CARTA ABIERTA DE UN VIEJO SOLDADO A SUS HIJOS CON OCASIÓN DEL DIA LAS FUERZAS ARMADAS General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

Día de las Fuerzas Armadas DIFAS

Mis queridos hijos:

Perdonarme la osadía de escribiros en público sin antes haberos advertido. La ocasión lo merece y confío en que, tras la lectura de esta carta, entendáis mejor mis razones para hacerlo.

Sí, porque me gustaría reflexionar con vosotros en voz alta sobre las razones y el significado que tiene para nosotros, los que hemos vestido el honroso uniforme militar, este Día de las Fuerzas Armadas (DIFAS) y la semana que le precede. No es que tenga una historia muy larga, apenas se remonta a 1978, pero ya va haciendo mella no solo en nuestro calendario, sino en los medios de comunicación y en la conciencia nacional

Bandera de España portada por un paracaidista

Me gustaría deciros, en primer lugar, que los soldados no lo vivimos exactamente como “un homenaje a los Ejércitos y a la Armada, como figura en los carteles que distribuye el ministerio que nos administra. No, lo vivimos como una oportunidad de darnos mejor a conocer a nuestros compatriotas. Explicarles quiénes somos, qué hacemos – o mejor dicho, cómo nos preparamos – y cómo utilizamos los recursos que el Estado pone en nuestras manos. Este año hay cientos de actividades programadas en todas las provincias. Demostraciones, conciertos, conferencias, izados y arriados de bandera, y un largo etc.

Nuestra vida – bien lo sabéis vosotros – transcurre en bases y acuartelamientos y nuestra actividad se desarrolla dentro de ellos, en los campos de instrucción y maniobras, en arsenales y buques, en la mar abierta, por debajo de ella o en todo el espacio aéreo. Pocas posibilidades hay en tales parajes para darnos a conocer. Por eso nos tomamos muy en serio esta semana de actividades. Es nuestra oportunidad de abrir las puertas de nuestras bases y cuarteles, salir a la calle, a los colegios.  Organizar exposiciones de material o demostraciones, cuando se puede. Pero, sobre todo, mezclarnos con la población.

Concierto militar

Así es hijos. A lo largo de nuestra vida cualquier viejo soldado le ha tocado en suerte preparar estas demostraciones. Apenas nos preguntéis, surgirán a borbotones una y mil anécdotas al respecto. Horas de preparación, ensayos, planes alternativos: ¿Y si llueve?, ¿Y si no nos ceden éste o aquel espacio? La preparación de estas cosas es siempre tediosa, pero sabemos que el final merece la pena porque en definitiva no nos lo planteamos como un show. Os insisto, no es el homenaje o el aplauso lo que buscamos los soldados. Es algo mucho más sutil: la proximidad, el contacto, el calor de nuestra gente, el padre que sube a su hijo en los hombros, el chico que saluda llevándose la mano a la frente o la chica que quiere hacerse un selfie contigo. Y mostraros nuestros cachivaches. Duros y rudimentarios algunos, altamente sofisticados otros, pero estoy convencido de que os cautivará el dominio que tienen los soldados sobre el equipo que utilizan.

Los niños y las FAS

Son ocasiones pensada por y para vosotros. Y vosotros hijos podéis y debéis participar de ellas en la medida que os sea posible. Unos, porque habéis decidido seguir este duro pero gratificante oficio de soldado y seguro que, de una u otra manera, os veréis implicados en las actividades que organice vuestra unidad. Vivirlo con alegría, no penséis únicamente que ¡se os ha fastidiado los planes para el fin de semana! Vivirlo como vivís vuestra propia vida, como un servicio a los demás, sin esperar otra recompensa que la mirada asombrada de algún niño, o la nostálgica de un abuelo, que probablemente esté recordando momentos irrepetibles de su propia vida.

Homenaje a los caídos

Y los que no sois militares, una vez más os digo que desterréis el “eso no me afecta”, o el ¡pero si ya lo he visto! Sería como dar la espalda a los que hacen vuestros otros hermanos. Podéis hacer, y mucho. Podéis compartir vuestras experiencias en estos eventos con vuestros amigos, en vuestras redes sociales y también, desde luego, podéis asistir a alguna de estas oportunidades en la seguridad de que ni os aburriréis ni habréis dado el tiempo por mal empleado. Por el contrario, encontrareis siempre gente haciendo cosas, satisfechos de hacerlas, de enseñároslas al módico precio de una sonrisa, una palabra de agradecimiento. Y ¡vamos! Si ya le decís a los soldados que os atiendan – “gracias por defendernos”– o algo similar ¡ni os cuento!

La Infantería de Marina desfilando

Y si os pilla cerca de Guadalajara, el sábado tendréis una oportunidad única. Bendita sea la decisión del MINISDEF de hacer estas celebraciones itinerantes. Allí, tendrá lugar el momento culminante de esa con la presencia del Rey, primer soldado de nuestra España Comandante Supremo de sus Ejércitos. Con un pronóstico de tiempo primaveral, se darán cita una representación de las unidades de los ejércitos y de la Armada, para ofrecer a los alcarreños y a todos los que ese día quieran acercarse a esa bella ciudad una parada en la que comenzará el descenso desde las alturas, de una enorme bandera española, portada por un paracaidista. Tras ser izada, con los honores que le corresponden, ante ella, ante todos los soldados formados y ante el público que se congregue, tendrá lugar ¡cómo no! un recuerdo emocionado, una oración por los caídos. Después el desfile aéreo y el desfile a pie, en los tendrá ocasión de ver a nuestras aeronaves más modernas y una representación de todas las unidades de los ejércitos y de la Armada. Podréis verlos con sus uniformes, a lo regulares y a los legionarios desfilar con su aire tradicional, a la guardia civil con sus tricornios; todo con una puntualidad “militar”.

La Legión desfilando

Y si os podéis acercar, hacerlo con una bandera de España. Nada os agradecerán tanto los soldados que las portéis, que las exhibáis, porque en ese símbolo, por pequeño que sea, es donde más cerca estaréis unos de otros. En palabras de José Luis Santiago de Merás:

La Bandera es el orgullo

que simboliza la Patria. 

Es un reto permanente

al viento de las montañas 

y dos voces de colores 

que gritan ¡Arriba España!

 

Allí os espero, hijos. Seguro que allí nos vemos.

¡Ah, Y no dejéis ese día de colgar una bandera de España en el balcón de vuestras casas!

Adolfo Coloma

GB (R.) del ET

Blog: generaldavila.com

25 mayo 2017