UN NUEVO TÍTULO DE NOBLEZA: 240.000 DEL ALA Rafael Dávila Álvarez

En euros es un buen sueldo, aunque sea al año.

Los abrazos: <<lo que este tiene que saber>>. Le rodea un silencio inicial, es dueño de la palabra. Nadie pregunta en su presencia, por si acaso.

Que te sonría será bueno, ¿o no?: ¿Sabrá lo de?

Del abrazafarolas al abrazasecretos, y quien no maneja, por delante o por detrás, por dentro, o por el medio, la cocina o kitchen, la despensa, la nevera, o el frutal —siempre en inglés o en romano—, no es nadie.

Los militares siempre han sido pobres, exceptuando aquellos que por familia, suya o política, hayan heredado un buen título económico. La riqueza está (ba) en la añoranza. Ahora en el Consejo de Administración.

Los hay, civiles y militares, con y sin título o graduación, procedentes de los injertos sobre el árbol del socialismo que fructificaban en billetes de 500 euros hasta que los retiraron y hubo que injertar —fidelidad—en otras ramas. Del injerto salieron frutos codiciados: Ley de Memoria Histórica y, ahora, tras sucesivos injertos, renovados frutos, la de Memoria Democrática, todo para desmemoriados.

Dicen que les fue muy mal y es hora del <<ahora me toca a mí>>. Esta nueva ley acabará con los títulos de la(s) etapa(s) anterior(es), que no podrá(n) mencionarse si la cárcel quieres rehuir. Suprimidos los de aquella nobleza, que ya no obliga, hoy se reparten títulos nuevos, más y mejores.

El de marqués ahora se llama 240.000 euros y solo has de sentarte en un consejo de administración, sonreír y mantener el secreto:

—Aquí estoy yo; que sé lo que sé; más lo que tú crees que sé; yo soy el que soy, incluso yo soy.

Conozco a uno, funcionario, que antes se llamaba soldado, que cobraba más dietas al mes que días tiene el calendario.

  • ¡Oiga que febrero solo tiene 28 días! Y se las apañaba para contar viajes a muy lejos donde se confundía un día con el otro, por eso de las horas, y sumaba 31.

¿A quién le oí decir que el dinero hace mayores lealtades que las de la sangre? Los silencios son clamores cuando aparece la traición, que se practica cuando te retiran del tronco del injerto. ¿Quién dijo lo del enemigo al ombligo?

Los títulos nobiliarios, de más a menos, son: Duque, Marqués, Conde, Vizconde, Barón, Señor y Grandeza personal. Este último, como su propio nombre indica, personal e intransferible. ¿Hay mayor título que el de grandeza personal? ¿Es necesario que te lo conceda alguien? ¿Quién es alguien para dártelo?

La equiparación actual es más práctica. Entre el millón y los 200.000 del ala. Ser Duque de nada sirve, mejor es el millón y el Consejo de Administración. El que se proclama nuevo Jefe del Estado los concede vía telefónica, que es su BOE.

¿Grandeza personal? Queda fuera de la ley.

La ceremonia avergonzaría: Cobertura de Grandes.

Desde Alfonso XIII no se han repetido. ¿Quién se atreve en los actuales momentos?

De ella tendríamos que recuperar el final, cuando el Rey le decía al grande en cuestión: <<Cubríos y hablad>>.

Sé de algún grande, de estos de ahora, que diría: Cubierto estoy Majestad (el solomillo a cubierto), hablar no debo. Vuestra Majestad bien lo sabe.

Desde que empezó esta democracia, en España, todo, absolutamente todo, ha girado sobre los secretos y el dinero, sobre el dinero y sus secretos; y así no hay democracia que resista ni grande que con el título se atreva, si no es con gran desvergüenza. Claro que el título económico, estos nuevos, son otra cosa con la que se pueden comprar grandezas; hasta personales, incluso voluntades.

Son los amos de la luz, que la encienden y apagan a su antojo.

En un lugar de la Mancha Babieca hablaba con Rocinante:

—Metafísico estáis. A lo que Rocinante contestó.
—Es que no como.

Estamos en una so(u)ciedad muerta de hambre.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

16 septiembre 2020

 

EL OFICIO DE LAS ARMAS. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

2012071027afganista_intMandar soldados, mandar sobre los que tienen como primer y fundamental deber defender a España incluso con la entrega de la vida, no admite experimentos gaseosos sobre la formación y preparación de los que mandan. Mandar no es dar órdenes ni aplicar leyes y reglamentos sino liderar desde el ejemplo. No es servirse sino servir desde el espíritu de entrega a un objetivo y un ideal, España y los españoles

Mandar es también decir siempre la verdad, a los de arriba y a los de abajo.

Si la preparación técnica es importante más lo es la formación moral. El espíritu de un soldado no se forja con leyes y reglamentos sino fomentando las virtudes históricas y permanentes como el amor a la Patria, el honor, la disciplina y el valor.

Un soldado no vive exclusivamente por un salario, que gana con sangre, sudor y lágrimas, sino por el sustento moral que le lleva al sacrificio y que recibe de la sociedad a la que sirve y de las Instituciones que la gobiernan y dirigen. Ellos deben ser su ejemplo, apoyo y respaldo moral. Sí no, es preferible cambiar su primer y fundamental deber por otro y así no engañar a nadie.Cartel_p

Alguien debe preocuparse y ocuparse de atender las necesidades de nuestros soldados y darles forma con leyes y reglamentos. En el plazo de 20 años la política de personal de las Fuerzas Armadas ha estado regulada por tres leyes (1989-1999-2007), a las que hay que añadir la regulación de  nuevas Reales Ordenanzas y la Ley de Derechos y Deberes. Para tan corto tiempo es mucho cambio, sobre todo cuando este no es de procedimiento, sino que afecta  a la esencia de la vocación, a su motivación y a las expectativas de futuro de todos y cada uno de los que visten el uniforme; y lo más grave, a sus familias, base y sustento de esta profesión de las Armas.

Siempre la polémica ha rodeado las distintas legislaciones. La Ley de la Carrera Militar trajo el desencanto entre los que ejercen el oficio de las armas. La polémica y los recursos envejecieron en los tribunales mientras se sufren las consecuencias del tiempo perdido entre comisiones y  falsas promesas.

El sistema de ascensos y escalas cercenó las expectativas de carrera, enrarecido el tradicional compañerismo y dañado la esencia de cualquier cambio, la motivación.

El nuevo modelo de enseñanza para los oficiales abre interrogantes y dudas de su eficacia. Poco de historia militar, de humanidades y tradiciones, claves de la formación  militar, mientras se crea algo indefinido entre soldado e ingeniero. Ingeniería del alma es la necesaria para cumplir su primer deber de soldado.

Los suboficiales siguen sin tener un tratamiento acorde con sus capacidades y prestigio, y se les priva de la merecida promoción y  de sus legítimas expectativas. Hay una enorme deuda con ellos y no se les reconoce su valía y preparación. Son la clave, la infraestructura de nuestros ejércitos.

La tropa sigue con su permanente temporalidad y escasas perspectivas de dignificar su profesión y facilitar su reinserción en la vida civil. Su temporalidad debe ser resuelta asegurando, sin la menor incertidumbre, su futuro estable.

Hay cosas que no exigen comisiones ni sindicatos o juntas de gorriones. Cumplir con su deber y 4ac2106a482cef3d60707b537abb0869_extras_albumes_0obedecer hasta morir debe tener una obligada respuesta, una exigencia y responsable compromiso,  entre los que mandan desde ese Ministerio de Defensa, y hacerlo antes de que se suprima, o veamos materializada alguna otra brillante idea de las que, como consecuencia de la falta de liderazgo, ahora circulan por los medios.

Porque lo que se percibe es desamparo y poca valoración de unos profesionales, que amén de jugarse la vida, han renunciado a sus derechos ciudadanos en beneficio de España.

“…con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de corsarios…”, amigo Sancho.VELAZQUEZ---LA-RENDICION-DE-BREDA-O-LAS-LANZAS

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

6 agosto 2020

 

SERVILISMO. SERVIR O QUE SE SIRVAN DE TI General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La palabra servicio es compleja, admite numerosas acepciones, diversas y cambiantes; desde hacer el servicio, a hacer un flaco servicio; desde servicio de inteligencia, a orinal; desde estar de servicio, a estar al servicio de alguien.

Parece que siempre hay quien sirve y quien es servido. Antes era frecuente: <<para servir a Dios y a usted>>; <<servidor suyo>>; <<a su servicio>>. El servicio remunerado no es servicio, sino eso: un trabajo por el que te pagan.

Sin ánimo de entrar en la filosofía del jamón, que según el maestro Gustavo Bueno es la del hostelero andaluz: <<Mi filosofía es jamón, jamón y jamón>>, quisiera entender la del servicio.

La filosofía de un soldado es el servicio al conjunto, a la patria, estar de servicio es servir a la unidad, a los tuyos; como la del policía, el bombero o el médico de urgencias.

El soldado además está a las órdenes de… No a su servicio, sino a la orden del conjunto, cuya guía es la ley, el deber de cumplir con lo establecido.

El matiz es importante, porque el que ordena no puede hacerlo a su capricho, ni a su particular criterio, menos a su filosófica doctrina o creencia, sino sometido a la ley que rige al conjunto, al orden y la disciplina.

Esto, tan sencillo y fácil de entender, queda roto cuando el que sirve empieza a descubrir que se están sirviendo de él. La forma más fácil de comprenderlo, de darse cuenta, es ver que tu servicio no es para todos, un bien para el conjunto, sino según el patrón, el interés de un grupo concreto; no de la generalidad y que, por tanto, se conculca la Ley, los principios; y el orden establecido.

El mayor ejemplo de servicio debería ser el prestado por aquellos que se dedican al quehacer político. Me preocupa que no entendamos: <<Que de arriba se imponga la fuerza y de abajo surja la sumisión>>. El peligro de convertir una sociedad en esclava es patente; sin ella enterarse. Ocurre en numerosas ocasiones y Estados, hoy, ahora.

Decía Ortega y Gasset que la claridad es la cortesía del filósofo. Se comprende que entre estos servidores llamados políticos escasea la cortesía, son poco claros o, quizá, formen parte de la filosofía con la que ironizaba el maestro: jamón, jamón y jamón.

<<Pa asá una vaca>>, definición sublime e inmejorable de la filosofía política.

No cabe la menor duda de que <<hay que esmerarse en no ridiculizar ni lamentar las acciones humanas, sino entenderlas>>, como propugnaba Spinoza en su Tratado político. Cuántas veces lo he intentado, cuántas veces quedo más confundido.

Los que deberían servir, no sirven: se sirven de ti. Aprendieron, sin haber leído -ni torta- que son el monopolio del poder y que no hay tal sin máquina de imposición del miedo. Jamás lo leyeron en Maquiavelo, lo cual significa que el florentino era un verdadero sabio; y que nada ha cambiado.

Claro que el miedo va por barrios. Flaco servicio.

No lo duden: se sirven de usted; de nosotros. Consentirlo es una forma cómoda de vivir que entra dentro del relativismo o si lo prefieren del servilismo.

Si es ese el sentido de la vida sigamos camino del monopolio del poder. Allí se encontrarán con sorpresas.

Cuando llegamos a esta situación todo está perdido. El honor entre otras cosas. En recuerdo a Mozart: <<Si el emperador me quiere, que me pague, pues sólo el honor de estar con él no me alcanza>>.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

3 febrero 2020

PONGA UN MILITAR EN SU PARTIDO. YO ME OFREZCO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

En algún momento escribimos un artículo que parecía un anuncio, una oferta: ponga un militar en su mesa. Ya saben: bodas y bautizos. Una especie de esmoquin de alquiler, un uniforme militar con el personaje dentro.

Para una boda, un bautizo -cosas así-, que prestigian el evento, le dan categoría y mola cantidad. ¿Que quieres un general de uniforme de diario?: tanto; ¿que lo quieres de uniforme de gala?: tanto más; de etiqueta con condecoraciones y faja la cosa sube un poco, como si lo quieres de testigo que es lo más caro.

-Sí, es un tío lejano de mi marido, pero muy querido en casa. Es general… Con esa explicación quedas muy bien y se comentará que tienes un tío muy importante en la familia.

En una boda queda de tronío sentar a un general con sus entorchados en la mesa principal.

Pero aquello no tuvo éxito y cerramos la empresa.

Ahora la cosa va de partidos políticos. Buscan militares para sus listas. Habrá que ofrecerse. Mientras más rango mejor. Que tenga éxito no lo sé. Además hay que andarse con cuidado. Tenemos el ejemplo de que cuando un partido político te quiere para exhibirte como la antítesis del militar, lo opuesto al ser militar, pasa lo que pasa, que no te vota nadie. Te llevan de un lado para otro a ver si cuela, pero nada. Que la gente tonta no es. Un militar está para representar lo que es y no lo contrario. Tenemos recientes pruebas en España del fracaso que eso supone.

El estadounidense general Mattis, un tipo duro, general de los Marines, era ministro de Defensa con Trump. Claro que el general leía a Marco Aurelio, siempre llevaba consigo Las Meditaciones, y debió meditar su marcha de la política cuando vio que aquello era peor que la guerra. Firmeza en sus creencias. La política es tentadora, pero un soldado tiene principios…; y fin.

A mí también se me insinuaron desde un conocido partido político. Fue en aquellos momentos cuando me di cuenta de mi valía y la gran carrera política que tenía por delante. Ocurrió cuando las elecciones municipales; las últimas. La oferta fue tentadora. Todavía no sé como la rechacé. Me dijeron que me daría prestigio a mí y a la lista de candidatos del partido. Lo del prestigio me sonó raro. Un soldado solo gana prestigio en las batallas. Pero en fin la vida es batalla y pensé en ello. El prestigio para el partido y para mí consistía en ir el último en la lista de los candidatos en un ayuntamiento importante próximo a Madrid; repito, el último, ese que, aunque ganen, a él no le queda hueco. ¡Uf! Pensé en mi prestigio y vi que aquello no era lo mío, siempre me gustó ir en vanguardia. A pesar de eso que dicen: los últimos serán los primeros. Yo no lo veo. Les hice la contraoferta de ir de candidato a presidente del Gobierno que me parecía más sencillo, o un puestecito en Europa, o asesor de…, que se paga bien. Pero no; yo estaba llamado a ser el último de la lista. Así que la cosa no cuajó y desde aquel día he visto que tenían razón y mi prestigio está por los suelos; el del partido casi, casi tanto como el mío. ¡¿Cómo pude renunciar a aquel puesto de tanto prestigio?! La verdad es que el partido político en cuestión no ha vuelto a levantar cabeza en ese ayuntamiento. Yo tampoco. Puede que si hubiese aceptado ellos hubiesen ganado las elecciones y yo prestigio. No he vuelto a ser tentado por ningún partido y ya que lo siento. Han debido pensar que soy un desagradecido y que me creo alguien. Estoy triste y desconsolado porque hoy en día si eres general y ningún partido político se interesa por ti es que no eres nadie. En fin a ver si después de este articulo alguno lo lee y todavía tengo hueco en alguna lista sin necesidad de ser el último de la misma. Es que lo del último me da que no lo voy a aceptar.

Bueno, y si no siempre me queda el consuelo de decir aquello: <<Haga usted como yo y no se meta en política>>,  que atribuían a Franco.

Mejor me quedo como estoy, y más si voy a ser el último de la lista, aunque me queda la duda. ¿Será verdad que los últimos serán los primeros? Como les decía hace unos días, la guerra es la continuación de la política por otros medios. No sé muy bien que quería decir Clausewitz, pero por ahora prefiero la guerra que es más noble.

Heráclito decía que el oráculo de Delfos ni dice, ni oculta, sino da señales. Le he consultado. Sigo esperando la señal. Mientras, si hay algún interesado en mi persona para su partido político puede ponerse en contacto conmigo. No es seguro que acepte, pero me harán feliz por un rato.

La oferta está hecha. Gracias.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 enero 2019

LA BANDERA EN ALTO. HASTA CON LA BOCA. TOQUE DE RETRETA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Seguimos con la llamada que desde este blog hacemos para que desde sus balcones y ventanas muestren la Bandera de España con motivo del Patrón de nuestra Nación, Santiago Apóstol. Una señal de unidad y amor a la Patria, una necesidad vital en estos momentos de zozobra y sin rumbo.

La bandera siempre fue el símbolo que representaba los sentimientos del soldado y era el abanderado un veterano de confianza que convertido en alférez daría su vida antes de rendir su enseña. Nunca la bandera se puso en manos de quien no hubiese acreditado el valor y el honor suficiente para llevarla.  Enseña de guerra, señal para atacar o retirarse, signo distintivo que entre el humo de la batalla debería permanecer flameante y enhiesta como muestra de ir venciendo. Famoso fue el linaje de los Aldana y entre ellos Juan de Dios Aldana, que portaba el estandarte en una mano mientras con la otra combatía con su espada. Perdida la mano de la espada siguió en primera línea flameando su bandera hasta que perdida la otra mano recogió la enseña con los sangrientos muñones de sus brazos manteniéndola en alto con su boca hasta caer acribillado a estocadas.

Icemos, mostremos, luzcamos nuestra bandera con valor y honor, y mientras el desafío de romper la Nación continúe, no arríen Bandera. Mantengámosla en alto hasta con los dientes, aunque caigamos acribillados a estocadas otro habrá que la recogerá.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

19 julio 2018

SANTIAGO APÓSTOL

VOLVED A SACAR LAS BANDERAS

MARGARITA ROBLES: NUEVA MINISTRA DE DEFENSA. LA UNIDAD DE ESPAÑA. VISUS MILITIS. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La nueva ministra de Defensa toma posesión de su cargo

Nuestra mirada se dirige hoy hacia el Paseo de la Castellana, número 109, sede del Ministerio de Defensa del Reino de España. ¡Lo hemos hecho tantas veces! Con miradas de esperanza y las más con frustración.

Vuelve la palabra, promesas que el tiempo convierte en palabrería. Las palabras no son inocentes, nunca. Son todo o pueden no ser nada. Juzgan a quien las pronuncia. Te consagran y elevan, o caes en el descrédito.

Hubo un puedo prometer y prometo. Nadie puede prometer y no cumplir. A veces es mejor no creer en ninguna promesa.

Margarita Robles .Nueva ministra de Defensa

Nada hace más daño a un soldado que la alabanza meliflua. Parco en palabras, vista al horizonte militar, el frívolo elogio no forma parte de la  fortaleza de un soldado. Tan herméticos como el paisaje, llevan redactadas en sus caras las crónicas de guerra y ven pasar los acontecimientos; con cierta indiferencia hacia las escenificaciones. No se prestan al juego mediático y huyen de los discursos que no se corresponden con el ejemplo; los versos de Calderón forman y conforman su forma de ser.

La palabra actual es: Preocupación. Con la que miran al edificio de Castellana y a su nueva inquilina. Mira y escucha centinela, alerta está.

Charles de Gaulle visitó España en viaje de descanso allá por los años setenta. Se alojó en Toledo, Cigarral Los Dolores, propiedad de la familia Marañón. Gregorio Marañón Moya nos contó la entrevista que con él mantuvo. Al hablarle de Napoleón el general no dudó en responder:

<<…Mire usted, una cosa son los soldados y otra cosa son los hombres. Napoleón fue un genio para los soldados. Pero ignoró a los hombres. Ni los conoció ni le interesaron. Ese fue su gran error>>.

De Gaulle quiso decir lo que dijo y algo más. Su crítica iba dirigida a quien no creía nada más que en él. No hay distancia ni distinción entre soldado y hombre. Para ser soldado hay que ser hombre honrado.

Más frecuente es el error contrario. Ignorar a los soldados. Ni conocerlos ni interesarle.

Preocupación. Por la unidad de España. Por encima de todas las demás que son muchas y variadas. Habrá que seguir con la mirada y el oído atentos.

¡Bienvenida!, señora ministra de Defensa. Ya sabe que su puesto está al frente de la milicia, que no es más que una religión de hombres honrados, en la que nadie espera que ser preferido pueda por la nobleza que hereda, sino por la que él adquiere.

Le damos la bienvenida y le deseamos que su actuación sea lo mejor para España y sus Fuerzas Armadas, que equivale a decir para todos los españoles.

Por encima de todo: La unidad de España.

Principal reto al que usted junto al resto del Gobierno se enfrenta.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog generaldavila.com

10 junio 2018

LA PRENDA DE CABEZA EN LOS EJÉRCITOS DE ESPAÑA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Enredado en mi cabeza

<<Los rojos no usaban sombrero>>. Pocos saben a lo que me refiero con esa frase. Divertido si no fuese porque en muchas ocasiones un simple sombrero sobre la cabeza era tu condena.

Resulta que al comienzo de la Guerra Civil, en el Madrid del desorden y el paseo,  llevar sombrero o corbata te podía costar caro: que te diesen el paseo. Eran prendas que se asimilaban a los señoritos burgueses o explotadores de los obreros como eran definidos por anarquistas y comunistas. <<…mientras en la calle no se vean monteras la revolución será nuestra>>, se anunciaba desde Solidaridad Obrera.

Los rojos no usaban sombrero

No serían uno ni dos los que sufrieron prisión y algo más por el simple hecho de llevar sombrero.

Como era lógico el gremio de sombrereros protestó porque aquello suponía su ruina. Pero llevar sombrero caló entre la gente de la calle como una prenda detestable usada por gente bien. Tal fue así que al finalizar la Guerra Civil una sombrerería muy conocida de Madrid, Brave, abrió sus puertas al público con el eslogan: <<Los rojos no usaban sombreros>>.  Aumentó de manera considerable el número de ventas. Al finalizar la Guerra Civil había en Madrid unas cuarenta sombrererías. Hoy no quedan más de doce.

En la vida militar no existe el término sombrero para definir a la prenda que sobre la cabeza se lleva sino algo mucho más generalizado aplicable a casi cualquier cosa que se lleve sobre la testa: prenda de cabeza. Sombrero militar, ros, gorra de plato, gorra de montaña, gorro, gorrillo, chambergo, gorro Lepanto, tarbuch, teresiana, chapiri, boina, casco, tricornio, bicornio, gorro isabelino, gorro de montaña, gorro ruso o ushanka…, en fin diversidad de nombres y modelos que cualquiera de ellos encaja como prenda de cabeza.

El chambergo, la capelina o sombrero de ala ancha, utilizados por nuestros Tercios, eran prendas muy acordes con la moda de la época. Protegían del sol, cubrían el rostro y protegía en los combates. El morrión fue el casco emblemático de nuestros Tercios, además de capacetes y borgoñetas. Prendas todas de útil protección en los combates.

Como parte del uniforme militar la prenda de cabeza no surge hasta el siglo XVII cuando se impone en los ejércitos para diferenciarse entre ellos y del resto de ciudadanos.

Era fácil por la prenda de cabeza distinguirse en combate y distinguir a la unidad que cada uno pertenecía. De ahí todo lo demás. Además de su sentido de protección en invierno, verano, o en combate, de distinguirse y ser distinguido, la prenda de cabeza es orgullo de pertenencia, historia, disciplina y clara expresión de pertenecer a una fuerza militar. Muchas veces, más que el uniforme, la prenda de cabeza define y marca, aunque son dos prendas íntimamente unidas, que hacen un inseparable conjunto. Por ello un soldado debe ir cubierto siempre, al menos casi siempre. Ya saben que cuando va armado no debe quitarse la prenda de cabeza ni en interiores. Descubrirse parece como relajarse, dejar la actividad, desprenderte de algo esencial para el cumplimiento de tu misión.

No sé si ustedes lo habrán notado. De un tiempo a esta parte el uso de la prenda de cabeza en los Ejércitos y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es cada vez menos visible. En cuanto hay ocasión nos desprendemos de ella. Vamos que se la quitan a la primera de cambio. Y la cosa cambia. Un soldado lo es con la cabeza cubierta… y con correaje. Pero las modas, que dicen más funcionales, cómodas e igualitarias, nos traen la de descubrirse  en cuanto se tiene la más mínima oportunidad.

Y no hay necesidad de ello; ante nada ni nadie. Tampoco descocarse.

Un soldado saluda y esa es suficiente norma de respeto. Es una muestra de disciplina, afecto y respeto a todos.

Para quitarse el sombrero

Es el significado del saludo militar que nuestro Ejército, lo hace con la cabeza cubierta, con la prenda de cabeza.

Por cierto los soldados, la tropa, no tiene reglamentada la gorra en el uniforme de paseo sino la boina. Ellos reivindican la gorra como prenda de cabeza como la llevan oficiales y suboficiales. Y tienen toda la razón.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 febrero 2018

 

CON EL BESO A LA BANDERA NO SE JUEGA. VISUS MILITIS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Puigdemont prófugo de la justicia. ¿Besar la Bandera de España?: Ni en broma.

Hace unos días era noticia de apertura del telediario y encabezaba los digitales y la prensa escrita la imagen de Puigdemont besando la Bandera de España.

No nos gusta que se juegue con los símbolos de España. El beso a la Bandera tiene para un soldado un significado transcendente; no permite bromas ni ser utilizado para reírse o que se ría un prófugo de la justicia. Ofende con su beso traidor y cobarde. A todos los españoles de bien.

Todo el que ama a España y está dispuesto a defenderla hasta sus últimas consecuencias tiene el derecho a besar la Bandera, sea quien sea, siempre que sea consecuente con el juramento o promesa. Es un beso comprometido. Quien encabeza la ruptura de España, amenaza su unidad y soberanía, su integridad territorial, y no guarda y hace guardar la Constitución no merece ese honor. Puigdemont no lo merece ni como broma mediática.

Nada hay más ofensivo para  a un buen español que no respetar sus símbolos y tradiciones. La Bandera es el más representativo y no debe ser motivo de ninguna broma. Bajo la Bandera han entregado y entregan su vida los soldados de España. Ni en broma se juega con ese compromiso.

Usted señor Puigdemont, como español, le guste o no, está en la obligación de respetar la Bandera de España, pero besarla usted no la besa.

Los bromistas que pretenden salir en la tele mejor que inventen otro jueguecito.

¿No estaría preparada semejante vileza?

Respetarla sí, pero besarla ¡no! para usted señor Puigdemont.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

“La Constitución no es ornamental. Las leyes se tienen que cumplir” (Felipe VI)

Blog: generaldavila.com

28 enero 2018

 

Visus militis (2 de Julio de 2017) ¡OZÚ, QUE CALÓ! General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

El soldado Veterano

La canícula veraniega, está siendo especialmente sofocante este año. Unos lo achacan al cambio climático que ya está aquí, madrugando de la mano del calentamiento global y esas cosas. Otros, que no, que es solo una sensación derivada de la pérdida de adaptación debido al extensivo uso del aire acondicionado en apenas un par de generaciones. Lo cierto es que el calor no solo es consecuencia de la subida de la temperatura, sino que, con el calor, aumentan también las tensiones y los conflictos de todo orden.

Y no es que al soldado le afecten de manera especial estos calores. Al contrario. Para prevenir el temido golpe de calor y los incendios forestales, en campos de instrucción y maniobras, se restringen al máximo las actividades. Circunstancia que es aprovechada por la mayor parte de los uniformados, para disfrutar con sus familias, cuando las condiciones del servicio lo permiten, de unos días de asueto.

Pero, en términos generales, hay una contumaz convergencia entre la ruptura de hostilidades y la canícula veraniega. Basta con darse un paseo por nuestra historia para hacerse una idea de la sangre derramada en torno al solsticio de verano. Sin retroceder en exceso en ella, vemos que el combate Naval de Santiago de Cuba (3 de Julio de 1898), la retirada de Annual (22 de Julio de 1921) o el asedio del Alcázar de Toledo (21 de Julio – 27 de septiembre de 1936) por ponerles algunos ejemplos, merodean por estas fechas.

En verano, sí, pero ninguno de ellos es ajeno a causas anteriores, que de forma más o menos directas condujeron a tales encuentros. ¿O no tiene influencia el abandono en que se encontraba la Armada Española en 1898 o el Ejército en 1921 por parte del Gobierno de la Nación, en el resultado militar adverso en ambas ocasiones?  ¿O no tuvo influencia el asesinato de José Calvo Sotelo, ¿Diputado en Cortes del partido Renovación Española, el 12 de Julio de 1936? ¿O la mismísima quema de conventos, que, desde Madrid, se propagó como la pólvora al sur y levante español en el mes de mayo de 1931 luego en el 34 y hasta en el 36, oiga?

  • “Pues eso”- piensa el soldado en esta canícula veraniega, – “habría de servir como un aviso a los navegantes ¡con la que está cayendo!” – y al mismo tiempo exclama:

“¡Ozú, que caló¡”

Otros se regodean en un “arderéis como en el 36”, queman capillas… y “aquí no pasa ná. Ná de ná “-

Adolfo Coloma

GB (R.) del ET

Blog: generaldavila.com

2 julio 2017

VISUS MILITIS EL CUMPLIMIENTO DEL DEBER General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Soldados: ¿Juráis o prometéis… ?

Inspirado en el amor a España, en el honor, disciplina y valor, el cumplimiento del deber es el único motivo que lleva a un soldado a cumplir con su vocación hasta el extremo de dar su vida por ello, si necesario fuera.

El deber no es algo abstracto sino que se concreta en ese deber general, el primero y más fundamental, cuyo enunciado está en el juramento empeñado ante la Bandera de España:

‹‹¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?».  «Si cumplís vuestro juramento o promesa, España os lo agradecerá y premiará y si no, os lo demandará».

Hay deberes concretos, menos trascendentes, pero no de menor importancia. Son la respuesta diaria a la razón de ser soldado, el camino que cada día te lleva al cumplimiento del juramento. Cuando este deber concreto se separa de su dirección general, apuntando en direcciones muy loables pero distintas del juramento, el deber queda en entredicho.

El soldado dirige su mirada siempre donde el mando ordena, sin titubeos ni jactancias. Sabe para lo que está y cuál debe ser su comportamiento. Y eso es digno de admirar. Porque su estímulo y moral en el cumplimiento del deber  está por encima de todo elogio y muchas veces con la indiferencia generalizada.

Los viejos soldados miramos a diario a nuestros compañeros en activo y vemos cada día, con ilusión y esperanza, más fuerza si cabe para requerir el primer puesto, aquel que te lleva directamente a cumplir el juramento. No hay más estímulo que el cumplimiento del deber. Sin necesidad de convertirnos en algo distinto a lo que históricamente somos. Un legado que permite soñar con una Nación unida y siempre fuerte sin que exista la más mínima posibilidad de fractura.

Vocación. Cumplimiento del deber.

Permanece intacto.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

18 junio 2017

SER SOLDADO. UN OFICIO DIFÍCIL DE ENTENDER DIFAS 2017 General Rafael Dávila Álvarez (R.)

¡Que difícil es ser soldado…!

Soldados españoles en Irak

Me escriben desde Irak. ¡Qué distintos somos los seres humanos! Es la carta de un soldado feliz en el cumplimiento de su misión. Me dice que cada día se levantan con más ilusión e incluso llega a darse la paradoja de contar los días que les quedan con pena. Falta mucho por hacer y saben lo necesaria que es su labor. Aquella no es una tierra fácil ni fácil es hacerse querer y comprender. Dura y prieta, seca y vieja, es el origen y el final de muchas cosas. Los soldados saben más de lo que aparentan y guardan en la intimidad sus sentimientos. Nos perdemos muchas cosas. Deberían contarnos sus vivencias, pero dejarían de ser soldados y además saben que es imposible entender lo que no se ha vivido muy de cerca. Es el silencio que acompaña a una forma de ser; también está el silencio de la prudencia. Al fin y al cabo ¿a quién le interesa lo que dice un soldado?

Militares españoles en el exterior (EMAD)

Nadie sabe muy bien lo que hacen. Sabemos que es arriesgado, complicado, incierto… Desconocido. Meses lejos de España envueltos únicamente en la misión y el compañerismo. Te levantas y te acuestas con ello, sin sufrimiento ni tristezas por la distancia o lejanía. Solo entristece el sufrimiento de los más débiles, de tanta gente envuelta en el dolor sin entender las razones. Ellos están para el consuelo desde la dura misión de evitar la violencia a toda costa. Portan armas de esperanza, pero son armas al fin y al cabo. No hay otra solución. El ser humano parece que solo entiende ese idioma. Hay que tener mucho cuidado como se habla con ese lenguaje en las manos. Requiere una dura y exigente preparación y un alma modelada en duro granito con manos de ángeles.

No hay salario suficiente, no es una aventura, no hay huída ni refugio, es un sencillo y humilde oficio este de soldado. Difícil de entender. Te juegas la vida viendo el sinsentido de la vida a cambio de nada incluso, como les ocurre a nuestros soldados, a una temprana despedida que te lleva a la cola del paro.

Día de las Fuerzas Armadas 2017

Me escribe desde Irak un soldado para felicitarme por el Día de las Fuerzas Armadas. Ellos también lo celebran. Sus celebraciones se reducen al recuerdo de su familia, un contacto esporádico de teléfono, un momento… Vuelta a la misión. Desde Irak, pero es lo mismo en cualquier otro lugar. Dentro o fuera, los soldados son de una pasta especial.

Nuestra misión, tu libertad DIFAS 2017

Hace unos días el general Chicharro escribía un artículo esclarecedor: Tropa profesional más allá de los 45 años. Fue uno de los más leídos en la historia de este blog. Se preguntarán por qué. Desamparo y poca atención al futuro del soldado profesional. A los responsables del ministerio de Defensa les recomendaría que leyesen el artículo detenidamente. La ministra parece que tiene buena disposición. Es hora de atender y preocuparse del futuro de nuestros soldados.

‹‹El soldado debe saber que su Patria cuidará de él al igual que él ha cuidado de su Patria durante tantos años››, decía el general Chicharro en su artículo. Traigo esto a colación precisamente en la semana dedicada a las Fuerzas Armadas. El mejor homenaje que se les puede hacer a nuestros soldados es atender a su precaria situación sin adulaciones ni regalos, hacer justicia con ellos y así reconocer su labor dentro y fuera de España. Obras son amores y ellos día a día dan muestras de su obra bien hecha.

Un Día de las Fuerzas Armadas no debe venderse (publicitarse) por el más o menos dinero que se gasta en tal festividad. Para unos se pide compañía y proximidad, sentir de cerca su cariño. A otros se les debe exigir más allá de pódium y los honores que cumplan con su obligación.

‹‹Para recibir honores no es suficiente tenerlos, sino en arribar a merecerlos››. Desde aquí les rendimos nuestro humilde y profundo homenaje. Todos los honores son para ellos.

Feliz Día de las Fuerzas Armadas

Feliz Día de las Fuerzas Armadas y gracias por vuestro ejemplo.

General Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

27 mayo 2017

VISUS MILITIS (9 de abril de 2017) “ALTO HORARIO” General de Brigada (R.) Adolfo Coloma Contreras

EL SOLDADO VETERANO

De la misma forma que las marchas a pie, esa tradicional e imprescindible escuela de infantes, se ven jalonadas por breves paradas periódicas que, a la voz de – “ ¡alto horario!” – sirven reposar un poco, revisar el equipo, estirarse los calcetines y darle un tiento a la cantimplora al tiempo que uno valora lo andado hasta el momento y el esfuerzo que le queda por delante; este domingo parece adecuado hacer una alto en nuestro proyecto y reflexionar sobre nuestro común empeño.

Apoyado sobre una piedra al borde del camino, echa el soldado la vista atrás y contempla cómo ha sido el camino hasta llegar aquí. Porque, si recuerdan, iniciamos la andadura de este 2017 contraponiendo la esperanza al pesimismo. Pues bien, tras un largo invierno, cuando los rayos del sol comienzan ya a calentar se pregunta el soldado ¿Por dónde vamos?

En lo que más le preocupa, la unidad de España, bueno, nada irreparable ha sucedido. Tampoco se ven visos de mejoras de la situación a medio plazo. En otras palabras, seguimos a la defensiva con algunas iniciativas. Pero las posiciones están estabilizadas. Solo cabe preguntarse ¿Y el tiempo? ¿En favor de quién juega?

Y mirando más hacia dentro, el comienzo de la nueva – y esperada- legislatura, nos ha traído una nueva ministra que parece decidida a defender los intereses de la Defensa, valga la redundancia. Al menos es le impresión que está dando tal vez en respuesta a la deriva que están tomando algunos asuntos. Como el cambio en la forma de afrontar la seguridad a nivel planetario desde la ribera del Potomac, la creciente tensión en la frontera este de la Unión Europea o la inmigración ilegal que no cesa. El anuncio de un paulatino incremento en los recursos que el Estado dedica a la defensa de todos es sin duda un buen augurio. Ahora solo falta corroborar que esos pasos se van dando.

Se ha tomado su tiempo, para escoger al nuevo JEMAD, en medio de críticas que arreciaban sosteniendo que miraba de frente a Génova y solo de soslayo Castellana arriba. Pero hay que decir que si tenía mucho y bueno donde escoger, nos ha puesto al frente a un soldado que conjugando sin duda capacidad y mérito, ha mirado al frente y a los suyos, a nosotros, proclamando sin ambages que asume “la obligación de mantener vivos conceptos como patria, sacrificio y honor en tiempos difíciles donde la mentira, difamación, falsedad y derrotismo tratan de pervertir principios que aprendimos y hacer que olvidemos la trascendencia de servir a España con todas nuestras fuerzas”.

Las reflexiones del soldado se ven interrumpidas por una voz que se alza en la columna

  • “Atención. un minuto para continuar la marcha” –

Raudo se pasa el dorso de la mano por los labios, cierra la cantimplora, se incorpora, acomoda bien la mochila y se dispone de nuevo a continuar la marcha.

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

9  abril 2017

TROPA PROFESIONAL MÁS ALLÁ DE LOS 45 AÑOS General de División (R.) Juan Chicharro Ortega

Tropa profesional

Viene siendo noticia el desamparo en el que se encuentran algunos soldados profesionales al terminar su compromiso con las FAS al cumplir 45 años de edad. Viene siendo noticia que instituciones como Caritas Castrense o movimientos sociales como “Hogar Social” están haciéndose cargo de su manutención e incluso alojamiento. Desconozco el número de los afectados si bien con que sólo fuera uno sería algo ciertamente lamentable. Nos encontramos ante una situación que no es de recibo en una sociedad, como la española del siglo XXI, donde se ha alcanzado un “estado de bienestar” en teoría de los mejores del mundo y urgen por lo tanto medidas correctoras de esta situación.

El soldado debe saber que su Patria cuidará de él al igual que él ha cuidado de su Patria durante tantos años.

El soldado profesional se adhiere a las FAS mediante un compromiso inicial luego ampliado en su caso a otro de larga duración hasta que cumple 45 años de edad, momento en que se produce su desvinculación de los ejércitos tal y como prescribe la ley de tropa y marinería profesional

Después de servir a la Patria

Son muchas las propuestas que diferentes grupos, asociaciones y partidos políticos hacen para corregir y paliar lo que está sucediendo respecto al asunto sobre el que escribo hoy aquí.

Analizando el por qué se ha llegado hasta esta situación, y tomando como referencia la citada Ley, acude a mi memoria una anécdota real de hace más de 100 años después la guerra perdida en Cuba y Filipinas y es que cualquier estudioso de aquellos hechos sabe que la mayoría de las bajas de nuestro ejército se produjeron por enfermedades como la fiebre amarilla y la malaria y no por las balas del enemigo; cuando años más tarde una comisión española acudió a Cuba observó que las tropas norteamericanas habían superado dicho problema y asombrados se quedaron los comisionados al oír de los  mandos americanos que la solución había venido simplemente de la rigurosa aplicación de los propios reglamentos españoles.

Mucho me temo que la solución a los problemas hoy planteados por nuestros licenciados soldados tiene la misma solución.

Suspensión del Servicio Militar Obligatorio

Antes de seguir con la exposición de mi opinión es necesario tener presente algo obvio y es que aquellos que alegremente suspendieron el servicio militar obligatorio por motivos fundamentalmente electorales del momento no tuvieron en cuenta que el ejército profesional es muy caro, carísimo.   Sabemos de la precariedad del presupuesto que nuestra nación dedica a su defensa pero siendo esto grave lo es aún más el hecho de que hasta un 70% de este presupuesto se emplea en gastos de personal. Tenemos unas FAS con una entidad no acorde con los riesgos que acechan a nuestra Patria ni con los compromisos con la OTAN. Tenemos las FAS que sencillamente podemos tener con los medios económicos que se le asignan lo que obliga a hacer “encaje de bolillos” para mantener la operatividad requerida y a establecer todo tipo de prioridades respecto a los gastos dedicados al personal y entre estos a la entidad de la tropa profesional, unos 80000 hombres, y a los gastos que estos generan.

Soldado profesional

Dinero, dinero y dinero reclamaba Napoléon para la eficacia de su ejército. Y dinero es en parte lo que aquí se necesita para afrontar el problema objeto de estas breves líneas, pero no sólo dinero. También la voluntad de aplicar lo que se deriva de la citada Ley.

A ver, las principales reclamaciones, o propuestas si Vd. quiere, que los soldados afectados y los diferentes grupos que les apoyan hacen, son fundamentalmente las de buscar formas que posibiliten su permanencia en los ejércitos, las de poder tener acceso durante su permanencia en el servicio activo a una formación que posibilite su incorporación a la vida civil y otras de corte similar.

Y aquí retomo lo que apunté antes cuando hablaba de la aplicación de los reglamentos a propósito de lo sucedido en Cuba y Filipinas.

Ley de Tropa y Marinería Profesional

Por supuesto que son muchos los puestos en la Defensa de tipo administrativo o logístico que no requieren la forma física de un hombre de 30 años y así lo prevé la propia Ley de Tropa y Marinería Profesional.

Lean con atención lo que el artículo 12 de la citada Ley dice : .

1. Los militares profesionales de tropa y marinería que tengan suscrito un compromiso de larga duración podrán acceder a la condición de permanente en las plazas que se determinen en la provisión anual, conservando el empleo que tuvieran. Para participar en los correspondientes procesos de selección, se requerirá estar en posesión, como mínimo, de la titulación de técnico del sistema educativo general o equivalente, tener cumplidos catorce años de servicio activo desde su ingreso en las Fuerzas Armadas y las demás condiciones que se determinen reglamentariamente, y se valorará especialmente el empleo, los méritos profesionales y los años de servicios.

  1. Los militares profesionales de tropa y marinería, que tengan la condición de permanente, a partir de los 45 años de edad desempeñarán, preferentemente y de acuerdo con las necesidades de los Ejércitos, funciones logísticas y de apoyo a la Fuerza. Para ello, accederán a la enseñanza de perfeccionamiento que se requiera.”

Lo que ha sucedido y sucede es que sabemos que el número de plazas convocadas anualmente para ocupar estos puestos de permanencia son efímeros y seguramente no hay otra razón que la que se deriva de la precariedad antes citada de los presupuestos dedicados a este capítulo. Incidir sobre el número de soldados profesionales con carácter permanente afectaría sobre el total de la entidad de tropa profesional algo que con el presupuesto actual no es una solución apropiada seguramente.

Pero ya dije antes que la solución al problema objeto de estas líneas también debe venir de la decidida aplicación de lo que estipula la Ley como, por ejemplo, la colaboración de las administraciones públicas y así nos dice la Ley  en su artículo 20 que:

  1. El tiempo de servicios prestados en las Fuerzas Armadas como militar profesional de tropa y marinería se considerará como mérito en los sistemas de selección para el acceso a los cuerpos, escalas, plazas de funcionario y puestos de carácter laboral de las Administraciones públicas, en los términos que reglamentariamente se determinen, sin perjuicio de las competencias que ostenten las Comunidades Autónomas y Entes locales en materia del régimen estatutario de los funcionarios. Cuando las convocatorias de la Administración General del Estado reconozcan como mérito servicios previos incluirán, en todo caso, el tiempo de servicios prestados en las Fuerzas Armadas en las mismas condiciones y baremación que para dichos servicios previos se establece en la normativa vigente.
  2. El Ministerio de Defensa promoverá acuerdos de colaboración con las Administraciones autonómicas y locales para que en las convocatorias de acceso a las Policías Autonómicas y Locales se reserven plazas para los militares profesionales de tropa y marinería con más de 5 años de servicios, así como para incentivar la puesta en práctica de lo previsto en el apartado anterior.
  3. En las convocatorias para el acceso a cuerpos o escalas adscritos al Ministerio de Defensa e ingreso como personal laboral de dicho departamento y de sus organismos autónomos que se publiquen de acuerdo con la oferta de empleo público, se reservará, al menos, un 50 por ciento de las plazas para los militares profesionales de tropa y marinería que hayan cumplido, como mínimo, 5 años de tiempo de servicios.
  4. Para el acceso a la Escala Básica de Cabos y Guardias del Cuerpo de la Guardia Civil se reservará un 50 por ciento de las plazas para los militares profesionales de tropa y marinería que lleven 5 años de servicios como tales.
  5. Para el ingreso en la Escala Básica del Cuerpo Nacional de Policía se reservará, al menos, el 10 por ciento de las plazas para los militares profesionales de tropa y marinería que lleven 5 años de servicios como tales

Buscar soluciones para la tropa profesional

Somos soldados profesionales

¿Se cumplen acaso todas las buenas intenciones que el legislador expone en la Ley? Ya sabemos que sólo en una muy pequeña medida y es lamentable que esto sea así pues nos encontramos ante un inmenso campo de salida para nuestros soldados, en ningún caso ni explotado ni exigido con toda la fuerza del Estado. No parece que haya habido ni que haya voluntad por parte del Gobierno al efecto. Ya sabemos que en este desastroso y dilapidador sistema autonómico en el que nos encontramos no es fácil muchas veces el conseguir acuerdos ni colaboraciones fuera de las del propio interés de las comunidades y de los partidos políticos que las gobiernan; pues bien, en el caso concreto del que aquí hablamos sobran las prevenciones y es obligación del Estado el imponerse sí o sí.

Es necesario, no obstante, reconocer que la actual Ministra de Defensa ha dado unos pasos iniciales que invitan al optimismo y prueba de ello es la reciente disposición del pasado día 9 de febrero que establece  bases reguladoras para la concesión de becas y ayudas para la formación, durante la vida activa de militar, como medida de apoyo a la desvinculación voluntaria de los miembros de las Fuerzas Armadas, así como  el impulso al proyecto de “Aprovechamiento de capacidades profesionales del personal militar de las FF.AA.” conocido por sus siglas como SAPROMIL.

Bienvenidas sean estas medidas y nuestros mejores deseos a la Ministra que parece haber entendido el problema.

Todo cuanto se haga por aquellos que han servido con lealtad a su Patria es poco siempre. Adelante y recordemos que no hacen falta grandes medidas. Tan solo voluntad de servir a los que nos han servido y una buena manera es leerse simplemente la Ley y cumplirla.

JUAN CHICHARRO ORTEGA

GENERAL DE DIVISIÓN DE IM ( R .)

Blog: generaldavila.com

4 abril 2017

VISUS MILITIS ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES (GENERAL CHICHARRO)

 

Viriato I

Viriato

ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES

domingo 7 de agosto 2016

El soldado no entiende del incumplimiento de las normas que ha jurado defender; va en la esencia de su ser.

El soldado ha jurado o prometido hasta dar su vida si la Patria lo requiriera.

El soldado hoy se siente confuso ante el panorama que vislumbra desde la atalaya en la que los años le han colocado: una Patria en vías de desmembramiento por la traición de unos y el relativismo de otros.

El soldado solo entiende de sentimientos por los que muchos de los que nos antecedieron vivieron y murieron: ideales hoy muchas veces traicionados.

Traición a España y a la Constitución es lo que se exhibe en el parlamento autonómico catalán y traición a aquellos que nos antecedieron es lo que nos demuestran quienes relativizan la pérdida de honra y honores que los españoles les otorgaron y que hoy les quieren arrebatar.

El  viejo soldado confía, no obstante, en que el poso de la semilla que él, a lo largo de muchos años sembró, renazca en la juventud española y vuelvan vientos de esperanza.

Sí, España no paga traidores.

General de División Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

DON JULIO (EL EXJEMAD) Y LA ÉTICA A NICÓMACO (General de División Rafael Dávila Álvarez)

DON JULIO (EL EXJEMAD) Y LA ÉTICA A NICÓMACO (General de División Rafael Dávila Álvarez)

exJEMAD-Podemos-PP-peligro-electores_TINIMA20160630_0131_5

El exjemad se quedó sin pegada

‹‹Buen día. Si hay algo deprimente es que la mitad de los electores no quieren ningún cambio. No creen en la ética, y eso… empieza a ser peligroso››.

Son palabras, escritas en tuiter, por el que ahora se cree aristotélico personaje, el exjemad y candidato frustrado de Podemos. Profunda reflexión después de su nuevo fracaso. Pretende reescribir la  Ética a Nicómaco insultando a los votantes, a la mitad de los votantes. Mis conocimientos sobre la ética son humildes y escasos ya que solo llegué a general dentro de la  acepción del diccionario de la RAE que dice, General: lo más común. Por tanto les ruego disculpen la simpleza de mis argumentos que no alcanzan los niveles del tuit del exjemad.

19a_0461

Todos llevan el paso

Voy a empezar recordando la anécdota del soldado que desfilando en formación llevaba el paso cambiado, pero su madre le aplaudía rabiosamente mientras gritaba: ‹‹Ese es mi hijo. Sí, aquel, el único que lleva bien el paso››. En este caso concreto el Sr. Rodríguez y su diminuta e inapreciable escuadra parecen ser los únicos que lleva el paso correcto mientras que el conjunto de España va con el paso cambiado y a trompicones. Para colmo, este peligroso ex, con más resabios que el famoso toro Ratón, considera a la democrática opción de media España como “un peligro”. Nos vamos conociendo, caballerete. Encantado de no haberle conocido, aunque era verdad lo que me contaban… entonces y ahora.

Me viene a la cabeza otra anécdota que parece dedicada al Sr. Rodríguez. Es de aviones y pilotos.

Durante los inicios de la Guerra Civil un Junker que había dejado tropas en Sevilla volvía a Tetuán cruzando el Estrecho. En medio de la travesía el avión empezó a fallar alarmantemente. La tripulación la componían el capitán piloto y un mecánico.

junkers-ju-52-transport

¿Dónde está mi paracaídas?

El piloto, alarmado ante el inminente riesgo, gritaba al mecánico.

-¡Los paracaídas, busca los paracaídas…!

El tiempo convertido en eternidad desesperaba al piloto al ver que el mecánico no aparecía ni daba señales de vida con los paracaídas.

Después de minutos de angustia apareció el mecánico en la cabina abrochándose las últimas correíllas de su paracaídas.

-¿Dónde está mi paracaídas?

Gritó enfurecido el capitán.

-Mi capitán es que su paracaídas no aparece por ninguna parte.

Todo quedó en un susto y aterrizaron sin problema. Otra cosa es lo que después de aquello sucedió en la relación piloto y mecánico.

GRA123. MAJADAHONDA (MADRID), 20/12/2015.- El número dos en la lista electoral de Podemos por Zaragoza, Julio Rodríguez, vota en el colegio electoral San Pío X, en la jornada de elecciones generales del 20D. EFE/Emilio Naranjo

GRA123. MAJADAHONDA (MADRID), 20/12/2015.- El número dos en la lista electoral de Podemos por Zaragoza, Julio Rodríguez, vota en el colegio electoral San Pío X, en la jornada de elecciones generales del 20D. EFE/Emilio Naranjo

Señor Rodríguez, usted que nunca pilotó, ahora que lo ha intentado, le han dejado sin paracaídas en un momento en que la aeronave se viene abajo.

¡Grite, grite, Rodríguez! Todos llevan su paracaídas puesto y el suyo no aparece por ninguna parte.

Es la ética con significaciones gnoseológicas, socrática, aristotélica, marxista o socialdemócrata. ¡Qué cosas!

Le han dejado solo… ¿Como se le ocurre presentarse en Zaragoza donde se ubica la Academia General Militar o en Almería donde está la Legión española?

51T8AmUcQ9L

La ética se demuestra andando

Se ve claro que el cambio no va con usted y arrastra lo que le duele. No se va a librar de ello, aunque cuando se creía pilotando, los suyos, los de la ética, le han dejado solito a los mandos… y sin paracaídas.

Agárrese que viene curva.

Usted no es Aristóteles ni nosotros Nicómaco. Y la ética se demuestra andando.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez