CENTENARIO DE LA LEGIÓN (69-3) EDCHERA. EL SILENCIO DEL HÉROE (General De División Rafael Dávila Álvarez)

Hoy es un día de máxima solemnidad para la Legión española. En el Centenario de la Legión es quizá de los días de mayor importancia  y trascendencia legionaria porque el heroísmo, la entrega de la vida, el Credo en su máxima expresión, brilla entre los legionarios: el combate de Edchera. 

La Pascua Militar es la festividad con la que se inicia el año militar. La siguiente fecha que debería ser tenida en cuenta en el calendario ha quedado reducida a una sencilla celebración legionaria cuando, a mi juicio, debería revestirse de toda solemnidad, al menos en el Ejército de Tierra: el combate de Edchera que se desarrolló en las proximidades de El Aaiún el 13 de enero de 1958. Un combate enmarcado en la olvidada guerra de Ifni-Sahara donde brilló el soldado español en acciones llenas de heroísmo y sacrificio.images

Llevo algunos años escribiendo, narrando, divulgando alguno de los momentos del ejemplar sacrificio de nuestros soldados. Me invade el deseo de zarandear las conciencias, también la militar, con la intención de recuperar nuestra frágil memoria. Edchera es un ejemplo de heroísmo, de valor y sacrificio, pero también una prueba palpable del olvido o, lo que es peor, del desconocimiento por la poca importancia que al estudio de nuestra historia  militar se le da en los centros de formación.

centroEdchera ha sido la última acción de guerra en la que se han concedido 2 Cruces Laureadas de San Fernando con carácter individual: Brigada Caballero Legionario Francisco Fadrique Castromonte y Caballero Legionario Juan Maderal Oleaga. Una acción muy simple, aguantar solos ante el enemigo protegiendo el repliegue de sus compañeros. En la brevedad y humildad del lenguaje militar, en la orden de concesión de sus Laureadas, descubrirán como se muere sabiendo que vas a morir, como se  espera a la muerte con la gallardía del que muere por otros, del que solo tiene la vida y la vida da, sin nada pedir.

Laureados Brigada Caballero Legionario Fadrique y Caballero Legionario Maderal Oleaga junto a 35 legionarios muertos y 50 heridos, es el frío balance de esta fecha del calendario militar: 13 de enero de 1958, el combate de Edchera.caidos-en-la-guerra-de-ifni-1957-1958

Para Juan Maderal la historia no había terminado. En Bilbao, donde nació, le erigieron un monumento y al poco tiempo, su peor enemigo, la alimaña etarra lo arrancó de cuajo y lo arrojó a la ría. El mismo enemigo que al poco tiempo asesinaría a su hermano, también legionario.

Levantamos monumentos y otros derribamos. El del último héroe español, un soldado, hubo que sacarlo de una ría y en silencio, casi a escondidas, guardarlo en un acuertelamiento de la Legión en Almería.

Sobre frágiles pedestales descansa el pasado efímero de nuestra reciente historia, como  

una fruta vana

de aquella España que pasó y no ha sido,

esa que hoy tiene la cabeza cana.

Ifni, el Sahara, Marruecos… Pactos y acuerdos rotos, negociaciones con o sin fruto, el olvido. Es el silencio el que llena las páginas de la historia cuando esta se interpreta desde los grandes parámetros habituales. Conlleva el olvido para los pequeños y humildes protagonistas de las acciones heroicas que engrandecieron a España.

Ya de aquello no queda nada. Una inmensa soledad de desierto, unos nombres modificados, amarillentas fotos y unos cuantos héroes olvidados que siguen luchando por mantener el recuerdo, a pesar de tantos pesares. Hasta se olvidaron de entregar las medallas a alguno de ellos. Julián Duarte Flores se enteró tarde, después de tanto tiempo, que fue un héroe. Le concedieron la Cruz del Mérito Militar con distintivo Rojo. Solo cumplió con su deber, ahí es nada, cuando la muerte rondaba por las arenas del desierto. Acudió voluntario. No quiso abandonar a ningún compañero en el campo hasta perecer todos. Es lo habitual entre estos hombres que viven y mueren con la sencillez que caracteriza a nuestros soldados.

Levantamos estatuas y otras derribamos, depende, aunque siempre cae antes la del sencillo. Unas se yerguen en grandes avenidas o en parques y paseos, otras se esconden en poéticos rincones, la mayoría, a pesar de su escultórica soberbia, personajes desconocidos.

Juan Maderal Oleaga, fusil en mano, en la del único brazo que le queda, desde su estatua en el Acuartelamiento de la Legión nos mira y su gesto recuerda “El Grito” de Munch, desesperación para los que saben cómo las cosas hieren y baten a quien las sacó del olvido, como aplastan desde lo eterno a los soñadores vencidos.

Ceremonia militar en el Acuartelamiento de la Legión. Día del veterano, conmemoración del combate de Edchera, jóvenes legionarios junto a las arrugas que los viejos llevamos en el alma. La música ha creado un inmenso silencio. Suena el novio de la muerte, en silencio… “Por ir a tu lado a verte…”

Y yo, que oía todos los sones, solo oí el silencio, su silencio, el silencio del héroe.

Y no quisiéramos que esta historia fuese solo la historia de aquella España

que pasó y no ha sido nada, esa que hoy tiene la cabeza cana.

Porque aquello que fue sigue siendo y así será mientras recordemos a los que:

…como valientes lucharon/ y como héroes murieron…  A los que no quisieron servir a otra bandera,/ no quisieron andar otro camino, no supieron morir de otra manera».

Al Caballero Legionario Juan Maderal Olega Laureado de la Legión

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R)

Blog. generaldavila.com

13 enero 2020

Diarios Oficiales con la concesión de la Laureada de San Fernando al Brigada Caballero Legionario Francisco Fadrique Castromonte y al Caballero Legionario Juan Maderal Oleaga:

http://www.bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=21198&posicion=1

 

http://www.bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=20399&posicion=1

PASCUA MILITAR ANTE LA TRAICIÓN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Recurrir a Spinoza se hace cada vez más imprescindible. Empecemos:

<<Cuál sea la mejor constitución de un Estado cualquiera se deduce fácilmente del fin del estado político, que no es otro que la paz y la seguridad de la vida. Aquel Estado en que los hombres viven en concordia y en el que los derechos comunes se mantienen ilesos es, por tanto, el mejor. Ya que no cabe duda de que las sediciones, las guerras y el desprecio e infracción de las leyes no deben ser imputados tanto a la malicia de los súbditos cuanto a la mala constitución del Estado>>.

Traición: Delito cometido por civil o militar que atenta contra la seguridad de la patria. Alta traición es la cometida contra la soberanía o contra el honor la seguridad y la independencia del Estado. Es quizá, junto a cobardía, el término más penado en un militar. Peor, sin duda, que la cobardía. No solo en un militar.

Ayer día de la Pascua Militar era un día grande para los ejércitos. Escribo desde la honda tristeza que da ver a una España dividida y en manos de los que quieren destrozarla. En estas condiciones, cuando existe todavía el artículo 8 que los militares sabemos y conocemos muy bien, ha sido difícil la papeleta del Rey ante sus soldados. Difícil explicación. Llevará  días pensando ¿Qué les digo? No puede haber soldado que esté contento con lo que ha ocurrido, está ocurriendo, en el Congreso de los diputados. Ver como los herederos de la ETA insultan al Rey o ver como el presidente del Gobierno se traga el sapo (a gusto, lo digiere y saborea)  y la presidenta del Congreso dice que eso es democracia y no lo de antes (los muertos asesinados por la ETA se revuelven en sus tumbas aún abiertas), es triste para cualquier soldado, para cualquier ciudadano -infantería somos todos-  que tienen como principal misión la integridad territorial y el respeto y cumplimiento de la Constitución.

Pues ni lo uno ni lo otro. Los terroristas están representados, los separatistas mandan y el presidente del Gobierno sonríe y entrega España. Para eso no hacen falta alforjas llenas de Ley ni de leyes.

Hoy celebramos la Pascua Militar cuando ayer democráticamente insultaban al Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas con el visto bueno de presidente, presidenta, y ministra de Defensa. Nadie se movió de su escaño. Es un insulto a todos los que visten o hemos vestido el uniforme militar, que recibimos como regalo en el día de la Pascua Militar. En silencio, pero con un severo malestar entre nosotros, entre casi todos.

En la Cámara de los representantes  de la soberanía nacional insultaron gravemente al Rey, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, y la presidenta, socialista, de la Cámara, ante las protesta de algunos partidos, dijo que eso es la democracia y no lo que hasta ahora había. Lo que quiere decir que hasta las normas dentro de la Cámara se han perdido.

Hubo una época, en la que el señor José Calvo Sotelo fue asesinado por un tal Luis Cuenca guardaespaldas del entonces líder del partido socialista Indalecio Prieto. Es de suponer que no se refería a esos tiempos la señora Batet y sí a los que pistola en mano decían hacer política y ahora han dejado a sus herederos soplando el humo que salió de sus pistolas.

Difícil es así celebrar una Pascua Militar con la preocupación de la unidad de la Patria, de su integridad territorial y el respeto al ordenamiento constitucional en grave riesgo.

Silencio por parte de la señora ministra de Defensa sobre los insultos al Rey vertidos en el Congreso de los Diputados. ¿Le habrá pedido disculpas en privado?

Por terminar; con algo distinto. Ante el insulso, insuficiente y vacío discurso de la ministra de Defensa, nos queda la duda de la cacareada modernización de las Fuerzas Armadas que pasa por una desastrosa gestión de aquellos submarinos que no eran tales o de aquellos vehículos de urgente necesidad, los 8×8, para el Ejército de Tierra que se demoran de nuevo en un indefinido tiempo. Claro que se desprende de esto, y de aquello, que los ejércitos de España quedan constituidos para incendios o emergencias, y para la guerra solo fuera de nuestras fronteras. Aquí no hay peligro ni enemigos.

<<La paz, en efecto, no es la privación de la guerra, sino una virtud que brota de la fortaleza del alma, ya que la obediencia es la voluntad constante de ejecutar aquello que, por decreto general de la sociedad, es obligatorio hacer.  Por los demás, aquella sociedad cuya paz depende de la inercia de unos súbditos que se comportan como ganado, porque solo saben actuar como esclavos, merece más bien el nombre de soledad que de sociedad>> (Spinoza. Tratado político).

Poco más puedo decir de esta Pascua Militar: soledad.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

7 enero 2020

Blog: generaldavila.com

 

ESA BANDERA NUESTRA… ¡Dios, qué buen señor! ¡Si hubiese buenos vasallos! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La Bandera de España, <<una bandera de todos>> dijo el Rey en la Pascua Militar, no es tan de todos como nos gustaría. Existen muchos problemas, cada día más, para sentirse español públicamente, para portar tu bandera. Y no me refiero a Cataluña o País Vasco donde la dejadez de las autoridades, de la Administración y de la policía autonómica, hace que sea un auténtico riesgo para tu vida portar una bandera de España. Me refiero a lugares –triste es tener que decir esto- donde no hay un problema real de convivencia que te suponga un riesgo portar uno de los símbolos de tu Patria. En concreto y en este caso me refiero a Granada. Leo en Cartas al Director del diario Ideal de Granada lo que nos cuenta un ciudadano que se disponía a visitar la Alhambra con su hija de seis años. La niña llevaba una bandera de España de 30 por 20 centímetros de las que ese día, festividad de la Toma de Granada por los Reyes Católicos, se repartían a todo el que lo deseaba. Prohibido. Sí, señores, prohibido entrar en la Alhambra ostentando la Bandera de España. O la guardaba dobladita o la dejaba fuera, pero <<las órdenes de arriba>> eran que esto es una institución pública y no se podía entrar con la bandera. Todo lo que quiera explicarles es inútil. Inútiles son nuestras autoridades ¿públicas?

¿Para qué dice el Rey lo que dice sin tenemos estos servidores públicos?

<<¡Dios, qué buen vassallo! ¡si oviesse buen señor!>> ¿Lo recuerdan?

¡¿Tanto ha cambiado España?!

¡Dios, qué buen señor! ¡si hubiese buenos vasallos!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 enero 2019

EL REY CUELGA EN EL BALCÓN LA BANDERA DE ESPAÑA ¡VIVA EL REY! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez.

EL REY CUELGA EN EL BALCÓN LA BANDERA DE ESPAÑA

¡VIVA EL REY!

Pues sí. La Pascua Militar del año 2019 tiene un nombre: la Bandera de España.

Su Majestad el Rey ha querido asomarse al balcón de España y colgar la Bandera mientras nos dice: <<La Bandera es de todos>>. Acto de gran simbolismo al hacerlo ante sus compañeros de armas, las Fuerzas Armadas, en la Pascua Militar, y recordar que simboliza al conjunto de nuestra nación y que es signo de su soberanía e independencia, de su unidad e integridad.

La Bandera de España cuelga este 6 de enero de 2019 en el Palacio Real con elegancia y firmeza, repito, con elegancia y firmeza. A ver quién es el… que se atreve a retirarla. El año pasado fue su 175 aniversario, pero este año ha dicho el Rey que aquí está, en el balcón de mi corazón, en el juramento que hice como han hecho todos los soldados, mis compañeros de armas, que hoy me rodean. Ha sido un mensaje entre soldados para los soldados, y para los españoles. También para esos que quieren romper con España.

Si quieren se lo repito: <<La Bandera es de todos>>. Quede claro el significado de las palabras del Rey. Claro y rotundo. Se entiende y se asume.

Ese sentimiento de unidad, integridad, soberanía e independencia, la de la patria, solo tiene una manera de expresarse y es en el silencio del símbolo que nos une; y no hay ninguno como el de la bandera. La de todos.

Llevamos la bandera en el corazón y desde el año 2015 pedimos colgarla en los balcones como símbolo de nuestra unidad ante el feroz ataque independentista, como muestra de nuestra firmeza y defensa de la unidad de España, como dicta nuestra Constitución.

Hoy 6 de enero de 2019, en la Pascua Militar, el Rey de España ha desplegado la bandera en su balcón y nos ha enviado el esperado mensaje de unidad. La de todos.

El 3 de octubre de 2017 el Rey, ante el ataque independentista, dejó claro cual es el camino a seguir y la postura a adoptar frente los intentos de secesión. Hoy el Rey, por si había alguna duda, ha enarbolado la bandera  que simboliza al conjunto de la Nación, la unidad.

Terminó el Rey diciendo: ¡Viva España! y contestamos nosotros: ¡Viva el Rey!

Sus Reales Ejércitos se lo agradecemos.

Del resto del acto poca cosa.

La Bandera de España en el Palacio Real de Madrid

De la ministra de Defensa nada que destacar. Nivel mínimo. Tampoco esperábamos más.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 enero 2019

Palabras de Su Majestad el Rey en el Día de la Pascua Militar

VÍSPERA DE LA PASCUA MILITAR. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La historia de España es rica en acontecimientos militares; no quedan fechas que rellenar en el calendario. Empezamos el año y el 1 de enero se conmemora la Batalla de los Castillejos (1860), donde el General Prim, al mando de los Voluntarios Catalanes, ganó la primera gran batalla de la guerra de África. Ya he hablado de ella en artículos anteriores y de sus “Voluntarios Catalanes”, de los que ahora reniegan algunos indocumentados.

Siguiendo el calendario el 2 de enero celebramos el fin de la Reconquista española (1492) con la toma de Granada que por cierto ahora sirve para que se enzarcen en bizantinas discusiones y falsos enfrentamientos los políticos de turno que, algunos, saben de historia lo que leen en wikipedia.

Recuperación de Mahón

Es el 6 de enero de 1782, durante el reinado de Carlos III, cuando se recupera Mahón entonces en poder de la Corona inglesa. El Rey dada la importancia de la costosa reconquista ordenó que, en la fiesta de la Epifanía, se reuniese a todas las guarniciones y en su nombre se trasladase a todos los soldados su felicitación.

La Pascua Militar nos trae el recuerdo histórico de aquella fecha y actualmente se ha convertido en un acto Castrense de enorme importancia con el que se inicia el año militar, se hace resumen del año anterior y se plasman las líneas a seguir en el que comienza.

Lleva presidiéndola el Rey desde 1976, primera Pascua Militar en democracia. No se celebró en 1983 ni en 1985 por estar el Rey convaleciente. En el año 2000 tampoco hubo Pascua Militar por el fallecimiento de la Condesa de Barcelona y se sustituyó por una Audiencia Militar. El año 2015 después de la abdicación de Don Juan Carlos, el Rey Don Felipe preside como Rey su primera Pascua Militar. Había siempre asistido con su padre desde la del año 1986 que lo hizo de Caballero Cadete de la Academia General Militar.

Las palabras de SM. El Rey siempre se esperan con especial interés y el mensaje dirigido a las Fuerzas Armadas en la Pascua Militar, antaño famoso por sus corrillos políticos, tiene una gran repercusión mediática y social. La clave de estos mensajes, al margen de las referencias a las virtudes militares, ha sido durante años apelar a la unidad de España y a la misión constitucional de la Fuerzas Armadas. Hay ocasiones, como la actual, en las que este mensaje de unidad se espera desesperadamente y no se oye con la fuerza que la espera y la situación requiere.

España tiene un gravísimo problema que destaca sobre el conjunto y que amenaza al mismo nombre y sentido de España: su Unidad. Son a las Fuerzas Armadas, todavía, a las que la Constitución en su artículo 8 asigna como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. Que nadie pretenda hacer un uso inadecuado de la lectura de este artículo, pero que tampoco nadie pretenda borrarlo como inexistente. Es la Ley. Las Fuerzas Armadas saben cumplir y como hacerlo, y en estos años han sido el mejor de los ejemplos democráticos en su actuación y entrega. Pero nunca olvidan que su primera misión es esa, para lo que deben estar preparadas y dispuestas. Hablar de ello no está de más. 

Siempre el Rey dice que para mantener la unidad de España, el respeto a sus símbolos y la observancia de la Constitución contaremos siempre todos, contará España, con el Rey, que se honra en estar al frente de los ejércitos. Que el valor consiste en buscar la verdad y decirla y que la independencia permanente de la Jefatura del Estado es la que le permite  ejercer el arbitraje y la moderación, y también garantizar la unidad de la patria y la consolidación del sistema. Y ha seguido diciendo el Rey, que los ejércitos constituyen el brazo armado de la soberanía nacional, no hay España sin libertad y no hay libertad sin ejércitos. Como Rey, como Jefe del Estado y mando supremo de las Fuerzas Armadas se honra profundamente en compartir con nosotros y con la nación en su conjunto, una misión que atañe a garantizar la soberanía e independencia de España, a la defensa de su integridad territorial y del ordenamiento constitucional. Así ha hablado siempre el Rey a sus soldados durante estos años, con palabra de Rey, apelando a la Unidad de España y su sentimiento de proximidad a los soldados de los que él es el primero de todos.

Este es el problema de España: Su Unidad. Su integridad territorial. El respeto y cumplimiento de su Constitución. Mientras más cerca está el problema menos se habla de él.

Los problemas concretos de las Fuerzas Armadas son muchos. En la Pascua Militar del año pasado -2018- la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, definió muy acertadamente los más urgentes. Los recuerdo:

-Una Ley de financiación y sostenibilidad de las Fuerzas Armadas.

-El futuro laboral para la escala de tropa y marinería más allá de los 45 años.

Equiparación salarial de los militares con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Nada, absolutamente nada se ha hecho. A peor. Veremos lo que nos cuentan este año.

Mañana se celebra la Pascua Militar. Tendremos tiempo de comentarla. Como el mismo Rey dijo en uno de sus discursos recordando las palabras de un pensador español: “Esperemos siempre, aunque esperemos desesperadamente”.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

5 enero 2019

El comentario del día CUANDO LAS BARBAS DEL VECINO VEAS CORTAR… El presidente Macrón anuncia la reactivación del Servicio Militar en Francia Por el G.B. (R.) del ET Adolfo Coloma

Soldados franceses prestan seguridad ante una crisis

El pasado 19 de Enero, en el curso de una visita a la base naval de Tulón, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macrón, anunció su intención de aumentar progresivamente el presupuesto de defensa para que en el año 2025 alcance el 2% del PIB del país. Lo hace apenas siete meses después de afrontar su primera crisis presidencial cuando el General Pierre Villiers, Jefe de estado Mayor de los Ejércitos, le presentara la renuncia, precisamente por la bajada de los presupuestos cuyo incremento ahora anuncia ¿Qué le mueve a ello?

Pero no se ha quedado ahí el joven presidente de nuestro país vecino y gran amigo de España. Ha puesto fecha a uno de los planes que llevaba en su campaña electoral, cuando ganó las pasadas elecciones presidenciales en mayo del año pasado: El restablecimiento del servicio militar “universal y obligatorio” (incluye por tanto a la mujer) aunque de una duración muy limitada, apenas un mes. ¿Por qué ahora?

Son preguntas, del todo procedentes, que sin duda se harán muchos de nuestros lectores. Estamos hablando de un país que mantiene activos en sus FAS a más de 250.000 efectivos, además de 350.000 en la reserva regular, lo que le sitúa como lasfuerzas armadas más numerosas de la UE y – no lo olvidemos – la3ª fuerza nuclear militar más grande del mundo, sólo por detrás de Estados Unidos y Rusia.

Ya tratamos en este blog  el anuncio del incremento progresivo del presupuesto español de defensa por la ministra del ramo, con ocasión de la Pascua Militar. Hoy lo que constituye sin duda para nosotros la noticia del día, es el anuncio de la vuelta al servicio militar en Francia, poco más de 20 años después de su supresión en 1996, bajo el mandato del Presidente  François Chirac.

Pero lo cierto es que a nosotros no nos ha causado gran extrañeza.No solo por el valor militar en sí mismo que aporten los contingentes de jóvenes a los que les corresponda la prestación de este servicio –que también –  sino por el incalculable valor que van a aportar a la socialización del país, a la interrelación entre sus ciudadanos, pero sobre todo, a la vertebración de un país, como lo es España, compuesto hoy por personas de una gran diversidad cultural, social, incluso lingüística y formados en unos planes  educativos cuando menos muy centrados en la visión de su propia comunidad autonómica.

Es cierto que no es formar ciudadanos la principal misión de las Fuerzas Armadas y menos con el modelo profesional actual y la descentralización total de la educación. Pero tampoco se puede olvidar el servicio que los Ejércitos y la Armada prestaron a la nación con el pasado modelo de servicio militar en el que, además de formar combatientes, preparaba a la tropa para acceder al campo laboral, a través de los planes de promoción personal en el Ejercito (PPE), e incluso redimirlos del analfabetismo, como recordaba “Juan Soldado” no hace mucho en este mismo blog.

No se puede volver al servicio militar puro y duro – como los más veteranos lo hemos conocido – en la época del móvil y de internet, del interrail y de los vuelos low-cost. Pero algo habrá que hacer para contribuir sin excesivos costes a la cohesión del país, especialmente en época juvenil, rito de paso entre la formación educativa y la vida profesional.

Puede que Francia, con todo su poderío, basado en sus imponentes fuerzas armadas y su bien asentada industria de defensa, no lo necesite.Pero  lo va a hacer. Así es que más nos vale a nosotros lavarnos la barba en vez de mesárnosla, porque nuestro vecino ya se la está cortando.

Y desde luego, que vuelva cuanto antes el juramento o promesa ante la Bandera de España.

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

21 enero 2018

PASCUA MILITAR 2018. UN GRAN DÍA. (VISUS MILITIS) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

SSMM los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía en la Pascua Militar 2018

Suele ser nuestro visus dominical una rápida mirada militar al horizonte de acontecimientos. Un aviso del vigía, del centinela que espera la aurora. Con esa brevedad y anhelo lanzamos cada domingo nuestro mensaje de alerta. Es un santo y seña para que nos reconozcan los que tiene que hacerlo. Seguimos siendo centinelas.

Hoy, día después de la Pascua Militar, debemos ser algo más extensos. Recibidas las consignas para la guardia de nuestro mando supremo, el Rey de España, debemos cumplirlas y hacerlas nuestras sin más interpretación que la de la disciplina y obediencia.

Es un momento grave que no permite frivolidades ni irresponsabilidades. Más que nunca se requiere el más exacto cumplimiento del deber. Cada uno con el suyo.

La Pascua Militar del año 2018 ha sido un acto de especial relevancia. La unidad de los Ejércitos de España se vio ayer reforzada sin necesidad de discursos, habituales corrillos o intereses políticos aprovechando el momento. Ayer, Día de la Pascua Militar, solo había una palabra que destacaba sobre todas: la unidad.

El sencillo acto se convirtió en el homenaje a un soldado, al que fue el primer soldado de España y mando supremo de los Ejércitos: El Rey Don Juan Carlos. Con él se homenajeaba también a los que hasta ahora han sido sus soldados, a esos Ejércitos que bajo su mando han sido un ejemplo de lealtad, firmeza, rigor y amor a España. Ayer el pasado reciente de España se abrazaba con el prometedor futuro, sin fisuras, sin un ápice de fractura ni el más mínimo síntoma de debilidad. Son las razones por las que aquí estamos celebrando nuestra Pascua Militar: España. Ese era el mensaje que ayer se palpaba en el Palacio Real. España miraba a su pasado reciente, a él se abrazaba, y ponía la vista en el futuro llevando el testigo entregado en el relevo: unidad por encima de todo.

El salón del Trono recuperó una imagen única y añorada por alguno de nosotros. Dos Reyes, juntos por España. Brillaba la mirada del viejo soldado, apretaba los dientes conteniendo la emoción mientras veía como el nuevo mando supremo de las tropas le dirigía aquellas palabras de hijo emocionado y de Capitán General que con firmeza ha cogido el mando.  Brillos en palacio, brillante ceremonia, solo una palabra: emoción.

El Rey se dirige a los Ejércitos en la Pascua Militar

PASCUA MILITAR: EMOCIÓN

Ha sido la Pascua de la emoción; la que supone homenajear a quien pasa a la reserva, a quien todo lo ha dado. Quedaba sellado en las palabras del Rey Felipe VI:

‹‹En esta breve referencia personal, permitidme ahora que, como Mando Supremo de las Fuerzas Armadas y en nombre de todos, felicite a nuestro antiguo Capitán General, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, tras cumplir ayer su 80 aniversario. Felicidades Majestad; y gracias, también, por tantos años de servicio leal a España, por tu ejemplo vistiendo con honor el uniforme y siempre velando por la excelencia y el compromiso de nuestras FAS con nuestra Democracia, nuestra libertad y nuestra Seguridad.

Y aunque sea adelantarme unos cuantos meses, ya que cumplirá esa misma edad este año, felicitamos todos también a la Reina Sofía, que tanto cariño y cercanía ha demostrado siempre hacia la gran familia militar››.

la ministra de Defensa en la Pascua Militar

No debemos olvidar las palabras de la ministra de Defensa. En los años que llevamos escribiendo en este blog habrán visto que jamás hemos adulado a nadie; hemos intentado ser justos y equilibrados en nuestros juicios. Hoy, en honor de la verdad, debemos felicitar a la ministra de Defensa porque con una claridad asombrosa ha puesto el dedo en la llaga de tres problemas que todos conocen y pocos exponen. Son la clave del futuro y el simple hecho de anunciarlos con firmeza y claridad, como ella ha hecho, es razón más que suficiente para el optimismo. Se echaba de menos. También es verdad que se compromete mucho y estaremos atentos. Pero esperamos con confianza y esperanza.

Después de proclamar el compromiso de las Fuerzas Armadas con la unidad y el futuro de España, la ministra ha sintetizado con conocimiento y acierto las necesidades más urgentes en los Ejércitos:

-Una Ley de financiación y sostenibilidad de las Fuerzas Armadas.

-El futuro laboral para la escala de tropa y marinería más allá de los 45 años.

Equiparación salarial de los militares con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Así mismo ha hablado de la injerencia y desinformación que hoy se presenta como un invisible enemigo para el que hay que estar preparado. En definitiva de algo de lo que aquí les hablamos con asiduidad: la batalla de la narrativa.

Agradecimiento. Emoción. Unidad. Servicio. Continuidad. Futuro. Esperanza.

Un gran pascua Militar como hace tiempo no recordábamos.

¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva las Fuerzas Armadas!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 enero 2018