CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

constitucion-5-640x640x80

la Unidad de España

‹‹La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas››.

Que la Constitución no se cumple es algo tan obvio que decir lo contrario causaría extrañeza. Lo grave de esta situación ya instalada es que acojamos como buena la costumbre de que no es una ley que haya que cumplir sino un deseo de cumplimiento, una quimera, un horizonte de acontecimientos interpretable según los signos de los tiempos (y de los magistrados que la interpretan).

Si hacemos un repaso artículo por artículo nos sorprendería comprobar lo que la Constitución dice, lo que exige, y lo que no dice, pero se exige por los que la interpretan a su manera, en el mejor de los casos, cuando no la rechazan.

En vista de lo cual y dadas las circunstancias, en el momento más débil e incierto y del peligro que se cierne sobre la unidad de España, los partidos políticos nos anuncian que van a negociar la modificación de la Constitución. Es decir que ellos, solo ellos, deciden que el problema está en la Constitución y no en ellos. ¿Quiénes son los que no la cumplen? ¿Quiénes los que no exigen su cumplimiento?

151111154937_catalan_parliament_independece_624x351_getty_nocredit

Unidad de España

Dialogar, negociar, pactar ¿al margen de la Ley?

Celebramos el Día de la Constitución, cerca ya de 40 años de existencia, y ahora resulta que es la culpable de todos nuestros males. Negociar la reforma constitucional buscando legalizar la ruptura de España, aunque sea solo en la letra pequeña, sería un fraude de ley. Negociar la reforma constitucional buscando ceder, aunque sea en parte, ante los que incumpliendo hace años la misma se colocan en la ilegalidad es una peligrosa negociación. No es el momento más propicio para hacer experimentos. Perder terreno en estos momentos por presión del adversario significa perder la libertad de acción. No hay justificación alguna para dialogar sobre la unidad de España o sobre el concepto de Nación. Ninguna. Podría ser que lo que se busca es pactar esa justificación. ¿Es para eso por lo que se quiere negociar? Significará el final de la Nación española y todos seremos responsables. ¿Es eso lo que queremos? ¿Es eso lo que buscamos? Creo que no, pero ¡ojo!, ceder es rendirse y destruir la unidad de España. Más que reformar hay que empezar por cumplir la Constitución y hacerla cumplir. Los independentistas, después de años haciendo desde el poder, desde las instituciones, lo que les viene en gana, aprovechan el momento de debilidad para llevar a cabo el asalto. Ahora va a resultar que era cierto aquello de que el concepto de nación es discutido y discutible. Conviene dejar claro lo que significa dialogar, negociar, pactar, y cumplir la Ley. Y lo más importante, saber lo que es hacer cumplir la Ley. No se puede ceder terreno y menos en estos momentos de debilidad.

14660744800891

La Unidad de España por encima de todo

Tengo un amigo japonés experto en artes marciales. Un buen guerrero y además soldado. Hice gran amistad con él y hemos mantenido el contacto durante muchos años. Una vez retirado de su activa vida de soldado se dedicó a su gran pasión como maestro en artes marciales. Presencié lo que les cuento. Se le acercó un alumno muy satisfecho porque se había cruzado con un mulo y para sortearlo pasó por detrás de la caballería que en esos momentos le lanzó una coz.

-Maestro, gracias a tus enseñanzas he conseguido parar la coz del mulo y he salido intacto de su ataque.

El maestro sin apartar la mirada de su infinito horizonte le respondió con enorme seriedad.

-No has aprendido nada. Tendrás que empezar desde el principio. Yo nunca te enseñaría a parar la coz de un mulo. Mi enseñanza va dirigida a que pases por delante del mulo y no por detrás que es por donde cocea.

Sortear el problema que tenemos, el mayor de todos, el independentismo, entrando en dudosas negociaciones sobre lo fundamental de España engañándose con lo accesorio no es buena solución. Es pasar por detrás del mulo. La coz es segura. A la hora de negociar, siempre con la ley por delante sin perderle la cara. Por delante y sin coces. Del mulo mientras más lejos más seguro.

Reducido a términos militares diría que una fuerza que se rinde sin haber agotado todos los medios de defensa, está deshonrada, y su jefe es el responsable.

tumblr_inline_mxumx7xy691sslxta

¡Viva España!

Pero claro, nosotros somos unos rancios.

Camino de sus cuarenta años ¡Feliz Día de la Constitución Española!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

24 pensamientos en “CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Mi General otro más de los errores de la Constitución “nacionalidades” la puerta abierta a cualquier cosa, “derechos históricos” ¿cuando fueron reino y nación? ¿y los que si en verdad fueron reinos? …se olvida y excluye.

    Si lo de algunos catalanes es demencial que hace tiempo deberían ser al menos reos, no es menos indignante los vascos, unos fueros que no fueron vascos si no navarros (históricamente hablando) pero que el estado deja de ingresar uno 8.000 mil millones.

    Vascos y navarros, los cuales argumentan razones históricas de hace siglos para su mantenimiento. Se les olvida que decenas de villas y ciudades de toda la península disfrutaron de los beneficios que otorgaban los fueros, concedidos por los reyes medievales de turno, mucho antes que lo hicieran los territorios que hoy los disfrutan. Siendo como es, secundaria, o incluso intrascendente la razón histórica sobre la lógica a la hora de defender una legislación actual, aún así, tampoco tendría razón de ser ya que, como digo, eran privilegios propios también de otras muchas villas de España.

    Y tampoco se debería olvidar que los primeros fueros que los demás reinos copiaron fueron los fueros de Aragón.

    Si vemos como anacrónico e injusto el hecho de que cualquier persona o colectivo de personas tengan derechos y deberes diferentes por el hecho de su raza, orientación sexual o pensamiento político, ¿por qué nos intentan hacer ver que los privilegios de los que gozan los ciudadanos vascos y navarros son razonables?.

    Si consiguen acuerdos entre los los partidos para modificar la Constitución veremos en que queda.

    Quedo a sus ordenes Mi General

    Me gusta

  2. Una de las acepciones de la palabra “coz”, en el concepto humano y con perdón de los mulos, es “golpe que da una persona moviendo el pie con violencia hacia atrás”, esto sin mirar y a traición. Y, en todo caso, el golpe, dialéctico que se le está propinando a la Constitución, ha sido hacia atrás, sin mirar las consecuencias y siempre a traición; porque, en efecto, la forma de comportarse de determinados políticos de izquierda y separatistas mira muy lejos en el tiempo y busca lo mismo que en otro momento de la historia tanto buscaron, y encontraron, los enemigos de España y de la Constitución Española para sus fines partidistas, egoístas y separatistas.

    Le gusta a 2 personas

  3. Aunque no es costumbre comentar las entradas de otro compañero de blog, en esta ocasión quiero felicitar el artículo del General Dávila que en lenguaje breve, claro, conciso y preciso ha expresado los problemas que a lo largo de estos cuarenta años ha mostrado nuestra Constitución en vigor. Fruto de la oportunidad de unos y otros más que de la generosidad de todos, los problemas de hoy nos abren los ojos ante la pretensión de redactar correctamente la Ley de Leyes con concesiones bajo presión y con ambigüedades insostenibles.
    El artículo sería un buen borrador para el discurso de la Presidenta de las Cortes en este Aniversario, que posiblemente, siguiendo la tradición, no pasará del tópico y de lo ambiguo.

    Me gusta

  4. El camino de la reforma de la Constitución se trata en los artículos 167 y 168 del propio texto constitucional. Por el primero se establece que los proyectos de reforma constitucional deberán ser aprobados por una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras (210 diputados y 160 senadores), que sería sometida a referéndum del pueblo Español para su ratificación cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras (35 diputados ó 25 senadores). Pero cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes. Las nuevas Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación. Es el denominado Procedimiento agravado de reforma de la Constitución, que se aplica, insisto en ello, cuando se trata de una revisión total o cuando afecta al Título Preliminar, al Capítulo Segundo, Sección Primera, del Título I, o al Título II. Insisto también en que requiere inexorablemente un referéndum del pueblo. De manera que cuando se quisiera afectar el espíritu y la letra del texto en lo relativo a la soberanía nacional (que reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado), la forma política del Estado español (que es la Monarquía parlamentaria), a la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, a la solidaridad entre las autonomías y regiones que la integran, al castellano como lengua española oficial del Estado, al deber de todos los españoles de conocerla y el derecho a usarla en todo el territorio, la bandera de España, su utilización junto a las de las autonomías en edificios públicos y en actos oficiales, la capitalidad del Estado (Madrid), la estructura interna y funcionamiento democráticos de los partidos, los sindicatos y las asociaciones empresariales; las Fuerzas Armadas (Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire) como garantes de la soberanía e independencia de España, su integridad territorial y el ordenamiento constitucional, el imperio de la Ley sobre todos (ciudadanos y poderes públicos), la supremacía del principio de legalidad, de la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos, los derechos fundamentales y las libertades públicas de los españoles, al Rey como Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, a su función arbitral y moderadora del funcionamiento regular de las instituciones, de su representación del Estado español en las relaciones internacionales, de su inviolabilidad no sujeta a responsabilidad, el orden sucesorio, sus prerrogativas y funciones (en especial la de ser informado de los asuntos de Estado y presidir, a estos efectos, las sesiones del Consejo de Ministros, ostentar el mando supremo de las Fuerzas Armadas, manifestar el consentimiento del Estado para obligarse internacionalmente por medio de tratados, previa autorización de las Cortes Generales declarar la guerra y hacer la paz); todas estas reformas exigen consenso amplio y refrendo del pueblo Español.
    En el Prodecimiento ordinario, en cambio, la votación del pueblo solo se produce si lo solicita la décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras (35 Diputados ó 25 Senadores). Dentro de este ámbito de reforma cae el Título VIII, que se refiere a la Organización territorial y se realizaría por la vía ordinaria. Debe ser aprobado por tres quintos de las Cámaras.
    Por lo dicho, tocante a la Corona, para eliminar la primacía del hombre sobre la mujer se realizaría por el procedimiento agravado. Cualquier iniciativa de reforma, con carácter general, corresponde al Gobierno y a la cámara del Congreso, debiendo ir suscritas por dos grupos parlamentarios o por la quinta parte de los diputados (70).
    Es decir, que cualquiera que pretenda aprobar un pretendido derecho a decidir de una parte en perjuicio de la totalidad del pueblo Español, o que quiera fragmentar la soberanía, o la unidad de los territorios, o la solidaridad e igualdad de los españoles ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por ninguna razón (Art.14), estará simple y llanamente perpetrando un golpe de mano que no le será permitido. La Constitución Española de 1978 se hizo en un contexto de superación de las diferencias históricas, de concordia y de buena voluntad. Pero hoy día priman los odios y las viejas rencillas resucitadas con toda intención para la ocasión. Aquella era posibilista, ahora quieren reformarla para hacerla ideológica y destruir la Nación, su libertad y su igualdad. Fue refrendada por los españoles casi por unanimidad y no vamos a dejar que la cambien con fines espurios los que se han declarado sin pudor enemigos de España y de la igualdad de los españoles. No se debe reformar, pues, sino realizar, es decir cumplir.
    Por otro lado somos mayoría que supera el 60% aquellos que estamos en contra del sistema autonómico actual; esa reforma sí sería muy aconsejable (el Presidente del TC se ha manifestado recientemente en este sentido), para poner fin a un sistema oneroso, injusto e ineficiente, que permite el bochornoso espectáculo de una fiesta de la Constitución a la que no asisten cada vez más presidentes de Comunidades Autónomas.
    El que dé un golpe de mano contra España, se las verá con nosotros. Esta no es mi constitución, pero es la que votaron mis mayores, y la voy a respetar y defender como el primero, porque con ello creo defender y servir a España; a quien no voy a respetar, pero a acometer, es al malnacido que intente violarla.
    ¡¡ARRIBA ESPAÑA!!

    Me gusta

  5. Estos versos eran dedicados a Zapatero en su momento. Hoy, con el permiso de Vuecencia lo vuelvo a dedicar, mas, en esta ocasión van para todos los partidos, y que se lo repartan en la justicia que merezca cada cual. Sólo se deben sentir ofendidos los que se miren en ellos. Y no creo que tenga que disculparme con los que obran mal.

    Ya no existe el patriotismo que ensalzaba a la Nación
    ——————————————————————————————-
    Ya no existe el patriotismo
    Que ensalzaba a la Nación;
    Ya se han roto sus pilares
    Y han muerto los ideales
    De la noble condición.

    Ya no existe el izquierdismo
    Que anhelaba el soñador,
    Ahora ondea el surrealismo
    Ponderando el egoísmo,
    La mentira y la confusión.

    Las derechas y la izquierda
    Ya no son la solución,
    Porque todo es una …rda:
    ¡Y en esta sucia contienda
    Se enriquece el malhechor!

    De las grandes compañías
    Y estamentos del Estado
    Que aplauden la felonía
    Menoscabando en las valías
    De los pensares honrados.

    Han matado la esperanza
    Que iluminaba el sendero
    Y ahora vienen añoranzas
    Invocando las remembranzas
    De los tiempos que se fueron.

    Ya no brotan las mañanas
    Con colores de armonías
    Ni requiebran las campanas
    Que engalanan las ventanas
    En compases de alegrías,

    Se hacen ver los charlatanes
    En el ventanal del crimen,
    Y arropados son los clanes
    Que producen los desmanes
    Sin que nadie recrimine.

    Los podridos pensamientos
    Cada día son más fuertes
    Y los nobles sentimientos
    Se sublevan en el desiertos
    Que generan las corrientes.

    De fantasmas disolutos
    Escondidos en las sombras
    De los personajes polutos,
    Engañosos y prostitutos
    Que en el delito se forran.

    Somos plumas en el aire
    Que la arrastra el vendaval,
    Porque al fin no somos nadie;
    Sólo átomos de un baile
    De la orquesta temporal.

    Sólo con la dictadura
    Podrá arrancarse este mal,
    Hay que meter en cintura
    A los que siembran la duda;
    ¡¡¡Para volver a empezar!!!.

    Hace falta un luchador
    Que ponga sobre la mesa
    Los dones del buen pastor,
    Del progreso y hacedor
    Más allá de la promesa.

    Dedicado para los políticos de las formaciones que han hecho posible toda esta basura que ya no cabe en parte alguna, con el desprecio que merecen y que se lo repartan a como lo entiendan.

    Día 5 -11-09 Original de Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  6. MI GENERAL,

    Por favor, que alguien escriba, negro sobre blanco, la fecha exacta de las elecciones por sufragio universal, que con el único fin de constituir (ad-hoc) Cortes Constituyentes, habrían de redactar, artículo por artículo, la Constitución española de 1978.

    No existe fecha alguna. Nunca existió.

    Fue una convocatoria electoral totalmente distinta. La convocatoria de elecciones, Real Decreto Ley 679/1977, de 15 de abril, por el que se convocan elecciones generales a las Cortes Españolas.

    Tras las elecciones generales del día 15 de junio de 1977, el Congreso de los Diputados ejerció la iniciativa constitucional que le otorgaba el artículo 3º de la Ley para la Reforma Política y, en la sesión de 26 de julio de 1977, el Pleno aprobó una moción redactada por todos los Grupos Parlamentarios y la Mesa por la que se creaba una Comisión Constitucional con el encargo de redactar un proyecto de Constitución.

    Significa que nunca se convocaron ad-hoc en España, como Estado y régimen político, las Cortes Constituyentes que redactarían la Constitución de 1978; para luego ser disueltas.

    Una Constitución que nació viciada en su origen.

    La razón: la búsqueda y el resultado de la disolución de España 40 años después. Una contrarreforma oculta y mimetizada. Único fin desde principio.

    La prueba: nadie la cumple, ni se siente obligado. Todos conocen de su anulabilidad.

    A LA ORDEN DE VUECENCIA,
    – Francisco de Javier

    Me gusta

  7. Unos pocos, con furor, solicitan
    cambiar rápido la Constitución
    para contentar independentistas
    y continuar con el yugo opresor.

    Ni una sola voz salta honrada
    pidiendo lo que sería sensato:
    que se cumpla lo que ella declara
    y tenga el ciudadano amparo.

    Me gusta

  8. De nuevo, nuestro General, viene con una disertación que, a más de acertada lo es también oportuna. Bien redactada, lo que predispone a su buena comprensión. Pero, ¿es que necesita alguien -que no sea de cerebro retorcido- que le sea explicado, como a un analfabeto,el significado de la Constitución y su Articulado. No, estoy seguro de que no. Este Texto legal, ya cuando fue redactado, se hizo deprisa y corriendo. No se supo o no se pudo explicar y por tanto convencer a los catalanes que los términos gramaticales País, Nación, Territorio no tenían, para ellos, el significado que pretendían. Siempre fue perdida la ocasión de informar al personal juvenil y ya en sus comienzos de adulto -con el fin de que se fuesen enterando-, de que la Historia de España jamás fue la de Cataluña. También fue perdida la ocasión de impedir en tiempo y forma lo disparatado del proceder en los colegios, y qué decir del tan malo como dañino ejemplo de los Planes de Enseñanza que promovieron todos los ministros del ramo. Tal acumulación de disparates traen estos fatales resultados. Ya vengo diciendo que pasó el tiempo de un razonable y justo arreglo de este desastre.

    Mi saludo, General. JUAN CEJUDO CAMPOS

    Le gusta a 1 persona

  9. Mi general:
    Aunque me alinee con el fondo y esté absolutamente de acuerdo con el paso por la cara del mulo (no en vano mi padre labraba con mulas), no tengo más remedio que volver a señalar la falsedad que subyace en el discurso.
    Como apunta el constitucionalismo, y la Constitución francesa de 1791, en su artículo 16 (Preámbulo), “Toda sociedad en la cual no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución.”
    Así, la denominada Constitución del 78 no es tal, en tanto y cuanto establece derechos que no se pueden garantizar, como es el caso de la vivienda o un puesto de trabajo (¡a menos que queramos ser comunistas!), y, sobre todo, NO ESTABLECE UNA SEPARACIÓN DE PODERES.
    Amén de que consagra las diferencias entre españoles, se hizo de forma clandestina sin Cortes constituyentes que debatieran artículo a artículo públicamente, y un larguísimo etcétera.
    ¿Qué nos ha traído hasta aquí? Sin duda. Concretamente, a la destrucción de la Nación española y a los revanchismos fraticidas de unos vencedores y vencidos, que nada tienen que ver con la Nación.
    ¿Qué no se pudo hacer otra cosa? De acuerdo, pero HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO.

    Otra cosa bien diferente es que los herederos de las familias se encuentren cómodos con este desastre para la Nación.
    En fin, con todos mis respetos, sugiero, o mejor España exige, que pongamos los intereses de la Nación antes que los de las familias de los vencedores y los rencores de los vencidos.
    Ni yo ni mi familia, ni la inmensa mayoría de los españoles, pertenecemos a ninguno de los dos bandos.

    Quedo a las órdenes de Vuecencia mi General y a la disposición de todos.

    Fulgencio del Hierro

    Le gusta a 1 persona

  10. Ninguna negociación saciará a la fiera separatista. El reconocimiento de Cataluña como nación (del que ya hablan algunos medios como posible hipótesis de trabajo del Gobierno), aunque sea a cambio de la renuncia al referéndum, sería el final de España. ¿Para qué querrían referéndum si se les reconoce la mayor? El Gobierno de Don Mariano Rajoy no puede llegar a ese extremo de traición ¿O sí?

    Me gusta

  11. Decía ayer que esta no es mi constitución, pero es la que votaron mis mayores, y la voy a respetar y defender como el primero, porque con ello creo defender y servir a España. Pero les mostraré un camino más excelente:
    El 17 de julio de 1945 las cortes españolas de entonces promulgaron una nueva ley, de carácter fundamental, llamada Fuero de los Españoles. Era la tercera ley fundamental, tras el Fuero del Trabajo y la Ley Constitutiva de las cortes,
    El Fuero de los Españoles nace como una constitución para encauzar la vida de la Nación tras la Guerra Civil. Consta de tan solo treinta y seis artículos encabezados por un título preliminar. En él, el nuevo Estado español proclama como principio rector de sus actos el respeto a la dignidad, la integridad y la libertad de la persona humana, reconociendo al hombre, en cuanto portador de valores eternos y miembro de una comunidad nacional, titular de deberes y derechos, cuyo ejercicio garantiza en orden al bien común.
    El articulado trata esencialmente de derechos y deberes, y, a continuación, las garantías de los mismos. No había solo derechos, como ahora, pero derechos y deberes. Y el Estado garantizaba el ejercicio de los primeros y exigía conforme a la ley el cumplimiento de los segundos.
    Hoy día, tras 70 años, los deberes no existen, si existen se ocultan, y desde luego su cumplimiento no se exige (al menos no a todos por igual). El sistema liberal tolera incluso a los enemigos que utilizan el sistema para destruirlo desde dentro.
    Hoy día se prima lo antiespañol y se arrincona y se exprime al sencillo español de a pie.
    El gran acierto del Fuero de los Españoles estriba en la síntesis entre derechos y deberes. Se tienen los primeros en la medida que se cumplen los segundos.
    Tocante a deberes que son derechos y viceversa, el artículo veinticuatro decía: “Todos los españoles tienen derecho al trabajo y el deber de ocuparse en alguna actividad socialmente útil”
    Este primer derecho-deber, el de trabajar, es resaltado como dignificador de la condición humana: art 25 “El trabajo, por su condición esencialmente humana, no puede ser relegado al concepto material de mercancía, ni ser objeto de transacción alguna incompatible con la dignidad personal del que lo presta. Constituye por sí atributo de honor y título suficiente para exigir tutela y asistencia del Estado”.
    La lucha de clases no cabía en el nuevo Estado, por lo que: art. 26 “El Estado reconoce en la Empresa una comunidad de aportaciones de la técnica, la mano de obra y el capital en sus diversas formas, y proclama, por consecuencia, el derecho de estos elementos a participar en los beneficios”. El Estado cuida de que las relaciones entre ellos se mantengan dentro de la más estricta equidad y en una jerarquía que subordine los valores económicos a los de categoría humana, al interés de la Nación y a las exigencias del bien común. Ante los conflictos laborales existe un Sindicato Nacional, una Magistratura de Trabajo accesible para todos y el laudo gubernamental.
    En la actualidad el trabajo, cuando no también el trabajador, son simples mercancías sujetas a los vaivenes del mercado.
    En el Fuero, el pueblo tiene su representación a través del municipio, fuera del alcance de la manipulación y la dictadura de los partidos políticos y sus disputas sectarias. España era una reserva moral frente a las naciones extranjeras y el capital internacional. Ahora más bien hemos claudicado frente a la globalización y hemos cedido buena parte de nuestra soberanía a cambio de bien poco.
    El Fuero de los Españoles colocó a la familia y a sus integrantes dónde debían, como un ente único a preservar y a cuidar. Por contra, ahora la familia se encuentra ultrajada y abandonada, apostando el sistema actual por primar las uniones del mismo sexo, convirtiendo lo normal (la familia tradicional) casi en la excepción. El aborto se ha convertido en la primera causa de mortalidad de largo, aunque se oculta simplemente sacándolo de las estadísticas.
    En el Fuero de los Españoles el poder emanado del pueblo se ejerce bajo el principio de división de poderes, unidad de mando y búsqueda del bien común. Ni rastro de las actuales taifas, que son el verdadero cáncer de nuestra nación.
    Frente a la actual crisis de valores y principios, que nos encamina al desastre más espantoso, el Fuero estaba imbuído de los valores propios de la moral cristiana, que son los únicos capaces de reglamentar a un pueblo que es dueño de su destino y que solo se somete a Dios. Dicen que el gran Ortega al despertar de su sueño republicano convertido en pesadilla dijo: “No es esto, no es esto, no es esto…” Eso mismo digo yo.
    ¡¡ARRIBA ESPAÑA!!

    Le gusta a 1 persona

  12. Gracias por este artículo. Es toda la verdad. En ese caso, somos muchos los que amamos España, vemos las voces venir y vemos que nuestro Gobierno pasa por detrás del mulo. ¡Viva España!

    Me gusta

  13. Señor Celedonio Perea. No me suele asombrar cualquier cosa, y su comentario tampoco; mas, he de decir con sinceridad, que me ha hecho recordar ciertas épocas de mi vida con los deberes y derechos. Pues eso es lo primero que me enseñaron, a cumplir con los deberes y luego a reclamar los derechos que pudieran pertenecerle al que los pida. Que en ciertas naciones no hace falta pedirlos, te los dan siempre que ellos sean meritorios; claro está, que esas mismas naciones no suelen conceder lo que en España se concede sin haberlo merecido, y es ahí una de las muchas lagunas que hacen estos charcos de lodos insalvables hasta el día de hoy

    Me ha encantado desde la primera hasta la última de sus letras, y es que en ellas hay calidad de conocimientos, patriotismo y humanidad al mismo tiempo. En verdad que sus comentarios son para enmarcarlos y hacerlo saber a la sociedad que no sabe de deberes, o que no los cumple y que pide derechos que en muchos casos no corresponden, pero que se les da para que se callen. Y ahí entran los corruptos, perversos y traidores de ciertas regiones y hasta del mismo gobierno de España, los del PP, PSOE y ciertos apoyos.

    Señor Celedonio, no sé si se publicará este comentario para que le llegue a usted, para mí sería una grata satisfacción. Yo no pertenezco a derechas ni izquierdas, sólo soy un ciudadano español que está muy cabreado con lo que viene pasando en España desde que murió Franco.

    En esta España de ahora
    No quiero seguir viviendo
    Por los ascos que me causan
    Estos que estoy maldiciendo.

    El montón de hijos de………
    Que abanderan la sinrazón
    Y a España la desintegran
    Sin sentido del honor

    Atentamente: Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  14. Mi general, como estaría hoy España y los españoles si la Constitución fuese aplicada en casi todos sus artículos?, principalmente en los artículos 35 y 47, artículos que no se cumplen y son precisamente los que más les interesa a las personas y son de vital importancia, basicos para el bienestar social de una nación, ¿para que sirve el art. 143, o sea las autonomias? si cuando hay que aplicarlo no lo hacen? solo hablar y hablar para nada, dejando en pañales al art. nº 2 del Título Preliminar y al art. 8 correspondiente a las Fuerzas Armadas, y así con muchos artículos.
    Esta Constitución está diseñada unicamente para los monopolios y para las grandes fortunas, una Constitución que no vela ni ampara valores de familia, ni órden social, una Constitución que permite la privatización de los más esencial como es la Seguridas Social, implantada en el regimen anterior y enviadiada por toda Europa, todo se basa en un consumo atroz que lleva a familias a la ruina moral y económica, etc. así podía seguir pero prefiero dejarlo porque me da pena que mi Patria siga de esta manera por unos senderos sin futuro y sabe Dios que destino.
    ¡Pero siempre Viva España! ¡Arriba España!

    Me gusta

  15. D. Ramón, muchas gracias por la favorable acogida que dispensa a mis comentarios. Éste último en concreto es una adaptación de un artículo de D. José A. García Fernández del Viso, publicado por la F.N.F.F. No es, pues, original pero me ha servido para establecer una comparación entre la actual constitución y la anterior.
    Fíjese que la reforma política no fue tal, sino un retorno insidioso a la situación del ´36 y a los partidos de entonces. Y a esto nos han llevado los padres de la patria que lideraron la Transición. ¿Actuaron engañados de buena fe? ¿Obraron a sabiendas? En todo caso es seguro que lo hicieron con manifiesta temeridad, pues ya veníamos avisados del peligro de retornar al pasado. Y no sigo por no ofender sentimientos de nadie y porque lamentar sobre la leche derramada no conduce a nada, sino a la melancolía; y lo que aquí y ahora necesitamos con urgencia son soluciones.
    ¡ARRIBA ESPAÑA!

    Me gusta

  16. Muy interesante tus pensamientos y estoy de acuerdo,el pacto que todos los reinos de España y España misma en unirse como una y el pacto de la constitucion no se puede romper es como un pacto de sangre la estabilidad y Paz no se puede negociar,otros temas en la constitucion podian ser midificados pero la unidad de España nunca saludos

    Me gusta

  17. Mi general, jamás se podrá negociar la indisolubilidad de España, es algo inaudito que a éstas alturas de nuestra historia alguien quiera repetir los desastres pasados, ensayos cantonalistas y pronunciamientos independentistas a pie de balcón. Bastantes tragedias hemos sufrido. No se puede ceder más, hay que doblegar esta insensatez de la única forma posible. En que país vivimos, la irracionalidad se ha ido a refugiar en los racionales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s