CONSUMADA LA TRAICIÓN ‹‹Al duodécimo disparo, fuego sobre nosotros››. Empiecen a contar… Esto, hoy, es España General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Estamos rodeados. El fuego es tenaz, preciso y mortal. Alguno pierde la moral. Pero los del Igueriben mueren pero no se rinden.

Son muchas las gestas protagonizadas por nuestros soldados a lo largo de la historia, pero si hay alguna que me estremece es la protagonizada por unos humildes y bravos soldados en las entrañas del Rif en 1921. Para mí ha sido el comportamiento a seguir, la guía del espíritu militar que dictó aquel viejo soldado de Flandes: Aquí la más principal hazaña es obedecer…, y que quedó refrendada en el Credo legionario: Cumplirá su deber obedecerá hasta morir. Los tiempos cambian, pero no el espíritu y la actitud. ¡Tantos soldados españoles muertos!, en misiones que llaman de paz para acallar las conciencias de tanta retaguardia cobardona y falsa. Luchando hasta el último suspiro, defendiéndose como pueden, sin abandonar a un hombre en el campo hasta perecer todos. Es el Igueriben de cada día. Es la exigencia máxima, entregarlo todo: cuando la enseñanza culmina con el ejemplo. Una dureza insoportable que incluso muerto sabes que será así: Os merecéis todo, pero no se os dará nada. A pesar de todo, y a pesar de todos los que no entienden tanto valor y honor, seguirá habiendo soldados como los que murieron en el Igueriben. Los sigue habiendo; los tenemos a nuestro lado, cada día.

Cada vez que llega este mes de julio no puedo olvidar lo que dejamos en el Rif hace ya casi cien años. Y con ello me viene el recuerdo de la distancia que separa al heroísmo obediente, de los salones indecentes de donde surgen las negociaciones y traiciones a la Patria, la que con su vida defienden sus soldados como han jurado besando su Bandera. Lo malo es que estas cosas que les cuento suenan a decimonónicas prédicas, discursos vehementes y anticuados. ¿Es que está de moda la traición?

La traición se gesta en los diálogos ocultos de espaldas a los que ocupan las posiciones más avanzadas. La traición se gesta con vergonzosas arengas que se preparan con la sibilina idea de contentar al que aún cree en la honorabilidad; que ya no existe. La traición se gesta en la intimidad del soberbio que meticulosamente prepara su plan para contentar a todos mientras el único que queda contento es él con su mentira.

La traición se gesta jurando o prometiendo y a la vez no sintiendo, no comprometiendo ni lo uno ni lo otro. La traición se gesta cuando no te has ganado el mando, sino que te lo ha cedido el mismísimo enemigo. La traición se gesta cuando abandonas a los que te defienden contra todo, sin medios ni moral, a pesar de no creerte, de saberse engañados, de saber que están mandados por quien les lleva a la entrega y a la traición.

Porque es traición que los tuyos griten: ‹‹Solo quedan doce cargas de cañón que empezaremos a disparar para rechazar el asalto. Contadlas y al duodécimo disparo, fuego sobre nosotros; el enemigo está dentro de la posición››. Y hacer caso omiso a la ley del honor.

Hoy asistimos a la escenificación de la traición. Desde el Igueriben claman. No hay recuerdo para los que defienden España, no hay un hueco para ellos, no hay razón para su defensa. Morirán todos. Esto, hoy, es España.

Consumada la traición.

‹‹Al duodécimo disparo, fuego sobre nosotros››. Empiecen a contar.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

11 julio 2018

Annual 1921

Los oficiales del Igueriben mueren, pero no se rinden

 Una fuerza que se rinde está deshonrada…

 

AHORA MÁS QUE NUNCA Visusmilitis 3 de junio de 2018 Adolfo Coloma GB (R.) del ET

El soldado veterano

En la adversidad se forjan los espíritus. Es una de las primeras cosas que se le enseña a un soldado. Tal vez la segunda sea aquello otro de “en peores garitas hemos hecho guardias”. Entre una y otra, toda una generación de soldados hemos crecido y hemos servido dando lo mejor de nosotros mismos y supliendo con “el celo” lo que no se nos ha otorgado para el desempeño de nuestro oficio.

Esto es más que cierto. En lo que va de siglo XXI, ya hemos experimentado dos veces esos intempestivos soplos del céfiro que han hecho rolar de forma inesperada las veletas hacia el este. El Idus de marzo del año 2004, España se despertó con un gobierno socialista cuando nadie se lo esperaba, gracias a un botín de 164 asientos en el Parlamento. La participación militar en el posconflicto de Irak unidos a 193 muertos y cerca de dos millares de heridos en Madrid tres días antes de los comicios, propiciaron aquel cambio. Casi cinco lustros después, en medio de una más que revuelta primavera, con serias amenazas de romper la unidad de España, la corrupción por ariete, y rebañando los recovecos de la constitución, una hábil maniobra por el ala izquierda deshace la ligazón de fuerzas parlamentarias que habían conseguido negociar los presupuestos y otorgarle la llave a un PSOE que, con la mitad de los votos que en 2014, ha atraído a partidos tan dispares como Podemos, PNV o BILDU.

Con asombro lo contempla el soldado desde su barbeta. Nada le hará variar su compromiso ni su lealtad, porque el primero es la patria y la otra la neutralidad. Lo que no quita para que contemple el futuro más inmediato con más que inquietud. Hace unos días, el primer soldado de España advertía con firmeza la precariedad de las FAS, al límite de su propia eficacia. “Diez años sin invertir dejan a las Fuerzas Armadas en una situación crítica” dijo sin ningún empacho en el Congreso de los Diputados. Ahora se nos anuncia un “tiempo nuevo”, que se inicia en el ámbito castrense con un trágico accidente en el que han perdido la vida en Fuerteventura el cabo José Luis León Socorro y el soldado Eynar Esau Mina Lozano, del Batallón de Zapadores XVI con base en las Palmas, a cuyos familiares y compañeros enviamos desde este modesto blog, nuestras condolencias, nuestro apoyo, nuestras oraciones y el deseo de que se recuperen pronto los dos heridos en el mismo accidente. Un vuelco de un vehículo es siempre accidental. Las investigaciones en curso determinarán las causas, pero nada hace olvidar que, con un presupuesto adecuado, el blindado que los transportaba ya se habría renovado.

Pero no solo de pan vive el hombre ni los ejércitos de presupuesto. Darles la importancia que merecen y no solo jugar con ellos – a la baja – en época electoral, o como moneda de cambio; robustece la moral de los milites. En el año 2004 un gobierno comprometió su aportación al esfuerzo internacional de lucha contraterrorista en Irak. Cambió el viento y a los aliados con los que nos habíamos comprometido les dimos la espalda. Sin un reproche. Ni por parte de nuestros soldados ni por la de los aliados. A primeros de este año, la ministra del ramo se comprometió a incrementar el presupuesto para acercarnos a los de aquellos mismos aliados. Pero nuevamente ha rolado el viento. ¿Y ahora qué?

Pues ahora más que nunca hay que mantener prietas las filas. Ahora más que nunca es menester no desanimarse, desfallecer, ni dejarse vencer por el pesimismo, por más que nos azote. Ahora más que nunca es preciso denunciar los despropósitos y desenmascarar a los serviles. Ahora más que nunca creemos que es necesario que se oiga nuestra voz y con ella, la de todos los que creen en la unidad de España y en los valores de sus Fuerzas Armadas.

Adolfo Coloma

GB (R)del ET

Blog generaldavila.com

3 junio 2018

SER ANTIMILITARISTA ES SER CONSTITUCIONALISTA. PERDIMOS EL BATALLÓN Y EL BARCO… Rafael Dávila Álvarez General de División (R.)

Soldados españoles en Irak

‹‹Dirigir una fuerza armada requiere enseñanzas previas. Cuando faltan cuadros de mando será ineludible improvisarlos. Pero no debe adoptarse la improvisación como método permanente y, sobre todo, no debe creerse que se ha logrado improvisar nada útil cubriendo los mandos con personas señaladas en la acción política, ignorantes de los rudimentos del oficio. Ellos mismos, cegados por su improvisación personal se niegan a aprender. Un acto revolucionario, una resolución oportuna y útil, no califican para mandar››. (Azaña. La Velada en Benicarló)

Dejándose la vida…

Nos estamos volviendo locos o hay muy mala intención en las palabras de este militante de Podemos que un día varios irresponsables lo elevaron a la categoría de Jefe del Estado Mayor de la Defensa. Responsabilidad también tuvieron los que no corrigieron su falta cuando siendo nada más y nada menos que miembro de la Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo hizo unas declaraciones políticas antes de haber pasado al retiro. Una falta que cometida por cualquier otro le hubiese costado su cese inmediato y la propuesta para ser dado de baja de la R. y M. Orden de San Hermenegildo y retirada la Gran Cruz de la Orden. En cualquier caso si esa fue su opción allá él y sus consecuencias. Pero lo que no es admisible es que venga a dar lecciones de milicia y comportamiento, aunque solo sea por respeto a los que de uniforme se juegan día a día la vida en delicadas misiones solo por cumplir con la misión que la Patria les otorga. Y lo hacen como militares. Dice que ‹‹ser antimilitarista es ser constitucionalista››. Es un insulto. No creo que haya mucho interés en escuchar a este militante de Podemos  hablar sobre milicia cuando ya hemos visto cual era su meta y vocación. Militarista, antimilitarista, constitucionalista… trasnochado, decimonónico, un discurso que pretende llamar la atención una vez más. Esta es la política al uso de ciertos personajes que no dan para más. Su opción política le trae al pairo a la mayoría, pero la imagen y declaraciones que hace le desvinculan moralmente de toda relación con los ejércitos. Ser militar es un honor, ser soldado es un oficio que ennoblece y eleva a la persona a la categoría mayor que se puede alcanzar, el servicio a los demás, sean quienes sean. No es lo más apropiado alzarse como un intelectual de la milicia para decir sandeces con intención de ocupar unos minutos en los medios. Tuvo su tiempo, su momento y lo desperdició. Cuando pudo hacer y conseguir para sus soldados. Cuando tenía responsabilidad, un duro y sacrificado trabajo por hacer. Cuando tuvo que ser un militar de los pies a la cabeza y ponerse con gallardía al frente de su misión. Cuando la Patria le dio su confianza. Cuando sus hombres esperaban de su determinación. Aquel era su momento y no el de ahora. Ya ha pasado el tiempo para lo militar. Lo dejó mal y desarreglado.

La Velada en Benicarló

Es mejor volver al principio. Con Azaña, que lo explica muy bien en boca de Blanchart, comandante de Infantería, en su novela La velada en Benicarló.

‹‹Un acto revolucionario, una resolución oportuna y útil, no califican para mandar. Si el ranchero impide que su batallón se subleve o el buzo de un acorazado logra que la oficialidad no se pase al enemigo con el barco, déseles un premio, pero no me hagan coronel al ranchero ni almirante al buzo. No sabrán serlo. Perderemos el batallón y el barco››.

Creo que está claro y no necesito seguir desarrollando este desagradable artículo. Ignorantes de los rudimentos del oficio… militar. A pesar de él y a pesar de otros no hemos perdido ni el batallón ni el barco. Ha sido gracias a los militares, a los soldados a los que ofende.

Rafael Dávila Álvarez General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

12 julio 2017

KABUL 90 MUERTOS JUNTO A LAS EMBAJADAS LONDRES TRES ATENTADOS EN TRES MESES General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

afganistan 21-04-2012 R recorrido por la ciudad de kabul en un acompañamiento por militares españoles FOTO JAIME GARCIA ARCHDC EN LA IMAGEN

Kabul es la capital de Afganistán. Allí la muerte espera sin darte tiempo a pensar en ello. Se vive en la calle, siempre, y siempre se muere de la misma manera. Es la ‹‹Tierra de la Muerte repentina››. Allí la mansedumbre no es ninguna virtud sino un defecto. Son ya demasiados muertos. Ha sido en Kabul. Casi siempre era en Kabul o en sitios que sonaban parecido, a lejanos y desconocidos. Ahora también son en Londres, París, Alemania… Ningún rincón del mundo se libra.

El 44 th Regimiento inglés en la batalla de Gandamak 1842

Kabul está muy lejos y nada sabemos de aquella tierra. Allí parece que contamos los muertos de otra manera. Han sido 90, pero las cifras solo dicen que ha sido un terrible atentado, nada más, no sabemos lo que allí ocurre. ¿Distinto que en Europa? En el Reino Unido tres terribles atentados en tres meses. Echarle la culpa a internet es una tontería. Pretender derrotar la ideología que lo sustenta es una quimera. La Quimera y Belerofonte pertenecen a la mitología y esto requiere realidades. La primera ministra británica ha dicho que hay que reducir la tolerancia de la sociedad con el extremismo y endurecer las leyes y dar más poder a la policía. Ya va siendo hora. El enemigo, el terrorismo, suele acogerse a la bondad del otro y a las leyes que a todos ampara. Al final muere el bueno y la ley se encoge. La libertad es un bien preciado que hay que cuidar. La vida aún más.

Al dar las doce en Cabul

Hace más de cincuenta años Walter Krause escribió al dar las doce en Cabul, un viaje por las encrucijadas del Asia Central. Detenerse un momento para entender más allá es buena virtud. Dice que Kabul es, antes que nada, tiempo. ‹‹la prisa –dice un proverbio asiático- fue inventada por el diablo››. En Afganistán se les paró el tiempo a los ingleses. Por tres veces. No solo a ellos, pero ellos dejaron un cañón, botín de guerra que marca la hora de aquel mundo. Al mediodía, cada día, asciende desde la Puerta del León una humareda a la que le sigue un fuerte trueno que despierta de su letargo a la ciudad. Se conoce como el top-i-shast o disparo del mediodía. Es el nombre del tiempo cabulí. Distinto al del resto del mundo. Nos lo cuenta Walter Krause. No ha variado un ápice la moraleja de la historia. A diario el gran mullah se sienta delante de un reloj de arena esperando que la sombra se acerque a las doce. Es el momento en el que levanta la mano y la deja caer rápidamente. Un mullah subalterno empieza a dar vueltas a la manivela de un viejo teléfono de hilos por donde emite su señal hasta la montaña Puerta del León. Allí un funcionario descuelga el teléfono y transmite el aviso a dos soldados que con la mecha encendida en la mano dan fuego al fogón de uno de los dos obuses. Si hay suerte el disparo se produce, aunque es frecuente tener que recurrir al segundo de los obuses. Cuando el cañón dispara ‹‹son las doce en punto››. Y ese es el que vale y no otro.

Si el cañón no funciona o llueve y el reloj de sol no funciona, la torre del reloj es una buena referencia. Y en último caso el mullah contaba con relojes magníficos de la época victoriana con la hora correspondiente de Greenwich. Es otro tiempo el que allí cuenta.

Los cañones son fruto de la captura a los ingleses en la batalla de Maiwand (1880). En Afganistán los relojes dan las horas de otra manera. A veces incluso se paran y empiezan a correr hacia atrás.

Es necesario que empecemos a entender estas cosas y otras muchas para que comprendamos por qué la muerte se extiende por todos los rincones y en tiempos distintos.

90 muertos en Kabul

No sé si convendría retirarse a los cuarteles de invierno y meditar. La cruda realidad se impone y lo importante es acabar con el terror que nos acompaña. En Kabul o en Londres.

Nos mata una organización (?) sin redes, sin organización. No se conocen entre ellos, no asisten a reuniones, no forman grupos. ¿Sabe, quién debe saberlo, a qué y a quienes nos enfrentamos? Empezamos a tener la sensación de que nos han robado el cañón y la hora; el tiempo lo marcan ellos. Desde un viejo reloj de arena o si llueve y les ocultamos el sol tiran de un buen rolex, pero la hora la marcan ellos. Nos han robado algo más que el tiempo.

Sin duda hay que reducir la tolerancia de la sociedad con el extremismo, endurecer las leyes y dar más poder a la policía. En Kabul o en Londres.

‹‹Extiende el cojín de la paciencia sobre la alfombra de la esperanza››, dicen los afganos. Pero esa tranquilidad se gana cuando no cierras los ojos a lo que te rodea y eres valiente.

También dicen que la mansedumbre hay veces que no es una virtud sino un defecto.

Estamos cometiendo un gran error que nos lleva a ser esclavos del miedo. Empezando por los gobiernos tibios y cobardones.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

9 junio 2017

LA MINISTRA DE DEFENSA MARÍA DOLORES DE COSPEDAL General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

La ministra de Defensa en el Alcázar de Toledo

En los tiempos que corren y después de lo visto por el ministerio de Defensa estos últimos años, demasiados años, es motivo de esperanza ver los gestos de la actual ministra de Defensa. Nos llega el rumor de la colmena militar con un zumbido de ilusión y optimismo.

No hay que ser ningún experto en temas de Defensa para darse cuenta de que la situación moral y material de los Ejércitos no pasa por sus mejores momentos. Tenemos los mejores soldados del mundo, en un momento de preparación inmejorable, con experiencia y formación alabada por el resto de los ejércitos aliados. Son queridos y reclamados. No abandonemos esta labor y su futuro por fallos de gestión e indiferencia. Jamás les fallará la moral y siempre mirarán y actuarán por su bandera. La ministra parece haber captado le sensibilidad del alma de soldado y por ahora sus visitas, palabras, incluso sus emociones, y sus esperanzas, en tan corto tiempo de mando, son motivo para soñar. En poco tiempo se ha empapado de los verdaderos problemas que tienen los Ejércitos. Tiene un Jefe de Estado Mayor de la Defensa que cuenta con todas las virtudes necesarias para ser su mejor apoyo y quizá sea el momento de empezar la tarea sin esperar un minuto más. Sus palabras también dan lugar al optimismo.

Hablar de España y sus Ejércitos

No solemos en este blog dejarnos engañar por las apariencias y analizamos muy en detalle cualquier gesto que vemos  o información que recibimos. En estos últimos años, demasiados años, las cosas no han sido fáciles y tampoco en el ministerio de Defensa. La culpa no ha sido de los soldados, sino que ellos han sido los que solitos, muy solos, han tirado del carro. Ha llegado la hora de echar una mano y empujar todos. Para nosotros tampoco ha sido fácil poder verter toda la información y sentimientos en este humilde, pero cada vez más leído blog. Solo queremos hablar de España y de sus Ejércitos, de su moral y de sus necesidades. No ha sido fácil.

Hasta en nuestra propia casa en ocasiones hemos oído el portazo o nos han hecho entrar por la puerta de atrás. Por ello no tomen esto como un halago a nadie. No es nuestro estilo. Es una simple esperanza, que no es poco.

Que la ministra y el JEMAD digan lo que estamos oyendo es optimista. Es necesario empezar a hacer. La acción y sus consecuentes resultados no son necesarios sino urgentes. Todo esto es noticia.

Relevo de guardia en el Alcázar de Toledo

El domingo, después de celebrase el Día de las Fuerzas Armadas, la ministra presidió el relevo de guardia del Alcázar de Toledo llevado a cabo por el Regimiento Inmemorial del Rey nº 1.

Es un gesto más a agradecer porque ese lugar, guste o no, además de ser el Museo de Historia Militar, es cuna de héroes, lleno de historia sin resentimientos y que para el espíritu de soldado, de cualquiera, es una constante lección de honor y valor.

Ese es el camino. Los soldados guardan silencio, pero no se pierden un gesto ni una palabra.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

2 junio 2017

CARTA ABIERTA DE UN VIEJO SOLDADO A SUS HIJOS CON OCASIÓN DEL DIA LAS FUERZAS ARMADAS General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

Día de las Fuerzas Armadas DIFAS

Mis queridos hijos:

Perdonarme la osadía de escribiros en público sin antes haberos advertido. La ocasión lo merece y confío en que, tras la lectura de esta carta, entendáis mejor mis razones para hacerlo.

Sí, porque me gustaría reflexionar con vosotros en voz alta sobre las razones y el significado que tiene para nosotros, los que hemos vestido el honroso uniforme militar, este Día de las Fuerzas Armadas (DIFAS) y la semana que le precede. No es que tenga una historia muy larga, apenas se remonta a 1978, pero ya va haciendo mella no solo en nuestro calendario, sino en los medios de comunicación y en la conciencia nacional

Bandera de España portada por un paracaidista

Me gustaría deciros, en primer lugar, que los soldados no lo vivimos exactamente como “un homenaje a los Ejércitos y a la Armada, como figura en los carteles que distribuye el ministerio que nos administra. No, lo vivimos como una oportunidad de darnos mejor a conocer a nuestros compatriotas. Explicarles quiénes somos, qué hacemos – o mejor dicho, cómo nos preparamos – y cómo utilizamos los recursos que el Estado pone en nuestras manos. Este año hay cientos de actividades programadas en todas las provincias. Demostraciones, conciertos, conferencias, izados y arriados de bandera, y un largo etc.

Nuestra vida – bien lo sabéis vosotros – transcurre en bases y acuartelamientos y nuestra actividad se desarrolla dentro de ellos, en los campos de instrucción y maniobras, en arsenales y buques, en la mar abierta, por debajo de ella o en todo el espacio aéreo. Pocas posibilidades hay en tales parajes para darnos a conocer. Por eso nos tomamos muy en serio esta semana de actividades. Es nuestra oportunidad de abrir las puertas de nuestras bases y cuarteles, salir a la calle, a los colegios.  Organizar exposiciones de material o demostraciones, cuando se puede. Pero, sobre todo, mezclarnos con la población.

Concierto militar

Así es hijos. A lo largo de nuestra vida cualquier viejo soldado le ha tocado en suerte preparar estas demostraciones. Apenas nos preguntéis, surgirán a borbotones una y mil anécdotas al respecto. Horas de preparación, ensayos, planes alternativos: ¿Y si llueve?, ¿Y si no nos ceden éste o aquel espacio? La preparación de estas cosas es siempre tediosa, pero sabemos que el final merece la pena porque en definitiva no nos lo planteamos como un show. Os insisto, no es el homenaje o el aplauso lo que buscamos los soldados. Es algo mucho más sutil: la proximidad, el contacto, el calor de nuestra gente, el padre que sube a su hijo en los hombros, el chico que saluda llevándose la mano a la frente o la chica que quiere hacerse un selfie contigo. Y mostraros nuestros cachivaches. Duros y rudimentarios algunos, altamente sofisticados otros, pero estoy convencido de que os cautivará el dominio que tienen los soldados sobre el equipo que utilizan.

Los niños y las FAS

Son ocasiones pensada por y para vosotros. Y vosotros hijos podéis y debéis participar de ellas en la medida que os sea posible. Unos, porque habéis decidido seguir este duro pero gratificante oficio de soldado y seguro que, de una u otra manera, os veréis implicados en las actividades que organice vuestra unidad. Vivirlo con alegría, no penséis únicamente que ¡se os ha fastidiado los planes para el fin de semana! Vivirlo como vivís vuestra propia vida, como un servicio a los demás, sin esperar otra recompensa que la mirada asombrada de algún niño, o la nostálgica de un abuelo, que probablemente esté recordando momentos irrepetibles de su propia vida.

Homenaje a los caídos

Y los que no sois militares, una vez más os digo que desterréis el “eso no me afecta”, o el ¡pero si ya lo he visto! Sería como dar la espalda a los que hacen vuestros otros hermanos. Podéis hacer, y mucho. Podéis compartir vuestras experiencias en estos eventos con vuestros amigos, en vuestras redes sociales y también, desde luego, podéis asistir a alguna de estas oportunidades en la seguridad de que ni os aburriréis ni habréis dado el tiempo por mal empleado. Por el contrario, encontrareis siempre gente haciendo cosas, satisfechos de hacerlas, de enseñároslas al módico precio de una sonrisa, una palabra de agradecimiento. Y ¡vamos! Si ya le decís a los soldados que os atiendan – “gracias por defendernos”– o algo similar ¡ni os cuento!

La Infantería de Marina desfilando

Y si os pilla cerca de Guadalajara, el sábado tendréis una oportunidad única. Bendita sea la decisión del MINISDEF de hacer estas celebraciones itinerantes. Allí, tendrá lugar el momento culminante de esa con la presencia del Rey, primer soldado de nuestra España Comandante Supremo de sus Ejércitos. Con un pronóstico de tiempo primaveral, se darán cita una representación de las unidades de los ejércitos y de la Armada, para ofrecer a los alcarreños y a todos los que ese día quieran acercarse a esa bella ciudad una parada en la que comenzará el descenso desde las alturas, de una enorme bandera española, portada por un paracaidista. Tras ser izada, con los honores que le corresponden, ante ella, ante todos los soldados formados y ante el público que se congregue, tendrá lugar ¡cómo no! un recuerdo emocionado, una oración por los caídos. Después el desfile aéreo y el desfile a pie, en los tendrá ocasión de ver a nuestras aeronaves más modernas y una representación de todas las unidades de los ejércitos y de la Armada. Podréis verlos con sus uniformes, a lo regulares y a los legionarios desfilar con su aire tradicional, a la guardia civil con sus tricornios; todo con una puntualidad “militar”.

La Legión desfilando

Y si os podéis acercar, hacerlo con una bandera de España. Nada os agradecerán tanto los soldados que las portéis, que las exhibáis, porque en ese símbolo, por pequeño que sea, es donde más cerca estaréis unos de otros. En palabras de José Luis Santiago de Merás:

La Bandera es el orgullo

que simboliza la Patria. 

Es un reto permanente

al viento de las montañas 

y dos voces de colores 

que gritan ¡Arriba España!

 

Allí os espero, hijos. Seguro que allí nos vemos.

¡Ah, Y no dejéis ese día de colgar una bandera de España en el balcón de vuestras casas!

Adolfo Coloma

GB (R.) del ET

Blog: generaldavila.com

25 mayo 2017

SIN NAVIDAD EN EL FRENTE. ¡FELIZ NAVIDAD!

2014_5_16_tsmdoczs3qd1fx1xwedi21

Es Navidad

Esta vez el  frente no es la primera línea de combate, allí donde vigilan nuestros soldados. Esta vez vamos a dar media vuelta para quedarnos mirando a la retaguardia. En el frente no hay duda del tipo de Navidad que se celebra. En la retaguardia las cosas no están tan claras. Se libra una incierta batalla que pone en peligro el sentido profundo de la Navidad.

En aquellos combates corres el riesgo de perder la vida.

En los que aquí se libran tienes el riesgo de perder el sentido de la vida. Todo tiene su origen en una misión cumplida y otra por cumplir. En un riesgo asumido y otro que nadie asume. Allí, aún no hemos perdido ni una batalla, siempre vencedora la dignidad, pero aquí está por ver cuando ganaremos una.

descarga

La Navidad (Velázquez)

Allí te acogen, te esperan y sienten tu protección. Quisieran tenerte siempre con ellos. Aquí, de algún lugar nos han expulsado, con desprecio incluido.

El verdadero sentido de la Navidad significa entrega o disposición permanente, incluso a dar la vida. No caprichosamente, ni con desprecio a la existencia, sino con la trascendencia que implica ir más allá de los límites temporales. La vida por los demás; sin importar qué piensan los demás, quienes son o como viven. Eso es Navidad. Más allá de luces y quimeras. Más allá del corto horizonte que se abre entre las balas y las bombas. Abrirse paso en esos escenarios es en ocasiones más fácil que hacerlo entre la mentira y la venganza, entre el sectarismo ideológico, entre la imposición, entre las balas silenciosas y las bombas que estallan en los conductos que se dirigen al corazón del alma. Bien lo saben los soldados. Cuesta vigilar, cuesta la soledad; sufre la mirada que vigila y sufre el incierto paisaje. Pero hay calor de hogar entre compañeros de armas y sentimientos, entre los mismos pensamientos coincidentes en la profunda Navidad. Nunca hay un soldado solo; no sería un soldado; siempre al menos dos, que son binomio, pelotón, compañía en definitiva.

Irak, Afganistán, Líbano, Malí, Somalia, Senegal, el Mediterráneo, Índico, Turquía, República Centroafricana… ¡Feliz Navidad! Servicio y entrega. Sacrificio, entrega. Una vocación. El Belén les acompañará. La tradición.

Mirar a retaguardia es peligroso y descorazonador. Estos días navideños quisiéramos sustraernos a esa inquietud permanente. No es fácil. Cualquier debilidad es aprovechada. El centinela no descansa y tiene permanente relevo, veinticuatro horas, un año, toda la vida. Centinela alerta que espera la aurora. ¡Gracias soldados!

Desde este blog de veteranos -no estamos retirados del todo ni de todo-,  nos relevamos en la vigía.

A ustedes queridos lectores que en esa vigilancia nos acompañan, cortas se nos quedan las palabras para agradecerles su apoyo con el que esperamos seguir contando desde la humilde sinceridad y el arrogante amor a España.

ejercito-fuerzas_armadas-irak-estado_islamico-terrorismo_islamista-espana_85001662_279841_1706x960

¡Vigilantes!

Estemos todos vigilantes desde la atalaya o la cofa.

A todos, soldados y lectores, amigos y adversarios, incluso al que se cree enemigo, desde el corazón y la razón:

¡Feliz Navidad!

Blog: generaldavila.com

(TG. Emilio Pérez Alamán/GD. Rafael Dávila Álvarez/GD.Juan Chicharro Ortega/GB.Adolfo Coloma Contreras).