es con la que quieren acabar. Pero en algún lugar se dice: «…aún te queda la fiel Infantería».

Sí. España es madre, es la Madre Patria que no necesita que venga la incultura y la inquina a bautizarla.

Cada uno cuenta lo que le parece. Hasta la M entre una y uno lo hizo en uno de sus envites. «Cuenta el viejo Herodoto que, vituperados unos soldados egipcios por haber pasado a servir a otro pueblo, e invocándoles el nombre de la patria, contestaron señalando sus partes genitales: “Donde va esto, va la patria”».

¡Ah! ¿¡Que no lo entendéis!? Así os pasa

Miré los muros de la patria mía…

La inteligencia es lo que les falta ¿o será a nosotros? Es saber lo que fuimos. Esa es la cuestión. No es la patria ni la matria, sino la no patria y la no matria.

¿Aún no os habéis enterado de aquello?: «Ardieron palimpsestos y códices…»

No habrá nada. De aquello. Nada quedará en pie.

No sé si aún nos queda la fiel infantería.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

19 julio 2021

 

 

 

 

INDULTA E INSULTA MIENTRAS PUEDAS. Rafael Dávila Álvarez

El Mando y el que gobierna requieren tener el entendimiento abierto a lo que su sociedad demanda o requiere.

Alejandro Magno, en su grandeza comprendió que su ejército deseaba volver, amaba más a Grecia que a los nuevos territorios conquistados; y regresó a casa. No era él; eran ellos; ni siquiera eso. Era su Patria. Nada hay más grande y que por tanto requiera mayor cuidado. El que esto no entiende no está capacitado para el gobierno.

La justicia se representa en una balanza junto a la espada. Son la equidad y la fuerza. La equidad sin la fuerza es pura retórica. La fuerza sin equidad es tiranía. También lo es si la fuerza toma parte y deja de ser una forma de sostener la equidad. La espada mantiene el equilibrio o puede ser el desequilibrante.

No tiene la justicia un fin político ni más poder que el que la Ley le otorga. El difícil equilibrio de los poderes es lo que diferencia a una democracia de algo que solo pretende aparentarlo. Manejar poder y los poderes es una tentación de la que sabemos sus consecuencias, pero que alguno todavía usa en su abuso.

Cuando la justicia —el poder judicial— manda, requiere o aconseja, conviene obedecer, atender o escuchar con atención. Si se trata de obedecer y no se hace, hay que usar la espada de su emblema. Si requiere, no se puede mirar hacia otro lado. Si aconseja, mejor estudiar las razones. Ese es su poder: el del pueblo soberano, que descansa en su balanza y confía en su espada. Ni más ni menos.

Si la espada habla con más elocuencia que la Ley se comete una regresión que se paga con vidas y hacienda.

Si se olvida la Ley y se impone la autoridad para ponerse a la cabeza de los que van contra la Ley aludiendo venganza cuando se ha pretendido romper con la unidad de la Patria, lo más sagrado que tiene un pueblo, nos encontramos no con un indulto, sino con un gravísimo insulto a todos los gobernados por el insultador. Pasará no a condenar la destrucción de España, sino a encabezarla.

El tribunal que juzgó a los que pretende indultar el gobernante ha dicho «no» a la concesión de cualquier forma de indulto. No hay razones de justicia, de equidad y utilidad pública. Y lo más grave: No hay arrepentimiento. Lo volverán a hacer y lo predican con soberbia y chulería.

¿Será cosa de fuerza, se impondrán por la fuerza?

Las circunstancias del acceso al poder por parte del poder ejecutivo no le dan derecho a que todos paguemos un capricho político que tratan de justificar con la palabra indulto sin alegar ni una sola razón jurídica que lo avale. Se trata de la unidad de España, de indultar a los que han pretendido romper la unidad de España, de los que después de ser condenados siguen en su intento. Es el poder judicial el que dice «no». Los españoles y su justicia.

No. No sé si estos gobernantes recuerdan, que defender la unidad de España es su primer deber y que hay que hacerlo incluso con la vida si necesario fuera. Eso dice la Constitución.

¿Qué están en su derecho de dar el indulto? No de cualquier manera. Lo saben, lo harán, pero lo pagarán. En las urnas, sí.

No olvidaremos que se irán después de encender la mecha del enfrentamiento y la desunión. Hace mucho tiempo. El que ya no tienen, aunque hayan dejado la mecha encendida que se consume cada día un poco más.

Es la unidad de la patria España. ¿Aún no nos hemos enterado?

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

27 mayo 2021

OTEGI ESTRECHA LA MANO A LOS EMPRESARIOS VASCOS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Otegi con los empresarios vascos

La gravedad de la situación en Cataluña oculta otros graves y preocupantes problemas por lo que es necesario dar la voz de alarma.

El titular que hemos leído resume una vergüenza nacional más a añadir a la lista: Otegi estrecha la mano a los empresarios vascos.

El hombre de paz de Zapatero se reunió con los empresarios vascos en un clima de <<respeto mutuo y cordialidad>>.

Este miembro de ETA, encarcelado en múltiples ocasiones por ello, e inhabilitado para ocupar cargo público hasta el año 2021, pasea su vergonzoso historial representando no quiero saber a qué ni a quienes.

40 empresarios vascos asesinados por ETA. 50 secuestrados y miles de extorsionados. Muchos de ellos, arruinados moralmente, hoy olvidados, tuvieron que abandonar su tierra y sus empresas. Es el legado de ETA con los empresarios del País Vasco.

Solo puedo decir que no lo entiendo y que la patronal vasca, Confebask, debería aclarar para qué sirve reunirse con este oscuro personaje.

¿Podrían hacerlo en cualquier esquina del País Vasco dónde todavía huele a tiro en la nuca?

Esta es la crónica de un día más en esta desconcertante política que nos tiene permanentemente en vilo:

-Otegi con la patronal vasca como si aquí nunca hubiese pasado nada.

-Cataluña sumergida en una tragicomedia cuyo final no se vislumbra.

-Se tienen serios interrogantes sobre la actitud de policías forales y la justicia investiga.

-El 4% y otros porcentajes deberían hacer sonrojar a parlamentos y partidos que los ocupan. Los ciudadanos allí representados ya en nada ni en nadie confían.

-Nos vaciaron los bolsillos y ya sabemos por qué y para qué.

-Nos prohíben nuestra lengua con multas y amenazas con la única idea de adoctrinar a los más inocentes.

-El que fue más alto representante de las Fuerzas Armadas… ya saben.

-La Bandera, el himno, el Rey… los símbolos ¡Ay mi bandera!

-Se aprueban leyes para romper la convivencia y no contentos con manejar nuestra conciencia se amenaza con encarcelarla.

-Se manipulan los nombres de la historia mientras se retiran cruces y creencias seculares.

-La justicia se confunde con la gobernanza y el poder ejecutivo que debe ejecutar y hacer ejecutar la Ley, le pasa la pelota al poder judicial.

-No se sabe si la justicia es igual para todos, como la economía y la sanidad. Debería ser…

Y todo esto cuando estamos medianamente bien después de aquella loca carrera hacia ninguna parte. Sí, me refiero a la de la crisis económica que nunca se reconoció porque no la hubo. ¿O sí?

Sobre todo de valores, crisis de la que por ahora no nos hemos recuperado. Cada día nos hundimos más en sus ponzoñosas aguas.

Todo un valor ver a Otegi estrechando la mano de los empresarios vascos mientras tomaban un café; seguramente envenenado y que a más de uno se le habrá revuelto en el estómago de su memoria. Esa que quieren manipular y reescribir mintiendo.

Puede que ahora nos vendan que ETA era un grupo de grandes patriotas que llegan cantando sus victorias sobre las víctimas y sus familias destrozadas eternamente por el dolor de los asesinos.

Víctimas de ETA

Estas cosas me producen náuseas. Jamás, jamás, debería admitirlas una sociedad a no ser que sea un síntoma de estar enferma. Muy gravemente enferma.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

2 enero 2018