NO QUIEREN A NUESTROS EJÉRCITOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

12 de Octubre. Día de la Fiesta Nacional. Desfile Militar

O no se enteran o no se quieren enterar, ye, ye. No nos quieren de verdad, ye, ye.

El maestro Antonio Burgos, en magistral artículo, afina la puntería, propia de cabo tirador selecto, (¿Para cuándo esa merecida Cruz del Mérito Militar?) y describe la situación —Sin Desfiles— que no es coyuntural sino que va camino de estructurarse en lo que siempre han querido: sacar a los ejércitos del sentir del pueblo, alejarlos del concepto de Patria, de Todo por la Patria, del sentido de Unidad de España, sacarlos de la Constitución, como el que se saca una muela infectada que no le permite zamparse a gusto la empanada que se han guisado de nacionalidades, de lo federal, de la nación de naciones, y no sabemos cuántas zarandajas más. Molestan los ejércitos y sus cañones, sus barcos y aviones, y su espíritu militar. Molesta la obediencia, la disciplina, el firme caminar, el honor, la valentía, sobre todo molesta esa forma suya de amar, de a España amar, tan firme y segura, que hasta juran por su vida la sangre derramar. Que no nos vengan con excusas, porque se les ve el plumero a distancia. No nos quieren de verdad.

Es de las pocas cosas en las que muestran claridad: de los ejércitos ni hablar. ¿Presupuestos? Ni infantes, ni jinetes, ni artilleros, ni ingenieros, ni marinos, ni aviadores; nada de vehículos, ni cañones, ni barcos ni aviones. Nada que tenga que ver con la razón de ser de los ejércitos.

Mejor lo virtual e imaginario, un ejército de paisano(s), de protección civil, de peones, de rastreadores baratos, servicios de retaguardia, de poca monta y mayores silencios; los ejércitos de soldados, los de verdad, que queden olvidados.

En eso invierten lo que todos pagamos por nuestra defensa y seguridad. Presupuestos para el engaño.

Dice bien el Cabo Burgos, selecto tirador de las Buenas Letras, a tres meses vista ni Desfile, ni Día de la Fiesta Nacional, ni na de na. Las Academias Militares sin su Rey son menos militares (así les gusta); el Día de las Fuerzas Armadas, uno menos; Del Centenario de la Legión para qué hablar. ¡Menudo peso se han quitado de en medio! Millán-Astray, Franco… ¡Quita, quita! Ese sí que era un dolor de muelas que entre el dentista y el paciente han conseguido <<sustraer o esconder>>. Mala voluntad y tibieza.

Lo militar y guerrero ha pasado a un plano de desprecio y olvido que no se merece. Cambian sus misiones a la vez que rebajan su presencia y llevan camino de darle un giro a sus misiones. La principal y constitucional tiene los días contados.

La ministra de Defensa muestra una imagen que no se corresponde con la realidad de lo que por dentro está sucediendo. Unos ejércitos llenos de problemas, de pobreza, incapaces de soportar la economía  del día a día sin hacer enormes sacrificios, a costa de la operatividad, lo que crea una incertidumbre que, sin duda,  se traduce en la moral de las tropas. Alguien será responsable.

Del aspecto Institucional forma parte su presencia en la sociedad, siendo lo que son, Fuerzas Armadas y no otra cosa, la cultura de Defensa, su proyección mediática sin esconder su historia y valores, sin ocultarlos como son, del pueblo que los aplaude y reconoce.

En el plano Operativo-Presupuestario ¡hemos hablado tantas veces! Recuerden que no se puede levantar la voz, sino someterte sumiso al desmantelamiento de las unidades bajo la tan conocida voz en los ejércitos: ¡Hay que sacrificarse. Estamos en crisis! ¿Y cuando no?

Lo malo es que esta crisis no es de los Ejércitos sino de algo más profundo y que es la razón de ser de los mismos: España.

Una de los pilares a derribar es sacar a los ejércitos del sentir del pueblo. El Covid-19 les sirve para un roto o para un descosido. Ahora convertido en arma para desarmar a los ejércitos.

Molestan los ejércitos y sus cañones, sus barcos y aviones, y su espíritu militar. Molesta la obediencia, la disciplina, el firme caminar, el honor, la valentía, sobre todo molesta esa forma suya de amar, de a España amar, tan firme y segura, que hasta juran por su vida la sangre derramar.

No nos quieren de verdad, ye,ye.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

28 julio 2020

¡MUCHACHO LA MARINA TE LLAMA! JUAN CHICHARRO ORTEGA GENERAL DE DIVISIÓN DE INFANTERÍA DE MARINA (R.)

Muchacho la Marina te llama

Así rezaba un “slogan” de los años 60 del siglo pasado: una llamada publicitaria para nutrir las filas de la Armada que muchos recordarán con nostalgia. Una llamada de gran impacto por el éxito que indudablemente tuvo y de la que surgieron numerosos mandos de la Armada, incluyendo a más de un Oficial General, y desde luego la marinería y tropa que conformaron las dotaciones de nuestros buques y unidades.

Hoy, aquella acción la enmarcaríamos en lo que hoy llamamos cultura de defensa, o sea, el conocimiento de lo que son nuestros ejércitos y que unido a la necesaria sensación de la necesidad de aquellos para guardar la seguridad de nuestra Patria – conciencia de defensa – son asignaturas pendientes de desarrollo con la profundidad y amplitud requeridas.

España ha evolucionado al compás de los tiempos y sus ejércitos lo han hecho también como no podía ser de otra manera. Muchos son los avatares acaecidos pero debo decir sin temor a equivocarme que, pese a todo, en los ejércitos presentes se mantiene incólume el espíritu y apego a lo que siempre fueron. Claro que todo ha cambiado pero no tengo duda que son miles y miles los hombres y mujeres dispuestos a darlo todo por su tierra, por sus semejantes, por el mantenimiento de sus tradiciones y su cultura, en definitiva por su Patria.

Hoy España se encuentra en una encrucijada importante de su historia. Una crisis, diría yo, que más que económica o social es de índole moral en la que los valores y los cimientos se tambalean. Una crisis donde se impone la mentira y donde reina las más de las veces la cobardía, porque en  la medida que se acepte y se imponga lo que se conoce como relativismo moral, esto es, de la mentira, se abre el camino inexorablemente a la falta de coraje, a la falta de valor.

Y es así  prácticamente en todos los ámbitos de nuestra sociedad pero allí donde impera el orden, y el culto a los valores, el relativismo moral muere o se desvanece.

Cuando uno ve a nuestros oficiales, suboficiales, soldados y marineros entregarse al servicio de España – incluso hasta con la propia vida – con la abnegación con que lo hacen, y siguen haciéndolo, mantiene un atisbo de esperanza y fe en que ese es el camino para salir de la encrucijada en la que nos encontramos.

Sí, vivimos una etapa presidida por la confusión, la desorientación y por el ruido y es cierto que no es fácil encontrar personas y referencias capaces de hacer frente al desorden moral en el que nos encontramos. Son muchos los escépticos que no ven salida a todo esto; pues bien, yo les animo a que conozcan a nuestros soldados y verán un rayo de esperanza.

España se encuentra en estos momentos haciendo frente a los efectos de este desorden moral y así nos encontramos de una parte a los que tergiversando la historia, y en aras de sus intereses personales, pretenden romper nuestra Patria común y de otra con aquellos faltos de todo valor moral que intentan imponernos la moral marxista. Ambos saben y conocen muy bien que nunca conseguirán nada si  no logran deshacer las instituciones que siempre se les opondrán; y una de ellas la constituyen las Fuerzas Armadas.

De la valía moral de nuestros soldados la sociedad española debe aprender cómo hacer frente a nuestra resignación, a nuestra desconfianza hacia nosotros mismos,  y que hay que rebelarse  frente a la mentira y frente a lo políticamente correcto en el campo de la moral.

España necesita hombres y mujeres dispuestos a enfrentarse al miedo reverencial  al qué dirán, por defender los valores que hemos aprendido en nuestra familia y que nos ha llevado a la actual situación en la que nos encontramos : a defender los valores cristianos que son el cimiento sobre el que se construyó nuestra Patria.

¡Muchacho, la marina te llama! rezaba la llamada  para servir a España en la Armada  a mediados de los sesenta del siglo pasado y hoy desde estas humildes líneas clamo por otra llamada similar:

¡Muchacho, España te necesita, España te llama!

JUAN CHICHARRO ORTEGA

GENERAL DE DIVISIÓN DE INFANTERÍA DE MARINA (R.)

Blog generaldavila.com

10 junio 2017

VISUS MILITIS “VETERANOS” General Emilio Pérez Alamán

Veteranos paracaidistas

Un veterano es mucho más que una persona mayor que después de años ejerciendo una profesión se le considera un experto en la misma. Es posible que si son muchos los años transcurridos desde que dejó su actividad laboral, las nuevas técnicas habrán superado sus conocimientos y procedimientos de trabajo, pero los principios que guiaron sus primeros pasos y progresión en la que fue su empresa, siempre serán un referente permanente para quienes hoy ocupan las responsabilidades que un día fueron suyas, por lo que mal hará el empresario que desdeñe lo que denominaré el “Espíritu del Veterano

Cuando al calificativo de veterano lo atribuimos al soldado adquiere, por encima de la experiencia en su especialidad,  un significado especial, casi excluyente, porque  el soldado veterano es el depositario y transmisor de  la tradición  y valores de su Arma o Cuerpo y muchos de ellos han sido protagonistas de hechos sobresalientes, cuando no gloriosos, que constan en el Historial de la que siempre será su Unidad para ejemplo y estímulo de los que la forman en el presente.

Considero un gran acierto del Mando mantener las distintas Hermandades y Asociaciones que aglutinan a esos soldados veteranos que después de haber entregado años de su vida al servicio de España en una Unidad determinada de sus Ejércitos, de forma voluntaria y más que altruista, se reúnen, no solo  por mera añoranza, sino para mantener su Espíritu de Unidad y ofrecerse en servicio permanente a cumplir los cometidos que se les asignen y para los que siguen perfectamente preparados como Reserva Permanente.

Porque soy consciente de los valores que se encuentran en todas estas Hermandades y Asociaciones de Veteranos, me permito aconsejar y recomendar al Mando que aumente y perfeccione su atención a estas organizaciones de viejos soldados que, incluso con sacrificios materiales y personales, no dejan que el conformismo imperante les nuble  el Espíritu de Servicio Permanente   y  están siempre dispuestos a cumplir las misiones que el Mando considere para contribuir y difundir la Cultura de Defensa de forma coordinada desde el Organismo que corresponda.

En este objetivo fija hoy su mirada este veterano que durante su tiempo de actividad siempre procuró esa atención a los Veteranos  próximos a su su responsabilidad. Lo hace después de haber vivido un nuevo Encuentro de los Veteranos Paracaidistas con su Brigada, en el que cerca de dos mil “paracas” de todos los empleos, edades y cursos  procedentes de todos los rincones de nuestra Patria se unieron a los jóvenes que hoy integran nuestra Gran Unidad. Para todos ellos desde hace 63 años sus gritos siguen rasgando el aire de igual forma:

 

                   ¡SOBRE NOSOTROS!             ¡DIOS!

                      ¡CON NOSOTROS!                  ¡LA VICTORIA!

                      ¡EN NOSOTROS!                     ¡EL HONOR!

                      ¡TRIUNFAR!                  O        ¡MORIR!

       ¡CAIDOS PARACAIDISTAS!

                                   ¡CON NOSOTROS! 

 

 

                        Emilio Pérez Alamán Teniente General (R.)

Blog: generaldavila.com

25 junio 2017

VISUS MILITIS- 28 DE MAYO 2017 (UN BORRÓN EN LA SEMANA DE LAS FUERZAS ARMADAS) General Emilio Pérez Alamán

En Homenaje eterno a nuestros compañeros

Este veterano siente una gran satisfacción después de leer la mirada de otro soldado, el General Dávila, que el pasado domingo 21 resaltaba la programación de la semana de las Fuerzas Armadas para este año, agradeciendo al nuevo JEMAD la decisión de extender en cantidad y calidad el encuentro del conjunto social de España con sus soldados.

Nada mejor para fomentar la necesaria cultura de Defensa de los ciudadanos que conocer de cerca quienes son, que hacen y cómo cumplen sus cometidos los encargados de velar por su libertad y así tomar conciencia de que esa parte de la política general, la Defensa, es imprescindible para asegurar no solo la libertad, sino todos los ámbitos de nuestra vida como la igualdad de todos ante la Ley, la Unidad de la Patria, la protección ante todo tipo de peligros que amenacen su convivencia… y tantas otras. Porque ninguna actividad se puede realizar plenamente sin contar con la mayor seguridad posible.

Por todo ello la mirada de este soldado se identifica con la pasada del General Dávila que confirma el buen hacer del General de Ejército Alejandre, tal y como expresamos en este blog con motivo de su toma de Mando como JEMAD.

Sin embargo, entre todos los parabienes dados a la programación la mirada del soldado ha observado una falta que quisiera justificarla como el “borrón que se le escapa al mejor de los escribanos”.

 Me refiero al acto concreto de Homenaje a los 62 soldados fallecidos en el accidente del Yak-42, del que fatalmente el 26 de Mayo se cumple el decimocuarto Aniversario.

Soy consciente de que en todos los lugares donde hay actos se rendirán Honores a los Caídos de todos los tiempos, pero creo que para los que llevamos y llevaremos para siempre el recuerdo de los que fueron y son nuestros soldados que allí murieron y también del trato indigno que recibieron junto a sus familias, este año en estas fechas se tendría que hacer un HOMENAJE ESPECÍFICO EN SU HONOR,  máxime después de la esperanzadora declaración de la Ministra tras aceptar la responsabilidad del Estado en todos los aspectos y actitudes del Ministerio relacionados con el desgraciado suceso:  “Merecido respaldo al patriotismo de miembros de las Fuerzas Armadas y también al de su entorno personal ya que lo dilatado del procedimiento y los errores y circunstancias posteriores a la tragedia no han hecho sino más intenso el duelo”.

Si dicha manifestación junto el escueto A partir de ahora las cosas se van a hacer bien” del Presidente del Gobierno, no pasan de ser una oportuna expresión de lo políticamente correcto en el momento que interesaba, ese comprometido HOMENAJE A NIVEL NACIONAL a los que cayeron en aquel accidente tras cumplir su Misión y a sus familias por el sufrimiento causado, ha caído en el vacío para asombro de este soldado y supongo que de muchos españoles. La esperanza es que todo BORRÓN se puede corregir.

Emilio Pérez Alamán Teniente General (R.)

Blog: generaldavila.com

28 mayo 2017

LA UNIDAD DE ESPAÑA. CULTURA DE DEFENSA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

CULTURA DE DEFENSA

‹‹Tenemos que ser capaces de fomentar en España la Cultura de Defensa››, ha dicho la ministra de Defensa en el VII Foro Atlántico. Lo ha dicho en anteriores ocasiones y no es la primera que incorpora este objetivo a los planes del ministerio de Defensa, aunque la realidad luego les hace ver su dificultad y se queda, como otras muchas promesas, en una pretensión inalcanzable. Una aspiración que supera el reto de alcanzar un 2% del PIB en el presupuesto de Defensa. El espíritu y las razones del alma no las van a lograr a base de presupuesto sino poniendo enmienda, con propósito de enmienda.

CULTURA Y CONCIENCIA DE DEFENSA

La cultura militar es algo más que los museos

Cultura y conciencia de Defensa son dos conceptos que se solapan y se confunden, pero no dejan de ser un conjunto de valores morales que se adquieren conociendo, amando y sintiendo. La cultura no es solo un vademécum de datos y conocimientos. Necesarios sin duda, pero no suficientes. Los museos, bibliotecas, archivos…, contribuyen al conocimiento y nos ayudan a entender, aprender y valorar a nuestros Ejércitos y Armada en toda su dimensión. Pero si nos quedásemos exclusivamente en eso, a pesar de ser mucho, no llegaríamos a alcanzar la auténtica conciencia de Defensa, de cultura militar. Es necesario asumir unos valores espirituales que son los que distinguen lo militar y le dan su propia personalidad. No hay que hacer un exclusivo ejercicio intelectual sino que además hay que profundizar en los valores intrínsecos al oficio de soldado. Se podrá saber de defensa, seguridad, de historia militar, pero es difícil, por no decir imposible, adentrarse en las entrañas de esta conciencia de lo militar si pensamos en ello solo con estadísticas, documentos, datos y la enumeración de acontecimientos. Ese es el error y el gran problema que arrastramos desde hace años; por eso ni hay conciencia, ni cultura militar; ni la habrá de seguir por el camino equivocado.

Creo que erramos en los conceptos. ¿Cómo se va a entender que la Defensa (la milicia) lleve a unos hombres a dar incluso su vida por defender algo inmaterial, espiritual, como es su patria? La cultura en los ejércitos es el culto a unos principios que desde los inicios regularon su actividad. Desde siempre los ejércitos han rendido culto al valor y honor, a la dignidad del hombre y al respeto de sus derechos. Todos nuestros textos clásicos que regulaban los Ejércitos y Armadas están basados en principios morales que han llegado intactos a nuestros días a pesar de los cambios producidos en la sociedad. Los valores morales del soldado siguen intactos. Se modifica la organización, los procedimientos, los materiales, e incluso las formas y doctrinas, pero los valores morales siguen impertérritos al paso del tiempo. Aquellos versos de Calderón, convertidos en regla moral del soldado, junto a las Reales Ordenanzas de Carlos III, no son necesarios modificarlos ni en una coma, aunque frívolamente, y en contra de la opinión militar, se haya hecho.

MISIÓN CONSTITUCIONAL DE LAS FUERZAS ARMADAS

la Defensa y las Fuerzas Armadas

Solo hay un origen en el pensamiento militar y un lugar en el corazón desde donde arrancan los valores morales del soldado. Esa es su cultura y su única conciencia. El que esto no sabe jamás podrá alcanzar el verdadero sentido de la cultura militar. Los Ejércitos y Armada de España nacen y se hacen como consecuencia del patriotismo, de estar consagrados exclusivamente al servicio de la Patria. Toda la milicia, ahora llamada o confundida con el término ‹‹Defensa››, nace de este concepto moral, de esta bella servidumbre, de esta noble misión y sentimiento. Es el culto y la cultura, es la conciencia y la ciencia, es la única razón de ser: España, garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional, como le marca como misión la Constitución. Concepto que va más allá del de Defensa y de donde se derivan y enmarcan los valores morales de la milicia, base de cualquier conciencia de ‹‹Cultura Militar››. Misión de Estado, misión principal de cualquier servidor del Estado, y que si se olvida o incumple desparece el Estado y lo que es más grave, la Nación.

Lo resumían así nuestras antiguas Reales Ordenanzas:

‹‹Es la disciplina, que nos obliga a todos por igual, pues como dijera Sancho de Londoño, sería andar por las ramas hacer Ordenanzas y Estatutos para enfrenar y tener a raya a los que han de obedecer, si no se introducen primero todos los necesarios en los que han de mandar››.

La Defensa en términos militares no consiste solo en defenderse de un peligro. Consiste más bien en vivir para servir, respetando la historia de los que generación tras generación han construido la Nación. No se construye una nación para deshacerla por el capricho de una generación.

Como en casi todo, cada uno tenemos un concepto de lo que significa la cultura de defensa. No está nada claro y seguramente será por lo complicado que nos lo pone el mismo ministerio de Defensa. Dice la Ley de Seguridad Nacional que la cultura de Defensa es el conjunto de conocimientos  que permite a las personas desarrollar juicios u opiniones sobre los instrumentos con los que el Estado protege a los ciudadanos de determinados peligros, siendo las Fuerzas Armadas uno de los instrumentos  más importantes.

EL CAMINO DE LA CULTURA DE DEFENSA

Los valores morales en los ejércitos

Por ese camino en mi opinión nunca vamos a transmitir el concepto auténtico de cultura militar ahora llamada de Defensa. Complicamos, creo que con intención, los conceptos y, sin querer queriendo, alejamos del conocimiento la verdadera razón de ser de los Ejércitos y Armada. Su conciencia y cultura se inspira en valores morales que requieren, además del conocimiento, el entendimiento y la conciencia. Estamos de acuerdo con la ministra de Defensa en la necesidad de fomentar en España la Cultura de Defensa. Para ello hay que empezar a enseñar los valores morales que encierra y si es posible practicarlos. Para ello hay que saber el significado del oficio de soldado cuyo origen es el patriotismo, desde donde arrancan los valores morales del soldado. Hay una cultura y única conciencia: España, su soberanía e independencia, la integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Misión de Estado, misión principal de cualquier servidor del Estado, y que si se olvida o incumple desparece el Estado y lo que es más grave, la Nación.

No nos convirtamos en aquello que algunos preconizan: ‹‹Unos militares no militaristas››. Pero otros, amilanados, prefieren hablar de etéreos compromisos y misiones no vaya a ser que les tachen de militaristas. Empecemos sin complejos a enseñar en las escuelas el valor de nuestros Ejércitos y Armada, el valor que da el conocimiento y consagración a los valores morales que portan.

Sería una gran labor porque son valores contagiosos.

Empiece por ahí, señora ministra. Sin complejos ni malos consejos.

El espíritu y las razones del alma de la ‹‹Cultura de Defensa›› no los va a lograr a base de presupuesto sino con propósito de enmienda. El primer concepto que hay que asumir para tener Cultura de Defensa es la unidad y el amor a España. Se enseña desde el colegio y se transmite de generación en generación.

POR ESPAÑA. TODO POR ESPAÑA

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

CULTURA IN-DEFENSA

portal_defensa

Cultura de Defensa

Si entran en la rimbombante web ‹‹portalcultura.mde.es›› y en ella buscan ‹‹Archivo General de la Marina “Álvaro de Bazán”››, ubicado en el Palacio del Marqués de Santa Cruz en el Viso del Marqués (Ciudad Real), se encontrarán con la desagradable noticia de su cierre a partir del pasado 25 de noviembre por falta de personal técnico.

La cuestión no es baladí y por ello no podemos ni queremos dejar pasar el comentario a la espera de que alguien dé solución urgente -y la debida explicación- a este lamentable hecho. Este tipo de cosas no ocurren de la noche a la mañana y es extraño que se haya permitido, pero una vez que ha ocurrido deben exigirse responsabilidades y soluciones. Creemos que las explicaciones nunca las tendremos.

museo-de-la-marina-en-viso-del-marques-jpg_369272544

Archivo de la Armada española “Álvaro de Bazán” en Viso del Marqués

Estamos hablando de un archivo que se creó en 1948 con la finalidad de reunir todos los fondos de la Armada. Así, allí se guarda gran parte de los correspondientes a las instituciones del Estado que han gestionado la Armada y las actividades marítimas desde finales del siglo XVIII hasta principios del siglo XIX. La historia día a día de nuestra Armada. Pasará desapercibido y eso no debe ocurrir.

Se han dado pasos importantes en la Cultura de Defensa, pero queda mucho por hacer. Los pasos dados no todos han sido en la misma dirección, única y clara, la de la cultura, que debe comenzar contando y enseñando las cosas tal y como han sido. Pues no. En ocasiones lo que se ha mostrado con intencionados pasos ha parecido más bien incultura. Tiempo tendremos de hablar de aquellos museos, bibliotecas y archivos. Antes de que los cierran todos.

616

Museo del Ejército en el Alcázar toledano

Hoy no podemos dejar pasar por alto el cierre de este archivo de la Armada española. A ello se une el del Museo del Ejército de Toledo que ya denunciamos en su momento. Grave, muy grave, y más cuando nadie da respuesta. Con ello también alertamos a los nuevos responsables del ministerio de defensa y les recordamos algo tan elemental como que sobran submarinos (lo decimos sin segundas), vehículos 8×8, incluso sobran los cacareados aviones no tripulados, mientras esta nave de la cultura de defensa navega al garete sin nadie que la tripule.

La educación, íntimamente ligada a la cultura, ha sido estos días  portada en los medios de comunicación. La de Defensa también, al menos en este blog.

Equipo de Redacción