TRAICIÓN 1. TRAICIÓN 2. ALTA TRAICIÓN. A TRAICIÓN Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La reunión de Barcelona. Se consuma la traición.

Del Diccionario de la lengua española:

Traición1: Falta que se comete quebrantándola fidelidad o lealtad que se debe guardar o tener.

Traición 2: Delito cometido por civil o militar que atenta contra la seguridad de la patria.

Alta traición: Traición cometida contra la soberanía o contra el honor, le seguridad y la independencia del Estado.

A traición: Alevosamente, faltando a la lealtad o confianza.

Traición 1, traición 2, alta traición o a traición. Elijan la que definición que prefieran. Todas encajan.

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!,

no me digas que no te aviso

que de dentro de Moncloa

un alevoso ha salido,

se llama Pedro Sánchez,

¡Que a España ha malherido!

Muerta la ha Pedro Sánchez

¡Gran traición ha cometido!

Desde que la tuviera muerta

metióse por un postigo.

Por las calles de Barcelona

va dando voces y gritos:

El tiempo ya era, Quim Torra,

de cumplir lo prometido.

Consejo de Ministros en Barcelona. ¿DE qué se ríen?: de nosotros

Poco más que decir. Mucho por hacer. A muchos que señalar ¡Gran traición han cometido!

Cruzado el Rubicón se inicia la guerra civil. No hay marcha atrás. Ahora se trata de saber si las tropas le acompañan. La tropas, que no haya engaño, son ustedes, todos aquellos que votan y apoyan lo sucedido, que hoy se ha descubierto de manera definitiva.

El jefe de las tropas y sus generales estaban hoy en Barcelona. Los capitanes, barones y asimilados, atónitos presenciaban el fin de España. También su infantería, los votantes, los de a pie. ¿Les seguirán? De ustedes depende; lo que se juegan: España.

Este Señor que se sienta en la Moncloa asume la jefatura de las tropas y se entrega al enemigo. La situación la conocen hoy mucho mejor que ayer: unos contra otros. El miedo recorre Cataluña, las ciudades, los domicilios, las familias, la administración. Miedo, miedo, miedo. Traición 1, traición 2, alta traición: por definición.

Guerra Civil en Cataluña. En esas estamos.

Soluciones: la pacífica o la violenta. La agresión permanente o la Ley. Cumplir y hacer cumplir la Ley; o ya saben. El precio se llama: España.

De ustedes depende. O echan a este personaje y a sus asimilados y el PSOE se renueva y regresa a la vía constitucional para salvar a España del independentismo, o vamos al paro, al hambre, al hambre y sed de justicia. Adiós a la libertad y a la convivencia. Recurda Kipling:

¡Cuánta nación perdida sin huella de sus pasos!

La Historia da una y sola razón de sus ocasos:

la muy cruda y sencilla de que, en todos los casos,

los pueblos respectivos fueron febles y lasos.

¿Estará quebrantado el espíritu de los españoles?

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!,

no me digas que no te aviso

que de dentro de Moncloa

un alevoso ha salido,

se llama Pedro Sánchez,

¡Que a España ha malherido!

Muerta la ha Pedro Sánchez

¡Gran traición ha cometido!

Desde que la tuviera muerta,

metióse por un postigo

Por las calles de Barcelona

va dando voces y gritos:

El tiempo ya era, Quim Torra,

de cumplir lo prometido.

Cataluña es un caos ingobernado e ingobernable. Sánchez lo admite.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

21 diciembre 2018

 

 

 

 

 

VISUS MILITIS ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES (GENERAL CHICHARRO)

 

Viriato I

Viriato

ESPAÑA NO PAGA TRAIDORES

domingo 7 de agosto 2016

El soldado no entiende del incumplimiento de las normas que ha jurado defender; va en la esencia de su ser.

El soldado ha jurado o prometido hasta dar su vida si la Patria lo requiriera.

El soldado hoy se siente confuso ante el panorama que vislumbra desde la atalaya en la que los años le han colocado: una Patria en vías de desmembramiento por la traición de unos y el relativismo de otros.

El soldado solo entiende de sentimientos por los que muchos de los que nos antecedieron vivieron y murieron: ideales hoy muchas veces traicionados.

Traición a España y a la Constitución es lo que se exhibe en el parlamento autonómico catalán y traición a aquellos que nos antecedieron es lo que nos demuestran quienes relativizan la pérdida de honra y honores que los españoles les otorgaron y que hoy les quieren arrebatar.

El  viejo soldado confía, no obstante, en que el poso de la semilla que él, a lo largo de muchos años sembró, renazca en la juventud española y vuelvan vientos de esperanza.

Sí, España no paga traidores.

General de División Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)