NO QUIEREN A NUESTROS EJÉRCITOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

12 de Octubre. Día de la Fiesta Nacional. Desfile Militar

O no se enteran o no se quieren enterar, ye, ye. No nos quieren de verdad, ye, ye.

El maestro Antonio Burgos, en magistral artículo, afina la puntería, propia de cabo tirador selecto, (¿Para cuándo esa merecida Cruz del Mérito Militar?) y describe la situación —Sin Desfiles— que no es coyuntural sino que va camino de estructurarse en lo que siempre han querido: sacar a los ejércitos del sentir del pueblo, alejarlos del concepto de Patria, de Todo por la Patria, del sentido de Unidad de España, sacarlos de la Constitución, como el que se saca una muela infectada que no le permite zamparse a gusto la empanada que se han guisado de nacionalidades, de lo federal, de la nación de naciones, y no sabemos cuántas zarandajas más. Molestan los ejércitos y sus cañones, sus barcos y aviones, y su espíritu militar. Molesta la obediencia, la disciplina, el firme caminar, el honor, la valentía, sobre todo molesta esa forma suya de amar, de a España amar, tan firme y segura, que hasta juran por su vida la sangre derramar. Que no nos vengan con excusas, porque se les ve el plumero a distancia. No nos quieren de verdad.

Es de las pocas cosas en las que muestran claridad: de los ejércitos ni hablar. ¿Presupuestos? Ni infantes, ni jinetes, ni artilleros, ni ingenieros, ni marinos, ni aviadores; nada de vehículos, ni cañones, ni barcos ni aviones. Nada que tenga que ver con la razón de ser de los ejércitos.

Mejor lo virtual e imaginario, un ejército de paisano(s), de protección civil, de peones, de rastreadores baratos, servicios de retaguardia, de poca monta y mayores silencios; los ejércitos de soldados, los de verdad, que queden olvidados.

En eso invierten lo que todos pagamos por nuestra defensa y seguridad. Presupuestos para el engaño.

Dice bien el Cabo Burgos, selecto tirador de las Buenas Letras, a tres meses vista ni Desfile, ni Día de la Fiesta Nacional, ni na de na. Las Academias Militares sin su Rey son menos militares (así les gusta); el Día de las Fuerzas Armadas, uno menos; Del Centenario de la Legión para qué hablar. ¡Menudo peso se han quitado de en medio! Millán-Astray, Franco… ¡Quita, quita! Ese sí que era un dolor de muelas que entre el dentista y el paciente han conseguido <<sustraer o esconder>>. Mala voluntad y tibieza.

Lo militar y guerrero ha pasado a un plano de desprecio y olvido que no se merece. Cambian sus misiones a la vez que rebajan su presencia y llevan camino de darle un giro a sus misiones. La principal y constitucional tiene los días contados.

La ministra de Defensa muestra una imagen que no se corresponde con la realidad de lo que por dentro está sucediendo. Unos ejércitos llenos de problemas, de pobreza, incapaces de soportar la economía  del día a día sin hacer enormes sacrificios, a costa de la operatividad, lo que crea una incertidumbre que, sin duda,  se traduce en la moral de las tropas. Alguien será responsable.

Del aspecto Institucional forma parte su presencia en la sociedad, siendo lo que son, Fuerzas Armadas y no otra cosa, la cultura de Defensa, su proyección mediática sin esconder su historia y valores, sin ocultarlos como son, del pueblo que los aplaude y reconoce.

En el plano Operativo-Presupuestario ¡hemos hablado tantas veces! Recuerden que no se puede levantar la voz, sino someterte sumiso al desmantelamiento de las unidades bajo la tan conocida voz en los ejércitos: ¡Hay que sacrificarse. Estamos en crisis! ¿Y cuando no?

Lo malo es que esta crisis no es de los Ejércitos sino de algo más profundo y que es la razón de ser de los mismos: España.

Una de los pilares a derribar es sacar a los ejércitos del sentir del pueblo. El Covid-19 les sirve para un roto o para un descosido. Ahora convertido en arma para desarmar a los ejércitos.

Molestan los ejércitos y sus cañones, sus barcos y aviones, y su espíritu militar. Molesta la obediencia, la disciplina, el firme caminar, el honor, la valentía, sobre todo molesta esa forma suya de amar, de a España amar, tan firme y segura, que hasta juran por su vida la sangre derramar.

No nos quieren de verdad, ye,ye.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

28 julio 2020

FUERZAS ARMADAS Y EL ARTÍCULO 8 DE LA CONSTITUCIÓN. UN GRAN ERROR. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Convencidos ­­de que el gran problema del futuro de España eran las autonomías, conocedores de los antecedentes históricos que arrastrábamos, nuestra transición quedó tambaleante cuando unos cuantos sabios elaboraron una Constitución a sabiendas de que tarde o temprano iba a estallar y saltar por los aires llevándose a España por delante. Lo sabían; y si no, es que no eran los más adecuados para semejante labor.

La Constitución de 1978 fue un intento de armonizar sensibilidades opuestas, que traía un mensaje de paz a los hombres de buena voluntad. Pronto se vio que eso, en España, es imposible.

El fanatismo se armó de pistolas que asesinaros a cerca de mil personas para después entrar en la fase del infame olvido una vez que los asesinos han conquistado las instituciones y son apoyados desde el poder establecido con el honroso título de hombres de paz.

Siguiente paso: romper la unidad de España a través del separatismo burgués, agresivo y amenazador, con el apoyo internacional de sectores harto conocidos.

Superada la fase de la violencia física, la de matar (suponemos y deseamos), hemos entrado en ello: consiste en poner cara de buenos y reclamar unos  derechos (¿derecho a decidir?) inexistentes cuya única finalidad es desunir España y acabar con la convivencia. Para ello se abrazan a los que apoyaron -y apoyan- la primera fase y los invitan a su casa a comer en la misma pocilga.

Todo ello, primera y segunda fase, auspiciado desde el poder, el que da manejar las instituciones y apoya el silencio de la tibieza cobarde de muchos, por no decir de casi todos. Pocos se salvan de la mediocridad, o traición, con resultados que veremos en muy poco tiempo, menos del que pensamos.

El proceso pronto entrará en su tercera fase: controlar los medios (ya están acabando el ciclo), modificar la Ley (están en ello), legalizar el delito, eliminar esta Constitución que consagra la forma política de la nación como Monarquía parlamentaria. Ni nación, ni monarquía, ni religión; que son los tres grandes retos que afrontan los nuevos estalinianos: Largo Caballero transformado en Zapatero y convertidos ambos en el transformer Sánchez, aderezado, al fin, con dosis de todo pelaje del extremismo comunista. Malas hierbas.

El gran error de la democracia fue: <<Pan para hoy, hambre para mañana>>. Echaron migas a los gorriones que ahora se han convertido en buitres leonados.

El gran error fue de inocencia estudiantil, de desconocimiento de la historia de este pueblo al que el comunismo se le coló de rondón y anda detrás de él como la hiena tras la carroña.

Aquella Constitución se elaboró con un gran error, y no fue el de las nacionalidades del artículo 2, que también, sino el no haber legislado  para evitar que el separatismo renaciese fuerte y seguro en sus aspiraciones. Sabían y sabíamos que esto ocurriría, pero se miró para otro lado para salvar aquel momento. Nadie tuvo el valor y la fuerza de decir y legislar que España es soberana, independiente, que su integridad territorial está por encima de cualquier capricho separatista; así como el ordenamiento constitucional. Decirlo no era suficiente. Había que llevarlo al Código Penal.

Para cubrirse se inventaron el artículo 8. Calmaban, en principio, el arreón que se temía. Creyeron que le daban fortaleza a la unidad de España, a su integridad territorial: <<Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional>>. ¿Y qué?, ¿para qué? De nada sirve. Papel mojado. Una burla constituida tras un juramento: ¡Soldados! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor…! Cumplir y hacer cumplir la Constitución (?). ¿Un brindis al sol? No hay artículo 8 si la voluntad política negocia con la integridad territorial y la unidad de España. Porque como todos sabemos de aquellos tiempos: <<El poder tiene recursos para todo… ofrece muchas posibilidades. Todo el secreto está en saber manejar los dispositivos legales>>. España en manos de los separatistas. La zorra en el gallinero. El dueño de las gallinas tiene escopeta, pero sin munición.

Fue el gran error: no blindar la unidad de España, su integridad territorial, con la Ley, de manera que cualquiera que plantease su ruptura fuese reo de delito. De grave delito. No debería existir un grupo político que desde dentro, cual caballo de Troya, se convierta en destructor de España, que su planteamiento sea la independencia desde el separatismo. Legislar así, penar a todo el que se constituya contra la unidad e integridad territorial, era, es, y debe ser, constituirse en defensa de la unidad de España y su integridad territorial. Se les olvidó a los padres de la Constitución. ¿O no?

Creo que ya es tarde. Vemos que ni el artículo 116, ni el 155; mucho menos el 8, sirven para evitar que la locura separatista-independentista se produzca. De nada nos vale la Constitución si la voluntad política es contraria. Cuestión de tiempo.

Parece que el dicho popular: <<el que hace la Ley hace la trampa>>, en este caso, y en otros muchos, se cumple. De entrada ya están moldeando la ley a su antojo. Sedición, rebelión, como recuerdo de la ley de defensa de la República, al margen de los tribunales. Toda una pieza de legalidad.

De aquellos polvos estos lodos. La casa patas arriba. Menos mal que aún queda algo de casa.

Pronto habrá mudanza. Vayan embalando. Todo consentido, dialogado, aprobado y legalizado.

¡Vaya error! ¿O no? Dijeron y escribieron: España , su unidad como única Nación, independiente, soberana, íntegra territorialmente, respetuosa con el orden constitucional. Se lo dieron como  misión a las Fuerzas Armadas. ¿Para qué? Se olvidaron de la Ley y cualquiera puede predicar, legislar y, desde dentro, hacer lo contrario. Hasta conseguirlo ante la asombrada mirada de los que nos creíamos que la Ley protegía la unidad de España y su integridad territorial.

Ni la Ley, ni los cañones.

“El golpe de estado es el rayo que fulmina antes de que el trueno pueda ser escuchado” (Gabriel Naudé).

¿Oyen algo? Silencio. Sigan esperando.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

24 febrero 2020

EL COMENTARIO DEL DÍA. CATALUÑA Y UN IRRESPONSABLE MINISTRO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

puigdemont-dastis-aquest-dilluns-barcelona_1729037241_36749486_3348x2324

El ministro de Exteriores del Reino de España con el Presidente de la Generalidad

Puede ser que no lo haya meditado y de ahí la irresponsabilidad. Es Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Reino de España. Ayer en Barcelona nos dijo a todos los españoles que es legítimo y que forma parte de la libertad de expresión que el presidente de la Generalidad, Carlos Puigdemont, defienda en una conferencia en el Parlamento Europeo el proceso soberanista y la celebración de un referéndum sobre la independencia catalana. Sin duda que aquí cada uno es muy libre de decir y opinar lo que le venga en gana. Pero algunos se deben a su cargo que implica responsabilidad, respeto a los españoles y sobre todo respeto a la Ley. Simplemente cumplir lo que juran o prometen: ‹‹Juro (o prometo) cumplir fielmente las obligaciones del cargo de ministro del Gobierno con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros››.

Guardar y hacer guardar la Constitución. Lo suyo, como mínimo, señor ministro, es imprudente. Dejémoslo ahí. Rectifique o que le rectifiquen. Usted no puede decir y hacer lo que le venga en gana. Usted se debe a su cargo y a lo que representa para España. Por eso denunciamos su actitud, incluso más que sus palabras. Porque lo dicho responde a una actitud de consentimiento que nos parece además de irresponsable, peligrosa. ¿Es esa la nueva actitud dialogante del Gobierno?

El tema reviste cierta gravedad y si uno empieza a darle vueltas a la cabeza y a observar los últimos acontecimientos le surge una duda aún más grave. Puede que usted, señor ministro de asuntos Exteriores y Cooperación del Reino de España, nos la resuelva:

¿Lo que usted ha dicho lo dice usted o habla en nombre de otro(s)?

Porque legitimar, le recuerdo, significa justificar la verdad de algo conforme a las leyes. Y defender el proceso soberanista y la celebración de un referéndum sobre la independencia catalana por el presidente de la Generalidad no es legítimo.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

DIVAGANDO Y REFLEXIONANDO General de División Juan Chicharro Ortega

divagando-1Divagar con apariencia de profundidad es lo que me lleva hoy a escribir estas líneas; y digo esto por la sencilla razón de no soy ni jurista ni, por descontado, experto en derecho constitucional. Dicen que envejecer es como subir una montaña: cuanto más arriba más cuesta subir, pero a cambio todo se ve más nítido y más claro.

Y esta es mi referencia para cuanto escribo hoy: la perspectiva y el sentido común, algo tal vez exótico hoy día en muchos ámbitos. Una percepción simplista, tal vez, de la encrucijada en la que se encuentra España como consecuencia de un punto de partida, sólido y necesario en su día, como fue la Constitución del 78, pero que hoy, quizás, conviene al menos revisar.

Uno de los fundamentos básicos del estado democrático de derecho es la separación efectiva de poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. Así es, si bien tal parece -no sólo de la propia lectura de la Constitución, donde ya se observa alguna confusión- que nos movemos en terrenos que no son el resultado de esa deseada separación.
De entrada y pese a las apariencias, apenas hay linde entre el poder legislativo y el ejecutivo. Los ciudadanos escogemos al Parlamento y éste al ejecutivo y al Presidente del Gobierno; o sea, el sistema permite una cierta confusión entre ambos poderes. Y además si el partido mayoritario no tiene la mayoría absoluta necesaria pacta con grupos minoritarios para poder gobernar, no obstante, la experiencia nos muestra cómo la consecuencia de esta acción de gobierno es que la mayor parte del pueblo español se ve sometida al continuo chantaje de aquellos, lo que además de resultar intolerable e irritante, es ciertamente paradójico.

divagando-2Y digo yo, ¿no sería factible buscar un sistema que permitiera elegir de una parte a las Cortes y de otra al Presidente de Gobierno mediante elecciones diferentes? De esta forma se evitaría el chantaje antes citado y además se materializaría una clara separación entre ambos poderes: el ejecutivo y el legislativo. Y en cuanto al poder judicial, la solución más sensata sería determinar una forma de organización que posibilitara su independencia total del Parlamento y, en definitiva, a través de éste del ejecutivo; que es lo que no pasa hoy. Fórmulas seguro que hay.

En cuanto a los ejércitos como institución, me atrevería a decir que viven la situación actual ciertamente preocupados por el devenir general de los acontecimientos y ello sencillamente por la primordial razón de ser depositarios de la misión que le marca la Constitución española, y que hoy muchos pretenden romper, si bien en diversos aspectos ya ni se cumple, incluso de forma insultante. Les pondré un ejemplo: el artículo 4.2 del Título Preliminar de la Constitución establece muy claro que las banderas autonómicas podrán usarse siempre junto a la de España en edificios públicos y actos oficiales. Pues bien, ya me dirán dónde se encuentran el Fiscal General del Estado o el Tribunal Constitucional, valedores del cumplimiento de las leyes y del orden constitucional, cuando en todos los actos oficiales en Cataluña o en el País Vasco se obvia la bandera que nos representa a todos los españoles, de forma ostentosa e insultante.divagando-3

Otro aspecto de preocupación permanente en los ejércitos, conocedores de las amenazas reales y riesgos que acechan a nuestra nación en un mundo muy inestable, es la continua merma de los presupuestos dedicados a la Defensa y Seguridad de España, de hecho, hoy en 2017, disminuidos en un tercio de lo que fueron hace diez años. Ello obliga a efectuar una continua readaptación de medios y unidades, es decir, a permanentes reorganizaciones orgánicas que afectan al final, no sólo a la eficacia y eficiencia en general de las Fuerzas armadas, sino también, y esto es en gran parte desconocido para la sociedad, a las personas y sus familias, pues obliga a someterse a frecuentes traslados familiares y, desde luego, a la conciliación familiar, ya que hoy en los ejércitos, como en cualquier otro ambiente, la mujer se ha incorporado al mercado de trabajo y ya no es como antes cuando, trasladado el marido a otra localidad, la mujer y la familia le acompañaban. Hoy esto ya no es tan fácil.

Actualmente tenemos un ejército profesional y creo que muy poca gente es consciente de lo caro que esto resulta, lo que ha obligado a una reducción drástica de la entidad de la Fuerza militar. Los Ejércitos, con los presupuestos actuales, se encuentran bajo mínimos y en rozando con la línea roja de la seguridad. No lo digo yo, en alguna ocasión se lo he oído decir al Ministro de Defensa o al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, si bien no de forma clara y rotunda, pues al final observo un conformismo peligroso con la situación.

divagando-4Los Ejércitos han sido siempre los primeros en comprender que si había que apretarse el cinturón en beneficio de la sociedad se hacía sin cuestionarlo; sucede, no obstante, que viendo el continuo derroche y despilfarro de un Estado manirroto en beneficio de unos reinos de taifas innecesarios, sujeto además a una corrupción desmedida por doquier, la preocupación por la precariedad en la que se ven envueltos es, si cabe, aún más grande.

Por supuesto que también existe inquietud con la posibilidad de la irrupción en el poder de partidos antisistema y claramente rupturistas con el sistema político actual; y ello claramente debido a los postulados que proclaman a voces llenas y sin tapujos. Partidos con los que algunos líderes de otros grupos no dudarían en pactar con tal de asumir el poder, incluso hasta por afanes personalistas. Pero el desconcierto no viene sólo desde la perspectiva general, sino también por la lectura de sus intenciones respecto a las Fuerzas armadas, pues tal parece que les resultan molestas y buscan su neutralización o anulación de su papel como tales, a toda costa.

Largo sería extenderme en muchas más disquisiciones, pero espero que el avezado lector que me siga  se haya hecho una somera idea de lo que veo yo hoy en las FAS. Son percepciones, y sólo eso, mediatizadas por la lejanía del servicio activo, la situación jerárquica y por supuesto siempre subjetivas.divagando-5

No soy persona dada a huir de los problemas en general. Menos aún cuando tratan de amenazar la unidad de nuestra patria o los valores humanos e idiosincrásicos inherentes a esta nación, conformada tras siglos de guerras, conquistas y reconquistas, tratados, traiciones, alianzas, constituciones y multitud de vicisitudes y desafíos. Estos valores, pese a todo, han desembocado en lo que, hasta ahora, se perfilaba como un país con un asentado presente, aunque mejorable, y un esperanzador futuro.

Y termino estas en definitiva divagaciones fruto de una somera reflexión.

General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

constitucion-5-640x640x80

la Unidad de España

‹‹La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas››.

Que la Constitución no se cumple es algo tan obvio que decir lo contrario causaría extrañeza. Lo grave de esta situación ya instalada es que acojamos como buena la costumbre de que no es una ley que haya que cumplir sino un deseo de cumplimiento, una quimera, un horizonte de acontecimientos interpretable según los signos de los tiempos (y de los magistrados que la interpretan).

Si hacemos un repaso artículo por artículo nos sorprendería comprobar lo que la Constitución dice, lo que exige, y lo que no dice, pero se exige por los que la interpretan a su manera, en el mejor de los casos, cuando no la rechazan.

En vista de lo cual y dadas las circunstancias, en el momento más débil e incierto y del peligro que se cierne sobre la unidad de España, los partidos políticos nos anuncian que van a negociar la modificación de la Constitución. Es decir que ellos, solo ellos, deciden que el problema está en la Constitución y no en ellos. ¿Quiénes son los que no la cumplen? ¿Quiénes los que no exigen su cumplimiento?

151111154937_catalan_parliament_independece_624x351_getty_nocredit

Unidad de España

Dialogar, negociar, pactar ¿al margen de la Ley?

Celebramos el Día de la Constitución, cerca ya de 40 años de existencia, y ahora resulta que es la culpable de todos nuestros males. Negociar la reforma constitucional buscando legalizar la ruptura de España, aunque sea solo en la letra pequeña, sería un fraude de ley. Negociar la reforma constitucional buscando ceder, aunque sea en parte, ante los que incumpliendo hace años la misma se colocan en la ilegalidad es una peligrosa negociación. No es el momento más propicio para hacer experimentos. Perder terreno en estos momentos por presión del adversario significa perder la libertad de acción. No hay justificación alguna para dialogar sobre la unidad de España o sobre el concepto de Nación. Ninguna. Podría ser que lo que se busca es pactar esa justificación. ¿Es para eso por lo que se quiere negociar? Significará el final de la Nación española y todos seremos responsables. ¿Es eso lo que queremos? ¿Es eso lo que buscamos? Creo que no, pero ¡ojo!, ceder es rendirse y destruir la unidad de España. Más que reformar hay que empezar por cumplir la Constitución y hacerla cumplir. Los independentistas, después de años haciendo desde el poder, desde las instituciones, lo que les viene en gana, aprovechan el momento de debilidad para llevar a cabo el asalto. Ahora va a resultar que era cierto aquello de que el concepto de nación es discutido y discutible. Conviene dejar claro lo que significa dialogar, negociar, pactar, y cumplir la Ley. Y lo más importante, saber lo que es hacer cumplir la Ley. No se puede ceder terreno y menos en estos momentos de debilidad.

14660744800891

La Unidad de España por encima de todo

Tengo un amigo japonés experto en artes marciales. Un buen guerrero y además soldado. Hice gran amistad con él y hemos mantenido el contacto durante muchos años. Una vez retirado de su activa vida de soldado se dedicó a su gran pasión como maestro en artes marciales. Presencié lo que les cuento. Se le acercó un alumno muy satisfecho porque se había cruzado con un mulo y para sortearlo pasó por detrás de la caballería que en esos momentos le lanzó una coz.

-Maestro, gracias a tus enseñanzas he conseguido parar la coz del mulo y he salido intacto de su ataque.

El maestro sin apartar la mirada de su infinito horizonte le respondió con enorme seriedad.

-No has aprendido nada. Tendrás que empezar desde el principio. Yo nunca te enseñaría a parar la coz de un mulo. Mi enseñanza va dirigida a que pases por delante del mulo y no por detrás que es por donde cocea.

Sortear el problema que tenemos, el mayor de todos, el independentismo, entrando en dudosas negociaciones sobre lo fundamental de España engañándose con lo accesorio no es buena solución. Es pasar por detrás del mulo. La coz es segura. A la hora de negociar, siempre con la ley por delante sin perderle la cara. Por delante y sin coces. Del mulo mientras más lejos más seguro.

Reducido a términos militares diría que una fuerza que se rinde sin haber agotado todos los medios de defensa, está deshonrada, y su jefe es el responsable.

tumblr_inline_mxumx7xy691sslxta

¡Viva España!

Pero claro, nosotros somos unos rancios.

Camino de sus cuarenta años ¡Feliz Día de la Constitución Española!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

DEBATE DE INVESTIDURA FALLIDO (General de División Rafael Dávila Álvarez)

congreso--575x323

Congreso de los Diputados

En el debate de investidura ha quedado claro cuál es el problema de España y su difícil solución. En un tono apagado, aburrido, lamentablemente agosteño, hemos oído al candidato, sus apoyos y opositores. Nada de nada. Les trae al pairo la Nación española y lo que es peor: los españoles.

images

Rajoy y Pedro Sánchez

¿Siendo representantes de la voluntad popular son fiel reflejo del conjunto? Decía la Doctrina militar que la Infantería es fiel reflejo de las virtudes y defectos de la raza. ¿Serán estos candidatos a representar al pueblo, infantería española? No lo creo; la Infantería es otra cosa, un conjunto equilibrado de capacidades medias que camina siempre en compañía. Clara su misión, claro su camino. A pie y sin dinero.

El debate solo tomó tintes de seriedad y trascendencia cuando el candidato olvidó su habitual afectación y con llaneza puso al descubierto lo que se esconde detrás de tanta farsa y mentira. Descubrió y despertó de su letargo a los que olvidan su misión y responsabilidad (Institucional que obliga más que ninguna). Les descubrió su razón de ser. A todos dejó, a él mismo, con sus vergüenzas al aire: “Está amenazada la integridad territorial” y siguió señalando en tres guiones, de una vez por todas, cual es nuestro problema:

-Defensa de la unidad de España

-La igualdad de todos los españoles

-Respeto a la ley

descarga

No-No-No- Pedro Sánchez

Ley que si se cumpliese, y se hiciese cumplir, no existiría el primero y principal de los problemas; de los que se deriva el resto. (Esto no lo dijo el candidato sino que lo añado yo).

Alguno debió gritar en la sala (nadie lo oyó) “¡A buenas horas mangas verdes!”, ¿pero no era esa una acción de gobierno, de responsabilidad del que gobierna? ¡Ya! Es de todos, pero de unos más que de otros.

El caso es que lo dijo y todos lo oyeron, aunque pocos se dieron por aludidos. Les importa un rábano. Aquí se trata de seguir veraneando o invernando y no perder el bonotaxi, el bonobús y la señoría (el señorío es otra cosa).

Señalado el problema, todo lo demás sobra… Señorías. Sobran hasta ustedes Señorías, aunque no su lugar, ocupable por gente más destacada. El problema es que unos hablan de oídas, de lo que no practican, y otros oyendo no oyen ni entienden. Habrá que volver a las parábolas.

segunda-sesion-del-debate-de-investidura

¿Qué significa ese gesto de Albert Rivera?

Pues esos problemas claves que señaló en su debate de investidura el Señor Rajoy, candidato del Partido Popular y Presidente en funciones, son el tema principal y la razón de ser de este blog de soldados que se rige por la Ley y que vierte su contenido en España, sus Fuerzas Armadas y la Ley. Ley que a ellos, los soldados, les habla precisamente de lo que ha señalado el Presidente del Gobierno en funciones y candidato a lo mismo: …garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Pero, por si acaso, no se crean…,también está el artículo 155 que no es baladí y que a lo que se ve alguno ha leído y se ha asustado. Pues de todo esto hemos hablado casi a diario, con parábolas o no, con más o menos acierto, les aseguramos que con humildad, y gracias a ello nos han leído más de un millón de personas. Es decir un debate de investidura a lo grande, con presidente electo. y es que no hay nada mejor que cumplir la ley, hacerla cumplir, y dejarse de zarandajas.

Larga es la lista de artículos que hemos escrito en el blog alrededor de nuestra misión constitucional, de los ataques a la integridad territorial y a la soberanía. Presentamos nuestro blog generaldavila.com con el lema “POR ESPAÑA. TODO POR ESPAÑA” y entristece ver que quienes tienen que ponerlo en práctica lo olvidan o son tibios, que nunca se sabe que es peor. Les daría una larga lista de artículos del blog donde aparece reflejado el principal problema señalado por el candidato a Presidente del Gobierno de España. Son tantos que les pedimos que entren en el blog y repasen los artículos. Allí encontrarán el problema y sus soluciones. Si el candidato dice verdad y se toma en serio eso de la unidad de España y el cumplimiento de la ley… y hacerla cumplir, allí estará nuestra palabra. Ese es nuestro sitio, el lugar por el que venimos luchando hace ya unos cuantos años.

presentacic3b3n1

POR ESPAÑA. TODO POR ESPAÑA

¡Por España servir hasta morir!

Lo triste de todo esto es que estas cosas, a ellos, a alguno de ellos, y a la cara me lo han dicho, les suenan a rancio. Hasta que truena y llega la hora de la verdad.

Para rancio lo corrompido. Como ahora.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

VISUS MILITIS ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES (GENERAL CHICHARRO)

 

Viriato I

Viriato

ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES

domingo 7 de agosto 2016

El soldado no entiende del incumplimiento de las normas que ha jurado defender; va en la esencia de su ser.

El soldado ha jurado o prometido hasta dar su vida si la Patria lo requiriera.

El soldado hoy se siente confuso ante el panorama que vislumbra desde la atalaya en la que los años le han colocado: una Patria en vías de desmembramiento por la traición de unos y el relativismo de otros.

El soldado solo entiende de sentimientos por los que muchos de los que nos antecedieron vivieron y murieron: ideales hoy muchas veces traicionados.

Traición a España y a la Constitución es lo que se exhibe en el parlamento autonómico catalán y traición a aquellos que nos antecedieron es lo que nos demuestran quienes relativizan la pérdida de honra y honores que los españoles les otorgaron y que hoy les quieren arrebatar.

El  viejo soldado confía, no obstante, en que el poso de la semilla que él, a lo largo de muchos años sembró, renazca en la juventud española y vuelvan vientos de esperanza.

Sí, España no paga traidores.

General de División Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)

VISUS MILITIS Domingo 19 de junio 2016 “LA UNIDAD DE ESPAÑA”

19 de Junio de 2016

firmas

Por España. Todo por España

LA UNIDAD DE ESPAÑA

Estamos en plena campaña electoral. Se analizan los mensajes. Cada uno busca el que más le interesa, individual o colectivamente.

A los soldados solo les interesa el mensaje que hable de España y su unidad. Es la misión que la Constitución les otorga:

‹‹Garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional››.

Es además el juramento a la Bandera: «¡Soldados! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?».

Debates, generalidades, lugares comunes. España al margen. ¿Defenderá con rotundidad alguien la unidad de España?¿Cumplirá y hará cumplir la Ley? Queremos oírlo.

Expectantes y preocupados.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez