JUGANDO CON EL INDEPENDENTISMO Y EL TERRORISMO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Ninguna nación del mundo admite que se sienten en sus instituciones democráticas terroristas o sus franquicias; tampoco independentistas que llevan como programa destrozar la nación a base de fragmentarla, incumplir la Ley, cambiar su historia y encima proclamarse víctimas políticas, incluso mártires (lo que no dicen es que lo son, pero del 3%). Y no lo permiten precisamente por ser naciones democráticas. Repito: ninguna nación del mundo lo admite.  España sí.

Camino de terminar el juicio por rebelión habrá sentencia condenatoria, seguramente indulto y vuelta a empezar. Mientras les dejen…

Ya nadie se acuerda de aquel, ni se acordará, mes de octubre. A nadie le importa más allá de su plato de lentejas. El independentismo seguirá, como sigue el terrorismo, ejemplo a seguir, que después de asesinar y asesinar ha conseguido sentarse en las instituciones avalado por un Tribunal Constitucional ad hoc que le quitó la razón al Tribunal Supremo. El más grave y antidemocrático escándalo de esta democracia.

Si los terroristas matando han logrado lo que han logrado ¿no lo conseguirán los independentistas? Desde luego mucha oposición no se ve y el camino cada vez se lo encuentran más despejado. Su amenaza, sus acciones y apoyos a la moción de censura, situaron en el camino al señor Sánchez a La Moncloa;  tendrán su recompensa.

Un análisis sencillo es suficiente para concluir que España está en grave peligro. El grave riesgo es el terrorismo y el independentismo. Hay otro: los que nos gobiernan o están a punto de hacerlo. Inician los trapicheos bajo el lema: “Yo primero”. El riesgo son ellos, incapaces de afrontar el grave riesgo de la independencia y las filiales del terrorismo. Parece mentira que no se den cuenta de la urgente necesidad de hacer un frente común contra ese grave peligro. Sacar adelante la idea de España, de la unidad de España, contra franquicias del terrorismo e independentismo.

No señor presidente, España no es una nación de naciones. España es una nación soberana que no debe admitir la indecencia de que alguien llegue a ser presidente de su nación gracias a las franquicias del terrorismo y a los independentistas. Ese no es el camino. Eso es una vergüenza, por dejarlo posado suavemente.

Menos mal que aún nos queda Nadal, banderas en los balcones, muchos españoles dispuestos a no entregar España y, nos queda, por supuesto, un pelotón de soldados.

Mientras eso nos quede hay esperanza de que llegue el momento de lograr que nadie juegue con la unidad de España y que jamás alguien pueda alcanzar sus objetivos con el asesinato.

A ver si nos enteramos de cuál es la situación real. Con gente así no hay que abstenerse sino oponerse. Oponerse es decir ¡no! a quien ayer decía sí a ese camino emprendido al lado de independentistas y filoterroristas.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

11 junio 2019

“LA ÚLTIMA INFAMIA DE SÁNCHEZ” Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La última infamia de Sánchez. Por ahora.

Existe preocupación por si en el último momento el líder de Ciudadanos viéndose cerca del poder se arrima al señor Sánchez a sacar partido de la jugada electoral. Nadie se fía porque últimamente se ven cosas muy raras y hemos entrado en el mundo de “lo que dijo no lo dijo, pero sí lo dijo cuando no era; y ahora que es, no lo dijo” y claro todo es tan raro que vemos burros volando  y presidentes de la nación mintiendo, engañando, y hasta, también, volando.

El señor Rivera, líder de Ciudadanos, se ha puesto serio ante lo que ha definido como “la última infamia de Sánchez” algo con lo que estamos de acuerdo, aunque apostillando que no será la última. Se trata de la aprobación por el Parlamento Vasco de una ley que pretende resarcir a lo que ellos llaman “víctimas” de supuestos abusos perpetrados por la Policía Nacional y la Guardia Civil. Su aprobación ha sido posible gracias a los votos del PSOE. A cambio el PNV y EH Bildu votan a favor de los decretazos del Gobierno. Un vergonzoso y humillante cambio de indignidades que en este caso concreto es una ofensa a la justicia y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al mismísimo Estado y a la democracia que ha sufrido y sufre la dictadura del terrorismo.

Ciudadanos no puede recurrir la ley ante el Tribunal Constitucional por no tener el número de diputados necesario para ello por lo que su recurso lo elevará al Defensor del Pueblo para que sea este el que, si lo considera oportuno, lo remita al Constitucional.

Rivera ha dejado dicho, con rotundidad, que bajo ningún concepto y en ningún caso pactará con el señor Sánchez ni con el PSOE. ¿Será verdad?

Mi pregunta y meditación es otra. Efectivamente estamos ante una emergencia nacional, como dice el señor Rivera. Creo que eso nadie lo duda. El mismo Partido Socialista lo sabe y, en la intimidad, entre ellos lo comentan, sin tener respuesta ni repuesto.

¿Qué hacer? Hay dos bloques perfectamente identificados.

-Unos con España y con la Ley. Pero que no saben decirlo y luego tampoco hacerlo, se mueven a bandazos, cogen a uno y a otro por su fama y van y se equivocan, van a por lana y salen esquilados, entre ellos no se aclaran, se contradicen, pero es que no dicen todo, ni parte, ni nada de nada, que al final no se les entiende. Ni dan puntada ni tienen hilo para lo que llaman unidad.

-Otros contra España y peor, según les convenga, hoy son de un lado, mañana de otro, en público dicen una cosa y en privado otra, aman y odian, mienten más que hablan, una vela a Dios y otra al diablo, tibios, porque ni son fríos ni calientes, unidad es a trozos pegada con pegamento, del malo y falsa moneda. Pero están unidos, mal, pero unidos, rotos, pero unidos, y no dan puntada sin hilo.

¿Pues si estamos ante una emergencia nacional por qué no somos más claros y se unen  los que tiene que unirse frente a los que ya están unidos? ¿O es que no se han enterado aún?

La vergonzosa ley aprobada en el Parlamento Vasco es “la última infamia de Sánchez”. ¿Qué esperamos? ¿La siguiente? Puede ser irreversible.

Así que “hunos y hotros” sean claros; y “los hunos y los hotros” espabilemos que esto va en serio.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

6 abril 2019

TERRORISTAS, INDEPENDENTISTAS, COMUNISTAS ¿AQUÍ QUIÉN MANDA? Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Urkullu-Iglesias

40 aniversario de la Constitución española. Durante este tiempo dos amenazas han ensombrecido nuestra convivencia: el terrorismo y el independentismo.

La ETA, que sigue, después de asesinar durante años recoge sus frutos. Dicen que hemos acabado con el terrorismo. Un expresidente del Gobierno se jacta del triunfo. Los terroristas no han desaparecido y mandan. El resto traga sapos y culebras. ¡Desde aquel día que el Tribunal Constitucional…!

La semilla de la secesión sembrada en Cataluña y en el País Vasco da sus frutos. El independentismo ya no es una amenaza sino un hecho contrastado al que solo le falta el último empujoncito; en eso están unos y otros. Los independentistas mandan. El resto obedece y empuja.

Les voy a contar lo que nadie cuenta, pero todos saben, el nombre de la trampa en la que hemos caído: El Pacto de Waterloo.

Pablo Iglesias visita a los presos

Todo empezó con la aplicación del 155. Podría ser que incluso los primeros pasos se diesen con el caso Pujol, ¿recuerdan?: ¿Qué coño es esto de la UDEF? (octubre 2015).

Rajoy aplicó un 155 de mínimos, solo en apariencia (octubre 2017). Quería evitarlo, pero no pudo: la cárcel para Junqueras y compañía (noviembre 2017). Era la señal de salida.

El independentismo catalán, burgués y tradicional, el de los ricachones, dijo: ¡Basta, hasta aquí hemos llegado!

Interior estaba a otra cosa y el CNI, pues no sabemos muy bien. El caso es que la maquinaria se puso en marcha, la orden se cursó con rapidez y diligencia. Estaba firmada. Waterloo (febrero 2018).

Junio 2018. A todos nos extrañó aquella moción de censura inesperada, fulminante como el rayo. En escasas dos semanas habíamos cambiado de Gobierno.

¡Menudo cambio!: sin apenas oposición parlamentaria, con el presidente del Gobierno buscando las tablas en un restaurante, huyendo del reto parlamentario, sin oposición, y con un pueblo atónito y sorprendido. Ganaron independentistas, comunistas… ¿Qué sabía Rajoy?

El independentismo, los sucedáneos del terrorismo, y demás <<gente de bien>> habían ganado por la mano. Era el Pacto Belga, el Pacto de Waterloo. Un muñeco a la presidencia y a continuar el camino: las elecciones cuando nosotros digamos. Mandones nosotros: ¡poned a un mandarín!

Era aquel artículo de Unamuno; el último: Mandarines y no Mandones. Encaja.

<<Al español lo que no le gusta es mandar […]. Le gusta ocupar el puesto de mando, pero no mandar, sentarse en la presidencia, pero no presidir […] Ocupar el puesto de mando y vivir en él>>.

El Pacto de Waterloo

Pedro Sánchez era el muñeco perfecto. Pero su limitada capacidad ha puesto en riesgo el Pacto de Waterloo. Había que ponerse en marcha. Urgente.

<<Hay que cuidar la mayoría de la moción de censura. Nosotros lo estamos haciendo>>, dice sin pudor Pablo Iglesias después de reunirse con Urkullu, miembro del Pacto.

Antes ha hecho la ronda de la vergüenza en la cárcel: dialoga y pacta. ¿En nombre de quién?

Zapatero se acaba de reunir en un caserío de Elgoibar con un terrorista, Arnaldo Otegui: ¿En nombre de quién?

Eso es todo. Cuarenta años que nos deberían haber llevado a ser una gran nación. Hemos caído en el cepo.

No ha sido hoy. Se ha ido elaborando cada hora, cada día, cada año: durante 40 años.

Aniversario de la Constitución española: 40 años. Queda comunismo, terrorismo e independentismo. ¿Algo que celebrar?

Puede que nos lo merezcamos. Unas sabias palabras del profesor Gabriel Albiac en La sinagoga vacía me sirven de explicación:

<<La multitud, que nada desea más que servidumbre, acaba necesariamente por odiar a quien gobierna sin ajustarse a la convenida balanza de corrupción y despotismo: a la sabia dosificación de ambos llama la multitud política>>.

<<¿Qué desean las masas? Ser siervas: porque ninguna interrogación, ninguna duda ni angustia hay en la servidumbre; todo en ella es compacto, idéntico, todo es seguro; no existe certidumbre mayor que la del siervo; no existirá; el siervo lo sabe. Por eso, a nadie ama con mayor sinceridad la muchedumbre que a su amo; mejor, si tirano; óptimo si verdugo>>.

Ellos mandan nosotros somos siervos. Mandarines en manos de los mandones. Y a vivir que son dos días. Eso sí: todos nos quejamos.

Vuelvo, para cerrar, con Unamuno: <<El pueblo necesita un mesías -digamos un cacique- y lo busca, y si no lo halla, lo inventa>>.

Tenemos mandón, cacique y mesías, todo en uno. Y mandarín. Pongan ustedes los nombres. Y una Constitución que no se cumple ni se obliga a cumplir.

¿Aquí quién manda?

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

23 octubre 2018

EL ETARRA SANTIAGO ARROSPIDE SARASOLA “SANTI POTROS” HA SALIDO DE PRISIÓN Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

El asesino etarra Santi Potros

Tienen que perdonarme porque a ustedes acuda en esta tarde festiva, pero de insoportable calor y agobio. No debemos ni podemos pasar por alto aquellas noticias que realmente lo son y que, por pertenecer al mayor dolor de un pueblo, nunca deben olvidar. Si alguien ha roto a España, la inocencia y humildad del pueblo español: ha sido la ETA. Con ellos, a su lado, los que en su momento han mirado en otra dirección eludiendo su responsabilidad, los que ahora lo hacen y los que los apoyan; incluso desde las instituciones. Quiero medir muy bien mis palabras porque…

Decía Talleyrand que la palabra es la facultad dada al hombre para disimular su pensamiento. Ni palabras necesito para que ustedes me entiendan.

La generosidad (?) de esta sociedad (no la mía), alguna disposición de instituciones de elevado rango (no olvido la sentencia del Tribunal Constitucional que legalizó lo que el Tribunal Supremo había ilegalizado), el encubierto apoyo a estos asesinos, y no sé qué asuntos de las togas y el polvo del camino (¡Que poca vergüenza!: “El vuelo de las togas de los fiscales no eludirá el contacto con el polvo del camino”), se acumulan en mi mente cuando veo hoy, 5 de agosto de 2018, salir de la cárcel a quien ha asesinado a 40 inocentes: Santiago Arrospide Sarasola, alias Potros. Hoy registro en mi blog este hecho y por mi parte pido execrar a los asesinos etarras y espero que todos aquellos que salen de la cárcel sin cumplir condena, es decir porque la justicia y la ley lo ordena, cumplan con el dolor y el horror de sus crímenes que solo se suavizará cuando pidan perdón público y notorio con palabras y hechos.

Nuestro recuerdo y oración vaya por todos aquellos inocentes a los que este asesino, que hoy dejamos libre, les quitó la vida, y por sus familiares que llenos de interrogantes y dolor todavía nadie les has explicado: ¿por qué?

Quizá todos deberíamos sentir además de dolor algo de vergüenza.

 Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

5 agosto 2018

“Lo que va de un auto a otro” Melitón Cardona (Embajador de España)

La Justicia en España

Lo que va de un auto a otro en la Audiencia nacional y el Tribunal supremo es lo que va de va de la firmeza a la tibieza, de la convicción a la relativización y, en definitiva, de la justicia a secas a la justicia acomodaticia.

He leído por tres veces atentamente el auto de la magistrada Lamela de la Audiencia nacional y el del Magistrado Llarena del Tribunal supremo; si el primero me ha parecido impecable en el fondo y en la forma, el segundo me ha dejado el mal cuerpo de aquellos que, impecables en el fondo (aunque no en la forma por reiteración de errores ortográficos y sintácticos graves) concluyen con una incongruencia indigna del razonamiento de fondo, lo que no es de extrañar en un estamento judicial en el que la jerarquía de sus miembros no depende de una instancia independiente como sería la de la cooptación, sino que deriva de la voluntad de un Consejo del Poder judicial políticamente mediatizado.

Así, el magistrado Llarena considera que el alzamiento “violento y público” que contempla el artículo 472 del Código Penal es imputable a los acusados, lo que es de agradecer; lo razona impecablemente admitiendo que “la querella destaca los numerosos vestigios que existen de que se infiltraron muchos comportamientos agresivos” de la que los querellados aparecen como responsables necesarios; señala el papel “medular” de la Sra. Forcadell, como Presidenta del Parlament de la Comunidad autónoma de Cataluña por “el liderazgo que ha ostentado en cada una de las fases del proceso” y su empecinamiento en desatender los requerimientos del Tribunal constitucional y, sin solución de continuidad, se marca sorprendentemente una parte dispositiva en la que acuerda “la prisión provisional, eludible mediante prestación de fianza de 150.000 euros” para la responsable de los hechos gravísimos (el más grave, el intento de secesión de la Comunidad autónoma cuyo Parlament preside del Estado del que forma parte y deriva su propia legitimidad) que el propio Magistrado considera acreditados.

Soy incapaz de comprender qué puede llevar a un Magistrado del Tribunal supremo a adoptar una decisión tan ligera y contradictoria en un supuesto de hecho tan grave: prefiero no formular hipótesis que me sumirían en el desconcierto o la indignación.

Los antiguos romanos despeñaban desde la Roca Tarpeya a los reos de traición, pero los actuales magistrados españoles se limitan a decretar la libertad provisional a quienes a la hora y media de disfrutarla proclaman en las redes sociales sentirse orgullosos de haber defendido la libertad de expresión del Parlament, “seu de la sobirania nacional” sin que sean capaces de ordenar su reingreso en prisión siquiera por el riesgo de reiteración delictiva que el día anterior no han querido apreciar.

Patético finis Hispaniae de la mano de politicastros y sus magistrados paniaguados.

M. Cardona. Embajador de España

Blog: generaldavila.com

14 noviembre 2017

 

 

 

 

 

COMENTARIO DEL DÍA: “LA ETA FUE, ES Y SERÁ UNA BANDA DE ASESINOS” General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Un claro y contundente titular: Demoledor. Parece olvidarse

¿De qué se alegran? Los asesinos dejan de matar y entregan sus armas. Dicen. Muchos cayeron en la trampa otras veces. No hay alegría hasta que estén todos en la cárcel y desaparezca la ideología que los sustentó y sustenta.

Hemos vivido la lamentable resolución de permitir que ellos o sus franquicias, en una extraña (?) decisión del Tribunal Constitucional, hayan llegado a las instituciones. El Tribunal Supremo condenó y el Tribunal Constitucional enmendó y aprobó. Bildu, Sortu; los mismos magistrados sentenciaron y decidieron dar el primer paso. ¿Qué había detrás? Sucedieron cosas muy raras como la doctrina Parot, el Faisán

‹‹La justicia no está para favorecer procesos políticos, pero tampoco está para obstaculizarlos››.

‹‹El vuelo de las togas de los fiscales no eludirá el contacto con el polvo del camino››. Podíamos seguir con sentencias para la historia, pero nos hemos tragado estos y otros sapos.

Más de trescientos asesinatos sin resolver. Los asesinos campean a sus anchas. No podemos ni debemos olvidar el daño hecho a las víctimas que somos todos.

‹‹Yo no he asesinado a nadie, yo solo he ejecutado. No me arrepiento››. Esas son sus palabras. Esa es su tónica, su pasado, su presente y su futuro. Almas emponzoñadas por el tiro en la nuca y la bomba asesina. No busquen otra cosa, no hay nada más; la condena debería ser eterna, para siempre. Entregarán las armas, pero su ideología sigue incluso sustentada desde alguna institución. El que tiene armas debe entregarlas, ser detenido y juzgado. ‹‹No se debe favorecer ningún proceso político…››. Lo que se debe hacer es justicia y aplicar la ley  a quien delinque.

Hoy por hoy y a la vista del panorama que tenemos no se puede decir que la ETA ha sido derrotada. La derrota llegará el día que se esclarezcan todos los asesinatos, se les juzgue, desaparezca su ideología y se nos hable claro.

Somos herederos de la injusticia del asesinato y de la insoportable soledad del dolor que no da tregua para el reposo y el descanso.

Hay un largo recorrido de traiciones quebrantando la fidelidad y lealtad a las víctimas y a nuestros muertos. ¿No era la justicia la constante y permanente voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde?

No es justo que se escenifique un final que signifique entregar las armas llenas de sangre con las que han asesinado a cerca de mil inocentes. Solo hay un final para esos que guardan las armas y la ideología de muerte: la unánime condena social y penal.

ETA gana. España pierde. Era el titular del diario La Razón ante la sentencia en 2011 del T. Constitucional. Seguimos igual. Demasiadas reuniones secretas.

La ETA fue, es y seguirá siendo una banda de asesinos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 marzo 2017