DÍA DE LA FIESTA NACIONAL DE ESPAÑA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

 

Todos los años, llegada esta fecha, surge el interrogante sobre su finalidad y sentido ya que nadie se preocupa de explicar y fomentar el espíritu que encierra esta celebración. ¿Qué celebramos? ¿Por qué el 12 de octubre es el Día de la Fiesta Nacional? ¿Qué significado tiene esta fecha para España y los españoles? ¿Por qué hay un desfile militar? ¿Es el Día de las Fuerzas Armadas?

En 1978 se estableció el día de las Fuerzas Armadas, coincidente con la festividad de San Fernando, celebrándose cada año con especial énfasis en una Capitanía General. El año 1987 se extendió la celebración simultáneamente a todo el territorio nacional, quedando configurado el día de las Fuerzas Armadas como una jornada de encuentro y comunicación entre los ciudadanos civiles y militares.

Al aprobar las Cortes Generales en 1987 una ley que establecía el 12 de octubre “Día de la Fiesta Nacional”, se decretó en1997 que se trasladasen a este día los actos más significativos que se venían desarrollando anualmente el Día de las Fuerzas Armadas (sin suprimirlo), al considerar que tal medida contribuiría notablemente a realzar la conmemoración de la Fiesta Nacional y a la plena integración de todos los elementos históricos y culturales que conforman la Nación española. Esa es la razón por la que se celebra un desfile militar el 12 de octubre, que nada tiene que ver con el día de las Fuerzas Armadas.

A lo largo de la historia de España, la Fiesta Nacional del 12 de octubre se ha conmemorado con distintos nombres: “Fiesta Nacional” en 1892, “Fiesta de la Raza” en 1918, “Día de la Hispanidad” en 1958 y “Día de la Fiesta Nacional de España y de la Hispanidad” en 1981 y, por fin, “Día de la Fiesta Nacional” en 1987.

La ley actual dice:

“La conmemoración de la Fiesta Nacional, práctica común en el mundo actual, tiene como finalidad recordar solemnemente momentos de la historia colectiva que forman parte del patrimonio histórico, cultural y social común, asumido como tal por la gran mayoría de los ciudadanos.

Sin menoscabo de la indiscutible complejidad que implica el pasado de una nación tan diversa como la española, ha de procurarse que el hecho histórico que se celebre represente uno de los momentos más relevantes para la convivencia política, el acervo cultural y la afirmación misma de la identidad estatal y la singularidad nacional de ese pueblo”.

La simple lectura del texto legal es suficiente para sonrojar a todos los que irresponsablemente nos han llevado al lugar de incertidumbre en el que nos encontramos. Algo que resulta práctica común en cualquier nación aquí, entre la confusión conceptual y la meliflua actitud de los responsables de cumplir y hacer cumplir la ley, nos encontramos ante la España de la incertidumbre. No tenemos la certidumbre de estar en un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular al ponerse en duda la misma Nación española y por tanto, la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes.

12 de octubre 2020. Celebramos el día de la Fiesta Nacional. ¡Quién lo diría! La participación queda reducida a la Corona y a las Fuerzas Armadas. Pura anécdota. Que si confinamiento, que si no. Recorte a las libertades: “…una injerencia de los poderes públicos en los derechos fundamentales de los ciudadanos sin habilitación legal”. Eso ha dicho la Justicia sobre las medidas de un Gobierno que camina a la deriva.

Día de la Fiesta Nacional de España. Ninguna Institución del Estado, al margen de la Corona, cooperan en realzar esta fecha. Nada, ni declaraciones institucionales, conferencias, jornadas de recíproco conocimiento. De España como Nación, nada. Para todo ello da igual la pandemia o no. Para hablar de España no hace falta mascarilla ni limitaciones a las libertades. Como no se limita hablar contra España y su unidad.

¿Dónde están los políticos, profesores y colegios, universidades, embajadas, autonomías, medios de comunicación, Reales Academias, el Instituto Cervantes o la Marca España ¿Cómo celebran esta festividad? ¿Fiesta Nacional? Mucho queda por hacer; todo queda por hacer.

Recoges lo que siembras. Si siembras vientos recoges tempestades. Tenemos lo que nos merecemos aunque España y los españoles no se merezcan lo que tienen. ¿O sí?

Una nación “discutida y discutible” (con uno), centraba su fiesta nacional en “el coñazo del desfile” (con el otro), mientras los soldados se quedan sin su “A España servir hasta morir” por capricho de un mal ministro de Defensa. Lucha entre presidentes autonómicos para ver quién hace más sonora su renuncia a este día de la Fiesta Nacional de España. El Parlamento y el Senado, cerrados. La soberanía nacional desperdigada. Crisis de unidad y sentimientos. Profunda crisis de valores alrededor del día de la Fiesta Nacional de España. El valor de España tasado en marca comercial. Una tarea académica, política y de carácter inclusivo. Planteamientos exclusivamente económicos. De España como Nación, nada, mientras la soberbia o la inconsciencia de un pequeño grupo de hombres, se atreven, por sí y ante sí, a romper la unidad de España.

Sobra el Ministerio de Defensa, sobran los soldados, sobra el desfile militar, sobra la defensa. ¿Y la Fiesta Nacional?

El 12 de octubre, serán las Fuerzas Armadas la única institución que, junto a la Corona, celebren el día de la Nación española. Poquito, pero al menos lo celebrarán. ¿Sobramos?

La gran mayoría sentimos y amamos a España con enorme fuerza y valentía. No debemos dejarnos dominar por el pesimismo sino por la esperanza que da la fuerza que tenemos, desde la unidad. Es la conmemoración del día en que España como Nación surgía en el mundo; y así seguirá siendo pese a quien pese.

Fiesta Nacional de España, Día de la Virgen del Pilar Patrona de la Hispanidad.

Nuestra identidad, nuestro futuro, está en la unidad, en nuestra fuerza como pueblo, como españoles. Gritemos sin miedo ¡Viva España!

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

12 octubre 2020. Día de la Fiesta Nacional de España

 

Himno Nacional   http://youtu.be/pkeSGGZ6LP0

Las Corsarias         http://youtu.be/k7JdPIStVDw

DESMILITARIZAR LA GUARDIA CIVIL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Tengo delante el Manual del Guardia Civil que comprende <<La Cartilla del Guardia Civil>> y el <<Reglamento civil y militar>>. Imprescindible y diría que inmejorable.

Las teóricas barbaridades que últimamente escuchamos se quedan en nada con las que se ejecutan y aprueban por Real Decreto. Aquí no manda la soberanía nacional sino el Real Decreto. Aquí mandan huevos. Si algo o alguien se cruza en su camino tienen, que yo recuerde, a nombres gloriosos en el Tribunal Constitucional, en el Consejo de Estado, en la Audiencia Nacional, en el Supremo, en la Guardia Civil, en la cúpula de las Fuerzas Armadas, y de ministro pasas a Fiscal General del Estado. ¿Alguien da más? ¿Les doy nombres? Las empresas las dejamos para otro día, restaurantes, reservados, salas VIP,s. Si hace falta destino a fulano a la Acorazada, que ya no sé cómo se llama, si Brunete, si San Marcial o el Campesino. Poco a poco, paso a paso.

Le ha tocado a la Guardia Civil. Veremos lo que pasa. Se habla de desmilitarizarla. Esto no ha hecho más que empezar.

Jugar con el honor es peligroso. A más de uno de estos jugones que pretenden acabar con la Guardia Civil les molesta, les es incómoda, ¡qué pesados!, se empeñan en que cumplamos la ley, el orden, y encima son hombres cuya divisa es el honor. Para colmo saludan y son un Instituto Armado. Demasiado para el cuerpo socialista, que ellos son la ley y no lo que la ley dice.

El escándalo llega de la mano de un exjuez. Tenía que llegar, tarde o temprano.¿Cómo se dice? ¿Miente, o no dice la verdad? Antes se pilla a un  mentiroso que a un cojo; para entendernos.

Se ha encendido la luz roja. Hasta aquí podíamos llegar. Ocupadas entonces las Fuerzas Armadas en su máxima jerarquía les faltaba la jerarquía del tricornio, y parece que con ella no pueden. Amigo, con la ley no se juega. Ya han jugado demasiado con ella y lo hicieron en Cataluña, como si los guardianes del orden y la Ley fuesen vulgares intrusos en la propia España.

Tengo entre mis manos el Manual de la Guardia Civil de 1910. Nada más abrirlo leo la Cartilla del Guardia Civil que, como todos sabemos, empieza con el artículo:

<<El honor ha de ser la principal divisa del guardia civil; debe, por consiguiente, conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás>>.

Son 34 artículos del capítulo primero (Prevenciones generales). Ninguno tiene desperdicio. Es la ley moral de la Guardia Civil. Contra ella irán los que buscan su desaparición.

Mis palabras quedan huecas al lado de cualquiera de sus artículos. Les copiaría todos. Es una Ley moral para la vida en el orden y la convivencia.

Art. 6º <<El guardia civil debe ser prudente sin debilidad, firme sin violencia y político sin bajeza. No debe ser temido sino de los malhechores, ni temible sino a los enemigos del orden>>.

Art. 8.º <<Será siempre un pronóstico feliz para el afligido, infundiendo la confianza de que a su presentación, el que se crea cercado de asesinos, se vea libre de ellos; el que tenga su casa presa de las llamas, considere el incendio apagado; el que vea a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea salvado; y por último, siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos>>.

Así todos los artículos. Emociona leerlos.

Ni temido, ni temible… sino de los malhechores y los enemigos del orden.

Hablan de desmilitarizar la Guardia Civil. No. No se engañen. Lo que pretenden es que desaparezca. Ni Guardia Civil, ni Instituto Armado. Desmilitarizar a la Guardia Civil es desnaturalizarla, es decir, que desaparezca.

La Guardia Civil es para ellos un obstáculo; por mantener limpio ese camino que recorre el guardia civil, <<cuando se halla destinado al servicio de carretera o cualquier otro camino, los recorrerá frecuentemente y con mucha detención, reconociendo a derecha e izquierda los parajes que ofrezcan facilidad de ocultar alguna gente sospechosa>> (art. 35).

La Guardia Civil no es <<un Cuerpo muy complicado>>, ni <<un gasto superfluo>>, como dice el presidente del Gobierno, sino la garantía de un Estado de Derecho.

Hay mucha gente sospechosa. ¡Todo tan sospechoso! ¡Tantos sospechosos!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

3 mayo 2020

 

LA ETA QUE NO CESA General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

img568119e62f33c

Cerca de 1.000 asesinatos

Pancarta-Hernani-homenaje-Gari-Arruarte_ECDIMA20160823_0010_21

Repugnante pancarta de homenaje a un etarra

Si tuviera que destacar algo de lo sucedido en España durante los últimos cuarenta años no dudaría ni un instante en señalar a la alimaña ETA. Aunque viviera cien años más nunca podría olvidar lo peor que ha tenido España, la ETA. No podemos ni debemos perder la memoria ante semejante tragedia porque además de desangrar a España, la vergonzosa actualidad muestra cómo han conseguido sus objetivos después de asesinar a cerca de mil inocentes. Siguen en escena haciendo tanto daño al recuerdo como el que hicieron apretando el gatillo o colocando la bomba. ¡Canallas! Ellos y quienes han consentido con su criminal permisividad mantener su espíritu desde las instituciones ofendiendo cada día a las víctimas que somos todos. No tiene futuro una nación que permite que quien ha sido una feroz alimaña asesina, o quien lo ha apoyado ideológicamente, ocupe un lugar de representación democrática. No es justicia, ni se habla en nombre de ella cuando se negocia, se juzga según el momento político, o se amaña una situación como si esa situación fuese ir de caza, pero para cazar solo en momento de veda. Pónganle ustedes el nombre. Por ejemplo faisán.

Hoy los sucesores ideológicos de la ETA nos trasladan continuamente el vómito de sus comunicados, la amenaza y la extorsión. No les tengo miedo, pero sigo temiéndoles. Temo que ahí sigan y pretendan gobernar abusando de la democracia. Es una maldad consentida, la peor de todas las burlas. Consentida. Produce verdadero temor y terror. No son aves de paso. Vinieron, asesinaron y se quedaron. Ahí están. Consentidos. Cerca del cincuenta por ciento de los asesinatos cometidos por la ETA están sin esclarecer y los asesinos sin condena. ¿De quién es la responsabilidad? ¿Se han hecho todos los esfuerzos posibles para encontrar a los asesinos? Es escalofriante y muy ilustrativo leer lo que este mes de agosto publica el periodista Pablo Romero en El Español con el título de Mi lucha contra ETA. Pablo Romero es hijo del teniente coronel Juan Romero Álvarez del Ejército del Aire asesinado por ETA el 21 de junio de 1993 en la Glorieta López de Hoyos de Madrid, junto al teniente coronel del Ejército de Tierra Javier Baró Díaz de Figueroa; el teniente coronel del Ejército del Aire José Alberto Carretero Sogel; el sargento primero de la Armada José Manuel Calvo Alonso; el teniente coronel del Ejército de Tierra Fidel Dávila Garijo, mi primo hermano; el capitán de fragata de la Armada Domingo Olivo Esparza; el funcionario civil del Ministerio de Defensa Pedro Robles López, que conducía el vehículo. Pablo Romero ha querido saber y fruto de sus investigaciones son las crónicas que nos narra. Repito: escalofrinate y esclarecedor.

Cartel-homenaje-etarra-Hernani-Guipuzcoa_ECDIMA20160823_0009_21

¡Y otro más! Con total impunidad ¡Canallas!

Nadie ha tenido el valor de hacer una ley de memoria que recuerde cada día aquello y esto. Lo que fueron y lo que siguen siendo. Sin consentirlo. Parece que la ley está hecha para todo lo contrario. Ya lo dijo alguno de una escala superior de la justicia: que se disuelva su recuerdo en el tiempo. Pues en justicia no parece eso lo más adecuado. Parece que la justicia de los hombres los sitúa en primera línea de esta España que no hace más que resquebrajarse por culpa de una lista de consentidos y consentidores cuyos nombres y apellidos rellenan los medios a diario. Eso no es justicia.

Nadie ha confeccionado la lista de verdugos y cómplices, esta última interminable.

Pasa el tiempo y al dolor se suma la indignación. Solo acabaremos con el terrorismo cuando acabemos con la ideología que lo sustenta. Y esa sigue ahí queriendo presentarse como un demócrata ejemplar. Esto solo ocurre en España. Se empiezan a iluminar los rincones donde se protegía la traición. ¿No era la justicia la constante y permanente voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde?

justicia-y-razon-1

Justicia y Razón

No queremos compasión de nadie. No necesitamos más cariño que aquel que se convierte en obras. Respeto. Un día nos refugiamos en una ley, una ley que hiciera justicia; ahora nos traiciona.

Nos quedamos con las palabras del Rey con la esperanza de que algún día se cumplan:

‹‹Frente al terror y el fanatismo solo hay una respuesta posible; la fuerza implacable ejercida en libertad en el marco del Estado de Derecho, y del respeto a la dignidad y a los derechos de todas las personas››.

Si miramos a las candidaturas en el país Vasco veremos que esto no se cumple. Se celebra, no todos los partidos, que la Junta electoral no permita que un miembro de ETA aspire a ser nombrado presidente de la autonomía vasca. ¡Hasta ahí podíamos llegar! No habría que haber llegado a esto. Es una ofensa e ignominia el simple hecho de dar pie a que esto suceda. ¿Esa es la ley? Pues va siendo hora de cambiarla y evitar lo que con ella llevamos sufrido. Con la ETA es peligroso jugar a la democracia.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)