VALORES ¿MILITARES? AMOR A LA PATRIA. Juan Ignacio Salafranca Álvarez. Coronel de Infantería (R.) 

En un trabajo anterior, defendía que los valores que a los militares nos son exigibles, no lo eran al resto de la sociedad, pero que sí resultaban positivos para cualquier estamento. Sin embargo, este del amor a la Patria sí resulta obligado para todo el mundo, porque quien no ama a su Patria resulta un ser antisocial, como el que no ama a su padre y a su madre, el amor a la Patria lo siente toda persona bien nacida y quien no lo siente, debe ser considerado un enfermo en términos sociales.

No podemos elegir, porque la Patria no somos solo nosotros, lo son quienes nos precedieron, lo son nuestros hijos y nietos, incluso los que todavía no han nacido, lo son su Historia, sus tradiciones, su manera de ser y de sentir su lengua propagada por todo el mundo, su folklore, sus regiones. Por ello no podemos desertar del patriotismo.

Recibimos una Patria en distintas condiciones según el tiempo en que cada uno nació, pero tenemos la obligación común de transmitirla a las siguientes generaciones mejor, más libre, más grande y, por supuesto, íntegra.

El síntoma más claro de la degeneración de una Nación es la falta en sus ciudadanos de este amor a la Patria, por ello resulta alarmante comprobar que a quien manifiesta públicamente este sentimiento se le tilde de “facha” trasnochado u otros adjetivos con afán peyorativo.

El patriotismo no es patrimonio de ningún partido ni grupo social, por ello quienes tratan de adjudicárselo a cualquier sector, se equivocan gravemente. Hay quienes acusan al régimen anterior de haberse apropiado de esta virtud y de haberlo hecho también de los símbolos de la Patria, pero o desconocen la Historia u olvidan que aquel régimen nació de una guerra y que quienes vencieron en ella no hicieron sino recuperar, para todos los españoles, lo que se había perdido en los años de aquella República que algunos añoran y que otros, sin haberla conocido, la consideran la solución a todos los problemas. Y así, la Bandera hubo de ser restablecida en sus colores, el Himno volvió a ser la Marcha Real o Marcha de Granaderos, el Escudo fue el de los Reyes Católicos en el afán de recuperar los tiempos más gloriosos de nuestra Historia y el amor a la Patria salvado de quienes gritaban ¡Muera España! ¡Viva Rusia!

Pese a esta obligación general, los militares estamos especialmente sensibilizados para sentirlo. Quienes ingresamos en la Academia General Militar, recordamos que el primero de los preceptos de su decálogo era:

“Tener un gran amor a la Patria y fidelidad al Rey exteriorizado en todos los actos de su vida”.

Juan Ignacio Salafranca. Coronel de Infantería (R.)

Blog: generaldavila.com

23 agosto 2018

 

 

 

 

 

 

 

No es, por tanto, accidental que el Jefe del Ejército enunciara este valor en primer lugar, porque sin él todos los demás,aún siendo buenos, carecen de sentido. El amor a la Patria, como el Valor a los militares, se le supone a cada español decente, quiera Dios que de nosotros pueda, con motivo, decirse como de aquellos militares que han visto reflejado en su Hoja de Servicios, valor acreditado, distinguido o heroico. que nuestro amor a la Patria merece esos calificativos.

 

Juan I. Salafranca Álvarez

 

“Imperiofobia y leyenda negra” Melitón Cardona (Embajador de España)

El ser humano que está dotado de una inteligencia excepcional y un bagaje cultural envidiable al que añade un atractivo físico indudable es, ciertamente, una rara avis. Es el caso de Elvira Roca Barea, la malagueña autora de “Imperiofobia y leyenda negra“, un libro voluminoso que lleva 35 semanas siendo de los más vendidos en la categoría de no ficción; en la de ficción es “Patria“, de Fernando Aramburu y más recientemente hay que añadir a esta lista de éxitos de ventas el de Federico Jiménez LosantosMemoria del comunismo“. Como se trata de libros de más de 600 páginas, el hecho de que se vendan como rosquillas le reconcilia a uno con sus compatriotas y le induce a pensar que no todo está tan perdido como uno está tentado a pensar más de una vez.

Asistí el pasado lunes 29 al almuerzo que organizó el Club siglo XXI (felizmente dirigido por mi amigo y compañero Chencho Arias) con intervención de la profesora Roca Barea y debo decir que hace años que no presenciaba un despliegue de inteligencia, solvencia intelectual e ingenio como el que desplegó la lozana andaluza que ha enseñado en la Universidad de Harvard. Quedé literalmente fascinado por la claridad de sus exposiciones, lo acertado de sus réplicas y el despliegue de cultura clásica con que nos obsequió. No fui el único, como lo demuestra el hecho de que fuera repetidamente ovacionada por los asistentes al acto.

En el turno de preguntas al que se sometió tuvo ocasión de hablar del problema de autoestima de los españoles, de la locura independentista catalana, de la facilidad con la que muchos españoles han asumido  nuestra leyenda negra y de desmontar tópicos como el de la libertad de prensa o religiosa en algunos países protestantes.

En España, uno de los fenómenos más desconcertantes de nuestro tiempo es la generalización de la aspiración a la insignificancia que consiste básicamente en una trasferencia de los horizontes vitales amplios a ámbitos de irrelevancia en los que la gente se siente más segura en su aislamiento provinciano. Esa renuncia entusiasta a proyectos ambiciosos y viables en favor de otros mediocres cuando no inviables es caso digno de estudio. Roca Barea se refirió a ello y no tuvo reparos en criticar el diseño autonómico de nuestro Estado en un país de tendencias centrífugas y a gobernantes que deberían instruirse mucho más antes de entrar en la Moncloa.

Recomiendo vivamente la lectura de “Imperiofobia y leyenda negra”: si el nivel intelectual medio de nuestros políticos fuera siquiera la cuarta parte del de la profesora Roca Barea, otro gallo nos cantaría.

Melitón Cardona (Embajador de España)

Blog: generaldavila.com

4 enero 2018

 

 

COMENTARIO DEL DÍA: UN SOLDADO NO PUEDE SER NEUTRAL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

fachada-inspeccion-general-ejercito-barcelona_ecdima20160107_0008_20

Inspección General del Ejército (antes Capitanía General) en Barcelona

Error o equivocada interpretación.

Neutral: Que no participa de ninguna de las opciones en conflicto. Dicho de una nación o de un Estado: Que no toma parte en la guerra movida por otros y se acoge al sistema de obligaciones y derechos inherentes a su actitud. (Diccionario de la lengua española).

No caben interpretaciones y cuando uno se refiere a algo tan delicado como el intento desde las instituciones catalanas de romper España, las palabras se pueden convertir en dardos envenenados. Hay un conflicto en Cataluña y, aunque un soldado deba permanecer atento, como cualquier otro ciudadano, y no deba participar en el debate político ni ir más allá del cumplimiento de su deber con respeto y obediencia al Gobierno constituido, no puede ser neutral ante lo que significa la ruptura de España. No participar en el debate político ni pronunciarse no significa ser neutral. Sería lo mismo que decir: imparcial, indiferente, neutro…  ¿Neutral significa tibieza? No entrar en valoraciones políticas nada tiene que ver con la neutralidad. Si comparamos lo que pretenden las instituciones catalanas y cuál es la misión de un soldado la neutralidad no encaja por definición.

Un soldado está para lo que está. Saberlo lo sabes en cuanto juras bandera, acto que te consagra como tal, y cuando lees en todas las leyes y ordenanzas tu misión: Constitución, Ley de Carrera Militar, Derechos y Deberes, Reales Ordenanzas…

Garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

¿Neutral es indiferencia ante la ruptura de España? ¿No hay un conflicto en Cataluña promovido desde sus instituciones?

Seamos claros y hablemos con respeto, pero con rotundidad. Hoy en día nadie piensa en golpes de Estado militares, nadie conspira ni está en las cavernas del pensamiento. Un soldado es un servidor de su patria y obediente al sistema legal establecido. Pensar en otra cosa es una maldad. Nadie acusa, pero hay una mala intención instalada en muchas retorcidas mentes que envía constantes mensajes de miedo en cuanto un soldado dice algo tan sencillo y elemental como es el enunciado de su misión. De ahí el temor de muchos mandos a hacer declaraciones que luego se analizan con lupa. Hoy los golpes de Estado tiene otros enunciados y los ejércitos saben muy bien lo que es una democracia y como deben cumplir, con clara rotundidad, su misión. Otros, incluidas algunas instituciones, no lo hacen.

Disciplinado, obediente, cumplir la Ley, pero no neutral. Puede uno tragar bilis y ver como se desgarra España, pero ante eso neutral nunca. Se puede sonreír con una irónica mueca, pero neutral no.

Quizá la palabra no ha sido la más apropiada, pero tampoco era necesario pronunciar ninguna.

El silencio en ocasiones es más contundente y claro que las palabras.

Ante el riesgo de acabar con la unidad de España, con España, puede haber silencio y preocupación, pero nunca neutralidad.

¡POR ESPAÑA. TODO POR ESPAÑA!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

4 marzo 2017

DESORIENTACIÓN GENERAL General de División (R.) Juan Chicharro Ortega

pacto-pnv-pse3DESORIENTACIÓN GENERAL

En la que nos encontramos los españoles en general, y muy en particular los militares, ante cuanto vemos de la situación en la que se encuentra nuestra Patria en estos momentos. Así, observamos con desasosiego un parlamento en el que una gran parte de él no se encuentra reflejado para nada en el devenir de nuestra nación y me refiero a aquellos que han sabido recoger la ira y el desencanto de gran parte de la población para transformarlos en una opción seudo comunista trasnochada y condenada de antemano al fracaso y en la que reina sobre todo el odio y el rencor. Y de otro lado una amenaza secesionista ajena al sentir de  la mayoría de la población española pero que con una acertada utilización de viejas y conocidas técnicas subversivas se encuentra cada vez más cerca de alcanzar su objetivos sobre todo por no encontrar en casi ningún caso reacción alguna que pueda calificarse de decidida.

No soy persona dada a huir de los problemas en general. Menos aún cuando tratan de amenazar la unidad de nuestra patria o los valores humanos e idiosincrásicos inherentes a esta nación, conformada tras siglos de guerras, conquistas y reconquistas, tratados, traiciones, alianzas, constituciones y multitud de vicisitudes y desafíos. Estos valores, pese a todo, han desembocado en lo que, hasta ahora, se perfilaba como un país con un asentado presente, aunque mejorable, y un esperanzador futuro pero hoy nos encontramos en una sociedad en la que parecen haberse invertido los valores y donde la mediocridad, por un lado, y la vulgaridad y chabacanería, por otro, se han adueñado de muchos centros de poder, en el primer caso, y de la calle y algunos medios audiovisuales, en el segundo. Mientras tanto, la mayoría de la gente -que sigue siendo pacífica, paciente y “normal”- aguanta, estos carros y carretas, en silencio y con cierto temor, sin atreverse a expresar públicamente lo que piensa de la situación, porque esos “colectivos”, ahora en la cresta de la ola, la tacharían ipso facto de “facha”, eufemismo que se vende muy bien. La degradación o el cinismo es tal en algunos sectores de la población, que hay que explicar y razonar lo que resulta meridiano y evidente, como, por ejemplo, que la libertad y el derecho individual tienen un límite que coincide con los de los demás; asimismo, respeto, esfuerzo-recompensa (en ese orden), estudio, principios, etc. son términos que casi causan risa en esos ambientes. Algunos se asombran de lo que ha sucedido en los EEUU con la victoria electoral de Donald Trump sin pararse a pensar en que quizás lo que ha sucedido es que este estrafalario personaje ha sabido conectar con ese sector de la población que está  harta ya de tanta parafernalia y mentiras consecuentes.

Desde este BLOG nunca dejaremos de luchar abiertamente por defender lo que hace algún tiempo entendía casi todo el mundo como “valores”, con los medios que nuestra pluma nos permite, pero comprendo que los tiempos no son muy propicios para ello y tal vez al menos seamos capaces de aguantar, retirarnos en secreto del decadente ambiente actual, conservar los mejores rasgos del acervo moral e influir discretamente en personas o hechos clave y esperar…, esperar a que la tierra sea otra vez fértil y, sólo entonces, sacar las valiosas semillas preservadas en ocultos graneros y volver a sembrar: únicamente después volveremos a cultivar un trigo prístino, un nuevo Kamut, de honradez, decencia, honor, valor de la palabra, esfuerzo, fidelidad, agradecimiento, buen gusto…, en definitiva, lo que ha hecho mejor al ser humano, simplemente por saber distinguir, sin ambages, lo que está bien de lo que está mal. En la edad media fueron los monjes quienes guardaron secreta y celosamente el saber del mundo clásico en tiempos de barbarie, hasta que el Renacimiento les abrió sus puertas de par en par. Este es quizás nuestro reto y nuestra misión en  estos momentos.

¿Por qué os dedicáis a escribir y a haceros significar sin necesidad?

Esto es lo que nos preguntan muchos amigos y nos preguntamos también nosotros. La respuesta es la ya expresada.

pablo-iglesiasY en cuanto a los ejércitos como institución, me atrevería a decir que viven la situación actual ciertamente preocupados por el devenir general de los acontecimientos y ello sencillamente por la primordial razón de ser depositarios de la misión que le marca la Constitución española, y que hoy muchos pretenden romper, si bien en diversos aspectos ya ni se cumple, incluso de forma insultante. Les pondré un ejemplo: el artículo 4.2 del Título Preliminar de la Constitución establece muy claro que las banderas autonómicas podrán usarse siempre junto a la de España en edificios públicos y actos oficiales. Pues bien, ya me dirán dónde se encuentran el Fiscal General del Estado o el Tribunal Constitucional, valedores del cumplimiento de las leyes y del orden constitucional, cuando en todos los actos oficiales en Cataluña o en el País Vasco se obvia la bandera que nos representa a todos los españoles, de forma ostentosa e insultante. Hay más ejemplos claros de la inoperancia y dejadez de funciones de los poderes públicos, empezando por el propio Partido Popular, hoy en el Gobierno. Los ejércitos, acostumbrados a que las órdenes, disposiciones y leyes se cumplen -y punto- se quedan atónitos ante los desprecios continuos de estas, empezando por lo que dicta la propia Constitución.

Otro aspecto de preocupación permanente en los ejércitos, conocedores de las amenazas reales y riesgos que acechan a nuestra nación en un mundo muy inestable, es la continua merma de los presupuestos dedicados a la Defensa y seguridad de España, de hecho, hoy en 2016, disminuidos en un tercio de lo que fueron hace diez años. Ello obliga a efectuar una continua readaptación de medios y unidades, es decir, a permanentes reorganizaciones orgánicas que afectan al final, no sólo a la eficacia y eficiencia en general de las Fuerzas armadas, sino también, y esto es en gran parte desconocido para la sociedad, a las personas y sus familias, pues obliga a someterse a frecuentes traslados familiares y, desde luego, a la conciliación familiar, ya que hoy en los ejércitos, como en cualquier otro ambiente, la mujer se ha incorporado al mercado de trabajo y ya no es como antes cuando, trasladado el marido a otra localidad, la mujer y la familia le acompañaban. Hoy esto ya no es tan fácil.

Actualmente tenemos un ejército profesional y creo que muy poca gente es consciente de lo caro que esto resulta, lo que ha obligado a una reducción drástica de la entidad de la Fuerza militar. Los Ejércitos, con los presupuestos actuales, se encuentran bajo mínimos y en rozando con la línea roja de la seguridad. No lo digo yo, en alguna ocasión se lo he oído decir al anterior Ministro de Defensa o al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, si bien no de forma clara y rotunda, pues al final observo un conformismo peligroso con la situación. Y aquí no nos olvidamos tampoco de tantos soldados profesionales que finalizando su contrato con los ejércitos después de haber dado toda su vida a ellos se encuentran ahora en situaciones harto complicadas. Muchas son las explicaciones las que desde el Ministerio de Defensa se les dan, y alguna con razón, pero caramba, ¿habrá alguien que reconozca que cuando se suspendió el servicio militar y se organizó la recluta profesional se cometieron errores a sabiendas de que lo eran pero a los que no se les dio importancia ante la lejanía del momento que ya ha llegado?presupuesto-defnsa

Los Ejércitos han sido siempre los primeros en comprender que si había que apretarse el cinturón en beneficio de la sociedad se hacía sin cuestionarlo; sucede, no obstante, que viendo el continuo derroche y despilfarro de un Estado manirroto en beneficio de unos reinos de taifas innecesarios, sujeto además a una corrupción desmedida por doquier, la preocupación por la precariedad en la que se ven envueltos es, si cabe, aún más grande.

Por supuesto que también existe inquietud con la posibilidad de la irrupción en el poder de partidos antisistema y claramente rupturistas con el sistema político actual; y ello claramente debido a los postulados que proclaman a voces llenas y sin tapujos. Partidos con los que algunos líderes de otros grupos no dudarían en pactar con tal de asumir el poder, incluso hasta por afanes personalistas. Pero el desconcierto no viene sólo desde la perspectiva general, sino también por la lectura de sus intenciones respecto a las Fuerzas armadas, pues tal parece que les resultan molestas y buscan su neutralización o anulación de su papel como tales, a toda costa.

Largo sería extenderme en muchas más disquisiciones, pero espero que el avezado lector se haya hecho una somera idea del porqué de la desorientación general que al menos el que aquí escribe siente.

General de División de Infantería de Marina  (R.) Juan Chicharro Ortega

VISUS MILITIS 6 NOVIEMBRE 2016 LA MIRADA EN EL CAPITÁN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

cospedal-bandera-khlb-620x349abc

La nueva ministra de defensa saluda a la Bandera

LA MIRADA DEL CAPITÁN

Nos hacemos eco del nuevo Gobierno y damos la bienvenida a la ministra de defensa. Sabemos que por aquellos despachos del Paseo de la Castellana se nos lee, por lo que aprovechamos esa oportunidad para enviarla nuestro militar y expectante saludo.

Los ojos del soldado siempre están puestos en su capitán. La ministra con autoridad omnímoda se hace cargo de una gran compañía que no es baladí cuando son hombres de valor y honor los que la componen. A ella va dirigida nuestra mirada. Con la esperanza de que su prioridad en este ministerio sea la derivada de la misión trascendental de las Fuerzas Armadas y que la Constitución asigna a los ejércitos: la unidad de España.

Para ello, y siempre pensando en ello, la otra línea de acción donde debe ejercerse el esfuerzo principal es el material. Pero ¡ojo!, aquí el único material válido es el humano. Los que trajeron ahora hace 15 años la profesionalización de los ejércitos deben preocuparse y ocuparse de los profesionales, empezando por el soldado. TODO POR LA PATRIA es una entrega permanente que no puede finalizar con el paro en una edad plena de juventud y capacidad.

Hay que darse prisa. El tiempo corre. Con rapidez y eficacia hay que ponerse al mando de la compañía. No se puede estar siempre esperando desesperadamente.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La Patria, el Estado, la política y la justicia (Pedro Motas Mosquera)

161659_mundoimg_bandera-espanagde_jpg

TODO POR LA PATRIA

El primer elemento de la organización política de la comunidad es la Patria (término que irrita mucho a los “progres”) o la nación. Es el sano amor a tu patria, a tu país, a pesar de sus defectos. Y debe ser así desde la perspectiva del trabajo y de la cultura, entre otras muchas.

La Patria es esa gran sociedad, a la que pertenece el hombre en base a particulares vínculos culturales e históricos. Dicha sociedad es no sólo la gran «educadora» de cada hombre, sino también una gran encarnación histórica y social del trabajo de todas las generaciones. Todo esto hace que el hombre concilie su más profunda identidad humana con la pertenencia a la nación y entienda su trabajo como instrumento del bien común elaborado juntamente con sus compatriotas, dándose así cuenta de que por este camino el trabajo sirve para multiplicar el patrimonio nacional.

el-mito-de-la-nacion-nacionalismo-internacionalismo-anarquismo-acracia-672x358

La Nación

La idea de nación se liga también a la idea de cultura. Toda la actividad humana tiene lugar dentro de una cultura y tiene una recíproca relación con ella. Para una adecuada formación de esa cultura se requiere la participación directa del hombre, el cual desarrolla en ella su creatividad, su inteligencia, su conocimiento del mundo y de los demás hombres. A ella dedica también su capacidad de autodominio, de sacrificio personal, de solidaridad y disponibilidad para promover el bien común.

El segundo elemento es el Estado y trato de destacar sus rasgos más importantes para el humanismo, añadiendo la posición social en tres puntos:

1ª. Que es crítico con los totalitarismos. El totalitarismo nace de la negación de la verdad en sentido objetivo. Si no existe una verdad trascendente, con cuya obediencia el hombre conquista su plena identidad, tampoco existe ningún principio seguro que garantice relaciones justas entre los hombres: los intereses de clase, grupo o nación los contraponen inevitablemente unos a otros. Si no se reconoce la verdad trascendente, triunfa la fuerza del poder, y cada uno tiende a utilizar hasta el extremo los medios de que dispone para imponer su propio interés o la propia opinión, sin respetar los derechos de los demás. La raíz del totalitarismo moderno hay que verla, por tanto, en la negación de la dignidad trascendente de la persona humana y, precisamente por esto, sujeto natural de derechos que nadie puede violar: ni el individuo, el grupo, la clase social, ni la nación o el Estado.

Y es crítico con los fundamentalismos o fanatismos de quienes, en nombre de una ideología, creen que pueden imponer a los demás hombres su concepción de la verdad y del bien.

2ª. Que defiende el Estado de Derecho y la libertad. En una estricta teoría política, la democracia se apoya en tres pilares: la separación de poderes, el Estado de Derecho y la libre alternancia de los partidos. Una auténtica democracia es posible solamente en un Estado de Derecho y sobre la base de una recta concepción de la persona humana. Requiere que se den las condiciones necesarias para la promoción de las personas concretas mediante la educación y la formación en los verdaderos ideales, así como de la «subjetividad» de la sociedad mediante la creación de estructuras de participación y de corresponsabilidad.

3º. Que defiende los derechos humanos. Se asiste hoy al predominio, no sin contrastes, del ideal democrático junto con una viva atención y preocupación por los derechos humanos. Entre los principales hay que recordar: el derecho a la vida, del que forma parte integrante el derecho del hijo a crecer bajo el corazón de la madre, después de haber sido concebido; el derecho a vivir en una familia unida y en un ambiente moral, favorable al desarrollo de la propia personalidad; el derecho a madurar la propia inteligencia y la propia libertad a través de la búsqueda y el conocimiento de la verdad; el derecho a participar en el trabajo para valorar los bienes de la tierra y recabar del mismo el sustento propio y de los seres queridos; el derecho a fundar libremente una familia, a acoger y educar a los hijos, haciendo uso responsable de la propia sexualidad.

Nos iría mucho mejor en la España de nuestros días si todos defendiéramos estas ideas sobre la Patria y el Estado que parecen tan básicas y en muchos casos obvias.

La política es una misión. Tal misión puede considerarse ciertamente como una verdadera vocación a la acción política, concretamente, al gobierno de las naciones, a la elaboración de las leyes, o a la Administración Pública en sus diversos ámbitos. Es necesario, pues, preguntarse por la naturaleza, las exigencias y los objetivos de la política, para vivirla como hombres conscientes de su nobleza y, al mismo tiempo, de las dificultades y riesgos que comporta.

Además, la política es el uso del poder legítimo para la consecución del bien común de la sociedad. Bien común que “abarca el conjunto de aquellas condiciones de la vida social con las que los hombres, familias y asociaciones pueden lograr más plena y fácilmente su perfección propia”. La actividad política, por tanto, debe realizarse con espíritu de servicio. El que actúa en política ha de trabajar desinteresadamente, no buscando la propia utilidad, ni la de su propio grupo o partido, sino el bien de todos y de cada uno y, por lo tanto, y en primer lugar, el de los más desfavorecidos de la sociedad.estado

La preocupación esencial del hombre político tiene que ser la justicia. Una justicia que no se contenta con dar a cada uno lo suyo sino que tienda a crear entre los ciudadanos condiciones de igualdad en las oportunidades y, por tanto, a favorecer a aquéllos que, por su condición social, cultura o salud corren el riesgo de quedar relegados o de ocupar siempre los últimos puestos en la sociedad. No se trata de perseguir la igualdad, sino de luchar contra las desigualdades injustas o discriminatorias.

Éste es el escándalo de las sociedades opulentas del mundo de hoy, en las que los ricos se hacen cada vez más ricos, porque la riqueza produce riqueza, y los pobres son cada vez más pobres, porque la pobreza tiende a crear nueva pobreza. Sobre todo hoy, con el fenómeno de la globalización de los mercados.

En realidad, para vencer el egoísmo de las personas y de las naciones, lo que debe crecer en el mundo es el espíritu de solidaridad. Sólo así se podrá poner freno a la búsqueda de poder político y riqueza económica por encima de cualquier referencia a otros valores. En un mundo globalizado, aquellos que se sienten llamados a la vida política tienen la tarea -ciertamente bastante difícil, pero necesaria- de doblegar las leyes del mercado “salvaje” a las de la justicia y la solidaridad. Ese es el único camino para asegurar a nuestro mundo un futuro pacífico, arrancando de raíz las causas de conflictos y guerras: la paz es fruto de la justicia.

En relación con los que ejercen funciones legislativas, deben tener en cuenta la afirmación de que la ley positiva no puede contradecir la ley natural, al ser ésta una indicación de las normas primeras y esenciales que regulan la vida moral y, por tanto, expresión de las características, de las exigencias profundas y de los más elevados valores de la persona humana.

Esto significa que las leyes tienen que respetar y promover siempre a las personas humanas en sus diversas exigencias espirituales y materiales, individuales, familiares y sociales. Por tanto, una ley que no respete el derecho a la vida del ser humano no es una ley conforme al designio divino. Así pues, un legislador no puede contribuir a formularla ni aprobarla en sede parlamentaria, aun cuando, durante las discusiones parlamentarias allí dónde ya existe, le es lícito proponer enmiendas que atenúen su carácter nocivo.

poderjudicialCuando el legislador se encuentre ante concepciones de vida, leyes y peticiones de legalización, que contrastan con la propia conciencia, será la prudencia, que es la virtud propia del político, la que le indique cómo comportarse para que, por un lado, no desoiga la voz de su conciencia rectamente formada y, por otra, no deje de cumplir su tarea de legislador.

Para el político de hoy, no se trata de huir del mundo, sino más bien de dar testimonio de su propia conciencia y de ser coherente con los propios principios, en las circunstancias difíciles y siempre nuevas que caracterizan el ámbito político.

Pedro Motas Mosquera

VISUS MILITIS ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES (GENERAL CHICHARRO)

 

Viriato I

Viriato

ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES

domingo 7 de agosto 2016

El soldado no entiende del incumplimiento de las normas que ha jurado defender; va en la esencia de su ser.

El soldado ha jurado o prometido hasta dar su vida si la Patria lo requiriera.

El soldado hoy se siente confuso ante el panorama que vislumbra desde la atalaya en la que los años le han colocado: una Patria en vías de desmembramiento por la traición de unos y el relativismo de otros.

El soldado solo entiende de sentimientos por los que muchos de los que nos antecedieron vivieron y murieron: ideales hoy muchas veces traicionados.

Traición a España y a la Constitución es lo que se exhibe en el parlamento autonómico catalán y traición a aquellos que nos antecedieron es lo que nos demuestran quienes relativizan la pérdida de honra y honores que los españoles les otorgaron y que hoy les quieren arrebatar.

El  viejo soldado confía, no obstante, en que el poso de la semilla que él, a lo largo de muchos años sembró, renazca en la juventud española y vuelvan vientos de esperanza.

Sí, España no paga traidores.

General de División Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

1.000.000 (Componentes del blog generadavila.com)

acto presentacion25 de julio festividad del Apóstol Santiago Patrón de España y del Arma de Caballería

¡Gracias! 1.000.000 no es un número. Son personas que se han interesado por lo que escribimos en este humilde blog generaldavila.com y que sorprendentemente ha alcanzado esa cifra.

Empezamos con mucha ilusión y fuimos siguiendo el camino que ustedes con sus comentarios y propuestas nos indicaron.

2014 fue un primer paso. Era el general Dávila casi en solitario. Tuvimos 170.000 visitas.

2015 nos marcó el camino: 503.000 visitas. En 2016 llevamos 340.000.

Total, en algo más de dos años hemos alcanzado el 1.000.000 de lecturas y vemos que esto va en aumento. Gracias a ustedes.

La presentación que hicimos del blog en el Centro Cultural de los Ejércitos fue algo inesperado de afluencia de público que tuvo que quedarse, más de 100 personas, sin poder acceder a la sala de conferencias.

El número de colaboradores ha enriquecido el blog y esperamos que siga aumentando. No nos dormimos en los laureles. Seguimos analizando y pensando. Sabemos que hay que dar un salto hacia adelante y en ello estamos.

Próximamente, hacia el mes de octubre, haremos una reunión reducida en la que cambiaremos impresiones con nuestros colaboradores. Si alguno de ustedes está muy interesado en asistir y colaborar solo tiene que enviarnos su solicitud al correo: generaldavila1@gmail.com

El local no reúne condiciones para la asistencia de mucha gente y la reunión será más bien de propuestas y análisis de lo realizado hasta ahora. Más adelante haremos una convocatoria pública.

Seguimos creyendo en la necesidad de la palabra, aunque esta actúe en ocasiones como fina espada. Sabemos (antes lo dijo el poeta) que no ignorando que en la Patria muy amada se nos desprecia y no interesa nada nuestra labor a casi todos…

Pero no ignoramos que están ustedes y que son muchos los españoles que aman a España, su unidad, la ley… y son soldados del alma que vive y se alimenta del honor y el deber.  Por eso aquí estamos mientras tengamos vuestro aliento y empuje

¡Gracias! Y como decía un buen soldado el Marqués de Santa Cruz de Marcenado:

presentacic3b3n1

POR ESPAÑA. TODO POR ESPAÑA

‹‹Disculparás los defectos de mi estilo, si consideras a mi pluma no afilada por sutil cuchillo de tranquilo estudio, sino rasgada por el deseado corte de militar espada››.

Teniente General Emilio Pérez Alamán (R.)

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

General de División Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

VISUS MILITIS (General Emilio Pérez Alamán)

    26 de junio de 2016                            

AÚN QUEDA MUCHA ESPAÑA

Durante esta última semana de campaña electoral, el soldado ha iniciado su servicio de ronda por donde no llegan los mítines en vivo de los mendicantes de votos.

Para ello ha recorrido una importante parte de los pueblos rurales del antiguo Reino de León y de Castilla la Vieja, incluidos los de la montañuca que la abren hacia mar en el puerto de Santander..

Flag of Spain

Flag of Spain

Esta  experiencia que se pierden las caravanas electorales es la muestra de su desconocimiento de la realidad nacional y de que su única obsesión son los números y no sus razones

Pese a la tecnología invasiva de la televisión, el sentimiento de “patria chica” y a través de ella de su Patria común, forma parte de la cultura de  tradición oral de estos españoles que, pese a su gran número y calidad, son ignorados por sus dirigentes, cuando no ninguneados como en las municipales de 1931 en las que los “espavilaos” de la capital les “virlaron” su voluntad (como le cuentan al soldado).

La realidad es que son muchos los españoles unidos a su terruño que, a través de la comunicación comunitaria familiar y vecinal, independientemente de la transformación social de los tiempos, mantienen la esencia de la Historia de su pueblo, su Región y su identidad nacional por la que tantos familiares, cercanos y lejanos, lo entregaron todo.

Sin embargo, por  la desigualdad de ese mismo desarrollo, se observa en ellos una importante resignación, que si se activara en una concentración de resignados, la Tierra de Campos se quedaría pequeña. Nada que ver con la de los “indignados” que salvo de porquería no lograron llenar la Puerta del Sol de Madrid y menos aún las plazas de las otras ciudades capitalinas.

Solo esa resignación colectiva, bien inoculada por quienes no aprecian ni practican sus valores, impide comprobar que, por mucho que pretendan cambiarla o reformarla

¡Aún  queda mucha España! 

Emilio Pérez Alamán Teniente General (R.) 

PALABRAS DE REINA. OS NECESITAMOS (General de División Rafael Dávila Álvarez)

bandera-entregada-Regimiento-Especialidades-Ingenieros_ECDIMA20160613_0009_21

La Reina besa la Bandera del Regimiento de Especialidades de Ingenieros nº 11 de la que es su madrina

General de División Rafael Dávila Álvarez

Su Majestad la Reina ha pronunciado unas profundas y bellas palabras en el madrinazgo del acto de entrega de una nueva Enseña Nacional al Regimiento de Especialidades de Ingenieros nº 11. Ha sido en Salamanca, pero su mensaje era para todos los soldados de España.

‹‹Sé que hoy es un día importante para todos. Que el compromiso que tenéis con nuestro país adquiere una expresión diferente a partir de este momento con la Bandera que acabáis de recibir. La sociedad española aprecia y agradece el servicio que cumplís de forma tan destacada.

Es un honor para mí ser vuestra Madrina. E, insisto, un privilegio. Y os animo a que sigáis siendo impecables en vuestra misión. Os necesitamos››.

letizia-salamanca-ingenie46

La Reina Doña Letizia porta la Enseña Nacional entregada al Regimiento de Especialidades de Ingenieros nº 11

Gracias Majestad. A nuestros olvidados soldados, vuestros soldados, les gusta que de vez en cuando alguien les diga alguna palabra bonita. Y más si esa palabra viene de su Reina.

Majestad, os habéis dirigido a los soldados con profundidad, con mucho contenido. Hacía tiempo que no se oía una arenga resumida en dos palabras: ‹‹Os necesitamos››. Porque al menos a mí me ha sonado a arenga y me ha enardecido el ánimo. Estamos acostumbrados a melifluos discursos vacíos de contenido. Las alabanzas debilitan. Pero no debilita ser reconocida la misión y el trabajo que uno desempeña sobre todo cuando el reconocimiento no es por batir un récord ni por ganar un campeonato, sino por ayudar a los demás jugándote la vida. Si preciso fuera, dice nuestro juramento.

Es una larga tradición española que sea la Reina la que amadrine la Bandera de nuestros Regimientos o Tercios.

controlador

La Reina Doña Victoria Eugenia entrega la Bandera a la Legión en 1927

El 5 de octubre de 1927 S.M. la Reina Doña Victoria Eugenia entregaba al Tercio su anhelada Bandera bordada con sus manos y ya bañada con la sangre de los legionarios:

‹‹Comprendo y recojo la emoción con que vais a recibir la Enseña de la Patria que añorabais como la mejor recompensa a vuestros servicios; que mi corazón palpita y mis manos tiemblan al desprenderme de ella, que redentora nobleza engendró y engendrará siempre  la ofrenda de la vida a los más altos ideales de la Humanidad, Patria y Civilización, por los que venís luchando, guiados y enardecidos por el nombre evocador y glorioso de España››.

GRA259. CÁDIZ, 17/09/2013.- La Reina Sofía besa la bandera española durante la entrega de la Bandera de Combate al Buque de Proyección Estratégica "Juan Carlos I", en una ceremonia que ha tenido lugar hoy, martes 17 de septiembre de 2013, en el puerto de Cádiz. EFE/Román Ríos

La Reina Doña Sofía besa la Bandera de España

IMG_20160615_140134

Original: Palabras de SM. la Reina Doña Sofía en la entrega de la Bandera al Tercio Duque de Alba (Ceuta-20.IX.1970)

El 2º de septiembre de 1970 la Reina Doña Sofía, continuando con la tradición, amadrinaba la Bandera que se entregaba al Tercio Duque de Alba en Ceuta y que había sido donada por la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte de Málaga.

‹‹Cuando la Reina Victoria Eugenia entregó a la Legión su primera Bandera, sabía muy bien que manos la recibían. La que ahora yo os entrego, está enriquecida por el sacrificio de vuestros predecesores y, estoy segura, que todos los días os haréis dignos del depósito de honor que en ella nos legaron, para que así la reciban vuestros sucesores en el futuro. Todavía con más gloria››.

Ahora la Reina Doña Letizia continúa esta tradición tan española y sus palabras en Salamanca son ya parte de la guía espiritual de los Ejércitos. En todos los cuarteles de España se lee: ‹‹Todo por la Patria›› como sentido del espíritu y servicio que guía a los soldados. Nuestra Reina con dos palabras ha explicado el porqué:

‹‹Os necesitamos››.

No hay nada más que decir. Todo está dicho.

Palabras que deberían figurar como artículo primero de todas las órdenes del día:

‹‹Soldados:

S.M. la Reina al finalizar los actos del madrinazgo de entrega de una nueva Bandera al Regimiento de Especialidades nº 11 ha dicho:

‹‹Os animo a que sigáis siendo impecables en vuestra misión. Os necesitamos››.

Soldados, nunca olvidéis las palabras de vuestra Reina.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez