“TODO POR LA PATRIA” General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

¿Recuerdan el lema? Todavía puede verse en algún acuertelamiento de las Fuerzas Armadas o casa cuartel de la Guardia Civil. No sé cuanto durará, ya ha habido intentos desde dentro para retirarlo. Para un militar el concepto de patria no es complicado. Incluso al margen del sentimiento, que es profundo, legalmente no hay mucho que opinar y sí mucho que cumplir. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Está claro. No hay para un soldado más patria que España, como no hay para la Constitución española otra patria que no sea la Nación española.DGC-121012-Fiesta-Nacional-07-G

Como decíamos, legalmente hay poco que hablar; la Constitución, la ley orgánica de la Defensa Nacional, la de carrera militar, la ley orgánica de derechos y deberes junto a las Reales Ordenanzas son tan claras como contundentes en la misión asignada a las Fuerzas Armadas.Garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional… Su disposición permanente para defender España… Guardar y hacer guardar la Constitución…Cumplimiento de los preceptos contenidos en la misma”. No lo han escrito los militares y lo aprobaron los españoles. No caben opiniones ni interpretaciones, ni tampoco alarmismos fuera de lugar que sólo pretenden desviar la  atención y ocultar las malas intenciones con la tinta de la insidia. Aquí nadie actúa con su individual criterio sino con el estricto cumplimiento de la ley. Se mueven los soldados en una ejemplar neutralidad política y pública. Mientras otros viven anclados a un pasado de rencores, ellos han realizado un ejemplar trabajo por España y la democracia. Dentro y fuera, con su trabajo silencioso e incluso con su vida, y no es justo que nadie ponga en duda su neutralidad, disciplina, honradez, sacrificio y amor a la patria, es decir a España. El cumplimiento estricto de la ley no significa que no haya preocupación entre los militares. La hay, pero no es otra que la que tienen millones de españoles que no quieren que se rompan siglos de historia, de sentimientos y trabajo en común que han logrado una gran Nación, la española. Parece intencionado aprovechar los momentos de crisis de valores y debilidad económica para crear tensión interna y debilitar nuestras fuerzas.Todo Por la Patria

Sí, “Todo por la Patria”, la común e indivisible de todos los españoles y no “todo por la tapia” como pretenden los caprichos de unos y permite la dejadez de otros. La ley es igual para todos y está para cumplirla y hacerla cumplir. La ley y la igualdad, la justicia es el fundamento primero de la cohesión nacional. Para un soldado está claro el concepto de patria, España, desde el sentimiento y desde la ley.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

EN VÍSPERAS DE LA PASCUA MILITAR General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Salón del Trono. Habla el Rey en la Pascua Militar

Próxima la Pascua Militar es indudable que se espera con expectación las palabras de SM. El Rey.

Sobre el ambiente gravita la pesadez del momento al que los ejércitos no son ajenos: Cataluña.

Miren hacia donde miren, lean lo que lean, y donde lo lean, hay algo de lo que las Fuerzas Armadas no pueden ni deben desentenderse: su misión principal. Está muy clara. La  Constitución, la Ley Orgánica de Defensa Nacional, las Reales Ordenanzas, hacen hincapíe en ello de manera rotunda:

Garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Si no hay unidad el resto sobra. El resto de las misiones deben ser complementarias de la principal. Si no, sobran.

La unidad de España está en un momento de extrema gravedad  y los soldados seguro que estarán muy atentos a las palabras del Rey, el primero de los soldados y mando Supremo de las Fuerzas Armadas.

Con esa esperanza en la palabra del Rey la Pascua Militar servirá también para conocer, y refrendar, la enorme necesidad presupuestaria de unos ejércitos empobrecidos y al límite de sus capacidades operativas. No es oro todo lo que reluce. Se sufre la escasez de recursos tanto como la de una legislación errática y caprichosa que nos ha llevado a una situación difícil y poco conocida en profundidad.

El compromiso con nuestros aliados es sin duda necesario y clave para el desarrollo de la nación española y no solo en el aspecto de Defensa y Seguridad sino en el del prestigio y económico. No podemos seguir siendo una de las naciones europeas que lideran la cola de las que menos aportan económicamente a la Defensa de Europa y sin embargo estamos en primera línea para acudir allí donde se solicita nuestra presencia. Una incongruencia que puede ser irresponsable y crear riesgos innecesarios. Y la tendencia como comprobamos es ir a más participación en el exterior.

El Gobierno español parece que se ha hecho cargo de la situación y ha remitido una carta al secretario general de la OTAN en la que se compromete a aumentar el gasto de Defensa en un 8% de aquí al año 2024. Aunque esa cantidad no alcanzaría el 2% del PIB fijado por la OTAN en la cumbre de Gales, no cabe duda que sería un salto cualitativo que nos haría ver el futuro con optimismo.

Esperemos. La ministra se ha comprometido y debemos darle un margen de confianza.

La confianza hay que forjarla y ganársela día a día.

A día de hoy la amenaza contra la unidad de España es un hecho contrastado. La pobreza de nuestros ejércitos también.

Esperemos, aunque sea desesperadamente.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

3 enero 2018